Efectos del calentamiento global

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Emisiones globales de CO2 y resultados probabilísticos de temperatura de diferentes políticas
Proyecciones del promedio global de la subida del nivel del mar por Parris y otros.[1]​ No se han asignados probabilidades a estas proyecciones,[2]​ por lo tanto ninguna de estas proyecciones debe interpretarse como una «mejor estimación» de la subida futura del nivel del mar. Crédito de la imagen: NOAA.

Los efectos del calentamiento global incluyen efectos ambientales, sociales, económicos y de salud. Algunos ya se observan y otros se esperan a corto, mediano o largo plazo (con diverso grado de certeza); algunos son localizados y otros globales;[3][4]​ algunos son graduales y otros abruptos; algunos son reversibles y otros no; algunos pueden tener consecuencias positivas,[5]​ pero la mayoría son adversos.

Los efectos ambientales incluyen el aumento de la temperatura oceánica, la acidificación del océano, el retroceso de los glaciares, el deshielo ártico, la subida del nivel del mar, una posible parada de la circulación oceánica, extinciones masivas, desertificación, fenómenos meteorológicos extremos, cambios climáticos abruptos y efectos a largo plazo.[6][7]

Los efectos económicos y sociales incluyen cambios en la productividad agrícola,[7]expansión de enfermedades, una posible apertura del paso del Noroeste, inundaciones, impacto sobre pueblos indígenas, migraciones ambientales y guerras climáticas.

Los efectos futuros del cambio climático variarán dependiendo de las políticas de cambio climático[8]​ y el desarrollo social.[9]​ Las dos principales políticas para enfrentar el cambio climático son la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (mitigación) y la adaptación a sus efectos.[10]​ La ingeniería climática es otra opción.[10]​ Las políticas en el corto plazo podrían afectar significativamente los efectos a largo plazo.[8][11]​ Políticas de mitigación estricta podrían limitar el calentamiento global para 2100 en cerca de 2 °C o menos, en relación a niveles preindustriales.[12]​ Sin mitigación, un aumento en la demanda energética y el uso amplio de combustibles fósiles[13]​ podrían llevar a un calentamiento global de alrededor de 4 °C.[14][15]​ Con magnitudes superiores sería más difícil adaptarse[16]​ e incrementaría el riesgo de impactos negativos.[17]

Efectos ambientales[editar]

Océanos[editar]

Aumento de la temperatura oceánica[editar]

Desde 1961 hasta 2003, la temperatura global del océano ha subido 0,1 °C desde la superficie hasta una profundidad de 700 m. Hay una variación entre año y año y sobre escalas de tiempo más largas con observaciones globales de contenido de calor del océano mostrando altos índices de calentamiento entre 1991 y 2003, pero algo de enfriamiento desde 2003 hasta 2007. La temperatura del océano Antártico se elevó 0,17 °C entre los años cincuenta y ochenta, casi el doble de la media para el resto de los océanos.

Además de tener efectos para los ecosistemas (por ejemplo, fundiendo el hielo del mar, afectando el crecimiento de las algas bajo su superficie), el calentamiento reduce la capacidad del océano de absorber el CO2.

Acidificación del océano[editar]

Cambio en el pH de la superficie marina causado por el CO2 antropogénico entre los años 1700 y los 1990.

Se llama acidificación del océano al descenso en curso del pH de los océanos de la Tierra, causado por la absorción de dióxido de carbono producido por los seres vivos en forma de gas, pero también por la combustión de combustibles fósiles y a la fabricación de productos industriales como el cemento, por ejemplo. Los océanos absorben actualmente una tonelada de CO2 por persona al año, además, se estima que el océano ha absorbido la mitad de todo el CO2 producido por acciones humanas desde el año 1800.

Los océanos del mundo absorben aproximadamente un tercio de los incrementos de CO2 atmosférico,[18][19]​ lo que hace que constituyan el sumidero de carbono más importante.[20]​ El gas se incorpora bien como gas disuelto o bien en las conchas de moluscos que en morir caen al fondo para convertirse en creta o piedra caliza. La escala temporal de ambos procesos es diferente y tiene su origen en el ciclo del carbono. La incorporación de dicho gas al océano plantea problemas ecológicos por la acidificación del mismo.[21]

El CO2 disuelto en agua de mar, incrementa la concentración de iones hidrógeno y esto hace que descienda el pH del océano. Un pequeño cambio en el pH del agua puede suponer en muchos casos catástrofes medioambientales graves como la destrucción de arrecifes de coral, especialmente susceptible a cambios en la acidez del agua de mar. Se estima que entre 1751 y 1994 el pH de la superficie del océano ha descendido desde aproximadamente 8.179 a 8.104 (-0.075).[22][23]​ y se prevé que a medida que el océano absorba más CO2 para 2100 se produzca un descenso de más de 0.3-0.5.[22][24]

Retroceso de los glaciares[editar]

El retroceso de los glaciares desde 1850 afecta la disponibilidad de agua fresca para riego y uso doméstico, recreación de montaña, animales y plantas que depende del deshielo glaciar y, a más largo plazo, al nivel de los océanos. Estudiado por glaciólogos, la coincidencia temporal del retroceso glaciar con el aumento de gases de efecto invernadero observado en la atmósfera se cita frecuentemente como prueba de apoyo al calentamiento global. Cadenas montañosas de latitud media como los Himalayas, los Alpes, las Montañas Pedregosas, la Cordillera de las Cascadas y el sur de los Andes, así como cumbres tropicales aisladas como el Monte Kilimanjaro en África, están mostrando algunas de las pérdidas glaciares proporcionalmente más grandes.[25][26]

El balance de masa glaciar es el determinante clave de la salud de un glaciar. Si la cantidad de la precipitación congelada en la zona de acumulación supera la cantidad del hielo glacial perdido debido al derretimiento en la zona de ablación el glaciar avanzará; si la acumulación es menor a la ablación, el glaciar retrocederá. Los glaciares en retroceso tendrán equilibrios de masa negativa y si no encuentran un equilibrio entre acumulación y ablación, finalmente desaparecerá.

La Pequeña Edad de Hielo fue un periodo desde aproximadamente 1550 a 1850 donde el mundo experimentó temperaturas relativamente más frescas comparadas con el presente. Posteriormente, hasta cerca de 1940, los glaciares alrededor del mundo retrocedieron ya que el clima se calentó sustancialmente. El retroceso glacial se ralentizó e incluso se invirtió temporalmente, en muchos casos, entre 1950 y 1980 cuando las temperaturas globales se enfriaron ligeramente.[27]​ Desde 1980, un calentamiento global significativo ha llevado a un retroceso de los glaciares acelerado y ubicuo, tanto que algunos glaciares han desaparecido completamente y amenaza la existencia de muchos de los restantes. En lugares como los Andes de América del Sur y los Himalayas en Asia, la desaparición de los glaciares en estas regiones tiene el potencial de impactar los suministros de agua en estas áreas.

El retroceso de los glaciares de montaña, notablemente en América del Norte occidental, Asia, los Alpes y las regiones tropical y subtropical de América del Sur, África e Indonesia, proporciona prueba para el aumento de las temperaturas globales desde el siglo XIX tardío.[28][29]

La aceleración del índice de retroceso desde 1995 de glaciares de desagüe claves de Groenlandia y la capa de hielo de la Antártida Occidental pueden presagiar una subida del nivel de mar, el que impactaría regiones costeras. En el transcurso del siglo XXI, se prevé que los glaciares[30]​ y la capa de nieve[31]​ continúen su retirada generalizada.

Deshielo ártico[editar]

Temperaturas árticas desde 1987 a 2007.

El deshielo ártico es la conjunción de la disminución de la banquisa ártica y, en último término, del deshielo de la capa de hielo de Groenlandia. El área de la banquisa seguirá disminuyendo en el futuro, según los modelos informáticos, aunque no hay consenso sobre cuánto se derretirá durante los veranos. Hasta el momento los análisis científicos no han detectado que jamás el Océano Ártico se deshelase estacionalmente durante los últimos 700 000 años, a pesar de haber existido períodos más cálidos.[32][33]​ Los científicos siguen estudiando las causas y consecuencias de la alteración de la circulación atmosférica, el calentamiento del océano Ártico[34]​ o la alteración de la corriente marina como la corriente del Golfo.[35]

El grupo intergubernamental de expertos sobre el cambio climático (IPCC) reportó: "El calentamiento ártico, indicado como temperaturas máximas y mínimas diarias, ha sido equivalente al de cualquier otra parte del mundo".[36]​ Al reducirse la superficie de hielo disminuye el efecto albedo y refleja menos energía solar al espacio, por lo tanto, se acelerará la reducción.[37]

En verano de 2007 la banquisa alcanzó su mínima extensión con un deshielo dramáticamente rápido. Durante el invierno de 2007-2008 la mayoría de la banquisa derretida se "recongeló" y se acercó a la extensión de anteriores años. Sin embargo, en las zonas de hielo perenne el espesor que se midió era más delgado que en el invierno anterior.[38]​ En el templado verano de 2008 la banquisa estuvo en la línea de la de 2007, aunque ligeramente superior.

En los meses de marzo y abril de 2008 su extensión fue la segunda mayor de los últimos 10 años, y según los datos emitidos por el IARC-JAXA el 11 de diciembre del 2008 la extensión alcanzó los 11.678.894 km², la mayor del siglo XXI en las mismas fechas, aunque el volumen de hielo se disminuyó a una velocidad sin precedentes.[39]

Hasta octubre de 2013, se ha observado en el Ártico un deshielo menor a lo esperado. Al final del período de derretimiento, el satélite Cryosat ha detectado una masa de hielo de 9000 km3, con un incremento del 50% respecto al valor observado en el mismo período del año 2012. Sin embargo, los expertos alertan respecto a un excesivo optimismo.[40]

Las proyecciones de la disminución del hielo marino ártico varían:[41][42]​ proyecciones recientes sugieren que ya en 2025-2030 los veranos árticos podrían quedar libres de hielo, definido como una extensión de hielo menor a 1 millón de km2.[43]

Subida del nivel del mar[editar]

Mapa de la Tierra con una subida de 6 metros del nivel del mar representada en rojo.

La subida del nivel del mar es un fenómeno que se ha observado desde comienzos del siglo XX. El ascenso de 1900 a 2016, ha sido de 16-21 cm.[44]​ Desde 1993 se se observó una aceleración a un promedio entre 2,6 mm y 2,9 mm ± 0,4 mm por año.[45]​ En las últimas dos décadas se ha acelerado.[46]

Esta aceleración se debe mayormente al calentamiento global de origen antropogénico, que está provocando una expansión térmica de las aguas oceánicas y un deshielo en las zonas polares y glaciares.[47][48][49]​ Si esta aceleración se mantiene constante, el aumento del nivel del mar entre 2000 y 2100 sería de 26-55 cm en caso de producirse pronto un recorte en las emisiones de gases de efecto invernadero, o de 52-98 cm, si dichos recortes no tienen lugar,[50][51][52]​ e incluso más.[53]

Se espera que el aumento del nivel del mar continúe por siglos.[54]​ Debido a la gran inercia, tiempo de respuesta largo de partes del sistema climático, se ha estimado que ya hemos puesto las circunstancias para un aumento del nivel del mar de aproximadamente 2,3 metros por cada grado de aumento de la temperatura, para los próximos 2000 años.[55][56]​ Por ejemplo, el calentamiento global sostenido de más de 2 °C (relativo a niveles preindustriales) podría dar lugar a un aumento final del nivel del mar de alrededor de 1 a 4 m debido a la expansión térmica del agua de mar y el derretimiento de los glaciares y las capas de hielo pequeñas.[55]​ El derretimiento de la capa de hielo de Groenlandia podría contribuir 4 a 7,5 m adicionales durante muchos miles de años.[55]​ Se ha estimado que ya estamos comprometidos a una subida de aproximadamente 2,3 m por cada grado de calentamiento dentro de los próximos 2000 años.[57]

Un calentamiento mayor al límite de 2 °C podría conducir potencialmente a una tasa de aumento del nivel del mar dominada por la pérdida de hielo antártico. Las emisiones persistentes de CO2 por fuentes fósiles podría causar una subida adicional de decenas de metros durante los próximos milenios y finalmente la eliminación de toda la capa de hielo de la Antártida, lo que causaría una elevación de aproximadamente 58 metros.[58]

Las subidas del nivel del mar pueden influir considerablemente en las poblaciones humanas en las costas y las regiones insulares, además de en ambientes naturales como los ecosistemas marinos.[59][60]

Se ha sugerido que, además de la reducción de emisiones de CO2, una acción a corto plazo para reducir la subida del nivel del mar es reducir las emisiones de los gases que atrapan el calor, como el metano y partículados como el hollín.[61][62]

Parada de la circulación oceánica[editar]

La corriente profunda, más fría y más salina, está representada en color violeta, la corriente más cálida y menos salina en color azul.

La circulación oceánica o termohalina es muy importante por su participación en el flujo neto de calor desde las regiones tropicales hacia las polares, sin la que no se comprendería el clima terrestre.[63]​ Esta corriente se puede describir como un flujo de agua superficial que se calienta en el Océano Pacífico y el Índico hasta el Atlántico, en cuyas latitudes tropicales sigue recibiendo calor, para finalmente hundirse en el Atlántico Norte, retornando en niveles más profundos.

Se especula que el calentamiento del planeta podría producir una parada o retardo en la circulación de estas corrientes marinas, provocando un enfriamiento o un menor calentamiento en el Atlántico Norte. Esto afectaría particularmente a áreas como Escandinavia y Gran Bretaña, que son calentadas por la corriente del Atlántico Norte. Más significativamente, podría llevar a una situación oceánica de anoxia.

La posibilidad de este colapso en la circulación no es clara. Hay ciertas evidencia de la estabilidad de la corriente del Golfo y posible debilitamiento de la corriente del Atlántico Norte. Sin embargo, el grado de debilitamiento, y si será suficiente para parar las corrientes termohalinas, está bajo discusión. Sin embargo no se ha encontrado ningún enfriamiento en el norte de Europa y los mares cercanos. Si se corta la corriente termohalina el ser humano estará en graves problemas, pues hace 250 millones de años una falla en esta corriente produjo la extinción de más del 90% de la vida.[cita requerida]

Extinción masiva[editar]

El delfín de China ha sido declarado extinto en 2006.

La mayoría de los biólogos creen que estamos en el comienzo de una extinción en masa antropogénica que se está acelerando de manera aterradora.[64][65][66]​ La tasa de extinción de especies actual se estima de 100 a 1000 veces mayor que la tasa de extinción de «base» o nivel medio de la evolución del planeta.[67][68]​ Además, la tasa actual de extinción es, por tanto, de 10 a 100 veces mayor que en cualquiera de las extinciones en masa de la historia de la Tierra. Por otro lado, concierne a una gran cantidad de plantas, lo que la diferencia de las extinciones anteriores.

El ritmo de extinción actual parece más acelerado si se sigue la tradición que separa la extinción reciente (aproximadamente desde la Revolución Industrial) de la extinción del Pleistoceno, cerca del final de la reciente glaciación. Por otra parte, al considerar únicamente el impacto humano, podríamos decir que la vulnerabilidad de las especies y su ritmo de extinción aumenta simplemente con el aumento de la población humana, y por lo tanto no habría necesidad de separar la extinción masiva del Holoceno de la extinción reciente.

Algunos estudios predicen que al ritmo actual, se podría perder el 50% de las especies de animales y plantas antes de fin de siglo.[69][70]​ Otros estudios más recientes predicen la extinción de entre un 18% y un 35% de una muestra de 1103 animales y plantas para el 2050, basado en las proyecciones futuras del clima.[64]​ Sin embargo, pocos estudios mecánicos han documentado la extinción debida al reciente cambio climático[71]​ y un estudio sugiere que las proyecciones de las tasas de extinción son inciertas.[72]

La tasa de extinción está minimizada, en la imaginación popular, por la supervivencia de las poblaciones de animales en cautividad, pero que han «desaparecido en la naturaleza» (ciervo del padre David, etc), por la supervivencia marginal de la megafauna, de la que se hace una gran publicidad en los medios de comunicación, pero que están «ecológicamente extintas» (panda gigante, rinoceronte de Sumatra, tejón de pies negros de América del Norte, etc) y por la ignorancia total que se tiene de las extinciones de artrópodos. Algunos ejemplos notables de la extinción de mamíferos modernos «carismáticos» son:

Muchas aves se extinguieron debido a la actividad humana, especialmente las aves endémicas de las islas, incluyendo muchas aves que no volaban. Entre las especies de aves desaparecidas notables se incluyen:

También es posible que haya cambios en el tiempo de los eventos estacionales (como el florecimiento precoz de las plantas)[73]​ y un reverdecimiento del Sahara.[74]

Las principales causas de la extinción masiva actual son las actividades humanas, incluida la deforestación, la destrucción de otros hábitats, la caza, la caza furtiva, la introducción de especies no locales y el cambio climático.[75]​ El declive en las poblaciones de anfibios también ha sido identificada como un indicador de la degradación del medio ambiente.

Las pruebas de todas las extinciones anteriores son de naturaleza geológica, y la más corta escala de tiempo geológico es del orden de varios cientos de miles a varios millones de años. Incluso las extinciones causadas por eventos instantáneos tales como el impacto del asteroide de Chicxulub, que es actualmente el mejor ejemplo, se extienden por el equivalente de muchas vidas humanas, debido a complejas interacciones ecológicas que son desencadenadas por el evento.

Todavía hay esperanza, argumentan algunos que la humanidad eventualmente puede ralentizar el proceso de extinción por una gestión ambiental adecuada. Otros argumentan que las tendencias socio-políticas y la sobrepoblación indican que esta idea es demasiado optimista. Muchas esperanzas se basan en el desarrollo sostenible y el movimiento conservacionista. 189 países han firmado los Acuerdos de Río y se comprometieron a preparar un plan de acción para la biodiversidad, un primer paso en la identificación de especies y hábitats amenazados país por país.

Desertificación[editar]

Mapa de zonas vulnerables a la desertificación.

La desertificación[76]​ es un proceso de degradación ecológica en el que el suelo fértil y productivo pierde total o parcialmente el potencial de producción.

Las causas de la desertificación son la deforestación y destrucción de la cubierta vegetal, la subsiguiente erosión de los suelos, la sobreexplotación de acuíferos, la sobreirrigación y consecuente salinización de las tierras o la falta de agua. Con frecuencia el ser humano favorece e incrementa este proceso como consecuencia de actividades como el cultivo y el pastoreo excesivos o la deforestación.[77]

El cambio climático también puede ser una causa de la desertificación mediante la reducción o las alteraciones en los patrones de las precipitaciones, lo cual provoca un mayor estrés hídrico y largos periodos de sequía en distintas zonas de África, Europa y Asia.[cita requerida] Esta escasez de lluvias tendría también efecto directo en los cultivos de secano provocando una reducción de producción de los mismos. Estos aumentos de temperatura y la reducción de las cantidades de lluvia provocarán la desaparición de gran parte de los bosque de América Latina.

Según datos del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), el 35 % de la superficie de los continentes puede considerarse como áreas desérticas.[78]​ Dentro de estos territorios sobreviven millones de personas en condiciones de persistente sequía y escasez de alimentos. Entre muchos otros factores, se considera que la expansión de estos desiertos se debe a acciones humanas.[79]

Fenómenos meteorológicos extremos[editar]

Se espera que los cambios en el clima regional incluyan un mayor calentamiento en tierra, en su mayoría en las latitudes altas del norte, y el menor calentamiento en el océano Austral y partes del océano Atlántico Norte.[80]

Se prevé que los cambios futuros en las precipitaciones sigan las tendencias actuales, con precipitaciones disminuidas en las zonas subtropicales en tierra y aumentadas en las latitudes subpolares y algunas regiones ecuatoriales.[81]​ Las proyecciones sugieren un probable incremento en la frecuencia y severidad de algunos fenómenos meteorológicos extremos, como las olas de calor.[82]​ Un estudio publicado por Nature Climate Change en 2015 dice:

Un 18 % de las precipitaciones diarias moderadamente extremas en tierra son atribuibles al aumento de la temperatura observado desde la época preindustrial, que a su vez es resultado principalmente de la influencia humana. Para 2 °C de calentamiento, la fracción de precipitaciones extremas atribuibles a la influencia humana se eleva a cerca del 40 %. Del mismo modo, en la actualidad alrededor del 75 % de las precipitaciones diarias moderadamente extremas en tierra son atribuibles al calentamiento. Es para los fenómenos más raros y extremos la fracción antrópica más grande y esa contribución incrementa de forma no lineal con un mayor calentamiento.[83][84]

El análisis de datos de eventos extremos desde 1960 hasta 2010 sugiere que las sequías y olas de calor surgen simultáneamente con una frecuencia aumentada.[85]​ Han aumentado los eventos extremos de humedad o sequía ocurridos en el periodo monzónico desde 1980.[86]

Hay un aumento notable en la actividad de los ciclones tropicales en el Norte del Océano Atlántico desde 1970,[87]​ en correlación con el incremento de las temperaturas de las superficies oceánicas (véase Oscilación Multidecadal Atlántica[88]​), pero la detección de las tendencias a largo plazo se ve complicada por la calidad de los registros de rutina anteriores a las observaciones por satélite. El sumario también señala que no existe una clara tendencia en el número anual de ciclones tropicales de todo el mundo. El calentamiento global también dará lugar muy probablemente a ciclones más intensos a nivel del promedio global de la Tierra. Según los modelos de previsión, a lo largo de este siglo en el porcentaje de ciclones más intensos se incrementará entre un 2 y 11% a nivel global. Aunque serán más fuertes, también se darán en menor cantidad.[89]

Cambios abruptos[editar]

Una modificación de la corriente termohalina podría exacerbar la brutalidad de un cambio climático, por lo menos a nivel local y regional. Línea azul: corrientes de aguas profundas; roja: corrientes superficiales

Un cambio climático abrupto ocurre cuando el sistema climático es forzado a seguir una transición a un nuevo estado a una tasa determinada por el propio sistema climático, y que es más rápida que la tasa de cambio del forzamiento externo.[90]​ Las actividades anteriores incluyen el final del colapso de lluvias en el Carbonífero,[91]Dryas Reciente,[92]eventos Dansgaard-Oeschger, y posiblemente también el máximo térmico del Paleoceno-Eoceno.[93]

Es un cambio en el sistema climático a escala mundial, y que tiene lugar durante un período muy corto de tiempo desde el punto de vista geológico y climatico (unas décadas o menos). Este cambio produce interrupciones significativas en los sistemas naturales, originando perturbaciones sociales y económicas, capaces de poner en riesgo la humanidad.

El término también se utiliza en el contexto del calentamiento global para describir el cambio climático repentino detectable, en la escala de tiempo de una vida humana. Una de las razones propuestas para el cambio climático abrupto observado es que existen rulos de realimentación dentro del sistema climático; mejorando tanto las pequeñas perturbaciones y causando una variedad de estados estables.[94]

Algunos cambios abruptos también pueden ser irreversibles. Un ejemplo de un cambio climático abrupto es la rápida liberación de metano y dióxido de carbono del permafrost, lo que llevaría a un calentamiento global amplificado, o el bloqueo de la circulación termosalina.[95][96]​ La comprensión científica del cambio climático abrupto es en general pobre.[97]​ La probabilidad de cambios abruptos para algunas retroalimentaciones climáticas puede ser baja.[95][98]​ Los factores que pueden aumentar la probabilidad de un cambio climático abrupto incluyen un calentamiento global de mayor magnitud, una mayor rapidez y un calentamiento sostenido durante periodos de tiempo más largos.[98]​

Las escalas de tiempo de los acontecimientos descritos como "abruptos" pueden variar drásticamente. Los cambios registrados en el clima de Groenlandia, a finales del Dryas Reciente, según lo medido por los núcleos de hielo, implica un repentino calentamiento de 10 °C en un plazo de pocos años.[99]​ Otros cambios abruptos son los 4 °C en Groenlandia hace 11.270 años[100]​ o el calentamiento abrupto de 6 °C hace 22.000 años en la Antártida.[101]​ Por el contrario, el Máximo Térmico del Paleoceno-Eoceno habríase iniciado en cualquier lugar, entre unas décadas y varios miles de años.

Efectos a largo plazo[editar]

En la escala de siglos a milenios, la magnitud del calentamiento global será determinada principalmente por las emisiones antrópicas de CO2.[102]​ Esto se debe a que el dióxido de carbono posee un tiempo de vida en la atmósfera muy largo.[102]

Estabilizar la temperatura media global requeriría grandes reducciones en las emisiones de CO2,[102]​ además de otros gases de efecto invernadero como el metano y el óxido de nitrógeno.[102][103]​ Respecto al CO2, las emisiones necesitarían reducirse en más del 80 % con respecto a su nivel máximo.[102]​ Incluso si esto se lograse, las temperaturas globales permanecerían cercanas a su nivel más alto por muchos siglos.[102]​ Otro efecto a largo plazo es una respuesta de la corteza terrestre al derretimiento del hielo y la desglaciación, en un proceso llamado ajuste posglaciar, cuando las masas de tierra ya no estén deprimidas por el peso del hielo. Esto podría provocar corrimientos de tierra y el aumento de las actividades sísmica y volcánica. Las aguas oceánicas más cálidas que descongelan el permafrost con base oceánica o la liberación de hidratos de gas podrían causar corrimientos submarinos, que a su vez pueden generar tsunamis.[104]​ Algunas regiones como los Alpes Franceses ya muestran signos de un aumento en la frecuencia de corrimientos.[105]

Efectos económicos[editar]

Existen muchas estimaciones que han sido publicadas sobre los beneficios económicos netos y los costos del cambio climático en todo el mundo.

En 2006, Nicholas Stern, economista de desarrollo y economista jefe del Banco Mundial, advirtió que el cambio climático podría reducir el crecimiento mundial si no se toman medidas.[106]​ En su informe, Stern sugiere que el 1% del PIB mundial se debería invertir con el fin de mitigar los efectos del cambio climático, que el hecho de no hacerlo podría provocar una recesión de hasta el 20% del PIB mundial, y que el cambio climático amenaza con provocar el mayor fracaso comercial jamás visto.[107]

En 2013, Rachel Kyte, vicepresidente para Desarrollo Sostenible del Banco Mundial anunció que el costo económico por los desastres naturales aumentó cuatro veces desde 1980.[108]

En 2015, estimaciones con base en el escenario de emisiones del IPCC A1B, con liberación extra de CO2 y metano proveniente del permafrost, calcularon los daños asociados a los impactos en 43 billones USD.[109]

Seguros[editar]

Una industria muy directamente afectada por los riesgos es el sector de los seguros, el número de grandes desastres naturales se ha triplicado desde la década de 1960, y el aumento de las pérdidas aseguradas. Según un estudio, 35-40% de las peores catástrofes han sido relacionados con el cambio climático. Durante las tres últimas décadas, la proporción de la población mundial afectada por desastres relacionados con el clima se ha duplicado en la tendencia lineal, pasando de aproximadamente del 2% en 1975 a 4% en 2001.

Unos informes de junio de 2004 por la Asociación de Aseguradoras Británicas declaró "El cambio climático no es una cuestión remota para las generaciones futuras". La Comisión tomó nota de que los riesgos meteorológicos para los hogares y los bienes aumentaron de 2-4% por año debido a los cambios de clima, y que las reclamaciones en daños por tormentas e inundaciones en el Reino Unido se han duplicado, a más de 6 millones de libras esterlinas durante el período 1998-2003, en comparación con los cinco años anteriores. Los resultados son el aumento de las primas de seguros, y el riesgo de que en algunas zonas de inundación el seguro se convertirá en inasequible para algunos.

Instituciones financieras, incluido el mundo de las dos mayores compañías de seguros, Munich Re y Swiss Re, advirtió en un estudio de 2002 que "la creciente frecuencia de eventos climáticos graves, junto con las tendencias sociales" podría costar casi 150 millones de dólares en los EE.UU. cada año durante la próxima década.

Transporte[editar]

En cuanto al transporte buena parte de las infraestructuras actuales se verán dañadas por el cambio del clima (aumento de la temperatura, lluvias torrenciales, etc.), lo que provocará mayores inversiones para su reparación y renovación tanto en carreteras, aeropuertos (pistas de aterrizaje), vías férreas y oleoductos.

Agricultura[editar]

Greenhouse Gas by Sector-es.png

Cambio climático y agricultura son procesos relacionados entre sí que tienen efecto a escala mundial.[110]​ El cambio climático afecta a la agricultura de diferentes maneras, por medio de cambios en la temperatura promedio, las precipitaciones, los climas extremos (como olas de calor), el dióxido de carbono, el deshielo y la interacción entre estos elementos,[111]​ los cuales determinan la capacidad de carga de la biósfera para producir suficiente alimento para todos los seres vivos.[112]

El cambio climático ya está afectando la agricultura, de manera desigual a lo largo del mundo.[113]​ A futuro, se prevé que el cambio climático afecte negativamente los cultivos en países de baja altitud.[113]​ Las olas de calor y las sequías pueden causar disminuciones significativas en la productividad agrícola.[114]​ El cambio climático incrementará el riesgo de seguridad alimentaria para las poblaciones vulnerables.[115]​ Por otra parte, el estudio de los efectos del cambio climático global podría ayudar a prevenir y adaptar adecuadamente el sector agrícola para maximizar la producción de la agricultura.

A su vez, se ha visto que la agricultura también puede producir efectos significativos en el clima, principalmente por la producción y liberación de gases de efecto invernadero como dióxido de carbono, metano y óxido nítrico; por la alteración de la superficie del planeta, la cual pierde su capacidad de absorber o reflejar calor y luz, así como por el forzante radiativo. La deforestación y la desertificación, además de los combustibles fósiles, son las mayores fuentes antrópicas de dióxido de carbono. La agricultura en sí es el principal contribuyente en incrementar las concentraciones de metano y óxido nítrico en la atmósfera del planeta.[116]

Defensa de inundaciones[editar]

En este mapa, las zonas mostradas en púrpura son aquellas zonas vulnerables a la subida del nivel del mar

En los países en desarrollo, los más pobres suelen vivir en llanuras de inundación, porque es el único espacio disponible, o tierras agrícolas fértiles. Estos asentamientos suelen carecer de infraestructuras tales como diques y sistemas de alerta temprana. Las comunidades más pobres también tienden a carecer de seguros, de ahorros o de acceso al crédito necesario para recuperarse de los desastres.

Paso del Noroeste[editar]

Espesores de hielo en el Océano Ártico (1950-2050)

La fusión de hielo ártico puede abrir el paso del Noroeste en verano, lo que reduciría en 5.000 millas náuticas (9.000 km) las rutas marítimas entre Europa y Asia. Esto sería de particular beneficio para los superpetroleros que son demasiado grandes para pasar a través del Canal de Panamá y en la actualidad tienen que ir alrededor de la punta de América del Sur. Según el Servicio Canadiense del Hielo, la cantidad de hielo en el este de Canadá el Archipiélago Ártico disminuyó un 15% entre 1969 y 2004.

En septiembre de 2007, el casquete glaciar del Ártico se retiró lo suficiente para el pasaje del Noroeste para convertirse en navegable para la navegación por primera vez en la historia.

En agosto de 2008, la fusión de los hielos marinos al mismo tiempo abierto el pasaje del Noroeste y la Ruta del Mar del Norte, por lo que es posible navegar todo el hielo del Ártico. Los científicos estiman que esto no ha sucedido en 125.000 años. El pasaje del Noroeste se abrió el 25 de agosto de 2008, y el resto de la lengua de hielo bloqueando la Ruta del Mar del Norte se disolvió pocos días después. Debido a la contracción del Ártico, el grupo Beluga de Bremen, Alemania, anunció planes para enviar el primer barco a través de la Ruta del Mar del Norte.

Efectos de salud[editar]

Efectos directos del aumento de las temperaturas[editar]

El efecto más directo del cambio climático sobre los humanos probablemente será el impacto que tendrán sobre los mismos las altas temperaturas que se alcanzarán. Estas temperaturas extremas conllevarán un incremento en el número de muertes, debido fundamentalmente a que el sistema cardiovascular de las personas con enfermedades cardíacas, no será capaz de soportar el enorme esfuerzo que el cuerpo deberá realizar para mantenerse refrigerado en los periodos más cálidos. Por esto, diversos doctores han anunciado[117]​ que el calentamiento global podría significar un incremento en el número de enfermedades relacionadas con el corazón. Además de esto, estas variaciones en la temperatura acarrearán consigo un aumento en los problemas de carácter respiratorio, y en los episodios de extenuación y deshidratación como las lipotimias.

Otro importante problema que desencadenará esta subida en la temperatura media del planeta será el incremento, en las capas limítrofes de la atmósfera con la tierra, de las partículas de ozono, un gas que aunque su presencia en la estratosfera nos proporciona enormes beneficios por filtrar los rayos solares nocivos, al nivel del suelo resulta altamente contaminante, lo cual representará un gran inconveniente, fundamentalmente para personas con asma y con problemas respiratorios.[118]

Por otro lado, este aumento de temperatura provocará a su vez un descenso en la mortalidad causada por el frío extremo que se produce en algunas regiones del planeta en el periodo invernal. Por esto, el número de muertes anuales debido a los factores climáticos podría no aumentar.

Palutikof y otros científicos estimaron en 1996 que un aumento de 1 °C en la temperatura media global, supondría, en al área que comprende a Reino unido y Gales, una reducción de 7000 muertes anuales.[119]​ A su vez, un artículo de Keatinge y otros publicado en 2000 sugiere que cualquier incremento en la mortalidad debido al aumento en la temperatura será contrarrestado con creces por el enorme descenso en el número de muertes causadas por el frío.[120]

Sin embargo, un informe del gobierno muestra, en el Reino Unido, un descenso en la mortalidad debido al calentamiento sufrido hasta esta última década, pero predice un aumento en el número de muertos en el futuro si el calentamiento continua como hasta ahora.[121]

Las olas de calor en Europa del año 2003 causaron la muerte de entre 22000 a 35000 personas.[122]​ Peter A. Stott, del Hadley Centre for Climate Prediction and Research ha estimado con una fiabilidad del 90%, que la influencia sobre el clima, del ser humano en el pasado, fue la causa de que esta ola de calor alcanzara al menos una potencia destructora dos veces mayor de lo que hubiese alcanzado sin esta influencia de carácter humano.[123]

Como dato de interés cabe añadir que en el Reino Unido mueren cada año más de 100 personas por frío, mientras que lo hacen el doble por calor.[124]

Expansión de enfermedades[editar]

Temperatura en la superficie terrestre.

El calentamiento global puede extender las zonas de acción de los vectores víricos, propiciando la transmisión de enfermedades de carácter infeccioso como el dengue[125]​ y la malaria.[126][127]​ En los países menos desarrollados, esto sencillamente potenciará todavía más las elevadas tasas de incidencia de estos males, mientras que en los países más desarrollados, en los cuales estas enfermedades habían sido erradicadas, o se controlaban mediante la vacunación, o simplemente con medidas higiénicas o con pesticidas, las consecuencias se sentirán más en la economía que en la salud. Además, los vectores de enfermedad liberados por el derretimiento del hielo polar o por la expansión de los rangos geográficos de los vectores existentes podrían provocar el regreso de algunas plagas antiguas.[128]

La Organización Mundial de la Salud (OMS-WHO), ha alertado de que el calentamiento global podría incrementar el número de enfermedades causadas por parásitos, en toda Europa, principalmente, debido a un aumento en las poblaciones de garrapatas, mosquitos, moscas y parásitos intestinales. También otras enfermedades, como la malaria podrían reaparecer en zonas que comprendan a países desarrollados, como Europa, cuya última epidemia tuvo lugar en los países bajos en 1950, y los Estados Unidos, en los cuales la malaria ha sido endémica en al menos 36 estados hasta 1940.[129]​ siendo erradicada por completo en 1949, con la introducción del DDT.[130]

También recientemente se ha descubierto que la malaria ha comenzado a darse en las altas regiones de Nueva Guinea, en las que debido a su clima demasiado frío, los mosquitos portadores no podían sobrevivir hasta hace escasos años.[131]

La OMS estima en 150000 las muertes anuales como consecuencia del cambio climático, de las cuales, la mitad se localizarán en la región de Asia y todo el Pacífico.[132]​ Cada año, los niveles crecientes de smog pueden causar millones de muertes prematuras.[128]

Población infantil[editar]

El 29 de abril del 2008, un informe de UNICEF (United Nations International children's Emergency Fund) informaba de que el calentamiento global está reduciendo la calidad de vida de los niños más vulnerables y haciéndola más difícil, debido a la reducción de los accesos al agua potable y a las reservas de alimento que este supone, fundamentalmente en África y Asia. Así mismo se espera que enfermedades, desastres y violencia se intensifiquen y se hagan más frecuentes, empeorando el futuro de la infancia más pobre del mundo.[133]

Capacidades cognitivas[editar]

Podría haber descensos significativos en las capacidades cognitivas humanas debido a la posible triplicación (al final del siglo) de los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera.[128]

Efectos sociales[editar]

Se han detectado en todo el mundo los efectos del cambio climático en los sistemas humanos, en su mayoría debido al calentamiento o cambios en los patrones de precipitación, o ambos. La producción de trigo y maíz a nivel mundial se ha visto afectada por el cambio climático. Pese a que la productividad agrícola se ha incrementado en algunas regiones de latitudes medias, como el Reino Unido y en el noreste de China, las pérdidas económicas debidas a fenómenos meteorológicos extremos han aumentado a nivel mundial. Ha habido una mortalidad vinculada al cambio de frío a calor en algunas regiones como resultado del calentamiento. Sus efectos se observan en más regiones que antes, en todos los continentes y a lo largo de zonas oceánicas.[134]

Los futuros impactos sociales del cambio climático serán desiguales.[135]​ Se espera que muchos riesgos aumenten con mayores magnitudes de calentamiento global.[136]​ Todas las regiones están en riesgo de sufrir impactos negativos.[137]​ Las zonas de baja latitud y de menor desarrollo se enfrentan a los mayores peligros.[138]​ Un estudio de 2015 concluyó que el crecimiento económico (producto interno bruto) de los países más pobres se verá perjudicado por el calentamiento global proyectado mucho más de lo que se creía anteriormente.[139]

Un metaanálisis de 56 estudios concluyó en 2014 que cada grado de temperatura adicional aumentará la violencia hasta un 20 %, la que incluye riñas, crímenes violentos, agitación social o guerras.[140]

Los ejemplos de impactos incluyen:

  • Comida: la productividad agrícola probablemente se verá afectada negativamente en los países de baja latitud, mientras que los efectos en latitudes septentrionales pueden ser positivos o negativos.[141]​ Niveles de calentamiento global de alrededor de 4,6 °C en relación con los niveles preindustriales podrían representar un gran peligro para la seguridad alimentaria mundial y regional.[142]
  • Salud: en general los impactos serán más negativos que positivos.[143]​ Estos incluyen las consecuencias de los fenómenos meteorológicos extremos, que producen lesionados y pérdida de vidas humanas,[144]​ y los efectos indirectos, como la desnutrición provocada por las malas cosechas.[145]

En ausencia de un ajuste significativo de cómo miles de millones de humanos llevan a cabo sus vidas, es probable que partes de la Tierra se vuelvan inhabitables y otras partes horriblemente inhóspitas, tan pronto como a fines de este siglo.[128]​ Miami, Bangladesh y otras bajas áreas costeras podrían perderse en este siglo.[128]​ Ciudades como Karachi y Kolkata serán inhabitables.[128]

Migraciones[editar]

Un refugiado ambiental, refugiado climático o emigrante ambiental es una persona obligada a migrar o ser evacuados de su región de origen por cambios rápidos o a largo plazo de su hábitat local, lo cual incluye sequías, desertificación, la subida del nivel del mar (es decir, las consecuencias del cambio climático). Según varias fuentes, aún no es posible identificar bien este subtipo de migración forzosa,[146]​ en que aún no se ha definido de una manera que permita distinguir a los inmigrantes ambientales de emigrantes económicos o refugiados políticos.

En la década de 1990 se estimaba el número de refugiados ambientales en alrededor de 25 millones (los refugiados ambientales no están incluidos en la definición oficial de los refugiados, que sólo incluye a los migrantes que huyen de la persecución). El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) estima que existirán 150 millones de refugiados en el año 2050, debido principalmente a los efectos de las inundaciones costeras, la erosión costera y los trastornos agrícolas (150 millones significa el 1,5% de la población mundial estimada para el año 2050 (unos 10 mil millones).[147][148]

A pesar de los problemas de definición y la ausencia de pruebas claras, la migración ambiental ha aumentado, en la primera década del siglo XXI convirtiéndose en tema de preocupación de los responsables políticos, científicos sociales y ambientales, los cuales están realizando un intento de conceptualizar las posibles ramificaciones sociales del cambio climático y en general del impacto ambiental.

Pueblos indígenas[editar]

Los pueblos indígenas se encuentran entre los más afectados por el cambio climático, ya que su supervivencia depende de los recursos naturales de su entorno y cualquier cambio, como por ejemplo sequías extremas, pueden amenazar su vida. Por la disminución del agua estos pueblos pierden su terreno cultural y forma de vida por generaciones, donde múltiples culturas han creado formas sociales, culturales y artísticas en torno al ecosistema,[149]​ causando un desplazamiento de pueblos indígenas a ciudades desarrolladas.

En un informe publicado en 2009, la ONG Survival International denunciaba el impacto de las medidas de mitigación del cambio climático sobre los pueblos indígenas, como los biocombustibles, la energía hidroeléctrica, la conservación de los bosques y la compensación de las emisiones de carbono.[150]​ Según el informe, dichas medidas facilitan a gobiernos y empresas violar sus derechos y reclamar y explotar sus tierras.

El cambio climático ha alterado los medios de subsistencia de los pueblos indígenas del Ártico y hay evidencia emergente de sus impactos en los medios de subsistencia de los pueblos indígenas de otras regiones.

Inundaciones[editar]

Como consecuencia de la subida del nivel del mar, se espera que las inundaciones amenacen la infraestructura vital y los asentamientos humanos en islas pequeñas y grandes deltas.[151][152]​ Esto podría llevar a problemas de falta de vivienda en países con zonas bajas como Bangladés, así como la pérdida de patria de los habitantes de Maldivas y Tuvalu.[153]

Desarrollo[editar]

Los efectos combinados del calentamiento del planeta pueden tener consecuencias particularmente graves en las personas y los países sin los recursos necesarios para mitigarlos. Esto puede desacelerar el desarrollo económico y la reducción de la pobreza, y hacer más difícil alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio.[154]

En octubre de 2004 el Grupo de Trabajo sobre el Cambio Climático y el Desarrollo, una coalición de desarrollo y organizaciones no gubernamentales del ambiente, emitió un informe sobre los efectos del cambio climático en el desarrollo.

Infraestructura[editar]

La degradación continua del permafrost probablemente conducirá a una infraestructura inestable en las regiones árticas o Alaska antes de 2100. Por consiguiente, impactará caminos, oleoductos y edificación, además de la distribución de agua, y causará fallas de taludes.[155]

Seguridad[editar]

La Military Advisory Board, un comité de generales y almirantes americanos, expuso un informe titulado National Security and the Threat of Climate Change (Seguridad nacional y la amenaza del cambio climático). El informe predice que el calentamiento global tendrá implicaciones generales en el ámbito de la seguridad.[156]

La secretaria de asuntos exteriores de Gran Bretaña, Margaret Beckett expuso que «Un clima inestable exacerbará varios de los temas actuales de conflicto, como los fenómenos migratorios y la competencia por los recursos.»[157]​ Varias semanas antes de esto, los senadores de los Estados Unidos de América Chuck Hagel (R-NB) y Richard Durbin (D-IL) presentaron un proyecto al Congreso de los EUA que requería la colaboración de las agencias federales de inteligencia para evaluar los desafíos que supone el cambio climático.[158]

En noviembre de 2007 dos grupos de presión de Washington, el ya consagrado Center for Strategic and International Studies (Centro para los Estudios Estratégicos e Internacionales) y el recientemente establecido Center for a New American Security (Centro para una Nueva Seguridad Americana), publicaron un informe analizando las implicaciones en la seguridad mundial de tres escenarios del calentamiento global.

El informe considera tres escenarios diferentes, dos con una perspectiva aproximada de 30 años, y otra para el período posterior a 2100. Sus conclusiones generales resumidas se encuentran a continuación:[159]

  • El escenario de cambio climático esperado en este informe, con un aumento en promedio mundial de la temperatura de 1,3 °C en 2040, puede ser razonablemente tomado como base para planificación nacional.
  • En caso de cambio climático severo, correspondiente a un aumento en promedio de la temperatura global de 2,6 ° C para 2040, eventos masivos no lineares en el medio ambiente global llevan a eventos sociales masivos no lineales.
  • El escenario catastrófico, con temperaturas medias promedio que aumentan en 5,6 °C para el 2100, tiene fuertes y sorprendentes intersecciones con las mayores amenazas de seguridad de la actualidad: el cambio climático global y el terrorismo internacional llevado a cabo por extremistas islamistas.
  • Las comparaciones históricas de civilizaciones previas y experiencias nacionales sobre fenómenos naturales como inundaciones, terremotos y enfermedades pueden ayudar a comprender cómo las sociedades se enfrentarán a cambios climático sin precedentes.
  • Es probable que las áreas pobres y subdesarrolladas tengan menos recursos y menos resistencia para enfrentarse al cambio climático, incluso en sus manifestaciones más modestas y tempranas.
  • Quizás los problemas más preocupantes asociados con los aumentos de las temperaturas y de los niveles de los mares provengan de migraciones de personas a gran escala, tanto dentro de las naciones como a través de las fronteras nacionales.
  • El término "cambio climático global" es engañoso en el sentido de que en muchos aspectos variará intensamente de una región a otra.
  • Algunos países pueden beneficiarse del cambio climático en el corto plazo, pero no habrá "ganadores".
  • Los efectos del cambio climático agravarán las crisis y los problemas internacionales existentes.
  • Carecemos de datos probados rigurosamente o modelos fiables para determinar con alguna certeza el itinerario y el ritmo de los aumentos de la temperatura o del nivel del mar asociados con el cambio climático en las próximas décadas.
  • Cualquier futuro acuerdo internacional para limitar las emisiones de carbono tendrá considerables consecuencias geopolíticas y económicas.
  • La escala de las consecuencias potenciales asociadas con el cambio climático - particularmente en los escenarios más calamitosos y distantes - hizo que sea difícil comprender la extensión y magnitud de los posibles cambios que se avecinan.
  • Desde el punto de vista de la definición, una interpretación estrecha del término "seguridad nacional" puede ser lamentablemente inadecuada para las maneras en que las autoridades estatales puedan romperse en el caso del peor escenario de cambio climático global.

Guerra[editar]

Genocidio de Darfur. Desplazados internos en el campo de Ardamata (El Geneina, Darfur Occidental).

La guerra climática es el conflicto bélico cuyo origen puede atribuirse a fenómenos climáticos como el cambio climático, el calentamiento global y a los efectos de éstos, los cuales alteraran de manera radical las condiciones de vida -disminuyendo el acceso a recursos básicos como agua y alimentos-, desencadenando la violencia, la cual lleva al desplazamiento de refugiados y en numerosas ocasiones genocidios, limpiezas étnicas, terrorismo, re formulaciones territoriales en espacios con órganos estatales frágiles o que fracasaron e su conformación, provoca la instalación de un conflicto sistematico. En definitiva, la guerra climática suele tener como consecuencia una catástrofe social o colapso societal.[160]

El término guerra climática también se usa para referirse a la modificación del clima (Cambio climático) mediante el uso explícito de armas como parte de una guerra con el objeto de desestabilizar los sistemas agrícolas y ecológicos en una zona o en todo el globo terráqueo.[161]

Apocalipsis climático[editar]

El apocalipsis climático (también llamado distopía climática y colapso climático, entre otros nombres) es un escenario hipotético que implica el derrumbamiento global de civilización humana y la potencial extinción humana como un resultado directo o indirecto del calentamiento global y el colapso ecológico. Bajo una catástrofe global de esta escala, algunas o todas las partes de la Tierra pueden ser inhabitables como consecuencia de temperaturas extremas, eventos climáticos severos, incapacidad de desarrollarse de los cultivos, y una composición alterada de la atmósfera de la Tierra.[162]

Hay consenso científico sobre el cambio de climático y consenso en la atribución del calentamiento global a la actividad humana.[163]​ Hay también consenso en algunos casos que acciones individuales y políticas pueden mitigar el impacto del calentamiento global. Aun así, no hay consenso sobre si la humanidad tiene que tomar pasos drásticos para disminuir el consumo de combustibles fósiles, disminuir la producción industrial y el consumo de bienes, entre otros, para evitar el derrumbamiento de civilización.[164]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. 4. Global Mean Sea Level Rise Scenarios, en: Main Report (en inglés), en Parris y others, 2012, p. 12
  2. Executive Summary (en inglés), en Parris y others, 2012, p. 1
  3. Smith, J. B. «Ch. 19. Vulnerability to Climate Change and Reasons for Concern: A Synthesis». Sec 19.6. Extreme and Irreversible Effects (en inglés). , en IPCC TAR WG2, 2001
  4. Smith, J. B.; Schneider, S. H.; Oppenheimer, M.; Yohe, G. W.; Hare, W.; Mastrandrea, M. D.; Patwardhan, A.; Burton, I.; Corfee-Morlot, J.; C. H. D., Magadza; H.-M., Füssel; A. B., Pittock; A., Rahman; A., Suarez; J.-P., van Ypersele (17 de marzo de 2009). «Assessing dangerous climate change through an update of the Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC) 'reasons for concern'». Proceedings of the National Academy of Sciences (en inglés) 106 (11): 4133-7. PMC 2648893. PMID 19251662. doi:10.1073/pnas.0812355106. 
  5. «Sahara Desert Greening Due to Climate Change?». National Geographic (en inglés). Consultado el 12 de junio de 2010. 
  6. Hegerl, G. C., et al.. «Ch 9: Understanding and Attributing Climate Change». Executive Summary (en inglés). , en IPCC AR4 WG1, 2007
  7. a b Cramer, W., et al., Executive summary, in: Chapter 18: Detection and attribution of observed impacts (archived 18 October 2014), pp.982-984, in IPCC AR5 WG2 A, 2014
  8. a b Oppenheimer, M., et al., Section 19.7.1: Relationship between Adaptation Efforts, Mitigation Efforts, and Residual Impacts, in: Chapter 19: Emergent risks and key vulnerabilities (archived 20 October 2014), pp.1080-1085, in IPCC AR5 WG2 A, 2014
  9. Oppenheimer, M., et al., Section 19.6.2.2. The Role of Adaptation and Alternative Development Pathways, in: Chapter 19: Emergent risks and key vulnerabilities (archived 20 October 2014), pp.1072-1073, in IPCC AR5 WG2 A, 2014
  10. a b Denton, F., et al., Section 20.3. Contributions to Resilience through Climate Change Responses, in: Chapter Climate-resilient pathways: adaptation, mitigation, and sustainable development Archivado el 10 de mayo de 2017 en la Wayback Machine. (archived 20 October 2014), pp.1113-1118, in IPCC AR5 WG2 A, 2014
  11. Field, C.B., et al., Section A-3. The Decision-making Context, in: Technical summary (archived 18 October 2014), p.55, in IPCC AR5 WG2 A, 2014
  12. SPM.4.1 Long‐term mitigation pathways, in: Summary for Policymakers, pp.11-15 (archived 2 July 2014), in IPCC AR5 WG3, 2014
  13. Clarke, L., et al., Section 6.3.1.3 Baseline emissions projections from fossil fuels and industry (pp.17-18 of final draft), in: Chapter 6: Assessing Transformation Pathways (archived 20 October 2014), in: IPCC AR5 WG3, 2014
  14. Greenhouse Gas Concentrations and Climate Implications, p.14, in Prinn y Reilly, 2014. The range given by Prinn and Reilly is 3.3 to 5.5 °C, with a median of 3.9 °C.
  15. SPM.3 Trends in stocks and flows of greenhouse gases and their drivers, in: Summary for Policymakers, p.8 (archived 2 July 2014), in IPCC AR5 WG3, 2014. The range given by the Intergovernmental Panel on Climate Change is 3.7 to 4.8 °C, relative to pre-industrial levels (2.5 to 7.8 °C including climate uncertainty).
  16. Field, C.B., et al., Box TS.8: Adaptation Limits and Transformation, in: Technical summary (archived 18 October 2014), p.89, in IPCC AR5 WG2 A, 2014
  17. Field, C.B., et al., Section B-1. Key Risks across Sectors and Regions, in: Technical summary (archived 18 October 2014), p.62, in IPCC AR5 WG2 A, 2014
  18. J. L. Sarmiento; Siegenthaler, U. (1993-09). «Atmospheric carbon dioxide and the ocean». Nature (en inglés) 365 (6442): 119-125. ISSN 1476-4687. doi:10.1038/365119a0. Archivado desde el original el |urlarchivo= requiere |fechaarchivo= (ayuda). Consultado el 16 de marzo de 2019. 
  19. Wanninkhof, Rik; Tanhua, Toste; Sabine, Christopher L.; Perez, Fiz F.; Olsen, Are; Murata, Akihiko; Mathis, Jeremy T.; Monaco, Claire Lo et al. (15 de marzo de 2019). «The oceanic sink for anthropogenic CO2 from 1994 to 2007». Science (en inglés) 363 (6432): 1193-1199. ISSN 0036-8075. PMID 30872519. doi:10.1126/science.aau5153. Consultado el 16 de marzo de 2019. 
  20. Rios, Aida F.; Ono, Tsueno; Kozyr, Alexander; Peng, Tsung-Hung; Millero, Frank J.; Tilbrook, Bronte; Wallace, Douglas W. R.; Wong, C. S. et al. (16 de julio de 2004). «The Oceanic Sink for Anthropogenic CO2». Science (en inglés) 305 (5682): 367-371. ISSN 0036-8075. PMID 15256665. doi:10.1126/science.1097403. Archivado desde el original el |urlarchivo= requiere |fechaarchivo= (ayuda). Consultado el 16 de marzo de 2019. 
  21. Ellycia Harrould-Kolieb, Jacqueline Savitz (Junio de 2009). «Monográfico: Acidificación: ¿Cómo afecta el CO2 a los océanos?». Oceana. 2ª edición JUN-2009. Consultado el 16 de marzo de 2019. 
  22. a b Orr, James C.; Fabry, Victoria J.; Aumont, Olivier; Bopp, Laurent; Doney, Scott C.; Feely, Richard A. et al. (2005). «Anthropogenic ocean acidification over the twenty-first century and its impact on calcifying organisms». Nature 437 (7059): 681-686. ISSN 0028-0836. doi:10.1038/nature04095. Archivado desde el original el 4 de febrero de 2012. 
  23. Key, R.M.; Kozyr, A.; Sabine, C.L.; Lee, K.; Wanninkhof, R.; Bullister, J.; Feely, R.A.; Millero, F. et al. (2004). «A global ocean carbon climatology: Results from GLODAP». Global Biogeochemical Cycles 18: GB4031. ISSN 0886-6236. doi:10.1029/2004GB002247. 
  24. Raven, J. A. et al. (2005). Ocean acidification due to increasing atmospheric carbon dioxide. Royal Society, London, UK.
  25. Intergovernmental Panel on Climate Change. «Graph of 20 glaciers in retreat worldwide». Climate Change 2001 (Working Group I: The Scientific Basis). Consultado el 14 de febrero de 2015. 
  26. Thomas Mölg. «Worldwide glacier retreat». RealClimate. Consultado el 14 de febrero de 2015. 
  27. Pelto, Mauri. «Recent Global Glacier Retreat Overview». North Cascade Glacier Climate Project. Consultado el 14 de febrero de 2015. 
  28. Intergovernmental panel on climate change. «2.2.5.4 Mountain glaciers». Climate Change 2001 (Working Group I: The Scientific Basis. Archivado desde el original el 1 de septiembre de 2014. Consultado el 14 de febrero de 2015. 
  29. National Snow and Ice Data Center. «Global glacier recession». GLIMS Data at NSIDC. Archivado desde el original el 5 de julio de 2008. Consultado el 14 de febrero de 2015. 
  30. Meehl, G. A., et al.. «Ch 10: Global Climate Projections». Box 10.1: Future Abrupt Climate Change, ‘Climate Surprises’, and Irreversible Changes: Glaciers and ice caps (en inglés). , en IPCC AR4 WG1, 2007, p. 776
  31. Meehl, G. A., et al.. «Ch 10: Global Climate Projections». Sec 10.3.3.2 Changes in Snow Cover and Frozen Ground (en inglés). , en IPCC AR4 WG1, 2007, pp. 770, 772
  32. Overpeck, Jonathan T. (23 de agosto de 2005). «Sistema Árticn en Trayectoria a un Estado Nuevo, Estacionalmente Libre de Hielo» (pdf). Eos, Transactions, American Geophysical Union 86 (34): 309-316. Archivado desde el original el 14 de abril de 2007. Consultado el 24 de diciembre de 2007. 
  33. Butt, F. A.; H. Drange, A. Elverhoi, O. H. Ottera & A. Solheim (2002). La Sensibilidad del Sistema Climático Ártico del Norte Atlántico a los Cambios de Elevación Isostática, Agua Dulce y Forzantes Solares 21 (14-15). Quaternary Science Reviews. pp. 1643-1660. OCLC 108566094. Archivado desde el original el 10 de septiembre de 2008. 
  34. Black, Richard (14 de septiembre de 2006). «'Drastic' shrinkage in Arctic ice». Science/Nature (BBC News). Consultado el 16 de septiembre de 2007. 
  35. Study: Circulation Shift May Be Melting Arctic Sea Ice. Fox News. 24 de noviembre de 2007. Consultado el 27 de noviembre de 2007. 
  36. McCarthy, James J.; Intergovernmental Panel on Climate Change Working Group II. (2001). Climate Change 2001: Impacts, Adaptation and Vulnerability. Contribution of Working Group II to the Third Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change. New York: Cambridge University Press. ISBN 0521807689. Archivado desde el original el 31 de diciembre de 2007. Consultado el 24 de diciembre de 2007. 
  37. Black, Richard (18 de mayo de 2007). Earth - melting in the heat?. BBC News. Consultado el 3 de enero de 2008. 
  38. Zabarenko, Deborah. "Thickest, oldest Arctic ice is melting: NASA data", Reuters (18 de marzo 2008).
  39. http://www.jpl.nasa.gov/news/news.php?release=2013-202
  40. Se derrite menos hielo de lo esperado hasta octubre del 2013 [1] (en italiano)
  41. Meehl, G. A., et al.. «Ch 10: Global Climate Projections». Sec 10.3.3.1 Changes in Sea Ice Cover (en inglés). , en IPCC AR4 WG1, 2007, p. 770
  42. Wang, M.; Overland, J. E. (2009). «A sea ice free summer Arctic within 30 years?». Geophys. Res. Lett (en inglés) 36 (7). Bibcode:2009GeoRL..3607502W. doi:10.1029/2009GL037820. Consultado el 2 de mayo de 2011. 
  43. Met Office. «Arctic sea ice 2012». Met Office (en inglés) (Exeter, Reino Unido). 
  44. USGCRP (2017). «Climate Science Special Report. Chapter 12: Sea Level Rise.». science2017.globalchange.gov. Consultado el 27 de diciembre de 2018. 
  45. WCRP Global Sea Level Budget Group (2018). «Global sea-level budget 1993–present». Earth System Science Data 10 (3): 1551-1590. doi:10.5194/essd-10-1551-2018. «This corresponds to a mean sea-level rise of about 7.5 cm over the whole altimetry period. More importantly, the GMSL curve shows a net acceleration, estimated to be at 0.08mm/yr2 
  46. Christopher S. Watson, Neil J. White, John A. Church, Matt A. King, Reed J. Burgette y Benoit Legresy (11 de mayo de 2015). «Unabated global mean sea-level rise over the satellite altimeter era». PNAS (en inglés). 
  47. Mengel, Matthias; Levermann, Anders; Frieler, Katja; Robinson, Alexander; Marzeion, Ben; Winkelmann, Ricarda (2016). «Future sea level rise constrained by observations and long-term commitment». Proceedings of the National Academy of Sciences 113 (10): 2597-602. ISSN 0027-8424. PMC 4791025. PMID 26903648. doi:10.1073/pnas.1500515113. 
  48. Hegerl et al., Chapter 9: Understanding and Attributing Climate Change, in IPCC AR4 WG1, 2007.
  49. «Sea Level Change - Chapter 13» (pdf). IPCC. 2013. «Existe una gran fiabilidad en que la tasa de subida del nivel del mar se ha incrementado durante los últimos dos siglos, y que es probable que el nivel global medio del mar se haya acelerado desde 1900.» 
  50. Churchs, John; Clark, Peter. «Chapter 13: Sea Level Change - Final Draft Underlying Scientific-Technical Assessment» (en inglés). IPCC Working Group I. Consultado el 21 de enero de 2015. 
  51. IPCC, 2014: Cambio climático 2014: Informe de síntesis. Contribución de los Grupos de trabajo I, II y III al Quinto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático [Equipo principal de redacción, R.K. Pachauri y L.A. Meyer (eds.)]. IPCC, Ginebra, Suiza, 157 págs
  52. 4. Global Mean Sea Level Rise Scenarios, en: Main Report (en inglés), en Parris y others, 2012, p. 12
  53. PROJECTIONS OF FUTURE SEA LEVEL RISE, pp. 243-244. En: Ch. 7. Sea Level Rise and the Coastal Environment (en inglés), en National Research Council, 2010
  54. America's Climate Choices: Panel on Advancing the Science of Climate Change, Board on Atmospheric Sciences and Climate, Division on Earth and Life Studies, NATIONAL RESEARCH COUNCIL OF THE NATIONAL ACADEMIES (2010). «7 Sea Level Rise and the Coastal Environment». Advancing the Science of Climate Change. Washington, D.C.: The National Academies Press. p. 245. ISBN 978-0-309-14588-6. Consultado el 17 de junio de 2011. 
  55. a b c BOX SYN-1: SUSTAINED WARMING COULD LEAD TO SEVERE IMPACTS, p.5, en: Synopsis (en inglés), en National Research Council, 2011
  56. Anders Levermann, Peter U. Clark, Ben Marzeion, Glenn A. Milne, David Pollard, Valentina Radic, and Alexander Robinson (13 de junio de 2013). «The multimillennial sea-level commitment of global warming». PNAS. 
  57. Levermann, Anders; Peter U. Clark, Ben Marzeion, Glenn A. Milne, David Pollard, Valentina Radic y Alexander Robinson (13 de junio de 2013). «The multimillennial sea-level commitment of global warming». PNAS (en inglés). 
  58. Winkelmann, Ricarda; Anders Levermann, Andy Ridgwell y Ken Caldeira (11 de septiembre de 2015). «Combustion of available fossil fuel resources sufficient to eliminate the Antarctic Ice Sheet» (en inglés). doi:10.1126/sciadv.1500589. 
  59. Bindoff, N.L., J. Willebrand, V. Artale, A, Cazenave, J. Gregory, S. Gulev, K. Hanawa, C. Le Quéré, S. Levitus, Y. Nojiri, C.K. Shum, L.D. Talley and A. Unnikrishnan (2007), "Section 5.5.1: Introductory Remarks", in IPCC AR4 WG1 2007, Chapter 5: Observations: Ocean Climate Change and Sea Level, ISBN 978-0-521-88009-1
  60. Fischlin; et al., «Section 4.4.9: Oceans and shallow seas – Impacts», IPCC AR4 WG2, 2007, ed., Chapter 4: Ecosystems, their Properties, Goods and Services, p. 234 
  61. Cuts in some greenhouse gases could slow sea level rise Archivado el 31 de agosto de 2013 en la Wayback Machine.; "Methane, ozone and other short-lived pollutants have a big impact on ocean heights" April 12, 2013 Vol.183 #9 Science News
  62. doi 10.1038/nclimate1869
  63. El calor y la sal mueven los océanos
  64. a b Thomas, Chris D.; et al. (8 de enero 2004). «Extinction risk from climate change» (PDF). Nature 427 (6970): 145-138. doi:10.1038/nature02121. Archivado desde el original el 14 de junio de 2007. Consultado el 18 de marzo de 2007. 
  65. Véanse los numerosos estudios científicos realizados por los 10 000 científicos que contribuyen a la Lista Roja de la UICN anual de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza de las especies en peligro.
  66. Véase la encuesta a biólogos realizada en 1998 por el Museo Americano de Historia Natural
  67. Lawton, J. H. and May, R. M. (1995). «Extinction Rates». Journal of Evolutionary Biology (Oxford, Reino Unido: Universidad de Oxford). 
  68. «AAAS Atlas of Population and Environment». Archivado desde el original el 9 de marzo de 2011. Consultado el 27 de agosto de 2009. «Hemos multiplicado el valor de la tasa de extinción biológica, es decir, la pérdida permanente de las especies, cientos en comparación con la que tenía en los niveles históricos, y estamos amenazados con la pérdida de la mayoría de las especies por el final del siglo XXI.» 
  69. Osborne Wilson, Edward (2002). The Future of Life. 
  70. Mayhew, Peter J; Jenkins, Gareth B; Benton, Timothy G (7 de enero de 2008). «A long-term association between global temperature and biodiversity, origination and extinction in the fossil record». Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences 275 (1630): 47-53. PMC 2562410. PMID 17956842. doi:10.1098/rspb.2007.1302. Consultado el 17 de marzo de 2020. «Las temperaturas globales previstas para los próximos siglos, puede poner en marcha un nuevo evento de extinción masiva, [donde más del 50 por ciento de las especies de animales y las plantas sería aniquilado].» 
  71. McLaughlin, John F.; et al. (30 de abril 2002). «Climate change hastens population extinctions» (PDF). PNAS 99 (9): 6070-6074. PMID 11972020. doi:10.1073/pnas.052131199. Archivado desde el original el 27 de junio de 2007. Consultado el 29 de marzo de 2007. 
  72. Botkin, Daniel B.; et al. (marzo de 2007). «Forecasting the Effects of Global Warming on Biodiversity» (PDF). BioScience 57 (3): 227-236. doi:10.1641/B570306. Consultado el 30 de noviembre de 2007. 
  73. Settele, J., et al., Section 4.3.2.1: Phenology, in: Chapter 4: Terrestrial and inland water systems (archived 20 October 2014), p.291, in IPCC AR5 WG2 A, 2014
  74. «Sahara Desert Greening Due to Climate Change?». National Geographic (en inglés). Consultado el 12 de junio de 2010. 
  75. Hamilton Raven, Peter. «Prólogo». Atlas of Population and Environment. Asociación Americana para el Avance de la Ciencia. 
  76. En el ámbito de las Ciencias de la Tierra, desertificación y desertización son conceptos diferentes, si bien en el lenguaje coloquial se confunden con frecuencia.
  77. Costa, M. et al. 2009. Ciencies de la Terra i del medi ambient. Ed. Castellnou. ISBN 978-84-9804-640-3
  78. «Noticia sobre la desertificación, pobreza y migración». Archivado desde el original el 1 de noviembre de 2008. Consultado el 8 de octubre de 2008. 
  79. «Naciones Unidas - Centro de Información». Archivado desde el original el 21 de agosto de 2008. Consultado el 8 de octubre de 2008. 
  80. IPCC, Synthesis Report Summary for Policymakers, Section 3: Projected climate change and its impacts (en inglés), en IPCC AR4 SYR, 2007.
  81. NOAA (Febrero de 2007). «Will the wet get wetter and the dry drier?». GFDL Climate Modeling Research Highlights (en inglés) (Princeton, New Jersey, EE. UU.: National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) Geophysical Fluid Dynamics Laboratory (GFDL)) 1 (5). , p.1. Revision 10/15/2008, 4:47:16 PM.
  82. «D. Future Climate Extremes, Impacts, and Disaster Losses, en: Summary for policymakers». MANAGING THE RISKS OF EXTREME EVENTS AND DISASTERS TO ADVANCE CLIMATE CHANGE ADAPTATION (en inglés). , en IPCC SREX, 2012, pp. 9-13
  83. Justin Gillis (27 de abril de 2015). «New Study Links Weather Extremes to Global Warming». The New York Times (en inglés). Consultado el 27 de abril de 2015. «"The bottom line is that things are not that complicated,” Dr. Knutti said. “You make the world a degree or two warmer, and there will be more hot days. There will be more moisture in the atmosphere, so that must come down somewhere.”». 
  84. Fischer, E. M. & R. Knutti (27 de abril de 2015). «Anthropogenic contribution to global occurrence of heavy-precipitation and high-temperature extremes» (online). Nature Climate Change (en inglés). doi:10.1038/nclimate2617. Consultado el 27 de abril de 2015. «We show that at the present-day warming of 0.85 °C about 18% of the moderate daily precipitation extremes over land are attributable to the observed temperature increase since pre-industrial times, which in turn primarily results from human influence. … Likewise, today about 75% of the moderate daily hot extremes over land are attributable to warming.» 
  85. «UCI study finds dramatic increase in concurrent droughts, heat waves» (en inglés). UCI. 2015. 
  86. «Indian Monsoons Are Becoming More Extreme». Scientific American (en inglés). 2014. 
  87. www.juntadeandalucia.com
  88. www Oscilación Multidecadal Atlántica.es
  89. «El cambio climático aumentará la fuerza de los tifones, pero disminuirá su número – Cambio Climático». Consultado el 21 de diciembre de 2019. 
  90. Committee on Abrupt Climate Change, National Research Council. (2002). «Definition of Abrupt Climate Change». Abrupt climate change : inevitable surprises. Washington, D.C.: National Academy Press. ISBN 978-0-309-07434-6. 
  91. Sahney, S., Benton, M.J. & Falcon-Lang, H.J. (2010). «Rainforest collapse triggered Pennsylvanian tetrapod diversification in Euramerica» (PDF). Geology 38: 1079-1082. 
  92. Broecker, W.S. (mayo de 2006). «Geology. Was the Younger Dryas triggered by a flood?». Science (en inglés) 312 (5777): 1146-1148. ISSN 0036-8075. PMID 16728622. doi:10.1126/science.1123253. 
  93. Committee on Abrupt Climate Change, Ocean Studies Board, Polar Research Board, Board on Atmospheric Sciences and Climate, Division on Earth and Life Studies, National Research Council. (2002). Abrupt climate change : inevitable surprises. Washington, D.C.: National Academy Press. p. 108. ISBN 0-309-07434-7. 
  94. Rial, J.A.; Pielke Sr., R. A.; Beniston, M.; Claussen, M.; Canadell, J.; Cox, P.; Held, H.; De Noblet-Ducoudré, N. et al. (2004). «Nonlinearities, Feedbacks and Critical Thresholds within the Earth's Climate System» (PDF). Climatic Change (en inglés) 65: 11-00. doi:10.1023/B:CLIM.0000037493.89489.3f. Archivado desde el original el 9 de marzo de 2013. 
  95. a b Clark, P. U., et al. (diciembre de 2008). «Executive Summary». Abrupt Climate Change. A Report by the U.S. Climate Change Science Program and the Subcommittee on Global Change Research (en inglés). Reston, Virginia, EE. UU.: U.S. Geological Survey. , pp. 1-7. Report websiteArchivado el 4 de mayo de 2013 en la Wayback Machine.
  96. «Siberian permafrost thaw warning sparked by cave data» (en inglés). BBC. 22 de febrero de 2013. Consultado el 24 de febrero de 2013. 
  97. US National Research Council (2010). Advancing the Science of Climate Change: Report in Brief (en inglés). Washington, D.C., EE. UU.: National Academies Press. , p.3. PDF of Report
  98. a b IPCC. «Summary for Policymakers». Sec. 2.6. The Potential for Large-Scale and Possibly Irreversible Impacts Poses Risks that have yet to be Reliably Quantified (en inglés). , en IPCC TAR WG2, 2001
  99. Grachev, A.M.; Severinghaus, J.P. (2005). «A revised +10±4 °C magnitude of the abrupt change in Greenland temperature at the Dryas Reciente termination using published GISP2 gas isotope data and air thermal diffusion constants». Quaternary Science Reviews 24 (5-6): 513-9. doi:10.1016/j.quascirev.2004.10.016. 
  100. Kobashi, T.; Severinghaus, J.P.; Barnola, J. (30 de abril de 2008). «4 ± 1.5 °C abrupt warming 11,270 yr ago identified from trapped air in Greenland ice». Earth and Planetary Science Letters 268 (3-4): 397-407. Bibcode:2008E&PSL.268..397K. doi:10.1016/j.epsl.2008.01.032. 
  101. Taylor, K.C.; White, J; Severinghaus, J; Brook, E; Mayewski, P; Alley, R; Steig, E; Spencer, M et al. (enero de 2004). «Abrupt climate change around 22 ka on the Siple Coast of Antarctica». Quaternary Science Reviews 23 (1-2): 7-15. doi:10.1016/j.quascirev.2003.09.004. 
  102. a b c d e f * Summary, pp.14-19 (en inglés), en National Research Council, 2011
  103. BOX 2.1: STABILIZATION AND NON-CO2 GREENHOUSE GASES (p.65), en: Chapter 2: Emissions, Concentrations, and Related Factors (en inglés), en National Research Council, 2011
  104. McGuire, Bill. «Climate forcing of geological and geomorphological hazards». Philosophical Transactions A (en inglés) (Royal Society) 368: 2311-2315. doi:10.1098/rsta.2010.0077. 
  105. Lopez Saez, Jérôme; Christophe Corona, Markus Stoffel y Frédéric Berger. «Climate change increases frequency of shallow spring landslides in the French Alps». Geology (en inglés) 41: 619-622. doi:10.1130/G34098.1. 
  106. Robert Peston (29 de octubre de 2006). «Report's stark warning on climate». BBC News. Consultado el 22 de enero de 2008. 
  107. «At-a-glance: The Stern Review». BBC News. 30 de octubre de 2006. Consultado el 22 de enero de 2008. 
  108. «Aumenta cuatro veces el costo económico por los desastres naturales». Consultado el 21 de noviembre de 2013. 
  109. Hope, Chris y Kevin Schaefer (2015). «Economic impacts of carbon dioxide and methane released from thawing permafrost». Nature (en inglés) 6: 56-59. doi:10.1038/nclimate2807. 
  110. «Intergovernmental panel on climate change special report on emissions scenarios», consultado el 26 de junio 2007.
  111. E. Fraser (2008): “Crop yield and climate change”, consultado el 2009-09-14.
  112. Milius, Susan (13 de diciembre de 2017). «Worries grow that climate change will quietly steal nutrients from major food crops». Science News. Consultado el 21 de enero de 2018. 
  113. a b Porter, J.R., et al., Executive summary, in: Chapter 7: Food security and food production systems (archived 5 November 2014), in IPCC AR5 WG2 A, 2014, pp. 488–489
  114. Wallace-Wells, David (2017). «The Uninhabitable Earth». New York Magazine. 
  115. Paragraph 4, in: SUMMARY AND RECOMMENDATIONS, in: HLPE, 2012, p. 12
  116. «UN report on climate change», consultado 25 de junio 2007
  117. Global warming could mean more heart problems, doctors warn September 2007 Associated Press
  118. {{Cita web|autor=McMichael, A.J., Campbell-Lendrum, D.H., Corvalán, C.F., Ebi, K.L., Githeko, A., Scheraga, J.D. and Wodward, A. |año=2003|url=http://www.who.int/globalchange/climate/summary/en/index.html |título=Climate Change and Human Health – Risk and Responses |editorial=World Health Organization
  119. J.P. Palutikof, S. Subak and M.D. Agnew (1996). «Impacts of the exceptionally hot weather in 1995 in the UK». Climate Monitor 25 (3). 
  120. Keatinge, W. R.; et al. (2000). «Heat related mortality in warm and cold regions of Europe: observational study». British Medical Journal 321 (7262): 670-673. PMID 10987770. doi:10.1136/bmj.321.7262.670. 
  121. Department of Health and Health Protection Agency (12 de febrero de 2008), Health effects of climate change in the UK 2008: an update of the Department of Health report 2001/2002 
  122. Schär, C.; Jendritzky, G. (2004). «Hot news from summer 2003». Nature 432 (7017): 559-60. doi:10.1038/432559a. 
  123. Peter A. Stott; D.A. Stone; M.R. Allen (2004). «Human contribution to the European heatwave of 2003». Nature 432: 610-614. ISSN 0028-0836. doi:10.1038/nature03089. 
  124. Climate Change - Health and Environmental Effects US-EPA
  125. Hales, Simon; et al. (2002-09-14). «Potential effect of population and climate changes on global distribution of dengue fever: an empirical model» (PDF). The Lancet 360 (9336): 830-834. doi:10.1016/S0140-6736(02)09964-6. Consultado el 2 de mayo de 2007. 
  126. Rogers, D.; S. Randolph (2000-09-08). «The global spread of malaria in a future warmer world». Science 289 (5485): 1763-6. Consultado el 4 de enero de 2008. 
  127. Boseley, Sarah (June 2005). Health hazard. The Guardian. Consultado el 4 de enero de 2008. 
  128. a b c d e f Wallace-Wells, David (2017). «The Uninhabitable Earth». New York Magazine. 
  129. Reiter, Paul; et al. (2004). «Global warming and malaria: a call for accuracy». The Lancet Infectious Deseases 4 (6): 323-324. doi:10.1016/S1473-3099(04)01038-2. 
  130. «Eradication of Malaria in the United States (1947-1951)». Centers for Disease Control and Prevention. 23 de abril de 2004. Consultado el 12 de julio de 2008. 
  131. PAPUA NEW GUINEA: Climate change challenge to combat malaria UN Office for the Coordination of Humanitarian Affairs
  132. "Malaria found in PNG highlands", ABC Radio Australia, 8 de abril 2008
  133. UNICEF UK News :: News item :: The tragic consequences of climate change for the world’s children :: 29 de abril 2008 00:00 Archivado el 22 de enero de 2009 en la Wayback Machine.
  134. Cramer, W., et al., Executive summary (en inglés), en: Chapter 18: Detection and attribution of observed impacts (archivado desde el original el 8 de julio de 2014), pp. 3-4, en IPCC AR5 WG2 A, 2014
  135. FAQ 7 y 8 (en inglés), en: Volume-wide Frequently Asked Questions (FAQs) (archivado desde el original el 8 de julio 2014), pp.2-3, en IPCC AR5 WG2 A, 2014
  136. Oppenheimer, M., et al., Section 19.6.3: Updating Reasons for Concern, en: Chapter 19: Emergent risks and key vulnerabilities (en inglés) (archivado desde el original el 8 de julio de 2014), pp. 39-46, en IPCC AR5 WG2 A, 2014
  137. Field, C., et al., B-3: Regional Risks and Potential for Adaptation, en: Technical Summary (en inglés) (archivado desde el original el 8 de julio de 2014), pp. 27-30, en IPCC AR5 WG2 A, 2014
  138. Oppenheimer, M., et al., Section 19.6.3: Updating Reasons for Concern, en: Chapter 19: Emergent risks and key vulnerabilities (en inglés) (archivado desde el original el 8 de julio de 2014), pp. 42-43, en IPCC AR5 WG2 A, 2014
  139. Dana Nuccitelli (26 de enero de 2015). «Climate change could impact the poor much more than previously thought». The Guardian (en inglés). 
  140. Chris Mooney (22 de octubre de 2014). «There’s a surprisingly strong link between climate change and violence». The Washington Post (en inglés). 
  141. Porter, J. R., et al., Executive summary (en inglés), en: Chapter 7: Food security and food production systems (archivado desde el original el 8 de julio de 2014), p.3, en IPCC AR5 WG2 A, 2014
  142. Reference temperature period converted from late-20th century to pre-industrial times (approximated in the source as 1850-1900).
  143. Smith, K. R., et al., FAQ 11.2, en: Chapter 11: Human health: impacts, adaptation, and co-benefits (en inglés) (archivado desde el original el 8 de julio de 2014), p. 37, en IPCC AR5 WG2 A, 2014
  144. Smith, K. R., et al., Section 11.4: Direct Impacts of Climate and Weather on Health, en: Chapter 11: Human health: impacts, adaptation, and co-benefits (en inglés) (archivado el original el 8 de julio de 2014), pp. 10-13, en IPCC AR5 WG2 A, 2014
  145. Smith, K. R., et al., Section 11.6.1. Nutrition, en: Chapter 11: Human health: impacts, adaptation, and co-benefits (en inglés) (archivado desde el original el 8 de julio de 2014), pp. 10-13, en IPCC AR5 WG2 A, 2014
  146. http://online.wsj.com/article/SB10001424052748704658704576274470237832478.html?mod=googlenews_wsj
  147. Hidden statistics: environmental refugees
  148. Hidden statistics: environmental refugees Archived version
  149. [2]
  150. Informe de Survival International sobre los impactos en los pueblos indígenas
  151. IPCC AR4 SYR, 2007. 3.3.3 Especially affected systems, sectors and regions. Synthesis report (en inglés). 
  152. Mimura, N., et al. (2007). Parry, M. L., et al. (eds.), ed. Chapter 16: Small Islands. Climate change 2007: impacts, adaptation and vulnerability: contribution of Working Group II to the fourth assessment report of the Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC) (en inglés). Cambridge University Press (CUP): Cambridge, Reino Unido: Print version: CUP. This version: IPCC website. ISBN 0521880106. Consultado el 15 de septiembre de 2011. 
  153. «Climate change and the risk of statelessness» (PDF) (en inglés). mayo de 2011. Consultado el 13 de abril de 2012. 
  154. Richards, Michael. «Poverty Reduction, Equity and Climate Change: Global Governance Synergies or Contradictions?» (PDF). Overseas Development Institute. Consultado el 1 de diciembre de 2007. 
  155. «North Slope permafrost thawing sooner than expected» (en inglés). University of Alaska Fairbanks. 2015. 
  156. "National Security and the Threat of Climate Change". Military Advisory Board, 15 de abril 2007.
  157. Reuters. U.N. Council Hits Impasse Over Debate on Warming. The New York Times, 17 de abril 2007, visto 29 de mayo 2007.
  158. Will global warming threaten national security?. Salon, 9 de abril 2007, visto 29 de mayo 2007.
  159. Kurt M. Campbell, Jay Gulledge, J.R. McNeill, John Podesta, Peter Ogden, Leon Fuerth, R. James Woolsey, Alexander T.J. Lennon, Julianne Smith, Richard Weitz, Derek Mix (octubre de 2007). «The Age of Consequences: The Foreign Policy and National Security Implications of Global Climate Change» (PDF). Consultado el 8 de diciembre de 2017. 
  160. Guerras climáticas.... Katz Editores, ISBN 978-987-1566-50-1, Argentina - ISBN 978-84-92946-27-3 España, pag. 112
  161. Guerra del clima: Atención a los experimentos militares de EE.UU., Michel Chossudovsky, Global Research, December 20, 2007
  162. Climate Change: What Happens If The World Warms Up By 5°C? (en inglés), consultado el 3 de diciembre de 2019 
  163. "Scientific Consensus: Earth's Climate is Warming". Climate Change: Vital Signs of the Planet. Retrieved 2019-12-10.
  164. Horgan, John. «Climate Change: Facts Versus Opinions». Scientific American Blog Network (en inglés). Consultado el 10 de diciembre de 2019. 

Bibliografía complementaria[editar]

Enlaces externos[editar]