Condado de Chinchón

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Condado de Chinchón
Primera creación
COA Count of Chinchon.svg
Primer titular Fernando de Cabrera y Bobadilla
Concesión Carlos I de España
9 de mayo de 1520
Linajes • Cabrera y Bobadilla (línea menor de la casa de Moya, con varonía López de Madrid, antes Gibaja, y entronques Cabrera, tal vez de la casa vizcondal de Cabrera, y Bobadilla, con la célebre marquesa Beatriz, camarera mayor de la Reina Católica)

Castro (línea menor de la casa de Lemos)

• Cárdenas (casa de la Puebla del Maestre, línea menor de los señores de Moguer, y estos de la casa de Villena, con varonía Acuña y entronques Girón, Pacheco, Portocarrero y Cárdenas)

• Castro íterum

• Savelli (casa principesca de Albano, línea menor de la ducal de Castel Gandolfo)

Sforza-Cesarini (casa principesca de Santa Fiora, antes condal, con varonía Sforza y entronques Cesarini y Savelli)

Borbón (infantes Don Felipe, duque de Parma, y Don Luis, ex cardenal, hijos ambos del Rey de España Felipe V)

Segunda creación
COA Count of Chinchon (Bourbon).svg
Primer titular Luis María de Borbón y Vallabriga
Concesión

Carlos IV
25 de abril de 1794

Grandeza de España por el mismo Rey el 4 de agosto de 1799
Linajes Borbón (línea morganática proveniente del Infante Don Luis, hijo del Rey Felipe V)

• Godoy (casa de Sueca y la Alcudia)

Rúspoli (línea menor de los príncipes de Cerveteri, con varonia Marescotti, de la casa condal de Vignanello, y entronque Rúspoli por donde les tocaba el marquesado de Cerveteri)

Actual titular Vacante por fallecimiento del XIX conde, Carlos Oswaldo Rúspoli y Morenés, duque de Sueca, ocurrido el 25 de octubre de 2016
[editar datos en Wikidata]
Escudo de los condes de Chinchón labrado sobre la puerta del castillo de esta villa. Trae las armas de Cabrera y Bobadilla y, brochante sobre el todo, un escusón con las de Pacheco (dos calderas jaqueladas), como homenaje clientelar a Juan Pacheco, marqués de Villena, poderoso magnate que en la corte de Enrique IV dispensó su protección a Andrés de Cabrera, favoreciendo su encumbramiento desde un modesto origen hasta el empleo de camarero mayor de dicho rey.
Palacio de los Cabrera y Bobadilla en la calle de San Juan de Segovia, también llamado Casa de las Cadenas por las que adornaban su puerta en testimonio de haber dado aposento a varios reyes de España. De estilo gótico tardío, fue edificado hacia 1480 por Andrés de Cabrera y Beatriz de Bobadilla, marqueses de Moya. En 1520 pertenecía a su hijo Fernando, I conde de Chinchón, alcaide y guarda mayor perpetuo del Alcázar Real de Segovia y tesorero de la casa de moneda de esta ciudad.

El condado de Chinchón es un título nobiliario español, de Castilla, que desde 1799 comporta la dignidad de grande de España de primera clase.

Fue creado por el rey Carlos I (antes de serlo de Romanos) mediante Real Cédula dada en la Coruña el 9 de mayo de 1520, en favor de Fernando de Cabrera y Bobadilla, señor de Chinchón, alcaide perpetuo del Alcázar de Segovia y tesorero de la casa de moneda de esta ciudad, gran capitán de los Imperiales en la Guerra de las Comunidades, comendador de Montemolín en la Orden de Santiago, hijo segundo de Andrés de Cabrera, I marqués de Moya, poseedor del mismo señorío y oficios, camarero mayor del rey Enrique IV, caballero de Santiago, y de Beatriz de Bobadilla, su mujer, camarera mayor de la reina Isabel la Católica. Esta soberana había concedido a los marqueses de Moya en 1489 el señorío de Chinchón en el reino de Toledo, desmembrado de la comunidad de ciudad y tierra de Segovia y que comprendía veinte villas y 1.200 vasallos en los sexmos de Valdemoro y Casarrubios.

Desde finales del XVII la casa recayó en los Savelli y en los Sforza-Cesarini, familias principescas romanas. En 1729 sucedió como XI conde José Sforza Cesarini Savelli, príncipe de Santa Flora, quien tras obtener licencia del Rey Felipe V, en 1738 vendió el título y estado de Chinchón al infante de España Don Felipe de Borbón, después duque de Parma, hijo de dicho rey y de Isabel de Farnesio, su segunda consorte. El duque de Parma lo vendió a su vez el 28 de mayo de 1761, con licencia de su hermano el rey Carlos III, al infante Don Luis de Borbón, hermano entero y menor de ambos, quien después de ser cardenal y arzobispo de Toledo había obtenido la dimisión del estado clerical y quince años después contraería matrimonio morganático con María Teresa de Vallabriga.[1]

Después de los días del infante Don Luis, el título de conde de Chinchón fue vuelto a crear en favor de ´su hijo Luis María de Vallabriga, mediante Real Decreto de Carlos IV dado el 25 de abril de 1794. En 1798 el concesionario de la segunda creación fue autorizado a usar el apellido y armas de Borbón y pasó a llamarse Luis María de Borbón y Vallabriga, y al año siguiente el mismo rey le otorgó la grandeza de España de 1.ª clase para unir al condado, mediante otro Real Decreto del 4 de agosto de 1799.[2]​ En los años siguientes fue nombrado arzobispo de Sevilla y de Toledo y cardenal del título de Santa María della Scala, dignidades eclesiásticas que también había poseído su padre. En 1803 renunció el condado en favor de su hermana María Teresa, condesa de Boadilla del Monte, casada con Manuel Godoy, y desde 1823 fue caballero del Toisón de Oro.

El título sigue hasta nuestros días en la descendencia del infante Don Luis y unido a la casa de Sueca y la Alcudia, títulos ducales concedidos a Godoy. Su denominación hace referencia a la villa y municipio de Chinchón, en la provincia de Madrid.

Lista de señores y condes de Chinchón[editar]

Titular Periodo
Señores de Chinchón
(concesión por Isabel I de Castilla)
I
Andrés de Cabrera
1489-1511
II
Fernando de Cabrera y Bobadilla (I conde)
1511-1521
Condes de Chinchón
(1.ª creación, por Carlos I de España)
I
Fernando de Cabrera y Bobadilla
1520-1521
II
Pedro Fernández de Cabrera y Bobadilla
1521-1575
III
Diego Fernández de Cabrera y Bobadilla
1575-c.1600
IV
Luis Jerónimo Fernández de Cabrera y Bobadilla
c.1600-1647
V
Francisco Fausto Fernández de Cabrera y Bobadilla
1647-1665
VI
Inés de Castro Cabrera y Bobadilla
1665-1665
VII
Francisca de Cárdenas Cabrera y Bobadilla
1666-1669
VIII
Francisca de Castro Cabrera y Bobadilla
1669-1683
IX
Julio Savelli y Peretti 1683-1712
X
Juan Jorge Sforza Cesarini Savelli
1712-1729
XI
José Sforza Cesarini Savelli
1729-1738
Enajenación autorizada por Felipe V
XII
Felipe de Borbón y Farnesio
1738-1761
Enajenación autorizada por Carlos III
XIII
Luis de Borbón y Farnesio
1761-1785
2.ª creación
por Carlos IV en 1794
XIV
Luis María de Borbón y Vallabriga
1794-1803
XV
María Teresa de Borbón y Vallabriga
1803-1828
XVI
Carlota Luisa Manuela de Godoy y Borbón
1828-1886
XVII
Carlos Luis Rúspoli y Álvarez de Toledo
1886-1936
XVIII
Camilo Carlos Adolfo Rúspoli y Caro
1936-1975
XIX
Carlos Oswaldo Rúspoli y Morenés
1975-2016

El señorío de Chinchón[editar]

Este extenso estado, situado en el reino de Toledo y que no formaba coto redondo, fue concedido a perpetuidad por los Reyes Católicos mediante Real Cédula dada en Toledo el 20 de julio de 1489 y refrendada por Fernando Álvarez de Toledo, su secretario, en favor de Andrés de Cabrera y Beatriz de Bobadilla, primeros marqueses de Moya. La reina Isabel confirmaría esta donación por su testamento hecho en Medina del Campo el 12 de octubre de 1504. El señorío incluía veinte villas y numerosos lugares, con 1.200 vasallos, que habían sido desmembrados poco antes de la jurisdicción de la ciudad de Segovia e incorporados a la Corona. Las villas en él comprendidas eran las de Valdelaguna, Chinchón, Valdeconejos, Bayona de Tajuña, San Martín de la Vega, Ciempozuelos y Seseña, todas en el sexmo de Valdemoro; y en el de Casarrubios las de Moraleja de Enmedio, Moraleja la Mayor, Serranillos, La Cabeza, la Zarzuela, la Puebla de Mari Martín, Tiracentenos, Sacedón, Cienvallejos, Odón, Brunete, Quijorna y Vega Sagrilla, con todos sus términos, tierras y pastos, y con «jurisdicción civil y criminal alta y baja, mero y mixto imperio, y apartadamente por sí y sobre sí que haya en ellos y cada uno de ellos, alcaldes, alguacil, escribano y pregonero, horca y picota, cepo y cadena de azote, y las otras insignias de nuestra justicia».

El 5 de julio de dicho año los marqueses de Moya habían dado poder a Martín de Alarcón, comendador de la Membrilla, para que en su nombre tomase posesión de dichas villas y jurisdicción. Los Reyes Católicos libraron una Real Cédula el 6 de julio mandando a todas ellas que diesen posesión como nuevos señores a los dichos marqueses. La ciudad de Segovia se opuso denodadamente a esta desmembración y movió varios pleitos contra los condes de Chinchón, demandando la supresión de la merced y sosteniendo el derecho de todos los pastores de su comunidad de ciudad y tierra a usar de los pastos del señorío. Estos pleitos se prolongaron durante 112 años y en su transcurso se proveyó que las dehesas, ejidos y abrevaderos incluidos en la donación a los marqueses de Moya se redujesen a pasto común de los segovianos. El 12 de junio de 1592, por la mediación del obispo Andrés Pacheco, se firmó una concordia entre dicho consistorio y Diego Fernández de Cabrera y Bobadilla, III conde de Chinchón, que ponía fin a los litigios y fue confirmada por el rey Felipe II en Illescas el 29 de mayo del mismo año y en San Lorenzo del Escorial el 17 de julio de 1793.[3]

Los primeros marqueses de Moya vincularon el señorío de Chinchón, junto con los oficios perpetuos de alcaide y guarda mayor de los Reales Alcázares de Segovia y tesorero de su casa de moneda, en un mayorazgo que fundaron en cabeza de Fernando de Cabrera y Bobadilla, su segundo hijo varón, que en 1520 fue creado I conde de Chinchón.

Historia genealógica[editar]

Armas de los Cabrera y Bobadilla, condes de Chinchón.
Armas de los Sforza Cesarini.
Armas de los condes de Chinchón, desde que este estado y título fue enajenado en favor de la casa de Borbón.
Armas de los Rúspoli, príncipes romanos.

Casa de Cabrera y descendientes[editar]

Fernando de Cabrera y Bobadilla, I conde de Chinchón, alcaide y guarda mayor perpetuo del Alcázar Real de Segovia y tesorero de la casa de moneda de esta ciudad, caballero de Santiago y comendador de Montemolín. Combatió contra los comuneros con el grado de gran capitán, murió en 1521 y fue enterrado con su mujer en la desaparecida iglesia de Nuestra Señora de Gracia de Chinchón, y después trasladado a la nueva de la Asunción.

Casó con Teresa de la Cueva, natural de Cuéllar, hija de Francisco I Fernández de la Cueva y Mendoza, II duque de Alburquerque, II conde de Ledesma y II de Huelma, y de Francisca de Toledo, su mujer, hija de los primeros duques de Alba. Fueron padres de

  1. Pedro Fernández (o Pérez) de Cabrera y Bobadilla, que sigue,
  2. y de Mariana de la Cueva y Bobadilla (o Cabrera y de la Cueva), casada con Luis de Leiva (†1570), II príncipe de Asculi, marqués de Atella y conde de Monza, comendador de Yeste en la Orden de Santiago, capitán general de la gente de armas del ducado de Milán, que se halló en la Batalla de San Quintín (1557), hijo de Antonio de Leiva y Hurtado de Mendoza, de los señores de Baños, I príncipe de Asculi, etc., y también comendador de Yeste, y de Castellana de Villarragut y Belvís, su mujer, de los señores de Beniatjar, naturales ambos de Valencia. Con sucesión.


En 1521 sucedió su hijo

Pedro Fernández de Cabrera y Bobadilla, natural y II conde de Chinchón, mayordomo del rey Felipe II y ministro de sus Consejos de Estado, Guerra, Italia y Aragón.[4]​ Poseyó los oficios perpetuos de su padre, a los que sumó los de alférez mayor de Segovia[5]​ y tesorero general del Reino y Corona de Aragón, con plaza en este Consejo y en el de Italia, también por juro de heredad.[6]

Casó con Mencía de Mendoza y de la Cerda, hija de Diego Hurtado de Mendoza, I conde de Mélito y de Aliano (títulos del reino de Nápoles), y de Ana de la Cerda, su mujer, señora de Miedes, Galve, Pastrana y Mandayona; nieta del cardenal Pedro González de Mendoza, arzobispo de Toledo, y de Mencía de Lemos, y materna de Íñigo López de la Cerda, de los condes de Medinaceli, y de Brianda de Castro. Procrearon a

  1. Diego Fernández de Cabrera y Bobadilla, que sigue.
  2. Teresa de la Cueva, que nació en Chinchón hacia 1535 y finó en Valladolid en 1602. Casó hacia 1555 con Pedro Pérez de Castro Andrade y Portugal, V conde de Lemos, II marqués de Sarria, grande de España, viudo desde 1552 y con prole de Leonor de la Cueva, hijo de Fernando Ruiz de Castro Osorio y Portugal, IV conde de Lemos y I marqués de Sarria, y de Teresa de Andrade, III condesa de Villalba. Tuvieron por hijos a
    1. Pedro de Castro Cabrera y Bobadilla, capitán de las Guardias Viejas de Castilla, caballero de Alcántara (1589) y comendador de Aceuchal, gentilhombre de la Cámara del rey Felipe III. Casó con Jerónima de Córdoba y de la Cueva, hija de Rodrigo de Córdoba y Rojas, señor de Casa Palma, y de Mencía de la Cueva y Mendoza, su mujer, hija a su vez de Alonso I de la Cueva y Benavides, I señor de Bedmar, y de Juana Manrique de Mendoza, de los señores de Genevila. Sin sucesión.
    2. Rodrigo de Castro Cabrera y Bobadilla, canónigo de Toledo y dignidad de arcediano de Alcázar, consejero de la Suprema. Dejó un hijo natural.[7]
    3. Andrés de Castro Cabrera y Bobadilla, comendador de Portezuelo en la Orden de Alcántara, que nació en Monforte de Lemos hacia 1575 y testó en Madrid en 1647. Fue canónigo de Toledo pero renunció este cargo y al estado clerical y sirvió a Felipe IV como gentilhombre de cámara y general de la escuadra de bajeles del reino de Galicia. Casó tardíamente (¿hacia 1625?) con Inés de Guzmán, que era hermana de Francisca Enríquez de Ribera, la segunda mujer del IV conde de Chinchón, primo carnal de Andrés y virrey del Perú, como más abajo se verá. Hijas ambas de Perafán de Ribera y de Inés Enríquez Tavera de Saavedra, I condesa de la Torre. De esta unión nacieron:
      1. Pedro José de Castro (1631-1652), capitán de la guardia del virrey de Aragón y de caballos corazas, que sucedió a su padre en la encomienda de Portezuelo y murió en el Sitio de Barcelona.
      2. Inés de Castro Cabrera y Bobadilla, que seguirá como VI condesa de Chinchón,
      3. Francisca de Castro Cabrera y Bobadilla, que también seguirá como VIII condesa de Chinchón,
      4. y Catalina de Sandoval.

        Además, Andrés de Castro tuvo por hijo natural a
      5. Fadrique de Castro.

    4. Diego de Castro Cabrera y Bobadilla, que murió mozo siendo colegial en Alcalá de Henares,
    5. y Mencía de Castro, que murió niña.

  3. Andrés de Cabrera y Bobadilla, abad de Alcalá la Real y arzobispo de Zaragoza. Ocupaba esta sede durante las Alteraciones de Aragón, y falleció en 1592 durante las Cortes de Tarazona, que presidía en nombre del rey.
  4. Pedro de Cabrera y Bobadilla (†1574), que sirvió a S.M. muchos años, hallándose en el socorro de Mazalquivir (1563), y murió defendiendo la plaza de la Goleta, cuando se perdió.
  5. Diego de Cabrera y Bobadilla, colegial en el de los Caballeros Manriques de Alcalá, que murió mozo.
  6. Ana de Cabrera y de la Cerda, dama de la reina Ana de Austria, cuarta mujer de Felipe II.
  7. Mencía de la Cerda, dama de la misma reina. Casó en San Lorenzo el Real ¿en 1583? con Fernando Cortés Ramírez de Arellano, III marqués del Valle de Oaxaca, natural de la ciudad de Méjico, hijo de Martín Cortés Zúñiga, II marqués de dicho título, y de Ana de Arellano, su mujer y sobrina, y nieto del conquistador Hernán Cortés de Monroy, I marqués del Valle de Oaxaca, capitán general de la Nueva España, y de Juana de Zúñiga y Arellano, su segunda mujer, de los condes de Aguilar de Inestrillas. La prole de este matrimonio se malogró. Fundaron en Valladolid la iglesia y convento de Nuestra Señora de la Merced, en cuya capilla mayor fueron sepultados.
  8. Y María Leonor de la Cerda, que casó con Alfonso Cavazzi, conde y barón de la Somaglia, patricio, capitán de armas y consejero secreto de Milán, que era primo segundo del conde Nicolò Sfondrati, después Papa Gregorio XIV. Hijo de Francesco Cavazzi, conde de la Somaglia, patricio y senador de Milán,[8]​ y de Margherita Trivulzio, su mujer, que era hermana de Gianfermo Trivulzio, I conde de Melzo, senador de Milán y embajador de esta ciudad cerca del Emperador Carlos V, e hija a su vez del capitán Giorgio Trivulzio y de Caterina Trivulzio, tíos abuelos de dicho pontífice.[9]​ Tuvieron por hija única a
    Margherita Cavazzi della Somaglia (†1613). Casó con Michele Damasceni Peretti (1577-1631), príncipe romano asistente al solio pontificio (1585), I príncipe de Venafro (título de Nápoles creado en 1605), marqués de San Martino y de Incisa Monferrato, conde de Celano y de Caluso, barón de Pescina, etc., general de la Santa Iglesia Romana (1588), gobernador pontificio de Borgo y de Fermo, el cual volvió a casar en 1613 con Anna Maria Cesi. Era hermano del cardenal Alessandro Damasceni Peretti, de Flavia Peretti (mujer de Virginio Orsini, duque de Bracciano) y de Felice Orsina Peretti (que casó sucesivamente con Marcantonio III Colonna, príncipe de Paliano, y con Muzio II Sforza, marqués de Caravaggio). Hijo de Fabio Damasceni (que adoptó el apellido Peretti) y de Maria Felice Mignucci Peretti, su mujer, hija y sucesora a su vez de Giambattista Mignucci di Tito y de Camilla Peretti, I marquesa de Venafro y condesa de Celano, hermana del Papa Sixto V.[10]​ Tuvieron por hijos a
    1. Francesco Peretti di Montalto (1595-1653), II príncipe de Venafro, príncipe romano asistente al solio pontificio, marqués de San Martino, conde de Celano, barón de Pescina, etc., arzobispo de Monreale, creado cardenal por Urbano VIII en el consistorio de 1641, a propuesta del rey Felipe IV de España.
    2. Camilla Peretti (1596-1668), que en 1618 tomó el velo como dominica en el monasterio de Santa Caterina da Siena de Roma.
    3. Y Maria Felice Peretti (1603-1650), princesa de Venafro, marquesa de San Martino y de Incisa, condesa de Celano y de Caluso, baronesa de Pescina, etc. Casó en 1620 con Bernardino Savelli (1604-1658), II príncipe de Albano, mariscal de la Santa Iglesia Romana, guardián del Cónclave, II duque de Poggio Nativo (1649) y I de Ariccia (1648), etc., hijo de Paolo Savelli, I príncipe de Albano (1607), de los duques de Castel Gandolfo, mariscal y guardián del Cónclave, gobernador de las armas de la Romaña, embajador del Emperador en Roma, caballero del Toisón de Oro, y de Caterina Savelli, señora de Ariccia. Fueron sus hijos:
      1. Francesco Savelli (1621-1627),
      2. Paolo Savelli, que renunció a la primogenitura en 1646 y fue clérigo de la Cámara Apostólica, abad de Chiaravalle, cardenal y archimandrita del monasterio de San Salvatore de Messina,
      3. Alessandro Savelli (1624-1628),
      4. Julio Savelli y Peretti, que seguirá como IX conde de Chinchón,
      5. y Margherita Savelli (†1690), que de viuda entró monja en el monasterio de Santa Caterina di Monte Magnanapoli, en Roma. Casó con Giuliano III Cesarini (1618-1665), I duque de Genzano y III de Civitanova (título que cedió a su hermano Filippo), III marqués de Civita Lavinia, señor de Montecosaro y Ardea, confaloniero del pueblo romano, hijo de Gian Giorgio II Cesarini, II duque de Civitanova, II marqués de Civita Lavinia, señor de Genzano, Montecosaro y Ardea, y de Cornelia Caetani, su mujer, de los duques de Sermoneta, y nieto de Giuliano II Cesarini, I duque de Civitanova, y de Livia Orsini, de los duques de Santo Gemmi.[11]​ Tuvieron por hijos a
        1. Giovanni Giorgio Cesarini (†1653),
        2. Alessandro Cesarini (†1656),
        3. Livia Cesarini (†1712), V duquesa de Civitanova y II de Genzano. Había renunciado a la sucesión para profesar en el monasterio de la Madonna dei Sette Dolori en Roma, pero dejó el velo para entrar en posesión de la primogenitura de su casa. Casó en 1672 con Federico Sforza-Cesarini (1651-1712), IV duque de Onano, conde de Santa Fiora y de Cotignola, etc., I duque Sforza Cesarini, príncipe de Genzano, duque de Civita Lavinia, Ginestra y Torricella, marqués de Civitanova, Frasso, Ardea, Varzi y Menconico Cella, señor de Montecosaro (1697), duque de Segni (1693), grande de España de 1.ª clase (1703), caballero del Espíritu Santo de Francia, diplomático al servicio del Papa y del Rey de España, hijo segundo de Paolo Sforza, II marqués de Proceno, conde de Santa Fiora y de Cotignola, y de Olimpia Cesi, su segunda mujer, de los duques de Acquasparta; nieto de Alessandro Sforza, duque de Segni, conde de Santa Fiora, etc., y de Eleonora Orsini, de los duques de Bracciano,[12]​ y sobrino carnal del cardenal Federico Sforza y de Mario Sforza, duque de Segni y de Onano, conde de Santa Fiora, vizconde de Valmontone etc. Fueron padres de
          1. Juan Jorge Sforza Cesarini Savelli, que seguirá como X conde de Chinchón,
          2. Gaetano I Sforza (1674-1727), II duque Sforza-Cesarini y II de Segni, príncipe de Genzano, duque de Civita Lavinia, Ginestra y Torricella, marqués de Civitanova, Frasso, Ardea, Varzi y Menconico Cella, conde de Santa Fiora, señor de Montecosaro y San Martino del Pizzolano, grande de España de 1.ª clase (1712). Sucedió en parte de los títulos de los Savelli: conde de Celano, barón de Pescina, señor de San Rufino, San Benedetto dei Marsi, Aschi, Cocullo, Venere, Cerchio, Lecce dei Marsi, Biseglia, San Sebastiano, Sperone, Ortucchio, Torrimpietra, Palidoro, Tor Lupara, Grotta Scrofana, Montana, Stazzano y Castel Cretone. Casó en Roma el 24 de junio de 1706 con Vittoria Conti (†1743), hija de Giuseppe Lotario Conti, duque de Poli y de Guadagnolo, y de Lucrezia Colonna, de los príncipes de Paliano. Procrearon a:
            1. José Sforza Cesarini Savelli, que seguirá como XI conde de Chinchón,
            2. Renata Sforza, que murió niña,
            3. y Margherita Sforza (1710-1740).

          3. Olimpia Sforza (1675-1748), VI princesa de Venafro, que casó en 1699 con Scipione di Capua (1677-1705), III duque de Mignano, con sucesión.
          4. Cornelia Sforza (†1730).
          5. y Margherita Sforza, mujer de Valerio Santacroce, II duque de Oliveto.

        4. Clelia Cesarini (1655-1735), que casó en Roma en 1671 con Filippo Colonna (1642-1686), príncipe de Sonnino y de Galatro, caballero del Espíritu Santo de Francia, hijo segundo de Marcantonio Colonna, V príncipe de Paliano, y de Isabella Gioeni e Cardona, princesa de Castiglione. Con sucesión.
        5. Y Giulia, Camilla, Maria Felice, Anna y Cornelia Cesarini, que las cinco fueron monjas en Roma.


Busto erigido en Chinchón a la memoria de Francisca Enríquez de Rivera, que fue condesa de Chinchón por su matrimonio con Luis Jerónimo Fernández de Cabrera y Bobadilla, virrey del Perú. En 1629 esta virreina curó de unas fiebres gracias al tratamiento con corteza de quina. Su caso alcanzó notoriedad y contribuyó a la difusión de este medicamento autóctono de las Indias, que en su memoria se llamó chinchona.
El infante Don Luis de Borbón, XIII conde de Chinchón.
María Teresa de Vallabriga, condesa consorte de Chinchón. Obra de Goya.
El cardenal Luis María de Borbón y Vallabriga, XIV conde de Chinchón. Obra de Goya. Museo de Arte de Sao Paulo, Brasil.
María Teresa de Borbón y Vallabriga, XV condesa de Chinchón. Obra de Goya.
María Luisa de Borbón y Vallabriga, duquesa consorte de San Fernando de Quiroga. Galería de los Uffizi. Florencia. Obra de Goya.
Carlota Luisa de Godoy y Borbón, XVI condesa de Chinchón. Obra de Luis de la Cruz y Ríos.

En 1575 sucedió su hijo

Diego Fernández de Cabrera y Bobadilla (n.c.1535), III conde de Chinchón, tesorero de la Corona de Aragón y de la casa de moneda de Segovia, alférez mayor de esta ciudad y alcaide de su Real Alcázar, patrono y protector general de la Orden Franciscana, todo a perpetuidad. Sirvió al Rey en el socorro de Mazalquivir (1563) y en las guerras con Francia, hallándose en la Batalla de San Quintín (1557).

Sucedió a su padre en la tesorería general de Aragón, oficio perpetuo por el que era miembro nato del Consejo Supremo de dicha corona, con voz también el de Italia. Desempeñaba el cargo cuando se produjeron las Alteraciones de Aragón, y «era poco grato a los aragoneses, porque temían que no correspondía a sus voluntades».[13]

Casó con Inés Pacheco, su prima segunda, natural de Escalona, bautizada el 10 de julio de 1537, hija de Diego López Pacheco, III marqués de Villena, III duque de Escalona, III conde de Xiquena y VI de San Esteban de Gormaz, y de Luisa de Cabrera y Bobadilla, III marquesa de Moya; nieta de... y materna de Juan Pérez de Cabrera y Bobadilla, II marqués de Moya, y de Ana de Mendoza, de los duques del Infantado.

Procrearon a

  1. Diego y
  2. Pedro de Cabrera y Bobadilla, que ambos murieron niños;
  3. Luis Jerónimo Fernández de Cabrera y Bobadilla, que sigue;
  4. Mencía de Mendoza y de la Cerda, que casó con Francisco Pérez de Cabrera y Bobadilla, su primo carnal, VI marqués de Moya, con sucesión.
  5. María Pacheco, que fue la primera mujer de Juan Andrés Hurtado de Mendoza (†1639), V marqués de Cañete, señor de la Parrilla, Olmeda, Uña, Val de Meca, Cañada del Hoyo, Belmontejo y Poyatos, guarda mayor de Cuenca, gentilhombre de cámara y montero mayor del rey Felipe III. Hijo de García Hurtado de Mendoza, IV marqués de Cañete, capitán general de Chile y virrey del Perú, y de María de Castro, su primera mujer, de los condes de Lemos. María Pacheco murió pronto, y el marqués volvió a casar tres veces más: con María Catalina de la Cerda, de los duques de Medinaceli; con María Manrique de Cárdenas, de los duques de Maqueda, y en cuartas nupcias con Catalina de Zúñiga y Sandoval, de los duques de Peñaranda de Duero. Tuvo también prole de su tercera mujer, y de la primera fue unigénito
    García Hurtado de Mendoza, que murió mozo en Flandes, en vida de su padre.
  6. Y Luisa de Cabrera y Bobadilla, que casó con Pedro Velázquez Dávila y Bracamonte, II marqués de Loriana, caballero de Calatrava, viudo sin prole de Beatriz de Haro, de los marqueses del Carpio, y que en terceras casó con Ana María de Guillamas, de quien tuvo sucesión. Fue hermano y sucesor de Juan de los mismos apellidos, II conde de Uceda y I marqués de Loriana, caballero de Santiago, e hijo de Diego Dávila y Bracamonte, I conde de Uceda (título después convertido en el de marqués de Loriana), caballero de Alcántara, mayordomo mayor de la Reina, IV señor de Loriana, y de Leonor de Guzmán y Ribera, su mujer, de los condes de Olivares. No tuvieron descendencia.


Hacia 1600 sucedió su hijo

Luis Jerónimo Fernández de Cabrera y Bobadilla (1586–1647), IV conde de Chinchón, virrey del Perú, comendador del Campo de Criptana en la Orden de Santiago. Natural de Madrid, fue bautizado en San Nicolás el 20 de octubre de 1586[14]​ y finó en la misma villa el 28 de octubre de 1647.

Fue el último de su casa que poseyó la dignidad de tesorero general de Aragón, con plaza en el Consejo de esta corona y voz también en el de Italia. Entró a ejercerla por Real Despacho del 18 de noviembre de 1612, una vez cumplida la edad mínima requerida de 25 años; hizo renuncia de ella hacia 1625, y S.M. la volvió a conceder a Juan de Mendoza y Luna, III marqués de Montesclaros, por Real Despacho del 8 de enero de 1627.[15]

Casó dos veces: primera con Ana Osorio, de quien no tuvo sucesión, hija de Pedro Álvarez Osorio, VIII marqués de Astorga, IX conde de Trastamara y VIII de Santa Marta.

Y segunda vez casó con Francisca Enríquez de Ribera, natural de Sevilla. Esta señora, siendo virreina del Perú, curó de unas fiebres en 1629 gracias al tratamiento con corteza de quina. Su caso alcanzó notoriedad y contribuyó a la difusión de este medicamento autóctono de las Indias, que en su memoria se llamó chinchona. Era hermana de Inés de Guzmán, antes citada como mujer de Andrés de Castro (de los condes de Lemos, primo de su marido) y madre de la VI y la VIII condesas de Chinchón. Hija de Perafán de Ribera y de Inés Enríquez Tavera de Saavedra, I condesa de la Torre, camarera mayor de la Reina de Francia y dueña de honor de la de España; nieta de Perafán de Ribera, descendiente de los adelantados de Andalucía, y de Antonia de Guzmán.


En 1647 le sucedió su hijo único, nacido del segundo matrimonio:

Francisco Fausto Fernández de Cabrera y Bobadilla, V conde de Chinchón, I marqués de San Martín de la Vega. Nació el 25 de enero de 1629 en el lugar de San Bayaque, corregimiento de Saña y reino del Perú,[14]​ y falleció el 3 de octubre de 1665.[16]​ En 1636, siendo todavía niño y en vida de su padre, el rey Felipe IV le otorgó el título de espera de marqués de San Martín de la Vega, sobre una de las villas del sexmo de Valdemoro que integraban el señorío de Chinchón.[17]

Casó con Juana de Córdoba y Velasco, hija natural de Luis de Velasco y Tovar, el Mudo, I vizconde de Sauquillo y I marqués del Fresno, caballero de la Orden de Santiago y comendador de Portezuelo en la de Alcántara, y nieta del condestable Juan Fernández de Velasco y Tovar, V duque de Frías, y de Juana de Córdoba y Aragón, su segunda mujer.[18]​ No tuvieron descendencia.


En octubre de 1665 le sucedió su prima

Inés de Castro Cabrera y Bobadilla (c.1635-1665), VI condesa de Chinchón, II marquesa de San Martín de la Vega, dama de la reina Mariana de Austria, arriba filiada como biznieta del II conde de Chinchón: hija del comendador Andrés de Castro y nieta de los V condes de Lemos. Era prima segunda de su predecesor por la línea de sucesión de la casa, que era la paterna de ambos, pero también su prima carnal, pues sus madres eran hermanas. Y solo le sobrevivió dos meses, pues falleció en Madrid el 27 de diciembre de 1665.[16]​ En este tiempo entró en posesión del mayorazgo y jurisdicciones, pero no tituló.

Casó en el Palacio Real del Buen Retiro, el 11 de noviembre de 1657,[16]​ con José Alejo de Cárdenas Ulloa y Zúñiga (c.1630-1665), XI conde de la Puebla del Maestre, X de Nieva y de Villalonso, II marqués de Bacares, VI de la Mota y V de Auñón, señor de la casa de Valda y agregadas en Azcoitia, patrono de la iglesia de Santa María la Real de esta villa y de la conventual de San Felipe el Real de Madrid, electo embajador extraordinario de S.M.C. en Francia (1685), mayordomo del rey Carlos II y gentilhombre de su Cámara con entrada, hijo de Diego de Cárdenas y Herrera, X conde de la Puebla del Maestre, I marqués de Bacares y III de Auñón, caballero de Santiago, asistente y maestre de campo general de Sevilla, y de Mariana de Ulloa Zúñiga y Velasco, su mujer, IX condesa de Nieva y V marquesa de la Mota.[19]

Tuvieron dos hijas:

  1. Antonia de Cárdenas Cabrera y Bobadilla (c.1658-a.1665), que murió niña en vida de su padre,
  2. y Francisca de Cárdenas Cabrera y Bobadilla, que sigue.


En 1666 sucedió su hija

Francisca de Cárdenas Cabrera y Bobadilla (1660-1669), VII condesa de Chinchón, XII de la Puebla del Maestre, XI de Nieva y de Villalonso, IV marquesa de Bacares, VII de la Mota, VI de Auñón y III de San Martín de la Vega, menina de la reina madre Mariana de Austria. Falleció el 23 de octubre de 1669, a los de nueve de su edad,[16]​ y fue enterrada en el convento de Predicadores de Nuestra Señora de Atocha.


En 1669 le sucedió su tía carnal, hermana de su madre:

Francisca de Castro Cabrera y Bobadilla, VIII condesa de Chinchón, IV marquesa de San Martín de la Vega. Casó dos veces: primera con Francisco de Guzmán († 1672), hijo de Pedro de Guzmán, III marqués de la Algaba y VI de Ardales, VI conde de Teba, y en segundas nupcias con Enrique de Benavides y Bazán, marqués de Bayona. La VIII condesa murió sin descendencia el 22 de febrero de 1683.[16]


En 1683 sucedió su primo tercero

Julio Savelli y Peretti, IX conde de Chinchón, III príncipe de Albano y II de Venafro, II duque de Ariccia, marqués de San Martino, conde de Celano, barón de Pescina, mariscal perpetuo de la Santa Iglesia Romana, señor de San Rufino, San Benedetto dei Marsi, Aschi, Cocullo, Venere, Cerchio, Lecce dei Marsi, Gioia dei Marsi, Biseglia, San Sebastiano, Sperone, Ortucchio, Torrimpietra, Palidoro, Tor Lupara, Montana, Grotta Scrofana, Stazzano y Castel Cretone, caballero del Toisón de Oro. Arriba filiado como tataranieto del II conde de Chinchón: biznieto de Leonor de la Cerda y nieto de los I príncipes de Venafro. Algunas fuentes le tienen por grande de España, concesionario de una dignidad de tal supuestamente creada por el rey Felipe IV hacia 1683.[2]

Casó dos veces: primera con Ana Aldobrandini, su prima carnal, hija de Pietro Aldobrandini, duque de Carpineto, y de Carlotta Savelli, su mujer, que era hermana del padre de Julio; nieta de Gian Francesco Aldobrandini, general de la Santa Iglesia Romana, vástago de una rama menor de los Aldobrandini establecida en Florencia, y de Olimpia Aldobrandini, de la rama mayor, princesa de Rossano, que fue hermana del cardenal camarlengo Pietro Aldobrandini y sobrina carnal del Papa Clemente VIII;[20]​ y materna de los I príncipes de Albano, ya citados.

Y en segundas casó con Caterina Giustiniani, de la que no tuvo prole, hija de Andrea Giustiniani, I príncipe de Bassano, y de Maria Flaminia Pamphili.

De la primera tuvo un hijo legítimo:
  1. Julio Savelli y Aldobrandini, III príncipe de Venafro, que nació el 16 de noviembre 1653 y premurió a su padre en 1682. Casó el 21 de junio de 1679 con Flaminia Pamphili, su deuda, que finó viuda en Roma el 17 de febrero de 1709, hija de Camillo Pamphili, duque de Carpineto, y de Olimpia Aldobrandini, III princesa de Meldola y Sarsina. Sin posteridad.

    Y durante la viudez entre ambos matrimonios tuvo una hija natural, llamada
  2. Maria Felice Savelli, que nació el 22 de mayo de 1661.


En 1719 sucedió su sobrino nieto

Juan Jorge Sforza Cesarini Savelli (1678-1729), X conde de Chinchón, que nació en Roma en 1678 y falleció sin descendencia en Pampolona en 1729.[21]


En 1729 sucedió su sobrino carnal

José Sforza Cesarini Savelli (1705-1774), XI conde de Chinchón (último poseedor del condado de la línea descendiente del primer concesionario), príncipe de Santa Flora, Genzano y Valmontone, duque de Segni, etc., caballero del Toisón de Oro (1738). Hijo de Gaetano I Sforza, II duque Sforza-Cesarini y II de Segni, príncipe de Genzano, etc. (hermano del anterior conde) y de Vittoria Conti, ya citados.

Casó con María Francisca Giustiniani, de los príncipes de Bassano, y tuvieron numerosa descendencia. Tres de sus hijos varones dieron origen a otras tantas líneas de los Sforza-Cesarini: la primogénita de los príncipes de Santa Flora y Genzano, la de los duques de Segni y la de los condes de Celano.[22]

Casa de Borbón y descendientes[editar]

Enajenación en favor del duque de Parma (1738)

El título y estado de conde de Chinchón fue vendido en 1738 por el XI conde, José Sforza Cesarini Savelli, con licencia del rey Felipe V, en favor del

Infante de España Don Felipe de Borbón, XII conde de Chinchón, que después fue duque soberano de Parma, Plasencia y Guastalla, hijo de dicho rey y de Isabel de Farnesio, su segunda consorte. Casó con la princesa Luisa Isabel de Francia, también de la casa de Borbón, hija de los reyes Luis XV de Francia y María Leszczynska, su primera consorte, de la casa real de Polonia, y tuvieron descendencia hábil en que siguió el ducado de Parma (casa de Borbón-Parma).


Enajenación en favor del infante Don Luis (1761)

El duque de Parma volvió a vender el condado de Chinchón el 28 de mayo de 1761, con licencia de su hermano el rey Carlos III, en favor de un hermano entero y menor de ambos:

El infante Don Luis de Borbón, XIII conde de Chinchón.[23]​ Había sido arzobispo de Toledo y de Sevilla y cardenal del título de Santa María della Scala, pero renunció a sus cargos eclesiásticos y obtuvo la dimisión del estado clerical para casar con María Teresa de Vallabriga y Rozas, dama noble de la Orden de María Luisa. Este matrimonio morganático se celebró el 27 de junio de 1776, con licencia del rey Carlos III, en la capilla del palacio de los Duques de Fernandina en Olías del Rey.[1]​ La esposa nació en Zaragoza el 6 de noviembre de 1759, fue bautizada en la parroquial de San Felipe y falleció en la misma ciudad el 26 de febrero de 1820, siendo enterrada en la cripta de la Basílica del Pilar. Era hija de José Ignacio de Vallabriga y Español, de igual naturaleza, señor de Soliveta en el condado de Ribagorza, teniente coronel de un regimiento de voluntarios de a caballo, y de María Josefa de Rozas y Melfort, III condesa de Castelblanco, en segundas nupcias de esta,[24]​ nacida en Madrid; nieta de José de Vallabriga Joya y Coscón y de Antonia Español y Ardanuy, de los señores de Soliveta, y materna de José de Rozas y Meléndez de la Cueva, I duque de San Andrés, II conde de Castelblanco, caballero de Alcántara, capitán general de Guatemala y presidente de su Real Audiencia, y de Francisca Drummond de Melfort y Wallace, su tercera mujer, dama de la reina, de los duques de Melfort en Escocia.

Tuvieron tres hijos, que incialmente se apellidaron Vallabriga pero en 1798 fueron autorizados a usar el apellido y armas de Borbón:

  1. Luis María de Borbón y Vallabriga, que sigue,
  2. María Teresa de Borbón y Vallabriga, que seguirá,
  3. y María Luisa de Borbón y Vallabriga, que casó con Joaquín José de Melgarejo y Saurín, duque de San Fernando de Quiroga y no tuvo descendencia. Fue, como su madre y su hermana, dama de la Orden de María Luisa, y está enterrada en la sacristía del palacio de Boadilla del Monte, bajo una sepultura de mármol de Valeriano Salvatierra.


Segunda creación (1794)

La segunda creación del condado se hizo efectiva por Real Decreto de Carlos IV dado el 25 de abril de 1794 en favor de

Luis María de Vallabriga, después llamado Luis María de Borbón y Vallabriga, XIV conde de Chinchón,[25]​ concesionario de la grandeza de España en 1799, marqués de San Martín de la Vega, hijo morganático del infante Don Luis. Fue como su padre arzobispo de Sevilla y de Toledo, cardenal del título de Santa María della Scala y caballero del Toisón de Oro. De talante liberal y con verdadera vocación religiosa, fue el único miembro de la familia Borbón que quedó en España durante la Guerra de la Independencia. Por ese motivo, y por ser el primado de España, fue presidente de la regencia instaurada por las Cortes de Cádiz de 1808. El regreso del rey Fernando VII, su primo segundo, supuso el final de su carrera política. Está enterrado en la sacristía de la catedral de Toledo, en un mausoleo neoclásico obra de de Valeriano Salvatierra. Sin descendientes.


El 1.º de julio de 1803 cedió el condado a su hermana

María Teresa de Borbón y Vallabriga, XV condesa de Chinchón, grande de España, I condesa de Boadilla del Monte (título que fue elevado a marquesado en la persona de su hija Carlota).

Casó en 1797 con Manuel Godoy y Álvarez de Faria, príncipe de la Paz, I duque de la Alcudia y I de Sueca, ambos con grandeza, I barón de Mascalbó, I príncipe de Bassano (título romano) y I conde de Evoramonte (título de Portugal). Este matrimonio fue muy desavenido, y la separación era un hecho desde antes de la caída de Godoy en 1808. Una vez viudo, él volvió a casar en 1829 con la que había sido su amante durante muchos años, Josefa de Tudó y Catalán, condesa de Castillo Fiel, legitimando así la prole que había tenido con ella.

Del matrimonio con la condesa de Chinchón solo quedó una hija supérstite: Carlota, que no solo estaba llamada a suceder en la casa materna, sino también —pese a tener medio hermanos varones legitimados— en los títulos españoles y portugueses de su padre, pues le habían sido otorgados a Godoy «en contemplación de su matrimonio» con una prima carnal de Carlos IV.


Le sucedió su hija única:

Carlota Luisa de Godoy y Borbón, XVI condesa de Chinchón, II duquesa de Sueca, dos veces grande de España, I marquesa de Boadilla del Monte, II condesa de Evoramonte. El rey Fernando VII le restituyó la mitad de los bienes incautados a su padre. Heredó la fastuosa colección de obras de arte de su tío el cardenal Luis María de Borbón y Vallabriga, así como todos los cuadros de su tía María Luisa de Borbón y Vallabriga, ambos hermanos de su madre. Casó en Roma el 8 de noviembre de 1821 con Camilo Rúspoli y Khevenhüller-Mestch (1788-1864), príncipe romano, jefe del escuadrón de dragones del papa León XII, caballero de la Orden de Malta, maestrante de Granada y gran cruz de Carlos III, hijo de Francesco Ruspoli, III príncipe de Cerveteri, y de la condesa Maria Leopoldina de Khevenhüller-Metsch. Tuvieron dos hijos:

  1. Adolfo Rúspoli y Godoy, II duque de la Alcudia, nacido en Burdeos el 28 de diciembre de 1822 y fallecido en París el 4 de febrero de 1914. Casó con Rosalía Álvarez de Toledo y Silva, hija de Pedro de Alcántara Álvarez de Toledo y Palafox, XVII duque de Medina Sidonia, XIII marqués de Villafranca, y de Joaquina de Silva y Téllez-Girón, de los marqueses de Santa Cruz. Padres de
    1. Carlos Luis Rúspoli y Álvarez de Toledo, que sigue,
    2. Joaquín Rúspoli y Álvarez de Toledo (1859-1904),
    3. José Rúspoli y Álvarez de Toledo (1861-1948),
    4. María Teresa Rúspoli y Álvarez de Toledo (1863-1958), que casó en París en 1883 con Henri Cognet de Chappuis de Maubou, con posteridad,
    5. Ignacio Camilo Rúspoli y Álvarez de Toledo (1865-1930), casado con María del Pilar Navacerrada, con descendencia,
    6. María Elena Rúspoli y Álvarez de Toledo (n.1878)
    7. y Pedro de Alcántara Rúspoli y Álvarez de Toledo (n.1879)

  2. Y Luis Rúspoli y Godoy, II marqués de Boadilla del Monte, nacido el 22 de agosto de 1828 en Florencia, donde falleció el 21 de diciembre de 1893. Casó dos veces: en primeras nupcias con Matilda Martellini, y en segundas con Emilia Landi. Con prole de la segunda.


Le sucedió su nieto

Carlos Luis Rúspoli y Álvarez de Toledo (1858-1936), XVII conde de Chinchón (por cesión de su abuela, la anterior condesa, y renuncia de su padre Adolfo Rúspoli), III duque de la Alcudia y III de Sueca, tres veces grande de España, IV conde de Evoramonte. Casó dos veces: primera con Carmen Caro y Caro, de los condes de Caltavuturo, y en segundas con Josefa Pardo y Manuel de Villena, condesa de la Granja de Rocamora, de los marqueses de Rafal.


Le sucedió su hijo del primer matrimonio

Camilo Carlos Adolfo Rúspoli y Caro, XVIII conde de Chinchón, IV duque de Sueca y IV de la Alcudia, tres veces grande de España, V marqués de Boadilla del Monte, caballero de honor y devoción de la Orden de Malta y maestrante de Granada. Nació el 5 de junio de 1904 en Madrid, donde expiró el 20 de noviembre de 1975.

Casó en San Sebastián el 7 de octubre de 1931 con María de Belén Morenés y Arteaga, XVIII condesa de Bañares, dama de la misma Orden y Maestranza, nacida en dicha ciudad el 18 de agosto de 1906 y finada en Madrid el 30 de abril de 1999, hija de Luis Morenés y García-Alessón, I marqués de Bassecourt, diputado a Cortes, gentilhombre de Cámara de S.M. con ejercicio y servidumbre, caballero maestrante de Zaragoza y del Real Cuerpo de la Nobleza de Cataluña, comendador de la Legión de Honor de Francia, y de María de las Mercedes de Arteaga y Echagüe, su mujer, de los duques del Infantado, XVII marquesa de Argüeso y XIV de Campoo, XIV condesa de Villada y XVII de Bañares, grande de España, dama de la reina Victoria Eugenia y de la Real Maestranza de Zaragoza. Fueron padres de

  1. Carlos Oswaldo Rúspoli y Morenés, que sigue,
  2. Luis Rúspoli y Morenés, VI marqués de Boadilla del Monte, II barón de Mascalbó (por rehabilitación en 1995), caballero de honor y devoción de la Orden de Malta y maestrante de Granada.
  3. Y Enrique Jaime Rúspoli y Morenés, XIX conde de Bañares, nacido en Madrid 2 de febrero de 1935, guardia noble y gentilhombre de S.S. el Papa, caballero de las Órdenes de Malta y Piana y de la Real Maestranza de Granada.


Le sucedió su hijo

Carlos Oswaldo Rúspoli y Morenés (1932-2016), XIX conde de Chinchón, V duque de la Alcudia y V de Sueca, tres veces grande de España. Nació en San Sebastián el 5 de agosto de 1932 y falleció viudo y sin descendencia en Madrid el 25 de octubre de 2016. Había casado en 1980, en el palacio de Boadilla, con María del Rosario Herbosch y Huidobro, finada en febrero de 2016,[26]​ hija del belga Olivier Herbosch Lodie y de la española María del Rosario Huidobro y Cavanilles.

El título permanece vacante desde su fallecimiento.

Árboles genealógicos[editar]

Casa de Cabrera y descendientes[editar]

 
 
 
 
 
 
 
 
Fernando de Cabrera y Bobadilla,
I conde de Chinchón

(† 1521)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Pedro de Cabrera y Bobadilla,
II conde de Chinchón

(† 1575)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Diego de Cabrera y Bobadilla,
III conde de Chinchón
 
 
 
 
 
Teresa de la Cueva,
condesa de Lemos

(† 1602)
 
Mariana de la Cerda,
condesa de la Somaglia
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Luis Jerónimo de Cabrera y Bobadilla,
IV conde de Chinchón

(1589-1647)
 
 
 
 
 
Andrés de Castro Cabrera y Bobadilla
(† 1647)
 
Margarita Cavazzi,
princesa de Venafro

(† 1613)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Francisco de Cabrera y Bobadilla,
V conde de Chinchón

(1629-1665)
 
Inés de Castro,
VI condesa de Chinchón

(† 1665)
 
Francisca de Castro,
VIII condesa de Chinchón

(† 1687)
 
Cardenal Francisco Peretti,
II príncipe de Venafro

(1595-1693)
 
María Feliche Peretti,
princesa de Albano,
III princesa de Venafro

(1603-1650)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Francisca de Cárdenas,
VII condesa de Chinchón

(1629-1665)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Margarita Savelli,
duquesa de Citanova

(† 1690)
 
Julio Savelli,
III príncipe de Albano,
IX conde de Chinchón

(1626-1712)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Livia Cesarini,
duquesa Sforza Cesarini

(† 1712)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Cayetano Sforza Cesarini,
II duque Sforza Cesarini

(1674-1727)
 
Juan Jorge Sforza Cesarini,
X conde de Chinchón

(1678-1729)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
José Sforza Cesarini,
III duque Sforza Cesarini,
XI conde de Chinchón

(1705-1744)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Felipe Sforza Cesarini,
IV duque Sforza Cesarini

(1727-1764)
Con sucesión en los duques Sforza Cesarini.

Casa de Borbón y descendientes[editar]

 
 
 
 
Felipe V de España
(1683-1746)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Felipe I de Parma,
XII conde de Chinchón

(1720-1765)
 
Luis de Borbón,
infante de España,
XIII conde de Chinchón

(1727-1785)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Fernando I de Parma
(1751-1802)
Con sucesión en los duques de Parma.
 
Cardenal Luis de Borbón,
XIV conde de Chinchón

(1777-1823)
 
María Teresa de Borbón,
princesa de la Paz,
XV condesa de Chinchón

(1780-1828)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Carlota Luisa de Godoy,
II duquesa de Sueca,
XVI condesa de Chinchón

(1800–1886)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Adolfo Rúspoli,
II duque de la Alcudia

(1822–1914)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Carlos Rúspoli,
III duque de Sueca,
XVII conde de Chinchón

(1858–1936)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Carlos Rúspoli,
IV duque de Sueca,
XVIII conde de Chinchón

(1904–1975)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Carlos Rúspoli,
V duque de Sueca,
XIX conde de Chinchón

(1932-2016)

Bibliografía y enlaces externos[editar]

  • Salazar y Acha, Jaime de (2012). Los Grandes de España (Siglos XV-XXI). Madrid: Ediciones Hidalguía. ISBN 978-84-939313-9-1. 
  • Elenco de grandezas y títulos nobiliarios españoles (Madrid: Hidalguía, varios años).
  • Patricio Fernández Sánchez. Boadilla del Monte, un pueblo con historia (Madrid: Visión Libros, 2011), pp. 103-111 y 141-170.

Referencias y notas[editar]

  1. a b El matrimonio del infante Don Luis con María Teresa de Vallabriga fue morganático, por lo que sus descendientes quedaron privados de derechos al trono de España.
  2. a b Según Nicolás Hobbs (op. cit. I), al condado de Chinchón le fue otorgada la grandeza de España hacia 1683 por el rey Carlos II, en cabeza del IX titular: Julio Savelli y Peretti, príncipe de Albano y de Venafro, mariscal perpetuo de la Santa Iglesia Romana, caballero del Toisón de Oro. Pero no hay constancia de otra creación de grandeza que la de 1.ª clase otorgada en 1799 por el rey Carlos IV en favor de Luis María de Borbón y Vallabriga, concesionario también de la segunda creación del condado.
  3. Patricio Fernández Sánchez, op. cit., pp. 103-108.
  4. El II conde de Chinchón tomó parte en una decisiva sesión del Consejo de Estado convocada por Felipe II el 29 de octubre de 1566 con motivo de las revueltas que desde el verano se agitaban en sus estados de Flandes. Concurrieron, además del conde, el cardenal Espinosa, el Gran Duque de Alba, el príncipe de Éboli, el prior de San Juan y Juan Manrique de Lara, con los secretarios Gabriel de Zayas y Antonio Pérez. El cardenal, el príncipe y el conde votaron por «que el Rey passasse a Flandes, para que la autoridad de su presencia redugesse aquellos pueblos a la Religión y a su servicio», mientras que el duque, el prior y Manrique, considerando muy expuesta la jornada del rey, eran partidarios de enviar un grueso ejército que castigase a los rebeldes. El de Alba, con verbo fogoso, logró persuadir al Rey Prudente y fue comisionado para esta campaña, que daría principio a la Guerra de los Ochenta Años. Cfr. Luis de Salazar y Castro, Historia genealógica de la casa de Lara, t. II (Madrid, 1697), p. 258, con remisión a Luis Cabrera de Córdoba.
  5. El oficio perpetuo de alférez mayor de la ciudad de Segovia fue otorgado por el rey Felipe II en favor de Pedro de Cabrera y Bobadilla, II conde de Chinchón, mediante título dado en la Casa del Bosque el 19 de agosto de 1575. Patricio Fernández Sánchez, op. cit., p. 109.
  6. El rey Felipe II concedió a perpetuidad al II conde de Chinchón el oficio de tesorero general del Reino y Corona de Aragón por Real Despacho del 17 se septiembre de 1558, dado en el monasterio de Santa María de Valldonzella. Vacaba el oficio a la sazón por muerte de Rodrigo de Castro Acevedo y Fonseca. Francisco de Vico, Historia general de la isla y reyno de Sardeña (Barcelona, 1639), 1.ª parte, cap. 25, f. 79v. A esta dignidad iba aparejada una plaza de ministro de capa y espada del Consejo de Aragón, con voz también en el de Italia. Esta plaza de consejero era la única que no estaba reservada por estatuto a los naturales de la Corona de Aragón.
  7. Nicolás Hobbs remite a Francisco Fernández de Béthencourt, Hist. Gen., IV, p. 541.
  8. Sobre los Cavazzi de la Somaglia existe un importante fondo documental en el Archivo de Estado de Milán. Su inventario, por Carmela Santoro.
  9. Este Giorgio Trivulzio (†1512), señor de Melzo, senador de Milán, que casó con Caterina Trivulzio, su deuda, era hijo de Gianfermo Trivulzio (†1491), gran canciller del duque de Milán, y de Margherita Valperga, su mujer, de los condes de Masino, y tuvo por hermana a Maddalena Trivulzio, que casó con Antonio Visconti, conde de Lonate Pozzolo, de los marqueses de Modrone. Y estos fueron padres de Anna Visconti, la madre de Gregorio XIV. Véanse la genealogía de los Trivulzio en Storia in Martesana y la de los Sfrondati por Miroslav Marek.
  10. Mario Tosi, La società romana dalla feudalità al patriziato: (1816-1853) (Roma: Ed. di Storia e Letteratura, 1968), p. 94. Maria Felice Mignucci Peretti, sobrina carnal del Papa Sixto V, sucedió en los estados de sus padres por haber muerto sin descendencia su hermano Francesco, que fue asesinado en 1581 a causa de su mujer: la bella Vittoria Accoramboni. Este crimen fue instigado por Paolo Giordano Orsini, I duque de Bracciano, biznieto de los Papas Pablo III y Julio II, que era amante de Vittoria y de hecho casó con ella cuatro años después: precisamente durante el cónclave en que sería elegido Papa el cardenal Montalto, tío del interfecto. Los recién casados, temiendo el castigo del nuevo pontífice, huyeron de sus estados: a Venecia y a Padua. Paolo murió pronto de una infección, y Vittoria fue asesinada después por sicarios de la familia Orsini. En 1589 Flavia Damasceni Peretti, sobrina del asesinado Francesco, contrajo matrimonio con Virginio Orsini, hijo y sucesor del sanguinario duque y de Isabel de Médici, su primera mujer, que también fue asesinada por él, hija a su vez del gran duque de Toscana Cosme I de Médici y de Leonor de Toledo, de los marqueses de Villafranca. Virginio Orsini, II duque de Bracciano, caballero del Toisón de Oro desde 1605, además de descender de los citados papas della Róvere y Farnesio, era primo de tres papas Médicis: León X, León XI y Clemente VII. De su matrimonio con Flavia Peretti tuvo abundante e ilustre descendencia. George L. Williams, Papal genealogy: The families and descendants of the Popes (London: McFarland, 2004), pp. 91-93.
  11. Para los Cesarini, duques de Civitanova (sobre la actual Civitanova Marche) pude verse «I tredici signori di Civitanova», y otras páginas del sitio I duchi Cesarini, como la dedicada a «Giuliano III Cesarini».
  12. Eleonora Orsini era hermana entera de Virginio Orsini, II duque de Bracciano, caballero del Toisón de Oro, e hija del duque Paolo Orsini y de Isabel de Médici, su primera mujer, meritados en una nota anterior por su relación con los Peretti.
  13. Lupercio Leonardo de Argensola, Información de los sucesos del reino de Aragón en los años de 1590 y 1591 (Madrid, 1808), p. 27. Tampoco era bienquisto de los naturales su hermano Andrés de Cabrera, arzobispo de Zaragoza a la sazón, como se ha dicho. La malquerencia se debía en buena parte, según Argensola, a que conde y arzobispo eran parientes y afectos del virrey marqués de Almenara, asesinado por el populacho de Zaragoza en 1591 (op. cit., pp. 83-89 y 106).
  14. a b Patricio Fernández Sánchez, op. cit., p. 109.
  15. Francisco de Vico. Historia general de la isla y reyno de Sardeña (Barcelona, 1639), 1.ª parte, cap. 25, f. 80r.
  16. a b c d e Patricio Fernández Sánchez, op. cit., p. 110.
  17. Por Real Decreto del 20 de octubre de 1636. El Real Despacho no se expidió hasta el 14 de marzo de 1642. Patricio Fernández Sánchez, op. cit., pp. 109-110.
  18. La filiación de esta condesa en Luis de Salazar y Castro, Historia genealógica de la casa de Lara, t. II (Madrid, 1697), p. 571. Su padre el marqués del Fresno estuvo casado con Catalina de Velasco y Ayala, de la casa de los señores de Requena, a quien el rey Felipe IV mandó en dote la encomienda de Portezuelo en 1664 con breve apostólico de Alejandro VII. Antes habían poseído esta encomienda Andrés de Castro Cabrera y Bobadilla, de los condes de Lemos, y su hijo Pedro José de Castro, ya citados, que fueron respectivamente padre y hermano de la VI y la VIII condesas de Chinchón.
  19. Juan Carlos de Guerra, «Ilustraciones genealógicas de los linajes vascongados contenidos en las Grandezas de España compuestas por Esteban de Garibay» [14.ª entrega], apéndice 5.º, en Revista internacional de los estudios vascos, vol. 14, n.º 3, 1923, pp. 408-438, pp. 408-409.
  20. Olimpia Aldobrandini (1567-1637), princesa de Rossano, fue una de las damas más destacadas de la vida mundana de la Roma del Seicento. Casó con el príncipe Gian Francesco Aldobrandini, su pariente lejano, que a raíz del acceso al solio del tío de su mujer ejerció gran influencia en la curia, y fue nombrado comandante de la Guardia Pontificia, gobernador de Borgo y de Castel Sant'Angelo, y después de Ancona, y general de la Santa Iglesia Romana, en cuyo cargo combatió contra el Turco al frente de las tropas pontificias en Viena y en Hungría. De este matrimonio nacieron doce hijos, de los que Olimpia se hizo cargo en solitario —así como de un vasto patrimonio— al quedar viuda en 1601, a sus 38 de edad. A todos dio elevada posición: Gian Francesco fue cardenal; Margherita casó con Ranuccio I Farnese, duque de Parma; Giangiorgio, el heredero designado, con Ippolita Ludovisi; Pietro, el duque de Carpineto, con Carlotta Savelli; y otras hijas lo hicieron con vástagos de los Caraffa, los Caracciolo y los Sforza-Caravaggio. «La Famiglia degli Aldobrandini e Carpineto», en PalliodellaCarriera.it.
  21. «Giovangiorgio Sforza Cesarini Savelli» en Ducatocesarini.it.
  22. Geneall.net.
  23. En cuanto al ordinal asignado a este señor entre los titulares del condado, algunas fuentes le consideran el «primero» de la línea actual, siguiendo un criterio genealógico, aunque no fue concesionario de una nueva creación.
  24. La condesa de Castelblanco, madre de la Vallabriga, había estado casada en primeras nupcias con José de Villalpando y López de Ruesta, conde de Torres Secas y marqués de la Compuesta, con quien tuvo sucesión en que siguieron ambos condados.
  25. A este señor también se le puede considerar el I conde de Chinchón en la segunda creación del título, o el II de la línea genealógica actual (iniciada en su padre). Diversas fuentes le citan con dichos ordinales y asignan los correlativos a sus sucesores. En el presente artículo hemos optado por la numeración continuada para mayor claridad de la exposición.
  26. «El conde de Chinchón: viudo y sin herederos pero con una fortuna gracias a Goya» en El Confidencial (6 de marzo de 2016).