Corbeta Esmeralda

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Esmeralda
Esmeralda, por Finsterbusch.jpg
La Esmeralda en un cuadro de C. Finsterbusch,[notas 1]​ quien construyó la más antigua maqueta conocida de la nave y pudo entrevistar a sus últimos veteranos sobrevivientes.[1]:20
Banderas
Naval Jack of Chile
Historial
Astillero Henry Pitcher Northfleet, Inglaterra
Tipo Corbeta - aparejo de Fragata
Iniciado 13 de diciembre de 1854
Botado 15 de septiembre de 1855
Asignado 18 de septiembre de 1855
Destino hundida en la rada de Iquique el 21 de mayo de 1879
Características generales
Desplazamiento 854 t
Eslora 64 m sin bauprés[2]
Manga 9,75 m[2]
Puntal 5,49 m[2]
Calado 14 pies (4,2672 m)[3]:171
Armamento 1865
• 20 cañones de 32 libras lisos
• 2 cañones de bote de 12 lbs
Entre 1866 y 1867
• 12 cañones rayados Armstrong de 40 lb (R.M.L.)
• 4 Withworth lisos de 40 libras (S.M.L.)
1875
• 12 cañones Armstrong ánima estriada de avancarga de 40 lb
• 4 cañones Armstrong ánima lisa de avancarga de 40 lb
• 2 cañones Armstrong retrocarga pasa-botes de ánima lisa 12 lb
Propulsión • 2 máquinas de condensación horizontales
• 4 calderas a carbón
• 1 hélice[2]
Potencia 150 kW (200 HP) a 31 RPM
Velocidad 8 nudos (14,82 km/h)
Autonomía capacidad para 240 t de carbón[1]:16
Tripulación 200 hombres
[editar datos en Wikidata]

La corbeta Esmeralda fue la única nave de guerra construida como tal en la Armada de Chile al comienzo de la Guerra hispano-sudamericana (1865-1866), la primera con propulsión a vapor[notas 2]​ y hélice.

Fue protagonista de varios acontecimientos de la Historia de Chile, los más importantes quizás fueron la retención del mercante estadounidense Sportsman, el apoyo naval en la Revolución de 1859, la captura de la goleta Covadonga durante la guerra hispano-sudamericana, etc.

Sin embargo, su renombre se sustenta en los hechos ocurridos el 21 de mayo de 1879 durante el combate naval de Iquique, cuando bajo el mando de su comandante Arturo Prat Chacón se hundió con la bandera al tope tras una larga lucha, desigual y sin cuartel, contra el monitor Huáscar al comienzo de la Guerra del Pacífico (1879-1883). La abnegación y el arrojo de su tripulación durante el combate causaron admiración entre neutrales y adversarios y un sentimiento de patriotismo en Chile que marcó la actitud de los chilenos durante la guerra y que es recordada hasta hoy con veneración.

Su nombre, que ya antes era causa de orgullo de los marinos chilenos por haber sido el de una presa (Fragata Esmeralda (1791)) capturada durante la guerra de independencia de Chile, se usa desde su insigne derrota para las naves más representativas de la Armada de Chile.

Técnicamente fue una de las naves construidas durante la fase de transición de la propulsión de vela a máquina a vapor, cuando la rueda de paletas fue reemplazada por la hélice. A esta segunda propulsión se recurría solo para casos como la entrada y salida de puertos o incursiones muy cercanas a la costa. Por esa razón tenía mecanismos para recoger la chimenea y la hélice durante la navegación a vela. No tenía blindaje, aunque si tenía un forrado en láminas de cobre para proteger el casco de la acción de la broma (molusco).

No se dispone de documentos técnicos asociados a la nave que permitan conocer fehacientemente sus características técnicas, por lo que estas deben deducirse o estimarse a partir de otras naves o documentos.

Sus restos están al fondo del mar cerca de Iquique y son un monumento nacional.

Antecedentes[editar]

La primera mitad de la década de los 1850s fueron días aciagos para la Armada de Chile. Su única nave permanente era la Fragata Chile (1840) que según necesidad era acompañada por naves mercantes armadas como el Janequeo durante la disuasión del pirata Flores en 1847, el Cóndor (Ex-Obregoso) en 1847, el Meteoro en 1850 para el servicio de abastecimiento de Punta Arenas. Durante la Revolución de 1851 el gobierno debió recurrir a la Armada Real británica. Algo semejante ocurrió durante el Motín de Cambiaso en Punta Arenas: la Armada no tenía naves para enviar a sofocarlo.[4]:190-193

La construcción de la corbeta Esmeralda fue autorizada por el entonces presidente de Chile Manuel Montt Torres mediante decreto supremo el 30 de junio de 1852. El decreto dispuso:

Invertir hasta la suma de doscientos mil pesos para llenar el vacío que deja en la Marina Militar de la República, la falta de un buque a vapor, perfectamente guerrero en su construcción y armamento.[5]

Sin embargo, los fondos para su construcción no fueron entregados hasta 1854, cuando, con autorización del Congreso, se dieron órdenes para contratar la construcción.

Nombre[editar]

La nueva nave recibió el nombre Esmeralda en recuerdo de la fragata Esmeralda construida en 1789 por la Armada Española y capturada en 1820 en el Callao por la Primera Escuadra Nacional de Chile durante las campañas navales que expulsaron a las naves realistas de las costas del Pacífico americano. La presa fue rebautizada Valdivia, pero su anterior nombre permaneció tan grabado en la memoria colectiva de los chilenos que de acuerdo a lo establecido en el Decreto Supremo de 26 de junio de 1855 se le dio a la nueva corbeta.[6]:50 También la consigna del abordaje chileno en el Callao se volvió a encontrar en el timón de la nueva nave: "Gloria Victoria".[3]:163

A partir de 1879 han llevado ese nombre el Crucero Esmeralda (1884), el Crucero Esmeralda (1896), la Fragata Esmeralda (1946) y el Buque escuela Esmeralda, todos en honor a Prat y su tripulación.

Tripulación[editar]

La tripulación debía asegurar la manutención de la capacidad bélica de la nave y en caso de guerra ejecutar las operaciones ordenadas. Para ello se le daba un orden establecido de funciones y deberes en una organización jerárquica. Durante su servicio varió el número de tripulantes de la nave. La cubierta de tripulación era utilizada por esta para colgar las coyes en la noche, y durante el día para comer.

Según los registros de “Estado de Fuerza” y “Estado General” de la Armada, la tripulación variaba entre 185 y 205 personas. En un determinado momento en 1856, por ejemplo, se reportaron 1 Comandante, 4 oficiales de guerra, 6 oficiales mayores, 4 guardiamarinas y 181 tripulantes varios, en total 197 personas.[1]:107

Dotación de la nave el 21 de mayo de 1879[editar]

Carlos Tromben ordena la tripulación del 21 de mayo de la siguiente manera:[6]:134-135

Dotación al 21 de mayo de 1879
Arturo Prat Chacón, Comandante (Capitán de fragata)
Oficiales de guerra Oficiales mayores
  • Luis Uribe Orrego, 2. Comandante (Teniente primero)
  • Francisco Sánchez Alvaradejo, jefe de la 1. brigada de artillería (Teniente 1°)
  • Arturo Wilson Navarrete (guardiamarina) Responsable de navegación y señales
  • Arturo Fernández Vial (guardiamarina) Responsable de entrepuente (extinción de incendios y abastecimiento de pólvora y proyectiles)
  • Ingeniero 1° Eduardo Hyatt Barnard (estadounidense)
  • Ingeniero 2° Vicente Mutilla Arellano
  • Ingeniero 3° Dionisio Manterola Villarroel
  • Ingeniero 4° José Gutiérrez de la Fuente
  • Cirujano 1° Cornelio Guzmán Rocha
  • Comisario de Intendencia Juan Goñi Álvarez
Oficiales de mar
Condestable 1°
Condestable 2°
Contramaestre 1°
Contramaestre 2°
Velero 1°
Velero 2°
Carpintero 1°
Carpintero 2°
Herrero 1°
Herrero 2°
Calafate 1°
Calafate 2°
Maestro de víveres
Despensero 2°
Sangrador Aprendiz mecánico
Marinería
  • Cabos de mar de primera clase: guardianes del contramaestre, ayudantes de condestables, cabos de luces, timoneles, bodegueros y maestres de señales.
  • Cabos de mar de segunda clase: timoneles (encargados de manejar el timón, medir la velocidad y profundidad), patrones de bote, capitanes de alto (encargados de velamen en cofas y vergas) y fogoneros primeros
Marineros

Marineros 1° y 2°, grumetes, fogoneros 2° y carboneros y la gente encargada de alimentación y servicios: pajes, mayordomos, cocineros y mozos de cámara.

Guarnición

Antonio Hurtado Rojas (subteniente), un sargento 2°, un cabo 1°, un cabo 2°, treinta y un soldados y un tambor o corneta

Nombres de las profesiones:

Oficiales de mar son los hoy llamados suboficiales.
Condestable era el encargado del mantenimiento de la artillería y, en combate, de la santabárbara.
Calafate era el encargado de que la nave permaneciera estanca.
Sangrador era el enfermero.
Contramaestre era el encargado del velamen, anclas, botes y fondeo.

Los grumetes menores de 15 años embarcados en las naves que salieron el 16 de mayo rumbo al Callao a buscar batalla fueron transbordados desde los buques salientes a la Esmeralda para no exponerlos a los rigores de una batalla naval. Por esa razón se encontraban en total 34 grumetes en la nave de Prat.[7]:15

De los 202 tripulantes de la corbeta el día del combate, solo 187 eran chilenos. Habían cinco griegos, dos estadounidenses, dos portugueses, un noruego, un inglés, un alemán, un italiano, un belga y un boliviano.[8]

Construcción y puesta en servicio[editar]

Se comisionó al vicealmirante Manuel Blanco Encalada y al contraalmirante Robert Winthrop Simpson quienes descartaron una oferta del astillero Richard Henry Green, y se decidieron por los astilleros de Henry Pitcher, Northfleet, Inglaterra. Mas tarde se integro Juan Williams Rebolledo al grupo de representantes chilenos en el astillero.

Los trabajos de construcción comenzaron en diciembre de 1854 y su lanzamiento fue el 14 de septiembre de año siguiente y en junio de 1856 se hicieron las pruebas de mar para ser entregada en agosto de 1856. El 7 de noviembre de 1856 llegó a Valparaíso.[1]:9 Los padrinos fueron el Almirante Manuel Blanco Encalada y la señora Tránsito Yrarrázabal de Guzmán.

Los costos de la adquisición fueron[3]:163 casco y aparejos, $115.000,00; máquinas motrices $55.000,00; artillería y municiones, 15.964,58; repuestos y obras adicionales, 31.496,42. En total $217.461,00.

Cambios[editar]

Por instrucciones del gobierno se acordó con el astillero la construcción del castillo de proa y de la toldilla de popa, que no se construían en las naves británicas. Asimismo se disminuyó el espacio para aljibes de agua dulce para ampliar las carboneras.

Características técnicas de la nave[editar]

Esquema con las características técnicas de la nave según los autores más conocidos:
* "La Corbeta Esmeralda de Prat" de Carlos Tromben, Editorial RiL
* Investigación Histórica y Especificaciones Originales de la Nave de Mario Sepúlveda Buhring
* Plano de la Corbeta Esmeralda
* Máquina propulsora de la Corbeta Esmeralda
* Plano de la Corbeta Esmeralda
* La Esmeralda de Prat Especificaciones de la maquinaria, planos y dibujos" de Federico Thomas Cavieres
* La Esmeralda de Prat. Documentos de Alfredo Cea presentados en la página web de la firma Bentos.
Ver también commons:Imagenes de la Corbeta Esmeralda con diversas informaciones gráficas sobre la nave

Tanto los planos de construcción en el astillero como los guardados en la nave se perdieron y existen solo datos posteriores y contradictorios sobre las dimensiones, distribución del espacio y maquinaria de la nave.[1]:20 Lo que se sabe de la nave ha sido fruto de un minucioso proceso de investigación que a aclarado algunos datos, pero también ha abierto otras preguntas que todavía no han sido respondidas. Se debe tener presente que la nave sirvió para diferentes fines por 24 años durante los cuales tuvo daños, ampliaciones, reparaciones y reemplazo de su armamento y propulsión.

Fuentes de información[editar]

Las fuentes que directa o indirectamente aportan datos fidedignos o a veces solo posibilidades sobre la nave, son:

  • cuatro fotos panorámicas de la nave y tres de su cubierta.[1]:16-19
  • narraciones de los tripulantes que sobrevivieron, como los de Arturo Wilson Navarrete y Vicente Zegers Recasens guardiamarinas en la nave en 1879[6]:20
  • óleos, dibujos y maquetas hechos con fines artísticos como los de C. Finsterbusch y Thomas Somerscales
  • los croquis y las mediciones hechas por Alfredo Cea Egaña en su investigación arqueológica del pecio
  • datos obtenidos de los informes anuales de la Armada al congreso de la república
  • datos de naves contemporáneas semejantes, como de la corbeta de la Armada Real HMS Cruzier, que se supone fue muy similar.[6]:41
  • informes gráficos y escritos de otras expediciones submarinas al pecio
  • el contrato de construcción[3]​ que aporta muchos datos, pero que no coinciden plenamente con lo que finalmente se construyó
  • cartas privadas de tripulantes y también de personas cercanas a los constructores

Casco y cubiertas[editar]

La nave fue construida en madera sujeta ya sea por ensambladura o por clavos de cobre. La carena tenía un recubrimiento con cobre hecho con láminas de 1.2 m de largo y 0.3-0.35 m de ancho[1]:56 para protegerla de la acción de la teredo navalis (un molusco que se taladra en la madera y termina destruyéndola).

Tenía tres cubiertas: la principal, la de tripulación y una de máquinas.

Cubierta principal

En la cubierta principal, continua desde proa a popa y sin arrufo,[notas 3]​ se emplazaba la artillería y dos construcciones llamadas castillo de proa y el castillo de popa (también llamado "toldilla"). El de popa tenía un espacio abierto para la mesana y sus jarcias y aparejos. Bajo ellos estaban ubicados el timón, pañoles y otras dependencias. Estaba protegida de disparos enemigos por la amurada, de 1.9 m de altura, que corría en toda la extensión entre el castillo de proa y la toldilla, a babor y estribor e incluía la batayola que era utilizada para depósito de los coyes y para amortiguar los tiros en combate.

Cubierta de entrepuente

La cubierta de entrepuente o de tripulación era continua desde proa a popa, pero con una apertura amplia en la zona de las calderas y las máquinas. Servía durante el día para las comidas, en la noche para colgar sus coyes y también para los oficiales aunque en compartimientos aparte.

Cubierta de máquina

En una tercera cubierta se asentaba la sala de máquinas y las calderas que sobrepasaban la cubierta de tripulación. Según una indicación de Zegers[6]:88, más a proa se almacenaba la pólvora, las granadas, los aljibes de agua dulce, repuestos para velas y jarcias. En los espacios y pañoles más a popa se guardaban vestuario y víveres. Según C. Tromben, las carboneras pueden haber estado en el espacio entre las máquinas y el casco, que coincide con los cuatro anchos ductos verticales que habrían servido para cargar el combustible directamente desde la cubierta principal.[6]:63

Proa

Su proa original era tipo clipper; pero debido a dos varazones que destrozaron la roda se modificó a proa.

Popa

No se sabe si la popa era redonda o con espejo de popa. M. Sepúlveda B. supone que debió haber sido redonda.[1]:46 Sobre la cubierta de artillería se construyó adicionalmente una toldilla que albergaba la chupeta, donde estaban la rueda del timón y algunas otras dependencias de oficiales. La toldilla tenía un espacio abierto para evitar cargar el trinquete, cuya fogonadura estaba en la cubierta de tripulación.

Propulsión[editar]

Su sistema de propulsión era mixto, máquina a vapor y vela.

Velamen[editar]

El aparejo de la Esmeralda, a pesar de ser esta clasificada como una corbeta, era una corbeta afragatada. Tenía tres mástiles, mesana (en popa), palo mayor y trinquete (más a proa). Cada uno de ellos con macho (posición inferior), mastelero y mastelerillo (posición superior), que son los tres palos verticales que forman cada mástil. Muy significativo era el bauprés y el botalón que les dan a las naves veleras una especial figura y sirven a las velas del trinquete.

Al momento del Combate Naval de Iquique carecía de mastelerillos y juanetes en su aparejo.[cita requerida]

Calderas y máquinas de vapor[editar]

El émbolo impulsado por el vapor mueve los dos vástagos que trasmiten la fuerza a una cruceta que hace oscilar un lado de la biela en un movimiento rectilíneo. El otro lado de la biela hace girar el eje de la hélice.
Las calderas que abastecían de vapor a la máquina eran del tipo rectangular como las de la imagen. En la figura de la derecha, el carbón ardía en la cámara inferior, el aire caliente atravesaba la cañerías horizontales y salía por la parte superior izquierda hacia la chimenea. El agua en que estaban sumergidas las cañerías se convertía en vapor que era conducido al cilindro.

Federico Thomas Cavieres publicó en la Revista de Marina en 1989 que, basado en las disposiciones del contrato inicial, la máquina motriz debía ser una "Trunk Engine" (del inglés máquina con tronco) construida por John Penn & Sons. Pero Carlos Tromben en su obra "La Corbeta Esmeralda de Prat" reconoce que fue esa creencia un error de varios autores.[notas 4]​. El hallazgo en el Archivo Nacional de la "Especificación Técnica del Sistema de Propulsión" permite sostener que el tipo de máquina finalmente instalada fue una de "acción directa" más precisamente una de biela de retorno construida por la firma Miller, Ravenhill and Salkhel.

La máquina de vapor con biela de retorno fue otro de los sistemas con pistón horizontal construidos para naves a vapor pequeñas. Su característica principal era que la biela (la barra que en un lado hace un movimiento lineal y el otro un movimiento de rotación) estaba ubicada al otro lado del eje de fuerza, por eso tenía la ventaja de que el pistón podía estar cerca del eje de fuerza, pero la desventaja de los dos vástagos debían salir de el, lo que impedía variar ampliamente el diámetro y además necesitaba un mecanismo biela-cruceta-guías al otro lado del eje de fuerza.[9]​ La potencia total era de aproximadamente 150 kW, (200 HP) a 31 revoluciones por minuto, la cual permitía alcanzar en sus primeros años, en buenas condiciones de mar, 8 nudos.[3]:171 Al momento de hundirse apenas daba 2 nudos.

El vapor era generado por una caldera de forma rectangular de relativamente baja presión.[notas 5]

La máquina también podía mover una bomba de agua se utilizaba para llenar la caldera con agua, apagar incendios o labores de limpieza. La bomba de agua podía también ser accionada a mano.[6]:100

Hélice[editar]

Esquema de una hélice levadiza.

Debido a la baja potencia de las primeras máquinas a vapor y al desconocimiento de su confiabilidad en viajes largos, los armadores y marinos, en sus inicios, las instalaron como una propulsión adicional al velamen, que siguió siendo la principal. Dado que una hélice sin rotación bajo el agua solo entorpecía la navegación a vela, muchas naves fueron construidas con una hélice levadiza, un invento que, aunque ingenioso, no pudo salvar a la propulsión a vela de su destronamiento por la máquina de vapor.

En la nave de Prat, la hélice bipala estaba instalada dentro de un marco metálico o "pórtico" en el cual descansaban los dos extremos de su eje de rotación. Su acoplamiento al eje transmisor de la potencia podía ser a- o desacoplado cuando el eje propulsor, que venía desde la sala de máquinas, estaba detenido y ambas palas estaban en la vertical. La ingeniosa construcción tenía el fin de levantar el pórtico, desconectando la hélice del cigüeñal y guardar la construcción en el extremo superior del codaste llamado pozo de la hélice. para mejorar la hidrodinámica de la nave durante la navegación a vela.[1]:70- Para utilizar la propulsión a vapor se bajaba la hélice y se le (re-)acoplaba al eje del cigüeñal.

La operación de levante del pórtico demoraba 20 minutos en el CSS Alabama construido en 1862.[1]:43

La hélice levadiza se utilizó también para proteger la hélice del hielo durante la Expedición Franklin.[10]

Chimenea[editar]

La chimenea de la máquina era graduable en altura introduciendo la parte superior, más angosta, en la parte inferior, más ancha, por medio de cables y poleas, con el fin de mejorar la aerodinámica de la nave.[1]:75

Timón[editar]

Su rueda doble de gobierno principal tenía 1.7 m de diámetro y estaba ubicada bajo la toldilla de popa y llevaba la inscripción "Gloria y Victoria" así como el año de la construcción de la nave: 1856.

Armamento[editar]

Cañón Armstrong de 40 lb de la Esmeralda, rescatado desde el lugar del naufragio y expuesto en el Museo Marítimo Nacional de Chile.

Su armamento original fue encargado a la firma John and Edmond Walker[6]:51 eran 18 cañones de ánima lisa de avancarga de 32 libras, más dos cañones de 12 libras para botes y señales.[3]:171 Para la artillería existían en la cubierta principal 13 troneras en cada costado del buque (amurada), más dos en la popa, que se cerraban con sus respectivas portas.

Durante su último combate, la Esmeralda tenía 10 (según otras fuentes 12[11]​) cañones de 40 libras (18 kg) Estos cañones estaban montados sobre una cureña de madera que permitía poca movilidad a la pieza.

Para cargar la pieza, el primer artillero de la izquierda introducía una carga de pólvora en el cañón y a continuación el primer artillero de la derecha la empujaba hasta el fondo usando una baqueta. Luego, el primer artillero de la izquierda introducía la bola y un taco de tela o estopa que impedía que la bola se saliera a causa del balanceo del barco u otra razón. Otra vez, el primer artillero de la derecha empujaba todo con la baqueta.

Una vez cargado, toda la dotación tiraba de los aparejos para arrimar el cañón al portalón. Entonces, el jefe artillero con un punzón y a través del oído del cañón (un fino agujero que llega a la recámara) pinchaba el cartucho de pólvora y rellenaba el hueco con la pólvora que llevaba en un cuerno. A continuación, con la ayuda del tercer y cuarto artillero de cada lado, apuntaba el cañón hacia el objetivo y cuando el jefe artillero lo tenía en posición, el último artillero de la izquierda arrimaba una mecha (botafuego) al oído o tiraba del acollador de la llave de cañón, que detonaba la pólvora del cartucho y provocaba la salida de la bala.

Una vez disparado, de nuevo toda la dotación jalaba de los aparejos para retirar el cañón y el primer artillero de la derecha introducía una esponja mojada hasta el fondo del cañón para limpiar y, sobre todo, para apagar cualquier posible rescoldo que hubiera podido quedar en el interior, ya que eso podría provocar la explosión del siguiente cartucho de pólvora que se introdujera.

La precisión y el alcance de los disparos eran reducidos. El alcance de una bola sólida de 27 kg disparada con una carga de 6 kg de pólvora desde un cañón de avantcarga era de 3620 yardas (3310 m) (elevación: 15°); 2880 yardas (2633 m) (10°).[12]​ A pesar de lo primitivo del sistema, un cañón de 32 lb necesitaba 6 hombres.[6]:136 En otras palabras, durante el combate la cubierta de artillería estaba llena de marinos.[13]​ Si las piezas disparaban bolas u óbuses (con cargas de pólvora en su interior) no quedó registrado. Si se sabe que los disparos no lograban penetrar el blindaje del enemigo.

Proyectiles

Durante el combate en Iquique, solo se sabe que los proyectiles disparados por los cañones de la Covadonga fueron balas sólidas, granadas, granadas comunes, granadas de segmento, tarros de metralla.[14]:395

Otras armas a bordo

La marinería al momento del combate de 1879 estaba armada con fusiles Comblain. Algunos documentos registran el uso de granadas de mano durante el combate en Iquique.[15]:222

Anclas, cabrestantes, bombas de achique, botes y otros[editar]

Arturo Wilson N. señala en sus apuntes que había dos anclas de leva, que son las que van colocadas en las serviolas, en la proa del buque, y al pie del trinquete una de respeto.[6]:61 Para mover grandes pesos como las anclas, las velas o la hélice levadiza se utilizaban, según el lugar, uno de los tres cabrestantes, que trasmitían la fuerza de varios marinos que hacían girar un cilindro que recogía un cabo.

También tenía la nave bombas de achique manuales para contrarrestar entradas de agua (MNI, pag 66) y una propulsada por la máquina de vapor, llamada donkey[6]:89

Según Wilson, habían siete pequeñas embarcaciones a bordo.[6]:92

Historial[editar]

Entre 1856 y 1858 fue buque-escuela para cadetes y sirvió como buque de apoyo en las primeras campañas de la Araucanía.

El 19 de agosto de 1857 la Esmeralda apresó al navío estadounidense Sportman al que Bolivia había autorizado cargar guano en bahía Santa María, una zona disputada entre ambos países.[16]:15

En 1859 tuvo su primera acción militar estando al mando del entonces capitán de fragata Goñi Prieto quien zarpó a Huasco y Caldera para contener el alzamiento del ex-regidor y rico terrateniente minero Pedro León Gallo en Copiapó transportando a bordo fuerzas de disuasión. Ese mismo año participó en la Batalla de Cerro Grande como apoyo artillero desde la bahía de Coquimbo en favor de las fuerzas gobiernistas de Manuel Montt.[17]

Comandantes de la Esmeralda
Inicio Término Observaciones
Roberto Simpson 18 de agosto de 1856 7 de noviembre de 1856 Viaje inaugural a Valparaíso
José Anacleto Goñi Prieto 1856[cita requerida] 1860[cita requerida]
Juan Williams Rebolledo 11 de septiembre de 1863[18] Captura de la Covadonga
Manuel Thomson inicio de la Guerra del Pacífico[19] 11 de mayo de 1879[19]
Arturo Prat Chacón 11 de mayo de 1879[19] 21 de mayo de 1879 Muerto en combate
Luis Uribe Orrego 21 de mayo de 1879 21 de mayo de 1879 Comandante accidental

En noviembre de 1859 tocó fondo en el Bajo Inglés, en el Canal de Chacao, desde donde fue llevada a la Isla Tenglo para inspección de daños. Cuatro años después, en 1863, encalló en Totoralillo, cerca de Caldera.[8]

Guerra hispano-sudamericana[editar]

Durante la Guerra hispano-sudamericana (1865-1866) la corbeta fue el único buque de guerra propiamente tal disponible de la Armada. La noche del 18 de septiembre de 1865 salió junto al transporte Maipú del puerto de Valparaíso cuando ya se había declarado el bloqueo y la fragata española Villa de Madrid se encontraba allí. Desde Valparaíso navegó hasta Huito,[20]:178 donde debieron ser reparados los daños causados en una colisión con el Maipú. Volvió otra vez al norte, hasta Chilca, cerca de Lima, Perú, desde donde volvió al sur.[20]:196 Cerca de Valparaíso, el 26 de noviembre de 1864 y al mando del comandante Juan Williams Rebolledo, capturó a la goleta española goleta Covadonga tras el combate naval de Papudo.[8]​ Se dirigió a Los Vilos para realizar las reparaciones más urgentes y darle dotación a la goleta. Con la intención de atacar a la Vencedora que, supuestamente, sería enviada al sur para ordenar el regreso de la Resolución desde Talcahuano al principal puerto chileno, la Esmeralda zarpó al sur y recaló en Constitución donde debía completarse la tripulación. Sin embargo, por órdenes del ministro debió salir inmediatamente al sur para reunirse con otras naves en Chiloé, lo que impidió la captura de la Vencedora que pasó a la vista de Constitución horas más tarde.[20]:188

Periodo 1867-1878[editar]

Entre 1867 y 1868 su artillería original fue reemplazada por 12 cañones rayados Armstrong de avancarga de 40 lb y 4 cañones de avancarga Withworth de ánima lisa de 40 libras, ocasión en que se renovaron las calderas en los arsenales de Valparaíso.[3]:171 En 1868 se cambió también su caldera.[8]

Participó en la comisión de auxilio con víveres y materiales al puerto peruano de Arica después del Terremoto y maremoto de Arica de 1868.[21]​. Ese mismo año viajó junto a la Corbeta O'Higgins[4]:323 hasta el Callao para repatriar los restos de Bernardo O'Higgins desde Perú a Chile.[8]

En 1869, sirvió como buque escuela y de levantamiento hidrográfico de la Armada.[8]

Entre 1870 y 1875, la página web de la Armada de Chile la consigna como en desarme.[22]​ En 1870 la nave comienza a servir como sede de la Escuela Naval.[6]:175 Sin embargo, R. Burr menciona a la nave como anclada en Antofagasta en julio de 1872, cuando dio asilo al resto de la expedición Quevedo.[23]

El 24 de mayo de 1875, a causa de un fuerte temporal soltó amarras al ser colisionada por el pontón Valdivia, gracias a que el capitán de corbeta efectivo Arturo Prat pudo subir a bordo, logró controlar la situación y provocar su varazón en la playa se pudo salvar de un seguro hundimiento.[24]​ En esa ocasión perdió todo el sector de proa y el trinquete.[6]:125 La reparación de la Esmeralda fue difícil y prolongada, los costos ascendieron a 100.000 pesos de la época y se aprovechó de renovar su artillería, reparación de calderas, roda completa y palo bauprés, y cambiar la tablada de cubierta de madera de teca por roble chileno pasando a servicio activo.[25][cita requerida]

En 1876 viajó a isla de Mas Afuera (Isla Juan Fernández) y Tahití.[6]:125 Debido a estos viajes, su maquinaria se resintió por falta de mantención siendo su reparación considerada onerosa y entre 1870 y 1875 estuvo en condición de desarme o pontón en el Puerto de Valparaíso, anclada frente a la caleta Jaime.

En 1877 la Corbeta Esmeralda sirvió de buque escuela y realizó un viaje de instrucción de guardiamarinas a Papeete, Tahití e Isla de Pascua.[5]​ Como en cruceros de instrucción anteriores, la maquinaria de la corbeta se resintió a causa de malos mantenimientos preventivos y quedó con la mitad de su potencia dando apenas 4 a 6 nudos.

Guerra del Pacífico[editar]

Su última y mayor acción la cumplió al comienzo de la Guerra del Pacífico. Al inicio del conflicto bélico la corbeta tenía serios problemas en su estado de máquinas por la falta de mantenimiento y su velocidad máxima era de 6 en vez de las 8 millas/hora nominales. Estaba al mando del capitán de fragata Manuel Thomson. Junto a la poderosa flota chilena el mantuvo el bloqueo de Iquique. Durante ese periodo, el 5 de mayo de 1879, asume el mando de la nave el capitán de fragata Arturo Prat Chacón.

El 16 de mayo, el comandante de la escuadra chilena, Juan Williams Rebolledo, decide atacar el puerto peruano del Callao, zarpando desde Iquique hacia el norte con todos los buques disponibles, a excepción de los más débiles, la goleta Covadonga, la Esmeralda y el transporte Lamar, los cuales quedan a cargo del bloqueo. Williams deja como Jefe de Bahía al más antiguo, el comandante Prat.

Sin embargo, en forma imprevista por Williams, la flota peruana abandonó el Callao rumbo al sur el mismo día y ambas se cruzaron sin verse a la altura de Mollendo. Los blindados peruanos Huáscar e Independencia atacaron a los chilenos la mañana del día miércoles 21 de mayo de 1879. Esta última salió en persecución de la Covadonga en lo que se llama Combate naval de Punta Gruesa.

La tripulación de la Esmeralda luchó obstinadamente a pesar de la ineficacia de sus armas contra el poderoso monitor. El historiador chileno Gonzalo Bulnes describe el ánimo de la tripulación durante el combate en las siguientes palabras:[16]:294

Del seno de aquella nave no salían protestas, ni quejas, sino voces de alegría, especialmente cuando un tiro daba en el blanco: "Hurra", "Viva Chile!". La corbeta estaba engalanada como para una fiesta. Era la víctima de los viejos cultos que marchaba ataviada al sacrificio. Banderas por todas partes: una en el pico de mesana; otra en el palo mayor; otra en el de trinquete; un gallardete en el palo más alto, que serpenteaba sacudido por el viento.

El primer espolonazo fue contra el costado de babor y no causó mucho daño, tras el segundo golpe los ingenieros anunciaron a Luis Uribe Orrego (comandante de la nave tras Prat) que la sala de máquinas se estaba inundando. El tercer espolonazo dio en el costado de estribor y tras él la nave comenzó a hundirse rápidamente.

Bulnes cita un testigo ocular peruano para relatar el final de la nave:

Al hundirse la Esmeralda un cañón de popa por el lado de estribor hizo el último disparo dando la tripulación vivas a Chile. El pabellón chileno fue el último que halló su tumba en el mar

Significado de la Esmeralda en la historia de Chile[editar]

En la foto del 21 de mayo de 2017, los ministros de estado, los representantes del poder judicial, legislativo y de las diferentes iglesias escuchan a la presidenta durante su discurso en el Congreso Nacional.

El nombre de Prat quedó asociado para siempre con el de la nave que el dirigió al combate.

El combate en Iquique es la principal acción naval de la guerra por sus consecuencias morales y psicológicas, si bien no materiales. Bulnes, que lo analiza en conjunción con la destrucción de la Independencia en el combate naval de Punta Gruesa lo expresa: El significado del combate de Iquique para Chile fue la reducción a la mitad del poder naval del Perú, pero eso, siendo mucho, era menos que el efecto moral que estaba llamado a producir.

La defensa abnegada de la nave durante su último combate tuvo no solo consecuencias durante la guerra sino también para la política de defensa de Chile. El portal memoriachilena.cl escribe:

No obstante, el sacrificio de Arturo Prat en la guerra del Pacífico fecundó el mito necesario para restituir a la Marina en el estrado del heroísmo militar y entregar un símbolo incomparable al patriotismo popular. Su ejemplo vigorizó la conciencia de cuerpo de los marinos y atrajo el reconocimiento del resto de la sociedad. La guerra en sí prestigió a la Armada y demostró la importancia de que fuera poderosa, lo que se vio confirmado después por la prolongación de los problemas limítrofes con los países vecinos.[26]

Gabriela Mistral escribió en El patriorismo de nuestra hora la relación entre Prat y la historia de Chile:

Es hermosa nuestra historia, y para dar en una narración a nuestros hijos la llamarada del heroísmo, no necesitamos recurrir ni a Grecia ni Roma, si Prat fue toda Esparta.

Los años 1925-1973 y 1990-2017, cada 21 de mayo el poder ejecutivo debía presentar al país un informe sobre el estado de la nación.[27]​ En 2017, para evitar la aglomeración de ceremonias oficiales, la cuenta se trasladó al 1 de junio, como desde 1833 a 1924. En todo el país se rinden honores a los héroes, especialmente concurridos son las ceremonias en la boya de Iquique y en la Plaza Sotomayor de Valparaíso.

Restos de la corbeta Esmeralda[editar]

Del total de 142 tripulantes que murieron durante el combate, se estima que unos 100 de ellos cayeron en la nave, falleciendo los otros sobre la cubierta del Huáscar, ahogados o heridos en el mar.[7]:15 Para ellos la Esmeralda se convirtió en su tumba.

Situación legal[editar]

En junio de 1973 los restos de la nave fueron declarados, mediante el Decreto Supremo 723, monumento histórico nacional.[28]

El año 2013 se publicó un trabajo científico de recopilación de datos sobre el estado del pecio con ocasión de una investigación ordenada por la fiscalía de Iquique por una causa penal surgida por la ubicación de restos humanos en el lugar.[7]:1

Según el grupo de arqueólogos que realizó dicha investigación, dirigido por Diego Carabias Amor, [7]:5-6 queda en evidencia que en los últimos años y a pesar de la protección legal que tiene el lugar, las actividades autorizadas por el Consejo de Monumentos Nacionales y la Armada de Chile han causado daños a los valiosos restos que descansan al fondo del mar, debido a la falta de supervision profesional arqueológica de los equipos de buceadores. Los autores del informe recomendaron a las autoridades suspender todos los permisos hasta establecer un protocolo que asegure la protección de los restos.

Los científicos constataron un deterioro creciente en las últimas cuatro décadas debido a varios factores: agentes naturales, recuperación sin control de reliquias, proyectos audiovisuales que modifican el sitio, falta de planificación ambiental, contaminación y robo de los restos.

Incursiones submarinas[editar]

Existen varias incursiones submarinas al pecio que han quedado registradas en diferentes épocas y medios:

  1. La primera incursión submarina a los restos de la nave fue realizada por marinos de la fragata inglesa HMS Turquoise, surta en la rada de Iquique durante el combate.[29]:212
  2. En 1882 el comisionado de la Armada, Ignacio L. Gana, cuyo equipo buscaba rescatar la bandera en el mástil de mesana, extrajo algunas piezas y realizó un catastro del estado de la corbeta en el fondo hallando que sus cubiertas, sus mástiles, cofas y casco se encontraban en relativo buen estado de conservación; pero dejando testimonio de que ya para esa fecha se habían realizado buceos anteriores.[30]
  3. Incursiones hechas por Víctor Perini Massetti en 1886 y 1887[7]:31
  4. En 1975 y en 1978 Rafael Sánchez y Alfredo Cea filmaron y bosquejaron el sitio, dejando un valioso testimonio visual del estado en que se encontraba la nave en ese tiempo
  5. En 2013 Televisión Nacional de Chile realizó el reportaje "Documental Expedición Esmeralda"[31]

Estado de la Esmeralda[editar]

El casco la Esmeralda muestra daños en el lado de estribor, según un bosquejo de Alfredo Cea: destrucción de la popa, dos grandes forados en en centro, un corte vertical cerca del trinquete y una grave destrucción de la proa.[1]:13

El casco de la nave se encuentra sobre un fondo de arena y esta estructuralmente bien conservado, pero marcadamente inclinado a babor. La proa mantiene su forma de punta, pero el castillo de proa y la toldilla de popa ya no son visibles y la popa completa se encuentra destruida. Las tablas del forro exterior se mantienen en posición, pero las tablas de las cubiertas ya no están con excepción de unas pocas sueltas. Los baos de la cubierta principal y la segunda se hallan completamente expuestos. En el sector de proa se encuentran todavía placas de una aleación "amarilla" que protegía la madera.

No existen elementos de la arboladura en posición original y visibles son solo tres: dos secciones de mástiles, probablemente la mesana y el bauprés, descansan con un extremo sobre la amurada y el otro en el fondo marino, al lado de estribor. Otra sección se apoya también en el costado y en la arena, pero por el lado de babor.

Se puede distinguir claramente el espacio donde estaba la máquina, aunque de ella solo quedan restos rotos de cañerías, tubos, aislacion térmica y otros. El eje de trasmisión no esta visible.

La hélice, su pórtico de alzamiento y la pala del timón se encuentran completas. Se aprecia dos anclas en la zona exterior a la proa, pero falta un ancla de respeto que aparece en las filmación de A. Cea de 1975. También se encuentran 3 cañones y algunos grupos de proyectiles.

Por medio del análisis de la respuesta a señales de instrumentos acústicos se puede comprobar la existencia de irregularidades que pueden ser atribuibles al segundo y tercer espolonazo, ambas en el lado de estribor: una cerca de la gata del ancla y la otra cerca de la sala de máquinas. Los daños del primer espolonazo, según fuentes primarias en la zona de popa por babor, no pueden ser constatados por la posterior destrucción de toda la zona de popa.

Los efectos de la artillería del Huáscar no pudieron ser investigados exhaustivamente.

Reliquias extraídas[editar]

La Armada extrajo en 1979 el reloj del camarote de oficiales, pistolas, restos de munición, botiquería, cureñas e incluidos sus cañones y su campana. En 2004 extrajo el cabrestante de popa. La campana se usa actualmente en cada fecha conmemorativa del combate y se guarda en la Escuela Naval Arturo Prat. Algunos de estos objetos son exhibidos en diferentes museos de Chile: Museo Naval de Iquique, Museo Marítimo Nacional (Valparaíso), Museo Histórico Nacional (Santiago), Escuela Naval (Valparaíso), Apostadero naval (Talcahuano), entre otros.[7]:32[32]

El equipo de investigadores citado encontró indicios varios de expoliación del pecio: acumulación de artefactos metálicos en ciertos lugares producto de remoción y recolección, falta de las tapas de las claraboyas y sus cierres, falta de elementos filmados en 1978.[7]:26

Mas grave incluso son los daños causados por operaciones mayores, de varios buzos y maquinaria pesada, presumiblemente por la propia Armada en los años ochenta y comienzo de los noventa. Se estima que se trató de extraer el bauprés y en otra ocasión la pala de timón y que la amurada de babor fue "rebanada" accidentalmente por uno de los cables de ancla de una nave de apoyo.[7]:33

Museo Corbeta Esmeralda[editar]

El 20 de mayo de 2011 se inauguró el Museo Esmeralda en Iquique, con la presencia del presidente de la República Sebastián Piñera y otros ministros de Gobierno, además de un descendiente directo de Arturo Prat, líderes de las Fuerzas Armadas y la Corporación Marítima de Chile.[33]

El museo corresponde a una representación en escala 1:1 de las partes y departamentos principales del buque Esmeralda.

Véase también[editar]

  • ARA Uruguay, el buque a flote de mayor antigüedad de la Armada Argentina
  • HMS Victory, navío de línea británico, famoso por participar en 1805 en la Batalla de Trafalgar como buque insignia del almirante Horatio Nelson
  • USS Constitution, una de las primeras seis fragatas de la Armada de los Estados Unidos, construidas gracias a la Ley Naval de 1794

Bibliografía[editar]

Notas[editar]

  1. "Fistenbusch" según Carlos Tromben C.
  2. Se descarta el Vapor Estrella Naciente que trajo Lord Cochrane y que nunca llegó a ser operativo.
  3. Por arrufo se entiende una curvatura de la cubierta destinada a darle más francobordo en los extremos de proa y popa
  4. C. Tromben reconoce que el mismo cayó en el error.
  5. Posteriormente, con el avance tecnológico se comenzaron a usar calderas cilíndricas que soportan mejor las altas presiones en su interior.

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g h i j k l Sepulveda Buhring, 2007
  2. a b c d «La Esmeralda de Prat. Documentos de Alfredo Cea presentados en la página web de la firma Bentos sobre la Esmeralda, sus dimensiones y estado en que se encuentra en el fondo del mar.». 
  3. a b c d e f g Thomas Cavieres, CIV
  4. a b C. López Urrutia, Historia de la Marina de Chile
  5. a b Página web de la Armada de Chile sobre unidades históricas Corbeta Esmeralda
  6. a b c d e f g h i j k l m n ñ Tromben Corbalán, 2012
  7. a b c d e f g h Carabias Amor et al., Aspillaga
  8. a b c d e f El Mercurio, La otra vida de la Esmeralda de Prat, 21 de mayo de 2012
  9. American Technical Society; Derr, Louis, 1868-1923, Cyclopedia of engineering, pág. 6, en inglés
  10. Franklin, Erebus & Terror.
  11. Museo Marítimo Nacional, cañón de 40 lb
  12. Walter Browlee, El Warrior, pág. 12
  13. Der Weltverkehr und seine Mittel, mit einer Übersicht über Welthandel und Weltwirtschaft, pág. 708
  14. Rodrigo Fuenzalida B., Vida de Arturo Prat, Editorial Andrés Bello
  15. Contador Zelada, 2010
  16. a b Bulnes, 1911
  17. Museo Naval y marítimo de Valparaíso, 2009, p. 32,33.
  18. Página de la Armada de Chile, Biografía de Juan Williams Rebolledo
  19. a b c Página de la Armada de Chile, Biografía de Manuel Tomás Thomson Porto Mariño
  20. a b c Vicuña Mackenna, 1883
  21. Museo Naval y Marítimo de Valparaíso, 2009, p. 32.
  22. Página web de la Armada de Chile, Corbeta Esmeralda
  23. Robert N. Burr, By Reason Or Force: Chile and the Balancing of Power in South America, 1830-1905, página 122
  24. Crónicas de la Marina, pág. 31
  25. Fuentes et al., 1982, p. 467.
  26. memoriachilena.cl, La Armada de Chile en el siglo XIX, del 13 de diciembre de 2017
  27. Biblioteca del Congreso Nacional, Discursos. Obtenido el 19 de diciembre de 2017
  28. «Monumentos nacionales de Chile». Archivado desde el original el 15 de mayo de 2006. 
  29. Gobierno de Chile, 1879-1881
  30. Carabias et all consignan estas incursiones bajo la referencia a Martija 2010. El informe original puede ser visto en Pascual Ahumada Moreno, Recopilación, Tomo 7, pág. 437: Restos estraídos de la "Esmeralda" sumergida en la rada de Iquique el 21 de mayo de 1879
  31. Gómez Pablos, 2013
  32. Museo Corbeta Esmeralda, Reliquias, obtenido el 20 de diciembre de 2017
  33. Director Nacional de Turismo asiste a inauguración del Museo Corbeta Esmeralda

Enlaces externos[editar]