Combate de Tambillo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Combate de Tambillo
Guerra del Pacífico
San pedro de atacama 006.jpg
Iglesia ubicada en San Pedro de Atacama.
Fecha 6 de diciembre de 1879
Lugar Tambillo, San Pedro de Atacama, Chile.
Resultado Victoria boliviana
Beligerantes
Flag of Bolivia (state).svg Ejército de Bolivia Flag of Chile.svg Ejército de Chile
Comandantes
Flag of Bolivia (state).svg Coronel Rufino Carrasco Flag of Chile.svg Teniente Emilio A. Ferreira
Fuerzas en combate
70 hombres 24 hombres
Bajas
2 muertos
1 herido
9 muertos
11 prisioneros
[editar datos en Wikidata]

El Combate de Tambillo fue un enfrentamiento armado ocurrido el 6 de diciembre de 1879, entre el Escuadrón Movilizado "Francotiradores Vanguardia" de la V División, al mando del Coronel boliviano Rufino Carrasco, y la guarnición chilena que ocupaba el poblado de San Pedro de Atacama, por un pequeña patrulla del batallón "Granaderos a Caballo" al mando del Teniente Emilio Ferreira.

Antecedentes[editar]

Tras saberse el resultado de la Batalla de Calama, se movilizaron los civiles en Bolivia, formando diversos batallones. De esta manera se forma la V División, quedando como comandante de ésta el general Narciso Campero Leyes, quien sería después Presidente de la República de Bolivia. Dentro de la V División se encontraba el Escuadrón Movilizado Francotiradores Vanguardia, una unidad de caballería formada por jinetes tupiceños, cotagaiteños y tarijeños, a cargo del coronel Rufino Carrasco nacido en Talina (Tupiza). A mediados de 1879 la V División emprende rumbo de Tupiza a Potosí, y permanecen en aquel departamento algunas semanas.[1]

Una de las falencias de la V División era su falta de implementos bélicos, uniformes, alimentos y forraje. Su aspecto se asemejaba más a una montonera, que a un ejército regular.

Mientras la V División acampaba en Potosí, el 10 de septiembre de 1879, una montonera de 40 civiles bolivianos, al mando de Jaime Hoyos, tiende una emboscada al pelotón de 25 Cazadores a Caballo, al mando del Tte. Ríos, que estaban destacados en Río Grande, pueblo al norte de San Pedro de Atacama, siendo vencidos por el destacamento chileno, muriendo Hoyos y su segundo al mando.

Carrasco solicita permiso para llevar a sus francotiradores como avanzada exploratoria, y es así como sus tropas, tras una penosa travesía por el paso de Topaquincha, ocuparon Chiuchiu el 25 de noviembre de 1879; pero tras un tiroteo entre bolivianos y chilenos en el camino de Chiuchiu a Calama, ambas tropas se replegaron, lo cual canceló el plan inicial de las fuerzas de Carrasco de reivindicar Calama.

Las tropas bolivianas se refugiaron al norte de San Pedro de Atacama. El 3 de diciembre, un piquete chileno de 3 hombres se topó con las fuerzas de Carrasco; uno fue muerto, otro capturado y el restante logró huir dando la alarma al comandante Barboza. Para perseguirlo y no dar tiempo para preparación al rival, Carrasco y sus hombres emprenden marcha hacia San Pedro de Atacama.

El Tte. Emilio Ferreira, comandante de la guarnición chilena de San Pedro de Atacama, apenas recibe el mensaje de su soldado, despliega a sus 23 hombres en el desfiladero de Tambillo, legua y media al norte del pueblo. Al ser sorprendidos sus hombres por las tropas bolivianas, el Tte. Ferreira mandó soldados a solicitar refuerzos a Caracoles, en donde estaba el jefe de comandante de la guarnición de El Loa y comandante del Batallón de infantería "Cazadores del Desierto".

El combate[editar]

El combate se inició a las primeras horas del día 6, tan pronto como los chilenos parapetados tras unas pircas divisaron las fuerzas contrarias abrieron fuego de carabinas sobre ellas. Carrasco había ordenado al teniente coronel Moscoso que ataque por la izquierda, al teniente coronel Patiño, por el frente, en tanto él con la reserva, rodeaba al enemigo por la derecha. Tras un tiroteo de algunos minutos y agotadas sus municiones Ferreira se vio obligado a batirse en retirada siendo desalojado de sus posiciones por los jinetes bolivianos; por estar desmontados y por el hecho de haber sido dispersadas sus cabalgaduras durante la confusión del combate los soldados chilenos fueron fácilmente sableados o capturados por la caballería boliviana. Únicamente el Teniente Ferreira y tres soldados lograron escapar.

El efectivo chileno estaba formado por campesinos recién reclutados en el sur, y que apenas habían hecho una práctica de tiro (tres balas por hombre). El parque que disponían en San Pedro era escaso, pues no se pensaba en una incursión de los aliados.

Las fuerzas de Carrasco reconocieron 2 muertos y 1 herido, mientras que las de Ferreira dejaron en el campo 9 muertos y 11 prisioneros. El botin tomado por Carrasco consistió en 18 rifles Winchester con alguna dotación, 14 espadas y 16 caballos con sus monturas y correajes.

Tras el combate las fuerzas de Carrasco ocupan la población solicitando en seguida al general Campero el envio de refuerzos para sostener su posición, al no recibir respuesta y tras realizar un corto reconocimiento hacia el sur opta por retirarse hacía Bolivia volviendo a cruzar la cordillera.

Los 70 granaderos y 30 cazadores del Desierto despachados por el Comandante Bouquet con el fin de auxiliar a Ferreira y cortar la retirada a las fuerzas bolivianas llegaron a San Pedro de Atacama cuando ya había finalizado el combate y los bolivianos se habían retirado

Consecuencias[editar]

Las noticias de este enfrentamiento causaron conmoción en las fuerzas chilenas que ocupaban Antofagasta; pues creían que podía tratarse de la aparición de las vanguardias de la V División de Campero, anunciada tantas veces en marcha sobre el litoral, campaña que finalmente nunca se realizó.

La seguidilla de conspiraciones en el alto poder boliviano y el miedo del presidente Hilarión Daza Grosellé a que Campero le quitara aceptación popular y aliados provocó que el presidente ordenara abortar la misión de la V División y su repliegue hasta Oruro hasta nuevas órdenes, con lo cual Bolivia pierde definitivamente la crucial oportunidad de recuperar el Litoral perdido hace meses.

El mando chileno despachó tropas de refuerzo al interior y por el hecho de haber perdido la casi totalidad de hombres a su mando se siguió un consejo de guerra al Teniente Ferreira, su defensor fue el Tte Coronel Rafael Díaz Muñoz, durante 1880 fue absuelto, y reincorporado al ejército, combatiendo hasta la campaña de Lima.

Referencias[editar]

  1. Montero, Osvaldo (1979). «"Bolivia 100 Años Enclaustrada. Resumen de la Historia Diplomática con la República de Chile"» (1° edición). La Paz, Bolivia: Escuela de Artes Gráficas del Colegio Don Bosco.  .

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • Machuca, Francisco (1928). Las Cuatro Campañas de La Guerra del Pacífico Tomo II. 
  • Querejazú Calvo, Roberto (1998). Guano Salitre y Sangre, Historia de la Guerra del Pacifico.