Mineral

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Minerales diversos
Muestras de un coleccionista de minerales.

Se le llama mineral a la sustancia natural, sólida, homogénea e inorgánica de composición química definida (dentro de ciertos límites). Posee una disposición ordenada de átomos de los elementos de que está compuesto, y esto da como resultado el desarrollo de superficies planas, conocidas como caras. Si el mineral ha crecido sin interferencias, pueden generarse formas geométricas características, conocidas como cristales.

Clasificación de los minerales[editar]

Los minerales se solían clasificar en la antigüedad con criterios de su aspecto físico; Teofrasto, en el siglo III a. C., creó la primera lista sistemática cualitativa conocida; Plinio el Viejo (siglo I), en su “Historia Natural”, realizó una Sistemática Mineral, trabajo que, en la Edad Media, sirvió de base a Avicena; Linneo (1707-1778) intentó idear una nomenclatura fundándose en los conceptos de género y especie, pero no tuvo éxito y dejó de usarse en el siglo XIX; con el posterior desarrollo de la química, el químico sueco Axel Fredrik Cronstedt (1722-1765) elaboró la primera clasificación de minerales en función de su composición; el geólogo estadounidense James Dwight Dana, en 1837, propuso una clasificación considerando la estructura y composición química. La clasificación más actual se funda en la composición química y la estructura cristalina de los minerales. Las clasificaciones más empleadas son las de Strunz y Kostov.

Coloración[editar]

Esmeralda.
Esmeraldas pulimentadas.

Por su coloración, los minerales pueden clasificarse como:

  • Alocromáticos. Los minerales que, como el berilo, son capaces de adoptar más de una coloración, reciben el nombre de alocromáticos (que significa algo así como "coloreados por otros".) Estos minerales deben su color a pequeñas cantidades de impurezas, que son usualmente metales: hierro, cromo, cobre, vanadio y manganeso. Existen ciertos minerales alocromáticos que pueden poseer prácticamente cada color imaginable, e incluso pueden albergar a muchos colores en un solo cristal.
  • Idiocromáticos. Por otra parte, los minerales idiocromáticos (término que más o menos significa "autocoloreados") son siempre del mismo color. Esta clase de minerales también deben su color a ciertos elementos. En este caso, sin embargo, esos elementos constituyen una parte esencial de la composición de los minerales en sí. De manera que no pueden ser considerados como impurezas. Muchos minerales metálicos son idiocromáticos. Sus colores suelen variar ligeramente debido a la presencia de pequeñas cantidades de otros metales. El oro, por ejemplo, es menos amarillo cuando se mezcla con un poco de plata, y más rosado cuando es mezclado junto con cobre.
  • Pseudocromáticos. Existe aún un tercer tipo de minerales que reciben el nombre de minerales pseudocromáticos (o "de color falso"), cuya coloración proviene de la estructura física del cristal. Uno de los minerales pseudocromáticos más conocidos es el ópalo, el cual está formado por capas microscópicas de esferas de sílice. Esto ocasiona que, al pasar a través de un ópalo, la luz se separe en los colores que la componen, más o menos de la misma manera como ocurre cuando se refleja en una capa de aceite sobre el agua.

Así las cosas, un metal como el hierro puede pertenecer tanto a los minerales alocromáticos como a los minerales idiocromáticos. En el primer caso es considerado como una impureza, mientras que en el segundo forma parte intrínseca del mineral coloreado.

El color de algunos minerales puede cambiar, ya sea de manera natural o con un poco de nuestra ayuda. Bajos niveles de radiación (que se encuentran a menudo en la naturaleza) pueden contribuir a oscurecer algunos minerales incoloros. Los mismos berilos de color amarillo verdoso son ahora tratados con calor para darles una coloración más azulada.

Importancia y utilidad[editar]

Los minerales tienen gran importancia por sus múltiples aplicaciones en los diversos campos de la actividad humana. La industria moderna depende directa o indirectamente de los minerales.

Algunos minerales se utilizan prácticamente tal como se extraen; por ejemplo el azufre, el talco, la sal de mesa, etc. Otros, en cambio, deben ser sometidos a diversos procesos para obtener el producto deseado, como el hierro, cobre, aluminio, estaño, etc. Los minerales constituyen la fuente de obtención de los diferentes metales, base tecnológica de la sociedad actual. Así, de distintos tipos de cuarzo y silicatos, se produce el vidrio. Los nitratos y fosfatos son utilizados como abono para la agricultura. Ciertos materiales, como el yeso, son utilizados profusamente en la construcción. Los minerales que entran en la categoría de piedras preciosas o semipreciosas, como los diamantes, topacios, rubíes, se destinan a la confección de joyas.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]