Ironclad

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La primera batalla entre ironclads: CSS Virginia (izquierda) contra el USS Monitor, en el año 1862 en la Batalla de Hampton Roads.

Un ironclad o buque blindado fue un tipo de buque de guerra propulsado por vapor de finales del siglo XIX, que estaba protegido por una armadura compuesta de placas de hierro o acero.[1]

Historia[editar]

El ironclad se desarrolló como respuesta a la vulnerabilidad de los buques de guerra de madera ante la aparición de los proyectiles incendiarios o explosivos. El primer buque de este estilo, el buque francés La Gloire, fue puesto en servicio por la Armada de Francia en 1859[2] y provocó que la Armada británica comenzase también a construirlos para su propia armada (ver HMS Warrior).

Después de los primeros enfrentamientos entre estos tipos de buques, durante la Guerra Civil de Estados Unidos, quedó demostrado que el ironclad había reemplazado a los anteriores buques de madera como buque de guerra más poderoso.[3] La importancia en la guerra naval que tuvo esta nueva clase de navío se vio en otros conflictos, como la Guerra del Pacífico. Este conflicto enfrentó a una alianza entre Perú y Bolivia en contra de Chile, saliendo éste último victorioso y esto en gran medida a la victoria obtenida en la campaña naval en la que sus buques blindados se impusieron a los de la Armada peruana.

Los ironclads fueron diseñados para diversas actividades: como acorazados de alta mar, naves de defensa costera o cruceros de largo alcance. La rápida evolución del diseño de buques de guerra a finales del siglo XIX transformó al ironclad en un navío construido completamente de acero, mucho más parecido a los acorazados y cruceros del siglo XX. Este cambio se produjo gracias al desarrollo de armas más pesadas (los ironclads de la década de 1880 llevaban algunas de las armas más pesadas jamás montadas en un buque), máquinas de vapor más sofisticadas y un avance en la metalurgia que posibilitó la fabricación de buques con acero.

Los avances del período de los ironclad supusieron que muchas de las naves de la época quedasen ya obsoletas antes incluso de haberse terminado de construir, y las tácticas navales sufrieron una importante crisis. Muchos ironclads fueron construidos para hacer uso del espolón o del torpedo, que un buen número de ingenieros navales consideraban armas cruciales para el combate naval. No existe un momento claro para la finalización de la época de los ironclad, pero a finales de la década de 1890 el término ironclad empezó a quedar en desuso.

El término Ironclad, es bastante amplio, y puede ser utilizado para referirse a distintos tipos de buques, entre los que estarían las fragatas blindadas -de batería lateral o de reducto central-, monitores y arietes de casamata

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Notas al pie[editar]

  1. (Hill,, p. 17)
  2. (Sondhaus,, pp. 73-74)
  3. (Sondhaus,, pp. 86)

Bibliografía[editar]