Seguridad alimentaria

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Sobre la seguridad alimentaria entendida como inocuidad de los alimentos, véase Higiene de los alimentos

La seguridad alimentaria hace referencia a la disponibilidad suficiente y estable de alimentos, su acceso oportuno y su aprovechamiento biológico, de manera estable a través del tiempo. Hay seguridad alimentaria cuando todas las personas tienen en todo momento acceso físico y económico a suficientes alimentos inocuos y nutritivos para satisfacer sus necesidades alimenticias y sus preferencias en cuanto a los alimentos para alcanzar una vida sana y activa.[1]​ La seguridad alimentaria es una parte integral del derecho a la alimentación.[2]​ La seguridad alimentaria además es una parte integral de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en particular del Objetivo Hambre Cero.[3]

Las fases de la seguridad alimentaria van desde la situación de seguridad alimentaria hasta la de hambruna a gran escala. "El hambre y la hambruna están ambas enraizadas en la inseguridad alimentaria. La inseguridad alimentaria puede categorizarse como crónica o transitoria. La inseguridad alimentaria crónica conlleva un elevado grado de vulnerabilidad al hambre y a la hambruna, por lo que para asegurar la seguridad alimentaria es necesario eliminar esa vulnerabilidad. El hambre crónica no es hambruna. Es similar a la malnutrición y está relacionada con la pobreza que existe principalmente en los países pobres."[4]

Definición[editar]

El término "seguridad alimentaria" adquirió relevancia a partir de la Cumbre Mundial de Alimentación de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).[5][6]​ En sus inicios, el término se concentró en la producción y disponibilidad de alimentos a nivel nacional. A partir de las hambrunas ocurridas en África en la década de los '80, en un contexto de mucha disponibilidad de alimentos, y el trabajo de investigación de Amartya Sen, quedó demostrado que no alcanzaba con concentrarse en la producción y disponibilidad de alimentos sino también en el acceso a ellos.[5]​ En la década de los '90, se reafirmó el carácter de la seguridad alimentaria como un derecho humano.[7]​ Esta definición incluía la capacidad de asegurar que el sistema alimentario provea a toda la población del aprovisionamiento alimentario y nutricionalmente adecuado a largo plazo.[7]

Actualmente, la FAO provee la siguiente definición:[1][8]

La seguridad alimentaria existe cuando todas las personas tienen acceso en todo momento (ya sea físico, social, y económico) a alimentos suficientes, seguros y nutritivos para cubrir sus necesidades nutricionales y las preferencias culturales para una vida sana y activa.
FAO, Cumbre Mundial de la Alimentación (1996)

Esta definición cuenta con cuatro dimensiones:

  • Disponibilidad física de los alimentos: esto comprende la producción de alimentos y la disponibilidad en el mercado nacional e internacional de alimentos.
  • Acceso económico y físico a los alimentos: esta dimensión se refiere a la capacidad de los hogares de poder comprar y acceder a los alimentos que necesitan. Todos los miembros del hogar (incluidos mujeres y niños) tienen que poder acceder a los alimentos que necesitan.
  • Utilización de los alimentos: la utilización de los alimentos hace referencia a la capacidad de los alimentos de cubrir las necesidades nutricionales de los individuos.
  • Estabilidad en el tiempo: las tres dimensiones anteriores deben mantenerse en el tiempo y no verse afectadas por otras condiciones, por ejemplo, cambios en el clima, aumento del precio de los alimentos o desempleo.[8]

Diferencias con el término soberanía alimentaria[editar]

Mientras que la seguridad alimentaria se refiere a garantizar el aprovisionamiento de alimentos, la soberanía alimentaria se entiende como la facultad de cada pueblo para definir sus propias políticas agrarias y alimentarias de acuerdo a objetivos de desarrollo sostenible y seguridad alimentaria.

Clasificación Integrada de las Fases de la Seguridad Alimentaria[editar]

Fase Descripción general
Seguridad Alimentaria General Acceso a los alimentos generalmente adecuado y estable, con riesgo moderado a bajo de descender a la Fase 3, 4 o 5.
Seguridad Alimentaria Límite Acceso a los alimentos mínimamente adecuado con alto riesgo recurrente (como resultado de probables eventos de peligro y vulnerabilidad elevada) de descender a la Fase 3, 4 o 5.
Crisis Aguda de Alimentos y Medios de Subsistencia Falta crítica y acentuada de acceso a los alimentos, niveles de malnutrición elevados y sobre lo normal y agotamiento acelerado de los activos que conforman los medios de subsistencia. De prolongarse en el tiempo, esta situación hará descender a la población a la Fase 4 o 5 y/o podrá redundar en pobreza crónica.
Emergencia Humanitaria Grave falta de acceso a los alimentos con exceso de mortalidad, malnutrición muy elevada y en aumento y despojo irreversible de los activos que conforman los medios de subsistencia.

Hambruna/Catástrofe Humanitaria

Conmoción social extrema con total falta de acceso a los alimentos y/u otras necesidades básicas en que la población es víctima de hambruna generalizada, muerte y desplazamiento.

Importancia[editar]

  1. La producción de alimentos es de interés nacional y fundamental para el desarrollo socioeconómico de las naciones.
  2. La mayoría de las constituciones nacionales lo consagran como un principio de la tercera generación.
  3. Garantiza la disponibilidad de productos agrícolas para las naciones.
  4. Resguarda a la población del hambre como resultado de sub aprovechamiento del potencial agro productivo y sirve para impulsar al sector agrícola, tanto vegetal como animal. Para suplir las necesidades de una población en crecimiento y de un estado donde la producción nacional se encuentra disminuida y no se llenan los requerimientos, teniendo que recurrir a la importación y dependencia foránea.
  5. Compromete al estado en el deber de promover la producción agrícola interna.

Rol de la propiedad privada[editar]

  1. Productividad: se determina tomando en cuenta el producto físico obtenido por un factor de producción. Se debe determinar el rendimiento real y el rendimiento idóneo. Algunos reglamentos técnicos señalan que las tierras que no alcancen el 80% del rendimiento idóneo se incluyen dentro de las tierras ociosas.
  2. Cumplimiento de los planes de seguridad alimentaria: el propietario o productor deberá ajustar su explotación a lo indicado por el ejecutivo nacional, en los planes de seguridad alimentaria y de lo establecido en la ley de tierras, según el tipo de tierra.
  3. Explotación directa y personal por parte del propietario y de sus herederos: no se permite la explotación indirecta de las tierras adjudicadas por los organismos nacionales ni la venta de las mismas a terceras personas.
  4. Inscripción de los en el registro agrario y en diferentes órganos reguladores.
  5. Cumplimiento de las normas que garantizan la vigencia efectiva de los derechos de protección ambiental de presentes y futuras generaciones.

Causas de la inseguridad alimentaria[editar]

Existen diferentes causas que pueden ser, de modo conjunto o separado, causa de una situación de inseguridad alimentaria.

Escasez de agua[editar]

Instalación para el almacenamiento de grano en Australia.

Los déficit de agua, que ya han comenzado a provocar el aumento de las importaciones de grano por parte de numerosos países pequeños,[9]​ podría tener el mismo efecto en países grandes, como China o India.[10]​ Los niveles freáticos han caído en numerosos países de modo significativo en diferentes países (como en el norte de China, EE. UU. o India) como consecuencia de la sobre explotación generalizada de los acuíferos utilizando bombas mecánicas. Este tipo de prácticas podría llevar, en estos y en otros países, a problemas de escasez del agua y a disminuciones de la producción agrícola. La mayor parte de las 3.000 millones de personas que se espera nazcan hasta 2050 nacerán en países que actualmente ya están experimentando déficits de agua. Tras China e India, existe todo un segundo grupo de países más pequeños con importantes déficits de agua, como Afganistán, Argelia, Egipto, Irán, México y Pakistán.

Degradación de los suelos[editar]

La agricultura intensiva lleva con frecuencia a un círculo vicioso de agotamiento de la fertilidad de los suelos y la caída de los rendimientos agrícolas.[11]​ Se estima que aproximadamente el 40% de la tierra agrícola del mundo está seriamente degradada.[12]​ En África, si las tendencias de degradación de la tierra continúan, el continente será capaz de alimentar tan solo al 25% de su población hacia 2025, de acuerdo al Instituto para los Recursos Naturales de África, parte de la Universidad de Naciones Unidas.[13]

Contaminación atmosférica[editar]

La contaminación atmosférica puede reducir la producción y calidad de los alimentos. La contaminación por ozono, potenciada por las emisiones de gases de efecto invernadero desde fábricas, automóviles y otras fuentes, es otro de los factores capaces de reducir la producción de alimentos básicos en agricultura.[14]

Cambio climático[editar]

Explosión demográfica[editar]

Problemas de gobernanza[editar]

Desigualdad de género[editar]

El género y seguridad alimentaria se refiere a las causas y consecuencias de la inseguridad alimentaria generadas por los prejuicios socioculturales relacionados al género. La desigualdad de género provoca inseguridad alimentaria y la inseguridad alimentaria, a su vez, refuerza la desigualdad de género.

Según estimaciones de 2009, las mujeres y las niñas representaban el 60% de las personas que padecen hambre crónica en el mundo.[15]

La Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer garantiza la igualdad de derechos de las mujeres, incluyendo el derecho a la alimentación.[16]

Las mujeres se enfrentan a la discriminación en los espacios públicos como el trabajo y la escuela, pero también en el hogar, donde su poder de negociación es menor, lo que afecta su seguridad alimentaria. La igualdad de género es fundamental para acabar con la malnutrición y el hambre.[17]​ Las mujeres tienden a ser responsables de la preparación de alimentos y el cuidado de los niños dentro de la familia y es más probable que gasten sus ingresos en alimentos y en las necesidades de sus hijos.[18]​ Los aspectos de género de la seguridad alimentaria son visibles a lo largo de los cuatro pilares de la seguridad alimentaria: disponibilidad, acceso, utilización y estabilidad, según lo define la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.[19]

Efectos de la inseguridad alimentaria[editar]

Muchos países experimentan escasez de alimento permanente y problemas en su distribución. Esto tiene como resultado el hambre crónica y en ocasiones generalizada entre números significativos de personas. La respuesta del ser humano al hambre y a la malnutrición es la disminución del tamaño corporal, lo que se conoce en términos médicos como raquitismo o retraso en el crecimiento. Este proceso comienza in utero si la madre está malnutrida y continúa aproximadamente hasta el tercer año de vida. Conduce a un aumento de la mortalidad infantil, pero a tasas mucho menores que durante una hambruna. Una vez que el retraso en el crecimiento se produce, la mejora de la ingesta nutricional en un momento vital posterior no revierte el daño. El raquitismo en sí mismo considerado se toma como un mecanismo de afrontamiento o respuesta, en la medida que está diseñado para ajustar el cuerpo a un tamaño en línea con las calorías disponibles durante la edad adulta en el hábitat donde el niño ha nacido. La limitación del tamaño corporal como una forma de adapatarlo a bajos niveles de energía (o calorías) afecta adversamente a la salud por tres vías:

  • El fallo prematuro de órganos vitales que tiene lugar durante la vida adulta.
  • Los individuos que han sufrido un retraso en el crecimiento sufren de probabilidades de enfermar más altas que aquellos que no lo han sufrido.
  • La malnutrición severa durante la infancia temprana suele conducir a defectos en el desarrollo cognitivo.

Feminización del hambre[editar]

Niños y una enfermera en un orfanato nigeriano hacia finales de los años 1960. Los niños muestra síntomas de reducida ingesta calórica y proteica.

Feminización del hambre es un concepto que se refiere a una mayor presencia de mujeres que de varones que padecen hambre en el mundo.[20]

[5][21][22]​La feminización del hambre está directamente relacionada con la feminización de la pobreza por la desproporcionada cantidad de mujeres pobres comparada con varones pobres.[23][5]​ La feminización del hambre es un concepto utilizado en las conferencias de las Naciones Unidas y por las organizaciones cooperantes del desarrollo y de ayuda humanitaria a nivel internacional desde hace muchos años.[24]​ El 70% de los afectados por hambre a nivel mundial son mujeres.[25]​ A pesar de que las mujeres producen el 70% de la alimentación familiar en los países en vías de desarrollo y el 50% a nivel mundial, [26]​ un 70% de las personas que sufren hambre en el mundo son mujeres.[27]​ El hambre es consecuencia de los mecanismos de desigualdad en la distribución de los alimentos y las niñas y mujeres son las principales afectadas.[28][22]

Estrategias de mitigación[editar]

Los enfoques basados en dinero en efectivo se han convertido en una estrategia cada vez más común para brindar asistencia humanitaria. Una revisión sistemática examinó la eficacia, eficiencia e implementación de estos enfoques en entornos de emergencia humanitaria. Dicha revisión resumió la evidencia de cinco evaluaciones de impacto, 10 estudios de eficiencia, y 108 estudios de barreras y ventajas en la implementación de asistencia humanitaria basada en transferencias de efectivo.

Los resultados de la revisión indican que las transferencias monetarias no condicionadas y los cupones alimenticios pueden mejorar la seguridad alimentaria de los hogares afectados por conflictos, inseguridad alimentaria y sequía. Asimismo, las transferencias monetarias conducen a mayores mejoras en la diversidad y calidad de la dieta que las transferencias de alimentos, aunque estas últimas tienen más éxito en aumentar la ingesta calórica per cápita. Por último, las transferencias monetarias tienen un menor costo por beneficiario que los cupones, los que a su vez tienen un menor costo por beneficiario que la distribución de alimentos en especie.[29]

La mayoría de las personas en situación de pobreza alrededor del mundo dependen de la agricultura. Por ello, la seguridad alimentaria y la agricultura están siendo promovidas por gobiernos y organismos de desarrollo como una estrategia para favorecer a las personas en situación de pobreza y estimular el crecimiento económico. Estas intervenciones agrícolas incluyen tecnología, habilidades y el entorno regulatorio. Se ha planteado analizar el impacto de varias de estas intervenciones como, por ejemplo, la titulación de tierras, la capacitación y tecnología, las escuelas de campo para agricultores, el pago por servicios ambientales y la gestión forestal descentralizada.

Un análisis de cinco revisiones sistemáticas concluyó, entre varios resultados, que las reformas de titulación de tierras tienen efectos positivos sobre la productividad agrícola y en los ingresos de aquellos beneficiados. Asimismo, las innovaciones tecnológicas impactan positivamente en la seguridad alimentaria familiar, mientras que las escuelas de campo para agricultores demostraron ser eficaces en aumentar la producción agrícola. A pesar de que también se obtuvieron otros resultados, todavía queda pendiente comprender por qué algunos programas son más eficaces que otros, por lo que es recomendable realizar más investigaciones que estudien la gama completa de impactos relevantes y evalúen resultados sociales más amplios.[30]

Muchas personas en situación de pobreza en África dependen de sus pequeñas granjas para subsistir. Ha surgido un gran interés en tratar de reducir la pobreza en la región mediante el apoyo a estos agricultores para que produzcan más y rentabilicen sus explotaciones. Estas intervenciones incluyen la capacitación de los agricultores y la introducción de nuevas técnicas y productos agrícolas, tales como nuevos tipos de cultivos o fertilizantes. Aunque los gobiernos y los donantes internacionales han invertido una cantidad considerable de dinero en estos enfoques, el efecto de tales intervenciones sobre la seguridad alimentaria y los resultados económicos es incierto.

Una revisión de 19 estudios realizados en África, concluyó que las intervenciones que proporcionan insumos biológicos o químicos, como fertilizantes o variedades de cultivos, a los pequeños agricultores, mejoran los ingresos de estos y la seguridad alimentaria. Particularmente, la introducción de la batata de pulpa anaranjada ha supuesto una mejora de su estado nutricional. Asimismo, las intervenciones que brindan capacitación a estos agricultores pueden aumentar sus ingresos, aunque existen pocos estudios que evalúen tales intervenciones. Estos efectos positivos sugieren que los pequeños agricultores en África desean y son aptos para participar en la capacitación y adoptar nuevos insumos agrícolas. [31]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b «Conceptos Básicos | Programa Especial para la Seguridad Alimentaria (PESA) Centroamérica | Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura». www.fao.org. Consultado el 30 de noviembre de 2020. 
  2. Comisión Presidencial Coordinadora de la Política del Ejecutivo en Materia de Derechos Humanos (COPREDEH). «Derecho humano a la alimentación y a la seguridad alimentaria». www.corteidh.or.cr. Consultado el 1 de diciembre de 2020. 
  3. «Hambre y seguridad alimentaria». Desarrollo Sostenible. Consultado el 1 de diciembre de 2020. 
  4. Melaku Ayalew–What is Food Security and Famine and Hunger?
  5. a b c d Staatz, John M.; D'Agostino, Victoire C.; Sundberg, Shelly (1990). «Measuring Food Security in Africa: Conceptual, Empirical, and Policy Issues». American Journal of Agricultural Economics (en inglés) 72 (5): 1311-1317. ISSN 1467-8276. doi:10.2307/1242553. Consultado el 30 de noviembre de 2020.  Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; el nombre «:0» está definido varias veces con contenidos diferentes
  6. «World Food Summit 1975 | Committee on World Food Security». www.fao.org. Consultado el 30 de noviembre de 2020. 
  7. a b Programa Especial para la Seguridad Alimentaria (PESA) en Centroamérica (2011). Seguridad Alimentaria Nutricional, Conceptos Básicos. 
  8. a b Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) (2011). «Una introducción a los conceptos básicos de la seguridad alimentaria». La Seguridad Alimentaria: información para la toma de decisiones. Guía práctica. 
  9. Water Scarcity Crossing National Borders
  10. Asia Times Online:: South Asia news - India grows a grain crisis
  11. The Earth Is Shrinking: Advancing Deserts and Rising Seas Squeezing Civilization
  12. Global food crisis looms as climate change and population growth strip fertile land
  13. «Africa may be able to feed only 25% of its population by 2025». Archivado desde el original el 27 de febrero de 2011. Consultado el 27 de febrero de 2011. 
  14. Domínguez, Nuño (26 de agosto de 2014). «La contaminación amenaza la producción de trigo en España». lamarea.com. Consultado el 26 de agosto de 2014. 
  15. WFP Gender Policy. Promoting Gender Equality and the Empowerment of Women in Addressing Food and Nutrition Challenges. 
  16. «Rome Declaration (1996)». Food and Agriculture Organisation. Consultado el 1 December 2013. 
  17. UN Environment (19 de mayo de 2018). «Global Gender and Environment Outlook (GGEO)». UNEP - UN Environment Programme (en inglés). Consultado el 30 de noviembre de 2020. 
  18. FAO (2011). The state of food and agriculture women in agriculture : closing the gender gap for development (2010-11 edición). Rome: FAO. ISBN 978-92-5-106768-0. 
  19. The Impact of National Land Policyand Land Reform on Women in Uganda (en inglés). Women’s Land Link Africa - WLLA. 27 de octubre de 2010. 
  20. Kelleher, Margaret (1997). The feminization of famine: expressions of the inexpressible? (en inglés). Cork University Press. OCLC 606111278.  «The Feminization of Famine».  Duke University Press, Nueva York.
  21. «Inseguridad alimentaria golpea más a las mujeres, comen al final y menos». Pulso Diario San Luis. Consultado el 30 de mayo de 2021. 
  22. a b «¿Por qué la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer rural son clave en el trabajo de la FAO?». 
  23. «Vaughan, Megan (1987), The Story of an African Famine: Gender and Famine in Twentieth–Century Malawi, Cambridge University Press.». 
  24. David Rieff (2016)
  25. «El 70% de los afectados por hambre a nivel mundial son mujeres». Noticias ONU. 8 de marzo de 2016. Consultado el 30 de mayo de 2021. 
  26. Leopoldo Halperin (2011)
  27. «Las mujeres están por debajo de los hombres en todos los indicadores de desarrollo sostenible». Noticias ONU. 14 de febrero de 2018. Consultado el 1 de marzo de 2021. 
  28. Sen, Amartya. Poverty and Famines: An Essay on Entitlement and Deprivation (en inglés estadounidense). Oxford University Press. ISBN 978-0-19-159690-2. doi:10.1093/0198284632.001.0001/acprof-9780198284635. Consultado el 30 de mayo de 2021. 
  29. White, H. (13 de septiembre de 2018). «Los enfoques de asistencia humanitaria basados en dinero en efectivo pueden aumentar la seguridad alimentaria y, además, son económicamente más eficaces que las transferencias de alimentos». Caracas: The Campbell Collaboration. Consultado el 15 de enero de 2020. 
  30. Waddington, H. (10 de julio de 2019). «Programas que promueven la agricultura sostenible para pequeños agricultores Una revisión de cinco revisiones sistemáticas». Caracas: The Campbell Collaboration. Consultado el 31 de noviembre de 2019. 
  31. Stewart, R., Langer, L., Da Silva, N. R., Muchiri, E., Zaranyika, H., Erasmus, Y., … de Wet, T. (18 de diciembre de 2018). «Las intervenciones de capacitación, innovación y tecnología pueden mejorar los medios de subsistencia de los pequeños agricultores en África, aunque existen pocos estudios rigurosos al respecto». Caracas: The Campbell Collaboration. Consultado el 21 de enero de 2020. 

Bibliografía[editar]

  • Seguridad alimentaria, seguridad nacional. Felipe Torres Torres, Holanda Trápaga. Editorial Plaza y Valdés, 2003. ISBN 970-722-187-9
  • Seguridad alimentaria y nuevos alimentos. Régimen jurídico-administrativo. Miguel Ángel Recuerda Girela. Editorial Aranzadi, 2006.
  • Seguridad alimentaria: una vía para Centroamérica y Panamá. Instituto Latinoamericano de Investigaciones Sociales. Editorial Biblioteca Orton IICA/CATIE. Guatemala, 1986.
  • Gestión de la seguridad alimentaria: análisis de su aplicación efectiva. Juan José Francisco Polledo. Editorial Mundi-Prensa Libros. Barcelona, 2002. ISBN 84-8476-081-2

Enlaces externos[editar]