Parque del Retiro de Madrid

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Parque del Retiro»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Parque del Retiro
Vista desde la Plaza de la Independencia
Palacio de Cristal
Monumento a Alfonso XII Fuente del Ángel Caído

Vista aérea, Palacio de Cristal, Monumento a Alfonso XII y Fuente del Ángel Caído.
Parque del Retiro ubicada en Madrid
Parque del Retiro
Parque del Retiro
Ubicación de Parque del Retiro en Madrid.
Tipo Parque público, jardín histórico
Localización Retiro (Madrid, España)
Coordenadas 40°24′55″N 3°41′02″O / 40.41527778, -3.68388889Coordenadas: 40°24′55″N 3°41′02″O / 40.41527778, -3.68388889
Vías adyacentes Plaza de la Independencia, Calle de Alcalá, Calle de O'Donnell, Avenida de Menéndez Pelayo, Calle del Poeta Esteban de Villegas, Calle de Alfonso XII
Tamaño 1 180 000  (118 hectáreas) (Fuente: ETSICCP Madrid)
Creación 1630
Administración Ayuntamiento de Madrid
Estatus Parque público. Abierto todo el año
[editar datos en Wikidata]

El Parque del Retiro o Parque del Buen Retiro, popularmente conocido como El Retiro, es un jardín histórico y parque público situado en Madrid (España). Considerado como una de las principales atracciones turísticas de la ciudad, alberga numerosos conjuntos arquitectónicos, escultóricos y paisajísticos de los siglos XVII a XXI, entre los que destacan el Monumento a Alfonso XII, el Palacio de Cristal, el Estanque Grande, el Parterre, la Puerta de Felipe IV, el Real Observatorio Astronómico y la Fuente de la Alcachofa; e incluso anteriores, como la ermita románica de San Pelayo y San Isidoro.

Fue construido en la primera mitad del siglo XVII dentro del proyecto paisajístico desarrollado para el Palacio del Buen Retiro, una antigua posesión real creada por el conde-duque de Olivares (1587-1645)[1] para disfrute de Felipe IV (1605-1665),[2] de quien era su valido. Su uso como parque urbano se remonta a 1767, año en el que Carlos III (1716-1788) permitió la entrada del público a efectos recreativos[3] y, ya definitivamente, a partir de 1868, cuando quedó bajo la titularidad del Ayuntamiento de Madrid.

Debido a los destrozos provocados por la Guerra de la Independencia (1808-1814), su aspecto actual es resultado de las intervenciones realizadas en los siglos XIX y XX, si bien perviven trazados y elementos originales de los siglos XVII y XVIII.

Con una superficie de 118 hectáreas (1 180 000 ), pertenece administrativamente al distrito de Retiro, llamado así por el parque. Se encuentra delimitado por las calles de Alcalá y de O'Donnell (al norte), del Poeta Esteban Villegas (al sur) y de Alfonso XII (al oeste), mientras que la Avenida de Menéndez Pelayo lo rodea por el este.

Está protegido como Bien de Interés Cultural (BIC), figura legal que toda declaración de jardín histórico ostenta en la normativa española. Dentro de sus límites habitan más de 19.000 árboles, representativos de 167 especies,[4] entre ellos seis ejemplares incluidos dentro de la lista de árboles singulares de la Comunidad de Madrid.[5]

Toponimia[editar]

La Puerta de España todavía conserva un letrero con el antiguo nombre de Parque de Madrid.

Los topónimos de Retiro y Buen Retiro hacen referencia a la funcionalidad del desaparecido Cuarto Real, un aposento anexo al Monasterio de los Jerónimos de Madrid, donde se retiraban los reyes para la meditación espiritual y el esparcimiento. Estas dependencias fueron ampliadas en 1561 por orden de Felipe II (1527-1598)[6] y sobre ellas terminaría construyéndose, durante el reinado de Felipe IV (1605-1665), el Real Sitio del Buen Retiro, un conjunto de palacios, bosques y jardines, que darían lugar al parque actual.

Tales topónimos comenzaron a usarse a partir de una cédula real,[7] con la que Felipe IV quiso poner fin al sobrenombre de El Gallinero que se le estaba dando, de manera despectiva, a la nueva residencia. Este término podría aludir bien al uso agropecuario que tuvieron las tierras que se anexionaron para el complejo,[4] bien a la pajarera de aves exóticas existente en los jardines, levantada al mismo tiempo que el palacio.[8]

Al parque también se le conoce como Jardines del Retiro o Jardines del Buen Retiro, aunque este último nombre, en sentido estricto, debe aplicarse a la zona ajardinada de carácter público creada en Madrid a finales del siglo XIX, donde hoy se sitúa el Palacio de Cibeles, sobre terrenos que pertenecieron al Real Sitio[9] (véase Jardines del Buen Retiro de Madrid).

Otra de las denominaciones históricas es Parque de Madrid, como todavía puede leerse en algunas de las puertas de entrada al recinto. Empezó a utilizarse cuando el Buen Retiro fue municipalizado en el último tercio del siglo XIX[10] y hoy día está completamente en desuso.

Marco legislativo[editar]

Logotipo del Parque del Retiro.
Ortofotografía del parque en 2014 (PNOA, cedida por el Instituto Geográfico Nacional ©).

El Parque del Retiro está protegido desde 1935, año en el que el Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes de la Segunda República procedió a su declaración como jardín histórico, mediante Orden de 8 de febrero. Esta protección queda ratificada por la Ley 16/1985, de 25 de junio, del Patrimonio Histórico Español, que establece que todos los jardines históricos son Bienes de Interés Cultural (BIC), y por la Ley 3/2013, de 18 de junio, del Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid.[11]

Además de su condición de BIC, el Retiro se encuentra dentro de la Zona Arqueológica del Recinto Histórico de Madrid (Decreto 61/1993, de 20 de mayo, de la Comunidad de Madrid), que garantiza el control arqueológico y paleontólogico ante posibles obras y excavaciones.[12]

Por su parte, la normativa del Plan General de Ordenación Urbana del Ayuntamiento de Madrid, de 1997, lo cataloga como parque histórico, junto con la Casa de Campo, el Parque del Oeste, la Quinta de la Fuente del Berro, el Parque de El Capricho, la Quinta de los Molinos, la Quinta de Vista Alegre, el Campo del Moro y el Real Jardín Botánico.[13]

El 27 de enero de 2015 el Sitio del Retiro y el Prado en Madrid fue inscrito en la Lista Indicativa de España del Patrimonio de la Humanidad, en la categoría de Bien Cultural, con el número de referencia 5977.[14]

Historia[editar]

Siglo XVII[editar]

Vista del palacio y jardines del Buen Retiro (1636-1637), de Jusepe Leonardo. Palacio Real de Madrid.
El palacio y jardines del Buen Retiro. Madrid (siglo XVII), de J. Chereau. Museo de Historia de Madrid. Puede verse el Jardín de la Reina, presidido por la estatua ecuestre de Felipe IV.
El Estanque Pequeño del Retiro. Madrid (1701), de Pieter van den Berge. Museo de Historia de Madrid. Se identifica al Estanque Ochavado como Estanque Pequeño, en contraposición al Estanque Grande.

Los jardines tienen su origen en 1629, cuando Gaspar de Guzmán y Pimentel (1587-1645), conde-duque de Olivares y valido de Felipe IV (1605-1665), animó al monarca a ampliar el Cuarto Real existente junto al Monasterio de los Jerónimos y levantar alrededor del mismo una residencia palaciega.[15] Con tal fin le hizo obsequio de unas tierras próximas, en su mayor parte cedidas por Alonso Estacio Gutiérrez de los Ríos y Angulo, primer conde de Fernán Núñez, que, una vez completado el proceso de anexiones, ocuparon una superficie de unas 145 hectáreas.

El nuevo palacio, llamado del Buen Retiro por expresa voluntad del soberano, se empezó a edificar en 1630 y se terminó en 1640. A diferencia del Real Alcázar, sede oficial de los órganos de gobierno, fue concebido como una residencia "para alivio y recreación" del rey y sus sucesores, como así se hizo constar en una cédula expedida por el propio monarca.[7] A pesar de que su ubicación en lo que entonces eran las afueras de Madrid le confería un cierto carácter suburbano, en línea con otros Reales Sitios periféricos, como la Casa de Campo y El Pardo, el Buen Retiro llegó a convertirse en uno de los principales centros de poder del siglo XVII y buena parte del XVIII.[16]

Bajo la dirección de los arquitectos Giovanni Battista Crescenzi (1577-1635) y, muy especialmente, Alonso Carbonel (1583-1660), quien asumió el proyecto en solitario tras la muerte de aquel, las obras se fueron desarrollando sobre la marcha, sin un plan unitario, debido a la celeridad que el conde-duque de Olivares imprimió a los trabajos, en su afán por complacer a Felipe IV.[17] Todo ello dio como resultado una yuxtaposición de elementos arquitectónicos, que se iban adosando conforme iban surgiendo nuevas demandas, sin una verdadera articulación compositiva.[18]

El palacio seguía las pautas del estilo desornamentado, característico de la arquitectura de los Austrias. De sobria fábrica de ladrillo, con molduras de granito en los vanos y cubiertas de pizarra, se distribuía alrededor de varios patios, que no solo emulaban el planteamiento urbanístico de las plazas mayores de las ciudades, sino también su función lúdica, como escenario de actos festivos.

Toda la austeridad que el exterior transmitía dejaba paso, en el interior, a una fastuosa decoración, tal y como dejó reflejado la escritora Madame d'Aulnoy (1651-1705) en Memoires de la cour d'Espagne, relation du voyage d'Espagne (1690 o 1691): "sus habitaciones son anchurosas, magníficas y adornadas con bellas pinturas. En todas partes lucen el oro y los colores vivos de que techos y artesonados están adornados".[8]

Acorde con la intención recreativa que prevaleció en el diseño, el edificio tenía integrado un teatro, conocido como Coliseo del Buen Retiro, que acogió representaciones de dramaturgos españoles del Siglo de Oro, como Calderón de la Barca (1600-1681) y Lope de Vega (1562-1635); además de una leonera, en la que se exhibían animales salvajes, una plaza donde se celebraban corridas de toros y espectáculos ecuestres,[18] y un Salón de Baile, decorado con frescos de Lucas Jordán (1634-1705).

De todo este conjunto solo se conserva, aunque fuera de los límites actuales del parque, el citado Salón de Baile, que hoy día recibe el nombre de Casón del Buen Retiro, así como el Salón de Reinos, un ala del palacio que antaño albergó pinturas de Diego Velázquez (1599-1660), Francisco de Zurbarán (1598-1664) y Juan Bautista Maíno (1581-1649), entre otros.

Con respecto a los jardines, se crearon al mismo tiempo que el palacio y su artífice fue igualmente Alonso Carbonel, con intervención posterior de Cosme Lotti (1570 o 1580-1651) y Baccio del Bianco (1604-1657), dos escenógrafos que el rey se trajo de Italia para trabajar en los montajes del Coliseo. Al igual que ocurrió con el edificio, no hubo ningún plan integral, lo que determinó un trazado de composiciones trabadas y asimétricas, sin un orden axial determinado,[19] que, por otra parte, parecía reflejar la tradición jardinera hisponomulsulmana de plantas perpendiculares.[20]

Entre los elementos paisajísticos de aquella época figura el Jardín Ochavado, que se articulaba alrededor de una plaza central, cruzada por ocho paseos, algunos de los cuales estaban delimitados por túneles de verdura (estructuras a modo de pasadizos recubiertas con vegetación). Asimismo, había una pajarera de grandes dimensiones, en la que se criaban aves exóticas para su exhibición, y siete ermitas, que, contrariamente a lo que pudiera pensarse, desarrollaban un función lúdica, más cercana al concepto de romería, que al de recogimiento piadoso.[21] Seis de ellas (San Isidro, San Pablo, San Juan, San Bruno, la Magdalena y San Antonio de los Portugueses) se hicieron de nueva factura, mientras que la de San Blas, enclavada en el cerro homónimo, donde hoy se eleva el Real Observatorio Astronómico, fue anexionada cuando se constituyó el Real Sitio.

La de San Pablo alcanzó un gran renombre, debido a su decoración mural, realizada por Agostino Mitelli (1609-1660) y Angelo Michele Colonna (1604-1687), y al jardín existente a sus pies, presidido por la desaparecida Fuente de Narciso y con esculturas de Leone Leoni (1509-1590) y Pompeo Leoni (1533-1609), pertenecientes hoy día al Museo del Prado. La de San Antonio de los Portugueses fue también un hito arquitectónico importante, dada su peculiar ubicación dentro de una isla artificial, rodeada por una ría polilobulada navegable. Por su parte, la Ermita de San Juan albergó la biblioteca del conde-duque de Olivares.

Las infraestructuras hidráulicas se debieron a Cristóbal de Aguilera, maestro mayor y veedor de las fuentes de Madrid. No solo hizo los viajes que abastecían de agua al Real Sitio (construyó dos, conocidos como Viaje Alto y Viaje Bajo del Retiro), sino también los estanques y rías que lo adornaban. El Río Chico recorría el flanco norte de la propiedad hasta terminar en el Estanque de San Isidro, mientras que el Río Grande (o de El Mallo) llegaba hasta San Antonio de los Portugueses, procedente del Estanque Grande, donde se celebraban naumaquias y representaciones teatrales. Este último es el único elemento hidráulico que se mantiene de aquella época, junto con el Estanque Ochavado (o de las Campanillas).[22]

Siglo XVIII[editar]

Proyecto para el Buen Retiro (1714-1715), de Robert de Cotte. Biblioteca Nacional de Francia de París. A la derecha del palacio se sitúa el Parterre, la única parte que se hizo, según diseño de René Carlier.
El Parque del Retiro con paseantes (1779), de José del Castillo. Museo de Historia de Madrid (depósito del Museo del Prado).

Tras el incendio del Real Alcázar en 1734 y mientras duraron las obras del nuevo Palacio Real, el Buen Retiro se convirtió en la sede de los órganos de gobierno y residencia oficial de los reyes. Felipe V (1683-1743), el primer Borbón que reinó en España, quiso adaptarlo al gusto de la nueva dinastía y encomendó su remodelación a los arquitectos Robert de Cotte (1656-1735) y René Carlier (?-1722), a partir de modelos franceses. De su propuesta solo pudo llevarse a cabo el jardín del Parterre, que Carlier levantó a partir de 1716, al desplazarse el interés constructivo del soberano al Palacio de La Granja (Segovia).

Con la llegada al trono de Carlos III (1716-1788), el Real Sitio cobró un nuevo impulso. A diferencia de las actuaciones anteriores, dirigidas a reforzar el carácter residencial del lugar, sus intervenciones tuvieron un sentido ilustrado y buscaban bien una finalidad mercantilista, caso de la desaparecida Real Fábrica de Porcelana, realizada sobre la Ermita de San Antonio de los Portugueses; bien un objetivo científico, como el Real Observatorio Astronómico, que, aunque fue terminado en tiempos de Carlos IV (1748-1808), se debió a una iniciativa suya.[23]

De hecho, el Real Observatorio formaba parte de un ambicioso plan que pretendía dotar a Madrid de una zona consagrada al estudio de las Ciencias Naturales. Fue erigido sobre el Cerro de San Blas, presidiendo el tramo meridional del Salón del Prado, donde ya se habían construido el Real Jardín Botánico, el Gabinete de Historia Natural (hoy Museo del Prado) y un zoológico. Este último fue creado en 1774 en la Cuesta de Moyano, en terrenos que entonces pertenecían al Retiro.

Llevado por ese mismo espíritu ilustrado, en 1767 Carlos III autorizó el acceso público al Buen Retiro, siempre que se acataran ciertas normas en el vestir y se respetaran unos límites territoriales.[3] Este uso como parque no solo se mantuvo en los siguientes reinados, sino que se intensificó con Isabel II (1830-1904), al permitirse en 1867 la navegación pública dentro del Estanque Grande.[24]

Siglo XIX[editar]

El Estanque Grande del Retiro (h. 1816), anónimo. Museo de Historia de Madrid. A la izquierda aparece el Embarcadero Real y al fondo la Real Fábrica de Porcelana, ambas construcciones desaparecidas.
Vista general de Madrid desde la montaña del Retiro (h. 1830), Fernando Brambila. Museo de Historia de Madrid. Puede verse la parte nororiental del Real Sitio, con la Casa del Contrabandista en el tercio izquierdo.
Vista del Paseo de la Argentina, abierto en la primera mitad del siglo XIX con el nombre de Paseo de las Estatuas.

Durante la Guerra de la Independencia (1808-1814) el Buen Retiro fue utilizado como cuartel general de las tropas napoleónicas, lo que provocó daños de consideración tanto en el palacio como en los jardines, además de su expolio. Tras el regreso a España de Fernando VII (1784-1833) en 1814, se procedió a la recuperación de la zona ajardinada, con la incorporación de nuevos elementos arquitectónicos, mientras que apenas se intervino sobre la residencia y las ermitas. El proyecto fue redactado por Isidro González Velázquez (1765-1840)[25] y significó la transformación romántica del lugar.

El monarca acotó una parte, entre la Calle de O'Donnell y la Avenida de Menéndez Pelayo, denominada El Reservado,[26] para uso y disfrute de la familia real. En esta zona fueron trazados nuevos jardines, que, siguiendo las corrientes de la época, fueron adornados con diferentes caprichos paisajísticos. Entre los conservados cabe destacar la Casita del Pescador, la Casa del Contrabandista, la Montaña Artificial y la Fuente Egipcia, además de la Casa de Fieras, donde fue trasladado el zoológico fundado por Carlos III. También fue levantado un Embarcadero Real en el Estanque Grande, donde hoy se alza el Monumento a Alfonso XII.

A partir de 1841 la reina Isabel II (1830-1904) impulsó nuevas plantaciones de árboles de sombra y frutales. Fruto de este esfuerzo fue el acondicionamiento como bosque del Campo Grande, un espacio silvestre utilizado en tiempos de los Austrias para la caza menor, y la apertura del Paseo de las Estatuas (actualmente de la Argentina) y del Jardín madrileño, entre otros recintos.

En 1865, prácticamente al final de su reinado, Isabel II vendió al Estado una parte de la propiedad, para su urbanización. Se trataba de la franja occidental, la más cercana al Paseo del Prado, donde estaba enclavado el palacio, que, debido a su mal estado, tuvo que ser demolido en 1869, excepción hecha del Salón de Reinos y del Salón de Baile. En la zona segregada se abrió la Calle de Granada, en la actualidad de Alfonso XII, alrededor de la cual fue creado el Barrio de Los Jerónimos. Esta operación supuso la tala de unos 2.000 árboles.[4]

Tras la Revolución de 1868, conocida como la Gloriosa, y el destronamiento de Isabel II, el Real Sitio del Buen Retiro pasó a ser propiedad municipal y fue declarado parque público, con el nombre de Parque de Madrid, según Decreto firmado el 6 de noviembre del citado año por el ministro Laureano Figuerola (1816-1903), del Gobierno Provisional. Se cedía el lugar "en toda su extensión", incluyendo El Reservado, que hasta entonces había estado restringido a los reyes, "con la obligación expresa de reservar sus límites y dedicarle, exclusivamente a recreo del vecindario".[27]

También había quedado en manos del ayuntamiento una parcela próxima a la Plaza de Cibeles, surgida de la segregación de 1865, pero, a diferencia del resto de la posesión, ésta fue arrendada para su explotación como jardín recreativo (véase Jardines del Buen Retiro). En este lugar, sobre el que hoy se levanta el Palacio de Cibeles, transcurre la novela Las noches del Buen Retiro, de Pío Baroja (1872-1956).

Con la municipalización dio comienzo una fase constructiva muy intensa, que se prolongó hasta el segundo tercio del siglo XX. El arquitecto José Urioste y Velada (1850-1909) hizo un nuevo cerramiento, en el que dispuso una serie de puertas monumentales, e instaló las fuentes de los Galápagos y de la Alcachofa, que fueron traídas desde otros puntos de la ciudad.

En 1874 fue creado el Paseo de Fernán Núñez (o de Coches) sobre el primitivo cauce del Río Grande y en 1878 se volvió a intervenir en el Campo Grande, a partir de modelos paisajísticos de inspiración inglesa. En 1885 fue inaugurada la Fuente del Ángel Caído, erigida en el lugar donde antes estuvieron la Real Fábrica de Porcelana y la Ermita de San Antonio de los Portugueses. En esta época también se excavaron diferentes estanques y rías artificiales.

En las últimas décadas del siglo XIX el parque fue escenario de diversos certámenes y exposiciones internacionales, para los cuales se proyectaron edificios como el desaparecido Pabellón Árabe, el Palacio de Velázquez y el Palacio de Cristal, todos ellos realizados por Ricardo Velázquez Bosco (1843-1923).

Siglos XX y XXI[editar]

La Fuente de Cuba fue construida en el primer tercio del siglo XX como un monumento conmemorativo de la nación cubana.

Llegado el siglo XX continuaron las labores de acondicionamiento empezadas en la centuria anterior. Se siguió trabajando en el cerramiento, con el traslado de la Puerta de Felipe IV al Parterre, y se edificó un embarcadero nuevo en el Estanque Grande, que reemplazaba a otro anterior que se había incendiado (construido, a su vez, para sustituir al primitivo Embarcadero Real). Ambas actuaciones fueron llevadas a cabo por el arquitecto municipal Luis Bellido (1869-1955), entre 1922 y 1926.

A lo largo del citado siglo, preferentemente en los dos primeros tercios, el Retiro fue adornado con numerosos monumentos conmemorativos, entre los que cabe destacar, por su relevancia artística y simbólica, el dedicado a Alfonso XII, obra maestra de José Grases Riera (1850-1919), que preside la ribera oriental del Estanque Grande desde 1922.

En el terreno paisajístico, el jardinero Cecilio Rodríguez (1865-1953) desarrolló distintas iniciativas, como la Rosaleda y los jardines que llevan su nombre, concebidos como una extensión de la Casa de Fieras, en la que también intervino. Rodríguez asumió estos proyectos a partir de 1915 y 1918, respectivamente, y se da la circunstancia de que él mismo procedió a su restauración, tras los destrozos de la Guerra Civil (1936-1939).

A estos recintos se añadieron, en la segunda mitad del siglo XX, el Jardín de plantas vivaces y alpinas y el Huerto del francés. El último de los jardines realizados en el Retiro es el Bosque del Recuerdo, levantado en 2005 en homenaje a las 192 víctimas mortales del atentado del 11 de marzo de 2004. Se encuentra en la parte sudoeste del parque, en las inmediaciones de la Estación de Atocha.

Evolución histórica en la pintura[editar]

El Estanque Grande del Buen Retiro (h. 1657), de Juan Bautista Martínez del Mazo. Museo de Historia de Madrid (depósito del Museo del Prado).

El Retiro ha sido reflejado por múltiples pintores, que, a lo largo de la historia, han dejado constancia de su evolución. Sus primeras representaciones, realizadas al poco tiempo de su constitución como Real Sitio, tuvieron un sentido preferentemente propagandístico. Es el caso del cuadro que Jusepe Leonardo (1601-1653) hizo en 1637, donde puede verse la posesión a vista de pájaro, en toda su extensión, perdiéndose en el horizonte, como símbolo de los dominios de la monarquía. Similar planteamiento se observa en la pintura anónima que se guarda en la Colección Abelló, perteneciente a la Escuela madrileña.[28]

A lo largo del siglo XVII se hicieron numerosos grabados de la propiedad, cuya difusión por toda Europa no solo contribuyó al conocimiento del complejo, sino también a reforzar la imagen de poder de la Corona española.[29] La serie más conocida es la de Louis Meunier,[30] que centró su atención en la Ermita de San Pablo, el Jardín de la Reina, el Estanque Ochavado, San Antonio de los Portugueses y el Estanque Grande.

Esta última construcción también sirvió de inspiración a Juan Bautista Martínez del Mazo (1611-1667), mientras que su suegro, Diego Velázquez (1599-1660), utilizó uno de los ángulos del palacio como escenario del retrato El príncipe Baltasar Carlos en el picadero.

En el siglo XVIII se impuso una visión costumbrista en las representaciones del Real Sitio, coincidiendo con su apertura al público a partir de 1769 y su uso como parque. José del Castillo (1737-1793) recurrió a dicho género en los lienzos titulados El Parque del Retiro con paseantes y Un paseo a la orilla del Estanque del Retiro, que se exhiben en el Museo de Historia de Madrid, como depósito del Museo del Prado.[31]

Después de la Guerra de la Independencia (1808-1814), las pinturas sobre el Retiro volvieron a tener un valor propagandístico, como vehículo difusor de las obras de reconstrucción llevadas a cabo por Fernando VII (1784-1833). El pintor Fernando Brambila (1737-1893) lo incluyó dentro de la serie Vistas de los Sitios Reales y Madrid, encargada por el propio monarca a modo de inventario pictórico de las posesiones de la Corona; y José Ribelles (1778-1835) fue un paso más allá al reflejar, en el óleo Embarque real en el Estanque Grande del Retiro, un paseo en falúa de los reyes.

En el último tercio del siglo XIX, tras su municipalización y conversión en parque urbano, el Retiro atrajo la atención de diferentes paisajistas, caso de José Franco Cordero (1851-1892), a quien se debe el cuadro sobre el Parterre que existe en el citado Museo de Historia.[31] También se mostraron interesados por el lugar Joaquín Sorolla (1863-1923), con un paisaje postimpresionista del Estanque Grande, y Pablo Ruiz Picasso (1881-1973), con una pequeña obra de influencia modernista,[32] que el artista hizo en 1897, cuando viajó a Madrid.

Del siglo XX cabe destacar la particular visión del dibujante Antonio Mingote (1919-2012), quien ilustró varias de sus viñetas con escenas inspiradas en el Retiro. En 1982 Enrique Tierno Galván (1918-1986) le nombró alcalde honorario del parque,[33] haciéndose eco de un deseo que él mismo expresó en el transcurso de una entrevista.[34]

Arquitectura[editar]

Puertas monumentales[editar]

El Parque del Retiro cuenta con diecisiete entradas, concebidas, en gran parte, como puertas monumentales. Las que reúnen los mayores valores históricos y artísticos son las siguientes:

  • Puerta de España. Fue construida en 1893 por el citado Urioste, quien utilizó un esquema muy parecido al de la Puerta de la Independencia.[36] Consta de tres vanos, delimitados por cuatro grandes pedestales de orden jónico y cerrados por medio de una verja artística, realizada por Agustín Felipe Peró.[37] Se halla en la Calle de Alfonso XII y comunica la Calle de Antonio Maura con el Estanque Grande, a través del Paseo de la Argentina (anteriormente llamado de las Estatuas).
  • Puerta de Madrid. Enclavada en la confluencia de la calles de Alcalá y O’'Donnell, cerca de las Escuelas Aguirre, se abre al Paseo de Fernán Núñez (o Paseo de Coches), el de mayor longitud del Retiro. Fue diseñada con una gran amplitud, con objeto de facilitar el tránsito de vehículos. Se debe también a Urioste, quien concibió dos grandes pilares de planta cuadrangular, decorados con guirnaldas y medallones con cabezas de león, además de una columna exenta de orden compuesto, situada entre ambos.[35] Se inauguró en 1900.

Edificios[editar]

Entrada principal del Palacio de Velázquez. Foto por Paolo Monti.

El Buen Retiro se constituyó en el siglo XVII alrededor de un palacio real, cuyos dos únicos restos conservados, el Salón de Reinos y el llamado Casón, están enclavados fuera de los límites del parque, como consecuencia de la segregación de terrenos que tuvo lugar en 1865. Dentro del perímetro actual, se encuentran destacadas obras de la arquitectura española de los siglos XVIII y XIX, además de las ruinas de una ermita románica.

El edificio es de estilo neoclásico. De planta cruciforme, se articula alrededor de una rotonda central, que, pese a inspirarse en las villas palladianas del Renacimiento italiano, aporta soluciones de gran originalidad, como el templete jónico que se eleva sobre la misma y la cúpula rebajada que le sirve de cubierta.[39] En la fachada principal se abre un pórtico hexástilo, que, siguiendo las corrientes neoclásicas de la época, queda rematado con un entablamento con terraza, en lugar del característico frontón de los templos grecorromanos.

Paisajismo[editar]

Fuentes[editar]

Detalle de la Fuente del Ángel Caído.

El Retiro no conserva ninguna de las fuentes que albergó durante el siglo XVII, cuando se constituyó como Real Sitio. Entre los conjuntos perdidos se encuentran la Fuente de Narciso, cuya escultura central se hizo posiblemente a partir de un vaciado traído por Velázquez (1599-1660) desde Italia,[43] y la Fuente del Tritón, conformada por un grupo escultórico de Giovanni Battista Lorenzi (1527-1583) y un pedestal de Juan de Bolonia (1529-1608).[44] La mayor parte de las fuentes que lo adornan en la actualidad proceden del siglo XIX, aunque también se mantienen en pie algunas del siglo anterior, como la Fuente de la Alcachofa, una de las de mayor interés histórico y artístico de todo el parque.

  • Fuentes del siglo XVIII. En lo que respecta al siglo XVIII, sobreviven las dos fuentes gemelas del Parterre, un jardín que mandó levantar Felipe V (1683-1746) siguiendo modelos barrocos franceses.[45] Consisten en dos amplios estanques, cada uno con un surtidor de piedra y bronce, con forma de alcachofa.
De este mismo siglo es la Fuente de la Alcachofa, construida en 1781 por Ventura Rodríguez (1717-1785) para el Salón del Prado y trasladada en 1880 al Retiro, donde preside la Plaza de Honduras, en el ángulo sudoeste del Estanque Grande. Consta de dos cuerpos, el inferior con una nereida y un tritón, obra de Alfonso Giraldo Bergaz (1744-1812), y el superior con cuatro amorcillos, que, junto la alcachofa del remate, fueron labrados por Antonio Primo.[46]
Dentro de las actuaciones llevadas a cabo por el Ayuntamiento de Madrid, una vez que los jardines fueron municipalizados en el último tercio del siglo XIX, destaca la Fuente de los Galápagos, ideada por el arquitecto Francisco Javier de Marietegui (1775-1843) y materializada por el escultor José Tomás (1795-1848). Presenta un gran pedestal en forma de palmera, con figuras de niños montados sobre delfines en la base. Su primer emplazamiento fue la Red de San Luis, en la Gran Vía madrileña, donde fue inaugurada en 1831. En 1879 fue llevada al Retiro, a la Plaza de Nicaragua, muy cerca del Estanque Grande.[49]
Por su parte, la Fuente del Ángel Caído se construyó en 1885, si bien el grupo escultórico de la coronación es anterior. Se trata de una escultura de Ricardo Bellver (1845-1924), hecha en yeso en 1877 y fundida en bronce un año después, que se inspira en unos versos de John Milton, recogidos en El paraíso perdido (1667). La figura se apoya sobre un pedestal diseñado por Francisco Jareño (1818-1892), en cuya parte inferior hay dispuestos varios mascarones con surtidores, representativos de seres infernales.[50]
A lo largo de la primera mitad del siglo XX Cecilio Rodríguez (1865-1953), jardinero mayor del Retiro y director de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Madrid, realizó distintas intervenciones paisajísticas, para los cuales hizo trasladar una serie de fuentes decimonónicas desde otros puntos de la ciudad. En la Rosaleda instaló la Fuente del Fauno y la del Amorcillo, originarias del Palacio del Marqués de Salamanca;[51] y en las inmediaciones de la Puerta de Hernani, la de las Cuatro Gracias y la del Pequeño Tritón, esta última procedente de la Casa de Campo.[52]
  • Fuentes del siglo XX. En referencia a las fuentes del siglo XX, cabe citar la de Cuba (1929), concebida como un monumento a la nación cubana, con un marcado tratamiento histórico,[50] y la de la Gaviota (1962), situada en los Jardines de Cecilio Rodríguez y adornada con un grupo escultórico de Jaime Fernández Pimentel (1933).[35]

Jardines y paseos[editar]

El Buen Retiro posee numerosos jardines de carácter diferenciado, además de paseos y plazas, pertenecientes a distintas épocas y estilos. Aunque el más antiguo que se conserva es el Parterre, levantado en las primeras décadas del siglo XVIII, existen vestigios de trazados anteriores en algunos recintos, como el Paseo de Fernán Núñez (o de Coches) y la Glorieta del Ángel Caído.

Detalle del Parterre, con el Casón del Buen Retiro al fondo.
Vista parcial de la Rosaleda.
La Rosaleda, con la Fuente del Fauno.
Jardines del Arquitecto Herrero Palacios (Casa de Fieras).
  • El Parterre. Se trata de uno de los primeros jardines de gusto francés que se hicieron en España[45] y el único proyecto que pudo terminarse, dentro del plan de transformación del Real Sitio que Felipe V (1683-1743) encomendó a Robert de Cotte (1656-1735) y René Carlier (?-1722). Sustituyó al Jardín Ochavado, un espacio surgido en el siglo XVII a partir de la confluencia de varias calles en una plaza central. Su diseño recayó sobre el segundo de los arquitectos citados, quien concibió una explanada abierta, ordenada de manera formalista y dispuesta axialmente en relación al Casón del Buen Retiro, con dos rampas laterales como límites. Las obras comenzaron en 1716 y se estima que pudieron estar finalizadas en 1722.[45]
  • Paseo de la Argentina (o de las Estatuas). Durante el reinado de Isabel II (1830-1904) se acometieron varias reformas en el Retiro, como la apertura del Paseo de las Estatuas, posteriormente bautizado como Paseo de la Argentina, que discurre en paralelo al Parterre. Su nombre inicial procede de las esculturas de sus flancos, perteneciente a la serie de reyes españoles creada en la primera mitad del siglo XVIII, para decorar las cornisas del Palacio Real de Madrid.
Las figuras fueron realizadas por varios autores, bajo la dirección de los escultores Juan Domingo Olivieri (1706-1762) y Felipe de Castro (1711-1775). Después de ser instaladas en el palacio, Carlos III (1716-1788) ordenó retirarlas, según decreto de 8 de febrero de 1760, al considerar que adornaban en exceso. Tras permanecer varias décadas en depósito, en 1843 fueron recuperadas y ubicadas en diferentes puntos de Madrid, además de en otras ciudades españolas. En la capital pueden verse también en la Plaza de Oriente y en los Jardines de Sabatini.
  • Jardín madrileño. Al igual que el Paseo de la Argentina, es resultado de las reformas impulsadas por la reina Isabel II (1830-1904) a partir de 1841. Se sitúa al sur del Parterre y presenta un trazado geométrico, con cuadros regulares rodeados de setos, en los que se levantan grandes árboles de sombra. Está adornado con diferentes fontines de piedra de granito.
  • Paseo de Fernán Núñez (o de Coches). Fue realizado en 1874 a iniciativa del Carlos Gutiérrez de los Ríos (1779-1822), duque de Fernán Núñez, quien pretendía crear una vía habilitada al tráfico, similar a las existentes en otros parques europeos (la circulación de vehículos estuvo permitida hasta el año 1981). Para su construcción se aprovechó parte del primitivo Río Grande (o de El Mallo), un canal navegable excavado entre 1638 y 1639,[22] del que hereda su trazado en forma de escuadra. Éste finalizaba en la desaparecida Ermita de San Antonio de los Portugueses, enclavada en una isla polibulada, sobre la que hoy se asienta la Glorieta del Ángel Caído.
La Rosaleda es de planta elíptica y está delimitada por un seto de arizónicas recortadas. Fue levantada alrededor de la estufa fría del Palacio del Marqués de Salamanca, un invernadero de hierro y cristal que el consistorio adquirió en 1876 e instaló en el Retiro, en el lugar que antes ocupaba la primera Ría de Patinar, junto al tramo meridional del Paseo de Fernán Núñez (o de Coches).
Con la Guerra Civil (1936-1939), el recinto sufrió daños de consideración, que motivaron su total reconstrucción en 1941. Durante estos trabajos se procedió a la desmantelación de la estufa, que había quedado muy deteriorada, y a su sustitución por un estanque.
El recinto conserva gran parte de los elementos del primitivo zoo, tales como pabellones, jaulas y grupos escultóricos, correspondientes tanto al proyecto original de Isidro González Velázquez (1765-1840) como a la intervención que hizo Cecilio Rodríguez (1865-1953) a partir de 1918. Han sido convertidos en motivos decorativos y, en el caso concreto del pabellón denominado La Leonera, del primer tercio del siglo XIX, en una biblioteca.
  • Jardines de Cecilio Rodríguez. Cecilio Rodríguez (1865-1953) construyó unos primeros jardines, a modo de ampliación de la vecina Casa de Fieras, a partir de una propuesta municipal aprobada en 1918. Tras los destrozos de la Guerra Civil (1936-1939), el propio jardinero procedió en 1941 a su restauración, cambiando sustancialmente su aspecto original. Son de planta rectangular y se encuentran flanqueados, en tres de sus lados, por pabellones que se utilizan ocasionalmente para actos oficiales. Albergan numerosos elementos paisajísticos, como pérgolas, fuentes, estanques, columnas ornamentales, suelos ajedrezados y grupos escultóricos, que se distribuyen de manera formalista, con reminiscencias hispanomusulmanas.

Caprichos[editar]

Casita del Pescador.
Montaña Artificial.
Casa de Vacas.

Un capricho es un elemento paisajístico y recreativo, por lo general tematizado, en el que se recrea, mediante modelos arquitectónicos singulares e ingenios mecánicos, un asunto fantasioso, histórico, exótico o rústico.[47]

El Buen Retiro contó con este tipo de edificaciones desde el momento de su fundación en el siglo XVII. Uno de ellos fue el templete del Estanque Ochavado,[54] que aparece representado en el plano de Madrid que Pedro Teixeira (1595-1662) hizo en 1656.[55] Con todo, su máximo desarrollo tuvo lugar a principios del siglo XIX, cuando el rey Fernando VII (1784-1833) ordenó a Isidro González Velázquez (1765-1840) que rehabilitara los jardines, tras los destrozos provocados por la Guerra de la Independencia (1808-1814).

El citado arquitecto diseñó numerosos caprichos, como la Fuente Egipcia, la Casa de Fieras, la Casita del Pescador, la Montaña Artificial, la Casa de Vacas, la Casa del Contrabandista, el Castillete Medieval, la Casa Persa (o Rústica) y la Casa del Pobre, estos dos últimos perdidos.[56] En su inmensa mayoría fueron levantados en el Reservado, una zona del Retiro que el rey acotó para uso y disfrute de la familia real. A continuación se describen los conjuntos conservados, con excepción de la Fuente Egipcia y de la Casa de Fieras, analizados anteriormente:

  • Casita del Pescador. Se trata de una pequeña estructura de planta cuadrangular y dos pisos, con cubiertas de zinc, resueltas a cuatro aguas y con chapitel en punta. Está decorada al exterior con pinturas pompeyanas y con hornacinas, que, si bien fueron concebidas para alojar esculturas, se adornan en la actualidad con plantaciones. El pabellón se encuentra dentro de un estanque y está rodeado por un corredor, del que parte una pasarela, que le pone en contacto con suelo firme.
  • Montaña Artificial. También es conocida como Montaña Rusa de los Gatos, por las esculturas de felinos ahí existentes. Consiste en una colina escalonada, ornamentada con una abundante vegetación y formaciones de rocalla, a través de las cuales se precipitan pequeñas cascadas, que vierten en una serie de estanques ubicados en la base. Por las laderas se abre un camino que, rodeando toda la estructura y atravesando varios puentes, conduce hasta la cima, donde había una construcción con torres, a modo de fortaleza en miniatura. Su interior se encuentra horadado con una bóveda, a la que se accede por medio de tres puertas decoradas, que hoy día permanecen cerradas, debido al deterioro de las instalaciones.
  • Casa de Vacas. Se diseñó como una alquería, donde se dispensaba leche recién ordeñada, actividad que explica su topónimo. Su fisonomía actual es resultado de dos reconstrucciones, la primera como consecuencia del paso de un ciclón en 1886 y la segunda tras sufrir un incendio en 1982, que han alterado sustancialmente el proyecto original. Hoy día es un centro cultural gestionado por el Ayuntamiento de Madrid.
  • Casa del Contrabandista. Al igual que el anterior, este capricho se encuentra muy transformado, debido a su uso como establecimiento de hostelería a lo largo de los XX y XXI. Fue concebido para albergar una noria, lo que explica su estructura circular y su cubierta en forma de cúpula. Consta también de un tramo recto, que se adosa al cuerpo principal. En sus orígenes contó con una colección de autómatas, inspirados en tópicos andaluces, entre los que figuraban un cura y un contrabandista, del que toma su nombre.[57]
  • Castillete medieval. Su nombre original fue Torre del Retiro, por su aspecto de fortificación de la Edad Media, con cuatro torres angulares, tres plantas y una cubierta plana. A finales del siglo XX fue cedido al Servicio Meteorológico Nacional (hoy Agencia Estatal de Meteorología), por lo que empezó a ser conocido como Castillete Meteorológico. En la actualidad está sin uso y en mal estado de conservación.

Estanques y rías[editar]

Siglo XVII[editar]

Isleta del Estanque Ochavado (o de las Campanillas).

Durante la constitución del Real Sitio en la primera mitad del siglo XVII, una de las prioridades fue la creación de una red de infraestructuras hidráulicas, que no solo garantizase el suministro de agua a las plantaciones y al propio palacio, sino que también permitiera desarrollar elementos ornamentales y recreativos. De las actuaciones llevadas a cabo entonces, consideradas como las más vanguardistas entre las realizadas hasta ese momento en las Cortes europeas,[22] solamente se conservan dos estanques:

  • Estanque Ochavado (o de las Campanillas). Aunque se desconoce la fecha exacta en que fue hecho, se sabe que es anterior al Estanque Grande.[22] Su planta está configurada por ocho lados polibulados y tiene en el centro una isleta, adornada en la actualidad con una formación de rocalla, aunque en sus orígenes albergó un templete, reemplazado en el siglo XIX por un motivo chinesco, del que colgaban campanillas, que sonaban con el viento.[54] Presidía uno de los ángulos del Jardín Ochavado, un espacio que, al levantarse el Parterre a principios del siglo XVIII, fue eliminado. Con esta intervención el estanque quedó aislado, fuera de cualquier relación compositiva.
  • Estanque Grande. Fue proyectado en 1634 por Cristóbal de Aguilera, que, en su calidad de maestro mayor y veedor de las fuentes de Madrid, fue también el máximo responsable del sistema hidráulico del Buen Retiro. Aunque técnicamente fue concebido como un gran depósito, del que se extraía agua para abastecer al Real Sitio, desarrolló una función lúdica de primer orden, no solo porque en él se practicaba la navegación recreativa y la pesca,[58] sino también como escenario de naumaquias y representaciones teatrales.[1]
El estanque tenía una isla ovalada en su punto central y varios pabellones en sus orillas, obra de Alonso Carbonel (1583-1660), que se utilizaban como pescaderos y como elementos escenográficos. Además contaba con un canal navegable, denominado Río Grande o de El Mallo (1638-1639), que partía de su extremo suroriental y finalizaba en la ría polilobulada de San Antonio de los Portugueses.[45]
En 1817 el arquitecto Isidro González Velázquez (1765-1840) edificó en la ribera este el Embarcadero Real,[59] un pabellón de tres cuerpos, decorado con motivos chinescos, que fue demolido a principios del siglo XX, al construirse en su lugar el Monumento a Alfonso XII. En 1917 se hizo otro nuevo, situado esta vez en el lado norte, que, tras incendiarse, fue reemplazado en 1926 por el embarcadero que ha llegado a nuestros días, obra de Luis Bellido y González (1869-1955).[60] Dicha instalación sigue funcionando en la actualidad y a través de ella se canalizan los usos recreativos y deportivos que tiene ahora mismo el estanque.

Siglos XVIII a XX[editar]

Una de las rías construidas en el siglo XIX.
Atardecer en el estanque del Palacio de Cristal.

La construcción de elementos hidráulicos se aminoró durante el siglo XVIII y volvió a intensificarse en las primeras décadas del siglo XIX, con obras que, como el estanque de la Montaña Artificial (1817), estaban asociadas a los caprichos paisajísticos que Isidro González Velázquez (1765-1740) hizo para el rey Fernando VII (1784-1833). En cualquier caso, la mayor parte de estanques y rías que existen actualmente en el Retiro se realizaron a partir de 1868, una vez que los jardines fueron municipalizados:

  • Ría de Patinar. Se levantó en 1876 para sustituir otra anterior, que se encontraba en la actual Rosaleda. Para su emplazamiento se eligió una zona umbría, con objeto de que el agua permaneciese más tiempo congelada y prolongar así la práctica del patinaje sobre hielo. Presenta un recorrido ovalado y discurre alrededor de una isla ajardinada.
  • Estanque del Palacio de Cristal. Fue construido en 1887 por el arquitecto Ricardo Velázquez Bosco (1843-1923), junto al palacio por él mismo diseñado. En una de sus riberas instaló una gruta de rocalla, que concibió como un elemento de transición entre la lámina de agua y el desaparecido Pabellón Árabe, un templete de estilo neonazarí que había realizado cuatro años antes y que estaba enclavado en lo alto de un promontorio.
  • Rías del Estanque Grande y Ría de La Chopera. En la ribera oriental del Estanque Grande, a ambos lados del Monumento a Alfonso XII, confluyen dos pequeñas rías, de 160 y 200 metros de largo. No se conoce cuándo fueron creadas, aunque cabe entender que fue a finales del siglo XIX, ya que no aparecen representadas en la planimetría madrileña hasta 1900. De la misma época es la Ría de La Chopera, que se encuentra en la parte meridional del parque y tiene un recorrido de unos 200 metros.
  • Estanque Rústico. Cecilio Rodríguez (1865-1953) hizo este estanque para los jardines que llevan su nombre. Es posible que lo levantase a partir de 1918, cuando recibió el encargo de ajardinar esta zona del Retiro, y que después decidiera mantenerlo, cuando asumió la reconstrucción del lugar, tras los destrozos de la Guerra Civil (1936-1939). El estanque está adornado con un puente oblicuo de dos ojos, con fábrica de mampostería e hileras de ladrillo.

Escultura[editar]

Monumentos conmemorativos[editar]

A lo largo del siglo XVII el Buen Retiro fue adornado con numerosos conjuntos escultóricos, que no solo desarrollaban una función artística y ornamental, sino que, en algunos casos, también tenían un marcado carácter conmemorativo, como símbolo de poder de la monarquía española.

Entre estos últimos hay que destacar la colección de esculturas renacentistas del desaparecido jardín de la Ermita de San Pablo, que estaba situado cerca del tramo meridional del Jardín Ochavado, donde hoy día se encuentra el Parterre. Aquí estaban los grupos El emperador Carlos V y el Furor,[61] Felipe II y María de Hungría, todos ellos realizados por Leone Leoni (1509-1590) y Pompeo Leoni (1533-1609),[62] que desde el siglo XIX se exponen en el Museo del Prado.[15]

Otra de las esculturas conmemorativas del Real Sitio fue la erigida en honor de Felipe IV, conocida en su momento como El caballo de bronce, que en la actualidad preside la Plaza de Oriente de la capital española. Fue empezada por Juan de Bolonia (1529-1608) y terminada por Pietro Tacca (1577-1640) en el año 1640.[63] Considerada como una creación cumbre de la estatuaria ecuestre,[64] permaneció en el Retiro desde 1642 hasta 1843, aunque también estuvo temporalmente en el Real Alcázar de Madrid.

Del siglo XVIII se conserva la serie de reyes españoles del Paseo de la Argentina (o de las Estatuas), proyectada inicialmente para el Palacio Real, que, al igual que los anteriores conjuntos, responde al mismo propósito de exaltación monárquica. Hay un total de trece figuras, así como un pedestal vacío, al perderse el grupo escultórico al que iba servir de base. A continuación aparecen representadas, ordenadas según su colocación en el paseo (de oeste a este):


En el siglo XIX la escultura conmemorativa alcanzó un gran desarrollo, que supuso su apertura a otro tipo de personalidades, más allá de los círculos de poder, así como su integración dentro del paisaje urbano. Pese a ello, el parque apenas alberga memoriales de esta época, excepción hecha del Monumento al Ángel Caído, si bien este está concebido como una fuente, en la que prevalece el sentido artístico sobre el meramente conmemorativo, según se ha señalado anteriormente.

En los dos primeros tercios del siglo XX se pretendió convertir el Retiro en un lugar de homenaje de figuras ilustres, mediante la creación de una suerte de conjuntos monumentales que les rindiesen tributo. De ahí que la mayor parte de monumentos conmemorativos existentes en el parque se correspondan con este periodo. A continuación se describen los más relevantes artísticamente, ordenados cronológicamente según su fecha de construcción:

  • Monumento a Benito Pérez Galdós. Realizado por Victorio Macho (1887-1966),[65] está situado en la pequeña glorieta que lleva el nombre del homenajeado, junto al Paseo de Fernán Núñez (o de Coches). Está hecho en piedra blanca de Lérida y mide 2,10 metros de alto, 1,13 de ancho y 2,20 de fondo.[66] Sufragado por suscripción pública, la inauguración tuvo lugar el 20 de enero de 1919, con la asistencia del propio autor, ya inválido y ciego, en compañía del escultor, algunos escritores y amigos, además del alcalde de Madrid, Luis Garrido Juaristi (1875-1940), quien pronunció las siguientes palabras: [67]

Como alcalde de Madrid recibo en nombre del pueblo, la reliquia sagrada de esta obra de arte, que habrá de ser admirada por las generaciones presentes y venideras. (...) No he de hablar del nuestro Galdós como patriarca de las letras, sino como madrileño y madrileñista. Nadie como él describió esa calle de Toledo y nadie como él ha amado tanto al pueblo de Madrid. (...) En nombre de éste, beso la mano al maestro insigne y repito con Serafín Álvarez Quintero: ¡Salud!

El monumento preside la orilla oriental del Estanque Grande y, considerando sus puntos más extremos, mide 30 metros de alto, 86 de largo y 58 de ancho. En su ejecución participaron más de cuarenta artistas, entre ellos los escultores Mariano Benlliure (1862-1947), Josep Clarà (1878-1958) y Mateo Inurria (1867-1924).
El primero fue el autor de la estatua del monarca, que fue fundida en bronce en 1904. El basamento sobre el que ésta se apoya se adorna con tres relieves de bronce y tres grupos escultóricos, concebidos, estos últimos, como alegorías. Se trata de La Paz, de Miguel Blay (1866-1936); La Libertad, de Aniceto Marinas (1866-1956); y El Progreso, de Miguel Ángel Trilles (1866-1936). Dicho basamento descansa sobre una plataforma, que, en su parte occidental, queda configurada por una gran escalinata semicircular, que se adentra en el estanque. Este elemento está decorado con cuatro leones de piedra, obra de Agapito Vallmitjana (1833-1905) y Pedro Estany (1865-1923), además de con cuatro sirenas, hechas por Antonio Parera (1868-1946), Rafael Atché (1854-1923) y Pedro Alsina.
Con respecto al hemiciclo, la columnata fue realizada por Pedro Estany, mientras que Josep Montserrat (1864-1923) y Mateo Inurria (1867-1924) se responsabilizaron, respectivamente, de las esculturas El Ejército y La Marina, que flanquean la entrada principal al recinto. En la cara interna, frente al estanque, se sitúan los grupos de Las Ciencias, de Manel Fuxà (1850-1927); La Agricultura, de José Alcoverro (1835-1908); Las Artes, de Joaquín Bilbao (1864-1934) y La Industria, de Josep Clarà (1878-1958). También hay dos leones con amorcillos en cada uno de los accesos laterales al hemiciclo, que fueron esculpidos por Emilio Arnau, Josep Campeny (1858-1922), Antonio Bofill (1875-1925) y Francisco Javier Escudero Lozano.[70]
  • Monumento a Santiago Ramón y Cajal. Se encuentra en el Paseo de Venezuela y está realizado en piedra granítica y bronce. Su autor, el escultor Victorio Macho (1887-1966), situó a Ramón y Cajal en el centro de un estanque, reclinado al modo de las figuras de los sarcófagos etruscos, con manto y torso desnudo, como un héroe clásico. Cerrando el estanque se dispone un edículo, con una estatua femenina de bronce en el centro (alegoría de la ciencia médica) y dos fuentes a los lados, decoradas con relieves cuadrangulares. Estos representan a la Fuente de la Vida y a la Fuente de la Muerte, según puede leerse en latín en sendas inscripciones (Fons Vitae y Fons Mortis, respectivamente). El conjunto fue terminado en el año 1926.

Otros conjuntos escultóricos[editar]

A pesar del expolio del que fue objeto durante la invasión napoleónica, el Retiro conserva algunas esculturas de los siglos XVII y XVIII, todas ellas de tema mitológico. Las más antiguas son las tituladas Hércules y el León de Nemea y Hércules y la Hidra de Lerna, situadas en el Paseo de Fernán Núñez (o de Coches), que podrían datar del siglo XVII. De origen incierto son también las estatuas de Diana, Venus y Hera, que se encuentran diseminadas en diferentes puntos del parque y que probablemente fueron hechas en el siglo XVIII.

Del siglo XIX destacan los osos y leones que decoran la antigua Casa de Fieras y los Jardines de Cecilio Rodríguez, así como las estatuas de felinos instaladas en la Montaña Artificial, uno de los caprichos paisajísticos surgidos durante el reinado de Fernando VII (1784-1833).

Dejando a un lado los monumentos conmemorativos, apenas existen muestras de escultura contemporánea dentro del parque, más allá de la Mujer sedente, que Santiago Costa Vaqué (1895-1984) esculpió en 1943, y de los Cubos de la memoria, obra de Agustín Ibarrola (1930), enclavada en una de las orillas del estanque del Palacio de Cristal.

Flora y fauna[editar]

Flora[editar]

Árboles caducifolios del llamado Jardín madrileño, de inspiración romántica.
Almendros del Huerto del Francés.

El Retiro tiene una variada vegetación, en la que confluyen los tres grandes niveles de estratificación vegetal (el herbáceo, el arbustivo y el arbóreo), tanto de forma separada como, principalmente, combinada. Especialmente numeroso es el último estrato citado, del que, según el inventario realizado en 2014, se contabilizan un total de 19.034 ejemplares. Se trata de una cifra muy similar a la registrada en 2012 (19.402) y claramente superior a la de 2004 (17.859), cuando se hizo el primer censo considerado plenamente fiable.[4] Las especies arbóreas representadas se elevan a 167, una treintena más que en 2004.

La mayor parte de los árboles del parque son castaños de Indias, con más de 6.500 individuos, que suponen el 34,5% de la masa forestal. A gran distancia se sitúan los plátanos de sombra (956, el 5%), los ciclamores (781, el 4,1%) y las palmeras excelsas (651, el 3,4%). También son abundantes los arces silvestres, los cedros atlánticos, los almeces, los cipreses mediterráneos, las acacias de tres espinas, los aligustres, los pinos piñoneros, los almendros, las encinas, las falsas acacias, las sóforas, los olmos comunes y los olmos de Siberia, especies que superan, cada una de ellas, las 300 unidades.[4]

Las plantaciones con las que cuenta el Retiro son resultado de las intervenciones realizadas entre los siglos XVIII y XXI, cada una adscrita a un estilo paisajístico determinado, que condiciona la composición y distribución de las especies vegetales de cada sector. Así, los árboles caducifolios tienen una presencia muy relevante en ciertos jardines decimonónicos, al encajar con el ideal romántico de paisaje. En cambio, en el Parterre, de trazado barroco, prevalecen los arbustos y árboles recortados de hoja perenne, que permiten la creación de grandes áreas abiertas, sin apenas sombras, en línea con los gustos del siglo XVIII.

Algunos recintos del siglo XX fueron concebidos como pequeños jardines botánicos. Es el caso de la Rosaleda, con una colección de unos 4.000 rosales,[4] de diferentes especies; del Huerto del francés, formado por unos 300 almendros; y del Jardín de plantas vivaces y alpinas, con ejemplares de secuoya gigante, naranjo de los Osages y araucaria.

Senda botánica y árboles singulares[editar]

Con el nombre de Senda Botánica del Retiro se conoce a un conjunto de rutas, que, a iniciativa del Área de Gobierno de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, pretende la divulgación de los valores botánicos del parque. Tiene un recorrido total de ocho kilómetros y se divide en siete tramos, llamados itinerarios botánicos,[72] que permiten acercarse a ochenta especies arbóreas, el 48% de todas con las que cuenta el Retiro.

Asimismo, la senda incluye la visita a seis árboles singulares,[72] así catalogados por la Comunidad de Madrid,[5] bien por su interés biológico, estético o histórico, bien por su porte o envergadura:

Fauna[editar]

Estornino negro localizado en el Retiro.
Ardilla roja vista en el parque en 2013.

La variedad de plantaciones y la presencia de zonas boscosas de cierta magnitud favorecen la diversidad de la fauna, de tal modo que el Retiro se sitúa, por detrás de la Casa de Campo y de la Dehesa de la Villa, como el parque urbano madrileño con un mayor número de especies animales. A ello también contribuyen las zonas húmedas existentes, tales como estanques, fuentes y rías artificiales, que no solo actúan como corredores biológicos, sino que, en sí mismas, constituyen ecosistemas.

En cuanto a los insectos, el Retiro reúne especies que, como las mariquitas, los escarabajos unicornio, los ciempiés, los mosquitos gigantes, los abejorros carpinteros, los grillos o las mariposas limoneras, no suelen ser frecuentes en la áreas urbanas.

La presencia de mamíferos es escasa, más allá de diversas poblaciones de topillos, murciélagos, gatos comunes y ardillas rojas. Estas últimas fueron introducidas en el año 1997, cuando fueron soltados 145 ejemplares, a partir de una iniciativa municipal. En 2008 tuvo lugar una nueva suelta, esta vez de cinco individuos, al constatarse su práctica desaparición del parque.[73]

Los animales vertebrados más numerosos son las aves. Al margen de especies que, como el gorrión común, la paloma bravía, el carbonero, la urraca, el verdecillo o el mirlo, abundan en las zonas verdes de las ciudades, pueden verse rapaces como el halcón peregrino, el autillo o el cárabo. Asimismo, existen colonias permanentes de herrerillos, carboneros garrapinos, agateadores, palomas torcaces, estorninos, petirrojos, pitos reales y verderones. Dentro de las especies invasoras hay que citar a la cotorra argentina.

En los meses cálidos el parque se puebla de vencejos, aviones, ruiseñores y abubillas, mientras que en los fríos llegan los mosquiteros comunes, los chochines, los reyezuelos listados y los picogordos. En otoño y primavera, cuando se producen los pasos migratorios, anidan las currucas capirotadas, los colirrojos tizones, los jilgueros, los mosquiteros musicales, los papamoscas grises y los zorzales comunes.

Además, hay importantes colonias de ocas, pavos reales, patos y cisnes, especies que suelen ser muy frecuentes en la jardinería occidental. En los estanques pueden observase también garzas reales y cormoranes, que acuden al reclamo de las especies piscícolas que ahí habitan, principalmente carpas, aunque también se han detectado peces gato y percasoles. Junto a ellas, habitan anfibios y reptiles como el galápago.

Cultura y deporte[editar]

Biblioteca Pública Municipal Eugenio Trías (Casa de Fieras).

El Retiro dispone de diferentes instalaciones deportivas, como el Centro Deportivo Municipal La Chopera y el embarcadero del Estanque Grande, a las que se añaden otras de carácter cultural, asentadas, en su mayor parte, sobre edificios históricos. Es el caso del Centro Cultural Casa de Vacas, de la Biblioteca Pública Municipal Eugenio Trías (que aprovecha una antigua jaula de la Casa de Fieras), del Centro de Educación Ambiental (ubicado en los antiguos talleres de oficios del Vivero de Estufas), del Palacio de Velázquez y del Palacio de Cristal, estos dos últimos utilizados como sedes expositivas del Museo Reina Sofía.

En las cercanías de la Fuente de los Galápagos se levanta el Teatro Municipal de Títeres El Retiro y en las de la Puerta de Hernani el Templete de Música, un quiosco de hierro de principios del siglo XX donde tienen lugar conciertos al aire libre. En 1994 Manuel Lillo Torregrosa (1940) compuso la marcha titulada Quiosco del Retiro, dedicada a los recitales que ahí se celebran.

Desde 1967 la Feria del Libro de Madrid viene organizándose regularmente dentro del parque, con excepción de los años 1979 y 1980, en los que fue trasladada a la Casa de Campo. Aunque inicialmente estuvo ubicada en el Paseo del Estanque, su lugar de celebración es el Paseo de Fernán Núñez (o de Coches).

En distintos puntos del Retiro, especialmente en las orillas del Estanque Grande, suelen desarrollarse, de manera espontánea, actuaciones de artistas callejeros, relacionadas con los títeres, la danza, la música y los espectáculos circenses.

Turismo[editar]

Puntos de interés turístico del Retiro (el norte a la izquierda):
1 Puerta de Felipe IV
2 Puerta de España
3 Puerta de la Independencia
4 Puerta de Hernani
5 Puerta de Madrid
6 El Parterre
7 La Rosaleda
8 Estanque Ochavado (o de las Campanillas)
9 Casita del Pescador
10 Monumento a Alfonso XII
11 Monumento al General Martínez Campos
12 Fuente de Cuba
13 Fuente de la Alcachofa
14 Fuente de los Galápagos
15 Fuente del Ángel Caído
16 Palacio de Cristal
17 Palacio de Velázquez
18 Montaña artificial
19 Casa de Vacas
20 Junta Municipal de Retiro
21 Templete de música
22 Embarcadero
23 Zona deportiva de La Chopera
24 Teatro de títeres
25 Inicio de la Senda Botánica
26 Aseos

Aunque no existen datos oficiales sobre el número de visitas que recibe, el Retiro es uno de los lugares más concurridos de Madrid. No solo se trata de uno de los mayores parques de la ciudad, sino que también reúne numerosos atractivos monumentales, culturales, deportivos y de ocio, que lo convierten en uno de los principales focos turísticos madrileños.

En una encuesta elaborada por el Ayuntamiento de Madrid en 2006, dirigida a conocer el grado de satisfacción de los turistas que llegaban a la capital, el Parque del Retiro se situó como el quinto destino entre sus preferencias, con un 18,1% de entrevistados que afirmaron haberlo visitado o que tenían programada su visita. Las cuatro primeras posiciones correspondieron al Museo del Prado, al Palacio Real, a la Plaza Mayor y al Museo Reina Sofía.[74] A modo de referencia, cabe señalar que la ciudad acogió en su conjunto un total de 8.887.080 turistas en 2015.[75]

Durante la celebración de la Feria del Libro, que tiene lugar cada primavera en el Paseo de Fernán Núñez (o de Coches), el Retiro incrementa notablemente su afluencia. Tampoco existen datos oficiales sobre el número de visitantes al certamen, pero, en la estimación correspondiente a la edición de 2004, se barajó una cifra de 3,2 millones de individuos.[76]

Asimismo, debe considerarse el tráfico de personas que genera la actividad cultural desarrollada por el Palacio de Velázquez y el Palacio de Cristal, los dos gestionados por el Museo Reina Sofía. Según un estudio llevado a cabo por la citada institución, ambas sedes expositivas registraron 969.070 visitas entre junio de 2010 y mayo de 2011, cuando se llevó a cabo el trabajo de campo, el 39,2% de todas las alcanzadas por el museo en dicho periodo (un total de 2.469.361).[77]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Mercedes Simal López, El Palacio del Buen Retiro (1633-1648), Libros de la Corte.es, número 5, Madrid, 2012, páginas 124-132
  2. Pedro Montoliu, Madrid, villa y corte. Historia de una ciudad, Ed. Sílex, Madrid, 1996
  3. a b Carmen del Moral Ruiz,[1] El Retiro de Madrid en sus planos: de jardín real a parque público, Revista digital frontera-d, 2013
  4. a b c d e f g Varios,[2] Primer informe del grupo de expertos del arbolado del Parque del Buen Retiro, Ayuntamiento de Madrid, Madrid, 20 de noviembre de 2004
  5. a b Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio,[3]] Catálogo Regional de especies amenazadas de Fauna y Flora Silvestres y de Árboles Singulares, Comunidad de Madrid, Madrid, 2015
  6. Inocencio Cadiñanos Bardeci,[4] Claustros del Monasterio de San Jerónimo el Real, Archivo Español de Arte, LXXX, 319, julio-septiembre de 2007, páginas 247-259
  7. a b Eugenio Llaguno y Amírola (con notas y adiciones de Juan Agustín Ceán Bermúdez), Noticias de los arquitectos y arquitectura de España desde su restauración, Imprenta Real, Madrid, 1829
  8. a b Cristóbal Marín Tovar,[5] Impresiones e imprecisiones de la condesa D'Aulnoy sobre Madrid, Anales de historia del arte, numero 7, Madrid, 1997, página 222
  9. Carmen Ariza Muñoz, Los jardines de Madrid en el siglo XIX, El Avapiés, Madrid, 1988
  10. María del Carmen Simón Palmer, El Retiro: parque de Madrid, Editorial La Librería, Madrid, 1991
  11. Comunidad de Madrid,[6]Ley 3/2013, de 18 de Junio, del Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid, Madrid, 2014
  12. Comunidad de Madrid: Vicepresidencia, Consejería de Cultura y Deporte y Portavocía del Gobierno, Dirección General de Patrimonio Histórico,[7] Bienes inmuebles de Interés Cultural en la Comunidad de Madrid: Villa de Madrid
  13. Santiago Soria Carreras,[8] Jardines históricos de Madrid, Revista Foresta, número 52, Asociación y Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Forestales, 2011
  14. UNESCO,[9] Site of the Retiro and the Prado in Madrid (en inglés o francés), 27 de enero de 2015
  15. a b Mercedes Simal López,[10] El Buen Retiro, Enciclopedia online del Museo del Prado, Madrid, consultado el 17 de octubre de 2016
  16. Jonathan Brown y John H. Elliot, Un palacio para el rey. El Buen Retiro y la Corte de Felipe IV, Editorial Taurus, Madrid, 2003
  17. Inmaculada Rodríguez Moya y Víctor Mínguez,[11] Olivares y la escenificación del poder a través de la arquitectura. Un lienzo de Juan de la Corte en Pollock House, Universitat Jaume I, Castellón de la Plana, 2013
  18. a b Antonio Bonet Correa, El palacio y los jardines del Buen Retiro, artículo de Militaria: revista de cultura militar, número 9, Madrid, 1997, páginas 19 a 28
  19. José Ramón Alonso Pereira, Introducción a la historia de la arquitectura, Editorial Reverté, Barcelona, 2005
  20. Fernando Chueca Goitia, Madrid y Sitios Reales, Editorial Seix Barral, Barcelona, 1958
  21. Alfonso Rodríguez G. de Ceballos,[12] Velázquez y las ermitas del Buen Retiro: entre el eremitismo religioso y el refinamiento cortesano, Atrio, revista de historia del arte, Universidad de Pablo de Olavide, Sevilla, 2010
  22. a b c d Virgilio Pinto Crespo, Rafael Gili Ruiz y Fernando Velasco Medina,[13] Los viajes de agua de Madrid durante el antiguo régimen, Fundación Canal, Canal de Isabel II, Madrid, 2010
  23. Carmen del Moral Ruiz,[14] El Retiro de Madrid en sus planos: de jardín real a parque público, Revista digital frontera-d, 2013
  24. Diario oficial de avisos de Madrid, año CIX, número 230, Hemeroteca Digital de la Biblioteca Nacional de España,[15] Madrid, 18 de agosto de 1867
  25. Pedro Navascués Palacio, Los discípulos de Villanueva, sección del libro Juan de Villanueva, Escuela Técnico Superior de Arquitectura, Universidad Politécnica de Madrid, Madrid, 1982
  26. Luis García Gómez, El Jardín Reservado de Fernando VII,[16] Revista Pasea por Madrid, número 6, Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM), abril de 2015
  27. Javier Hernando Carrasco, Las bellas artes y la revolución de 1868, Universidad de Oviedo, Oviedo, 1987, páginas 84 y 85
  28. Paula Acheaga,[17], En casa de los Abelló, El Cultural, 1 de octubre de 2014
  29. Varios, Vistas antiguas de Madrid, Embajada de España en Italia y Ayuntamiento de Madrid, Roma, 1999
  30. Miriam Cera Brea,[18] La memoria visual de la arquitectura española en los grabados de la Edad Moderna, Anales de Historia del Arte, volumen 23, Universidad Complutense de Madrid, Madrid, 2013, página 43
  31. a b Varios,[19] Guía del Museo Municipal de Madrid, la historia de Madrid en sus colecciones, Ayuntamiento de Madrid, Madrid, 1995
  32. María José Díaz de Tuesta,[20] Una exposición recuerda el legado árabe en la pintura española de jardines, El País, Madrid, 17 de noviembre de 1999
  33. José Manuel Sánchez Ron, Antonio Mingote (1919-2012): In Memorian, Boletín de la Real Academia Española, tomo XCIV, cuaderno CCCIX, Madrid, enero-junio de 2014
  34. Antonio Astorga,[21] El abecedario de Mingote, ABC, Madrid, 2012
  35. a b c Luis Miguel Aparisi Laporta, Paseo monumental por el Retiro, Instituto de Estudios Madrileños, Madrid, 2004
  36. Carmen Ariza Muñoz, Los jardines del Buen Retiro de Madrid, volumen 1, Lunwerg, Madrid, 1990, página 196
  37. Ramón Guerra de la Vega, Jardines de Madrid. El Retiro, edición del autor, 1983, página 65, ISBN 8430091823
  38. María Isabel Gea Ortigas, Diccionario enciclopédico de Madrid, Editorial La Librería, Madrid 2002
  39. Pedro Navascués,[22] La formación de la arquitectura neoclásica, sección del libro La época de la Ilustración, Escuela Técnico Superior de Arquitectura de la Universidad Polictécnica de Madrid, Madrid, 1987, página 696
  40. a b Pedro Navascués,[23] Arquitectura e ingeniería del hierro en España (1814-1936), Fundación Iberdrola, 2007
  41. Beatriz Blasco Esquivias,[24] Las exposiciones temporales: pasado, presente y futuro, Universidad Complutense de Madrid, Madrid, 2005, página 18
  42. Victoria Soto Caba, Jardines de la Ilustración y Romanticismo en España (en Jardines del clasicismo y el romanticismo. El jardín paisajista, de Adrian von Buttlar), Editorial Nerea, Madrid, 1993, página 321
  43. Alfonso Rodríguez G. de Ceballos,[25] Velázquez y las ermitas del Buen Retiro: entre el eremitismo religioso y el refinamiento cortesano, Atrio: revista de historia del arte, números 15-16, 2009/10, páginas 147-148
  44. Fernando Loffredo, La vasca del "Sansone" del Giambologna e il "Tritone" di Battista Lorenzi in un'inedita storia di duplicati (con una nota sul "Miseno" di Stoldo per la villa dei Corsi), Saggi e memorie di storia dell'arte, número 36, 2012, páginas 57-115 (en italiano)
  45. a b c d Alberto Sanz Hernando,[26] El jardín clásico en España, un análisis arquitectónico, Universidad Politécnica, Madrid, 2006, páginas 603-609
  46. Agustín F. Martínez Carbajo y Pedro F. García Gutiérrez, Fuentes de Madrid, Editorial Avapiés, Madrid, 1994
  47. a b José Manuel Prieto González y Eva J. Rodríguez Romero,[27] Caprichos en el jardín: ficción y realidad en la escenografía de los ámbitos de recreo público decimonónicos, Archivo Español de Arte, LXXI, 284, octubre-diciembre de 1998, página 406
  48. Pedro Navascués Palacio, Arquitectura española: 1808-1914, Summa Artis: Historia general del Arte, Volumen XXXV, Editorial Espasa Calpe, Madrid, 1993
  49. Varios autores, Rutas de fuentes históricas de la Comunidad de Madrid[28], Dirección General de Turismo de la Comunidad de Madrid, Madrid, diciembre de 2008
  50. a b María del Socorro Salvador Prieto, La escultura monumental en Madrid. Calles, plazas y jardines públicos (1875-1936), Universidad Complutense, Madrid, 1990
  51. Varios autores, Catálogo de la Exposición sobre Narciso Pascual y Colomer (1808-1870). Arquitecto del Madrid Isabelino, Ayuntamiento de Madrid, Madrid, 2007
  52. Alberto Tellería Bartolomé,[29] La Fuente del Pequeño Tritón (de la Casa de Campo al Parque del Retiro): un enigma casi resuelto, Madrid Ciudadanía y Patrimonio, Madrid, 2014
  53. DPA (2014) «Tres monumentos recuerdan en Madrid a las víctimas del 11-M». Diario de Sevilla, 10 de marzo de 2014
  54. a b María Luis García-Saavedra y Ana Belén Martínez Granero,[30] Intervención arqueológica en la Fuente de las Campanillas, Parque del Retiro, Madrid. Resultados preliminares, Actas de las X Jornadas de Patrimonio Arqueológico en la Comunidad de Madrid, Comunidad de Madrid, Madrid, 2014, páginas 229-238
  55. María Isabel Gea Ortigas, Guía del plano de Texeira, Ediciones La Librería, Madrid, 2015
  56. Juan Carlos Rico, El paisajismo del siglo XXI, entre la ecología, la técnica y la plástica, Ediciones Sílex, Madrid, 2004, página 235
  57. Alberto Tellería Bartolomé,[31] La Casa del Contrabandista del Retiro, Madrid Ciudadanía y Patrimonio, Madrid, 2014
  58. Carmen Toribio Marín,[32] La forma del agua. Temas e invariantes en el jardín y el paisaje. Análisis de casos (Holanda-España, 1548-1648), Universidad Politécnica de Madrid, Madrid, 2015
  59. Pedro Navascués Palacio, Los discípulos de Villanueva, sección del libro Juan de Villanueva, Escuela Técnico Superior de Arquitectura, Universidad Politécnica de Madrid, Madrid, 1982
  60. La Libertad, año VIII, Hemeroteca Digital de la Biblioteca Nacional de España,[33] Madrid, 13 de agosto de 1926
  61. Manuel Espadas Burgos, Vicisitudes políticas de una estatua: el 'Carlos V' de León Leoni, Anales del Instituto de Estudios Madrileños, número 9, Madrid, 1973
  62. José Antonio Álvarez y Baena, Compendio histórico de las grandezas de la coronada Villa de Madrid, corte de la monarquía española, Antonio de Sancha, Madrid, 1786, páginas 246 y 247
  63. José Manuel Matilla, El caballo de bronce: la estatua ecuestre de Felipe IV, arte y técnica al servicio de la monarquía, Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Calcografía Nacional, Madrid, 1997
  64. Varios,[34] La escultura en el Buen Retiro: el caballo de bronce, Centro Virtual Cervantes, Madrid, 2008
  65. José Francés, [35] Un episodio nacional: Galdós, Nuevo Mundo, número 1307, Madrid, 24 de enero de 1919, página 5, ISSN 1699-8677, consultado el 12 de agosto de 2015
  66. Pablo Gómez,[36] Escultura urbana: Monumento a Galdós, Revista de escultura pública, 2013, ISSN 1988-5954, consultado en septiembre de 2014
  67. Varios,[37] Inauguración del monumento a Galdós en la Rosaleda, Mundo Gráfico, número 378, Madrid, 22 de enero de 1919, página 14, ISSN 1579-847X
  68. Carmen Priego, Carmen Corrales y Ester Sanz, Dibujos en el Museo de Historia de Madrid: arquitectura madrileña de los siglos XIX y XX, Museo de Historia de Madrid, Ayuntamiento de Madrid, Madrid, 2009
  69. Rafael Fernández Sirvent, De "rey soldado" a "pacificador": representaciones simbólicas de Alfonso XII de Borbón, Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2011
  70. Luis García Gómez, Monumento a la Patria española personificada en el rey Alfonso XII,[38] Revista Pasea por Madrid, número 2, Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM), abril de 2014
  71. Varios,[39] Aniversario de la inauguración del monumento a Jacinto Benavente en el Retiro, obra de Victorio Macho, Boletín Digital, Real Fundación de Toledo, enero de 2013, consultado el 12 de agosto de 2015
  72. a b c Varios,[40], Senda botánica del Retiro, Área de Gobierno de Medio Ambiente y Movilidad de Madrid, Ayuntamiento de Madrid, consultado el 6 de marzo de 2014
  73. Europa Press,[41] Las ardillas vuelven al Retiro, El Mundo, Madrid, 14 de mayo de 2008
  74. Manuel Figuerola (coordinador),[42] Encuesta al turista en la ciudad de Madrid, Ayuntamiento de Madrid y Universidad Antonio de Nebrija, Madrid, 2006
  75. Varios,[43] Vademecum turístico de Madrid. Septiembre de 2016, Ayuntamiento de Madrid, Madrid, 2016
  76. Elsa Fernández-Santos,[44] Los jóvenes encuentran su espacio en la nueva Feria del Libro de Madrid, El País, 21 de mayo de 2005
  77. Varios, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía: conociendo a nuestros visitantes, Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, Madrid, 2013, página 31

Enlaces externos[editar]