Adaptación al calentamiento global

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Adaptación al calentamiento global es una respuesta al Calentamiento global, que busca reducir la vulnerabilidad de los sistemas sociales y biológicos a los efectos del cambio climático.[1]​ Incluso si las emisiones se estabilizan relativamente pronto, el cambio climático y sus efectos durarán muchos años, y la adaptación será igualmente necesaria.[2]​ La adaptación al cambio climático es especialmente importante en los países en desarrollo ya que se prevé que son los más afectados por los efectos del cambio climático.[3]​ Es decir, la capacidad y el potencial para que los humanos se adapten (llamado capacidad de adaptación) se distribuyen de manera desigual en las diferentes regiones y poblaciones, y los países en desarrollo tienen en general menos capacidad de adaptación (Schneider et al., 2007).[4]​ La capacidad de adaptación está estrechamente relacionada con el desarrollo social y económico (IPCC, 2007).[5]​ Los costos económicos de la adaptación al cambio climático probablemente costarán miles de millones de dólares anuales durante las próximas décadas, aunque se desconoce la cantidad real de dinero que se necesita. Los países donantes prometieron una anual de $ 100 millones en 2020 a través del Fondo Verde para el Clima para ayudar a los países en desarrollo a adaptarse al cambio climático. Sin embargo, mientras que el fondo fue creado durante la COP16 en Cancún, los compromisos concretos de los países desarrollados no han sido inminentes.[6][7][8]​ El desafío de la adaptación crece con la magnitud y la velocidad de cambio climático. Un límite fisiológico teórico para la adaptación es que los seres humanos no pueden sobrevivir a temperaturas medias de más de 35 ° C (95 ° F).[9]

Otra respuesta política al cambio climático, conocido como la mitigación del cambio climático (Verbruggen, 2007)[10]​ es reducir (GEI) las emisiones de gases de efecto invernadero y/o mejorar la eliminación de estos gases de la atmósfera (a través de los sumideros de carbono).[11]​ Incluso las reducciones más eficaces en las emisiones, sin embargo, no evitan más impactos del cambio climático, por lo que la necesidad de adaptación es inevitable (Klein et al., 2007).[12]​ En una evaluación de la literatura, Klein et al. (2007) estudiaron las posibilidades de adaptación. Llegaron a la conclusión, con muy alto grado de confianza, que, en ausencia de esfuerzos de mitigación, los efectos del cambio climático podrían alcanzar una magnitud tal como para hacer la adaptación imposible para algunos ecosistemas naturales. Para los sistemas humanos, los costos económicos y sociales del cambio climático no mitigado serían muy elevados.

Efectos del Cambio Climático[editar]

Efectos ambientales observados y esperados La "detección" es el proceso de demostrar que el clima ha cambiado en cierto sentido estadístico definido, sin proporcionar una razón para ese cambio. La detección no implica la atribución del cambio detectado a una causa particular. La "atribución" de las causas del cambio climático es el proceso de establecer las causas más probables para el cambio detectado con un cierto nivel de confianza definido.139 La detección y atribución también se pueden aplicar a cambios observados en los sistemas físicos, ecológicos y sociales. Se espera que los cambios en el clima regional incluyan un mayor calentamiento de la tierra, con el mayor calentamiento a altas latitudes del norte y el menor en el Océano Austral y partes del Océano Atlántico Norte.147 En el transcurso el siglo XXI, se prevé que los glaciares148 y la cubierta de nieve149 continúen su retirada generalizada. Las proyecciones de la disminución del hielo marino ártico varían.150 151 Las proyecciones recientes sugieren que los veranos árticos podrían quedar libres de hielo (definido como una extensión de hielo menor a 1 millón de km2) ya en 2025-2030.152 Se espera que los futuros cambios en la precipitación sigan las tendencias actuales, con lluvias reducidas en las zonas terrestres subtropicales y precipitaciones aumentadas en latitudes subpolares y algunas regiones ecuatoriales.153 Las proyecciones indican un probable aumento de la frecuencia y la gravedad de algunos fenómenos meteorológicos extremos, tales como las olas de calor.


efectos proyectados para el medio ambiente y para la vida humana son numerosas y variadas. El principal efecto es un aumento de la temperatura media mundial. La temperatura media de la superficie podría aumentar en un 3 a 10 grados Fahrenheit antes de fin de siglo si las emisiones de carbono no se reducen.[13]​ Esto provoca una serie de efectos secundarios, es decir, cambios en los patrones de precipitaciones, el aumento de los niveles del mar, patrones alterados de la agricultura, el aumento de los fenómenos meteorológicos extremos, la expansión de la gama de enfermedades tropicales, la apertura de nuevas rutas comerciales.

Efectos potenciales incluyen el aumento del nivel del mar de 110 a 770 mm (0,36 a 2.5 pies) entre 1990 y 2100, las repercusiones para la agricultura, la posible ralentización de la circulación termohalina, la reducción de la capa de ozono, el aumento de la intensidad y frecuencia de eventos climáticos extremos, la reducción de el pH del océano, y la propagación de enfermedades tropicales como la malaria y el dengue.

Un resumen de los efectos probables y comprensión reciente se puede encontrar en el informe realizado por el Tercer Informe de Evaluación del IPCC por el Grupo de Trabajo II.[14]​ En la contribución del Grupo de Trabajo II de 2007 se detallan los impactos del calentamiento global para el Cuarto Informe de Evaluación del IPCC que ha sido resumido para los políticos.[15]

La adaptación se ve obstaculizada por la incertidumbre sobre los efectos del calentamiento global en lugares específicos, como el suroeste o fenómenos tales como el monzón indio americano.[16]


Por lo anterior el calentamiento global y su secuela inminente, el cambio climático, amenazan a la humanidad en su conjunto, pero sus primeros efectos serán más letales para las comunidades pobres y los países en desarrollo. El impacto del calentamiento global será más rápido y destructivo de lo que se preveía. Habrá más muertes, enfermedades, hambrunas, sequías, incendios, inundaciones y tornados. Se acelerará la extinción de especies y el deshielo de los glaciares. También será causal del inicio de nuevas guerras, de modificar fronteras y de desencadenar migraciones masivas. Consecuencias.  Aumento de temperatura y precipitaciones.  El clima se vuelve variable.  Ocurrirán frecuentemente tempestades tropicales.  Los océanos aumentaran su nivel de agua, así quizás en algún tiempo desapareciendo ciertos países o estados.  Existirán lugares áridos donde actualmente existe vegetación.  El aumento de las temperaturas puede provocar que se muten las plagas y enfermedades de tipo viral y cáncer en la piel.  Que se extingan diferentes especies de animales.  Disminución de aguas dulces por saladas, a causa de lluvias ácidas.

TIENE QUE HABER DE MANERA URGENTE UN CAMBIO RADICAL EN EL HOMBRE CON RESPECTO A SU INTERACCIÓN CON EL PLANETA. 

Hay muchas maneras de ayudar a reducir el problema del calentamiento global, aquí lo importante, es que podemos hacer para ayudar, hay organizaciones que realizan este tipo de actividades promoviendo el buen uso de la energía eléctrica así como nuevas alternativas de producir energía, otras organizaciones recolectan y reciclan botellas PET, cartón, y papel; con esto reducen un promedio de 24% . En países existe ya la penalización por tirar basura en las calles y playas con esto aseguran por lo menos un 38% en ser un país menos contaminado, otra manera es plantar árboles pero esto se tardarían aproximadamente unos 25 años en ayudar a reducir los contaminantes ambientales que son producidos mayor cantidad por empresas y automóviles, para ello ya existe un producto novedoso de origen norte americano y muy efectivo, que al utilizarlo garantiza la reducción de contaminantes hasta un 75% y haciendo cuentas, si todos los países empezaran a utilizar esta novedosa tecnología se garantizaría un reducción masiva de contaminantes y así tener un planeta más sano y sobre todo se ayudaría a las siguientes generaciones de contar con una calidad de vida mucho mejor.

Alternativas personales para contrarrestar.

 Cambiar la energía eléctrica por energía solar.

 Utilizar aparatos ahorradores.

 Evitar el uso frecuente del auto y si es así compartirlo con varias personas; claro prefiriendo caminar o ir en bicicleta.

 No utilizar aerosoles.

 Contar con un calentador solar en casa para bañarse.

 No quemar combustibles fósiles.

 Evitar el consumo de productos envasados o enlatados.

 Reutilizar materiales inorgánicos como las latas, PET, frascos de vidrio, envolturas y cartón.

CAUSAS NATURALES

Cuando hablamos de causas naturales nos estamos refiriendo a aquellos procesos de la naturaleza que conllevan un aumento de las temperaturas terrestres. Entre ellas se encuentra la liberación de gas metano en la tundra ártica y en los humedales. Ello provoca el llamado efecto invernadero, proceso en el cual la absorción y emisión de rayos infrarrojos por dicho gas calienta el planeta. También el vapor de agua es una fuente importante de aumento de la temperatura, pero también de la formación de las nubes y las precipitaciones. Es un proceso de retroalimentación natural que funciona como un equilibrio. El dióxido de carbono se libera a través de la respiración y los eventos volcánicos, gas también considerado de efecto invernadero, pero sus cantidades son suficientes para que se mantenga una temperatura estable en el planeta. Otra causa natural son los ciclos climáticos que atraviesa la Tierra regularmente. Estos a su vez han estado determinados por las fluctuaciones solares. Si la energía del Sol es la fuente que impulsa nuestro clima, es natural que su radiación tenga un papel en los cambios de temperatura de la Tierra.

CAUSAS ARTIFICIALES

La mayoría de los científicos coinciden en señalar que la principal causa de la aceleración del calentamiento global reside en la actividad humana. El progreso del hombre ha expandido el efecto invernadero, lo que ha forzado el clima provocando un desbalance. Muchos gases que se han emitido a la atmósfera bloquean las vías de escape y se quedan permanentemente, sin tener ninguna relación con los procesos químicos y físicos de la naturaleza. El hombre con la deforestación, la explotación de los suelos y la quema de combustibles fósiles libera grandes cantidades de dióxido de carbono, lo que aumenta considerablemente su concentración en la atmósfera. El metano, cuyo origen natural tiene una cantidad limitada, tiene propiedades de efecto de invernadero aún mayores que el CO2. Este gas de hidrocarburos se libera también cuando se descomponen los desechos en los vertederos, en la agricultura, especialmente en los cultivos de arroz, así como en la digestión del ganado y toda la actividad con el estiércol. Las prácticas de cultivo y el empleo de fertilizantes en ellas han emitido al ambiente una gran cantidad de óxido nitroso, otro gas de efecto invernadero.

Efectos ambientales observados y esperados La "detección" es el proceso de demostrar que el clima ha cambiado en cierto sentido estadístico definido, sin proporcionar una razón para ese cambio. La detección no implica la atribución del cambio detectado a una causa particular. La "atribución" de las causas del cambio climático es el proceso de establecer las causas más probables para el cambio detectado con un cierto nivel de confianza definido.139 La detección y atribución también se pueden aplicar a cambios observados en los sistemas físicos, ecológicos y sociales. Se espera que los cambios en el clima regional incluyan un mayor calentamiento de la tierra, con el mayor calentamiento a altas latitudes del norte y el menor en el Océano Austral y partes del Océano Atlántico Norte.147 En el transcurso el siglo XXI, se prevé que los glaciares148 y la cubierta de nieve149 continúen su retirada generalizada. Las proyecciones de la disminución del hielo marino ártico varían.150 151 Las proyecciones recientes sugieren que los veranos árticos podrían quedar libres de hielo (definido como una extensión de hielo menor a 1 millón de km2) ya en 2025-2030.152 Se espera que los futuros cambios en la precipitación sigan las tendencias actuales, con lluvias reducidas en las zonas terrestres subtropicales y precipitaciones aumentadas en latitudes subpolares y algunas regiones ecuatoriales.153 Las proyecciones indican un probable aumento de la frecuencia y la gravedad de algunos fenómenos meteorológicos extremos, tales como las olas de calor. Por lo que los gases que están en aumento o que se están acumulando cada vez más en la parte baja de la atmósfera se ha producido que la radiación solar sea más frecuente hacia la tierra; de modo que entre más cantidad de gases existan en la parte baja de la atmósfera, más calor será radiado a la tierra así existiendo un aumento de temperatura en ella

La necesidad de adaptación[editar]

En el 08 de febrero de 2007 el problema de la Naturaleza, un equipo de expertos en políticas de ciencia sostienen que la adaptación al cambio climático sería un medio más eficaz de lidiar con el calentamiento global que reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero.[17]

Academia Nacional de Ciencias[editar]

Un intento importante de abordar la adaptación fue un informe de 1991 por la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, "Implicaciones de la política del calentamiento de efecto invernadero." El informe de la Academia Nacional advirtió que la adaptación agrícola será esencial en un mundo de efecto invernadero.[18]

Estrategia Internacional de las Naciones Unidas para la Reducción de Desastres[editar]

La Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDR) reconoce la adaptación al cambio climático como parte del dominio de reducción del riesgo de desastres, ya que tiene la intención de reducir los riesgos que las poblaciones vulnerables puedan encontrar debido al cambio climático.[19]

Grupo de Trabajo II del IPCC[editar]

El Grupo de Trabajo II del IPCC sostiene que la mitigación y adaptación deben ser componentes complementarios de una estrategia que de respuesta al calentamiento global. Su informe hace las siguientes observaciones:

  1. La adaptación es una estrategia necesaria a todos los niveles como complemento de los esfuerzos de mitigación del cambio climático
  2. Las personas con menos recursos tienen menos capacidad para adaptarse y son los más vulnerables
  3. La adaptación, el desarrollo sostenible y el mejoramiento de la equidad pueden reforzarse mutuamente[20]

La adaptación es una estrategia necesaria[editar]

Debido actual y la proyectada alteración del clima precipitada por los altos niveles en emisiones de gases de efecto invernadero en los países industrializados, la adaptación es una estrategia necesaria a todos los niveles como complemento de los esfuerzos de mitigación del cambio climático, porque no podemos estar seguros de que todo el cambio climático pueda ser mitigado. Y de hecho las probabilidades son bastante altas de que en el largo plazo un mayor calentamiento es inevitable, dado el alto nivel de los GHGs en la atmósfera, y la demora (varias décadas) entre las emisiones y el impacto.

La adaptación tiene el potencial para reducir los impactos adversos del cambio climático y de potenciar los impactos beneficiosos, pero incurrirá en costos y no impedirá todos los daños. Los extremos, la variabilidad, y las tasas de cambio son características clave para abordar la vulnerabilidad y la adaptación al cambio climático, no sólo los cambios en las condiciones climáticas medias.[21]

Los sistemas humanos y naturales serán hasta cierto punto autónomos para adaptarse al cambio climático.[21]​ La adaptación planificada puede complementar la adaptación autónoma, aunque hay más opciones y una mayor posibilidad de ofrecer incentivos en el caso de la adaptación de los sistemas humanos que en el caso de la adaptación para proteger los sistemas naturales.[22]

Naciones desfavorecidas[editar]

La capacidad de los sistemas humanos de adaptarse y hacer frente al cambio climático depende de factores tales como la riqueza, la tecnología, la educación, la infraestructura, el acceso a los recursos, las capacidades de gestión, la aceptación de la existencia del cambio climático y la consiguiente necesidad de una acción, y la voluntad socio-política. Poblaciones y comunidades son muy variables en sus dotaciones de estos atributos, con las naciones en desarrollo se encuentran entre los peor situados para adaptarse al calentamiento global.

Refuerzo mutuo[editar]

Muchas comunidades y regiones vulnerables al cambio climático también están bajo presión debido a factores como el crecimiento demográfico, el agotamiento de recursos, y la pobreza. Políticas para disminuir las presiones sobre los recursos, mejorar la gestión de los riesgos ambientales, y aumentar el bienestar de los miembros más pobres de la sociedad puede avanzar simultáneamente el desarrollo sostenible y la equidad, mejorar la capacidad de adaptación, y reducir la vulnerabilidad al clima y otros factores de estrés. La inclusión de los riesgos climáticos en el diseño e implementación de iniciativas nacionales e internacionales de desarrollo, tales como las ciudades polares puede promover la equidad y el desarrollo, eso es más sostenible y reduce la vulnerabilidad al cambio climático.[23]

Mitigación[editar]

Yohe et al. (2007) evaluaron la literatura sobre la sostenibilidad y el cambio climático.[24]​ Con gran confianza, sugirieron que hasta el año 2050, un esfuerzo para limitar las emisiones de gases de efecto invernadero a 550 ppm beneficiaría a los países en desarrollo de manera significativa. Esto fue juzgado ser especialmente el caso, cuando se combina con la adaptación mejorada. En 2100, sin embargo, todavía era juzgado ya que probablemente no haría significativos los impactos del cambio climático. Se consideró el caso incluso con la mitigación agresiva y la capacidad de adaptación mejorada de manera significativa.

Compensaciones y economía[editar]

La adaptación y mitigación pueden ser vistos como dos respuestas políticas competidoras, con soluciones de compensación entre las dos. La otra compensación son los impactos del cambio climático. En la práctica, sin embargo, las ventajas y desventajas reales son discutibles (Schneider et al., 2001).[25]​ Esto se debe a las personas que cargan con los costos de reducción de emisiones o los beneficios que a menudo son diferentes de los que pagan o se benefician de las medidas de adaptación.

Los economistas, utilizando el análisis de costo-beneficio, han intentado calcular un balance "óptimo" de los costos y beneficios entre los impactos del cambio climático, la adaptación y la mitigación (Toth et al., 2001).[26]​ Existen dificultades para hacer este cálculo, por ejemplo, los futuros daños del cambio climático son inciertos, ya que son los futuros costos de adaptación.

Asimismo, decidir qué "óptimo" depende de juicios de valor hechos por el economista para hacer el estudio (Azar, 1998).[27]​ Por ejemplo, la forma de valorar los impactos que se producen en las diferentes regiones y diferentes momentos, y los impactos "no mercantiles", por ejemplo, daños a los ecosistemas (Smith et al., 2001).[28]​ La economía no puede dar respuestas definitivas a estas preguntas sobre la valoración, y algunas valoraciones puede ser vistas como controversiales (Banuri et al., 1996, pp. 87, 99).[29]

Algunos comentarios indican que los políticos no se sienten cómodos con el uso de los resultados de este tipo de análisis económico (Klein et al., 2007).[30]​ Esto se debe a la incertidumbre que rodea las estimaciones de costos de los daños del cambio climático, la adaptación y la mitigación. Otro tipo de análisis se basa en un enfoque basado en el riesgo para el problema. Stern (2007) (denominado por Klein et al., 2007), por ejemplo, utiliza un enfoque de este tipo. Argumentó que la adaptación podría desempeñar un papel importante en la política climática, pero no en una explícita compensación contra mitigación.

CMNUCC[editar]

En la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), donde la mayoría de los países son Partes (CMNUCC, sf),[31]​ se han comprometido a ayudar a los más vulnerables a adaptarse al cambio climático (Banuri et al., 1996, p. 98).[29]​ El Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL), creado en el marco del Protocolo de Kyoto de la Convención Marco, es la principal fuente de ingresos para el Fondo de Adaptación de la CMNUCC. Este fondo fue establecido en 2007 (Banco Mundial, 2010, pp. 262-263).[32]​ El MDL está sujeto a un impuesto del 2%, lo que podría aumentar entre 300 millones y $ 600 millones en el período 2008-2012. La cantidad real planteada dependerá del precio del carbono.

Aunque fue creado en virtud del Protocolo de Kyoto, el Fondo de Adaptación ha sido muy lento para ponerse en funcionamiento y no tiene aún (agosto de 2010) desembolsado ningún fondo. La convocatoria de propuestas se publicó en abril de 2010.[33]

Institución de Ingenieros Mecánicos[editar]

En febrero de 2009, la Institución de Ingenieros Mecánicos (Reino Unido) emitió un informe en el que expresaron pesimismo sobre la capacidad de cualquier acuerdo internacional, como el del Tratado de Kyoto para reducir las emisiones de carbono. Si bien no descartó la política de mitigación en conjunto, declaró que son "lo suficientemente realistas como para reconocer que las emisiones globales de CO2 no están reduciendo y nuestro clima está cambiando, a menos que nos adaptemos, tendremos que hacer frente a un futuro difícil."[34][35]

Conceptualizando la adaptación[editar]

La adaptación puede ser definida como los ajustes de un sistema para reducir la vulnerabilidad y aumentar la resiliencia de los sistemas a los cambios, en este caso en el sistema climático.[36]​ La adaptación se produce en un rango de escalas inter-vinculadas, y puede ocurrir o en previsión del cambio (adaptación anticipada), o ser una respuesta a esos cambios (adaptación reactiva).[37]​ La mayor adaptación está siendo implementada en la actualidad respondiendo a las tendencias actuales del clima y la variabilidad, por ejemplo, un mayor uso de la creación de nieve artificial en los Alpes europeos. Algunas medidas de adaptación, sin embargo, están anticipando el futuro cambio climático, tales como la construcción del Puente de la confederación en Canadá a una mayor altura para tener en cuenta el efecto de la futura subida del nivel del mar en el aclaramiento de la nave bajo el puente.[36]

La capacidad de adaptación y la vulnerabilidad son conceptos importantes para la comprensión de la adaptación; la vulnerabilidad puede ser vista como el contexto en el que tiene lugar la adaptación, y la capacidad de adaptación es la capacidad o potencial de un sistema para responder con éxito a la variabilidad climática y el cambio, con el fin de reducir los efectos negativos y aprovechar las nuevas oportunidades.[36]​ Las sociedades que pueden responder al cambio rápidamente y con éxito tienen una alta capacidad de adaptación.[38]​ La alta capacidad de adaptación no se traduce necesariamente en una adaptación exitosa. Por ejemplo, la capacidad de adaptación en Europa occidental es alta, y los riesgos de los inviernos más cálidos que aumentan la gama de enfermedades del ganado estaba bien documentado, pero muchas partes de Europa estaban siendo gravemente afectada por los brotes del virus de la lengua azul en el ganado en 2007.

La capacidad de adaptación es impulsada por factores que operan a diferentes escalas interrelacionadas, y es importante para entender las formas en que los diferentes conductores interactúan la capacidad de adaptación. Las limitaciones físicas son importantes, pero en la mayoría de los casos, son los procesos sociales los que aumentan o disminuyen la capacidad de adaptación; se puede decir que la capacidad de adaptación es una construcción social.[38]​ Los factores sociales de la capacidad de adaptación son muy variados, pero pueden incluir estructuras amplias como los procesos económicos y políticos, así como los procesos que operan a una escala muy local, tales como el acceso a la toma de decisiones y la estructura de las redes sociales y las relaciones dentro de una comunidad. La capacidad de adaptación a escala local se ve limitada por los procesos de mayor escala. Por ejemplo la capacidad de adaptación de los agricultores no sólo dependerá del acceso a los recursos (físicos y sociales) dentro de la comunidad que permiten una cosecha que se cultiva con éxito, sino también el efecto de los procesos económicos a escala macro en el precio recibido por el cultivo.[37]​ El género es otro factor que es importante para determinar la capacidad limitada de adaptación y la vulnerabilidad,[39]​ por ejemplo, las mujeres pueden tener participación en la toma de decisiones, o estar limitadas por los niveles más bajos de educación.[36]

La construcción social de la capacidad de adaptación es muy importante cuando se piensa acerca de los riesgos e impactos de un clima cambiante. No es sólo el cambio en el clima el que afectará la vulnerabilidad y los medios de vida, pero si la forma en que estos cambios se negocian a través de sistemas sociales complejos. Una disminución del 10% en las precipitaciones puede ser aceptable y manejable a los miembros de una comunidad que no tienen acceso a la mejora de las técnicas agrícolas, o cuyos medios de vida están de alguna manera diversificadas, mientras que los miembros marginados de la comunidad pueden no ser capaces de hacer frente a estos cambios.[37]​ La adaptación puede ser vista como un proceso social e institucional que implica reflexionar y responder a las tendencias actuales y los cambios previstos en el clima.[40]

Ambas escalas temporales y espaciales son muy importantes en la reflexión sobre la adaptación, como es el marco de referencia necesario para estudiar la adaptación. Mucho esfuerzo se realizará en relación con la variabilidad del clima a corto plazo, sin embargo esto puede causar la mala adaptación a las tendencias climáticas a largo plazo. Por ejemplo, la expansión del regadío en Egipto en el desierto del Sinaí occidental debido a un período de mayor caudal de los ríos es una mala adaptación cuando se observa en relación con las proyecciones a más largo plazo de secado en la región.[41]​ Las adaptaciones a una escala también pueden crear exterioridades en otra mediante la reducción de la capacidad de adaptación de otros actores. Esto es a menudo el caso cuando se examinan amplias evaluaciones de los costos y beneficios de la adaptación a escalas más pequeñas y es posible ver que, si bien la adaptación puede beneficiar a algunos actores, tiene un efecto negativo sobre los demás.[37]

De la literatura actual sobre el tema, la gente siempre se han adaptado a un clima cambiante y las estrategias de afrontamiento ya existen en muchas comunidades, por ejemplo el cambio de fechas de siembra o la adopción de nuevas técnicas de ahorro de agua.[41]​ El conocimiento tradicional y las estrategias de afrontamiento deben mantenerse y fortalecerse, de lo contrario la capacidad de adaptación puede debilitarse a medida que se pierde el conocimiento local del medio ambiente. El fortalecimiento de estas técnicas indígenas y construir sobre ellas también hace que sea más probable que las estrategias de adaptación se adoptarán, ya que crea más propiedad de la comunidad y la participación en el proceso.[36]​ En algunos casos, sin embargo esto no será suficiente para adaptarse a las nuevas condiciones que están fuera de la gama de los ya experimentados, y serán necesarias nuevas técnicas.[38]

Criterios para la evaluación de las respuestas[editar]

James Titus, gerente del proyecto de aumento del nivel del mar en la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, identifica los siguientes criterios que los responsables políticos deben utilizar en la evaluación de las respuestas al calentamiento global:[42]

  • Eficiencia económica: ¿La iniciativa de los beneficios del rendimiento será sustancialmente mayor que si se aplicaran los recursos en otros lugares?
  • Flexibilidad: ¿Es la estrategia razonable para toda la gama de posibles cambios en la temperatura, las precipitaciones y el nivel del mar?
  • Urgencia: ¿La estrategia tendrá éxito si la ejecución se retrasa diez o veinte años?
  • Bajo Costo: ¿Requiere la estrategia de recursos mínimos?
  • Equidad: ¿La estrategia beneficia injustamente unos a expensas de otras regiones, generaciones, o clases económicas?
  • Viabilidad institucional: ¿Es la estrategia aceptable para el público? ¿Puede ser implementada con las instituciones existentes bajo las leyes actuales?
  • Recursos únicos o críticos: ¿Puede la estrategia reducir el riesgo de pérdida de los recursos ambientales y culturales únicas?
  • Salud y seguridad: ¿La estrategia propuesta aumentará o disminuirá el riesgo de enfermedad o lesión?
  • Consistencia: ¿Apoya la política de otro Estado, nacionales, comunitarias o metas privadas?
  • Sector privado/público: ¿La estrategia minimiza la interferencia gubernamental en las mejores decisiones realizadas por el sector privado?

Costos[editar]

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo calcula que se necesitaría un adicional de $86 mil millones dólares por año en 2015.[43]

De acuerdo con la CMNUCC se estima que en 2007, los costos de la adaptación al cambio climático costarían $49-171 billones por año a nivel mundial para el año 2030,[44]​ de los cuales una parte significativa de la inversión y los flujos financieros, $27-66 billones serían necesarios en 2030 en las Partes no-anexo I.[45]​ Esto representa el doble de la asistencia oficial para el desarrollo en curso (AOD).

Esta estimación ha sido criticada por Parry et al. (2009), en un estudio realizado conjuntamente por el IIED y el Instituto Grantham, que sostiene que la estimación de la CMNUCC subestima el costo de la adaptación al cambio climático en un factor de 2 o 3.[46]​ Por otra parte sectores como, el turismo, la minería, la energía, y al por menor no se incluyeron en la estimación de la CMNUCC.

El más reciente estudio del Banco Mundial sobre la 'Economía de la Adaptación al Cambio Climático' encontró que los costos de la adaptación estarían en el rango de los $75-100 millones por año entre 2010 y 2050; con estimaciones superiores bajo el escenario global más húmedo que el escenario más seco, suponiendo que el calentamiento será de unos 2 grados para el año 2050.[47]

Los beneficios de la fuerza, la acción temprana en la mitigación superan considerablemente los costos.[48]​ El Acuerdo de Copenhague se acordó con el fin de crear un compromiso de los países desarrollados para proporcionar:[49]

recursos nuevos y adicionales... aproximadamente $30 mil millones de dólares para el período 2010-2012 con un reparto equilibrado entre la adaptación y la mitigación... y en el contexto de las acciones significativas de mitigación y de una aplicación transparente, los países desarrollados se comprometen con el objetivo de movilizar conjuntamente $ 100 mil millones de dólares anuales para el 2020 para atender las necesidades de los países en desarrollo.

Sin embargo, un punto clave de la discordia entre los estados en la Cumbre del Clima de Copenhague en la CMNUCC era quien iba a pagar la factura y si la ayuda se debe dar, ¿cómo es que afecta a otros niveles la ayuda al desarrollo?.[49]​ El concepto de adicionalidad ha surgido y por lo tanto la UE (Unión Europea) ha pedido a sus estados miembros llegar a definiciones de lo que ellos entienden sobre el significado de adicionalidad, las cuatro definiciones principales son:[49]

  1. La financiación climática calificada de ayuda, pero adicional a (por encima) el objetivo 'del 0,7%' de los ODM;
  2. El aumento del año anterior de Asistencia Oficial para el Desarrollo (ODM) dedicado a la mitigación del cambio climático;
  3. El aumento de los niveles de ODM que incluyen el cambio climático, pero las finanzas en el que se limitan a un porcentaje determinado; y

el aumento de la financiación para el clima no está conectado a la ODM.

El punto principal es que hay un conflicto entre los recortes del déficit presupuestario en los estados de la OCDE, la necesidad de ayudar a los países en desarrollo a adaptarse a un desarrollo sostenible y la necesidad de garantizar que la financiación no viene a cortar la ayuda de otros importantes objetivos de desarrollo del Milenio.[49]

Mecanismos de adaptación[editar]

Scheraga y Grambsch[50]​ identifican nueve principios fundamentales que deben considerarse en el diseño de políticas de adaptación:

  1. Los efectos del cambio climático varían según la región.
  2. Los efectos del cambio climático pueden variar a través de los grupos demográficos.
  3. El cambio climático plantea riesgos y oportunidades.
  4. Los efectos del cambio climático deben ser considerados en el contexto de múltiple estrés y otros factores, que pueden ser tan importantes para el diseño de respuestas de adaptación como la sensibilidad del cambio.
  5. La adaptación tiene un costo.
  6. Las respuestas de adaptación varían en eficacia, como lo demuestran los esfuerzos actuales para hacer frente a la variabilidad del clima.
  7. El carácter sistémico de los impactos climáticos complica el desarrollo de la política de adaptación.
  8. La mala adaptación puede resultar en efectos negativos que son tan graves como los efectos inducidos por el clima que se están evitando.
  9. Muchas oportunidades para la adaptación tienen sentido o no se dieron cuenta del cambio climático.

Métodos de adaptación[editar]

La adaptación a través de la planificación local[editar]

El uso de la tierra local y la planificación municipal representan avenidas importantes para la adaptación al calentamiento global. Estas formas de planificación se reconocen como fundamentales para evitar los efectos de los peligros relacionados con el clima, como inundaciones y el estrés térmico, la planificación de la transición demográfica y el consumo, y los planes para la conservación del ecosistema.[51]​ Este tipo de planificación es diferente de los programas nacionales de adaptación (PNA), que van a ser los marcos para la priorización de las necesidades de adaptación.[52]​ A escala local, los municipios están en el frente de carbón de adaptación donde se experimentan los impactos en formas de inundaciones, incendios forestales, olas de calor y aumento del nivel del mar.[53]

Las ciudades están planeando adaptarse al calentamiento global y el cambio climático. The New York Times comenzó una serie de artículos sobre este tema donde se pusieron de relieve las iniciativas de adaptación de Chicago.[54]​ Los proyectos incluyen el cambio de calentar variedades de árboles tolerantes, a regar pavimentos permeables para absorber las precipitaciones más altas y la adición de aire acondicionado en las escuelas públicas. Nueva York y otras ciudades participan en una planificación similar.[55][56][57]​ El almacenamiento de agua cuidadosamente planificada podría ayudar a que las zonas urbanas se adapten a las tormentas cada vez más severas por el aumento de almacenamiento de agua de lluvia (colillas de agua para uso doméstico, jardines sin pavimentar, etc) y el aumento de la capacidad de los sistemas de aguas pluviales (y también la separación de las aguas pluviales de las aguas negras, para que cuando se desborde en temporadas altas no contamine los ríos). Según Naturaleza Inglés, los jardineros pueden ayudar a mitigar los efectos del cambio climático, proporcionando hábitats para las especies más amenazadas, y/o el ahorro de agua, cambiando jardines utilizar plantas que requieren menos.[58]

La adaptación a través de la planificación local se produce en dos modos distintos. La primera es la planificación estratégica, que es importante, pero no es exclusiva de los gobiernos locales. A escala local se fomenta la visión de la comunidad, las metas aspiracionales y el lugar de decisiones, junto con la definición de las vías para lograr estos objetivos. La segunda forma es la planificación del uso del suelo, y se centra en la asignación de espacio para equilibrar la prosperidad económica con niveles de vida aceptables y la conservación de los recursos naturales. Aunque estos dos tipos de planificación son muy diferentes en la práctica, y en muchos casos son gestionados por diferentes departamentos, se propone que ambos son muy importantes para adaptación al cambio climático, y pueden contribuir a lograr la adaptación a escala local.[59]​ Las restricciones importantes se reconocen para dificultar la adaptación a través de la planificación, incluyendo los recursos limitados, la falta de información, que compiten agendas de planificación y que cumplan con los requisitos de otros niveles de gobierno.[60]​ Ejemplos de adaptación incluyen la defensa contra el aumento del nivel del mar a través de mejores defensas contra las inundaciones, y cambios en los patrones de uso de la tierra como evitar las zonas más vulnerables de la vivienda.

La planificación para el aumento del nivel del mar es uno de los retos clave para la planificación local en respuesta al cambio climático. Muchos gobiernos nacionales de todo el mundo han tratado de abordar el problema del aumento del nivel del mar a través de reformas políticas y de planificación destinadas a aumentar la capacidad de adaptación.[61]​ En los Estados Unidos, muchos gobiernos estatales y locales están evaluando opciones innovadoras y de localidad específica para la adaptarse al aumento del nivel del mar.[62][63]​ Aunque la planificación de la adaptación se produce a través de una variedad de procesos, iniciativas locales de adaptación en los EE.UU. a menudo pasan por tres etapas de la planificación de la adaptación: 1) Conocimiento de la comunidad la construcción de aumento del nivel del mar como de riesgo local 2) La realización de una evaluación científica de estos riesgos en el mediano y largo plazo 3) El uso de un proceso público para desarrollar un plan de adaptación y políticas de apoyo[64]

Mejorar la capacidad de adaptación[editar]

En una evaluación de la literatura, Smit et al. (2001) concluyeron que la capacidad de adaptación mejorada reduciría la vulnerabilidad al cambio climático.[65]​ En su opinión, las actividades que mejoran la capacidad de adaptación son esencialmente equivalentes a las actividades que promueven el desarrollo sostenible. Estas actividades incluyen:[66]

  • Mejorar el acceso a los recursos
  • La reducción de la pobreza
  • Reduciendo las desigualdades de recursos y la riqueza entre los grupos
  • Mejorar la educación y la información
  • Mejorar la infraestructura
  • Mejorar la capacidad y la eficiencia institucional
  • Promover prácticas locales indígenas, conocimientos y experiencias

Los investigadores del Instituto de Desarrollo de Ultramar encontraron que las intervenciones de desarrollo para aumentar la capacidad de adaptación han tendido a no dar lugar a una mayor agencia para la población local.[67]​ Ellos argumentan que esto debería desempeñar un papel más destacado en la futura planificación de la intervención porque la agencia es un factor central en todos los demás aspectos de la capacidad de adaptación.

La producción agrícola[editar]

Un efecto importante del cambio climático global es la alteración de los patrones de precipitaciones globales, con ciertos efectos en la agricultura.[68]​ La agricultura por temporada constituye el 80% de la agricultura mundial. Muchos de los 852 millones de personas pobres en el mundo viven en zonas de Asia y África que dependen de la lluvia para cultivar y cosechar los alimentos. Al inflarse la población mundial, se necesitará más comida, pero la variabilidad del clima es probable que haga una agricultura exitosa más difícil. La sequía prolongada puede causar el fracaso de las pequeñas y las granjas marginales generando problemas en lo económico, político y social. Sin embargo, este tipo de eventos han ocurrido previamente en la historia humana independiente del cambio climático global. En las últimas décadas, el comercio mundial ha creado redes de distribución capaces de transportar los excedentes de alimentos a donde más se necesitan, reduciendo así el impacto local.[68]

Variedades de cultivos tolerantes a la sequía[editar]

Cualquier tipo de agricultura está fuertemente influenciada por la disponibilidad de agua. El cambio climático modificará la precipitación, evaporación, circulación y almacenamiento de humedad del suelo. Los cambios en el total de la precipitación estacional o en su patrón de variabilidad son importantes. El acontecimiento de la tensión de la humedad durante la floración, polinización y llenado de grano es perjudicial para la mayoría de los cultivos y particularmente para el maíz, la soja y el trigo. El aumento de la evaporación del suelo y transpiración de las plantas mismas causará un estrés hídrico acelerado. Como resultado, habrá la necesidad de desarrollar variedades de cultivos con mayor tolerancia a la sequía.

Más gasto en el riego[editar]

La demanda de agua para riego se prevé que aumente en un clima más cálido, con lo que el aumento de la competencia entre la agricultura, que ya es la mayor consumidora de recursos hídricos en regiones semi-áridas, y urbanas, así como los usuarios industriales. La caída de tablas de agua y el aumento resultante en la energía necesaria para bombear el agua hará que la práctica de riego sea más cara, particularmente cuando con condiciones más secas se requerirá más agua por hectárea. Se necesitarán otras estrategias para hacer más eficiente el uso de los recursos hídricos. Por ejemplo, el International Water Management Institute ha sugerido cinco estrategias que podrían ayudar a Asia a alimentar su creciente población en vista del cambio climático. Estos son:

  • La modernización de los sistemas de riego existentes para adaptarse a métodos modernos de cultivo
  • Apoyar los esfuerzos de los agricultores para encontrar sus propios suministros de agua, con la exploración de las aguas subterráneas de manera sostenible
  • Mirar más allá de los esquemas convencionales "Gestión Participativa del Riego", mediante la participación del sector privado
  • Ampliación de la capacidad y el conocimiento
  • La inversión fuera del sector de riego[69]

Los recursos forestales[editar]

Son los medios más importantes de la adaptación para las personas dependientes de los bosques cuyas vidas han dependido de ella. Si la larga duración de la sequía persiste, sin duda afecta a la lluvia-alimentado del sistema agrícola. En esta situación, la gente puede recoger los frutos comestibles, raíces y hojas para su supervivencia. Del mismo modo, los recursos forestales ofrecen no sólo los bienes sino también servicios como la regulación de los ecosistemas, mantener la vinculación de aguas arriba-aguas abajo a través de la conservación de las cuencas hidrográficas, la retención de carbono y el valor estético. Estos servicios se convierten en parte fundamental de la vida sostenida mediante el aumento de la capacidad de adaptación de los pobres y vulnerables, las mujeres y las comunidades socialmente excluidas.

Almacenamiento de agua de lluvia[editar]

Proporcionando a los agricultores con acceso a una amplia gama de tiendas de agua se podría ayudar a superar los períodos de sequía que de otro modo causaría que sus cosechas fallen. Los estudios de campo han demostrado la eficacia del almacenamiento de agua en pequeña escala. Por ejemplo, de acuerdo con el International Water Management Institute, usando pequeñas cuencas de plantación al agua 'cosecha' en Zimbabwe se ha demostrado que aumentan los rendimientos de maíz, si las lluvias son abundantes o escasas. Y en Níger, se han dado lugar a tres o cuatro veces un aumento en los rendimientos de mijo.[70]

Control de tiempo[editar]

Los científicos rusos y estadounidenses en el pasado trataron de controlar el clima, por ejemplo sembrando nubes con productos químicos para tratar de producir lluvia cuando y donde se necesitara. Un nuevo método que está siendo desarrollado implica replicar el efecto de isla de calor urbano, donde las ciudades son un poco más calientes que el campo, ya que son más oscuros y absorben más calor. Esto crea un 28% más de lluvia de 20 a 40 millas a sotavento de las ciudades en comparación con el viento.[71]​ En la escala de tiempo de varias décadas, las nuevas técnicas de control de tiempo pueden llegar a ser viables ya que permitirían el control de las condiciones meteorológicas extremas como los huracanes.[72]

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) a través de su Comisión de Ciencias Atmosféricas (CCA) ha emitido una "DECLARACIÓN SOBRE LA MODIFICACIÓN DEL TIEMPO", así como "DIRECTRICES PARA LA PLANIFICACIÓN DE ACTIVIDADES en la modificación del clima" en el año 2007, indicando entre otras que "Con el propósito de aumentar la precipitación, la reducción de daños por granizo, la dispersión de la niebla y otros tipos de nubes y tormentas modificaciones se están desarrollando tecnologías por la siembra de nubes que todavía están luchando para lograr una base científica sólida y que tienen que adaptarse enormemente a variadas condiciones naturales".[73]

Represamiento de lagos glaciales[editar]

Las inundaciones por deshielo pueden llegar a ser una preocupación mayor por la reducción de los glaciares, dejando tras de sí numerosos lagos que son incautados a menudo por una terminal de débiles diques de morrena. En el pasado, el fallo repentino de estas presas ha resultado en la daños, lesiones y muertes en propiedades localizadas. Lagos glaciares en peligro de estallido pueden tener sus morrenas reemplazadas con presas de hormigón (que también puede proporcionar energía hidroeléctrica).[74]

La geoingeniería[editar]

En una evaluación de la literatura, Barker et al. (2007) describieron la geoingeniería como un tipo de política de mitigación.[75]​ IPCC (2007) concluyó que las opciones de la geoingeniería, tales como la fertilización del océano para eliminar el CO2 de la atmósfera, se mantuvo prácticamente sin probar.[76]​ Se consideró que las estimaciones de costos confiables para la geoingeniería no se habían publicado.

La Royal Society (2009) publicó los resultados de un estudio sobre la geoingeniería. Los autores del estudio definieron la geoingeniería como una "intervención deliberada a gran escala en el sistema climático de la Tierra, con el fin de moderar el calentamiento global" (p. ix).[77]​ Según el estudio, el método más seguro y predecible de moderar el cambio climático es una acción temprana para reducir las emisiones de GEI (Gases de Efecto Invernadero).

Científicos como Ken Caldeira y Paul Crutzen,[78]​ sugieren técnicas de la geoingeniería, que se pueden emplear para cambiar el clima deliberadamente y así controlar algunos de los efectos del calentamiento global. Estos incluyen:

  • El manejo de la radiación solar puede ser visto como una adaptación al calentamiento global. [según quién?] Técnicas tales como parasol espacial, la creación de aerosoles estratosféricos de azufre y pintura para los techos y materiales blancos de pavimentación entran en esta categoría.
  • La Geoingeniería Hidrológica - normalmente busca preservar el hielo marino o ajustar la circulación termohalina utilizando métodos tales como el desvío de ríos para mantener el agua caliente lejos del hielo marino, los icebergs o la inmovilización para prevenir que formen parte de aguas más cálidas y de fusión. Esto puede ser visto como una técnica de adaptación, [según quién?], aunque impidiendo la liberación de metano en el Ártico también puede tener aspectos de mitigación.

Ayudando a los países desfavorecidos[editar]

En 2000, hubo una propuesta hecha en la Sexta Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que pidió la creación de un Fondo de Adaptación con $1 mil millones al año para los países en desarrollo, en especial los menos adelantados y los pequeños estados insulares, para que les permitan combatir las consecuencias del cambio climático.

Muchos científicos, responsables políticos y el Informe de Evaluación del IPCC Cuarta han acordado que los países desfavorecidos, especialmente en el sur del globo necesitan más atención a los impactos negativos del cambio climático. Estas regiones son altamente pobladas y la gente tiene generalmente más baja capacidad de adaptación. Un balance, sin embargo, entre el desarrollo y la mitigación del cambio climático y la adaptación tiene que ser encontrado.

En el sur del mundo, los gobiernos nacionales son los principales responsables de la formulación y ejecución del plan de adaptación, desde el local hasta el nivel nacional. En este contexto, existe una situación contradictoria. Los gobiernos nacionales asignan una alta prioridad a las políticas y planes no de cambio climático para el desarrollo. Las agendas de desarrollo son impulsadas por los problemas pre-existentes, tales como la pobreza, la malnutrición, la inseguridad alimentaria,[79]​ la disponibilidad de agua potable, el endeudamiento, el analfabetismo, el desempleo, los conflictos de recursos locales, menor desarrollo tecnológico, etc. Aquí, es importante reconocer que si el fenómeno del cambio climático no se entiende correctamente y las estrategias de afrontamiento como la mitigación y la adaptación no se adoptan en forma oportuna, los impactos del cambio climático exacerbarán estos problemas pre-existentes.

Por lo tanto, hay una necesidad de explorar estrategias de integración entre los planes de cambio climático y los planes de desarrollo en el sur del globo. Esta integración debe incluir principios como la justicia social y la equidad, la inclusión de la población marginal en la toma de decisiones, la participación y la promoción de la cohesión social de las mujeres. La inclusión de estos principios no sólo promoverá la mitigación y adaptación al cambio climático, sino que también hará que el desarrollo sea más distributivo.

La investigación en colaboración del Instituto de Estudios para el Desarrollo señala los vínculos entre la adaptación y la pobreza para ayudar a desarrollar una agenda para el beneficio de los pobres de adaptación que pueden informar a la reducción de la pobreza y resiliente al clima. La adaptación al cambio climático será "ineficaz e injusta si no logra aprender y construir sobre la comprensión de la naturaleza multidimensional y diferenciada de la pobreza y la vulnerabilidad".[80]​ Los países más pobres tienden a ser los más gravemente afectados por el cambio climático, sin embargo, han reducido los activos y las capacidades con los que adaptarse. Esto ha dado lugar a más actividades para integrar la adaptación en los programas de desarrollo y reducción de la pobreza. El aumento de la adaptación como un tema de desarrollo se ha visto influenciado por las preocupaciones en torno a minimizar las amenazas para el progreso en la reducción de la pobreza, en particular los ODM, y por la injusticia de los impactos que se sentía más difícil por aquellos que han hecho menos para contribuir al problema, que enmarca la adaptación como la equidad y la cuestión de derecho.[81]

Migración[editar]

La literatura reciente también ha presentado el concepto de migración como el cambio climático mecanismo de supervivencia. Clima factores cambio de empuje se comparan con factores de atracción económica o social: el papel del cambio climático en la migración por lo tanto no es un lineal de causa y efecto. La migración requiere con frecuencia a los posibles migrantes tener acceso a capital social y financiero, tales como las redes de apoyo en el destino elegido, y los fondos para poder moverse. Con frecuencia los últimos hogares de respuesta adaptativa tomarán ante factores ambientales que amenazan sus medios de vida, y sobre todo cuando recurrieron a otros mecanismos para hacer frente no han tenido éxito. Migración y Cambio Climático, una publicación de la UNESCO, explora la dinámica de la migración medioambiental y el papel de la migración como una respuesta de adaptación al cambio climático.[82]

Seguros[editar]

Uno de los métodos de adaptación al cambio climático es el fomento de las acciones individuales para mitigar, propagado, o transferir el riesgo de daños. En concreto, una de las herramientas existentes es un seguro, ya sea para una catástrofe general o inundaciones real. La idea es permitir que las opciones de reactivos para reconstruir las comunidades después de los impactos adversos de los fenómenos meteorológicos extremos.[83]​ A pesar de que puede ser preferible adoptar un enfoque proactivo para eliminar la causa del riesgo, la compensación reactiva post-daño se puede utilizar como último recurso.[84]​ El acceso al reaseguro puede ser una forma de aumentar la resiliencia de las ciudades.[85]​ Cuando hay fallas en el mercado privado de seguros, el sector público crea mecanismos de mercado residuales (RMM) para fomentar la reducción de riesgo individual mediante la subvención de las primas.[86]​ Un estudio identificó los problemas de equidad clave para consideraciones de política:

(a) la transferencia de riesgo para el erario público no reduce el riesgo general (b) los gobiernos pueden distribuir el costo de las pérdidas a través del tiempo en lugar de espacio (c) los gobiernos pueden obligar a los propietarios de viviendas en zonas de bajo riesgo para subvencionar las primas de seguro de los de las zonas de alto riesgo (d) las subvenciones cruzadas es cada vez más difícil para las aseguradoras del sector privado que operan en un mercado competitivo (e) los gobiernos pueden gravar a las personas a pagar por el desastre de mañana[87]

Seguros Gobierno-subsidiado, tales como el Programa de Seguro de Inundación Nacional de Estados Unidos, es criticado por ofrecer un incentivo perverso para desarrollar propiedades en zonas peligrosas, lo que aumenta el riesgo general.[88]​ Este efecto conductual puede ser contrarrestada con políticas adecuadas de uso del suelo que limitan nueva construcción donde se perciben y / o fomentar la adopción de códigos de construcción resistentes a mitigar los daños potenciales riesgos climáticos actuales o futuros.[89]

Financiación para la adaptación[editar]

El agregado de los actuales programas de adaptación al cambio climático no va a conseguir el dinero suficiente para financiar la adaptación al cambio climático.[90]​ Hay, sin embargo, varios programas y propuestas para financiar la adaptación al cambio climático en los países en desarrollo. La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático ejecuta un programa llamado el Medio Ambiente Mundial, que proporciona alguna financiación para la adaptación a los países menos desarrollados y los pequeños estados insulares.[91]​ Bajo el paraguas del FMAM, el Fondo Fiduciario del FMAM, el Fondo para los Países Menos Adelantados (PMA) y el Fondo Especial del Cambio Climático (FECC) operan para llevar a cabo la adaptación al cambio climático de financiando los objetivos del FMAM.[91]​ Otro mecanismo se ha implementado a través del Fondo de Adaptación, como resultado de las negociaciones durante la COP15 y la COP16, que provee fondos para proyectos que demuestren tener beneficios adicionales para la adaptación al cambio climático. Hay varias propuestas de financiación para la adaptación al cambio climático, la mayoría de las cuales emplean a la asistencia oficial para el desarrollo o la AOD.[7]​ Estas propuestas van desde un programa del Banco Mundial, a propuestas que impliquen la subasta de derechos de emisión de carbono, a un mundial de carbono o impuesto de transporte, a la financiación basada en la compensación.[7]​ Otras propuestas sugieren el uso de mecanismos basados en el mercado, en lugar de la AOD, como el crédito de reducción de la vulnerabilidad de la Fundación de Higher Ground (VRC™)[92]​ o un programa similar al Mecanismo de Desarrollo Limpio,[93]​ para recaudar dinero privado para la adaptación al cambio climático. El Acuerdo de Copenhague, el más reciente acuerdo sobre el cambio climático global, compromete a los países a fin de enviar $ 100 mil millones de dólares al año a los países en desarrollo como asistencia para la mitigación del cambio climático y la adaptación al cambio climático a través de 2020.[94]​ Este acuerdo se desarrolló, aunque no estén vinculados, podrían empequeñecer cantidades actuales dedicadas a la adaptación en los países en desarrollo. Este fondo para el cambio climático se llama el Fondo Verde para el Clima de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2010.[95]

Las medidas de adaptación por países[editar]

Numerosos países, entre ellos Australia, han celebrado consultas y han planeado o iniciado medidas de adaptación. El estado de California también ha publicado un documento titulado "2009 California Clima Adaptación Estrategia Discusión Proyecto" que resume la ciencia más conocida en los impactos del cambio climático en siete sectores específicos y ofrece recomendaciones sobre cómo manejarse contra esas amenazas.[96]​ Las comunidades más pobres también han recibido ayuda para la adaptación al clima en lugares como Bangladesh.[97][98][99][100]

Programa Nacional de Acción para la Adaptación[editar]

La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) ayuda a los países menos desarrollados (PMA) a identificar las necesidades de adaptación al cambio climático mediante la financiación del desarrollo del Programa de Adaptación Nacional de Acción (PNA). La NAPA tiene el propósito de proporcionar a los PMA la oportunidad de identificar sus "necesidades urgentes e inmediatas" para la adaptación al cambio climático.[101]​ Como parte del proceso de los PNA, los ministerios del gobierno de los PMA, por lo general con la asistencia de los organismos de desarrollo, evalúan la vulnerabilidad de sus países al cambio climático y los fenómenos meteorológicos extremos. Posteriormente, elaboran una lista priorizada de los proyectos de adaptación que ayudarán al país a hacer frente a los efectos adversos del cambio climático. PMA que le presente los PNA a la CMNUCC podrá optar a la financiación a través del Fondo de los Países Menos Adelantados (Fondo PMA) para los proyectos de los PNA. El Fondo para los PMA fue diseñado a través de la CMNUCC para ayudar específicamente a los países menos desarrollados, ya que son particularmente vulnerables a los efectos del cambio climático.[102]​ Hasta la fecha, cuarenta y cinco países menos desarrollados han escrito y los PNA presentados a la CMNUCC, con Nepal como el último país en presentar su NAPA en noviembre de 2010.[103]​ Tres países más (Angola, Myanmar y Timor Oriental) están programados para completar sus programas nacionales de adaptación para el final de 2011.[104]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «UNFCCC Glossary of Climate Change Acronyms» (en inglés). Consultado el 11 de octubre de 2014. 
  2. Farber, Daniel A (2007). «Adapting to Climate Change: Who Should Pay» (en inglés).  23 FLA. ST. U. J. LAND USE & ENVTL. L. 1, 8
  3. Cole, Daniel A (2008). «Climate Change, Adaptation, and Development» (en inglés).  26 UCLA J. ENVTL. L. & POL’Y 1, 3
  4. Schneider; S.H.; S. Semenov; A. Patwardhan; I. Burton; C.H.D. Magadza; M. Oppenheimer; A.B. Pittock; A. Rahman; J.B. Smith; A. Suarez; F. Yamin (2 de mayo de 2010). Print version: Cambridge University Press, Cambridge, UK. This version: IPCC website, ed. Executive summary. In (book chapter): Chapter 19: Assessing Key Vulnerabilities and the Risk from Climate Change. In: Climate Change 2007: Impacts, Adaptation and Vulnerability. Contribution of Working Group II to the Fourth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change (M.L. Parry, O.F. Canziani, J.P. Palutikof, P.J. van der Linden and C.E. Hanson, Eds.) (en inglés). ISBN 978-0-521-88010-7. Consultado el 11 de octubre de 2014. 
  5. IPCC (2007). Print version: IPCC, Geneva, Switzerland. This version: IPCC website, ed. 4. Adaptation and mitigation options. In (book section): Summary for Policymakers. In: Climate Change 2007: Synthesis Report. Contribution of Working Groups I, II and III to the Fourth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change (Core Writing Team, Pachauri, R.K and Reisinger, A. (eds.)) (en inglés). ISBN 92-9169-122-4. Consultado el 11 de octubre de 2014. 
  6. D+C Development and Cooperation
  7. a b c Benito Müller (2008). «International Adaptation Finance: The Need for an Innovative and Strategic Approach 4 (Oxford Institute for Energy Studies, Working Paper)» (PDF). Archivado desde el original el 30 de noviembre de 2015. Consultado el 11 de octubre de 2014. 
  8. For example, how to value impacts occurring in different regions and different times, and "non-market" impacts, e.g., damages to ecosystems (Smith et al., 2001).
  9. {{Steven C. Sherwood; Matthew Huber (2010). Kerry A. Emanuel; Massachusetts Institute of Technology; Cambridge et al., eds. An adaptability limit to climate change due to heat stress (en inglés). 107 No.21. PNAS. pp. 9552-9555. doi:10.1073/pnas.0913352107. Consultado el 13 de octubre de 2014. 
  10. Verbruggen, A. (ed.) (3 de mayo de 2010). Print version: Cambridge University Press, Cambridge, UK, and New York, N.Y., U.S.A.. This version: IPCC website, ed. Glossary J-P. In (book section): Annex I. In: Climate Change 2007: Mitigation. Contribution of Working Group III to the Fourth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change (B. Metz et al. (eds.)) (en inglés). ISBN 978-0-521-88011-4. Consultado el 11 de octubre de 2014. 
  11. [url=http://unfccc.int/essential_background/glossary/items/3666.php "UNFCCC Glossary of Climate Change Acronyms"]. Visitada el 24 de octubre de 2014
  12. Klein; R.J.T. (21 de abril de 2010). Print version: Cambridge University Press, Cambridge, UK, and New York, N.Y., U.S.A.. This version: IPCC website, ed. Executive summary. In (book chapter): Inter-relationships between adaptation and mitigation. In: Climate Change 2007: Impacts, Adaptation and Vulnerability. Contribution of Working Group II to the Fourth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change (M.L. Parry et al. Eds.) (en inglés). ISBN 978-0-521-88010-7. Consultado el 11 de octubre de 2014. 
  13. The Nature Conservancy (ed.). «Climate Change Impacts». Consultado el 11 de octubre de 2014. 
  14. Intergovernmental Panel on Climate Change, ed. (3 de marzo de 2007). «Climate Change 2001: Impacts, Adaptation and Vulnerability. Contribution of Working Group II to the Third Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change». Consultado el 14 de marzo de 2007. 
  15. Intergovernmental Panel on Climate Change, ed. (13 de abril de 2014). «Summary for Policymakers» (PDF). Climate Change 2007: Impacts, Adaptation and Vulnerability. Working Group II Contribution to the Intergovernmental Panel on Climate Change Fourth Assessment Report. Archivado desde el original el 30 de noviembre de 2015. Consultado el 11 de octubre de 2014. 
  16. Deser, Clara; Adam Phillips; Vincent Bourdette; Haiyan Teng (31 de diciembre de 2010). «Uncertainty in climate change projections: the role of internal variability». Climate Dynamics 38: 527-546. doi:10.1007/s00382-010-0977-x. Archivado desde el original el 30 de noviembre de 2015. Consultado el 11 de octubre de 2014. «Uncertainty in future climate change presents a key challenge for adaptation planning.» 
  17. «Adaptation To Global Climate Change Is An Essential Response To A Warming Planet». 8 de febrero de 2007. Consultado el 11 de octubre de 2014. 
  18. Engineering, and Public Policy (U.S.) Panel on Policy Implications of Greenhouse Warming Committee on Science (2 de marzo de 2007). National Academies Press, ed. Policy Implications of Greenhouse Warming: Mitigation, Adaptation, and the Science Base. p. 944. ISBN 0-309-04386-7. Consultado el 11 de octubre de 2014. 
  19. UNISDR (ed.). «Themes and Issues in Disaster Risk Reduction». Consultado el 11 de octubre de 2014. 
  20. Grida.no (ed.). «Climate Change 2001: Impacts, Adaptation and Vulnerability». Consultado el 11 de octubre de 2014. 
  21. a b IPCC (febrero de 2007). «Adaptation is a Necessary Strategy at All Scales to Complement Climate Change Mitigation Efforts» (en inglés). Consultado el 13 de octubre de 2014. 
  22. grida.no (ed.). «Adaptation is a Necessary Strategy at All Scales to Complement Climate Change Mitigation Efforts». Climate Change 2001: Working Group II: Impacts, Adaptation and Vulnerability. 
  23. Grida.no (ed.). «Climate Change 2001: Impacts, Adaptation and Vulnerability». Consultado el 11 de octubre de 2014. 
  24. Yohe, G.W. (2 de mayo de 2010). Print version: Cambridge University Press, Cambridge, UK, and New York, N.Y., U.S.A.. Web version: IPCC website, ed. Executive summary. In (book chapter): Perspectives on climate change and sustainability. In: Climate Change 2007: Impacts, Adaptation and Vulnerability. Contribution of Working Group II to the Fourth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change (M.L. Parry et al., (eds.)). ISBN 978-0-521-88010-7. Consultado el 11 de octubre de 2014. 
  25. Schneider, S. (2001). Print version: Cambridge University Press, Cambridge, UK, and New York, N.Y., U.S.A.. This version: GRID-Arendal website, ed. 1.4.4.2. Synergies and Tradeoffs between Adaptation and Mitigation. In (book chapter): Overview of Impacts, Adaptation, and Vulnerability to Climate Change. In: Climate Change 2001: Impacts, Adaptation and Vulnerability. Contribution of Working Group II to the Third Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change (J.J. McCarthy et al. Eds.). ISBN 0-521-80768-9. Consultado el 11 de octubre de 2014. 
  26. Toth, F.L. (2001). Print version: Cambridge University Press, Cambridge, UK, and New York, N.Y., U.S.A.. This version: GRID-Arendal website, ed. 10.4.2.1 Economic Considerations. In (book chapter): Decision-making Frameworks. In: Climate Change 2001: Mitigation. Contribution of Working Group III to the Third Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change (B. Metz et al. Eds.). ISBN 978-0-521-01502-8. Consultado el 11 de octubre de 2014. 
  27. Azar, C. (1998). «Are Optimal CO2 Emissions Really Optimal? Four Critical Issues for Economists in the Greenhouse». Environmental and Resource Economics 11 (3–4): 301-315. doi:10.1023/A:1008235326513. Archivado desde el original el 30 de noviembre de 2015. Consultado el 11 de octubre de 2014. 
  28. Smith, J.B. (24 de febrero de 2010). Print version: Cambridge University Press, Cambridge, UK, and New York, N.Y., U.S.A.. This version: GRID-Arendal website, ed. 19.5.1. Aggregate Analysis: An Assessment. In (book chapter): Vulnerability to Climate Change and Reasons for Concern: A Synthesis. In: Climate Change 2001: Impacts, Adaptation and Vulnerability. Contribution of Working Group II to the Third Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change (J.J. McCarthy et al. Eds.). ISBN 0-521-80768-9. Consultado el 11 de octubre de 2014. 
  29. a b Banuri, T. (1996). Cambridge University Press, Cambridge, UK, and New York, N.Y., U.S.A., ed. Equity and Social Considerations. In: Climate Change 1995: Economic and Social Dimensions of Climate Change. Contribution of Working Group III to the Second Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change (J.P. Bruce et al. Eds.). ISBN 978-0-521-56854-8. doi:10.2277/0521568544. 
  30. Klein, R.J.T. (2 de mayo de 2010). Print version: Cambridge University Press, Cambridge, UK, and New York, N.Y., U.S.A.. This version: IPCC website, ed. 18.5 Inter-relationships in a climate policy portfolio. In (book chapter): Inter-relationships between adaptation and mitigation. In: Climate Change 2007: Impacts, Adaptation and Vulnerability. Contribution of Working Group II to the Fourth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change (M.L. Parry et al. Eds.). ISBN 978-0-521-88010-7. Consultado el 11 de octubre de 2014. 
  31. UNFCCC (9 de mayo de 2010). UNFCCC website, ed. «Essential Background». Consultado el 11 de octubre de 2014. 
  32. World Bank (10 de abril de 2010). The International Bank for Reconstruction and Development/The World Bank, 1818 H Street NW, Washington DC 20433, ed. World Development Report 2010: Development and Climate Change. ISBN 978-0-8213-7987-5. doi:10.1596/978-0-8213-7987-5. Consultado el 11 de octubre de 2014. 
  33. Adaptation Fund, ed. (27 de julio de 2010). «How to Apply». Archivado desde el original el 30 de noviembre de 2015. Consultado el 11 de octubre de 2014. 
  34. Mukherjee, Sarah (13 de febrero de 2009). «CO2 reduction treaties useless». BBC News. Consultado el 11 de octubre de 2014. 
  35. Institution of Mechanical Engineers (ed.). «2010 Releases». Archivado desde el original el 30 de noviembre de 2015. Consultado el 11 de octubre de 2014. 2010 Releases (roto desde octubre de 2010) (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  36. a b c d e «Assessment of adaptation practices, options, constraints and capacity» (PDF). 27 de agosto de 2010. Consultado el 11 de octubre de 2014. 
  37. a b c d «Successful adaptation to climate change across scales» (PDF). doi:10.1016/j.gloenvcha.2004.12.005. Archivado desde el original el 30 de noviembre de 2015. Consultado el 11 de octubre de 2014. 
  38. a b c «Adaptation, adaptive capacity and vulnerability» (PDF). doi:10.1016/j.gloenvcha.2006.03.008. Archivado desde el original el 30 de noviembre de 2015. Consultado el 11 de octubre de 2014. 
  39. Stockholm Environment Institute WikiADAPT, ed. (2 de julio de 2009). «Gender and Climate Change». Consultado el 11 de octubre de 2014. 
  40. WikiADAPT, ed. (13 de diciembre de 2007). «Social learning». Consultado el 11 de octubre de 2014. 
  41. a b Iied.org, ed. (16 de junio de 2010). «Adaptation to Climate Change in the Developing World». Archivado desde el original el 30 de noviembre de 2015. Consultado el 11 de octubre de 2014. 
  42. Titus, James. «Strategies for Adaptation to Global Warming». Archivado desde el original el 30 de noviembre de 2015. 
  43. Página 26 "Human Development Report" agosto/2007 United Nations Development Programme
  44. Martin Parry; Nigel Arnell; Pam Berry; David Dodman; Samuel Fankhauser; Chris Hope; Sari Kovats; Robert Nicholls; David Satterthwaite; Richard Tiffin; Tim Wheeler. «3». En International Institute for Environment and Development (UK); Grantham Institute for Climate Change; Imperial College London (UK). Assessing the costs of adaptation to climate change (A review of the UNFCCC and other recent estimates) (en inglés). pp. 40-50. ISBN 978-1-84369-745-9. Consultado el 13 de octubre de 2014. 
  45. Punto 26 "INVESTMENT AND FINANCIAL FLOWS TO ADDRESS CLIMATE CHANGE" UNFCCC
  46. ePrints Soton, ed. (27 de marzo de 2010). «Assessing the costs of adaptation to climate change: a review of the UNFCCC and other recent estimates». Consultado el 11 de octubre de 2014. 
  47. World Bank (2010). «The Cost to Developing Countries of Adapting to Climate Change. New Methods and Estimates. Consultation Draft.». Consultado el 11 de octubre de 2014. 
  48. "Note from the UN Secretary General regarding the Summit on Climate Change" 22 de septiembre de 2009
  49. a b c d Jessica Brown, Neil Bird and Liane Schalatek (2010) Climate finance additionality: emerging definitions and their implications Overseas Development Institute
  50. http://www.epa.gov/eims/global/clim_res.pdf
  51. Tompkins EL, Adger WN (2004) Does adaptive management of natural resources enhance resilience to climate change? Ecology and Society 9(2):10 [online] http://www.ecologyandsociety.org/vol9/iss2/art10/
  52. Tompkins EL (2005) Planning for climate change in small islands: Insights from national hurricane preparedness in the Cayman Islands: adaptation to climate change: perspectives across Scales. Glob Environ Change 15 (2):139-149
  53. Preston, B.L., Brooke, C., Measham, T.G., Smith, T.F., Gorddard, R. (2009) Igniting change in local government: Lessons learned from a bushfire vulnerability assessment. Mitigation and Adaptation Strategies for Global Change, 14 (3) pp. 251-283 http://dx.doi.org/10.1007/s11027-008-9163-4
  54. City Prepares for a Warm Long-Term Forecast New York Times May 22, 2011
  55. Koch, Wendy (15 de agosto de 2011). «Cities combat climate change». USA Today. 
  56. Revkin, Andrew C. (23 de mayo de 2011). «Cities Embrace the Adaptation Imperative». The New York Times. 
  57. http://www.scientificamerican.com/article.cfm?id=all-climate-is-local
  58. Jowit, Juliette (11 de junio de 2006). «Gardeners can slow climate change». The Guardian (London). Consultado el 12 de octubre de 2014. 
  59. Selman PH (1996) Local sustainability: managing and planning ecologically sound places. Paul Chapman Publishing, London
  60. Measham T.G., Preston B.L., Smith T.F., Brooke C., Gorddard R. Withycombe G., and Morrison C. (2011) Adapting to climate change through local municipal planning: barriers and challenges, Mitigation and Adaptation Strategies for Global Change, online: http://dx.doi.org/10.1007/s11027-011-9301-2
  61. For a summary of selected government responses from a range of jurisdictions, see: Antarctic, Climate and Ecosystems CRC (2011), University of Tasmania – Hobart, Australia, http://www.acecrc.org.au/access/repository/resource/86d7f302-1512-102f-a3d0-40404adc5e91
  62. For review of local sea level rise adaptation initiatives in the United States, see Lausche, Barbara, and Luke Maier. "Sea Level Rise Adaptation: Emerging Lessons for Local Policy Development." Mote Marine Laboratory. Technical Report No. 1723. https://www.academia.edu/5365821/Sea_Level_Rise_Adaptation_Emerging_Lessons_for_Local_Policy_Development
  63. For analysis of adaptation options for Connecticut, see: Jessica Grannis, Julia Wyman, Meagan Singer, Jena Shoaf & Colin Lynch, Coastal Management in the Face of Rising Seas: Legal Strategies for Connecticut, 5 Sea Grant L. & Pol'y 59 (2012), http://nsglc.olemiss.edu/SGLPJ/SGLPJ.htm
  64. Lausche, Barbara, and Luke Maier. "Sea Level Rise Adaptation: Emerging Lessons for Local Policy Development." Mote Marine Laboratory. Technical Report No. 1723. https://www.academia.edu/5365821/Sea_Level_Rise_Adaptation_Emerging_Lessons_for_Local_Policy_Development
  65. Smit, B. (2001). Print version: Cambridge University Press, Cambridge, UK, and New York, N.Y., U.S.A.. This version: GRID-Arendal website, ed. Executive summary. In (book chapter): Adaptation to Climate Change in the Context of Sustainable Development and Equity. In: Climate Change 2001: Impacts, Adaptation and Vulnerability. Contribution of Working Group II to the Third Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change (J.J. McCarthy et al. (eds.)). ISBN 0-521-80768-9. Consultado el 12 de octubre de 2014. 
  66. Smit, B. (23 de diciembre de 2009). Print version: Cambridge University Press, Cambridge, UK, and New York, N.Y., U.S.A.. This version: GRID-Arendal website, ed. 18.6.1. Adaptive Capacity and Sustainable Development. In (book chapter): Adaptation to Climate Change in the Context of Sustainable Development and Equity. In: Climate Change 2001: Impacts, Adaptation and Vulnerability. Contribution of Working Group II to the Third Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change (J.J. McCarthy et al. (eds.)). ISBN 0-521-80768-9. Consultado el 12 de octubre de 2014. 
  67. Ludi, E., Jones, L. and Levine, S. (2012) Changing focus? How to take adaptive capacity seriously. Overseas Development Institute Briefing Paper http://www.odi.org.uk/sites/odi.org.uk/files/odi-assets/publications-opinion-files/7532.pdf
  68. a b Jennings, Paul A. (febrero de 2008). «Dealing with Climate Change at the Local Level» (PDF). En American Institute of Chemical Engineers. Chemical Engineering Progress 104 (2): 40-44. Consultado el 12 de octubre de 2014. 
  69. Mukherji, A. Revitalising Asia’s Irrigation: To sustainably meet tomorrow’s food needs 2009, IWMI and FAO
  70. Diverse water sources key to food security: report, Reuters, September 5, 2010
  71. Fuchs, Dale (28 de junio de 2005). «Spain goes hi-tech to beat drought». The Guardian (London). Consultado el 12 de octubre de 2014. 
  72. Lloyd de Vries (29 de octubre de 2004). CBS News, ed. «Sapping A Hurricane's Strength, Research Under Way, But Actual Applications Still Decades Away». Consultado el 12 de octubre de 2014. 
  73. WMO DOCUMENTS ON WEATHER MODIFICATION APPROVED BY THE COMMISSION FOR ATMOSPHERIC SCIENCES MANAGEMENT GROUP,SECOND SESSION, OSLO, NORWAY, 24-26 SEPTEMBER 2007 [1]
  74. animana.org
  75. Barker, T. (2007). Print version: Cambridge University Press, Cambridge, UK, and New York, N.Y., U.S.A.. This version: IPCC website, ed. 11.2.2 Ocean fertilization and other geo-engineering options. In (book chapter): Mitigation from a cross-sectoral perspective. In: Climate Change 2007: Mitigation. Contribution of Working Group III to the Fourth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change (B. Metz et al. (eds.)). ISBN 978-0-521-88011-4. Consultado el 12 de octubre de 2014. 
  76. IPCC (2 de mayo de 2010). Print version: Cambridge University Press, Cambridge, UK, and New York, N.Y., U.S.A.. This version: IPCC website, ed. C. Mitigation in the short and medium term (until 2030). In (book section): Summary for Policymakers. In: Climate Change 2007: Mitigation. Contribution of Working Group III to the Fourth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change (B. Metz et al. (eds.)). ISBN 978-0-521-88011-4. Consultado el 12 de octubre de 2014. 
  77. Royal Society (septiembre de 2009). The UK Royal Society's website, ed. Summary. In (document): Geoengineering the climate: science, governance and uncertainty. RS Policy document septiembre/2010. ISBN 978-0-85403-773-5. Consultado el 12 de octubre de 2014. 
  78. Robert Kunzig (octubre de 2008). «Geoengineering: How to Cool Earth--At a Price». Scientific American. Consultado el 12 de octubre de 2014. 
  79. Fao.org, ed. (26 de agosto de 2010). «Chapter 2. Food security: concepts and measurement[21&#93];». Consultado el 12 de octubre de 2014. 
  80. Poverty in a Changing Climate IDS Bulletin 39(4):2, September 2008
  81. Poverty in a Changing Climate IDS Bulletin 39(4), September 2008
  82. Source: Unescopress. Unesco.org, ed. «"Migration and Climate Change" A UNESCO publication on one of the greatest challenges facing our time | United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization». Consultado el 12 de octubre de 2014. 
  83. Duus-Otterström, Göran and Sverker C. Jagers. 2011. "Why (most) Climate Insurance Schemes are a Bad Idea." Environmental Politics 20 (3): 322-339.
  84. Duus 2011, p.323
  85. SwissRe (ed.). «Mind the risk: cities under threat from natural disasters». Consultado el 12 de octubre de 2014. 
  86. McAneney, J, Crompton, R, McAneney, D, Musulin, R, Walker, G & Pielke Jr, R 2013, “Market-based mechanisms for climate change adaptation: Assessing the potential for and limits to insurance and market based mechanisms for encouraging climate change adaptation.” National Climate Change Adaptation Research Facility, Gold Coast, 99 pp.
  87. McAneney, et al. 2013, p.99
  88. Holloway, J.M., Burby, R.J., 1990. “The effects of floodplain development controls on residential land values.” Land Economics 66 (3): 259–271
  89. Bagstad, Kenneth J., Stapleton, K., and D’Agostino, J.R. 2007. “Taxes, subsidies, and insurance as drivers of United States coastal development.” Ecological Economics 63: 285-298
  90. «United Nations Framework Convention on Climate Change, Investment and Financial Flows to Address Climate Change, Executive Summary ¶ 11» (PDF). Consultado el 12 de octubre de 2014. 
  91. a b «UNFCCC Adaptation». 29 de abril de 2010. Consultado el 12 de octubre de 2014. 
  92. «Financing Climate Adaptation Measures Using a Credit Trading Mechanism: Initial Considerations» (PDF). Consultado el 12 de octubre de 2014. 
  93. Matthew Baca. «Call for a Pilot Program for Market-Based Adaptation Funding». Consultado el 12 de octubre de 2014. 
  94. (7-18 de diciembre de 2009) «Conference of the Parties to the Framework Convention on Climate Change». . un document= FCCC/CP/2009/L.7agosto de 2011 (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el de 2011 historial y la de 2011 última versión).. Consultado el 12 de octubre de 2014.
  95. Unfccc.int (ed.). «Transitional Committee for the design of the Green Climate Fund». Consultado el 12 de octubre de 2014. 
  96. «California Climate Adaptation Strategy». 6 de agosto de 2009. Consultado el 12 de octubre de 2014. 
  97. «poor communities get help with climate adaptation: floating gardens». Archivado desde el original el 30 de noviembre de 2015. 
  98. TckTckTck, ed. (16 de abril de 2011). «The Global Campaign for Climate Action». Consultado el 12 de octubre de 2014. 
  99. «Climate talks end with modest steps, no Kyoto deal». Reuters. 12 de diciembre de 2010. 
  100. Spence, Chris. Climate-l.iisd.org, ed. «UNFCCC Publishes Green Climate Fund Documents - Climate Change Policy & Practice». Consultado el 12 de octubre de 2014. 
  101. «UNFCCC Conference of the Parties, Seventh Meeting». 
  102. «UNFCCC Conference of the Parties, Article 4.9». 
  103. «UNFCCC, NAPAs Received by the Secretariat.». 
  104. «Global Environment Facility, Least Developed Countries Fund».