Atribución del cambio climático reciente

From Wikipedia
Jump to navigation Jump to search
Un modelo climático global de reconstrucción de cambio de Tº durante el s. XX, a resultas de cinco factores forzantes estudiados y el monto de cambio de Tº atribuido a cada uno.

La atribución del cambio climático reciente es un proyecto científico que pretende conocer los mecanismos responsables del calentamiento global observado en el clima de la Tierra. Las investigaciones se han centrado en los cambios observados durante el período de registro instrumental de temperaturas, cuando los registros son más fiables, sobre todo en los últimos 50 años, período en el que la actividad humana ha tenido un crecimiento más rápido y las observaciones sobre la alta atmósfera han podido realizarse y por tanto están disponibles.

El sistema climático puede responder a cambios en los forzamientos externos.[1][2]​ Estos son «externos» al sistema climático, pero no necesariamente externos a la Tierra.[3]​ Ejemplos de forzamientos externos incluyen cambios en la composición atmosférica (p. ej., un aumento en las concentraciones de gases de efecto invernadero), la luminosidad solar, las erupciones volcánicas y las variaciones en la órbita de la Tierra alrededor del Sol.[4]

Según el IPCC, representando el consenso de la comunidad científica, los mecanismos dominantes de atribución al cambio climático reciente son el resultado de la actividad humana.[5][6]​ Ellos son:

La atribución del cambio reciente de fuerzas antropogénicas se basa en los siguientes factores:

  • Cambio observado no es consistente con la variabilidad natural
  • Forzamientos naturales conocidos que, en todo caso, serían negativos en este período
  • Forzamientos antropogénicos conocidos son coherentes con la respuesta observada
  • Patrón del cambio observado es compatible con el forzamiento antropogénico

Atributos claves[edit]

Emisiones per cápita de gases de efecto invernadero por país incluyendo cambios en el uso de la tierra, 2000

Gases de efecto invernadero[edit]

Concentraciones de CO2 durante los últimos 400 000 años.
Esquema del efecto invernadero mostrando los flujos de energía entre el espacio, la atmósfera y la superficie de la tierra. El intercambio de energía se expresa en vatios por metro cuadrado (W/m2). En esta gráfica la radiación absorbida es igual a la emitida, por lo que la Tierra no se calienta ni se enfría.
Contribución porcentual de las emisiones acumuladas de CO2 asociadas a la energía entre 1751 y 2012 a lo largo de diferentes regiones.
Atributos de gases de efecto invernadero antropogénicos, con las emisiones contaminantes de ocho sectores principales de la economía, de los cuales los contribuyentes más importantes son la generación de energía eléctrica (agravado en su % destinado a la industria de armas) (muchas de las cuales queman carbón u otros combustibles fósiles), procesos industriales (como las producciones de aviones supersónicos, cemento como los contribuyentes dominantes),[9]transporte combustibles (generalmente combustible fósil), y productos de la agricultura (principalmente metano de los rumiantes y óxido nitroso por el uso de misiles, lanzaderas espaciales, fertilizantes).

El efecto invernadero es el proceso mediante el cual la absorción y emisión de radiación infrarroja por los gases en la atmósfera de un planeta calientan su atmósfera interna y la superficie. Fue propuesto por Joseph Fourier en 1824, descubierto en 1860 por John Tyndall,[10]​ se investigó cuantitativamente por primera vez por Svante Arrhenius en 1896[11]​ y fue desarrollado en la década de 1930 hasta acabada la década de 1960 por Guy Stewart Callendar.[12]

En la Tierra, las cantidades naturales de gases de efecto invernadero tienen un efecto de calentamiento medio de aproximadamente 33 °C.[13][nota 1]​ Sin la atmósfera, la temperatura promedio de la Tierra estaría muy por debajo del punto de congelación del agua.[14]​ Los principales gases de efecto invernadero son el vapor de agua (causante de alrededor de 36-70 % del efecto invernadero); el dióxido de carbono (CO2, 9-26 %), el metano (CH4, 4-9 %) y el ozono (O3, 7,3 %).[15][16][17]​ Las nubes también afectan el balance radiativo a través de los forzamientos de nube similares a los gases de efecto invernadero.

La actividad humana desde la Revolución Industrial ha incrementado la cantidad de gases de efecto invernadero en la atmósfera, conduciendo a un aumento del forzamiento radiativo de CO2, metano, ozono troposférico, CFC y el óxido nitroso. El vapor de agua tiene una muy corta vida atmosférica (cerca de 10 días) y está casi en un equilibrio dinámico en la atmósfera, por lo que no es un gas forzante en el contexto del calentamiento global.[18]​ Además, el protocolo de Kioto lista los hidrofluorocarbonos (HFCs), perfluorocarbonos (PFCs) y hexafluoruro de azufre (SF6),[19]​ que son totalmente artificiales (es decir, antropogénicos), como gases que también contribuyen al forzamiento radiativo en la atmósfera.

De acuerdo con un estudio publicado en 2007, las concentraciones de CO2 y metano han aumentado en un 36 % y 148 % respectivamente desde 1750.[20]​ Estos niveles son mucho más altos que en cualquier otro tiempo durante los últimos 800 000 años, período hasta donde se tienen datos fiables extraídos de núcleos de hielo.[21][22][23][24]​ Evidencia geológica menos directa indica que valores de CO2 mayores a este fueron vistos por última vez hace aproximadamente 20 millones de años.[25]

La quema de combustibles fósiles ha producido alrededor de las tres cuartas partes del aumento en el CO2 por actividad humana en los últimos 20 años. El resto de este aumento se debe principalmente a los cambios en el uso del suelo, especialmente la deforestación.[26]​ Estimaciones de las emisiones globales de CO2 en 2011 por el uso de combustibles fósiles, incluido la producción de cemento y el gas residual, fue de 34 800 millones de toneladas (9,5 ± 0,5 PgC), un incremento del 54 % respecto a las emisiones de 1990. El mayor contribuyente fue la quema de carbón (43 %), seguido por el petróleo (34 %), el gas (18 %), el cemento (4,9 %) y el gas residual (0,7 %).[27]

En mayo de 2013, se informó que las mediciones de CO2 tomadas en el principal estándar de referencia del mundo (ubicado en Mauna Loa) superaron las 400 ppm. De acuerdo con el profesor Brian Hoskins, es probable que esta sea la primera vez que los niveles de CO2 hayan sido tan altos desde hace unos 4,5 millones de años.[28][29]​ Las concentraciones mensuales del CO2 global excedieron las 400 ppm en marzo de 2015, probablemente por primera vez en varios millones de años.[30]​ El 12 de noviembre de 2015, científicos de la NASA informaron que el dióxido de carbono producido por el ser humano continúa incrementándose sobre niveles no alcanzados en cientos de miles de años: actualmente, cerca de la mitad del CO2 proveniente de la quema de combustibles fósiles no es absorbido ni por la vegetación ni los océanos y permanece en la atmósfera.[31][32][33][34]

Durante las últimas tres décadas del siglo xx, el crecimiento del producto interno bruto per cápita y el crecimiento poblacional fueron los principales impulsores del aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero.[35]​ Las emisiones de CO2 siguen aumentando debido a la quema de combustibles fósiles y el cambio de uso del suelo.[36][37]:71 Las emisiones pueden ser atribuidas a las diferentes regiones. La atribución de emisiones por el cambio de uso del suelo posee una incertidumbre considerable.[38][39]:289

Se han proyectado escenarios de emisiones, estimaciones de los cambios en los niveles futuros de emisiones de gases de efecto invernadero, que dependen de evoluciones económicas, sociológicas, tecnológicas y naturales inciertas.[40]​ En la mayoría de los escenarios, las emisiones siguen aumentando durante el presente siglo, mientras que en unos pocos las emisiones se reducen.[41][42]​ Las reservas de combustibles fósiles son abundantes y no van a limitar las emisiones de carbono en el siglo xxi.[43]​ Se han utilizado los escenarios de emisiones, junto con el modelado del ciclo del carbono, para producir estimaciones de cómo las concentraciones atmosféricas de gases de efecto invernadero podrían cambiar en el futuro. Usando los seis escenarios SRES del IPCC, los modelos sugieren que para 2100 la concentración atmosférica de CO2 podría llegar entre 541 y 970 ppm.[44]​ Esto es un 90-250 % mayor a la concentración en el año 1750.

Los medios de comunicación populares y el público a menudo confunden el calentamiento global con el agotamiento del ozono, es decir, la destrucción del ozono estratosférico por clorofluorocarbonos.[45][46]​ Aunque hay unas pocas áreas de vinculación, la relación entre los dos no es fuerte. La reducción del ozono estratosférico ha tenido una ligera influencia hacia el enfriamiento en las temperaturas superficiales, mientras que el aumento del ozono troposférico ha tenido un efecto de calentamiento algo mayor.[47]

Uso de tierras[edit]

El cambio climático es atribuido al uso de la tierra por dos razones principales. Mientras el 66% de las emisiones antropogénicas de CO2 en los últimos 250 años resultan del quemado de combustibles fósiles, 33% por cambios en el uso de la tierra, primariamente deforestación.[9]​ La deforestación reduce tanto la cantidad de CO2 absorbido por las regiones deforestadas y lanza gases de invernadero directamente, junto con aerosoles, a través de la quema de biomasa que frecuentemente los acompaña. La segunda razón del cambio climático ha sido atribuido al uso de las tierras sobre el albedo terrestre que se altera frecuentemente por el uso, que acompaña a los forzantes radiativos. Este es un efecto más significativo localmente que globalmente.[9]

Mundialmente, la ganadería ocupa el 70% de todas las tierras usadas en agricultura, o 30% de la tierra libre de hielo de la Tierra.[48]​ Los científicos atribuyen más del 18% de gases de invernadero antropogénicos a las emisiones de la ganadería y a actividades relacionadas a la ganadería tales como la deforestación e incrementando las prácticas más intensivas de consumo de combustibles.[48]​ Las atribuciones específicas del sector ganadero incluye:

Aerosoles y hollín[edit]

Las estelas de barcos pueden observarse como líneas en estas nubes sobre el océano Atlántico de la costa este de los Estados Unidos. Las partículas de esta y otras fuentes podrían tener un gran efecto sobre el clima a través del efecto indirecto de los aerosoles.

El oscurecimiento global, una reducción gradual de la cantidad de irradiancia directa en la superficie de la Tierra, se observó a partir de 1961 hasta por lo menos 1990.[49]​ Se piensa que la causa principal de este oscurecimiento son las partículas sólidas y líquidas conocidas como aerosoles, producto de los volcanes y los contaminantes antrópicos. Ejercen un efecto de enfriamiento por el aumento de la reflexión de la luz solar entrante.[50]​ Recientemente hay un aumento de la luminosidad después de que los niveles globales de aerosoles comenzarán a disminuir.[51][52]​ Los efectos de los productos de la quema de combustibles fósiles (CO2 y aerosoles) se han compensado parcialmente entre sí en las últimas décadas, por lo que el calentamiento neto se ha debido al aumento de gases de efecto invernadero distintos del CO2, como el metano.[53]​ El forzamiento radiativo por los aerosoles está limitado temporalmente por los procesos que los remueven de la atmósfera. La eliminación por las nubes y la precipitación les da a los aerosoles troposféricos una vida atmosférica cercana a solo una semana; en cambio, los aerosoles estratosféricos pueden permanecer durante algunos años. El dióxido de carbono tiene una vida atmosférica de un siglo o más, por tanto los cambios en los aerosoles solo retrasarán los cambios climáticos causados por el CO2.[54]​ La contribución al calentamiento global del carbono negro solo es superada por la del dióxido de carbono.[55]

Además de su efecto directo en la dispersión y la absorción de la radiación solar, las partículas tienen efectos indirectos sobre el balance radiativo de la Tierra. Los sulfatos actúan como núcleos de condensación y por lo tanto conducen a nubes que tienen más y más pequeñas gotitas. Estas nubes reflejan la radiación solar más eficientemente que aquellas con menos y más grandes gotitas, fenómeno conocido como el efecto Twomey.[56]​ Este efecto también provoca que las gotitas sean de tamaño más uniforme, lo que reduce el crecimiento de las gotas de lluvia y hace a la nube más reflexiva a la luz solar entrante, llamado el efecto Albrecht.[57]​ Los efectos indirectos son más notables en las nubes estratiformes marinas y tienen muy poco efecto radiativo en las convectivas. Los efectos indirectos de los aerosoles representan la mayor incertidumbre en el forzamiento radiativo.[58]

El hollín puede enfriar o calentar la superficie, dependiendo de si está suspendido o depositado. El hollín atmosférico absorbe directamente la radiación solar, lo que calienta la atmósfera y enfría la superficie. En áreas aisladas con alta producción de hollín, como la India rural, las nubes marrones pueden enmascarar tanto como el 50 % del calentamiento de la superficie por gases de efecto invernadero.[59]​ Cuando se deposita, especialmente sobre los glaciares o el hielo de las regiones árticas, el menor albedo de la superficie también puede calentar directamente la superficie.[60]​ Las influencias de las partículas, incluido el carbono negro, son más acusadas en las zonas tropicales y subtropicales, particularmente en Asia, mientras que los efectos de los gases de efecto invernadero son dominantes en las regiones extratropicales y el hemisferio sur.[61]

Actividad solar[edit]

Cambios en la irradiancia solar total y manchas solares desde mediados de la década de 1970.
Contribución de los factores naturales y las actividades humanas al forzamiento radiativo del cambio climático.[62]​ Los valores de forzamiento radiativo son del año 2005 con respecto a la era preindustrial (1750).[62]​ La contribución de la radiación solar al forzamiento radiativo es el 5 % del valor de los forzamientos radiativos combinados debido al incremento en las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono, metano y óxido nitroso.[63]

Desde 1978, las radiaciones del Sol se han medido con precisión mediante satélites.[64]​ Estas mediciones indican que las emisiones del Sol no han aumentado desde 1978, por lo que el calentamiento durante los últimos 30 años no puede ser atribuido a un aumento de la energía solar que llegase a la Tierra.

Se han utilizado modelos climáticos para examinar el papel del Sol en el cambio climático reciente.[65]​ Los modelos son incapaces de reproducir el rápido calentamiento observado en las décadas recientes cuando solo se tienen en cuenta las variaciones en la radiación solar y la actividad volcánica. Los modelos son, no obstante, capaces de simular los cambios observados en la temperatura del siglo xx cuando incluyen todos los forzamientos externos más importantes, incluidos la influencia humana y los forzamientos naturales.

Otra línea de prueba en contra de que el Sol sea el causante del cambio climático reciente proviene de observar como han cambiado las temperaturas a diferentes niveles en la atmósfera de la Tierra.[66]​ Los modelos y las observaciones muestran que el calentamiento de efecto invernadero resulta en el calentamiento de la atmósfera inferior (troposfera), pero el enfriamiento de la atmósfera superior (estratosfera).[67][68]​ El agotamiento de la capa de ozono por refrigerantes químicos también ha dado lugar a un fuerte efecto de enfriamiento en la estratosfera. Si el Sol fuera responsable del calentamiento observado, se esperaría el calentamiento tanto de la troposfera como de la estratosfera.[69]

Variaciones orbitales[edit]

La inclinación del eje de la Tierra y la forma de su órbita alrededor del Sol varían lentamente durante decenas de miles de años y son una fuente natural de cambio climático al modificar la distribución estacional y latitudinal de la insolación.[70]

Durante los últimos miles de años, este fenómeno contribuyó a una lenta tendencia hacia el enfriamiento en las latitudes altas del hemisferio norte durante el verano, la que se invirtió debido al calentamiento inducido por los GEI durante el siglo xx.[71][72][73][74]

Variaciones en los ciclos orbitales pueden iniciar un nuevo periodo glaciar en el futuro, aunque la fecha de esto depende de las concentraciones de GEI además del forzamiento orbital. No se prevé un nuevo periodo glaciar dentro de los próximos 50 000 años si las concentraciones de CO2 atmosférico continúan sobre las 300 ppm.[75][76]

Véase también[edit]

Referencias[edit]

  1. Group (28 de noviembre de 2004). «Forcings (filed under: Glossary)» (en inglés). RealClimate. 
  2. Pew Center on Global Climate Change / Center for Climate and Energy Solutions (septiembre de 2006). Science Brief 1: The Causes of Global Climate Change (en inglés). Arlington, Virginia, EE. UU.: Center for Climate and Energy Solutions. Archivado desde el original el 25 de octubre de 2012. , p.2
  3. US NRC, 2012, p. 9
  4. Hegerl et al., Chapter 9: Understanding and Attributing Climate Change, Section 9.4.1.5: The Influence of Other Anthropogenic and Natural Forcings (en inglés), en IPCC AR4 WG1, 2007, pp. 690-691. «Recent estimates indicate a relatively small combined effect of natural forcings on the global mean temperature evolution of the second half of the 20th century, with a small net cooling from the combined effects of solar and volcanic forcings.» p. 690
  5. «Working Group I: The Physical Basis for Climate Change». IPCC. Archivado desde el original el 1 de mayo de 2007. «De nuevas estimaciones de los combinados forzantes radiativos antropogénicos debido a gases de invernadero, aerosoles, y cambios en el uso de la tierra, siendo extremadamente posibles que las actividades humanas han ejercido una considerable influencia en el calentamiento neto del clima desde 1750.» 
  6. «Understanding and Attributing Climate Change — AR4 Climate Change 2007: The Physical Science Basis». IPCC. «Es muy poco probable (<5%) que el patrón global de calentamiento durante el último medio siglo se pueda explicar sin forzantes externos, y muy poco probable que esto se deba solamente a causas naturales conocidas externas. El calentamiento se produjo en océanos y atmósfera y tuvo lugar en un momento en que los factores forzantes naturales externos probablemente habrían producido enfriamiento.» 
  7. Susan Solomon, ed. (2007). Working Group I: The Physical Basis for Climate Change (Summary for Policymakers) (PDF). IPCC. ISBN 978 0521 88009-1. «Es muy probable que la mayoría del aumento observado en las temperaturas medias mundiales desde mediados del siglo 20 se debería al aumento observado en las concentraciones de gases de invernadero antropogénicos.» 
  8. «AR4 Climate Change 2007: The Physical Science Basis — IPCC». Consultado el 2020-02-24. «Es virtualmente cierto que los aerosoles antropogénicos producen forzantes radiativos (influencia enfriante) negativos netos, con una magnitud mayor en el Hemisferio Norte que en el Sur.» 
  9. a b c edited by Susan Solomon ... (2007). Working Group I: The Physical Basis for Climate Change (Technical summary) (PDF). IPCC. ISBN 978 0521 88009-1. 
  10. Tyndall, John (1861). «On the Absorption and Radiation of Heat by Gases and Vapours, and on the Physical Connection of Radiation, Absorption, and Conduction». Philosophical Magazine. 4 (en inglés) 22: 169-94, 273-85. Consultado el 8 de mayo de 2013. 
  11. Weart, Spencer (2008). «The Carbon Dioxide Greenhouse Effect». The Discovery of Global Warming (en inglés). American Institute of Physics. Consultado el 21 de abril de 2009. 
  12. The Callendar Effect: the life and work of Guy Stewart Callendar (1898–1964). (en inglés). Amer Meteor Soc., Boston. ISBN 978-1-878220-76-9
  13. Le Treut et al.. «Chapter 1: Historical Overview of Climate Change Science». FAQ 1.1 (en inglés). , p. 97, en IPCC AR4 WG1, 2007: «To emit 240 W m–2, a surface would have to have a temperature of around −19 °C. This is much colder than the conditions that actually exist at the Earth's surface (the global mean surface temperature is about 14 °C). Instead, the necessary −19 °C is found at an altitude about 5 km above the surface.»
  14. Blue, Jessica. «What is the Natural Greenhouse Effect?». National Geographic (revista) (en inglés). Consultado el 27 de mayo de 2013. 
  15. Kiehl, J. T.; Trenberth, K. E. (1997). «Earth's Annual Global Mean Energy Budget» (PDF). Bulletin of the American Meteorological Society (en inglés) 78 (2): 197-208. Bibcode:1997BAMS...78..197K. ISSN 1520-0477. doi:10.1175/1520-0477(1997)078<0197:EAGMEB>2.0.CO;2. Archivado desde el original el 24 de junio de 2008. Consultado el 21 de abril de 2009. 
  16. Schmidt, Gavin (6 de abril de 2005). «Water vapour: feedback or forcing?» (en inglés). RealClimate. Consultado el 21 de abril de 2009. 
  17. Russell, Randy (16 de mayo de 2007). «The Greenhouse Effect & Greenhouse Gases» (en inglés). University Corporation for Atmospheric Research Windows to the Universe. Archivado desde el original el 28 de marzo de 2010. Consultado el 27 de diciembre de 2009. 
  18. Schmidt, Gavin A. (6 de abril de 2005). «Water vapour: feedback or forcing?». RealClimate. Consultado el 7 de abril de 2008. 
  19. «The Kyoto Protocol». UNFCCC. 
  20. EPA (2007). «Recent Climate Change: Atmosphere Changes». Climate Change Science Program (en inglés). United States Environmental Protection Agency. Consultado el 21 de abril de 2009. 
  21. Spahni, Renato; et al. (noviembre de 2005). «Atmospheric Methane and Nitrous Oxide of the Late Pleistocene from Antarctic Ice Cores». Science (en inglés) 310 (5752): 1317-1321. Bibcode:2005Sci...310.1317S. PMID 16311333. doi:10.1126/science.1120132. 
  22. Siegenthaler, Urs; et al. (noviembre de 2005). «Stable Carbon Cycle–Climate Relationship During the Late Pleistocene» (PDF). Science (en inglés) 310 (5752): 1313-1317. Bibcode:2005Sci...310.1313S. PMID 16311332. doi:10.1126/science.1120130. Consultado el 25 de agosto de 2010. 
  23. Petit, J. R.; et al. (3 de junio de 1999). «Climate and atmospheric history of the past 420,000 years from the Vostok ice core, Antarctica» (PDF). Nature (en inglés) 399 (6735): 429-436. Bibcode:1999Natur.399..429P. doi:10.1038/20859. Archivado desde el original el 17 de noviembre de 2017. Consultado el 27 de diciembre de 2009. 
  24. Lüthi, D.; Le Floch, M.; Bereiter, B.; Blunier, T.; Barnola, J. M.; Siegenthaler, U.; Raynaud, D.; Jouzel, J.; Fischer, H.; Kawamura, K.; Stocker, T. F. (2008). «High-resolution carbon dioxide concentration record 650,000–800,000 years before present». Nature (en inglés) 453 (7193): 379-382. PMID 18480821. doi:10.1038/nature06949. 
  25. Pearson, P. N.; Palmer, M. R. (2000). «Atmospheric carbon dioxide concentrations over the past 60 million years». Nature (en inglés) 406 (6797): 695-699. PMID 10963587. doi:10.1038/35021000. 
  26. IPCC, Summary for Policymakers, Concentrations of atmospheric greenhouse gases... (en inglés), p. 7, en IPCC TAR WG1, 2001.
  27. Le Quéré, C.; Andres, R. J.; Boden, T.; Conway, T.; Houghton, R. A.; House, J. I.; Marland, G.; Peters, G. P.; van der Werf, G.; Ahlström, A.; Andrew, R. M.; Bopp, L.; Canadell, J. G.; Ciais, P.; Doney, S. C.; Enright, C.; Friedlingstein, P.; Huntingford, C.; Jain, A. K.; Jourdain, C.; Kato, E.; Keeling, R. F.; Klein Goldewijk, K.; Levis, S.; Levy, P.; Lomas, M.; Poulter, B.; Raupach, M. R.; Schwinger, J.; Sitch, S.; Stocker, B. D.; Viovy, N.; Zaehle, S.; Zeng, N. (2 de diciembre de 2012). «The global carbon budget 1959-2011». Earth System Science Data Discussions (en inglés) 5 (2): 1107-1157. Bibcode:2012ESSDD...5.1107L. doi:10.5194/essdd-5-1107-2012. 
  28. «Carbon dioxide passes symbolic mark» (en inglés). BBC. 10 de mayo de 2013. Consultado el 27 de mayo de 2013. 
  29. Pilita Clark (10 de mayo de 2013). «CO2 at highest level for millions of years». The Financial Times (en inglés). Consultado el 27 de mayo de 2013. 
  30. «Climate scientists discuss future of their field» (en inglés). 7 de julio de 2015. }
  31. Buis, Alan; Ramsayer, Kate; Rasmussen, Carol (12 de noviembre de 2015). «A Breathing Planet, Off Balance». NASA (en inglés). Consultado el 13 de noviembre de 2015. }
  32. Staff (12 de noviembre de 2015). «Audio (66:01) - NASA News Conference - Carbon & Climate Telecon». NASA (en inglés). Consultado el 12 de noviembre de 2015. 
  33. St. Fleur, Nicholas (10 de noviembre de 2015). «Atmospheric Greenhouse Gas Levels Hit Record, Report Says». The New York Times (en inglés). Consultado el 11 de noviembre de 2015. }
  34. Ritter, Karl (9 de noviembre de 2015). «UK: In 1st, global temps average could be 1 degree C higher» (en inglés). AP News. Consultado el 11 de noviembre de 2015. 
  35. Rogner, H.-H., et al., Chap. 1, Introduction, Section 1.3.1.2: Intensities (en inglés), en IPCC AR4 WG3, 2007.
  36. NRC (2008). «Understanding and Responding to Climate Change» (en inglés). Board on Atmospheric Sciences and Climate, US National Academy of Sciences. p. 2. Consultado el 9 de noviembre de 2010. 
  37. World Bank (2010). World Development Report 2010: Development and Climate Change (en inglés). The International Bank for Reconstruction and Development / The World Bank, 1818 H Street NW, Washington, D.C. 20433. ISBN 978-0-8213-7987-5. doi:10.1596/978-0-8213-7987-5. Archivado desde el original el 5 de marzo de 2010. Consultado el 6 de abril de 2010. 
  38. Banuri et al., Chapter 3: Equity and Social Considerations, Section 3.3.3: Patterns of greenhouse gas emissions, and Box 3.1, pp. 92-93 (en inglés), en IPCC SAR WG3, 1996.
  39. Liverman, D. M. (2008). «Conventions of climate change: constructions of danger and the dispossession of the atmosphere» (PDF). Journal of Historical Geography (en inglés) 35 (2): 279-296. doi:10.1016/j.jhg.2008.08.008. Consultado el 10 de mayo de 2011. 
  40. Fisher et al., Chapter 3: Issues related to mitigation in the long-term context, Section 3.1: Emissions scenarios: Issues related to mitigation in the long term context (en inglés), en IPCC AR4 WG3, 2007.
  41. Morita, Chapter 2: Greenhouse Gas Emission Mitigation Scenarios and Implications, Section 2.5.1.4: Emissions and Other Results of the SRES Scenarios (en inglés), en IPCC TAR WG3, 2001.
  42. Rogner et al., Ch. 1: Introduction, Figure 1.7 (en inglés), en IPCC AR4 WG3, 2007.
  43. IPCC, Summary for Policymakers, Introduction, paragraph 6 (en inglés), en IPCC TAR WG3, 2001.
  44. Prentence et al., Chapter 3: The Carbon Cycle and Atmospheric Carbon Dioxide Executive Summary (en inglés), en IPCC TAR WG1, 2001.
  45. Newell, P. J., 2000: Climate for change: non-state actors and the global politics of greenhouse. Cambridge University Press, ISBN 0-521-63250-1.
  46. Talk of the Nation. «Americans Fail the Climate Quiz» (en inglés). Npr.org. Consultado el 27 de diciembre de 2011. 
  47. Shindell, Drew; Faluvegi, Greg; Lacis, Andrew; Hansen, James; Ruedy, Reto; Aguilar, Elliot (2006). «Role of tropospheric ozone increases in 20th-century climate change». Journal of Geophysical Research (en inglés) 111 (D8): D08302. Bibcode:2006JGRD..11108302S. doi:10.1029/2005JD006348. 
  48. a b c Food and Agriculture Organization of the United Nations. Henning Steinfeld .... (2006). Livestock's Long Shadow (PDF). Food and Agricultural Organization of the U.N. ISBN 9251055718. Archivado desde el original el 25 de junio de 2008. 
  49. Solomon, S.; D. Qin; M. Manning; Z. Chen; M. Marquis; K.B. Averyt; M. Tignor; H.L. Miller, eds. (2007). «3.4.4.2 Surface Radiation». Climate Change 2007: Working Group I: The Physical Science Basis (en inglés). ISBN 978-0-521-88009-1. 
  50. «Climate Change 2007: Working Group I: The Physical Science Basis - 2.4.4.7 Direct RF for Combined Total Aerosol». IPCC. Archivado desde el original el 3 de octubre de 2011. Consultado el 5 de octubre de 2011. 
  51. Samset, B. H.; Sand, M.; Smith, C. J.; Bauer, S. E.; Forster, P. M.; Fuglestvedt, J. S.; Osprey, S.; Schleussner, C.-F. (2018). «Climate Impacts From a Removal of Anthropogenic Aerosol Emissions». Geophysical Research Letters (en inglés) 45 (2): 1020-1029. ISSN 1944-8007. doi:10.1002/2017GL076079. Consultado el 9 de octubre de 2019. 
  52. Xu, Yangyang; Ramanathan, Veerabhadran; Victor, David G. (5 de diciembre de 2018). «Global warming will happen faster than we think». Nature (en inglés) 564 (7734): 30-32. doi:10.1038/d41586-018-07586-5. Consultado el 9 de octubre de 2019. 
  53. Hansen, J.; Sato, M.; Ruedy, R.; Lacis, A.; Oinas, V. (2000). «Global warming in the twenty-first century: an alternative scenario». Proc. Natl. Acad. Sci. U.S.A. (en inglés) 97 (18): 9875-80. Bibcode:2000PNAS...97.9875H. PMC 27611. PMID 10944197. doi:10.1073/pnas.170278997. 
  54. Ramanathan, V.; Carmichael, G. (2008). «Global and regional climate changes due to black carbon». Nature Geoscience (en inglés) 1 (4): 221-227. Bibcode:2008NatGe...1..221R. doi:10.1038/ngeo156. 
  55. V. Ramanathan and G. Carmichael, supra note 1, at 221 («... emissions of black carbon are the second strongest contribution to current global warming, after carbon dioxide emissions.») Numerous scientists also calculate that black carbon may be second only to CO2 in its contribution to climate change, including Tami C. Bond & Haolin Sun, Can Reducing Black Carbon Emissions Counteract Global Warming, ENVIRON. SCI. TECHN. (2005), at 5921 («BC is the second or third largest individual warming agent, following carbon dioxide and methane.»); and J. Hansen, A Brighter Future, 53 CLIMATE CHANGE 435 (2002), available at http://pubs.giss.nasa.gov/docs/2002/2002_Hansen_1.pdf (calculating the climate forcing of BC at 1.0±0.5 W/m2).
  56. Twomey, S. (1977). «Influence of pollution on shortwave albedo of clouds». J. Atmos. Sci. (en inglés) 34 (7): 1149-1152. Bibcode:1977JAtS...34.1149T. ISSN 1520-0469. doi:10.1175/1520-0469(1977)034<1149:TIOPOT>2.0.CO;2. 
  57. Albrecht, B. (1989). «Aerosols, cloud microphysics, and fractional cloudiness». Science (en inglés) 245 (4923): 1227-1239. Bibcode:1989Sci...245.1227A. PMID 17747885. doi:10.1126/science.245.4923.1227. 
  58. IPCC, «Aerosols, their Direct and Indirect Effects» (en inglés), pp. 291-292 en IPCC TAR WG1, 2001.
  59. Ramanathan, V.; Chung, C.; Kim, D.; Bettge, T.; Buja, L.; Kiehl, J. T.; Washington, W. M.; Fu, Q.; Sikka, D. R.; Wild, M. (2005). «Atmospheric brown clouds: Impacts on South Asian climate and hydrological cycle» (texto completo disponible). Proceedings of the National Academy of Sciences (en inglés) 102 (15): 5326-5333. Bibcode:2005PNAS..102.5326R. PMC 552786. PMID 15749818. doi:10.1073/pnas.0500656102. 
  60. Ramanathan, V., et al. (2008). «Report Summary» (PDF). Atmospheric Brown Clouds: Regional Assessment Report with Focus on Asia (en inglés). United Nations Environment Programme. Archivado desde el original el 18 de julio de 2011. 
  61. Ramanathan, V., et al. (2008). «Part III: Global and Future Implications» (PDF). Atmospheric Brown Clouds: Regional Assessment Report with Focus on Asia (en inglés). United Nations Environment Programme. Archivado desde el original el 18 de julio de 2011. 
  62. a b IPCC, Summary for Policymakers, Human and Natural Drivers of Climate Change, Figure SPM.2 (en inglés), en IPCC AR4 WG1, 2007.
  63. US Environmental Protection Agency (2009). Volume 3: Attribution of Observed Climate Change. Endangerment and Cause or Contribute Findings for Greenhouse Gases under Section 202(a) of the Clean Air Act. EPA's Response to Public Comments (en inglés). US Environmental Protection Agency. Archivado desde el original el 16 de junio de 2011. Consultado el 23 de junio de 2011. 
  64. US NRC, 2008, p. 6
  65. Hegerl, et al., Chapter 9: Understanding and Attributing Climate Change, Frequently Asked Question 9.2: Can the Warming of the 20th century be Explained by Natural Variability? (en inglés), en IPCC AR4 WG1, 2007.
  66. Simmon, R. y D. Herring (noviembre de 2009). «Notes for slide number 7, titulado "Satellite evidence also suggests greenhouse gas warming," in presentation, "Human contributions to global climate change"». Presentation library on the U.S. National Oceanic and Atmospheric Administration's Climate Services website. Archivado desde el original el 3 de julio de 2011. Consultado el 23 de junio de 2011. 
  67. Hegerl et al., Chapter 9: Understanding and Attributing Climate Change, Frequently Asked Question 9.2: Can the Warming of the 20th century be Explained by Natural Variability? (en inglés), en IPCC AR4 WG1, 2007.
  68. Randel, William J.; Shine, Keith P.; Austin, John et al. (2009). «An update of observed stratospheric temperature trends». Journal of Geophysical Research (en inglés) 114 (D2): D02107. Bibcode:2009JGRD..11402107R. doi:10.1029/2008JD010421. 
  69. USGCRP, 2009, p. 20
  70. Bradley, R. S.; K. R. Briffa; J. Cole; M. K. Hughes; T. J. Osborn (2003). «The climate of the last millennium». Alverson, K. D.; R. S. Bradley; T. F. Pederson, eds. Paleoclimate, global change and the future (en inglés). Springer. pp. 105-141. ISBN 3-540-42402-4. 
  71. Kaufman, D. S.; Schneider, D. P.; McKay, N. P.; Ammann, C. M.; Bradley, R. S.; Briffa, K. R.; Miller, G. H.; Otto-Bliesner, B. L.; Overpeck, J. T.; Vinther, B. M.; Abbott, M.; Axford, M.; Bird, Y.; Birks, B.; Bjune, H. J. B.; Briner, A. E.; Cook, J.; Chipman, T.; Francus, M.; Gajewski, P.; Geirsdottir, K.; Hu, A.; Kutchko, F. S.; Lamoureux, B.; Loso, S.; MacDonald, M.; Peros, G.; Porinchu, M.; Schiff, D.; Seppa, C.; Seppa, H.; Arctic Lakes 2k Project Members (2009). «Recent Warming Reverses Long-Term Arctic Cooling». Science (en inglés) 325 (5945): 1236-1239. PMID 19729653. doi:10.1126/science.1173983. 
  72. «Arctic Warming Overtakes 2,000 Years of Natural Cooling» (en inglés). UCAR. 3 de septiembre de 2009. Archivado desde el original el 27 de abril de 2011. Consultado el 8 de junio de 2011. 
  73. Bello, David (4 de septiembre de 2009). «Global Warming Reverses Long-Term Arctic Cooling». Scientific American (en inglés). Consultado el 8 de junio de 2011. 
  74. Mann, M. E.; Zhang, Z.; Hughes, M. K.; Bradley, R. S.; Miller, S. K.; Rutherford, S.; Ni, F. (2008). «Proxy-based reconstructions of hemispheric and global surface temperature variations over the past two millennia». Proceedings of the National Academy of Sciences (en inglés) 105 (36): 13252-7. PMC 2527990. PMID 18765811. doi:10.1073/pnas.0805721105. 
  75. Berger, A. (2002). «CLIMATE: An Exceptionally Long Interglacial Ahead?». Science (en inglés) 297 (5585): 1287-8. PMID 12193773. doi:10.1126/science.1076120. 
  76. Masson-Delmotte, V. M. et al. (2013). «Information from paleoclimate archives». Stocker,; T. F.; et al., eds. Climate Change 2013: The Physical Science Basis. Contribution of Working Group I to the Fifth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change (en inglés). Cambridge University Press. pp. 383-464. ISBN 978-1-107-66182-0. 

Enlaces externos[edit]


Cite error: <ref> tags exist for a group named "nota", but no corresponding <references group="nota"/> tag was found