Registro de temperaturas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Media global del cambio de temperatura en tierra y mar en 1880-2014, respecto a la media de 1951-1980. La línea negra es la media anual y la roja la media móvil de cinco años. Las barras verdes indican estimaciones de incertidumbre. Fuente: NASA GISS.

El registro de temperaturas muestra las fluctuaciones de la temperatura de la atmósfera y de los océanos a través de varios tramos de tiempo. La información más detallada existente comienza en 1850, cuando empiezan los registros metódicos de termometría. Existen numerosas estimaciones de temperaturas desde finales de la glaciación del Pleistoceno, particularmente durante la época del Holoceno, y periodos más antiguos son estudiados por la paleoclimatología.

Los cambios de temperatura varían a lo largo del mundo, pero desde 1880, la temperatura promedio de la superficie de la Tierra ha aumentado alrededor de 0,8 °C.[1]​ La velocidad de calentamiento casi se duplicó en la segunda mitad de dicho periodo (0,13 ± 0,03 °C por década, versus 0,07 ± 0,02 °C por década). El efecto isla de calor es muy pequeño, estimado en menos de 0,002 °C de calentamiento por década desde 1900.[2]​ Desde 1979 y según las mediciones de temperatura por satélite, las temperaturas en la troposfera inferior se han incrementado entre 0,13 y 0,22 °C por década. Los proxies climáticos demuestran que la temperatura se ha mantenido relativamente estable durante mil o dos mil años hasta 1850, con fluctuaciones que varían regionalmente tales como el Período cálido medieval y la Pequeña edad de hielo.[3]

El calentamiento que se evidencia en los registros de temperatura instrumental es coherente con una amplia gama de observaciones, de acuerdo con lo documentado por muchos equipos científicos independientes.[4]​ Algunos ejemplos son la subida del nivel del mar debido a la fusión de la nieve y el hielo y la expansión del agua al calentarse por encima de 3,98 °C (dilatación térmica),[5]​ el derretimiento generalizado de la nieve y el hielo con base en tierra,[6]​ el aumento del contenido oceánico de calor,[4]​ el aumento de la humedad,[4]​ y la precocidad de los eventos primaverales,[7]​ por ejemplo, la floración de las plantas.[8]​ La probabilidad de que estos cambios pudieran haber ocurrido por azar es virtualmente cero.[4]

Mucho del calentamiento observado ocurrió durante dos periodos: 1910 a 1945 y 1976 a 2000; la zona de enfriamiento de 1945 a 1976 ha sido mayormente atribuida al aerosol de sulfato.[9]​ Sin embargo, un estudio en 2008 sugirió que la caída de temperatura de cerca de 0,3 °C en 1945 se podría deber al aparente resultado de sesgos instrumentales no corregidos en la temperatura del mar.[10]

Dieciséis de los diecisiete años más cálidos del registro instrumental han ocurrido desde 2000.[11]​ Pese a que los años récords pueden atraer considerable interés público, los años individuales son menos significativos que la tendencia general. Debido a ello algunos climatólogos han criticado la atención que la prensa popular da a las estadísticas del «año más caluroso»; por ejemplo, Gavin Schmidt señaló que «las tendencias a largo plazo o la serie prevista de récords son mucho más importantes que si un año particular es récord o no».[12]

Desde 1850[editar]

Mediciones instrumentales[editar]

Últimos 25 años de variación de temperatura.

El registro instrumental de temperaturas muestra las fluctuaciones de las temperaturas atmosféricas y en los océanos, medidos por sensores. El periodo donde existen registros instrumentales razonablemente fiables de superficie con cobertura casi global es generalmente considerado que inicia en 1850.[13]​ Existen registros anteriores, como el de las temperaturas de Inglaterra Central desde finales del siglo XVII, pero con cobertura más escasa y menos estandarización instrumental.

En la actualidad, el Centro Hadley mantiene el HADCRUT3, un conjunto de datos globales de temperaturas superficiales,[14]NASA mantiene GISTEMP, que provee una medición de las temperaturas cambiantes superficiales con resolución mensual desde 1880,[15]​ y la National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) mantiene la Red Climatológica Global Histórica (GHCN-Mensual) base de datos que contiene temperaturas históricas, precipitaciones, y presiones de miles de estaciones de tierra del mundo.[16]​ La National Climatic Data Center (NCDC) también mantiene un registro de temperaturas desde 1880.[17]

Los datos registrados de temperaturas provienen de mediciones de estaciones en tierra y de buques. En tierra, los sensores de temperatura se resguardan en "abrigos meteorológicos Stevenson" o en sistemas de temperatura máx-mín (MMTS). Los registros marinos consisten en buques de superficie que toman lecturas de temperatura del aire (de entradas de aire al motor) y del agua (de cubos). Luego los registros de tierra y de agua se comparan.[18]​ Las mediciones de tierra y de agua y las calibraciones de los instrumentos es responsabilidad de los servicios nacionales de meteorología. La estandarización de métodos se organiza a través de la Organización Meteorológica Mundial, y de su predecesora, la Organización Meteorológica Internacional.[19]

En la actualidad, la mayoría de las observaciones meteorológicas se toman para su uso en previsiones meteorológicas. Centros como el Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas a Plazo Medio mostrando cartas instantáneas de su cobertura;[20]​ o el Centro Hadley con la cobertura de medias del año 2000.[21]​ La cobertura de los primeros años del siglo XX y del siglo XIX podrían ser significativamente menores. Mientras los cambios de temperatura varían tanto en tamaño como en dirección de una localidad a otra, el número de lugares distintos se combinan para producir una estimación de la variación media mundial.

Existen preocupaciones sobre posibles incertidumbres en el registro de la temperatura instrumental incluyendo la fracción de la tierra cubierta, los efectos de cambiar los diseños termométricos y de prácticas de observación, y los efectos del cambio de uso de la tierra (urbanizaciones) alrededor de las estaciones de observación. El registro de la temperatura del océano también sufre de cambios en las prácticas (tales como el cambio de la recogida de agua en baldes de lona para medir la temperatura de las tomas de motor[22]​) y son afectados por la isla de calor urbano, efecto o cambios en el uso local del suelo y cobertura del suelo (LULC) en la estación de superficie en tierra, etc.

Además de estos registros, también existen desde la década de los 70 mediciones de temperatura por satélite. Aunque los sensores de teledetección no miden temperaturas directamente sino otros parámetros como la radiancia, existen métodos de conversión que permiten calcular e inferir teóricamente temperaturas de superficie, así como de la troposfera y la estratosfera.

Mediciones por satélite[editar]

Los registros de RSS TMT (negro) y superficie (azul), en el período 1979-2004.

Las mediciones de temperatura por satélite en la troposfera comenzaron en 1979. Los registros del globo usable (radiosonda) comenzaron en 1958.

Actualmente (a mayo de 2005) la tendencia en datos basados en los satélites de la versión de Mears et al es de +0,133 °C/década[23]​ y en la versión 5.1 de Spencer y Christy es de +0,085 °C/década[24]​ (el S+C ha experimentado recientemente una revisión no explicada, y la tendencia a mayo de 2005 ahora es de 0,12 °C/década[25]​). Algunos análisis menos actualizados son Fu et al, con 0,2 °C/década (de mayo de 2004)[26]​ y Vinnikov y Grody, con +0,22 °C a 0,26 °C por década (de octubre de 2003).[27][28]​ Esto puede compararse con el aumento del registro superficial de aproximadamente 0,06 °C/década durante el último siglo y 0,15 °C/década desde 1979.

En el IPCC TAR sección 2.2.4[29]​ se puede encontrar una extensa comparación y análisis de las tendencias de las distintas fuentes de datos y períodos.

Las mediciones por satélite tienen la ventaja de que tienen una cobertura global, mientras que la medición de la radiosonda es a lo largo. Ha habido varias contradicciones al comparar los datos provenientes de ambos sistemas. Los modelos climáticos predicen que la troposfera se debería calentar más rápido que la superficie, por lo que sólo las versiones de Fu et al o Vinnikov y Grody de las mediciones por satélite son compatibles con esto y las mediciones de superficie.

Tendencias[editar]

Desde 1979, las temperaturas en tierra han aumentado casi el doble de rápido que las temperaturas oceánicas (0,25 °C por década frente a 0,13 °C por década).[30]​ Las temperaturas del océano aumentan más lentamente que las terrestres debido a la mayor capacidad calórica efectiva de los océanos y porque estos pierden más calor por evaporación.[31]​ Desde el comienzo de la industrialización la diferencia térmica entre los hemisferios se ha incrementado debido al derretimiento de la banquisa y la nieve en el Polo Norte.[32]​ Las temperaturas medias del Ártico se han incrementado a casi el doble de la velocidad del resto del mundo en los últimos 100 años; sin embargo las temperaturas árticas además son muy variables.[33]​ A pesar de que en el hemisferio norte se emiten más gases de efecto invernadero que en el hemisferio sur, esto no contribuye a la diferencia en el calentamiento debido a que los principales gases de efecto invernadero persisten el tiempo suficiente para mezclarse entre ambas mitades del planeta.[34]

La inercia térmica de los océanos y las respuestas lentas de otros efectos indirectos implican que el clima puede tardar siglos o más para modificarse a los cambios forzados. Estudios de compromiso climático indican que incluso si los gases de invernadero se estabilizaran en niveles del año 2000, aún ocurriría un calentamiento adicional de aproximadamente 0,5 °C.[35]

La temperatura global está sujeta a fluctuaciones de corto plazo que se superponen a las tendencias de largo plazo y pueden enmascararlas temporalmente. La relativa estabilidad de la temperatura superficial en 2002-2009, periodo bautizado como el hiato en el calentamiento global por los medios de comunicación y algunos científicos,[36]​ es coherente con tal incidente.[37][38]​ Actualizaciones realizadas en 2015 para considerar diferentes métodos de medición de las temperaturas oceánicas superficiales muestran una tendencia positiva durante la última década.[39][40]

Último milenio[editar]

Reconstrucciones de las Tº en el Hemisferio Norte del 2º milenio, a tono con varios artículos antiguos (líneas azuladas), más nuevos (líneas rojizas), y registro instrumental (línea negra).

El registro de temperaturas del último milenio es la reconstrucción del registro de temperaturas promedio desde el año 1000 en el hemisferio norte, posteriormente extendido hasta el año 1,[41][42]​ y luego también cubriendo el hemisferio sur.

Como solo se cuenta con un registro confiable de la temperatura superficial desde 1850, es necesario usar distintos indicadores indirectos —llamados proxies— para reconstruir las temperaturas anteriores. Estos incluyen anchos de anillos de árboles, crecimiento de corales y variaciones isotópicas en núcleos de hielo. Sin embargo, la cobertura de estos proxies es escasa: incluso los mejores registros proxy contienen observaciones muy inferior a las grandes épocas de los registros de observación. Además, existen problemas en la conexión de los servidores proxy (por ejemplo, ancho de anillos de árboles) a la variable de interés (e.g. temperature).

El estudio del clima del pasado es de interés para los científicos, pues mejora la comprensión de la variabilidad climática actual y proporciona una mejor base para las proyecciones futuras del clima. En particular, si la naturaleza y la magnitud de la variabilidad natural del clima se puede establecer, los científicos serán capaces de detectar en mejor manera las contribuciones antropogénicas al calentamiento global. Cabe aclarar que, no obstante, a pesar de que la reconstrucción de las temperaturas obtenidas desde los datos que brindan los proxies nos ayudan a entender las características de la variación del clima natural, esto se basa en una amplia variedad de metodologías en las que las reconstrucciones de proxy son solo una pequeña parte.[43][44]

De acuerdo con todas las reconstrucciones de temperatura importantes publicados en revistas revisadas por pares (ver gráfico), el incremento en la temperatura en el siglo XX y la temperatura a finales de este siglo es la más alta en los registros. La atención ha tendido a centrarse en los primeros trabajos de Michael E. Mann, Bradley and Hughes (1998), cuyo gráfico apodado «palo de hockey» fue presentado en el 2001 en el reporte de la United Nations Intergovernmental Panel on Climate Change. La metodología y los conjuntos de datos usados para la creación del the Mann et al. (1998) versión del gráfico del palo de hockey están en controversia con Stephen McIntyre y Ross McKitrick, aunque el gráfico está en general aceptado por la comunidad científica.

Últimos 800 milenios[editar]

Grafos mostrando variaciones, y relativa estabilidad del clima durante los últimos 12 milenios.

Paleoclimatología[editar]

Muchas estimaciones de temperaturas del pasado tienen que ver con la historia de la Tierra. El campo de la paleoclimatología incluye los registros de temperatura antiguos. Como el presente artículo está orientado a las temperaturas recientes, la atención se centra aquí en los acontecimientos desde la retirada de los glaciares del Pleistoceno. Los 10 milenios de la época del Holoceno cubren mucho de ese periodo, desde el fin del Dryas Reciente del Hemisferio Norte con un enfriamiento de más de un milenio. El Óptimo Climático del Holoceno fue generalmente más cálido que el siglo XX, pero numerosas variaciones regionales se han observado desde el comienzo del Dryas Reciente.

Registro de largo término de núcleos de hielo[editar]

Curvas de temperaturas reconstruidas en dos localidades de Antártida y registro global de variaciones en el volumen de hielo glacial. La fecha actual está a la izq. del grafo.

Incluso los registros a largo plazo existen para unos pocos sitios: las muestras EPICA (acrónimo en inglés: Proyecto Europeo de Muestreo de Hielo en Antártica) alcanzaron 800 k/año; otros han alcanzado 100 milenios. Las muestras EPICA cubren ocho ciclos glacial/interglaciares. El Proyecto de muestras de hielo del norte de Groenlandia (NGRIP llega hasta 5 k/año dentro del interglacial Riss-Würm (o interglacial Eemiano. Si bien la gran escala de las señales de los núcleos son claras, hay problemas de interpretación de los detalles, y la conexión de la variación de la señal isotópica de la temperatura.

Evidencia geológica de cambios de temperaturas pasadas[editar]

En escalas de tiempo más largo, las muestras de núcleos de sedimento muestran que los ciclos de glaciales-interglaciares son parte de una fase de profundización dentro de una edad de hielo prolongada que se inició con la glaciación de Antártida hace aproximadamente 40 millones de años. Esta fase de profundización, y los ciclos de acompañamiento, en gran parte se iniciaron aproximadamente hace tres millones de años atrás con el crecimiento de las capas de hielo continentales en el Hemisferio Norte. Los cambios graduales en el clima de la Tierra, de ese tipo, han sido frecuentes durante la existencia de los 4500 millones de la Tierra, y con mayor frecuencia son atribuidos a cambios en la configuración de los continentes y de los océanos.

Cambio climático en cinco mil milenios; la fecha actual a la extrema der. del grafo.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. NASA (16 de enero de 2015). «NASA, NOAA Find 2014 Warmest Year in Modern Record» (en inglés). 
  2. Trenberth et al., Ch. 3, Observations: Atmospheric Surface and Climate Change, Section 3.2.2.2: Urban Heat Islands and Land Use EffectsArchivado el 12 de mayo de 2014 en Wayback Machine., p. 244 (en inglés), en IPCC AR4 WG1, 2007.
  3. Jansen et al., Ch. 6, Palaeoclimate, Section 6.6.1.1: What Do Reconstructions Based on Palaeoclimatic Proxies Show?, pp. 466-478Archivado el 24 de mayo de 2010 en Wayback Machine. (en inglés), en IPCC AR4 WG1, 2007.
  4. a b c d Kennedy, J. J., et al. (2010). «How do we know the world has warmed? en: 2. Global Climate, en: State of the Climate in 2009». Bull.Amer.Meteor.Soc. (en inglés) 91 (7): 26. 
  5. Kennedy, C. (10 de julio de 2012). ClimateWatch Magazine >> State of the Climate: 2011 Global Sea Level (en inglés). NOAA Climate Services Portal. Archivado desde el original el 12 de mayo de 2013. Consultado el 18 de noviembre de 2014. 
  6. «Summary for Policymakers». Direct Observations of Recent Climate Change (en inglés). , en IPCC AR4 WG1, 2007
  7. «Summary for Policymakers». B. Current knowledge about observed impacts of climate change on the natural and human environment (en inglés). , en IPCC AR4 WG2, 2007
  8. Rosenzweig, C., et al.. «Ch 1: Assessment of Observed Changes and Responses in Natural and Managed Systems». Sec 1.3.5.1 Changes in phenology (en inglés). , en IPCC AR4 WG2, 2007, p. 99
  9. Houghton et al.(eds) (2001). «Climate Change 2001: Working Group I: The Scientific Basis – Chapter 12: Detection of Climate Change and Attribution of Causes». IPCC. Archivado desde el original el 11 de julio de 2007. Consultado el 13 de julio de 2007. 
  10. DWJ Thompson, JJ Kennedy, JM Wallace, PD Jones (2008). «Una discontinuidad importante en la mitad del siglo XX, en observar la temperatura media global de la superficie». Nature 453: 646-649. doi:10.1038/nature06982. 
  11. (En inglés.) «U.S. scientists officially declare 2016 the hottest year on record. That makes three in a row.» Washington Post.
  12. Schmidt, Gavin (22 de enero de 2015). «Thoughts on 2014 and ongoing temperature trends». Consultado el 4 de septiembre de 2015. 
  13. Brohan, P, JJ Kennedy, I Harris, SFB Tett, PD Jones, 2006. Incertidumbre en las estimaciones regionales y mundiales de cambios de temperatura observados: un nuevo conjunto de datos de 1850. Journal of Geophysical Research 111, D12106
  14. «Climate monitoring and data sets». Met Office. Consultado el 28 de septiembre de 2009. 
  15. «Datasets & Images – GISS Surface Temperature Analysis». Goddard Institute for Space Studies. Consultado el 13 de julio de 2007. 
  16. «GHCN-Monthly Version 2». NOAA. Consultado el 13 d julio 2007. 
  17. «Global Surface Temperature Anomalies». National Climatic Data Center. Consultado el 28 de enero de 2009. 
  18. Houghton et al. (eds) (2001). «Climate Change 2001: Working Group I: The Scientific Basis – Figure 2.6». IPCC. Archivado desde el original el 15 de junio de 2007. Consultado el 13 de julio de 2007. 
  19. Guide to the Global Observing System (PDF). WMO. 2007. ISBN 92-63-13488-3 |isbn= incorrecto (ayuda). Consultado el 13 de julio de 2007. 
  20. «Geographical coverage». web.archive.org. 13 de febrero de 2003. Consultado el 24 de febrero de 2020. 
  21. https://web.archive.org/web/20060527064814/http://www.meto.gov.uk/research/hadleycentre/CR_data/Annual/HadCRUTanm_2000.gif
  22. DWJ Thompson, JJ Kennedy, JM Wallace, PD Jones (2008). «Una discontinuidad importante en la mitad del siglo XX, en observar la temperatura media global de la superficie». Nature 453: 646-649. doi:10.1038/nature06982. 
  23. Tendencia en la versión de Mears et al Archivado el 23 de noviembre de 2012 en Wayback Machine.
  24. Tendencia en la versión 5.1 de Spencer y Christy
  25. Revisión no explicada
  26. Análisis de Fu et al
  27. Análisis de Vinnikov y Grody
  28. http://stephenschneider.stanford.edu/Publications/PDF_Papers/VinnikovGrody2003.pdf
  29. IPCC TAR sección 2.2.4 Archivado el 12 de enero de 2011 en Wayback Machine.
  30. Trenberth et al., Chap 3, Observations: Atmospheric Surface and Climate Change, Executive Summary, p. 237 (en inglés), en IPCC AR4 WG1, 2007.
  31. Sutton, Rowan T.; Buwen Dong, Jonathan M. Gregory (2007). «Land/sea warming ratio in response to climate change: IPCC AR4 model results and comparison with observations». Geophysical Research Letters (en inglés) 34 (2): L02701. Bibcode:2007GeoRL..3402701S. Consultado el 19 de septiembre de 2007. 
  32. Feulner, Georg; Rahmstorf, Stefan; Levermann, Anders; Volkwardt, Silvia (marzo de 2013). «On the Origin of the Surface Air Temperature Difference Between the Hemispheres in Earth's Present-Day Climate». Journal of Climate (en inglés) 26: 130325101629005. doi:10.1175/JCLI-D-12-00636.1. Consultado el 25 de abril de 2013. 
  33. «TS.3.1.2 Spatial Distribution of Changes in Temperature, Circulation and Related Variables - AR4 WGI Technical Summary». AR4 WGI Technical Summary (en inglés). Consultado el 21 de marzo de 2016. 
  34. Ehhalt et al., Chapter 4: Atmospheric Chemistry and Greenhouse Gases, Section 4.2.3.1: Carbon monoxide (CO) and hydrogen (H2), p. 256 (en inglés), en IPCC TAR WG1, 2001.
  35. Meehl, Gerald A.; Washington, Warren M.; Collins, William D.; Arblaster, Julie M.; Hu, Aixue; Buja, Lawrence E.; Strand, Warren G.; Teng, Haiyan (18 de marzo de 2005). «How Much More Global Warming and Sea Level Rise» (PDF). Science (en inglés) 307 (5716): 1769-1772. Bibcode:2005Sci...307.1769M. PMID 15774757. doi:10.1126/science.1106663. Consultado el 11 de febrero de 2007. 
  36. England, Matthew (febrero de 2014). «Recent intensification of wind-driven circulation in the Pacific and the ongoing warming hiatus». Nature Climate Change (en inglés) 4: 222-227. doi:10.1038/nclimate2106. 
  37. Knight, J.; Kenney, J. J.; Folland, C.; Harris, G.; Jones, G. S.; Palmer, M.; Parker, D.; Scaife, A. et al. (agosto de 2009). «Do Global Temperature Trends Over the Last Decade Falsify Climate Predictions? [en «State of the Climate in 2008»]» (PDF). Bull.Amer.Meteor.Soc. (en inglés) 90 (8): S75-S79. Consultado el 13 de agosto de 2011. 
  38. Global temperature slowdown – not an end to climate change (en inglés). UK Met Office. Consultado el 20 de marzo de 2011. 
  39. Gavin Schmidt (4 de junio de 2015). «NOAA temperature record updates and the ‘hiatus’» (en inglés). 
  40. NOAA (4 de junio de 2015). «Science publishes new NOAA analysis: Data show no recent slowdown in global warming» (en inglés). 
  41. Programa Ambiental de ONUArchivado el 2 de marzo de 2009 en Wayback Machine.
  42. Programa Ambiental de ONUArchivado el 24 de noviembre de 2005 en Wayback Machine.
  43. Houghton, 2001 12. Detection of Climate Change and Attribution of Causes
  44. «What If … the "Hockey Stick" Were Wrong?». RealClimate. 27 de enero de 2005. 

Enlaces externos[editar]