Extinción masiva del Holoceno

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
El dodo, un ave de Mauricio, que se extinguió hacia el final del Siglo XVII, después de que el ser humano destruyera los bosques donde anidaban e introdujera animales que se comían sus huevos.
Debido al derretimiento de los hielos, la U.S. Geological Survey estima que dos tercios de los osos polares desaparecerán en 2050.[1]

La extinción masiva del Holoceno, también conocida como la sexta extinción masiva o la extinción del Antropoceno, es el evento de extinción masiva en el actual período Holoceno, resultado de la actividad humana.

Comprende la notoria desaparición de mamíferos grandes, conocidos como megafauna, cerca del final de la última glaciación entre 9000 y 13.000 años atrás, y es parte del evento de extinción del Cuaternario tardío, ya que comenzaron en Oceanía y Eurasia hace 50.000 años, casi 40.000 años antes de que empezara el Holoceno.[2][3][4][5][6][7][8][9][10][11][12][13][14][15][16][17][18][19][20][21][22][23][24][25][26][27][28][29][30]

Se considera una extinción masiva pues el número de desapariciones es comparable a las otras grandes extinciones masivas que han marcado el pasado geológico de la Tierra. La actual tasa de extinción es de 100 a 1000 veces el promedio natural en la evolución y en 2007 la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza consideró que una de cada ocho especies de aves, una de cada cuatro mamíferos, una de cada tres de anfibios y el 70 % de todas las plantas están en peligro.[31][32]

Estas extinciones afectan a muchas familias de plantas y animales, desde el mamut hasta el dodo, incluyendo incontables especies que continúan desapareciendo cada año. Durante el inicio del Holoceno, después de la última glaciación, fueron los continentes e islas recién conquistados por el Homo sapiens los que vieron desaparecer sus principales especies. Desde principios del siglo XIX y en aceleración constante desde la década de 1950, las desapariciones implican a especies de todos los tamaños y ocurren principalmente en las selvas tropicales, que tienen una gran biodiversidad.

En los ecosistemas terrestres, el desarrollo precoz de los eventos primaverales y los cambios de hábitat de los animales y las plantas hacia los polos y las alturas se han vinculado con alta confianza al calentamiento reciente.[33]​ Se espera que el cambio climático futuro afecte especialmente a ciertos ecosistemas, incluidos la tundra, los manglares y los arrecifes de coral.[34]​ Se prevé que la mayoría de los ecosistemas se verán afectados por el aumento de los niveles de CO2 en la atmósfera, combinado con mayores temperaturas globales.[35]​ En general, se espera que el cambio climático resultará en la extinción de muchas especies y la reducción de la diversidad de los ecosistemas.[36]

Organizaciones como la Wildlife Trust, Fondo Mundial para la Naturaleza, Birdlife International y la Sociedad Conservacionista Audubon llevan continuamente el seguimiento y la investigación de los efectos del cambio climático sobre la biodiversidad y promueven las políticas en ámbitos tales como la escala de conservación de paisajes para promover la adaptación al calentamiento global.[37]

Causas[editar]

Si bien varios factores pueden haber colaborado extinción del Holoceno, la mayoría de los indicios muestran a las actividades humanas como causa directa o indirecta.[38]​ En la época prehistórica, las principales causas fueron

  • Exterminio por caza de grandes animales.[39]
  • Transformación del medio ambiente (antropización) por el fuego (quema), limpieza, puesta en cultivo, y sus efectos sobre todo la erosión (la gran destrucción de los bosques por el fuego de finales de la prehistoria, en China, en particular, hace unos 8.000 años, dio lugar a una afluencia masiva de sedimentos y carbono en los ríos y estuarios).[cita requerida]
  • Transporte de especies en nuevos entornos en los que compiten con las especies nativas y las conducen a su desaparición.[cita requerida]

En el período histórico y el moderno, las principales causas están relacionadas con el cambio climático:

  • Los ciclos de vida de muchas plantas y animales silvestres están estrechamente vinculados con el paso de las estaciones; el cambio climático puede llevar a pares de especies interdependientes (por ejemplo, una flor silvestre y sus insectos polinizadores) la pérdida de sincronización, si, por ejemplo, uno tiene un ciclo depende de la duración del día y el otro de la temperatura o precipitaciones. En principio, al menos, puede dar lugar a extinciones o cambios en la distribución y abundancia de las especies.
  • Un fenómeno es el movimiento de especies hacia el norte de Europa, dado en su mayor parte por los veranos cada vez más secos que se dan en el sur de ciertos países y el avance de la desertificación, pudiendo dar períodos de sequía[40]​ que puedan afectar a muchas especies de animales y plantas por la cada vez más escasa agua continental. Por ejemplo, en el Reino Unido durante la sequía el año de 2006 un número significativo de árboles murieron mostrando signos de alto nivel de sequedad y en Australia, desde comienzos de los años 90, decenas de miles de zorros voladores (Pteropus) han muerto como resultado directo del calor extremo.[41]
  • Inviernos suaves podrían afectar a muchos mamíferos o insectos que disminuyen su actividad en esta época, evitando su entrada en Hibernación o letargo durante estos períodos en los que la comida es escasa y en el que perecerán de hambruna. Un cambio previsto es el predominio de "malas hierbas" o especies oportunistas a expensas de la escasez de especies con más restringidas o específicas exigencias ecológicas. Un ejemplo podría ser la extensión de tanacetifolia[42]​ visto en muchos bosques en el Reino Unido. Estas plantas, cuya temperatura idónea es la de pisos subalpinos, tienen un periodo de crecimiento y una floración anterior a los de la competencia. Inviernos suaves pueden hacer que las malas hierbas hibernen como plantas adultas o que germinen antes.
  • Los aumentos en las concentraciones atmosféricas de CO2 han dado lugar a un aumento de la acidez de los océanos.[43]​ El CO2 disuelto incrementa la acidez del océano, que es medida por los valores de pH más bajos.[43]​ Entre 1750 y 2000, el pH de la superficie oceánica ha disminuido en ≈0,1, desde ≈8,2 a ≈8,1.[44]​ El pH de la superficie del océano probablemente no ha estado por debajo de ≈8,1 durante los últimos dos millones de años.[44]​ Las proyecciones sugieren que el pH superficial oceánico podría disminuir otras 0,3-0,4 unidades para 2100.[45]​ La acidificación futura de los océanos podría amenazar los arrecifes de coral, la pesca, las especies protegidas y otros recursos naturales de valor social.[43][46]​ Se proyecta que la desoxigenación oceánica incremente la hipoxia en un 10 % y triplique las aguas suboxigenadas (con concentraciones de oxígeno menores al 2 % de las medias superficiales) por cada 1 °C de calentamiento oceánico extra.[47]

En el mundo anglosajón, y de acuerdo a E. O. Wilson, se suele usar el acrónimo «HIPPO» para recordar las principales causas de la actual extinción. En orden de importancia:

  • H: pérdida de hábitat (habitat loss)
  • I: especies invasoras (invassive species)
  • P: contaminación (pollution)
  • P: crecimiento poblacional (population growth)
  • O: sobreexplotación (overharvesting)

Descripción[editar]

En términos generales, la extinción del Holoceno incluye la desaparición notable de los grandes mamíferos, llamada la megafauna, hacia el final de la última glaciación. Se han formulado varias hipótesis, por ejemplo la no-adaptación de la fauna silvestre al cambio climático o a la proliferación del hombre moderno. Estas dos hipótesis no se excluyen entre sí, pero teniendo en cuenta que hubo 33 glaciaciones anteriores, que comenzaba un periodo interglaciar más cálido y favorable, y que ninguna interglaciación ni glaciación causó la extinción de la megafauna, hoy en día se considera que la hipótesis más palusible es la de que la expansión del humano fue la causa principal, sino la única. Existe una continuidad en las extinciones desde hace 13.000 años. A este respecto, la ola de extinciones desde mediados del siglo XX[48]​ es una continuación de la del Holoceno, y solo constituye una aceleración.

Durante los últimos cincuenta mil años, con la excepción de África y de Asia del Sur las especies de más de 1.000 kg han desaparecido en un 80 %, concomitante con la llegada del Homo. Las especies extintas de menos de 45 kg, en comparación, lo han sido en cantidades menores.

En términos generales, la extinción del Holoceno se caracteriza significativamente por factores humanos,,[49]​ por estar localizada por zonas, y porque ocurre en un período muy corto en la escala de tiempo geológico (cientos o miles de años) en comparación con la mayoría de las otras extinciones.

Han sido establecidas listas de especies extintas. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza redacta una lista roja que enumera las especies animales desaparecidas.

Extinciones prehistóricas[editar]

Una de las desapariciones más famosas es la extinción del mamut lanudo.

Causas[editar]

Fechas de la migración del homo sapiens moderno.

Ninguna causa es, a día de hoy, formalmente o precisamente identificada con certeza, sino un conjunto de indicios sugieren que están relacionadas principalmente con las actividades humanas. Hubo un debate relativamente limitado sobre la magnitud del período por el cual se puede considerar que la desaparición de la megafauna al final de la última glaciación se puede atribuir a la actividad humana, ya sea directamente por la caza o indirectamente, por la eliminación de las poblaciones que les sirven de alimento. Aunque el cambio climático siempre es citado como otro factor importante, las explicaciones antropogénicas se han convertido en predominantes.

Hipótesis humana[editar]

El factor más probable de la desaparición de la megafauna es el ser humano, no sólo debido a la caza (el sitio Clovis en América del Norte parece indicar que este supuesto no es suficiente), sino también debido a las prácticas de cultivos sobre campos quemados,[50]​ o incendiados con en el único objetivo de la caza, que alteran profundamente la flora de una ecozona. Se observa que la fauna se ha reducido sustancialmente durante el mismo período de la aparición del ser humano.

Hipótesis climática[editar]

Un brusco cambio climático podría debilitar un biotopo y por lo tanto provocar la desaparición de una fauna que no se ha podido adaptar o no ha tenido el tiempo y la capacidad de migrar, pero eso causaría extinciones a nivel global, no continental. De hecho, gracias al calentamiento climático, muchas especies como el mamut podían vivir más al norte en las zonas frías de Siberia y el Estrecho de Bering varios miles de años después de la última glaciación de hace 12 000 años. Por otra parte, la extinción de la megafauna australiana tuvo lugar durante un período más largo que se benefició de climas muy diferentes, mucho antes del último máximo glacial y antes de aumento de las temperaturas que le siguieron, pero coincidiendo con la llegada del ser humano. Otras extinciones se han producido sin ningún cambio climático como en Madagascar en Nueva Zelanda y América del Sur, coincidiendo con la llegada del ser humano

Otras hipótesis[editar]

A la hipótesis climática, se añade de vez en cuando para compensar sus deficiencias, otras causas sin base científica sólida como supuestas enfermedades que afectarían a enormes y muy diferentes grupos de la flora o la fauna, caída de meteoritos sin registro geológico, etc. La supuesta introducción de animales domésticos y las enfermedades que podían transportar también se ha considerado, aunque no había animales domésticos provenientes de Asia a excepción del perro ni en los aborígenes ni en los nativos americanos.

Conjunto de causas[editar]

Otra de las posibles causas concretas, que no pueden explicar todos los hechos observados y, que por tanto son cuestionadas, el cambio climático, también podría haber tenido un efecto. Sin embargo, algunas crisis climáticas que han afectado a este período (por ejemplo, el calentamiento y la invasión marina de los años 800, por ejemplo) puede - al menos en parte - también haber tenido causas humanas. De hecho, podría tratarse de consecuencias provocadas por las emisiones masivas de gases de efecto invernadero inducida por la destrucción a gran escala de los bosques por el fuego al final de la prehistoria, en particular en China, hace alrededor de 8 000 años, así como un aporte masivo de carbono en los ríos y estuarios, debido a fenómenos de erosión inducida por estos incendios y el desarrollo de un laboreo destructor del humus (sumideros de carbono), a continuación, por el uso de la madera para alimentar las ferrerías y la industria del metal. El uso y el drenaje de pantanos y otros humedales también podría haber afectado el clima local y mundial, hechos que aún quedan por aclarar.

Extinción americana[editar]

La extinción de la edad glaciar se caracteriza por la extinción de muchos grandes animales que pesaban más de 40 kg. En América del Norte, 33 géneros de grandes mamíferos de 45 (aproximadamente) se extinguieron; en América del Sur 46 de 58; en Australia 15 de 16; en Europa 7 de los 23, y en África subsahariana sólo 2 de 44. La extinción en América del Sur refleja el impacto del gran Intercambio Americano de poblaciones animales. Sólo en América del Sur y Australia tuvo lugar la extinción a nivel taxonómico de familias o superior.

Cuatro hipótesis principales relativas a esta extinción:

  • Los animales murieron a causa de cambio climático: la disminución de la capa de hielo glaciar. No hay evidencias científicas que soporten esta hipótesis.
  • Los animales fueron exterminados por los humanos: "la hipótesis del exterminio prehistórico" (Martin, 1967). La más plausible de cuerdo con el regsitro fósil.
  • Una teoría alternativa a la responsabilidad humana es la teoría del hipotético meteorito Tollman, una controvertida teoría que dice que el Holoceno comenzó con un extinción masiva causada por impactos de meteoritos de los que no hay ninguna constancia geológica.
  • La aparición de enfermedades es una mera elucubración sin base científica. Ninguna enfermedad afecta a especies de diferentes familias por ser de gran tamaño y no afecta a especies de esas mismas familias por ser de menor tamaño.

La hipótesis del exterminio por los seres humanos prehistóricos no está aceptada como teoría, y genera controversi entre la comunidad científica por las implicaciones que tiene para el ser humano ser responsable de una extinción masiva de decenas de miles de año con enormes consecuencias para los ecosistemas. Por ejemplo, hay ambigüedades con respecto al "momento" de la repentina extinción de la megafauna australiana de marsupiales, con la llegada de los seres humanos a Australia. Sin embargo uno de sus fuertes es que extinciones comparables no se produjeron en África, ya que allí, la fauna había evolucionado con los homínidos, pudiéndose adaptar al peligro que estos suponen. Las extinciones post glaciares de la megafauna en África son prácticamente nulas.

Europa[editar]

El mamut desapareció hace unos 4.000 años.[51]

(hace 15 000 años)

Islas del Mediterráneo[editar]

(hace 9 000 años)

América del Norte[editar]

Un pecarí de collar, superviviente de la extinción del pecarí gigante.

Durante los últimos 50 000 años, incluida la última glaciación, alrededor de 33 géneros de grandes mamíferos se extinguieron en América del Norte. De estos, 15 extinciones de géneros puede datarse con seguridad en el breve intervalo de 11,5 a 10 mil años antes de nuestra era: la mayoría después de la formación del sitio Clovis en América del Norte. La mayoría de las otras extinciones también se han producen en un lapso muy estrecho, aunque algunas se han producido fuera de este pequeño intervalo.[52]​ En cambio, una media docena sólo de pequeñas mamíferos desaparecieron durante este período. Las extinciones anteriores en América del Norte se produjeron al final de las glaciaciones, pero no con tal desequilibrio entre los mamíferos grandes y pequeños. La extinción de la megafauna toca doce géneros de herbívoros comestibles (H) y cinco tipos de grandes carnívoros peligrosos (C). Las extinciones en América del Norte incluyen:

América del Sur[editar]

Un Glyptodon seguido por algunos de los primeros humanos en América (pintado por Heinrich Harder alrededor de 1920)

En América del Sur, que no se vio afectada o casi por las glaciaciones, la única consecuencia fue que aumentaron los glaciares de los Andes se ha podido observar, sin embargo, una ola de extinciones en los tiempos modernos.

Australia[editar]

El Diprotodon se extinguió hace alrededor de 50.000 años.

La ola de extinciones se inició antes que de la de América, en el Pleistoceno. Las sospechas apuntan al período inmediato después de la primera llegada de los seres humanos - que fue hace unos 50 000 años - pero los científicos siguen debatiendo sobre el intervalo exacto.

Extinciones más recientes[editar]

Nueva Zelanda[editar]

Hacia el 1500, varias especies se extinguieron después de la llegada de los colonos polinesios, incluyendo:

La llegada de los occidentales y sus animales domésticos causaron la extinción de muchas otras especies.

Pacífico, incluyendo Hawái[editar]

Las investigaciones recientes, basadas en las excavaciones arqueológicas y paleontológicas en 70 islas diferentes, han demostrado que muchas especies se extinguieron en el momento en que los polinesios cruzaron el Pacífico, y esto comenzó hace 30 000 años en el Archipiélago Bismarck y las Islas Salomón.[53]​ Actualmente se estima que entre las aves del Pacífico, unas 2 000 se han extinguido desde la llegada de los seres humanos.[54]​ Entre estas extinciones, encontramos:

Madagascar[editar]

Con la llegada de los seres humanos hace cerca de 2000 años, casi toda la megafauna de Madagascar se extinguió, incluyendo:

Islas del Océano Índico[editar]

A comienzos de la colonización de los seres humanos en las islas, hace cerca de 500 años, muchas especies se han extinguido, entre ellas:

Extinción actual[editar]

El delfín de China ha sido declarado extinto en 2006.

La mayoría de los biólogos creen que estamos en el comienzo de una extinción en masa antropogénica que se está acelerando de manera aterradora.[55][56][57]​ La tasa de extinción de especies actual se estima de 100 a 1000 veces mayor que la tasa de extinción de «base» o nivel medio de la evolución del planeta.[58][59]​ Además, la tasa actual de extinción es, por tanto, de 10 a 100 veces mayor que en cualquiera de las extinciones en masa de la historia de la Tierra. Por otro lado, concierne a una gran cantidad de plantas, lo que la diferencia de las extinciones anteriores.

El ritmo de extinción actual parece más acelerado si se sigue la tradición que separa la extinción reciente (aproximadamente desde la Revolución Industrial) de la extinción del Pleistoceno, cerca del final de la reciente glaciación. Por otra parte, al considerar únicamente el impacto humano, podríamos decir que la vulnerabilidad de las especies y su ritmo de extinción aumenta simplemente con el aumento de la población humana, y por lo tanto no habría necesidad de separar la extinción masiva del Holoceno de la extinción reciente.

Algunos estudios predicen que al ritmo actual, se podría perder el 50% de las especies de animales y plantas antes de fin de siglo.[60][61]​ Otros estudios más recientes predicen la extinción de entre un 18% y un 35% de una muestra de 1103 animales y plantas para el 2050, basado en las proyecciones futuras del clima.[55]​ Sin embargo, pocos estudios mecánicos han documentado la extinción debida al reciente cambio climático[62]​ y un estudio sugiere que las proyecciones de las tasas de extinción son inciertas.[63]

La tasa de extinción está minimizada, en la imaginación popular, por la supervivencia de las poblaciones de animales en cautividad, pero que han «desaparecido en la naturaleza» (ciervo del padre David, etc), por la supervivencia marginal de la megafauna, de la que se hace una gran publicidad en los medios de comunicación, pero que están «ecológicamente extintas» (panda gigante, rinoceronte de Sumatra, tejón de pies negros de América del Norte, etc) y por la ignorancia total que se tiene de las extinciones de artrópodos. Algunos ejemplos notables de la extinción de mamíferos modernos «carismáticos» son:

Muchas aves se extinguieron debido a la actividad humana, especialmente las aves endémicas de las islas, incluyendo muchas aves que no volaban. Entre las especies de aves desaparecidas notables se incluyen:

También es posible que haya cambios en el tiempo de los eventos estacionales (como el florecimiento precoz de las plantas)[64]​ y un reverdecimiento del Sahara.[65]

Las principales causas de la extinción masiva actual son las actividades humanas, incluida la deforestación, la destrucción de otros hábitats, la caza, la caza furtiva, la introducción de especies no locales y el cambio climático.[66]​ El declive en las poblaciones de anfibios también ha sido identificada como un indicador de la degradación del medio ambiente.

Las pruebas de todas las extinciones anteriores son de naturaleza geológica, y la más corta escala de tiempo geológico es del orden de varios cientos de miles a varios millones de años. Incluso las extinciones causadas por eventos instantáneos tales como el impacto del asteroide de Chicxulub, que es actualmente el mejor ejemplo, se extienden por el equivalente de muchas vidas humanas, debido a complejas interacciones ecológicas que son desencadenadas por el evento.

Todavía hay esperanza, argumentan algunos que la humanidad eventualmente puede ralentizar el proceso de extinción por una gestión ambiental adecuada. Otros argumentan que las tendencias socio-políticas y la sobrepoblación indican que esta idea es demasiado optimista. Muchas esperanzas se basan en el desarrollo sostenible y el movimiento conservacionista. 189 países han firmado los Acuerdos de Río y se comprometieron a preparar un plan de acción para la biodiversidad, un primer paso en la identificación de especies y hábitats amenazados país por país.

Anfibios[editar]

El sapo dorado (Incilius periglenes) fue uno de los primeros indicadores del declive anfibio. Considerado abundante, fue visto por última vez en 1989. Se reprodujo por última vez en números normales en 1987. En 1988, solamente 8 machos y 2 hembras fueron encontrados. En 1989, encontraron un solo espécimen macho, siendo este el último registro de la especie.

Desde el año 1980 se está registrando un dramático declive en las poblaciones de anfibios de todo el mundo,[67][68][69][70]​ caracterizado por colapsos en las poblaciones y extinciones masivas localizadas.

En el año 1993 las poblaciones de más de 500 especies de ranas y salamandras de los cinco continentes presentaban un declive en su población.[71]​ El declive anfibio está afectando a miles de especies en todo tipo de ecosistemas, por lo que se ha catalogado como una de las amenazas más críticas a la biodiversidad global.[72]

Los declives y las extinciones masivas en las poblaciones de anfibios son un problema global con causas locales complejas. Entre las causas podemos encontrar: incrementos en los índices de radiación ultravioleta (consecuencia de la debilitación de la capa de ozono atmosférico), nuevos depredadores en los ecosistemas actuales (especies introducidas), fragmentación y destrucción de hábitat, toxicidad y acidez ambiental, enfermedades emergentes, cambios climáticos, e interacciones entre estos factores.

Inicialmente, los reportes sobre el dramático declive anfibio no fueron tomados en cuenta por toda la comunidad científica, algunos científicos argumentaban que las poblaciones de animales, como las de los anfibios, varían con el tiempo. Hoy se ha consensuado que han ocurrido alarmantes declives en las poblaciones de anfibios de todo el globo,[73][74][75][76][77][78]​ y se espera que los declives continúen aumentado.[79]

Dado que los anfibios tienen generalmente un ciclo de vida de dos fases, el larvario (acuático) y el adulto (terrestre), son sensibles a cambios producidos en cualquiera de los dos ambientes. Debido a este aspecto y al hecho de que que su piel es altamente permeable, se piensa que los anfibios pueden ser más susceptibles a las toxinas del ambiente, o a los cambios en los patrones de temperatura, lluvias o humedad, que otras especies de vertebrados terrestres.[80][81]​ Los científicos se están empezando a referir a los anfibios como canarios en una mina de carbón, para hacer referencia a un indicador de la contaminación generada por la actividad humana, y que probablemente pronto empiecen a verse afectadas otras especies de animales.

Zonas polares[editar]

El oso polar es ahora mismo uno de los mamíferos más afectados por el cambio climático y la fusión de las placas polares árticas.

Muchas de las especies en peligro son la fauna ártica y antártica, como los osos polares (Ursus maritimus) y los pingüinos emperador (Aptenodytes forsteri). En el Ártico, las aguas de la bahía de Hudson están libres de hielo durante tres semanas más de lo que eran hace treinta años, afectando a osos polares, que la prefiere para cazar en ella antes que el hielo marino. Especies que dependen de las condiciones de clima frío y la nieve como los halcones Gerifalte (Falco rusticolus) y búhos para la caza de Lemmings que utilizan el frío invierno como ventaja pueden ser golpeados duramente. Invertebrados marinos que han adaptado su crecimiento a las temperaturas, independientemente de cómo de frías puedan ser las aguas, y animales de sangre fría que se encuentran en determinadas latitudes y altitudes, crecen más rápido para compensar la corta temporada de crecimiento. El calentamiento de las condiciones ideales de su hábitat, da como resultado un aumento del metabolismo y el aumento de la búsqueda de alimento, que a su vez eleva el riesgo de depredación.

Un artículo en la revista Nature[82]​ del 2002 encuesta la literatura científica para encontrar los cambios recientes en el comportamiento estacional de las especies vegetales y animales. Animales y plantas que migraban el mundo, pueden afectar a las pesquerías en los que dependen los seres humanos también.

Bosques de pinos[editar]

Los bosques cercanos a las costas han logrado aumentar la fotosíntesis debido a la mayor evaporación por el aumento de las temperaturas, mientras que los bosques adentrados en EE. UU. disminuyen esta acción por falta de lluvia.

Los bosques de pinos el parque nacional de Yellowstone en la Columbia Británica[83]​ han sido devastados por la infestación del escarabajo del pino,[84]​ que se ha ampliado desde 1998, sin trabas, al menos en parte debido a la falta de inviernos severos desde ese momento. Los pocos días de frío extremo de invierno o incluso de otoño, han mantenido los brotes de escarabajos del pino de montaña en el pasado manteniendo el número controlado. La infestación que (en noviembre de 2008) ha matado a cerca de la mitad de la provincia de pinos Lodgepole (Pinus contorta Dougl), es en un orden de magnitud mayor que cualquier brote anterior (135,000 km 2). También se inició una epidemia, aunque a un ritmo menor, en 1999 en Colorado, Wyoming y Montana. El Servicio Forestal de los Estados Unidos pronostica que entre los años 2011 y 2013 «prácticamente las 2,02 millones de ha de pinos de más de 3 dm de diámetro del Colorado se perderán».

Un estudio reciente realizado por la Conservación de la Mariposa en el Reino Unido,[85]​ ha demostrado que varios grupos de invertebrados que son relativamente comunes en el sur de su área de distribución, se han trasladado al norte de dicho área por cambios de temperatura y humedad.

Montañas[editar]

Las montañas cubren aproximadamente el 25% de la superficie de la tierra. Cambios en el clima mundial plantean que con el tiempo, el cambio climático afecte a los ecosistemas de montaña y tierras altas.

Los estudios sugieren que un clima más cálido en los Estados Unidos causaría un impacto en los elevados hábitats de la mayor zona alpina. Ese cambio sería considerado una intromisión en las raras praderas alpinas y otros hábitats de gran altitud. Las plantas y animales que precisan dichas praderas alpinas verán limitado su espacio disponible para el nuevo hábitat, pasando a tener que subir a mayores alturas con el fin de adaptarse a los cambios a largo plazo en el clima región.

El Possum blanco (Hemibelideus lemuroids),[86]​ un extraño lemúrido, cuyo único hábitat se encuentra 1000 metros arriba de las montañas del bosque tropical alrededor de Daintree, al norte de Cairns (Australia), ha sido nombrado como la primera especie de mamífero para ser extinguido por el calentamiento global producido por el humano. El Possum blanco no se ha visto en más de tres años. Este lemúrido no puede sobrevivir por encima de los 30 °C, por lo que su hábitat se está viendo cada vez más restringido. Una última expedición para descubrir cualquier superviviente de Possum blanco está programada para el 2009.

Los cambios en el clima también afectan a la profundidad de las montañas nevadas y los glaciares. Cualquier cambio en su temporada de fusión puede tener repercusiones de gran alcance en las zonas que dependen de la escorrentía de agua dulce de las montañas. El aumento de temperatura puede causar una fusión de la nieve anterior a la primavera y la distribución de la escorrentía. Estos cambios podrían afectar a la disponibilidad de agua dulce para los sistemas naturales y los usos humano.

Soluciones sugeridas[editar]

El 12 de agosto de 2008, los biólogos americanos Paul Ehrlich y Robert Pringle presentaron su trabajo sobre la sexta extinción de especies en las Actas de la Academia Americana de Ciencias (PNAS) y concluyeron que aún era posible detener el deterioro de las especies siempre que se tomaran algunas medidas drásticas a nivel mundial. Sugieren medidas para controlar nuestro crecimiento demográfico (9,3 miles de millones de personas se esperan para 2050), reducir nuestro excesivo consumo innecesario de recursos naturales y explotar lo que de forma gratuita nos ofrece la biosfera, como las materias primas renovables, sistemas naturales de filtración de las aguas, almacenamiento del carbono por los bosques, la prevención de la erosión y las inundaciones mediante la vegetación, la polinización de las plantas por los insectos y las aves; financiar, por medio de fundaciones privadas, el desarrollo de áreas protegidas, como lo que se ha hecho en Costa Rica; informar e involucrar a los agricultores en la conservación de la biodiversidad; restaurar los hábitats degradados.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Global Warming and Polar Bears - National Wildlife Federation». Consultado el 16 de octubre de 2017. 
  2. «Bigger kill than chill: The uneven roles of humans and climate on late Quaternary megafaunal extinctions (PDF Download Available)». ResearchGate (en inglés). Consultado el 10 de marzo de 2017. 
  3. «Human Dispersal and Late Quaternary Megafaunal Extinctions: the Role of the Americas in the Global Puzzle (PDF Download Available)». ResearchGate (en inglés). Consultado el 21 de febrero de 2017. 
  4. «Megafaunal extinctions and their consequences in the tropical Indo-Pacific (PDF Download Available)». ResearchGate (en inglés). Consultado el 25 de febrero de 2017. 
  5. «Human arrival scenarios have a strong influence on interpretations of the late Quaternary extinctions (PDF Download Available)». ResearchGate (en inglés). Consultado el 21 de febrero de 2017. 
  6. «Megafauna extinction, tree species range reduction, and carbon storage in Amazonian forests (PDF Download Available)». ResearchGate (en inglés). Consultado el 22 de febrero de 2017. 
  7. «Megafauna Died From Big Kill, Not Big Chill». ResearchGate (en inglés). Consultado el 25 de febrero de 2017. 
  8. «The Impact of Hunting on the Mammalian Fauna of Tropical Asian Forests (PDF Download Available)». ResearchGate (en inglés). Consultado el 27 de febrero de 2017. 
  9. «Exceptional record of mid-Pleistocene vertebrates helps differentiate climatic from anthropogenic ecosystem perturbations (PDF Download Available)». ResearchGate (en inglés). Consultado el 25 de febrero de 2017. 
  10. «Human arrival scenarios have a strong influence on interpretations of the late Quaternary extinctions (PDF Download Available)». ResearchGate (en inglés). Consultado el 21 de febrero de 2017. 
  11. Waters, M. R.; Stafford, T. W. (2007). «Redefining the Age of Clovis: Implications for the Peopling of the Americas». Science 315 (5815): 1122-1126. Bibcode:2007Sci...315.1122W. doi:10.1126/science.1137166. 
  12. Surovell, T. A.; Waguespack, N. M. (15 de noviembre de 2008). «How many elephant kills are 14?: Clovis mammoth and mastodon kills in context». Quaternary International 191 (1): 82-97. Bibcode:2008QuInt.191...82S. doi:10.1016/j.quaint.2007.12.001. Archivado desde el original el 11 de agosto de 2017. 
  13. «Saving the World's Terrestrial Megafauna (PDF Download Available)». ResearchGate (en inglés). Consultado el 24 de febrero de 2017. 
  14. «The Early Settlement of North America». Cambridge University Press. Consultado el 25 de febrero de 2017. 
  15. Prescott, Graham W.; Williams, David R.; Balmford, Andrew; Green, Rhys E.; Manica, Andrea (20 de marzo de 2012). «Quantitative global analysis of the role of climate and people in explaining late Quaternary megafaunal extinctions». Proceedings of the National Academy of Sciences (en inglés) 109 (12): 4527-4531. ISSN 0027-8424. PMC 3311372. PMID 22393004. doi:10.1073/pnas.1113875109. Consultado el 2 de marzo de 2017. 
  16. Saltré, Frédérik; Rodríguez-Rey, Marta; Brook, Barry W.; Johnson, Christopher N; Turney, Chris S. M.; Alroy, John; Cooper, Alan; Beeton, Nicholas et al. (29 de enero de 2016). «Climate change not to blame for late Quaternary megafauna extinctions in Australia». Nature Communications (en inglés) 7. ISSN 2041-1723. PMC 4740174. PMID 26821754. doi:10.1038/ncomms10511. Consultado el 28 de febrero de 2017. 
  17. Surovell, Todd A.; Byrd Finley, Judson; Smith, Geoffrey M.; Brantingham, P. Jeffrey; Kelly, Robert (1 de agosto de 2009). «Correcting temporal frequency distributions for taphonomic bias». Journal of Archaeological Science 36 (8): 1715-1724. doi:10.1016/j.jas.2009.03.029. Consultado el 4 de marzo de 2017. 
  18. Sandom, Christopher; Faurby, Søren; Sandel, Brody; Svenning, Jens-Christian (22 de julio de 2014). «Global late Quaternary megafauna extinctions linked to humans, not climate change». Proc. R. Soc. B (en inglés) 281 (1787): 20133254. ISSN 0962-8452. PMC 4071532. PMID 24898370. doi:10.1098/rspb.2013.3254. Consultado el 2 de marzo de 2017. 
  19. Steadman, David W.; Martin, Paul S.; MacPhee, Ross D. E.; Jull, A. J. T.; McDonald, H. Gregory; Woods, Charles A.; Iturralde-Vinent, Manuel; Hodgins, Gregory W. L. (16 de agosto de 2005). «Asynchronous extinction of late Quaternary sloths on continents and islands». Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America 102 (33): 11763-11768. ISSN 0027-8424. PMC 1187974. PMID 16085711. doi:10.1073/pnas.0502777102. Consultado el 10 de marzo de 2017. 
  20. «Quaternary Extinctions: A Prehistoric Revolution (PDF Download Available)». ResearchGate (en inglés). Consultado el 28 de febrero de 2017. 
  21. McGlone, M. (23 de marzo de 2012). «The Hunters Did It». Science 335 (6075): 1452-1453. doi:10.1126/science.1220176. Consultado el 25 de marzo de 2012. 
  22. Zimov, S.A. et al. (1994). «Steppe-tundra transition: a herbivore-driven biome shift at the end of the pleistocene.». American Naturalist. 146:765-794. 
  23. Edmeades, Baz. «Megafauna — First Victims of the Human-Caused Extinction». (internet-published book with Foreword by Paul S. Martin). Archivado desde el original el 2 de abril de 2001. Consultado el 4 de octubre de 2010. 
  24. Araujo, B. (2013). «Pleistocene-Holocene extinctions: distinguishing between climatic and anthropic causes.». Universidade federal do Río de Janeiro. 
  25. «Selective hunting of juveniles as a cause of the imperceptible overkill of the Australian Pleistocene 'megafauna' (PDF Download Available)». ResearchGate (en inglés). Consultado el 8 de marzo de 2017. 
  26. «Updating Martin's global extinction model (PDF Download Available)». ResearchGate (en inglés). Consultado el 28 de febrero de 2017. 
  27. «Megafaunal extinctions and their consequences in the tropical Indo-Pacific (disponible descarga en PDF)». ResearchGate (en inglés). Consultado el 25 de febrero de 2017. 
  28. «Turtles and Tortoises of the World During the Rise and Global Spread of Humanity: First Checklist and Review of Extinct Pleistocene and Holocene Chelonians. (PDF Download Available)». ResearchGate (en inglés). Consultado el 7 de marzo de 2017. 
  29. «The nature of megafaunal extinctions during the MIS 3–2 transition in Japan (PDF Download Available)». ResearchGate (en inglés). Consultado el 12 de marzo de 2017. 
  30. «Island-wide aridity did not trigger recent megafaunal extinctions in Madagascar (PDF Download Available)». ResearchGate (en inglés). Consultado el 17 de marzo de 2017. 
  31. La extinción de especies se está acelerando, L'Express. fr, miércoles 12 de septiembre de 2007, asp? id = 13949 Online (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión). URL visitada 13 de septiembre de 2007
  32. La sexta extinción de especies se pueden evitar, de Christiane Galus lemonde.fr, 13 de agosto de 2008.
  33. IPCC, Synthesis Report Summary for Policymakers, Section 1: Observed changes in climate and their effects (en inglés), en IPCC AR4 SYR, 2007.
  34. IPCC, Synthe:1sis Report Summary for Policymakers, Section 3: Projected climate change and its impacts (en inglés), en IPCC AR4 SYR, 2007.
  35. Fischlin, et al., Chapter 4: Ecosystems, their Properties, Goods and Services,Executive Summary (en inglés), p. 213, en IPCC AR4 WG2, 2007. El resumen ejecutivo no esta incluido en el texto en línea; véase PDF.
  36. Schneider et al., Chapter 19: Assessing Key Vulnerabilities and the Risk from Climate Change, Section 19.3.4: Ecosystems and biodiversity (en inglés), en IPCC AR4 WG2, 2007.
  37. «Biodiversity and climate change». United Nations Environment Programme. UNEP-WCMC. Consultado el 28 de enero de 2008. 
  38. Anarquismo Eco-Empático. Escrito por Ernesto Sartorius. pag 295, en Google libros
  39. «The Pleistocene Megafauna |». thegiantunicorn.com (en inglés estadounidense). Consultado el 20 de febrero de 2017. 
  40. McGuirk, Rod; Bernard Lagan, Joseph Kerr (30 de enero 2007). «Australian Drought». Archivado desde el original el 26 de julio de 2018. Consultado el 21 de enero de 2008. 
  41. Welbergen, J. A.; Klose, S. M., Markus, N. & Eby, P. (22 de febrero 2008). «Climate change and the effects of temperature extremes on Australian flying-foxes». Proceedings of the Royal Society B (Royal Society Publishing) 275 (1633): 419-425. doi:10.1098/rspb.2007.1385. Consultado el 21 de enero de 2008. 
  42. www.asturnatura.com
  43. a b c Ocean Acidification, en: Ch. 2. Our Changing Climate (en inglés), en NCADAC, 2013, pp. 69-70
  44. a b Introduction, en Zeebe, 2012, p. 142
  45. Ocean acidification, en: Executive summary (en inglés), en Good y others, 2010, p. 14
  46. * UNEP, 2010
  47. Deutsch (2011). «Climate-Forced Variability of Ocean Hypoxia». AAAS (en inglés) 333: 336-339. Bibcode:2011Sci...333..336D. doi:10.1126/science.1202422. 
  48. Versión del 2006 de la Lista Roja de la UICN:HTML-books/Red% 20List% 202004/completed/Executive% 20Summary.html lista conocida de especies extinguidos desde el 1500
  49. Zalasiewicz, Jan; Williams, Mark; Smith, Alan; Barry, Tiffany L.; Coe, Angela L.; Bown, Paul R.; Brenchley, Patrick; Cantrill, David; Gale, Andrew; Gibbard, Philip; Gregory, F. John; Hounslow, Mark W.; Kerr, Andrew C.; Pearson, Paul; Knox, Robert; Powell, John; Waters, Colin; Marshall, John; Oates, Michael; Rawson, Peter; Stone, Philip (2008). «Are we now living in the Anthropocene». GSA Today 18 (2): 4. doi:10.1130/GSAT01802A.1. 
  50. Prideaux, GJ, et al. 2007. Un áridas adaptado Pleistoceno Medio fauna vertebrada desde el sur-centro de Australia. Nature 445:422-425'
  51. MOLINA eustoquio (2008) http://wzar.unizar.es/perso/emolina/pdf/Molina2008IFC.pdf
  52. Cita revista| autor = Anthony D. Barnosky, Paul L. Koch, Robert S. Feranec, Scott L. Wing, Alan B. Shabel | title = evaluación de las causas de las extinciones del Pleistoceno Tardío en los continentes | revista Science = | volumen = 306 | tema = 5693 | pages = 70-75}}
  53. Steadman & Martin 2003
  54. Steadman 1995
  55. a b Thomas, Chris D.; et al. (8 de enero 2004). «Extinction risk from climate change» (PDF). Nature 427 (6970): 145-138. doi:10.1038/nature02121. Archivado desde el original el 14 de junio de 2007. Consultado el 18 de marzo de 2007. 
  56. Véanse los numerosos estudios científicos realizados por los 10 000 científicos que contribuyen a la Lista Roja de la UICN anual de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza de las especies en peligro.
  57. Véase la encuesta a biólogos realizada en 1998 por el Museo Americano de Historia Natural
  58. Lawton, J. H. and May, R. M. (1995). «Extinction Rates». Journal of Evolutionary Biology (Oxford, Reino Unido: Universidad de Oxford). 
  59. «AAAS Atlas of Population and Environment». Archivado desde el original el 9 de marzo de 2011. Consultado el 27 de agosto de 2009. «Hemos multiplicado el valor de la tasa de extinción biológica, es decir, la pérdida permanente de las especies, cientos en comparación con la que tenía en los niveles históricos, y estamos amenazados con la pérdida de la mayoría de las especies por el final del siglo XXI.» 
  60. Osborne Wilson, Edward (2002). The Future of Life. 
  61. Mayhew, Peter J; Jenkins, Gareth B; Benton, Timothy G (7 de enero de 2008). «A long-term association between global temperature and biodiversity, origination and extinction in the fossil record». Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences 275 (1630): 47-53. PMC 2562410. PMID 17956842. doi:10.1098/rspb.2007.1302. Consultado el 17 de marzo de 2020. «Las temperaturas globales previstas para los próximos siglos, puede poner en marcha un nuevo evento de extinción masiva, [donde más del 50 por ciento de las especies de animales y las plantas sería aniquilado].» 
  62. McLaughlin, John F.; et al. (30 de abril 2002). «Climate change hastens population extinctions» (PDF). PNAS 99 (9): 6070-6074. PMID 11972020. doi:10.1073/pnas.052131199. Archivado desde el original el 27 de junio de 2007. Consultado el 29 de marzo de 2007. 
  63. Botkin, Daniel B.; et al. (marzo de 2007). «Forecasting the Effects of Global Warming on Biodiversity» (PDF). BioScience 57 (3): 227-236. doi:10.1641/B570306. Consultado el 30 de noviembre de 2007. 
  64. Settele, J., et al., Section 4.3.2.1: Phenology, in: Chapter 4: Terrestrial and inland water systems (archived 20 October 2014), p.291, in IPCC AR5 WG2 A, 2014
  65. «Sahara Desert Greening Due to Climate Change?». National Geographic (en inglés). Consultado el 12 de junio de 2010. 
  66. Hamilton Raven, Peter. «Prólogo». Atlas of Population and Environment. Asociación Americana para el Avance de la Ciencia. 
  67. Conservation International Press Release - Anfibios en Dramático Declive.
  68. eco2site Catastrófico declive de anfibios advierte significativa degradación ambiental.
  69. FrogWatch USA Archivado el 1 de diciembre de 2008 en la Wayback Machine. Amphibian Decline: Frogs still in a fix.
  70. *Howstuffworks Are frogs on the brink of extinction?
  71. Vial J. L., Saylor, L. 1993. The Status of Amphibian Populations: a Compilation and Analisis. IUCN/SSC Declining Amphibian Taskforce. Work. Doc. No. 1.
  72. Alford, Ross A., Stephen J. Richards. 1999. «Global Amphibian Declines: A Problem in applied ecology.» Anual Review of Ecology and Systematics, Vol. 30. (1999), pp. 133-165.
  73. Vitt, L. J., Caldwell, J. P., Wilbur, H. M., Smith, D. C. 1990. «Amphibians as harbingers of decay.» BioScience 40:418-18
  74. Pechmann, J. H. K., Wake, D. B. 1997. «Declines and disappearances of amphibian populations.» En Principles of Conservation Biology. Coordinadores; Meffe, G. K. & C. R. Carroll, pp. 135-37. Sunderland, MA: Sinauer. 2nd ed.
  75. Blaustein, A. R., Wake, D. B., Sousa, W. P. 1994. «Amphibian declines: judging stability, persistence, and suceptibility of populations to local and global extinctions.» Conserv. Biol. 8:60-71.
  76. Corn, P. S. 1994. «What we know and don't know about amphibian declines in the west.» En Sustainable Ecological Systems: Implementing an Ecological Approach to Land Management. Coordinadores: DeBano, L. F. & W. W. Covington, pp. 59-67. Fort Collins, CO:USDA For. Serv. Rocky Mountain For. Range Exp. Station.
  77. Kuzmin, S. 1994. «The problem of declining amphibian populations in the Commonwealth of Independent States and adjacent territories.» Alytes 12:123-34
  78. Waldman, B., Tocher, M. 1998. «Behavioral ecology. generic diversity, and declining amphibian populations.» En Behavioural Ecology and Conservation Biology. Coordinador: T. Caro, pp. 394-443. New York: Oxford Univ. Press.
  79. Stuart, S. N., J. S. Chanson, N. A. Cox, B. E. Young, A. S. L. Rodrigues, D. L. Fischman y R. W. Waller. 2004. «Status and trends of amphibian declines and extinctions worldwide.» Science 306:1783-1786.
  80. Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas Vitt
  81. Blaustein, A. R. & D. B. Wake. 1990. «Declining amphibian populations: a global phenomenon?» Trends in Ecology and Evolution 5:203-204.
  82. Root, Terry L.; Jeff T. Price, Kimberly R. Hall, Stephen H. Schneider, Cynthia Rosenzweig & Alan Pounds (2 de enero 2003). «Fingerprints of global warming on animals and plants». Nature 421 (6918): 57-59. doi:10.1038/nature01333. Consultado el 13 de febrero de 2008. 
  83. «AMBIENTE-CANADÁ: Bosques amenazados por escarabajos - IPS ipsnoticias.net». Archivado desde el original el 13 de abril de 2013. 
  84. «El Escarabajo del Pino: La Deforestación silenciosa | Eco-addiction». 
  85. Fox, R.; Warren, M.S., Asher, J., Brereton, T.M. and Roy (2007). «The state of Britain’s butterflies 2007». Butterfly Conservation and the Centre for Ecology and Hydrology, Wareham, Dorset. Archivado desde el original el 24 de enero de 2008. Consultado el 21 de enero de 2008. 
  86. «El Possum blanco australiano podría haberse extinguido por el cambio climático (ING)». 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]