Efectos potenciales del calentamiento global

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

A controversia política; y los detalles, un tema de cierta incertidumbre científica. Un resumen de los posibles efectos se puede encontrar en el informe del IPCC Working Group Los cambios pronosticados tendrían el potencial de derivar en cambios de gran escala, y probablemente irreversibles, en el clima; resultando en un impacto de alcance global.El deshielo es uno de los efectos de mayor importancia que afecta e influye ahora, sin agregar el efecto de los gases invernaderos que es otro tema de importancia que afecta a nivel mundial.

Algunos ejemplos del calentamiento global:

Los efectos del calentamiento global no serían uniformemente negativos. Los cambios podrían ser beneficiosos para algunas regiones e igualmente negativos para la vida cotidiana

Acidificación del océano[editar]

La acidificación del océano es el nombre dado al descenso en el grado de pH de los océanos de la tierra, causado por la toma de dióxido de carbono

Cambio en el pH de la superficie marina causado por el CO2 antropogénico entre los años 1700s y los 1990s

El océano absorbe gran parte del CO2 producido por los seres vivos en forma de gas, pero también una gran cantidad del producido a causa de la combustión de combustibles fósiles y a la creación de cemento, por ejemplo. Los océanos absorben actualmente una tonelada de CO2 por persona al año, además, se estima que el océano ha absorbido la mitad de todo el CO2 producido por acciones humanas desde el año 1800.

El CO2 disuelto en agua de mar, incrementa la concentración de iones hidrógeno y esto hace que descienda el pH del océano. Un pequeño cambio en el pH del agua puede suponer en muchos casos catástrofes medioambientales graves como la destrucción de arrecifes de coral, especialmente susceptible a cambios en la acidez del agua de mar. Se estima que entre 1751 y 1994 el pH de la superficie del océano ha descendido desde aproximadamente 8.179 a 8.104 (-0.075) ).[1] [2] y se prevé que a medida que el océano absorba mas CO2 para 2100 se produzca un descenso de más de 0.3-0.5.[1] [3]

=== Parada de la circulación meco. Es muy importante por su participación en el flujo neto de calor desde las regiones tropicales hacia las polares, sin la que no se comprendería el clima terrestre.[4]

Circulacion termohalina.jpg

Esta corriente puede describirse como un flujo de agua superficial que se calienta en el Pacífico y el Indico hasta Atlántico, en cuyas latitudes tropicales sigue recibiendo calor, para finalmente hundirse en el Atlántico Norte, retornando en niveles más profundos.

Se especula que el calentamiento del planeta podría producir una parada o retardo en la circulación de estas corrientes marinas, provocando un enfriamiento o un menor calentamiento en el Atlántico Norte. Esto afectaría particularmente a áreas como Escandinavia y Gran Bretaña que son calentadas por esta corriente que avanza hacia el Atlántico Norte.

Las opiniones sobre este acontecimiento en las corrientes marinas a corto plazo son confusas; hay una cierta evidencia de la estabilidad a corto plazo de la corriente del Golfo del Atlántico Norte y del posible debilitamiento de la corriente en dicha zona .Sin embargo, el grado de debilitamiento, y si será suficiente para parar las corrientes termohalinas está bajo discusión. Si se corta la corriente termohalina el ser humano estará en graves problemas, pues hace 250 millones de años una falla en esta corriente produjo la extinción de más del 90% de la vida.

Efectos económicos[editar]

Existen muchas estimaciones que han sido publicadas sobre los beneficios económicos netos y los costos del cambio climático en todo el mundo, como es el caso de Nicholas Stern, ex economista en jefe y Señor Vice-Presidente del Banco Mundial que advierte que el cambio climático podría afectar al crecimiento mundial que podría reducirse si no se toman medidas.[5] En su informe, Stern sugiere que el uno por ciento del PIB mundial debería invertirse con el fin de mitigar los efectos del cambio climático, y que el hecho de no hacerlo podría provocar una recesión de hasta el veinte por ciento del PIB mundial]].,[6] y que el cambio climático amenaza con provocar la mayor deficiencia de mercado jamás vista. El informe ha tenido importantes efectos políticos.

El Informe Stern ha sido criticado por algunos economistas, Stern dijo que no considera los gastos pasado 2200, que utilizó una incorrecta tasa de descuento en sus cálculos, y que detener o frenar significativamente el cambio climático requerirá profundas reducciones de emisiones en todo el mundo. Otros economistas han apoyado el enfoque de Stern, o sostuvo que las estimaciones de Stern son razonables, incluso si el método por el cual llegó a ellos está abierto a la crítica.

Seguros[editar]

Una industria muy directamente afectada por los riesgos es el sector de los seguros, el número de grandes desastres naturales se ha triplicado desde la década de 1960, y el aumento de las pérdidas aseguradas. Según un estudio, 35-40 % de las peores catástrofes han sido relacionados con el cambio climático. Durante las tres últimas décadas, la proporción de la población mundial afectada por desastres relacionados con el clima se ha duplicado en la tendencia lineal, pasando de aproximadamente del 2% en 1975 a 4% en 2001. Unos informes de junio de 2004 por la Asociación de Aseguradoras Británicas declaró "El cambio climático no es una cuestión remota para las generaciones futuras". La Comisión tomó nota de que los riesgos meteorológicos para los hogares y los bienes aumento de 2-4% por año debido a los cambios de clima, y que las reclamaciones en daños por tormentas e inundaciones en el Reino Unido se ha duplicado, a más de 6 millones de libras esterlinas durante el período 1998-2003, en comparación con los cinco años anteriores. Los resultados son el aumento de las primas de seguros, y el riesgo de que en algunas zonas de inundación el seguro se convertirá en inasequible para algunos. Instituciones financieras, incluido el mundo de las dos mayores compañías de seguros, Munich Re y Swiss Re, advirtió en un estudio de 2002 que "la creciente frecuencia de eventos climáticos graves, junto con las tendencias sociales" podría costar casi 150 millones de dólares en los EE.UU. cada año durante la próxima década.

Transporte[editar]

En cuanto al transporte buena parte de las infraestructuras actuales se verán dañadas por efecto del cambio del clima (aumento de la temperatura, lluvias torrenciales, etc.), lo que provocara mayores inversiones para su reparación y renovación tanto en carreteras, aeropuertos (pistas de aterrizaje), vías férreas y oleoductos.

Agricultura[editar]

Una plantación de maíz en Liechtenstein

El cambio climático y la agricultura son procesos interrelacionados que tienen lugar a escala mundial. El calentamiento global está enfocado a tener un impacto significativo sobre las condiciones que afectan a la agricultura, y también por supuesto a la temperatura y precipitaciones. Estas condiciones son las que determinan la capacidad de la biosfera para producir suficientes alimentos para la población humana y para los animales domésticos. Así por ejemplo, el aumento de los niveles de dióxido de carbono también tendría efectos tanto beneficiosos como perjudiciales sobre el rendimiento de los cultivos.

Impacto de la agricultura en el calentamiento global[editar]

Cerca de un tercio del calentamiento de la atmósfera y el cambio climático obedece a la agricultura. En general se reconoce que gran parte del principal gas que produce el efecto invernadero, el dióxido de carbono, procede de la agricultura, sobre todo de la deforestación y la quema de biomasa. Los rumiantes domésticos, los incendios forestales, el cultivo de arroz en los humedales y los productos de desecho producen la mayor parte del metano que hay en la atmósfera, a la vez que la labranza convencional y la utilización de fertilizantes generan un alto porcentaje de los óxidos nitrosos.[7] En conjunto, estos procesos agrícolas comprenden el 54% de las emisiones de metano, aproximadamente el 80% de las emisiones de óxido nitroso, y prácticamente todas las emisiones de dióxido de carbono vinculadas a la utilización de la tierra. Según el IPCC (Intergovernmental Panel on Climate Change), la agricultura se encuentra entre las 3 causas principales del aumento del efecto invernadero observado en los últimos 2 años.

Impacto del calentamiento global en la agricultura y en la ganadería[editar]

La temperatura media de la superficie de la tierra ha aumentado en 1 grado F en el último siglo. En Islandia este aumento de temperaturas han hecho posible una siembra generalizada de cebada, cosa que era impensable hace 20 años. Una parte de este calentamiento se debe a un efecto local (posiblemente temporal) procedente de las corrientes oceánicas del Caribe, las cuales también afectan a muchas poblaciones de peces.[8] Si bien se podían sentir beneficios locales de este calentamiento global en algunas regiones (tales como Siberia), las evidencias más recientes dicen que el rendimiento global de los cultivos y cosechas serán afectados negativamente. “El crecimiento de las temperaturas atmosféricas, las grandes sequías, los efectos secundarios de ambos tales como los altos niveles de ozono a nivel de tierra, contribuirán a una substancial reducción del rendimiento de los cultivos de los alimentos básicos en la próximas décadas lo que podría ser insuficiente para hacer frente a un aumento de la población situado en torno a 2000 millones de personas más para el 2025 sino se realiza un cambio inmediato”.[9]

La región que probablemente haya sido la más afectada es África porque su situación geográfica hace que sea particularmente vulnerable y porque el 70% de la población dependen de la agricultura de secano para su subsistencia. El informe oficial de Tanzania sobre el cambio climático dice que las zonas que normalmente tienen dos temporadas de lluvia al año probablemente tengan algo más y aquellas zonas que están acostumbradas a tener una sola temporada de lluvias tendrán mucho menos. El resultado neto de esto significa que el cultivo del maíz – el cultivo básico del país – disminuirá un 33%.[10] Algunos estudios sostienen que el sur de África podría perder más del 30% de su cultivo principal, el maíz, en 2030. En el sur de Asia las pérdidas de productos básicos tales como el arroz, el mijo y el maíz podrían llegar al 10%. En 2001 la IPCC subrayó que los países más pobres serían los más duramente afectados con fuertes reducciones del rendimiento de los cultivos en muchas regiones tropicales y subtropicales debido a la dificultad de traer agua y a las nuevas plagas de insectos. En África y Latinoamérica muchos de los cultivos de secano están muy cerca de sus máximas temperaturas permitidas, lo que está produciendo que el rendimiento caiga bruscamente. Está previsto que durante el siglo 21 la productividad caiga por encima del 30%. También la industria del pescado se verá muy afectada en muchos lugares.

El cambio climático puede que sea una de las causas de conflicto de Darfur(Sudán). La combinación de décadas de sequía, desertificación y sobrepoblación son algunas de las causas del conflicto porque los árabes Baggara (árabes nómadas) llevaban sus ganados más al sur en busca de agua, a la tierra ocupada principalmente para la agricultura de los pueblos.[11]

“El histórico del cambio climático, según consta en el norte de Darfur es casi sin precedentes: la reducción de las lluvias ha convertido millones de hectáreas en tierras semidesiertas de pastoreo. El impacto del cambio climático se considera directamente relacionado con el conflicto de la región. La desertificación ha aumentando considerablemente la tensión por los medios de subsistencia de las sociedades de pastores, obligándolos a desplazarse al sur para encontrar pastos”.

En 2007, el aumento de los incentivos a los agricultores a cultivar productos no alimentarios de biocombustibles[12] junto con otros factores (como el aumento de los costos de transporte, el cambio climático, el aumento de la demanda de los consumidores en China y la India, y el crecimiento de la población) ha causado la escasez de alimentos en Asia, el Oriente Medio, África, y México, así como el aumento de los precios de los alimentos en todo el mundo. En diciembre de 2007, 37 países se enfrentan a crisis de alimentos, y 20 habían impuesto algún tipo de control de precios a los alimentos (véase: crisis alimentaria).

Otro punto importante a considerar es que las malas hierbas también realizan el mismo ciclo que los cultivos y por tanto también se beneficiarían de la fertilización de carbono. Dado que la mayoría de las malezas son plantas C3(Se llaman así porque en las de tipo C3 el primer compuesto orgánico fabricado en la fotosíntesis tiene 3 átomos de carbono y en el tipo C4 tiene 4), están compitiendo contra los cultivos C4 tales como el tomate. Sin embargo, algunos resultados hacen posible pensar que los herbicidas pueden ganar en eficacia con el aumento de la temperatura. El calentamiento global podría causar un aumento en las precipitaciones en algunas zonas, lo que llevaría a un aumento de la humedad atmosférica y la duración de las estaciones húmedas. Combinado esto con las altas temperaturas, podría favorecer el desarrollo de enfermedades fungosas. El estado Barinas (Venezuela) está sufriendo este efecto, sobre todo en el cultivo de la Yuca. También el aumento de temperatura y de la humedad está favoreciendo el incremento de las plagas de insectos.

Defensa de inundaciones[editar]

En este mapa, las zonas mostradas en púrpura son aquellas zonas vulnerables a la subida del nivel del mar

Por razones históricas que tienen que ver con el comercio, muchas de las grandes y más prósperas ciudades del mundo están en la costa, y el costo de la construcción de mejores defensas costeras (debido a la subida del nivel del mar) es probable que sea considerable. Algunos países se verán más afectados que otros, los países de baja altitud como Bangladesh y los Países Bajos sería más afectadas por cualquier aumento del nivel del mar, en términos de las inundaciones o el costo de la prevención de ellos. Sin embargo, en 180 de 192 países de todo el mundo litoral, la protección de la costa tendrá un costo inferior al 0,1% del producto interno bruto del país.

En los países en desarrollo, los más pobres suelen vivir en las llanuras de inundación, porque es el único espacio disponible, o tierras agrícolas fértiles. Estos asentamientos suelen carecer de infraestructura tales como diques y sistemas de alerta temprana. Las comunidades más pobres también tienden a carecer de los seguros, de ahorros o de acceso al crédito necesario para recuperarse de los desastres.

Paso del Noroeste[editar]

Espesores de hielo en el artico (1950-2050)

La fusión de hielo ártico puede abrir el pasaje del Noroeste, en verano, lo que reduciría 5.000 millas náuticas (9,000 km) de las rutas marítimas entre Europa y Asia. Esto sería de particular beneficio para los supertanqueros que son demasiado grandes para pasar a través del Canal de Panamá y en la actualidad tienen que ir alrededor de la punta de América del Sur. Según el Servicio canadiense de hielo, la cantidad de hielo en el este de Canadá el Archipiélago Ártico disminuyó un 15% entre 1969 y 2004. En septiembre de 2007, el casquete glaciar del Ártico se retiró lo suficiente para el pasaje del Noroeste para convertirse en navegable para la navegación por primera vez en la historia. En agosto de 2008, la fusión de los hielos marinos al mismo tiempo abierto el pasaje del Noroeste y la Ruta del Mar del Norte, por lo que es posible navegar todo el hielo del Ártico. Los científicos estiman que esto no ha sucedido en 125.000 años. El pasaje del Noroeste se abrió el 25 de agosto de 2008, y el resto de la lengua de hielo bloqueando la Ruta del Mar del Norte se disolvió pocos días después. Debido a la contracción del Ártico, el Beluga grupo de Bremen, Alemania, anunció planes para enviar el primer barco a través de la Ruta del Mar del Norte.

Salud[editar]

Efectos directos del aumento de las temperaturas[editar]

La Tierra vista desde el Apolo 17.

Efectos sociales[editar]

Migraciones[editar]

En la década de 1990 una serie de estimaciones colocaban el número de refugiados ambientales en alrededor de 25 millones. (Los refugiados ambientales no están incluidos en la definición oficial de los refugiados, que sólo incluye a los migrantes que huyen de la persecución.) El Grupo Inter-gubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), que asesora a los gobiernos del mundo bajo los auspicios de las Naciones Unidas, estima que existirán 150 millones de refugiados en el año 2050, debido principalmente a los efectos de las inundaciones costeras, la erosión costera y los trastornos agrícolas (150 millones significa el 1,5% de la población mundial estimada para el año 2050 (unos 10 mil millones).[13] [14]

Desarrollo[editar]

Seguridad[editar]

La Military Advisory Board, un comité de generales y almirantes americanos, expuso un informe titulado "National Security and the Threat of Climate Change." ( Seguridad nacional y la amenaza del cambio climático). El informe predice que el calentamiento global tendrá implicaciones generales en el ámbito de la seguridad.[15] La secretaria de asuntos exteriores de Gran Bretaña, Margaret Beckett expuso que “ Un clima inestable exacerbará varios de los temas actuales de conflicto, como los fenómenos migratorios y la competencia por los recursos.[16] Varias semanas antes de esto, el senador de los Estados Unidos Chuck Hagel (R-NB) y Richard Durbin (D-IL) presentaron un proyecto al Congreso de los EEUU que requería la colaboración de las agencias federales de inteligencia para evaluar los desafíos que supone el cambio climático.[17] En noviembre de 2007 dos grupos de presión de Washington, el ya consagrado Center for Strategic and International Studies ( Centro para los estudios estratégicos e internacionales) y el recientemente establecido Center for a New American Security (Centro para una nueva seguridad americana), publicaron un informe analizando las implicaciones en la seguridad mundial de tres escenarios del calentamiento global. El informe considera tres escenarios diferentes, dos con una perspectiva aproximada de 30 años, y una del período posterior a 2100. He aquí sus conclusiones generales resumidas:[18]

  • “Hay una falta de datos rigurosamente analizados o de modelos fiables para determinar con certeza el rumbo del aumento de temperatura y el ascenso del nivel de los mares asociados al cambio climático en las décadas venideras.”
  • ”Muchas predicciones científicas en el ámbito global del cambio climático en las últimas dos décadas, han infravalorado la situación actual.”
  • “La tendencia actual debería mantenerse al examinar predicciones contemporáneas de los parámetros climáticos del futuro.
  • “Algunos países pueden obtener beneficios del cambio climático a corto plazo, pero de ninguna manera pueden considerarse afortunados. Mientras las estaciones de cosecha pueden aumentar en algunos lugares, y el deshielo de los polos puede abrir nuevas rutas comerciales por mar en otras, las consecuencias negativas como el colapso de los sistemas oceánicos con el consiguiente perjuicio para la vida marina y la pesca, podrían fácilmente contrarrestar cualquier ventaja local o nacional."
  • "Quizás el problema más preocupante asociado con el aumento de las temperaturas y el nivel del mar sean a largo plazo las migraciones humanas que provocarán."
  • "Las zonas subdesarrolladas, al poseer menos recursos y menos capacidad para afrontar el cambio climático, probablemente serán las primeras en achacar los efectos del mismo."

Efectos abruptos e irreversibles[editar]

Los científicos consensúan en el IPCC Fourth Assessment Report en que "El calentamiento antropológico puede provocar cambios abruptos o irreversibles, en función de la magnitud del calentamiento global."

Informe de síntesis[editar]

Efectos del calentamiento global[editar]

Según el informe en la última década (1995-2006), se encuentran los años más calurosos desde la existencia de toma de datos de las temperaturas en 1850. La medida mundial de aumento de los niveles del mar desde 1961 es de 1,3 milímetros al año y desde 1993 de 3,1 milímetros. Según los datos obtenidos por satélite la extensión de hielo del Ártico se reduce en un 2,7% por década siendo estos valores del 7,2% por década en verano. Los glaciares y capas de nieve perpetuas también están disminuyendo en ambos hemisferios. Es probable también que en los últimos 50 años el número de noches frías y las heladas hayan disminuido y en cambio las más cálidas hayan aumentado.

Hasta el momento, se ha comprobado que el dióxido de carbono (CO2), introducido por el humano desde el comienzo de la era industrial, es el más importante de los gases de efecto invernadero. Sus emisiones anuales crecieron en un 80% entre 1970 y 2004.

Otro de los efectos es la reducción de las precipitaciones lo que provocaría un mayor estrés hídrico en distintas zonas de África, Europa y Asia pudiendo ser estas reducciones de precipitaciones de un 50% lo que provocaría largos periodos de sequía. Esta escasez de lluvias tendría también efecto directo en los cultivos de secano provocando una reducción de producción de los mismos.

Estos aumentos de temperatura y la reducción de las cantidades de lluvia provocarán la desaparición de gran parte de los bosque de América latina y el deshielo de los glaciares causará la reducción considerable de las reservas de agua tanto para el consumo humano como para el riego de los cultivos o el aprovechamiento de las aguas en la generación de energía eléctrica.

En abril de 2014, un estudio realizado por investigadores de la NASA y la Universidad de California han encontrado una sección de la Antártida Occidental en rápido deshielo, donde los glaciares en esta área acaban derritiéndose en el mar, liberando casi la misma cantidad de hielo en el océano anualmente que toda la capa de hielo de Groenlandia. Estos glaciares contienen suficiente hielo para elevar el nivel global del mar en 1.2 metros y se están derritiendo más rápido de lo que la mayoría de los científicos esperaban. Debido a tres grandes líneas de evidencia que apuntan a la eventual desaparición de los glaciares: los cambios en las velocidades de flujo, la cantidad de cada glaciar que flota en el agua de mar, la pendiente del terreno que está fluyendo y su profundidad bajo el nivel del mar. A medida que los glaciares retroceden se provoca un aumento en la cantidad de calor del océano debajo de las secciones flotantes de los glaciares, esto hace que la fusión sea aún más rápida, por lo que el deshielo aumenta con velocidad. [19]

El Panel Intergubernamental de la ONU sobre el Cambio Climático (IPCC) en febrero 2014 admite que el calentamiento global ha causado un aumento medio de 20 centímetros del nivel del mar durante el último siglo, lo que podría provocar temporales más fuertes: el aire más cálido, más humedad y por consecuencia, más precipitaciones. El calentamiento global, dará lugar muy probablemente a ciclones más intensos a nivel del promedio global de la Tierra. Según los modelos de previsión, a lo largo de este siglo en el porcentaje de ciclones más intensos se incrementará entre un 2 y 11% a nivel global. Aunque serán más fuertes, también se darán en menor cantidad. Es decir, su virulencia de los tifones y ciclones podría aumentar pero serían menos frecuentes. Uno de los efectos más perniciosos del calentamiento global es el incremento de fenómenos extremos, como olas de calor, sequías y precipitaciones muy intensas.[20]

Efectos abruptos[editar]

La pérdida parcial de la capa de hielo en los polos puede influir en el aumento de los niveles del mar, un mayor cambio en la línea de costa e inundación de líneas bajas de costa, además provocaría efectos en deltas de los ríos y en las islas de poca altura. Estos cambios se cree que pase en una escala de tiempos de miles de años pero la subida de nivel de los mares no se excluye que pueda pasar en una escala de tiempos más corto de unos cientos de años.[21] .

Véase[editar]

Bibliografía complementaria[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Orr, James C.; Fabry, Victoria J.; Aumont, Olivier; Bopp, Laurent; Doney, Scott C.; Feely, Richard A. et al. (2005). «Anthropogenic ocean acidification over the twenty-first century and its impact on calcifying organisms». Nature 437 (7059): 681–686. doi:10.1038/nature04095. ISSN 0028-0836. Archivado desde el original el 26 de noviembre de 2015. 
  2. Key, R.M.; Kozyr, A.; Sabine, C.L.; Lee, K.; Wanninkhof, R.; Bullister, J.; Feely, R.A.; Millero, F.; Mordy, C. and Peng, T.-H. (2004). «A global ocean carbon climatology: Results from GLODAP». Global Biogeochemical Cycles 18: GB4031. doi:10.1029/2004GB002247. ISSN 0886-6236. 
  3. Raven, J. A. et al. (2005). Ocean acidification due to increasing atmospheric carbon dioxide. Royal Society, London, UK.
  4. El calor y la sal mueven los océanos
  5. Robert Peston (29 de octubre de 2006). «Report's stark warning on climate». BBC News. Consultado el 22 de enero de 2008. 
  6. «At-a-glance: The Stern Review». BBC News. 30 de octubre de 2006. Consultado el 22 de enero de 2008. 
  7. «Agricultura y cambio cllimático». 2001. 
  8. Paul Brown (30 de junio de 2005). «Frozen assets». The Guardian. Consultado el 22 de enero de 2008. 
  9. The Independent, 27 de abril 2005, "Climate change poses threat to food supply, scientists say" - report on this event
  10. John Vidal (30 de junio de 2005). «In the land where life is on hold». The Guardian. Consultado el 22 de enero de 2008. 
  11. Nina Brenjo (30 de julio de 2007). «Looking to water to find peace in Darfur». Reuters AlertNet. Consultado el 22 de enero de 2008. 
  12. 2008: The year of global food crisis
  13. Hidden statistics: environmental refugees
  14. Hidden statistics: environmental refugees Archived version
  15. "National Security and the Threat of Climate Change". Military Advisory Board, 15 de abril 2007.
  16. Reuters. U.N. Council Hits Impasse Over Debate on Warming. The New York Times, 17 de abril 2007, visto 29 de mayo 2007.
  17. Will global warming threaten national security?. Salon, 9 de abril 2007, visto 29 de mayo 2007.
  18. Kurt M. Campbell, Jay Gulledge, J.R. McNeill, John Podesta, Peter Ogden, Leon Fuerth, R. James Woolsey, Alexander T.J. Lennon, Julianne Smith, Richard Weitz, Derek Mix (octubre de 2007). «The Age of Consequences: The Foreign Policy and National Security Implications of Global Climate Change» (PDF). Archivado desde el original el 26 de noviembre de 2015. Consultado el 6 de noviembre de 2007. 
  19. [1], [Consulta: 23 de mayo de 2014].
  20. [2], [Consulta: 22 de mayo de 2014].
  21. Intergovernmental Panel on Climate Change, Fourth Assessment Report, Working Group II Report "Impacts, Adaptation and Vulnerability". Chapter 6: Coastal Systems and Low Lying Areas. http://www.ipcc.ch/pdf/assessment-report/ar4/wg2/ar4-wg2-chapter6.pdf

Enlaces externos[editar]