Ópalo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Vetas de ópalo - México.

Propiedades Generales

Fórmula química SiO2•nH2O
Grupo de la Sílice
Clase Tectosilicato, 4.DA.10 (Strunz) - Mineraloides
Subclase
Dureza 5-6.5 en la escala de Mohs
Densidad 1.9-2.3 g/cm³
Color Incoloro, blanco, amarillo, rojo, naranja, verde, marrón, negro, azul
Raya Blanca
Hábito Venas irrgulares, en masas o nódulos
Sistema Amorfo
Exfoliación No
Fractura De concoidal a desigual
Lustre De subvitrioso a ceroso
Transparencia Opaco, translucido, transparente
Prop. ópticas Refracción única, frecuente doble refracción anómalo por veteado
Índice de refracción 1.450 (+.020, -.080)
Birrefrigencia No
Pleocroismo No
Composición  Sílice pura con una concentración de agua que varia de un 4% a un 9%, hasta un 20%
Etimología  Del latín opalus y del griego opalios, que a su a su vez viene del sánscrito upala, cuyo significado es piedra preciosa.

El ópalo es un mineraloide del grupo VIII (Silicatos, Tectosilicatos), según la clasificación de Strunz relacionado con los cuarzos, aunque no es un cuarzo, y que se caracteriza por su brillo y astillabilidad.

Hasta 2012 fue considerada una especie mineral válida por razones históricas; no obstante, no es un verdadero mineral, ya que está formado por cristobalita y/o tridimita más sílice amorfa.[1]

Características químicas[editar]

Es sílice amorfa o sílice hidratada, es decir, está compuesto de dióxido de silicio (sílice), lo mismo que el cuarzo y otros minerales relacionados. Está constituido por diminutas lepisferas formadas por capas sucesivas de cristobalita y tridimita, dos minerales pertenecientes a la clase de los silicatos que coinciden con el cuarzo en su composición, pero que difieren de él por sus respectivas estructuras cristalinas. Estas partículas microscópicas tienen un diámetro de aproximadamente 0,1 μm (1/10000 de milímetro) y se encuentran como estructuras empaquetadas en un enrejado tridimensional. Debido a ese preciso enrejado, es la única gema conocida capaz de reflectar los rayos de luz y transformarlos en los colores del arco iris (desde el rojo hasta el violeta). A diferencia de otras gemas, el efecto reflector del ópalo no se debe a sus impurezas, sino a la penetración de la luz a través de unos espacios llamados vacíos o voids ubicados entre las esferas.

Yacimientos y usos[editar]

El ópalo es a menudo un elemento fosilizador de animales y plantas. Sirve además como materia prima en las industrias de la piedra tallada.

Antiguamente los ópalos procedían de yacimientos, ahora agotados, en Eslovaquia. En Australia fueron halladas las primeras fuentes de ópalo en 1863. Hoy encontramos ahí concentrado el 98% del mercado mundial. El pueblo de Coober Pedy en el desierto de Australia Meridional depende casi exclusivamente del mercado de los ópalos. En México se produce la variedad de ópalo de fuego, además de otros colores. La variedad Geiserita aparece depositada en géisers del parque de Yellowstone. En nuestros días incluso es posible crearlos artificialmente a través de un proceso de intercambio de iones.

También se encuentra en Erandique, Departamento de Lempira, Honduras donde se encuentran de dos tipos, blanco y negro.

Variedades[editar]

El ópalo es una piedra semipreciosa muy apreciada en joyería, aunque la valoración de la misma depende de muchos factores. La calidad del ópalo se distingue por la pureza de sus cristales, y por lo tanto según su capacidad de irradiación. Encontramos dos variedades fundamentales de ópalo: el ópalo común y el ópalo noble. El primero no presenta juego de colores a diferencia de la segunda variedad. El juego de colores se produce por la disposición aleatoria de placas submicroscópicas de esferas de tridimita o cristobalita, que actúan como redes de difracción de la luz. Se observa como una gama de plaquitas imprecisas, intensamente coloreadas, que se desplazan al mover la gema. Independientemente de su calidad es posible encontrar el ópalo en colores negro, gris, blanco, marrón, púrpura, amarillo, naranja, verde, azul-verdoso o incoloro. En cuanto a su transparencia, pueden ser casi transparentes y ligeramente opalescentes hasta opacos.

Existen múltiples variedades del ópalo, entre ellas las más conocidas son:

  • El ópalo de fuego: con brillos y tonos anaranjados.
  • El ópalo precioso: el ópalo más común y el más utilizado en joyería por sus brillos irisados.
  • El ópalo leñoso: se caracteriza por contener vetas de colores oscuros y ser marrón, lo que le da aspecto de madera fosilizada.
  • Ópalo común: amarillo, pardo-amarillo, marrón y negro. Brillo céreo.
  • Prasópalo: de color verde, debido a pequeñas cantidades de Ni.
  • Hialita: transparente y brillo vítreo.
  • Hidrofana: variedad mate, porosa, que se vuelve transparente al sumergirla en agua.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]