Museo Cerralbo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Museo Cerralbo
Palacio del Marqués de Cerralbo (Madrid) 01.jpg
Localización
País España
Ciudad Madrid
Dirección Calle Ventura Rodríguez, 17
Información general
Tipo Público
N.º de obras 50.000 objetos
Superficie 1.202 m² (exposición permanente)


Administrador(a) Ministerio de Educación, Cultura y Deporte
Director(a) Lurdes Vaquero Argüelles
Información del edificio
Construcción 1885
Información visitantes
Visitantes/año 69.000 (2012)[1]
Sitio web museocerralbo.mcu.es
Coordenadas 40°25′30.11″N 3°42′50.79″O / 40.4250306, -3.7141083


Coordenadas: 40°25′30.11″N 3°42′50.79″O / 40.4250306, -3.7141083

El Museo Cerralbo de Madrid (España), alberga una antigua colección privada de obras de arte, objetos arqueológicos y demás antigüedades reunida por Enrique de Aguilera y Gamboa, XVII marqués de Cerralbo. Ejerció de político pero sobre todo es recordado como historiador y promotor de excavaciones arqueológicas.

El marqués falleció en 1922, y en su testamento legó la gran mayoría de sus piezas de arqueología al Museo Arqueológico Nacional y el resto de su colección y el palacio que la alberga (proyectado en 1884 por Alejandro Sureda) al Estado, que aceptó el legado testamentario por real orden de 10 de abril y 24 de septiembre de 1924. Diez años después se constituyó la Fundación Museo Cerralbo (O. M. de 22 de marzo de 1934).

El edificio fue inaugurado como museo en 1944. Las obras de adecuación a sus nuevas funciones y ampliación estuvieron a cargo del arquitecto Guillermo Diz Flores. En 1962 fue declarado Monumento Histórico Artístico. Dos años más tarde experimentó una nueva intervención a cargo de Fernando Chueca Goitia. Sometido el palacio a obras de modernización desde verano de 2006, permaneció clausurado durante años y fue reabierto el 14 de diciembre de 2010.

Colecciones[editar]

El Cerralbo es un museo singular, «de ambiente», pues mantiene casi intacta su estética de época, con una acumulación de muebles, antigüedades y pinturas. De hecho el mismo edificio, de influencia italiana, se proyectó más como galería visitable y escenario de fiestas que como residencia propiamente dicha. El marqués pasaba gran parte del tiempo fuera de Madrid, viajando por Europa, de modo que pensó este palacio no como su hogar habitual sino como sede de sus colecciones, donde pudiese organizar fiestas y recibir visitas cuando acudía a Madrid. Se cuenta que residiendo en Biarritz remitía a Madrid los planos e indicaciones para construir el palacio, lo cual dificultaba la labor del arquitecto Sureda y dio como resultado algunos errores o incongruencias en la distribución de las salas.

Al tratarse de una mansión más enfocada a la exhibición y ostentación que al uso cotidiano, se proyectaron amplios salones para las colecciones más relevantes y se destinaron espacios reducidos para la vida diaria. Actualmente se conserva casi íntegra la decoración de la planta principal, que incluye un suntuoso salón de baile, mientras que las estancias más privadas sufrieron sucesivos cambios por el uso. Han sido finalmente recuperadas con mobiliario original y otras antigüedades adquiridas en fecha reciente.

El Palacio Cerralbo guarda similitudes con el Museo Lázaro Galdiano sito también en Madrid, aunque sus contenidos se formaron en épocas y circunstancias diferentes; la colección Cerralbo es anterior y de hecho se consideraba la más valiosa de su época. Esta institución se singulariza por conservarse como casa-museo y reflejo de una época, mientras que el Museo Lázaro Galdiano ha sufrido reformas más profundas.

Pintura[editar]

La Inmaculada Concepción, de Francisco de Zurbarán.
La conversión de Saulo, de Juan Antonio Frías y Escalante.
Busto de Juan José de Austria en el Museo Cerralbo.

El marqués de Cerralbo tenía gustos eclécticos y dirigió parte de sus esfuerzos a la arqueología, lo que ayuda a explicar el perfil más bien desigual de su pinacoteca. Con todo, cuenta con una relevante sucesión de maestros y varias obras han recobrado autorías de prestigio tras las últimas investigaciones.

La pintura española destaca con una Virgen de Zurbarán, San Francisco de El Greco, La conversión de Saulo de Juan Antonio Frías y Escalante, Santo Domingo en Soriano de Antonio de Pereda,[nota 1] una Piedad de Alonso Cano (copiada de Van Dyck) y dos cotizados bodegones de Juan Fernández el Labrador. Son también reseñables los ejemplos de Juan de Peralta, Bartolomé González, Eugenio Cajés, José Antolínez, Herrera el Mozo, Luis Paret (Vista de la playa de Peñota (Santurce)), Luis Meléndez, Valentín Carderera, Ricardo Balaca y Federico de Madrazo.

Mención aparte merecen las decoraciones murales de varias estancias, como el techo del fastuoso salón de baile, pintado por Máximo Juderías Caballero. Este salón se concibió buscando un espectacular efecto visual; los espejos y dorados amplifican su suntuosidad y dispone para los músicos de una tribuna en forma de balcón. Aquí hay que destacar las lámparas de Murano, los espejos de fabricación veneciana y un llamativo reloj monumental misterioso atribuido en su parte escultórica a la fundición de Ferdinand Barbedienne, de París.

La pintura italiana cuenta con especial protagonismo, con relevantes obras de los siglos XVI y XVII. Sobresalen dos retratos: uno de Alejandro de Medicis, primer duque hereditario de Florencia, pintado por Bronzino y taller, y el Retrato de Agostino Doria de Tintoretto (incluido en la reciente antológica de este artista en el Museo del Prado). Hay que destacar también grandes lienzos de Girolamo Muziano y Palma el Joven, bodegones de Giovanni Battista Ruoppolo y Giuseppe Recco, y ejemplos de Ludovico Carracci, Giulio Cesare Procaccini (Autorretrato), el tenebrista Pietro Paolini y Sebastiano Ricci (dos pinturas). En un techo, a modo de plafón, se exhibe una obra de Francesco Maffei.

Las demás escuelas europeas cuentan con una presencia muy inferior, aunque se pueden citar un retrato de María de Médicis atribuido al taller de Van Dyck, y una obra de Frans Snyders, Puercoespines y víboras.

Dibujos y grabados[editar]

El Museo Cerralbo cuenta con un valioso conjunto de dibujos, que incluye ejemplos de Tadeo Zuccaro, Palma el Joven, Pietro da Cortona, Adriaen van Ostade, Francisco Ricci y Goya. Por su fragilidad, se conservan almacenados y en su lugar se exhiben copias facsímiles con los marcos originales.

Igualmente se mantiene guardada la colección de grabados, que incluye ejemplos de Aegidius Sadeler II y Piranesi.

Otras colecciones[editar]

El museo alberga además piezas escultóricas desde la época romana, cerámicas griegas y porcelanas de Meissen, armas y armaduras europeas y orientales, numismática desde la época grecorromana, etc. Son destacables varias lámparas de techo; en especial una de gran tamaño en forma de góndola, con flores multicolores en cristal de Murano.

Como se ha dicho, el Museo Cerralbo estuvo clausurado por obras de reforma durante varios años. Según el diario ABC (abril 2008), la reapertura del museo estaba prevista para octubre de 2008, pero luego se dijo que sería abierto en la primavera de 2010 con una exposición de artistas italianos. Finalmente abrió sus puertas en diciembre del mismo año.

En marzo de 2013 tuvo lugar un importante hallazgo en los sótanos del museo, pues vio la luz un monumental friso de tafetán de 24 metros de largo, obra del artista Zacarías González Velázquez, que fue utilizado para cubrir el pedestal del monumento funerario de la reina Isabel de Braganza en 1819. Aunque su estado general es aceptable, se encuentra sometido a un meticuloso proceso de restauración para ser exhibido en el futuro como parte integrante de la colección del museo.[2]

Notas[editar]

  1. Soriano es una localidad italiana.

Referencias[editar]

  1. «Cifras de visitantes de los Museos Estatales». Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Consultado el 7 de mayo de 2013.
  2. De la Fuente, Manuel (1 de abril de 2013). «Hallado el friso del cenotafio de la reina Isabel de Braganza». ABC. Consultado el 20 de mayo de 2013.

Enlaces externos[editar]