Registro de temperatura del último milenio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Información descriptiva del período cálido medieval y de la pequeña Edad de Hielo en varios reportes IPCC, ver Descripción del período cálido medieval y la pequeña edad de hielo en los informes del IPCC
Reconstrucciones de las Tº en el Hemisferio Norte del 2º milenio, a tono con varios artículos antiguos (líneas azuladas), más nuevos (líneas rojizas), y registro instrumental (línea negra)

El registro de temperaturas en el II milenio describe la reconstrucción de Tª desde el año 1000 en el Hemisferio Norte, y posteriormente extendido hasta el año 1, y luego también cubriendo el hemisferio sur. Es necesaria una reconstrucción debido a contar con un registro confiable de la Tª superficial, sólo desde 1850. Estudiar el clima del pasado es de interés para los científicos, pues mejora la comprensión de la variabilidad climática actual y, relacionado con lo anterior, proporciona una mejor base para las proyecciones futuras del clima. En particular, si la naturaleza y la magnitud de la variabilidad natural del clima puede ser establecida, los científicos serán capaces de detectar en mejor manera las contribuciones antropogénicas calentamiento global. Cabe aclarar que, no obstante, a pesar de que la reconstrucción de las temperaturas obtenidas desde los datos que brindan los proxis nos ayudan a entender las características de la variación del clima natural, esto se basa en una amplia variedad de metodologías en las que las reconstrucciones de proxi son sólo una pequeña parte.[1] [2]

De acuerdo con todas las reconstrucciones de temperatura importantes publicados en revistas revisadas por pares (ver gráfico), el incremento en la temperatura en el siglo XX y la temperatura a finales de este siglo es la más alta en los registros. La atención ha tendido a centrarse en los primeros trabajos de Michael E. Mann, Bradley and Hughes (1998), cuyo "palo de hockey" gráfico fue presentado en el 2001 en el reporte de la United Nations Intergovernmental Panel on Climate Change. La metodología y los conjuntos de datos usados para la creación del the Mann et al. (1998) versión del gráfico del palo de hockey están en controversia con Stephen McIntyre y Ross McKitrick, aunque el gráfico está en general aceptado por la comunidad científica.

Registro instrumental de Tº de los últimos 150 años

Técnicas generales y precisión[editar]

Sin lugar a dudas el mejor período observado es que el que va desde 1850 hasta la actualidad, con la cobertura mejorada con el tiempo. A lo largo de este período los instrumentos para medir la temperatura, mayormente basados en la lectura directa de los termómetros, tiene aproximadamente cobertura global. Esto muestra un incremento general de las temperaturas a nivel global.

Antes de este tiempo deben ser usados varios proxis. Estos proxis son menos exactos que la lectura directa de los termómetros, tienen una menor resolución temporal y menor cobertura espacial. Su única ventaja es que permiten una reconstrucción de los registros más prolongada. Desde que los registros de temperaturas directos son más precisos que los proxis (en efecto, son necesarios para calibrarlos) son usados cuando están disponibles, por ejemplo, de 1850 en adelante.

Métodos cuantitativos a partir de datos proxy[editar]

Si bien existen varios registros previos a 1850, los datos de temperaturas anteriores deben ser reconstruidos mediante aproximaciones según datos proxy, es decir aproximar una variable de interés (la temperatura) de otras variables que no tienen tanto interés. Una de esas variables, estudiada por la dendroclimatología, sería el grosor de los anillos de los troncos de los árboles, que permite inferir la duración de las estaciones o lo intensas que han sido. La composición isótopica de la nieva acumulada, corales, estalactitas también pueden ser usadas para inferir la temperatura. Otras técnicas que se han usado para inferir climas pasados es el examen de polen antiguos, la forma de los árboles, e incluso textos históricos. Estas reconstrucciones son inferencias indirectas de la temperatura y tienen por tanto mayor incertidumbre que la que aportan los instrumentos.

En general, la historia reciente de registros proxis está calibrada con los registros de temperatura locales, estimándose así la relación entre temperatura y el aproximado. Los registros deben tomarse con mucha precaución, ya que para inferir la temperatura global son necesarios muchos datos alrededor del planeta, y no basarse sólo en una media regional, como sería basarse en los anillos de árboles de un bosque. También pueden existir problemas si se unen datos provenientes de distintas fuentes para obtener una reconstrucción global. En la actualidad Osborn y Briffa usan una técnica más simple, que cuenta las proporciones de registros que son positivas, negativas y neutrales en cualquier período de tiempo.[3] [4] Esto produce un resultado con acuerdo general con los estudios convencionales multi-proxy.

Varias reconstrucciones sugieren que hubo una variabilidad mínima en las temperaturas hasta entrado el siglo XX (véase, por ejemplo, [1]). Más recientemente, Mann y Jones han exstendido sus reconstrucciones para cubrir el primer y segundo milenio (GRL, 2003[5] ). El trabajo ha sido reproducido por Wahl y Ammann en 2005.[6] El trabajo de Mann, Bradley y Hughes (1998) es conocido como el gráfico "Hockey Stick" graph, acuñado por Jerry Mahlman, director del Geophysical Fluid Dynamics Laboratory.

El trabajo de Mann et al., Jones et al., Briffa y otros[7] [8] forma una parte mayor del IPCC TAR's que concluye que "la tasa y magnitud del calentamiento global o hemisférica del siglo XX ha sido la mayor del milenio, siendo la década de 1990 y el año de 1998, la década y los años más cálidos".[9] El IPCC AR4 concluyó que "las temperaturas medias en el hemisferio norte durante la segunda mitad del siglo XX parecen haber sido mayores que en cualquier período de 50 años en los últimos 500 años, y muy probablemente de los últimos 1300".[10]

Reconstrucción cualitativa con los registros históricos[editar]

Es también posible usar datos históricos como épocas de vendimias, períodos libres de hielo en el mar en los puertos y otras entradas en diarios sobre heladas y olas de calor que nos dan indicaciones de cuando hizo más calor o frío en algunas regiones. Estos registros son díficiles de calibrar, y a menudo sólo están disponibles en un período corto de tiempo, puede que estén disponibles solo para regiones desarrolladas, y cometan grandes errores de estimación. Estas observaciones históricas del mismo período muestran períodos de calentamiento y enfriamiento simultáneos en algunos puntos.

El astrofísico Sallie Baliunas notó que las variaciones de la temperatura estaban correlacionadas con las variaciones solares[11] y aseguró que el número de manchas solares nos podía dar una medida aproximada del brillo que aportaba el sol. Balunias y otros sugirieron que los períodos de radiación solar eran en parte responsables de los registros históricos de enfriamiento y calentamiento tales como el mínimo de Maunder y la Pequeña Edad de Hielo. El mismo argumento podría haber implicado que los períodos de incremento de radiación solar contribuyeran al Período cálido medieval, cuando se pudo cultivar y colonizar las zonas costeras de Groenlandia.

Limitaciones[editar]

Las aparentes diferencias entre las aproximaciones cuantitativas y cualitativas no están completamente reconciliadas. Las reconstrucciones mencionadas arriba descansan en varias suposiciones para generar sus resultados. Si estas suposiciones no se mantienen, estas reconstrucciones no serán confiables. Para las reconstrucciones cuantitativas, la suposición más fundamental es que los registros proxy varían con la temperatura y los factores no-temperatura no confunden los resultados. En los registros históricos las fluctuaciones pueden ser regionales más que hemisféricas. Por ejemplo, en el caso de la medición de los anillos de los árboles, podríamos estar pasando por alto detalles importantes, como que hubiera una plaga o un oscurecimiento debido a una erupción que afecto al crecimiento de los árboles.

Controversia del gráfico de palo de hockey[editar]

Existe un debate abierto sobre los detalles de la reconstrucción de los registros de temperatura y sus medias, centrados en el trabajo de Mann, Bradley y Hughes (1998), y su gráfica con forma de "palo de hockey". Stephen McIntyre y Ross McKitrick[12] informaron de varios errores en la metodología de Mann et al. (1998) y que el método de Mann, Bradley, y Hughes "cuando testeaba el red noise persiste, la componente principal siempre se aproximaba a la forma de un "hockey stick". En respuesta, Michael E. Mann (apoyado por Tim Osborn, Keith Briffa y Phil Jones del Climatic Research Unit) ha cuestionado las dudas aportadas por McIntyre y McKitrick.[13] [14] El IPCC Fourth Assessment Report expuso que McIntyre y McKitrick "podían tener alguna base teórica, pero Wahl y Ammann (2006)[6] también demostraron que el impacto de la amplitud en la reconstrucción sería muy pequeña (~0.05 °C)."[15]

Véase tambinen[editar]

Referencias[editar]

  1. Houghton, 2001 12. Detection of Climate Change and Attribution of Causes
  2. «What If … the "Hockey Stick" Were Wrong?». RealClimate. 27 de enero de 2005. 
  3. Osborn, T. J.; Briffa, K. R. (2006). «The Spatial Extent of 20th-Century Warmth in the Context of the Past 1200 Years». Science (AAAS) 311 (5762): 841–844. Bibcode:2006Sci...311..841O. doi:10.1126/science.1120514. PMID 16469924. 
  4. «A New Take on an Old Millennium». RealClimate. 9 de febrero de 2006. 
  5. Mann ME, Jones PD (August de 2003). «Global Surface Temperatures over the Past Two Millennia». Global Surface Temperatures over the Past Two Millennia 30 (15): 1820. Bibcode:2003GeoRL..30oCLM5M. doi:10.1029/2003GL017814. 
  6. a b Wahl ER, Ammann CM (November de 2007). «Robustness of the Mann, Bradley, Hughes reconstruction of Northern Hemisphere surface temperatures: Examination of criticisms based on the nature and processing of proxy climate evidence» (PDF). Climatic Change 85 (1–2): 33–69. doi:10.1007/s10584-006-9105-7. Archivado desde el original el 24 de noviembre de 2015. 
  7. Houghton, 2001 Figure 2.20: Millennial Northern Hemisphere (NH) temperature reconstruction (blue) and instrumental data (red) from AD 1000 to 1999
  8. Houghton, 2001 Figure 2.21: Comparison of warm-season and annual mean multi-proxy-based and warm season tree-ring-based millennial Northern Hemisphere temperature reconstructions
  9. Houghton, 2001 2.3.5 Summary
  10. http://www.ipcc.ch/publications_and_data/ar4/wg1/en/spmsspm-a-palaeoclimatic.html
  11. Powell, Alvin (24 de abril de 2003). «Sun's warming is global: CfA lecture links solar activity and climate change». Harvard University Gazette. Consultado el 17 de abril de 2007. 
  12. McIntyre S, McKitrick R (2005). «Hockey sticks, principal components, and spurious significance». Geophys. Res. Lett. 32 (3): L03710. Bibcode:2005GeoRL..3203710M. doi:10.1029/2004GL021750. 
  13. http://www.cru.uea.ac.uk/~timo/paleo/ (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  14. Michael E. Mann, Raymond S. Bradley, Malcolm K. Hughes Note on Paper by McIntyre and McKitrick in "Energy and Environment"
  15. Climate Change 2007: The Physical Science Basis, Ch. 6

Enlaces externos[editar]