Apatita

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Apatita
Apatite crystals.jpg
General
Categoría fosfatos
Clase 8.BN.05 (Strunz)
Fórmula química Ca5(PO4)3(F, Cl, OH)
Propiedades físicas
Color Variable (incoloro, parduzco, verdoso)
Lustre Vítreo o grasiento
Transparencia Transparente a opaco
Sistema cristalino Hexagonal
Hábito cristalino Columnar, Botroidal
Dureza 5
Densidad 3,2
Índice de refracción no = 1,633 - 1,667; ne = 1,630 - 1,664
Solubilidad Soluble en ácido nítrico
Variedades principales
Fluoro-apatita (Ca5(PO4)3F) Principal mineral del esmalte de los dientes
Hidroxi-apatita (Ca5(PO4)3OH) Principal mineral de los huesos
[editar datos en Wikidata]

La apatita o apatito es un mineral con cristales hexagonales y dureza 5 en la escala de Mohs. Su composición química aproximada es Ca5(PO4)3(F,Cl,OH). El color es variable aunque predominan los cristales incoloros, de color parduzco o verdoso.

Formación y yacimientos[editar]

La apatita se encuentra en vetas hidrotermales, pegmatitas y caliza metamórfica además de sedimentos donde se produce a partir de depósitos orgánicos. Uno de los mayores yacimientos se encuentra en el Sahara Occidental, como también en la mina Julcani en Huancavelica, Perú. La presencia de apatito en Logrosán, Extremadura, España es conocida desde la antigüedad. Cuenta la tradición que en el Cercón de las Brujas se celebraban aquelarres en los que se arrojaban al fuego unos polvos blancos que emitían destellos fluorescentes. Sea leyenda o realidad, lo cierto es que, la fama de este mineral traspasó nuestras fronteras ya que las muestras con las que Proust definió por primera vez el fluorapatito, en 1781, procedían de este paraje. Con el desarrollo de la industria de fertilizantes en Europa durante el siglo XIX, se creó una gran demanda de minerales fosfatados. En consecuencia, este yacimiento fue objeto de numerosos estudios e intentos de aprovechamiento.

Composición química[editar]

Químicamente es un fosfato de calcio conteniendo cloro o flúor (hasta en un 96%) en forma de sales, de aquí que, según sea uno u otro de estos elementos los que en ella se encuentran, se denomine clorapatita ó flúorapatita; también puede contener cierta cantidad de ácido silícico y en ocasiones hierro y manganeso.

Las rocas fosfóricas están constituidas principalmente por apatitas, las cuales varían ampliamente en sus propiedades físicas, químicas y cristalográficas, dependiendo de las substituciones isomorfitas de carbonatos por fosfatos que presentan (Lehr y McClellan, 1973). Se ha demostrado que el grado de substituciones isomórficas en las apatitas es el factor determinante en la reactividad química de las rocas fosfóricas. Termodinámicamente hablando, la substitución de carbonatos por fosfatos en la estructura de las apatitas, debería incrementar su reactividad ( ; Chien y Black, 1976), y esta reactividad es lo que convencionalmente se mide a través de la determinación de la solubilidad de las rocas fosfóricas en diferentes soluciones extractantes (Pérez,1995). Lehr y Mc Clellan (1973), señalan que entre los factores químicos que afectan la calidad de las rocas fosfóricas, ya sea para uso directo o para producción de fosfatos concentrados, figura la relación Ca0:P205, a medida que aumente esta relación, menor es la reactividad y por lo tanto menor es la solubilidad de éstas (Pérez,1995).

El esmalte de nuestros dientes y una parte de los huesos es formada por apatita.

Variedades[editar]

  • Fluoro-apatita (Ca5(PO4)3F); es el principal mineral del esmalte de los dientes. Resiste mejor los ataques de los ácidos que la apatita normal. Por esto se añaden fluoruros a las pastas de dientes que pueden intercambiar los grupos hidroxilo por flúor.
  • Hidroxi-apatita (Ca5(PO4)3OH); el principal mineral de los huesos. Se puede fabricar artificialmente según el proceso de Tiselius a partir de cloruro de calcio (CaCl2 y fosfato de disódio (Na2HPO4) y se utiliza en la separación cromatográfica de las proteínas.

Importancia económica[editar]

La apatita es la principal fuente de fósforo y fosfato y por lo tanto es imprescindible en la fabricación de los abonos minerales.

Etimología[editar]

El nombre de apatita deriva del griego apate (equivocarse) ya que puede ser confundido fácilmente con otros minerales como el berilo o la turmalina. Sinónimos utilizados para este mineral en español son: apatita, agustita, asparagolita, augustita, kietyogita, kietyöita y sombrerita.

Referencias[editar]