Núcleos de condensación

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Aerosol pollution over Northern India and Bangladesh - NASA

Los núcleos de condensación de precipitación son partículas microscópicas presentes en la atmósfera que facilitan la formación de las gotas de las nubes. Su tamaño medio es de alrededor la centésima parte del tamaño de la gota de agua de una nube. Cuando el aire húmedo llega a la saturación, empieza el proceso de condensación desde el estado gaseoso al estado líquido, pero este proceso necesita de una superficie, cuanto más higroscópica mejor, para que el proceso tenga lugar a la temperatura de saturación o temperatura del punto de rocío. En ausencia de núcleos de condensación el proceso espontáneo de formación de gotículas de agua puede no producirse llegándose a alcanzar sobresaturaciones de hasta el 400%. La presencia de núcleos de condensación en la atmósfera es por tanto muy importante en los procesos de formación de las nubes.

La siembra de nubes para la obtención de lluvia se basa en este proceso.

Phytoplankton bloom in the North Sea and the Skagerrak - NASA

Una gota de agua de lluvia normal es de unos 2mm de diámetro, la gota típica de una nube es de unos 0,02mm y un núcleo de condensación medio es del orden de 1micra de diámetro. La cantidad de núcleos de condensación en la atmósfera es entre 100 y 1000 núcleos por centímetro cúbico. La masa total de núcleos de condensación que llegan a la atmósfera ha sido estimada en 2 billones de kg al año.

Existen muchos tipos diferentes de partículas atmosféricas que pueden actuar como núcleos de condensación. Pueden ser polvo, barro, partículas procedentes de combustiones diversas, sal marina de los rociones de las olas, cenizas volcánicas, procesos del fitoplancton o procesos de oxidación de la materia orgánica. La capacidad de cada una de las partículas para formas gotas de agua de nube varía según su tamaño, composición y propiedades higroscópicas. Por ejemplo, los sulfatos y la sal marina facilitan la condensación de forma muy activa, en tanto que el carbón orgánico o las partículas minerales lo hacen menos.

La cantidad y el tipo de los núcleos de condensación pueden influir en la cantidad de precipitación, duración y cantidad de las nubes y su capacidad de reflejar la radiación y por tanto tienen influencia en el clima terrestre y potencialmente en el cambio climático.

Una de las áreas de estudio es el papel del fitoplancton en la producción de núcleos de condensación (CLAW hypothesis). El fitoplancton produce sulfuro de dimetilo (DMS), que a su vez es la fuente de las partículas de sulfatos que actúan como núcleos de condensación (el DMS es el responsable del característico "olor a mar". Extensas capas de algas en las aguas superficiales de los océanos aparecen en un amplio rango de latitudes y liberan gran cantidad de DMS. La idea de que el aumento de la temperatura global pueda incrementar la actividad del fitoplancton y por tanto la de los núcleos de condensación ha sido vista como un fenómeno natural que podría ayudar a contrarrestar el cambio climático y está en proceso de estudio y debate científico.

Véase también[editar]

Referencias[editar]