Guerra del Pacífico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Guerra del Pacifico»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Guerra del Pacífico
Map of the War of the Pacific.en.svg
Esquema de los territorios bolivianos, chilenos y peruanos antes de la guerra. Las fronteras Bolivia-Perú y Bolivia-Argentina antes de la guerra no estaban definitivamente fijadas. La línea negra contínua señala las fronteras después de 1929.
Fecha 18791883
Lugar Costa de Bolivia; costa y sierra del Perú en Sudamérica
Casus belli Aprobación del contrato entre Bolivia y la Compañía de Salitres y Ferrocarril de Antofagasta a cambio del pago del impuesto de 10 centavos por quintal de salitre exportado en territorio boliviano
Conflicto Disputa territorial boliviana-chilena
Resultado Victoria de Chile.
Consecuencias
Cambios territoriales
Beligerantes
Flag of Bolivia.svg Bolivia
Bandera del Perú Perú
Flag of Chile.svg Chile
Comandantes
Presidentes de Perú

Mariano Ignacio Prado (1876-1879)
Luis La Puerta de Mendoza (18 dic. 1879-23 dic. 1879)
Nicolás de Piérola (1879-1881)
Francisco García Calderón (12 mar. 1881-28 sep. 1881)
Lizardo Montero Flores (1881-1883)
Miguel Iglesias (1883-1886)

Presidente de Bolivia
Hilarión Daza (1876-1879)

Narciso Campero (1879-1884)

Presidente de Chile

Aníbal Pinto (1876-1881)

Domingo Santa María (1881-1886)

Fuerzas en combate
Ejército de Bolivia
Ejército del Perú
Marina de Guerra del Perú
Ejército de Chile
Armada de Chile
Bajas
Bolivia:
920-1000[1] muertos
Perú:
9672-10 000[1] muertos
Chile:
2743[2] -3276[1] muertos
[editar datos en Wikidata]

La Guerra del Pacífico, también denominada Guerra del Guano y el Salitre, fue un conflicto armado acontecido entre 1879 y 1883 entre Chile y los aliados Bolivia y Perú. La guerra se desarrolló en el Océano Pacífico, en el Desierto de Atacama y en los valles y serranías del Perú. La guerra fue un hito dramático en la historia de America del Sur y es uno de las guerras mas importantes de fines del siglo 19 por lo que ha atraído considerable atención académica.[3]

En febrero de 1878 Bolivia impuso un nuevo impuesto a la empresa chilena "Compañía de Salitres y Ferrocarril de Antofagasta", (CSFA) en flagrante violación del tratado limítrofe de 1874 que prohibía nuevos o subidas de impuestos. Chile protestó y solicitó someter el pleito a una arbitración pero el gobierno boliviano de Hilarión Daza consideraba el asunto como interno y sujeto a la juridicción de las cortes de Bolivia. Chile insistió y advirtió al gobierno boliviano que Chile no se consideraría ligado al tratado de limítrofe 1874 si Bolivia no suspendía el impuesto. Por el contrario, el gobierno boliviano rescindió la licencia a la compañía chilena, embargó sus bienes, y los puso a remate. El día del remate, el 14 de febrero de 1879, fuerzas militares chilenas ocuparon Antofagasta sin resistencia, una ciudad mayoritariamente habitada por chilenos.

Perú, aliado secretamente con Bolivia, ordenó preparar sus huestes y simultaneamente envió un diplomático a Chile para mediar. El 1 de marzo Bolivia se declaró en estado de guerra contra Chile. Cuando Perú se negó a permanecer neutral, a Chile declaró la guerra a ambos aliados el 5 de Abril de 1879. El 6 de abril Perú declaró el casus foederis, es decir la entrada en vigor de la alianza secreta con Bolivia.

Ronald Bruce St. John señala en "The Bolivia-Chile-Peru Dispute in the Atacama Desert":

Aunque el tratado de 1873 y la imposición del impuesto de los 10 centavos aparecen como causa de la guerra, hubieron razones mas profundas y fundamentales que desencadenaron las hostilidades en 1879. Por un lado, la fuerza, prestigio, y relativa estabilidad de Chile comparado con el deterioro económico y la inestabilidad política que caracterizó a Perú y Bolivia después de la independencia. Por otro lado, estaba en curso una lucha por la hegemonía económica y política en la región, complicada aún mas por una profunda antipatía entre Perú y Chile. En ese ambiente, la vaguedad de las fronteras entre los tres países, añadido al descubrimiento de valiosos depósitos de nitrato y guano en los territorios disputados se combinaron para producir un conflicto de dimensiones insuperables.[4]

En los primeros cinco meses se definió la supremacía naval, indispensable para continuar la guerra en las zonas costeras del Desierto de Atacama, en aquel tiempo accesibles solo por mar. Bolivia abandonó la guerra en 1880 tras la derrota aliada en la Batalla de Tacna. El ejército del Perú fue derrotado un mes despues en la Batalla de Arica. Las fuerzas chilenas ocuparon Lima en enero de 1881. Pero la guerra continuó por dos años mas entre remanentes del ejercito peruano, guerrillas y montoneros contra el los ocupantes, hasta la firma del Tratado de Ancón en 1883.

Bolivia cedió a Chile la provincia de Antofagasta (también llamada Litoral) y Perú la provincia de Tarapacá. Las fronteras definitivas se fijaron entre Chile y Bolivia en el Tratado de 1904 entre Chile y Bolivia y entre Chile y Perú el año 1929 en el Tratado de Lima tras el cual Chile devolvió Tacna al Perú y Arica fue cedida a Chile.

Antecedentes del conflicto[editar]

Entierro provisorio de soldados muertos tras la Batalla de Tacna.

Tratados limítrofes de 1866 y 1874[editar]

El primer tratado limítrofe entre Bolivia y Chile, sin considerar el acuerdo implícito del Utis possidetis común a todos los países latinoamericanos, se firmó en 1866, que puso término a la cuestión pendiente entre estos países. En este tratado, se fijó el paralelo 24°S como límite (norte-sur) y se debían compartir a medias los derechos de exportación de minerales extraídos entre los paralelos 23°S y 25°S. En 1873 se negoció en acuerdo Corral-Lindsay que fue aprobado en Chile pero, por influencia del Perú que deseaba aplicar el tratado secreto de alianza, no fue aprobado en Bolivia. Las dificultades encontradas para implementar la administración del tratado llevaron en 1874 al Tratado limítrofe de 1874, en el cual Chile renunció a los ingresos de impuestos en el territorio 23°S-24°S a cambio de la promesa de Bolivia de no incrementar los impuestos a las capitales y negocios chilenos durante 25 años. La frontera permaneció en el paralelo 24°S.

La Compañía de Salitres y Ferrocarriles de Antofagasta[editar]

La CSFA fue una empresa chilena, radicada en Valparaíso, con una minoría de 34% de capital británico (Casa Gibbs de Londres) que tras los avatares de la política interna boliviana obtuvo el 27 de noviembre de 1873 una licencia del gobierno boliviano para explotar los depósitos de nitrato del Salar del Carmen y Las Salinas en Antofagasta libre de impuestos por 15 años, ademas del derecho a construir un ferrocarril desde Antofagasta al interior.

El Tratado secreto de alianza entre Perú y Bolivia de 1873[editar]

Frente al impetú de las inversiones y trabajo chileno en Tarapacá y Antofagasta, el Perú sintió amenazada su supremacía en la costa del Pacífico y firmó el 6 de febrero de 1873 un tratado secreto cuyas intenciones eran, según lo hecho público 6 años después, proteger la integridad y soberanía de los países firmantes. Argentina fue invitada a firmar el pacto, su gobierno se mostró de acuerdo y solicitó la aprobación del parlamento. Efectivamente, la Cámara de Diputados en Buenos Aires aprobó la adhesión al pacto y agregó una partida de $6,000,000 al presupuesto para preparativos para la guerra. Pero Bolivia y Argentina disputaban la zona de Tarija y no lograron un acuerdo. Argentina propuso entonces a Perú un tratado Perú-Argentina (sin Bolivia), pero Perú rechazó la oferta. Así pasó el año 1873, y a fines del 1874 llegó a Chile la Fragata blindada Blanco Encalada que dió la supremacía naval en favor de Chile. Tanto Perú como Argentina no quisieron comprometerse en un tratado contra Chile. Sin embargo, cuando afloraron nuevamente, en 1875 y 1878, las tensiones fronterizas por la Patagonia, Argentina busco ingresar al pacto pero el Perú diplomaticamente rechazo la iniciativa. Así mismo al comienzo de la Guerra del Pacífico, Perú y Bolivia ofrecieron a Argentina los territorios desde el 24°S al 27°S a Argentina a cambio del ingreso argentino a la guerra contra Chile.

El historiador peruano Jorge Basadre señala que uno de los motivos del Perú para firmar el tratado era el temor en Lima a que Bolivia fuese atraída por Chile a una alianza contra Perú. El tratado es en sumo grado controvertido, historiadores peruanos lo consideran legítimo, defensivo y circunstancial, además de conocido por (el espionaje de) Chile. Algunos historiadores chilenos, por el contrario, lo consideran agresivo contra Chile, causante de la guerra, y escondido frente a Chile. Las razones de su secreto, la invitación a Argentina y la razón por la cual Perú no permaneció neutral en circunstancias que Bolivia no había cumplido el acuerdo de 1873 al firmar el tratado de 1874 sin informarle, son discutidas hasta hoy.[5]

El monopolio peruano del salitre[editar]

Los ingresos provenientes de la exportación del guano, que en las décadas anteriores había sido el sostén de la bonanza económica peruana, comenzaron a caer en los 1870s. Conciente de ello, el gobierno de Manuel Pardo y Lavalle creó por ley en 1873 un estanco del salitre, por el cual las empresas productoras debían regular su producción y los precios de acuerdo a las políticas del gobierno con el fin de evitar que el guano y el salitre, peruanos, compitieran. Pero aún antes de entrar en vigor la ley, el gobierno debió retirarla porque sus costos serían mayores a las ganancias obtenidas. En 1875 el mismo gobierno decidió estatizar todas las empresas salitreras y de esa manera controlar el precio del salitre.

Sin embargo, las salitreras bolivianas operadas por la CSFA impedían al Perú controlar el precio internacional del nitrato, por lo cual el gobierno peruano trató de hacer valer su influencia sobre Bolivia para impedir esa competencia. Por medio de un testaferro, H. Meiggs, Perú compró las licencias bolivianas de explotación de los recién descubiertos depósitos de "Toco", al sur del río Loa, impidió la firma de acuerdo Corral-Lindsay y quiso impedir la firma del Tratado de Límites de 1874 (que eximía de impuestos a las compañías chilenas del salitre). En 1878 el socio británico de la CSFA, que era también encargado de vender el guano peruano en Europa, Henry Gibbs, presionó a la gerencia de la CSFA para que limitara su producción y advirtió a la gerencia que tendrían dificulades administrativas en Bolivia por encargo de un gobierno "limítrofe" si no reducían sus expectativas.[6] :69 En el cenit de la crisis, el 14 de febrero de 1879, se esperaba que el consul peruano en Antofagasta sería el mayor postor en el remate de la CSFA.[7]

Crisis[editar]

El impuesto de los 10 centavos[editar]

Anteriormente, en 1875, el municipio de Antofagasta había intentado imponer un impuesto de 3 centavos a la CSFA, pero el Consejo de Estado de Bolivia, presidido por Serapio Reyes Ortiz quien sería durante la crisis Ministro de RR.EE. de Bolivia, había rechazado el impuesto "por violar el Tratado de Límites de 1874 y la licencia de noviembre de 1873".[8]

En 1878, el congreso de Bolivia se abocó al estudio de la licencia a la CSFA de noviembre de 1873, basandose en una interpretación de la ley del 22 de diciembre (que dió a lugar a la licencia de 1873) que entendía que todos las renegociaciones debían ser aprobadas por el congreso. La empresa sostenía que solo en caso de desavenencia entre el gobierno y la empresa. Finalmente la Asamblea Nacional Constituyente boliviana mediante una ley del 14 de febrero de 1878 aprobó la licencia a condición de que la compañía pagara un impuesto de 10 centavos por quintal de salitre exportado.

En lo que respecta a la CSFA, el cobro del impuesto de 10 centavos sobre quintal exportado violaba la licencia de noviembre de 1873 y el artículo IV del Tratado de límites de 1874 en que Bolivia se comprometió a no subir durante 25 años los impuestos a las empresas chilenas. Por ello, la compañía se negó a pagar el impuesto y solicitó la representación del gobierno chileno, que le fue otorgada, desencadenándose un conflicto diplomático, amén de un conflicto interno en el gobierno chileno pues algunos de sus miembros eran accionistas en la CSFA y otros tenían intereses invertidos en Bolivia que temían perder si el conflicto llegaba a mayores.

A lo largo de los meses siguientes, el gobierno boliviano se abstuvo de implementar la ley mientras se discutían las objeciones presentadas por el gobierno chileno. El 8 de noviembre, el canciller chileno, Alejandro Fierro, envió una nota al canciller Martín Lanza indicando que el Tratado de 1874 podría declararse nulo si se insistía en cobrar el impuesto, renaciendo los derechos de Chile anteriores a 1866. El 17 de noviembre, el gobierno de La Paz ordenó al prefecto del departamento de Cobija que aplicara la ley del impuesto para iniciar las obras de reconstrucción de Antofagasta. Aunque ambas partes propusieron la resolución del conflicto por vía de un arbitraje, tal como lo contemplaba el Protocolo de 1875, este no llegó a realizarse ya que mientras el gobierno de Chile exigía que se suspendiera la ejecución de dicha ley hasta que su legalidad fuese determinada por un árbitro, el gobierno de Bolivia exigía que el blindado Blanco Encalada y sus fuerzas navales se retiraran de la bahía de Antofagasta. El 6 de febrero, ante las protestas por parte de la Compañía de Salitres por la ley del impuesto y dado que el contrato no había cumplido con los trámites para declararlo, el gobierno de Bolivia rescindió el contrato con la Compañía de Salitres y Ferrocarriles de Antofagasta y ordenó rematar sus bienes para cobrar los impuestos generados desde febrero de 1878.

En Chile, la decisión de impedir el remate se tomó la mañana del 11 de febrero, cuando, en una sesión especial del gabinete chileno, se recibió un telegrama del norte, conteniendo textualmente un mensaje del ministro plenipotenciario de Bolivia "Anulación de la ley de febrero, reivindicación de las salitreras de la compañía". El plan de rematar la propiedad de la CSFA decidió al presidente Aníbal Pinto a ordenar la ocupación de Antofagasta, que se realizó el 14 de febrero de 1879, ocupando tropas chilenas el litoral reclamado por Bolivia.[n 1] El 14 de febrero, el día del remate, tres naves chilenas arribaron a Antofagasta, Mejillones, Cobija y Caracoles reinvindicándose estos territorios. El 16 de febrero, llegó a Lima el ministro boliviano Serapio Reyes a fin de exigirle al gobierno peruano que cumpliera con el tratado de alianza defensiva de 1873. El 27 de febrero, Hilarión Daza decretó el estado de sitio en Bolivia.

Mediación de Perú y declaración de guerra de Bolivia[editar]

El Perú, que había suscrito el Tratado de Alianza Defensiva con Bolivia de carácter secreto en 1873 y al que Argentina no se adhirió finalmente,[9] trató de persuadir al gobierno de La Paz para someterse a un arbitraje con la misión Quiñones,[10] figura que se encontraba estipulada en el protocolo complementario de 1875, toda vez que se trataba de un "problema tributario" y no territorial. El gobierno peruano ordenó preparar su armada y alistar su ejército y, para mediar en el conflicto, envió a su ministro plenipotenciario José Antonio de Lavalle a Chile; la misión del diplomático fracasó. El canciller chileno Alejandro Fierro preguntó al plenipotenciario peruano sobre la existencia de un "Tratado Secreto" firmado con Bolivia en 1873. Lavalle no tenía instrucciones sobre ello y le indicó que en la comisión diplomática del congreso a la que él pertenecía no se había tocado ese tema. En Lima el 20 de marzo, el presidente peruano le expuso al representante chileno Godoy que el tratado existía y que convocaría al congreso peruano para evaluar qué actitud tomar ante Chile y Bolivia.

El 1 de marzo, el gobierno de Bolivia emite un decreto por el que se corta tanto el comercio como la comunicación con Chile, se dispone la expulsión de los residentes chilenos, el embargo de sus bienes, propiedades e inversiones, y desconocer toda transferencia de intereses chilenos hecha con posterioridad al 8 de noviembre, cuando el gobierno chileno advirtió de las consequencias de la no suspensión del impuesto en cuestión. El 15 de marzo, Chile inició preparativos para ocupar más al norte del paralelo 23. Con ello, el 23 de marzo, tuvo lugar la batalla de Calama, en la que las fuerzas chilenas vencieron a un grupo de civiles bolivianos. El 5 de abril de 1879, tras la negación peruana a permanecer neutral, Chile declaró la guerra a Bolivia y Perú.

Campaña naval[editar]

A comienzos de la guerra era evidente que antes de cualquier operación militar en un terreno tan difícil como el desierto de Atacama, debía ganarse el control de los mares.

El poder de la escuadra chilena se basaba en las fragatas blindadas gemelas, Cochrane y Blanco Encalada, de 3560 toneladas, 6 cañones de 250 libras de avancarga, 2 de 70, y 2 de 40 libras, blindaje de 9 pulgadas, velocidad máxima de 11 nudos. El resto de la escuadra estaba formada por las siguientes naves de madera: las corbetas Chacabuco, O’Higgins y Esmeralda, la cañonera Magallanes y la goleta Covadonga.

La escuadra peruana basaba su poder en la fragata blindada Independencia y el monitor Huáscar. La Independencia desplazaba 3.500 toneladas, tenía un blindaje de 4½ pulgadas, 2 cañones de 150 libras, 12 de 70, 4 de 32, 4 de 9 libras, y andar de 11 nudos a su máxima velocidad. El monitor Huáscar deplazaba 1745 toneladas, blindaje de 4½ pulgadas, 2 cañones de 300 libras de avancarga, ubicados en la torre giratoria, y velocidad máxima de 12 nudos, con lo cual posiblemente era la nave de combate más moderna de la marina de guerra del Perú. Completaban la escuadra peruana los monitores fluviales Atahualpa y Manco Cápac, la corbeta de madera Unión y la cañonera de madera Pilcomayo. Bolivia contaba con buques de guerra como el Guardacostas Bolívar, el Guardacostas Mcal. Sucre y las embarcaciones Laura y Antofagasta.[cita requerida]

El puerto peruano de Iquique fue bloqueado por parte de la armada chilena. En el Combate naval de Iquique, el 21 de mayo de 1879, el monitor Huáscar, logró hundir a la corbeta chilena Esmeralda. El mismo día, en Combate naval de Punta Gruesa la fragata Independencia se enfrentó con la goleta Covadonga, la que astutamente dirigida logró que su adversario encallara en Punta Gruesa, en su afán de espolonear a la Covadonga y dónde terminó sufriendo el bombardeo de ésta. El resultado de ese día en Iquique y Punta Gruesa caló hondo en la opinión pública de ambos países. Le dieron una victoria pírrica al Perú: el bloqueo del puerto de Iquique fue levantado y las naves chilenas fueron hundidas o abandonaron el área pero la escuadra peruana perdió a la fragata blindada de 3500 toneladas, la mayor nave de la escuadra de la marina de guerra del Perú, representó un golpe irreparable para ésta.[11]

Pese a su condición de inferioridad numérica, el comandante del Huáscar mantuvo en jaque a toda la escuadra chilena durante 6 meses. Entre las acciones más destacadas de las llamadas correrías del Huáscar se cuentan: el primer combate naval de Antofagasta (26 de mayo de 1879) y el segundo combate naval de Antofagasta (28 de agosto de 1879). El punto culminante fue la captura del vapor Rímac, el 23 de julio de 1879. En esta acción, Grau no sólo capturó dicho buque, sino también el regimiento de caballería Carabineros de Yungay el cual se encontraba a bordo. Este hecho causó una crisis en el gobierno chileno que provocó la renuncia del almirante Juan Williams Rebolledo. Tras la renuncia de Williams, el mando de la escuadra chilena fue entregado al comodoro Galvarino Riveros Cárdenas quien se abocó a dar caza al Huáscar.

El combate decisivo de la campaña naval tuvo lugar en Punta Angamos, el 8 de octubre de 1879. En este combate, el monitor Huáscar, junto con la Unión, que logró escapar, fue finalmente capturado por la armada de Chile, a pesar del intento de hundirlo por parte de su tripulación. El combate naval de Angamos marcó el fin de esperanzas peruanas en la campaña naval de la Guerra del Pacífico.

Campañas terrestres[editar]

Operaciones militares tras la caída de Lima. Los desplieges de tropas chilenas a menudo eran resistidos por las guerrillas y montoneros peruanos, lo que no aparece en el mapa.

Las tropas del ejército chileno iniciaron una serie de maniobras militares en las provincias de Tarapacá, Tacna y Arica. Las victorias de Pisagua, Pampa Germania y Dolores, a fines de 1879, aseguraron el dominio chileno sobre el departamento de Tarapacá, así como las de Tacna y Arica en 1880. La batalla de Tarapacá fue una victoria aliada, pero ésta no cambió el curso de los acontecimientos a favor de los aliados, pues Bolivia se retiró de la guerra después de la batalla del Alto de la Alianza en Tacna y Chile siguió luchando contra el Perú.

Desembarco en Pisagua[editar]

Campaña de Tarapacá[editar]

Campaña de Tacna y Arica[editar]

Conferencia de Paz de Arica[editar]

Campaña de Lima[editar]

La capital peruana vivía desconectada del resto del país y subestimó completamente la situación bélica, lo que contribuyó a desestabilizar completamente su clase política y a evitar una preparación efectiva para enfrentar el desembarco chileno al sur de la ciudad. En enero de 1881, las tropas chilenas entraron en Lima, después de las batallas de San Juan y Miraflores. En esta última, la propia población civil defendió sin éxito la ciudad cuando el ejército chileno atacó tres de los doce reductos. Después de la batalla, hubo incendios y saqueos en los poblados de Chorrillos y Barranco.

Campaña de la Breña[editar]

Las fuerzas chilenas establecieron su autoridad y se impusieron cupos de guerra a la población limeña. Se impuso el orden en la ciudad, en las zonas de ocupación, y se restablecieron las actividades. Sin embargo, este orden no evitó la salida de objetos y bienes científicos o culturales, tales como instrumentos, herramientas, mobiliario y libros, algunos de los cuales fueron enviados a Chile, terminando otro tanto en manos de privados de ambos países.

El dictador Nicolás de Piérola Villena, quien se retiró de la capital para pretender seguir gobernando desde el interior del país, fue sustituido por un gobierno civil a cargo de Francisco García Calderón, que se negó a firmar la entrega del Departamento de Tarapacá.

Sin posibilidades de firmar la paz, el jefe de la ocupación chilena Vicealmirante Patricio Lynch estableció su cuartel militar en el Palacio de Pizarro en Lima y dirigió el combate contra la resistencia peruana en la sierra, en lo que se denomina la Campaña de la Breña o de la sierra, enfrentando abundantes actos de sedición en la misma ciudad y, posteriormente, una resistencia claramente organizada.

Expedición de Letelier[editar]

Después de los enfrentamientos en San Juan y Miraflores, el entonces Coronel peruano Andrés Avelino Cáceres y otros, como el capitán José Miguel Pérez, decidieron llegar a los Andes Centrales para organizar y reiniciar la resistencia al ejército de ocupación chileno. Para ello, el 15 de abril de 1881, se embarcaron en la estación de Viterbo, evadiendo la vigilacia de los soldados chilenos, con destino final la ciudad de Jauja. Así, y en gran medida ayudado por su profundo conocimiento de la lengua quechua, Cáceres organizó la defensa entre la población civil de la Sierra Central y el Coronel Gregorio Albarracín en la Sierra Sur, quienes ejecutaron una efectiva guerra de guerrillas durante tres años. Eligieron la breña de los Andes Centrales porque presentaba una topografía excelente para aplicar la estrategia de guerra de guerrillas y, también, porque existían nuevos elementos humanos, aunque sin entrenamiento y con escaso armamento para una lucha prolongada.

Campaña de 1882[editar]

La resistencia militar liderada por Cáceres en la regiones sur y centro andinas obtuvo varias victorias contra las fuerzas chilenas y se dirigió a Cajamarca, en la sierra norte, para evitar el encumbramiento de Miguel Iglesias, quien desde 1882 había manifestado firmar la paz con el gobierno chileno, aceptando cesión territorial.

Grito de Montán[editar]

El 3 de mayo de 1883, la base del Tratado de Ancón ya estaba acordada entre Patrico Lynch y Miguel Iglesias quien firmó este convenio inicial desde Cajamarca.[12]

Campaña de 1883[editar]

El 10 de julio de 1883, se desarrolló la decisiva Batalla de Huamachuco entre Cáceres y Alejandro Gorostiaga, finalizando con una victoria chilena. Miguel Iglesias envió una comisión especial para felicitar a Gorostiaga por su victoria. Montero, por su parte, tuvo que salir de Arequipa para evitar la destrucción de la ciudad. El 20 de octubre de 1883 terminó en Ancón la discusión de los términos del tratado de paz. Una vez firmado el Tratado de Ancón, el 11 de marzo de 1884, la Asamblea Constituyente aprobó el Tratado. Iglesias marchó hacia Lima para asumir el gobierno del Perú.

Después de la guerra, las diferencias entre Cáceres e Iglesias dieron origen a una guerra civil entre los partidarios de ambos líderes, que finalizó en 1885 con el triunfo del primero.

Intervención extranjera[editar]

Los intereses comerciales y financieros en la zona estaban de acuerdo en que la guerra no les era favorable porque por un lado afectaban las vías del comercio y navegación, por otro lado dificultaban el pago de las deudas de los países beligerantes. Por esa razón siempre buscaron terminar la guerra.[13]

Tras la ocupación chilena de Tarapacá, los gobiernos de Perú y Bolivia trataron de involucrar a los Estados Unidos de America a su favor para impedir la cesión de territorios a Chile.[14] :41 El representante boliviano en los EE.UU. ofreció consesiones de guano y salitre a inversionistas estadounidenses a cambio de una protección contra Chile.[15] :131[14] :42 Los grupos de intereses acreedores del Perú, "Credit Industriel" y "Peruvian Company", ofrecieron al Presidente Peruano García Calderón pagar la deuda externa peruana y las reparaciones de guerra a Chile a cambio de los derechos sobre la explotación y comercio del guano y salitre peruanos. Con la aquiesciencia de García Calderón comenzaron a hacer lobby en los EE.UU. para impedir la cesión de territorios.

Por su parte los diplomáticos estadounidenses temían una intervención de las potencias europeas contraria a su Doctrina Monroe que disminuiría sus expectativas de expansión económica en Latinoamerica. Sin embargo, también habían intereses economicos personales en el asunto, cuando el representante de EE.UU. en Lima, Stephen A. Hurlbut, aceptó una propuesta peruana de entregar Chimbote como base naval a los EE.UU. mas concesiones carboníferas, en que estas últimas quedarían a su nombre. En ese momento Hurlbut envió una carta a Patricio Lynch advirtiéndole que los Estados Unidos de Àmerica no permitirían la cesión de territorios peruanos.[15] :132 En 1881 asumió el poder en los EE.UU. Chester A. Arthur, que no estaba dispuesto a inmiscuirse de tal manera en los asuntos sudamericanos.

El historiador estadounidense Kenneth D. Lehmann comenta la política de su país con las siguientes palabras:

Washington se había inmiscuido en una controversia sin tener una proposición realista: el anhelo moralizante de los EE.UU. tenía un aire de hipocresía a la luz de su propia historia, y las amenazas veladas no eran plausibles.[14] :45

En cuanto a una intervención de Gran Bretaña en la guerra, el historiador marxista británico Victor Kiernan, tras un detallado análisis de los documentos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña (Foreign Office) enfatiza que el Ministerio de RR.EE. de Gran Bretaña nunca contempló intervenir activamente, pero estaba sumamente preocupado de no favorecer a algún beligerante lo que le traería otra vez consecuencias legales como ya le había sucedido en la guerra de sucesión de los EE.UU.[16]

Durante la guerra los beligerantes pudieron comprar armas en Europa y EE.UU. tantas como pudieran pagar (aunque no barcos de guerra británicos) y firmas como la internacional Baring Brothers no tuvieron escrúpulos en negociar con ambos lados.[17] :129 [16] :18 Por ejemplo el Perú 1879-1880 adquirió armas en los EE.UU., Europa, Costa Rica y Panamá, que eran descargadas en el caribe panameño, transportadas por tierra al Pacífico y de allí al Perú en los barcos Talismán, Chalaco, Limeña, Estrella, Enriqueta, y Guadiana.[18]

Saqueos, contribuciones de guerra y daños a neutrales[editar]

Caricatura publicada en la revista chilena Padre Cobos en 1882. El Ministro Balmaceda lava sus manos en inocencia y ordena al intendente de Santiago Mackenna deshacerse del pesado león peruano. La elite de Santiago observa con placer la llegada de la estatua. El padre Cobos y un niño negro juegan alrededor de la escena.

Los saqueos y las contribuciones de guerra durante el conflicto han sido olvidados en Chile y fuente de resentimiento en Peru. El historiador chileno Milton Godoy Orellana[19] distingue cuatro casos: 1)saqueos en Chorrillos y Miraflores 2)saqueos en Lima cometidos por peruanos antes de la entrada de las tropas chilenas a la ciudad 3)confiscación de locomotoras, rieles, imprentas, armas, etc, realizada por el ejercito ocupante. Estas expropiaciones estaban permitidas por las leyes de guerra del siglo 19. El gobierno chileno las dirigia a través de la "Oficina Recaudadora de las Contribuciones de Guerra" cuyas tareas eran hacer inventario, confiscar, registrar y confirmar el envío a Chile tanto como el destinatario y el remitente. El propósito de la confiscación era obtener la paz. No existe una lista general de los bienes confiscados, pero muchos de los envios quedaron registrados en cartas oficiales y privadas, artículos en periódicos, listas de cargas navieras, etc. 4)la requisición de bienes culturales peruanos. El desarrolo de las leyes internacionales relacionadas con la protección de los objetos de gran valor cultural se desarrolló en los siglos 18 y 19, pero la idea de proteger los bienes culturales surgió en Europa en el siglo 18.[20] El Código Lieber de 1863, que protege incondicionalmente los objetos de arte en un conflicto armado (Art. 35), expresamente consiente la utilización de propiedad cultural como reparación de guerra (Art. 36).[21] El historiador chileno Sergio Villalobos señala que los Estados Unidos de América aceptaron en 1871 la confiscación de obras de arte, pero que el Proyecto de una Declaración Internacional concerniente a las Leyes y Costumbres de Guerra de 1874 consideraba que los objetos de arte debían ser protegidos.[22] En marzo de 1881 el Gobierno de Ocupación requisó 45,000 libros de la Biblioteca Nacional del Perú,[22] pero de hecho muchos de ellos fueron vendidos por peruanos en Lima por lo que es discutido cuantos de los libros quedaron en manos chilenas. Cuando en marzo de 1881 comenzaron a aparecer los libros, la opinión pública en Chile comenzó a discutir sobre la legitimidad de la confiscación de libros, óleos, estatuas, etc, o "robo internacional" como lo describió un periodista del periódico "La Època". El 4 de febrero de 1883 en una sesión de la Cámara de Diputados de Chile, el diputado Augusto Matte Pérez interpeló al ministro del interior José Manuel Balmaceda sobre los "oprobiosos y humillantes" cargamentos de bienes culturales peruanos. El diputado Montt exigió la devolución de los bienes y fue apoyado por sus colegas McClure y Puelma. El ministro prometió impedir futuras exanciones y repatriar los objetos mencionados en la discusión. Aparentemente lo hizo, porque los envíos cesaron y las estatuas no estan. Pero no fue sino hasta noviembre de 2007 que Chile devolvió 3,778 libros a la Biblioteca Nacional del Perú.[23] S. Villalobos considera que no había justificación para el robo.[24]

Otra tema fue los daños causados por las acciones de guerra a las propiedades de ciudadanos de países neutrales. En 1884 se constituyeron los Tribunales Arbitrales cada uno con un juez nombrado por Chile, un juez nombrado por el pais del demandante, y un juez nombrado por Brasil para juzgar sobre reclamaciones de ciudadanos de Gran Bretaña (118), Italia (440), Francia (89) y Alemania. El tribunal "italiano" acogió demandas de ciudadanos belgas y el "alemán" de ciudadanos austríacos y suizos. Ciudadanos españoles se entendieron directamente con el Estado de Chile y los estadounidenses no se acogieron a la medida en aquel entonces. De acuerdo a las leyes internacionales vigentes fueron desatendidos los casos en que a)los extranjeros tenían residencia habitual en los paises beligerantes b)el lugar en cuestion había sido zona de combate (el caso de Chorrillos, Arica, Miraflores, Pisagua y Tacna) c)los daños habían sido causados por soldados fuera de la jerarquía (desertores, perdidos). Solo un 3,6% de la cantidad demandada fue concedida por los tribunales.[25]

Consecuencias[editar]

Restos humanos de soldados bolivianos, chilenos y peruanos exhumados de tumbas temporales para ser sepultados definitivamente en el Mausoleo de Tacna en 1910.[26]

El coste del conflicto en vidas humanas fue alto, sobre todo en lo que se refiere a pérdidas de vidas civiles. Un recuento hace calcular que las bajas estuvieron entre los 14,000[1] [27] y 23,000[28] muertos, entre civiles y militares, a lo largo de la guerra.

La guerra concluyó oficialmente el 20 de octubre de 1883 con la firma del Tratado de Ancón, mediante el cual el Departamento de Tarapacá pasó a manos chilenas permanentemente y las provincias de Arica y Tacna quedaron bajo administración chilena por un lapso de 10 años, al cabo del cual un plebiscito decidiría si quedaban bajo soberanía de Chile, o si volvían al Perú.

A la firma de este tratado, el Departamento de Tacna contaba con tres provincias: Tacna, Arica y Tarata. En 1885, dos años después del tratado, Chile ocupó la provincia de Tarata, la cual fue devuelta al Perú el 1 de septiembre de 1925 por resolución del árbitro Calvin Coolidge, presidente de los Estados Unidos.

El plebiscito previsto en el Tratado de Ancón nunca se llevó a cabo y no fue hasta 1929 que se firmó el Tratado de Lima, que contó con la mediación de Estados Unidos, que decidió que gran parte de la provincia de Tacna fuese devuelta al Perú mientras que Arica y el resto quedara definitivamente en manos de Chile.

El Estado de Chile pudo iniciar un proceso de chilenización dirigido a la población de Tacna, Arica y Tarapacá, interviniendo en las organizaciones privadas y públicas de la zona. A inicios del siglo XX, la chilenización se hizo más intensiva y compulsiva, llegando a puntos exacerbados hacia el primer centenario de la Independencia de Chile,[29] por la actividad de ciertos grupos de población civil chilena, de naturaleza nacionalista, que comenzaron la creación de "ligas patrióticas" con la finalidad de desaparecer los rasgos peruanos de los territorios de Tacna, Tarata, Arica y Tarapacá.

La paz entre Chile y Bolivia fue firmada en 1904. Sin embargo, el tratado de paz entre ambas naciones, en el cual Bolivia definitivamente reconocía la permanente soberanía chilena sobre el territorio previamente en disputa, ha sido origen constante de tensiones diplomáticas entre ambos países durante el siglo XX y comienzos del siglo XXI, debido a que Bolivia perdió toda posibilidad de salida soberana al océano Pacífico.

Tras su victoria, Chile tomó posesión no sólo de una importante extensión territorial, sino también de enormes depósitos salitreros, guaneros y de cupríferos. Éstos fueron adquiridos mayoritariamente por capitales británicos, por medio de la compra de bonos desvalorizados emitidos antes del conflicto por Perú y adquiridos a bajos precios con préstamos de bancos chilenos, que los hacían dueños de las salitreras.

El salitre fue la principal fuente de riqueza de Chile hasta el descubrimiento del salitre sintético por los alemanes, durante la Primera Guerra Mundial.

Después de la ocupación chilena de Lima en 1881, el gobierno argentino ordenó alistar el ejército, la compra de un blindado, de material de guerra y la construcción de un línea férrea hasta los Andes como vía de abastecimiento. Con ello ambos países se colocaron al borde de una guerra, aceptando la mediación del gobierno estadounidense.[30] El 22 de octubre de 1881, se canjearon en Santiago las ratificaciones del Tratado de límites entre Chile y Argentina, un acuerdo con el que se definieron con precisión los límites preexistentes entre la Argentina y Chile en la región patagónica.[31] [32] Con este tratado, se entendía en Chile que Argentina se comprometía tácitamente a la neutralidad en la guerra que se libraba en el Pacífico y que no firmaría el Tratado de Alianza Defensiva Perú–Bolivia.

En 1883, Chile quedó en posesión de la Puna de Atacama de 75 000 km², que hasta entonces había pertenecido a Bolivia y la consideró de su propiedad después del Tratado de Tregua de 1884. Sin embargo, diversos tratados y mediaciones entre Bolivia, Argentina y Chile concluyeron en 1889, cuando Argentina renunció a su reclamo sobre Tarija y Chichas reconociéndolas como territorio de Bolivia, y en 1899, cuando 64 000 km² de la Puna de Atacama quedaron para la Argentina y 11 000 km² para Chile.[33]

Vías de comunicación[editar]

Flujo de noticias durante la guerra. Las distancias son ortodrómicas en kilometros, para rutas marinas y terrestres.

Un factor importante en el desarrollo de la guerra le cupo a las vías de comunicación. Desde 1876 un cable submarino unía Lima y Santiago,[34] :72 y durante la guerra se conectaron Antofagasta y Arica.[35] Los barcos de guerra de Perú y Chile trataron de controlar o cortar el cable según las necesidades militares.[36]

Lima no estaba conectada con Panamá, que era el extremo sur de la red norteamericana de cable. Valparaíso estaba conectado con Buenos Aires por cable desde el 26 de Julio de 1872. Buenos Aires, a su vez, estaba conectado con Londres y Londres con Nueva York.[34]

La Paz, capital de Bolivia, no estaba conectada por telégrafo al resto del mundo. Las noticias que llegaban a Tacna, Arica o Antofagasta con destino a La Paz debían ser llevadas a pié o a lomo de caballo[37] Desde Tacna o Arica demoraba unos seis días, desde Antofagasta, Cobija o Tocopilla el viaje demoraba 14 dias. Existía la alternativa de la ruta La Paz-Chichilaya-Puno-Juliaca-Mollendo que permitía usar el ferrocarril de Puno a Mollendo y la lancha desde Chichilaya a Puno. En Bolivia solo Tupiza a 606 kilómetros (376,550942352 mi) de La Paz estaba conectada por telégrafo a Buenos Aires, solo desde el 11 de febrero de 1879.[38]

En las ciudades costeras el medio de transporte tradicional eran los vapores que unían Valparaíso, Caldera, Antofagasta, Iquique, Arica y Lima con el resto del mundo.

La interrupción de las líneas de comunicación y la falta de un cable (directo) desde la zona de guerra ocasionaba problemas a la prensa para informar sobre los acontecimientos. Por otra parte la costa oeste era inportante para inversionistas, agricultores, fabricantes, funcionarios y políticos debido a los compromisos financieros y políticos. Por eso tanto el Times de Londres como el New York Times cubrían la zona de la mejor manera posible en ausencia de reporteros propios con la ayuda de noticias compuesta de informes de compañías de comercio, informes de los representantes de gobierno, del Lloyd de Londres y artículos del Panama Star and Herald y de Reuters. El resultado era una mezcla de despachos cortos con solo unos días de atraso desde ciudades con conección de cable y informes de tres o cuatro semanas de antiguedad llevados por vapores a Nueva York o Londres. Por ejemplo, el combate naval de Iquique ocurrido el 21 de mayo fue mencionado en sendos artículos en el Times y en el New York Times el 30 de mayo, aunque con un contenido errado. Solo el 17 de Junio se informo correctamente en el Times e Londres del resultado del combate.[34] :72–74

Véase también[editar]


Impacto cultural

Galerías de Òleos

Notas[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d White, Matthew (Marzo de 2011). «Nineteenth Century Death Tolls: Statistics of Wars, Oppressions, and Atrocities of the Nineteenth Century (the 1800s) - Between 10,000 and 100,000 - 29. War of the Pacific (1879-83)» (HTM) (en inglés). necrometrics.com. Consultado el 14 de abril de 2012. «Clodfelter, Michael (s/f). Warfare and Armed Conflict: A Statistical Reference to Casualty and Other Figures (1618-1991) y Dumas, Samuel, and K. O. Vedel-Petersen (1923). Losses of Life Caused by War: Bolivia: 920, Chile: 5,276, Peru: 9,672, TOTAL: 13,868;
    Singer, Joel David (1972). The Wages of War (1816-1965): Bolivia: 1,000, Chile: 3,000, Peru: 10,000, TOTAL: 14,000».
     
  2. Sater, William F. (2007). Andean Tragedy: Fighting the War of the Pacific, 1879-1884 (en inglés). Estados Unidos: University of Nebraska Press. pp. 348–349. ISBN 978-0-8032-4334-7. 
  3. Charles Messenger (31 October 2013). Reader's Guide to Military History. Routledge. pp. 549–. ISBN 978-1-135-95970-8. 
  4. Ronald Bruce St. John, The Bolivia-Chile-Peru Dispute in the Atacama Desert, page 12-13:
    Even though the 1873 treaty and the imposition of the 10 centavos tax proved to be the casus belli, there were deeper, more fundamental reasons for the outbreak of hostilities in 1879. On the one hand, there was the power, prestige, and relative stability of Chile compared to the economic deterioration and political discontinuity which characterised both Peru and Bolivia after independence. On the other, there was the ongoing competition for economical and political hegemony in the region, complicated by a deep antipathy between Peru and Chile. In this milieu, the vagueness of the boundaries between the three states, coupled with the discovery of valuable guano and nitrate deposits in the disputed territories, combined to produce a diplomatic conundrum of insurmountable proportions
  5. Nicolás Cruz; Ascanio Cavallo (1981). Las guerras de la guerra: Perú, Bolivia y Chile frente al conflicto de 1879. Instituto Chileno de Estudios Humanísticos. 
  6. Manuel Ravest Mora, "La Casa Gibbs y el Monopolio Salitrero Peruano, 1876-1878", Historia N°41, vol. I, enero-junio 2008: 63-77, ISSN 0073-2435
  7. Querejazu, 1979, p. 211
  8. Querejazu, 1979, p. 177
  9. Rawson, Guillermo (27 de septiembre de 1873). «Carta de Guillermo Rawson a Plácido S[ánchez]. de Bustamante después de aprobada en la Cámara de Diputados la adhesión a la Alianza Perú-Bolivia». Consultado el 15 de abril de 2012. 
  10. Basadre, Jorge (2005), La guerra con Chile, sus orígenes y declaratoria
  11. Peruwarships (2005). «Iquique - Correrías del Húascar». Archivado desde el original el 7 de diciembre de 2007. Consultado el 2006. 
  12. Vega, Juan José (2007). «Unas líneas más en torno a la gloria de Cáceres». Perú. Consultado el 2007. 
  13. Farcau, "The Ten Cents War", pág. 149
  14. a b c Kenneth Duane Lehman (1999). Bolivia and the United States: A Limited Partnership. University of Georgia Press. ISBN 978-0-8203-2116-5. 
  15. a b Fredrick B. Pike (1 January 1977). The United States and the Andean Republics: Peru, Bolivia, and Ecuador. Harvard University Press. ISBN 978-0-674-92300-3. 
  16. a b Kiernan, 1955
  17. Lawrence A. Clayton (1985). Grace: W.R. Grace & Co., the Formative Years, 1850-1930. Lawrence Clayton. ISBN 978-0-915463-25-1. 
  18. Rubilar Luengo, Mauricio E. (2004), «Guerra y diplomacia: las relaciones chileno-colombianas durante la guerra y postguerra del Pacífico (1879–1886)» (en Spanish), Revista Universum 19 (1): 148–175, doi:10.4067/s0718-23762004000100009, http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0718-23762004000100009&script=sci_arttext 
  19. GODOY ORELLANA, Milton. "HA TRAÍDO HASTA NOSOTROS DESDE TERRITORIO ENEMIGO, EL ALUD DE LA GUERRA: CONFISCACIÓN DE MAQUINARIAS Y APROPIACIÓN DE BIENES CULTURALES DURANTE LA OCUPACIÓN DE LIMA, 1881-1883". Historia (Santiago) [online]. 2011, vol.44, n.2 [citado 2014-10-26], pp. 287-327 . Disponible en: <http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0717-71942011000200002&lng=es&nrm=iso>. ISSN 0717-7194.
  20. Cunning, Andrera (2003). Safeguarding of Cultural Property in Times of War & (and) Peace, The 11 (1 Article 6). Tulsa Journal of Comparative and International Law. p. 214. 
  21. Andrea Gattini, Restitution by Russia of Works of Art Removed from German Territory at the End of the Second World War, http://www.ejil.org/pdfs/7/1/1356.pdf , page 70
  22. a b Villalobos, 2004, p. 230
  23. Dan Collyns (November 7, 2007). «Chile returns looted Peru books». BBC. Consultado el 2007-11-10. 
  24. Villalobos, 2004, p. 233
  25. Villalobos, 2004, pp. 259–262
  26. Página wb "Soberaniachile.cl", http://www.soberaniachile.cl/mitos_sobre_los_trofeos_de_guerra_peruanos_traidos_a_chile.html , del 16 de diciembre de 2014
  27. «Inventory of Conflict and Environment: Bolivia Chile war» (HTM) (en inglés). www1.american.edu. 
  28. Ljubetic Vargas, Iván (s/f). «Chile y Bolivia. La guerra del salitre» (HTM). www.puntofinal.cl. 
  29. Vásquez, Juan (2006). «Visión del Siglo 20. Período entre Tratados de 1883 y 1929» (HTM). www.infoarica.cl. Consultado el 2007. 
  30. Universidad del CEMA (2000). «Reanudación de las negociaciones entre la Argentina y Chile por el conflicto limítrofe» (HTM). www.cema.edu.ar. Consultado el 17 de febrero de 2007. 
  31. Ravest Mora, Manuel (2005). «La Patagonia oriental según real cédula de 1570» (PHP). www.scielo.cl. Consultado el 22 de enero de 2007. 
  32. Lacoste, Pablo (2002). «La guerra de los mapas Argentina y Chile: Una mirada desde Chile» (PHP). www.scielo.cl. Consultado el 22 de enero de 2007. 
  33. Historia de la relaciones exteriores de la Argentina
  34. a b c John A. Britton (30 December 2013). Cables, Crises, and the Press: The Geopolitics of the New Information System in the Americas, 1866-1903. UNM Press. ISBN 978-0-8263-5398-6. :71-
  35. Augusto Pinochet Ugarte. La Guerra Del Pacífico. Andres Bello. pp. 20–. GGKEY:TLF0S8WSFAA. 
  36. Mauricio Pelayo González (6 January 2015). «Combate Naval de Antofagasta». www.laguerradelpacifico.cl. www.laguerradelpacifico.cl. Consultado el 6 January 2015. 
  37. Querejazu, 1979, p. 230
  38. R.Querejazu, 1995 Cap XXXI Que se rinda su abuela carajo!
  39. filmaffinity web site, retrieved on 15 April 2015
  40. Páginas Heróicas

Bibliografía[editar]

  • Ahumada Moreno, Pascual (1892). Guerra del Pacífico: recopilación completa de todos los documentos oficiales, correspondencias y demás publicaciones referentes a la guerra, que ha dado a luz la prensa de Chile, Perú y Bolivia, conteniendo documentos inéditos de importancia. 8 vol. Valparaíso: Imprenta del Progreso. 
  • Arosemena Garland, Geraldo (1946). Gran Almirante Miguel Grau. Lima. 
  • Barros Arana, Diego (1890). Don José Francisco Vergara: discursos y escritos políticos y parlamentarios. Santiago de Chile: Imprenta Gutemberg. 
  • Basadre Grohmann, Jorge (2005). Historia de la República del Perú (1822-1933) (8.ª edición). Lima: Diario La República. ISBN 9972-205-62-2. 
  • Bisama Cuevas, Antonio (1909). Álbum Gráfico Militar de Chile. Campaña del Pacífico: 1879-1884. Santiago de Chile: Imprenta Universo. 
  • Bulnes, Gonzalo (1911). Guerra del Pacífico. vol. 1: De Antofagasta a Tarapacá (PDF). Valparaíso: Sociedad Imprenta y Litografía Universo. p. 745. 
  • Bulnes, Gonzalo (1914). Guerra del Pacífico. vol. 2: De Tarapacá a Lima (PDF). Valparaíso: Sociedad Imprenta y Litografía Universo. p. 740. 
  • Bulnes, Gonzalo (1919). Guerra del Pacífico. vol. 3: Ocupación del Perú - La Paz (PDF). Valparaíso: Sociedad Imprenta y Litografía Universo. p. 624. 
  • Casaretto Alvarado, Fernando (2003). Alma Mater: historia y evolución de la Escuela Naval del Perú. Lima: Imprenta de la Marina de Guerra del Perú. 
  • Comisión Permanente de Historia del Ejército del Perú (1983). La Guerra del Pacífico 1879-1883. Lima: Ministerio de Guerra. 
  • Comisión Permanente de Historia del Ejército del Perú (1983). La resistencia de la Breña. Lima: Ministerio de Guerra. 
  • Comisión Permanente de Historia del Ejército del Perú (1983). Huamachuco en el alma nacional (1882-1884). Lima: Ministerio de Guerra. 
  • Encina, Francisco (1984). Historia de Chile desde la Prehistoria hasta 1891. vol. XLII a XLVIII. Santiago de Chile: Editorial Ercilla. ISBN 956-10-1405-X. 
  • Lecaros, Fernando (1979). La Guerra con Chile en sus documentos (3.ª edición). Lima: Editorial Rikchay Perú. 
  • Paz Soldán, Mariano Felipe (1904). Narración histórica de la Guerra de Chile contra el Perú y Bolivia. Buenos Aires: Librería e Imprenta de Mayo. 
  • Ravest Mora, Manuel (1983). La compañía salitrera y la ocupación de Antofagasta 1878-1879. Santiago de Chile: Editorial Andrés Bello. 
  • VV.AA. (1979). Miguel Grau. Lima: Centro Naval del Perú. 
  • Varigny, Charles (1974). La guerra del Pacífico. Santiago de Chile: Editorial del Pacífico S.A. 
  • Vial Correa, Gonzalo (1995). Arturo Prat. Santiago de Chile: Editorial Andrés Bello. 
  • Vicuña Mackenna, Benjamín (1883). El álbum de la gloria de Chile. Santiago de Chile: Imprenta Cervantes. 
  • Kiernan, Victor (1955). Foreign Interests in the War of the Pacific XXXV (pages 14-36 edición). Duke University Press: Hispanic American Historical Review. 
  • Villalobos, Sergio (2004). Chile y Perú, la historia que nos une y nos separa, 1535-1883 (2. edición). Chile: Editorial Universitaria. ISBN 9789561116016. 


Enlaces externos[editar]