Precio de los alimentos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El precio de los alimentos se refiere al nivel medio de precios de los alimentos a través de países, regiones y a escala mundial.[1]​ Los precios de los alimentos tienen un impacto en los productores y consumidores de alimentos.

Los niveles de precios dependen del proceso de producción de alimentos, incluida la comercialización y distribución de alimentos. La fluctuación de los precios de los alimentos está determinada por una serie de factores relacionados.[2]​ Los eventos geopolíticos, la demanda global, los tipos de cambio,[3]​ la política gubernamental, las enfermedades y rendimiento de los cultivos, los costos de energía, la disponibilidad de recursos naturales para la agricultura,[4]​ la especulación alimentaria,[5][6][7]​ los cambios en el uso del suelo y los eventos climáticos tienen un impacto directo en el aumento o la disminución de los precios de los alimentos.[8]

Las consecuencias de la fluctuación de los precios de los alimentos son múltiples. El aumento de los precios de los alimentos pone en peligro la seguridad alimentaria, en particular para los países en desarrollo, y puede causar malestar social.[9][10][11]​ El aumento de los precios de los alimentos está relacionado con las disparidades en la calidad de la dieta y la salud,[12]​ particularmente entre las poblaciones vulnerables, como las mujeres y los niños.[13]

En promedio, los precios de los alimentos seguirán aumentando debido a una variedad de razones. El crecimiento de la población mundial ejercerá más presión sobre la oferta y la demanda. El cambio climático aumentará los fenómenos meteorológicos extremos, incluidas las sequías, las tormentas y las lluvias intensas, y los aumentos generales de temperatura tendrán un impacto en la producción de alimentos.[14]

Hasta cierto punto, las políticas alimentarias pueden contrarrestar las tendencias adversas de los precios.

Factores[editar]

Factores relativos a la oferta[editar]

Fenómenos meteorológicos[editar]

Los fenómenos meteorológicos adversos, como las sequías o las lluvias intensas, pueden provocar pérdidas en la cosecha. Existe evidencia de que los fenómenos meteorológicos extremos y los desastres naturales tienen un impacto en el aumento de los precios de los alimentos.[cita requerida]

Producción de biocombustibles[editar]

Un biocombustible o biocarburante es una mezcla de sustancias orgánicas que se utiliza como combustible en los motores de combustión interna. Deriva de la biomasa, materia orgánica originada en un proceso biológico, espontáneo o provocado, utilizable como fuente de energía. Por ejemplo, la caña de azúcar (Saccharum officinarum) es utilizada en Brasil como principal insumo para producir bioetanol.

El debate entre la comida y los biocombustibles es el dilema que existe con respecto al riesgo de desviar tierras agrícolas o cultivos para la producción de biocombustibles en detrimento del suministro de alimentos. Este debate entre biocombustibles y el precio de los alimentos implica una amplia variedad de puntos de vista, además, es un tema duradero y controvertido en la literatura científica y política.[15][16]​ La producción de biocombustibles implica cambios en el uso del suelo. Esto implica quitar tierras de cultivo para la producción alimentaria y destinarlas a la siembra de granos para biocombustibles.[cita requerida]

Hay un amplio desacuerdo con respecto a la gravedad del problema, qué lo está causando y qué puede o debe hacerse para la solución del mismo. Esta complejidad e incertidumbre se deben a la gran cantidad de impactos y ciclos de retroalimentación que pueden afectar positiva o negativamente al sistema de precios. Además, las fortalezas relativas de estos impactos positivos y negativos varían a corto y largo plazo, e involucran efectos retardados. Las investigaciones actuales utilizan diferentes modelos económicos y formas competitivas de análisis estadístico.[17]

Factores relativos a la demanda[editar]

Cambios en la dieta[editar]

El aumento de la clase media en Asia y los cambios en sus patrones alimenticios hacia dietas más occidentales, genera un incremento en la demanda de productos cárnicos.

Otros factores[editar]

Costo de la energía[editar]

La producción de alimentos es un proceso que consume mucha energía. Los aumentos en el precio de la energía provocan un aumento en el precio de los alimentos. [18][19]Los precios del petróleo también inciden en el precio de los alimentos. [20]​ La distribución de alimentos también se ve afectada por los aumentos de los precios del petróleo [21]​, lo que provoca aumentos en el precio de los alimentos.

Especulación alimentaria[editar]

La especulación alimentaria es la actividad de especular con los precios de los alimentos (no regulados) en los mercados financieros. Se alega que la especulación alimentaria por parte de actores globales como bancos, fondos de cobertura o fondos de pensiones causa variaciones de precios en alimentos básicos como el trigo, el maíz y la soja, aunque teóricamente se descartan variaciones de precios demasiado grandes en una economía idealizada: Adam Smith razonó en 1776 que la única forma de ganar dinero con el comercio de materias primas es comprando barato y vendiendo caro, lo que tiene el efecto de suavizar las oscilaciones de precios y mitigar la escasez.[22][23]​ Para los actores, los cambios aparentemente aleatorios son predecibles, lo que significan grandes ganancias potenciales. Para los pobres del mundo, la especulación alimentaria y los picos de precios resultantes pueden generar un aumento de la pobreza o incluso el hambre.[24]

A diferencia del acaparamiento de alimentos, la especulación no significa que sea necesario tener escasez o falta real de alimentos. Los cambios de precios solo se deben a la actividad comercial. [25]

Se cree que la crisis mundial de los precios de los alimentos de 2007-08 se debió en parte a la especulación.[25][26][27]

Crisis globales del precio de los alimentos[editar]

Crisis alimentaria mundial (2007-2008)[editar]

La crisis alimentaria mundial fue una crisis alimentaria producida por un incremento en los precios de los alimentos a nivel mundial durante los años 2007-2008. La crisis impactó particularmente en las regiones más pobres del mundo (destacando Malaui, Zambia y Zimbabue[28]​), generando además inestabilidad política y disturbios sociales en varios países.

Entre los motivos se incluyen las cosechas precarias en varias partes del mundo, especialmente Australia. Otras causas del aumento de los precios de alimentos a nivel mundial es la creciente demanda por biocombustibles en países desarrollados y la creciente demanda por la clase media, que está en aumento en poblaciones de Asia, quienes han variado sus hábitos alimentarios, exigiendo mayor variedad y más carne en sus dietas, provocando una mayor demanda de recursos agrícolas.

Asimismo, el aumento continuo del precio del petróleo ha aumentado los costos de los fertilizantes y el costo de transporte de los productos. Estos factores, unidos a la caída de las reservas de alimentos en el mundo y la inestabilidad producida por especulaciones del mercado de acciones han contribuido a aumentos a nivel mundial de los precios de los alimentos.

En los países desarrollados el incremento de precios se convirtió en la principal preocupación de las clases populares.[29]​ Según el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, hasta unas 100 millones de personas se vieron seriamente en riesgo por la crisis.[30]

Crisis alimentaria mundial (2022)[editar]

La crisis alimentaria mundial iniciada en 2022 es el producto de un rápido aumento en los precios de los alimentos y en la escasez de suministros de alimentos en todo el mundo. Diferentes causas geopolíticas, económicas y naturales se combinaron para agravar los impactos y consecuencias de la crisis. Los impactos del cambio climático (olas de calor, inundaciones y sequías) en diferentes partes del mundo se sumaron a la crisis económica y de seguridad alimentaria provocada por la pandemia de COVID-19 y a la invasión rusa de Ucrania.

Tras la invasión rusa de Ucrania en 2022, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), así como otros observadores de los mercados de productos básicos alimentarios, advirtieron sobre un colapso en el suministro de alimentos y aumentos de precios.[31][32][33][34][35]​ Gran parte de la preocupación está relacionada con la escasez de suministro de cultivos de productos básicos clave, como el trigo, el maíz y las semillas oleaginosas, que podrían provocar aumentos de precios.[33]​ La invasión también provocó aumentos en los precios del combustible y los fertilizantes, lo que provocó más escasez de alimentos y aumentos de precios.[35]

Incluso antes de la guerra en Ucrania, los precios de los alimentos ya estaban en niveles récord: en febrero de 2022, los precios de los alimentos aumentaron un 20% año tras año según la FAO.[36]​ La guerra aumentó aún más los precios año tras año otro 40% en marzo.[37]​ Se espera que los problemas agravantes, incluido el COVID-19, la invasión rusa de Ucrania y las malas cosechas relacionadas con el clima, reviertan las tendencias mundiales en la reducción del hambre y la desnutrición.[38]

Algunas regiones, como África Oriental y Madagascar, ya estaban experimentando sequías y hambrunas debido a fallas en el sistema agrícola y cambios climáticos, y se espera que los aumentos de precios empeoren la situación.[35][37]​ Incluso los países del Norte Global que generalmente tienen suministros de alimentos seguros, como el Reino Unido y los Estados Unidos, están comenzando a experimentar los impactos directos de la inflación de costos debido a la inseguridad alimentaria.[39]​ Algunos analistas describieron los aumentos de precios como los peores desde la crisis mundial de precios de los alimentos de 2007-2008.[37]

Referencias[editar]

  1. Roser, Max; Ritchie, Hannah (8 de octubre de 2013). «Food Prices». Our World in Data. 
  2. Amadeo, Kimberly. «5 Causes of High Food Prices». The Balance (en inglés). Consultado el 19 de septiembre de 2020. 
  3. Abbott, Philip C.; Hurt, eds. (2008). What's Driving Food Prices?. Issue Report (en inglés). 
  4. Savary, Serge; Ficke, Andrea; Aubertot, Jean-Noël; Hollier, Clayton (1 de diciembre de 2012). «Crop losses due to diseases and their implications for global food production losses and food security». Food Security (en inglés) 4 (4): 519-537. ISSN 1876-4525. doi:10.1007/s12571-012-0200-5. 
  5. «Hedge funds accused of gambling with lives of the poorest as food prices soar». the Guardian (en inglés). 18 de julio de 2010. Consultado el 19 de septiembre de 2020. 
  6. «Food speculation». Global Justice Now (en inglés). 9 de diciembre de 2014. Consultado el 19 de septiembre de 2020. 
  7. Spratt, S. (2013). «Food price volatility and financial speculation». FAC Working Paper 47 (en inglés). 
  8. «Food Price Explained». Futures Fundamentals (en inglés estadounidense). Archivado desde el original el 26 de octubre de 2020. Consultado el 19 de septiembre de 2020. 
  9. Bellemare, Marc F. (2015). «Rising Food Prices, Food Price Volatility, and Social Unrest». American Journal of Agricultural Economics (en inglés) 97 (1): 1-21. ISSN 1467-8276. doi:10.1093/ajae/aau038. 
  10. Perez, Ines. «Climate Change and Rising Food Prices Heightened Arab Spring». Scientific American (en inglés). Consultado el 19 de septiembre de 2020. 
  11. Winecoff, Ore Koren, W. Kindred. «Food Price Spikes and Social Unrest: The Dark Side of the Fed’s Crisis-Fighting». Foreign Policy (en inglés estadounidense). Consultado el 19 de septiembre de 2020. 
  12. Darmon, Nicole; Drewnowski, Adam (1 de octubre de 2015). «Contribution of food prices and diet cost to socioeconomic disparities in diet quality and health: a systematic review and analysis». Nutrition Reviews (en inglés) 73 (10): 643-660. ISSN 0029-6643. doi:10.1093/nutrit/nuv027. 
  13. Darnton-Hill, Ian; Cogill, Bruce (1 de enero de 2010). «Maternal and Young Child Nutrition Adversely Affected by External Shocks Such As Increasing Global Food Prices». The Journal of Nutrition (en inglés) 140 (1): 162S-169S. ISSN 0022-3166. doi:10.3945/jn.109.111682. 
  14. «Climate Change: The Unseen Force Behind Rising Food Prices?». World Watch Institute. 2013. Archivado desde el original el 17 July 2018. Consultado el 7 June 2016. 
  15. «Will biofuel leave the poor hungry?» (en inglés británico). 3 de octubre de 2007. Consultado el 27 de febrero de 2019. 
  16. Grunwald, Michael (27 de marzo de 2008). «The Clean Energy Scam». Time (en inglés estadounidense). Consultado el 27 de febrero de 2019. 
  17. HLPE (Junio de 2013). "Biofuels and food security" (en inglés) (PDF).
  18. «USDA ERS - The Relationship Between Energy Prices and Food-Related Energy Use in the United States». www.ers.usda.gov. Consultado el 19 de septiembre de 2020. 
  19. «As the Cost of Energy Goes Up, Food Prices Follow». blogs.worldbank.org (en inglés). Consultado el 19 de septiembre de 2020. 
  20. Canning, Patrick. «The Role of Fossil Fuels in the U.S. Food System and the American Diet». www.ers.usda.gov (en inglés). Consultado el 19 de septiembre de 2020. 
  21. «How Oil Prices Affect the Price of Food». OilPrice.com (en inglés). Consultado el 19 de septiembre de 2020. 
  22. Gunther Capelle-Blancard,Dramane Coulibaly (2011). «Index trading and agricultural commodity prices: A panel Granger causality analysis». Economie Internationale. 2-3 (126): 51-72. 
  23. Smith, Adam (1977). An Inquiry into the Nature and Causes of the Wealth of Nations. University of Chicago Press. ISBN 0-226-76374-9. 
  24. «Food speculation». Global Justice Now. 9 de diciembre de 2014. Consultado el 21 de agosto de 2019. 
  25. a b Vidal, John (23 de enero de 2011). «Food speculation: aFood speculation: 'People die from hunger while banks make a killing on food'». the Guardian. Consultado el 21 de agosto de 2019. 
  26. Anna Chadwick (2015). (Tesis).  Falta el |título= (ayuda)
  27. GHOSH, JAYATI (2010). «The Unnatural Coupling: Food and Global Finance». Journal of Agrarian Change (Wiley) 10 (1): 72-86. ISSN 1471-0358. doi:10.1111/j.1471-0366.2009.00249.x. 
  28. Diez millones de africanos, al filo de la hambruna Archivado el 11 de enero de 2012 en Wayback Machine., "He visto con mis propios ojos el profundo sufrimiento del pueblo somalí, que busca seguridad y alimentos. Niños refugiados que mueren y sus madres, que se han convertido en esqueletos andantes, y están ante la disyuntiva de qué hijo salvar", indicó Antonio Guterres, alto comisionado de la ONU para los Refugiados.
  29. Italianos y españoles, los más preocupados
  30. «"Cien millones de personas pueden estar en riesgo grave"». La Tercera (Cuerpo de Reportajes). 20-04-2008, pág. 26. 
  31. Julia Horowitz (12 March 2022). «War has brought the world to the brink of a food crisis». CNN. Consultado el 1 de abril de 2022. 
  32. Lynch, Colum. «U.N. to Keep Beasley at WFP as Food Crises Roil the World». Foreign Policy (en inglés estadounidense). Consultado el 1 de abril de 2022. 
  33. a b McDonough, Siobhan (27 de febrero de 2022). «What the Russian invasion of Ukraine could mean for global hunger». Vox (en inglés). Consultado el 1 de abril de 2022. 
  34. Nicas, Jack (20 de marzo de 2022). «Ukraine War Threatens to Cause a Global Food Crisis» (en inglés estadounidense). ISSN 0362-4331. Consultado el 1 de abril de 2022. 
  35. a b c Good, Keith (21 de marzo de 2022). «"Global Food Crisis" Possible- - "No Precedent Even Close to This Since World War II" • Farm Policy News». Farm Policy News (en inglés estadounidense). Consultado el 5 de abril de 2022. 
  36. Reuters (5 de marzo de 2022). «Food prices jump 20.7% yr/yr to hit record high in Feb, U.N. agency says» (en inglés). Consultado el 1 de abril de 2022. 
  37. a b c Braun, Phillip. «How The Russia-Ukraine War Has Compounded The Global Food Crisis». Forbes (en inglés). Consultado el 1 de abril de 2022. 
  38. «Global food security: These are the main challenges to feeding the world – and how we can solve them». World Economic Forum (en inglés). Consultado el 1 de abril de 2022. 
  39. Philpott, Tom. «As Russia's invasion roils supply chains, the world grows hungrier». Mother Jones (en inglés estadounidense). Consultado el 7 de abril de 2022.