Copa menstrual

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Diseños predominantes
Copa menstrual con forma de campana
Disco menstrual descartable. Tiene una apariencia similar al diafragma.

La copa menstrual, también llamada copa vaginal, es un recipiente que se inserta en la vagina durante la menstruación para recolectar el sangrado. El disco menstrual o copa cervical[1]​ es una variante con un diseño de forma similar a un diafragma. Dentro del cuerpo la copa genera un sello de vacío para evitar filtraciones[2]​ y a diferencia otros métodos internos de gestión menstrual, como tampones y esponjas, no absorbe los fluidos, sino que estos se depositan dentro hasta el momento de extraerla y desecharlos.[3]​ Están fabricadas en látex, silicona grado médico o elastómero termoplástico (TPE). Los discos tienen versiones reutilizables o descartables, estas últimas de poliuretano.[4]​ Para garantizar un correcto uso, el usuario debe de higienizarse las manos al introducirla y retirarla, no dejarla colocada más de doce horas continuas, y desinfectar el dispositivo al principio y final del ciclo menstrual.[5][6]

Las primeras patentes de recolectores internos de menstruación datan desde 1867 y los primeros ejemplos de comercialización de copas menstruales se dieron en la década de 1930, en Estados Unidos. Estos dispositivos pudieron encontrarse de manera intermitente en el mercado durante el siglo XX hasta la década de 1980, con el surgimiento y establecimiento de la marca The Keeper. Las copas menstruales pueden adquirirse en más de 99 países,[7]​ aunque su tasa de uso en la población sigue siendo baja.[8]

Sobre la salud se considera a la copa menstrual un dispositivo seguro y aceptable para la higiene menstrual en países de altos, medios y bajos ingresos.[9]​ Pueden sin embargo presentarse con su uso síntomas como dolor, irritación del canal vaginal y lesiones leves.[1]​ No se ha probado una correlación con aumento de enfermedades o patologías específicas como síndrome de shock tóxico o endometriosis, pudiendo observarse beneficios como menor tasa de candidiasis y vaginosis bacteriana.[8]

Al ser reutilizable, la copa menstrual tiene un menor impacto ambiental que productos de higiene descartables.[10]​ A nivel económico representa un ahorro para el usuario ya que tiene una vida útil de hasta diez años, no obstante su inversión inicial puede ser una barrera para ciertos sectores socioeconómicos.[11]​ Existen nociones culturales que dificultan o evitan el acceso de este dispositivo de uso interno en entornos que mantienen un tabú sobre la virginidad y sexualidad femenina, o donde la educación sexual, gestión menstrual o infraestructura de saneamiento son deficientes.[12]

Historia[editar]

Siglo XIX[editar]

Primera patente conocida de «saco catamenial», creada por S, L. Hockert y autorizada en 1867, Estados Unidos.

El primer antecedente conocido de un dispositivo afín a una copa menstrual es el «saco catamenial», patentado en 1867 en Chicago, Estados Unidos, por S, L. Hockert. El invento consistía en cinco estructuras unidas de uso interno y externo. Dentro de la vagina se colocaba una especie de bolsa o saco blando de goma; un anillo, fabricado también en goma, caucho, oro, plata u otros materiales que Hockert consideraba adecuados, rodeaba el cuello uterino y sujetaba el saco. A este último se le unía un alambre que recorría el canal vaginal hasta salir al exterior, se curvaba hacia arriba y terminaba en una almohadilla que la persona usaba en la parte baja del abdomen. Todo el dispositivo se sostenía al cuerpo mediante un cinturón atado justo sobre la cadera. La bolsa podía ser suficientemente larga como para salir al exterior por el orificio vaginal, y dentro de ella se colocaban esponjas para absorber el flujo menstrual. La patente estipulaba que el alambre podía ser de plata u «otro material adecuado» y su largo era regulable mediante un tornillo; la almohadilla que lo sostenía era de plata, goma o materiales similares.[13]

Durante el siglo XIX se continuaron registrando patentes de recolectores internos. En 1876 George E. Johnston, también de Chicago, inventó una copa unida a un saco exterior donde se acumulaba la menstruación. Su distintivo era el sistema de dos recámaras dentro del adminículo: una para acumular el aire, que permitiría que la copa se expandiese dentro del cuerpo, y otra para recibir la menstruación al posicionarse en contacto con el cérvix. Debajo de la copa se desprendían dos conductos, uno sin salida para el aire, y otro para redirigir los fluidos hacia un saco externo. El «paciente» debía de atar este saco a una extremidad o dónde lo juzgara cómodo.[14]​ En 1884 surgió una patente de Hiram G. Farr que describía una copa de metal, con sistema de recámaras y unida a un único apéndice hueco de material blando que llevaría el flujo hacia una bolsa exterior.[15]​ Un anuncio de este modelo apareció en la revista estadounidense American Druggist bajo el nombre de «soporte de útero».[16]​ En 1892 Julius J. Wernier registró un recolector menstrual que podía regular su largo mediante tubos telescópicos. Esto permitía que la mujer pueda adaptar el producto a su talle de profundidad vaginal. La copa y los tubos a los que estaba unida eran flexibles, y llevaban el líquido a un receptáculo fabricado en goma o tela impermeabilizada. Una vez lleno, podía desencastrarse y vaciar el contenido.[17]​ Tres años más tarde Philip W. Dautrich licenció un saco tubular de doble entrada, que una vez introducido en el canal vaginal sostenía el cérvix con su extremo en forma de anillo grueso. Este salía al exterior y, para evitar que se derramara el flujo menstrual, poseía una pinza en su otro extremo que la usuaria podía abrir para evacuar el contenido. El aparato estaba anexado a un sistema de cinturones que recorrían la cadera y la entrepierna, y su saco podía posicionarse hacia adelante, atrás o a los costados.[18]​ En 1898 Seth Beach propuso una dispositivo con forma de globo con un cuello alargado y cónico, y un anillo en su extremo que rodeaba a la entrada del útero. En el interior había hendiduras que creaban recámaras destinadas a acumular los fluidos.[19]

Siglo xx[editar]

Durante las primeras décadas del siglo XX la mayoría de los diseños abandonaron el uso de cinturones o soportes externos, y se limitaron a innovar en la estructura de uso interno. En 1903 Lee H. Mallaleiu describió una copa con un anillo corrugado, un cuerpo flexible en forma de túnel y un sistema de válvula con una esfera para evitar derrames.[20]​ En 1907 se patentó un pesario con un cabo firme como recolector menstrual. Creado por Louise Nelson, este lo describió como un tubo con una capa externa de goma resistente, y una interna de goma blanda, en cuyo interior debía coserse una esponja para recolectar la sangre.[21]​ John Jorgenson propuso en 1917 un modelo de recolector catamenial hecho de metal, con forma de cilindro hueco y un extremo hemisférico cerrado.[22]​ Un año después Lester E. Norquist patentó un aparato catamenial con forma de copa alargada, con aberturas laterales y que terminaba en un apéndice en forma de anillo plano. El autor también recomendaba el uso de un material absorbente dentro del aparato, preferentemente una esponja.[23]​ En 1928 Emil Spardel inscribió una copa capaz de plegarse sobre sí misma unida a una bolsa exterior mediante un cabo tubular.[24]​ Lester J. Goddard registró en 1932 un «receptáculo vaginal»; a diferencia de sus antecesores el diseño no traía orificios, estaba fabricado en una sola pieza de caucho sintético blando de buena calidad y Goddard estipuló que no debería de entrar en contacto con el cérvix.[25]​ Ese mismo año Charles F. Emery, Jr licenció un modelo de aparato sanitario con una boquilla, un cuerpo en forma de bolsa que recolectaba el flujo y con una terminación de pinza doblada para evitar fugas.[26]​ La patente de Arthur F. Hagedorn en 1935 se basó en el modelo de Goddard e incluía un patrón sobre la cara externa para facilitar el agarre a las paredes vaginales, así como cambios en el diseño del aro con motivo de mejorar la distribución de la presión de aire en el canal vaginal.[27]​ Un modelo de copa con cabo en forma de botón se registró ese año a nombre de John Robert Manegold.[28]

Primeros modelos comerciales[editar]

Durante la década de 1930 comenzó la producción de las primeras marcas comerciales de copas menstruales. Los primeros antecedentes son la Daintette Cup fabricada por The Dainty Maid Inc. en Middlefield, Connecticut, y Foldene Cup por Foldene Inc. en Cleveland, Ohio. Ambas tenían un molde muy similar pero variaban en color y tamaño.[29][30]​ En 1937 la inventora y actriz estadounidense Leona Chalmers patentó un modelo que, a diferencia de sus predecesores, estaba fabricado en caucho vulcanizado y presentaba pequeñas aberturas debajo de su aro para la liberación de presión.[31]​ Lanzó su producto bajo la marca Tass-ette, pero durante la Segunda Guerra Mundial el faltante de caucho como materia prima perjudicó la producción de la copa.[32]​ La barrera cultural sobre la sexualidad femenina impedía al público incorporar métodos internos de gestión menstrual como copas o tampones –patentados y lanzados en esta década–, así como también existía la preocupación de sectores de la medicina sobre la seguridad de estos dispositivos y la posibilidad de que «rompan el himen, estimulen sexualmente (a la mujer) y fomenten la promiscuidad».[33]​ En 1950 Chalmers documentó su segundo modelo con cambios en la composición del material, en este caso caucho blando que permitían una mayor flexibilidad a la hora del plegado, pero con aditivos que lograban que la copa vuelva a adoptar su forma original una vez introducida. Otro punto característico era el patrón de líneas entrecruzadas y en forma de espiral sobre el aro y cuerpo de la copa, un recurso para garantizar una mejor succión.[34]​ Otro modelo patentado por entonces fue el de Adele Gordon en 1952, una «trampa catamenial» compuesta de una copa de boca amplia y cónica, destinada a rodear el cérvix y todo el tramo superior del canal vaginal, para canalizar el flujo menstrual a una bolsa.[35]

En esta época Chalmers trabajó con el empresario Robert Oreck, quien fundó la compañía Tassette Inc. para comercializar su modelo de copa con el nombre de Tassette.[36]​ La promoción del producto destacaba la sensación de «frescura» que brindaba y su forma «bonita». Para la estrategia de mercadotecnia se desplegaron anuncios en prensa, la primera publicidad radial de un producto menstrual en EE. UU.[37]​ que contó además con la recomendación de una médica, y se alquiló un espacio en Times Square, convirtiéndose así en el primer anuncio de este lugar dedicado a un artículo de este tipo.[33]​ Si bien la copa logró ingresar al mercado, el público mostró cierta resistencia a la idea de lavar y reutilizar un dispositivo genital y se decantó por el uso del tampón descartable.[38]​ La revista especializada Obstetrics & Gynecology publicó una serie de notas entre 1959 y 1963 evaluando el modelo de Chalmers y llegó a la conclusión de que «la copa ha probado ser segura, higiénica y cómoda», a menudo destacando los beneficios que ofrecía y la mayor seguridad frente a otros productos como tampones y toallas sanitarias. En 1962 realizó un estudio con 150 usuarias de copa menstrual que incluyó exámenes pélvicos, uroanálisis, y hemograma, con resultados favorables. Aconsejó, sin embargo, evitar utilizarla personas con prolapso uterino, o aquellas con útero retroverso o en anteflexo con distancia corta de canal vaginal, como así también evaluar el uso por parte de personas vírgenes. La revista recomendó en una ocasión el sanitizado sumergiéndola en una solución débil de agua con cloro.[39][40][41]​ A finales de 1963 Tasette Inc presentó dificultades económicas y retiró su copa reutilizable del mercado.[38]

En 1961 Warren E. Adams patentó un dispositivo catamenial con forma de saco fabricado en termoplástico flexible. El modelo era descartable y además incluía un aplicador en forma de tubo para facilitar su inserción.[42]​ Un año después lo hizo Maurice E. Bakunin con un recipiente con forma de tubo, doble recámara interna y un sistema de inflado.[43]​ Entre los años 1960 y 1970 un nuevo panorama social relacionado con la revolución sexual y a la aparición de anticonceptivos hormonales forjó nuevos hábitos de consumo en la gestión menstrual, sobre todo entre mujeres jóvenes que preferían el uso de tampones por sobre las toallas sanitarias.[33]​ En 1964 apareció un diseño similar a un disco menstrual, patentado por James J. Nolan, quien lo describió como «tampón vaginal con membrana» que se manipulaba de la misma manera que un diafragma.[44]​ Entre 1965 y 1971 Barbara M. Waldron patentó dos diseños de copas basándose en el de Chalmers con la adición de cuatro nervaduras radiales para mejorar el agarre; el primero era descartable y sumaba un aplicador,[45]​ el segundo era reutilizable.[46]​ En 1974 se patentó un modelo capaz de ser utilizado durante todo el periodo ininterrumpidamente gracias a su sistema de válvula.[47]​ En 1969 Oreck refundó su empresa, esta vez bajo el nombre de Tassaway Inc y lanzó a la venta la copa Tassaway. A diferencia de su predecesora, este modelo era descartable, lo que le permitía por un lado tener una mejor llegada frente a un público reticente a reutilizar un dispositivo menstrual, además de un mayor influjo de ventas al ser constantemente reemplazadas por el usuario.[36]​ La nueva estrategia comercial incluyó la aparición en las revistas Cosmopolitan, Ms.Ebony y McCall’s, y la inversión en anuncios en la televisión estadounidense, convirtiéndose así en uno de los primeros productos de higiene menstrual en llegar a la pantalla en este país. Tassaway Inc firmó un acuerdo de distribución en las cadenas de supermercados y farmacias Walgreen’s, Caldor, Sav-on, y Giant, y tuvo un desembarco en Europa. Sin embargo, nuevamente el producto probó no ser rentable ya que los consumidores no estaban habituados a la inserción y retiro de la copa del cuerpo, que difería notablemente de los tampones. Oreck afirmó no tener la experiencia necesaria en materia de productos de higiene menstrual para lograr posicionarla frente sus competidores.[38]​ A pesar de la inversión de más de un millón de dólares, la compañía solo tenía activos por un valor de 225 000 dólares y un juez confirmó que Oreck había incumplido leyes de seguridad y fraude.[33]​ Hasta su cierre a principios de 1973, la marca había vendido cuarenta millones de copas al público estadounidense.[38]

Establecimiento en el mercado[editar]

The Keeper (derecha), fabricada en látex, presente en el mercado desde 1987. A la izquierda modelo Diva Cup, de silicona transparente. Las bolsas de tela son para guardarlas entre usos.

En la década de 1970 cayó la venta de tampones en Estados Unidos debido al registro de casos de síndrome de shock tóxico asociados a su uso. Esto propició la conformación de un sector de consumidores que buscaban soluciones alternativas, entre ellas la copa menstrual. Otros factores que entraron en juego fueron la difusión de ideas sobre ecología y espiritualidad asociadas a a la menstruación.[48]​ En 1987 Lou Crawford comenzó a fabricar la copa de látex The Keeper, en Cincinnati, Estados Unidos; el modelo sigue en venta hasta la actualidad.[33]​ La presentación original incluía dos talles, el primero para mujeres nulíparas y el segundo, más grande, para las que hayan experimentado partos vaginales. La Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) requirió que se establezca una advertencia sobre posible alergia al látex.[49]​ En 1989 la empresa australiana Chattan Australia Pty Ltd desarrolló Gynaeseal, un recolector menstrual descartable de látex con aplicador y contenedor de plástico; llamado «tampón diafragma» su diseño era similar a un disco menstrual y estaba orientado a las personas que practicaban planificación familiar natural permitiendo la penetración durante la menstruación. No hay evidencia de su desempeño comercial.[50]​ El primer disco menstrual descartable con presencia en el mercado es Softcup, fabricado por Ultrafem Inc. en termoplástico no absorbente[51]​ y lanzado por primera vez en 1996 en Estados Unidos.[52]

El cambio del contexto social propició la incorporación paulatina de este método de higiene, con el surgimiento de las redes sociales como espacios para debatir temas anteriormente considerados tabú, movimientos como el body positivity, nuevos conceptos como justicia ambiental y la demanda de un consumo de ingredientes y productos más «naturales».[33]​ En 2002 se lanzó al mercado la primera marca de copa menstrual reutilizable de silicona grado médico hipoalergénica, Mooncup, con base en Reino Unido.[notas 1]​ Este material es una alternativa con menor tasa de alergia que el látex.[55]​ Existen al rededor de 199 marcas en 99 países.[7]

Diseño y uso[editar]

Las copas menstruales tienen diferentes tamaños. A la derecha se observa una regla para comparar su altura.

Descripción y talles[editar]

La copa menstrual es un dispositivo que se coloca en el canal vaginal, debajo del cuello uterino, para recolectar la menstruación. Es un método de gestión menstrual. Los dos modelos más habituales son aquellos con forma de campana o copa, y los discos menstruales, de molde similar a un diafragma. Las copas son reutilizables y los discos tienen versiones tanto reusables como descartables.[56][57][51]

Los materiales de la fabricación varían desde el látex (modelo The Keeper), silicona hipoalergénica[58]​ y elastómero termoplástico (TPE).[2]​ Algunos discos menstruales descartables utilizan un tipo de termoplástico no absorbente ,[51]poliuretano, polipropileno o polímero de Kraton,[59]​ y son libres de BPA, ftalatos, látex y silicona.[57]​ El termoplástico es flexible a temperatura ambiente, y se emblandece una vez dentro con el calor corporal, brindándole la facultad de adoptar la forma de la anatomía de la usuaria.[49]​ Las dimensiones promedio de una copa son de 6 cm de largo y 4,2 cm de diámetro en su parte más ancha, con una capacidad de almacenamiento de entre 10 y 38 cc,[60]​ pudiéndose encontrar casos de hasta 66 cc.[6]​ La vida útil del producto puede alcanzar los diez años de uso.[12]

Las copas menstruales vienen en diferentes formas, diseños y tamaños. Para elegir el modelo adecuado se debe tomar en cuenta factores relacionados al cuerpo como la edad, si hubo partos vaginales, la fortaleza de los músculos del suelo pélvico, la longitud del canal vaginal hasta el cérvix y el volumen promedio de flujo menstrual. Con base en esto se debe elegir una copa según su longitud, firmeza y capacidad. La selección la puede hacer el usuario en conjunto con un médico.[61]​ Los talles dependerán del fabricante, como regla general los pequeños son para mujeres de hasta treinta años sin partos vaginales y los grandes para mayores de esta edad, con partos o con flujo menstrual abundante,[61]​ aunque los parámetros son relativos pudiéndose encontrar talles específicos para adolescentes y para canales vaginales cortos o largos.[6]​ La flexibilidad del dispositivo afectará su capacidad de desplegarse en el interior del cuerpo, siendo las copas más firmes preferibles para personas con suelos pélvicos desarrollados, atletas o que realicen asiduamente ejercicios de Kegel. Las copas menstruales mayoritariamente tienen forma de campana y pueden encontrarse con moldes asimétricos, con forma de bulbo, con válvula para el drenaje, con sistema antiderrames y plegables. Otras variables observadas son diferentes colores, texturas y diseños característicos de apéndice; sobre estos últimos en algunos modelos el usuario puede recortarlos para adecuarlos a su canal vaginal.[6]

Diferentes dobleces posibles de una copa. De izquierda a derecha, doblez en forma de «7», en forma de «C», en forma de «loto» y «hacia abajo»

Utilización[editar]

La copa menstrual debe enjuagarse con agua potable cada vez que se retira del cuerpo, con previa higiene de manos.

Para introducir la copa menstrual en el cuerpo la usuaria deberá higienizarse las manos. Debe de plegarla sobre sí misma, e introducirla primero por el pico, de manera similar a un tampón sin aplicador. Se puede facilitar la inserción mojándola con agua o utilizando un lubricante a base de agua. Una vez dentro, la usuaria puede girarla para desplegarla por completo y que se cree el sello de vacío que impedirá las filtraciones. Debería de quedar a unos centímetros del cérvix.[61]​ En el caso de un disco menstrual, las instrucciones son similares, solo que debe posicionarse pasando el hueso púbico hasta el fórnix, en un ángulo vertical.[57]​ Una vez colocada adecuadamente no se debe sentir.[61]​ Para retirar las copa, nuevamente el usuario debe de lavarse las manos y con el dedo pulgar y anular debe de tomar a la copa desde la base –no desde el cabo– y apretar para liberar la succión, acto seguido se saca y el contenido se descarga en el inodoro o lavatorio.[61]​ Los discos se extraen enganchando un dedo en el borde inferior y arrastrando hacia afuera.[6]

No deben utilizarse los músculos del suelo pélvico para pujar excesivamente y hacer descender la copa por el canal vaginal debido al riesgo de prolapso; en su lugar se debe tomarla con los dedos y primero liberar la presión.[62]​ Para reutilizarse debe limpiarse con agua potable y algunas fuentes suman también jabón. Si se retira en un baño público sin acceso a un grifo se puede higienizar con una botella de agua o papel higiénico.[5]​ Como factor de seguridad, el uso continuo de una copa menstrual no debe superar las doce horas.[63][64]​ Preventivamente se la puede introducir en el momento próximo a iniciar la menstruación para evitar así las filtraciones del primer día.[58]​ La posición más conveniente para colocarla depende de la usuaria, pudiendo hacerse de cuclillas, parada o con una pierna levantada.[5]

Sanitizado por hervor.

La desinfección del adminículo puede hacerse al principio y al finalizar el sangrado.[65]​ El proceso dependerá del material y las instrucciones del fabricante.[5]​ El método habitual es por ebullición, hervir la copa entre tres a diez minutos en agua potable. El sanitizado tiene por objetivo la disminución de la carga de microorganismos, sobre todo bacterias y hongos, como así también la desactivación de cualquier virus presente en la superficie. Otros métodos incluyen el uso de pastillas sanitizantes en agua fría y esterilizadores eléctricos con tecnología de rayos UV y ozono.[66]​ La lejía o el agua oxigenada no deben utilizarse para la desinfección porque pueden corroer el material,[6]​ y se debe evitar guardar la copa en lugares herméticos, siendo preferible en una bolsa exclusiva de algodón o tela respirable y no exponerla al sol, humedad o temperaturas extremas.[67]​ Para higienizarla tampoco se deben utilizar jabones con fragancias, geles antibacterianos o alcohol por la posibilidad de que irriten la vagina. En el caso de la copa adquiera una coloración rojiza o amarillenta por la acumulación del hierro de la sangre, se puede desteñir remojándola en una solución rebajada de agua oxigenada por ocho horas o utilizar un esterilizador eléctrico, aunque esto puede afectar también la pigmentación original en el caso de que sea coloreada.[66]

Comparación de la posición relativa en el canal vaginal
La copa menstrual se inserta en la parte baja de la vagina pero su altura dentro del canal puede variar.
El disco menstrual se coloca inmediatamente debajo del cérvix y se mantiene en esa posición por la presión del hueso púbico.
El tampón debe llegar hasta las proximidades del cérvix ya que permite que este se expanda tanto en longitud como en grosor a medida que absorbe el flujo.

Condiciones de uso[editar]

Las copas menstruales tienen una curva de aprendizaje y se deben seguir instrucciones específicas para retirarlas saludablemente del cuerpo.[68]​ Se estima que se necesita un promedio de tres a seis ciclos menstruales para que el usuario se habitúe a las mismas.[63][64]​ Su inserción no debería de causar dolor, pero existe la posibilidad de experimentar molestias o incomodidades.[12]​ Sobre las filtraciones tiene el mismo porcentaje de fugas que otros métodos de gestión menstrual, con al menos dos estudios señalando una reducción en las mismas. Los factores que pueden incidir en este problema son la necesidad de un talle mayor, menorragia, alteraciones del útero, una mala colocación del artículo o un desborde de la capacidad.[8]

Copa menstrual en uso. Se observa una separación del plasma (arriba) del resto de los componentes y tejidos de la menstruación.

Las copas vaginales pueden utilizarse mientras se realiza ejercicio y actividades físicas de alta movilidad, como así también durante la noche.[69]​ Su uso es seguro también para la natación, ya que el recolector no absorberá el agua que pueda ingresar a la vagina.[70]​ A su vez pueden cambiarse en un baño público; si se utiliza un inodoro ecológico seco con separación de la orina, la menstruación puede verterse dentro si la usuaria toma la precaución de luego limpiar con agua y un cepillo los restos de sangre visibles.[71]​ Las copas menstruales son objetos de uso personal y no deben compartirse.[72]

Dependiendo de la anatomía de cada persona, tanto copas como tampones pueden estirar el himen; no pueden, sin embargo, afectar la virginidad de una usuaria dado que esto último es una construcción social asociada al primer coito, y no a métodos de gestión menstrual. La pérdida de la virginidad no es un estado fisiológico.[72][notas 2]​ Debido a que para colocarlas deben de manipularse los genitales, algunas fuentes estiman que el producto puede ser dificultoso para aquellas mujeres que no hayan experimentado penetración vaginal o conozcan su anatomía.[73]​ No se aconseja el uso de copas menstruales en el caso de prolapso uterino, o si la distancia del canal vaginal es menor a cinco centímetros.[74]​ Tampoco puede ser utilizada por personas que hayan padecido mutilación genital femenina con sutura de infibulación .[75]​ Algunas patologías pueden afectar el uso de la copa, como el vaginismo, mioma uterino, endometriosis o variaciones de la posición uterina. En estos casos se puede recurrir a una consulta con un ginecólogo.[72][76]

Los recolectores menstruales no protegen de infecciones de transmisión sexual,[77]​ y tampoco cumplen ninguna función anticonceptiva, pero pueden utilizarse en conjunto con métodos de contracepción como anillo vaginal y DIU.[notas 3][78][79][57]​ Existen a su vez modelos de discos menstruales compatibles con penetración vaginal.[77]​ Los adminículos pueden funcionar para la recolección de menstruación para estudios in vitro y con otros propósitos clínicos, como el manejo de la fístula vesicovaginal y enterovaginal.[80]​ Sobre utilizarlas para controlar el sangrado post parto o post aborto, se debe consultar con un profesional de la salud[81]​ y la recomendación habitual es evitar introducirlas.[82][83]

El producto requiere de cierta manipulación sin tener un contacto visual directo, utilizarlas puede resultar trabajoso para individuos que presenten alguna discapacidad motriz o condiciones debilitantes. Existen alternativas en el mercado pensadas para estos casos, particularmente copas con un cabo flexible que rompe el vacío automáticamente cuando se extrae del cuerpo, un sistema más similar al de un tampón.[84]​ Robyn Steward en su libro The Autism Friendly Guide to Periods reveló tras una encuesta a cien personas con autismo que estas prefieren gestionar el periodo utilizando copas, ropa interior menstrual o toallas sanitarias de tela, especialmente experimentando hipersensibilidad sensorial.[85]​ La copa menstrual puede no ser una alternativa para personas que no deseen tener contacto directo con su sangre menstrual, ya sea por preferencias personales o por una aversión derivada de trauma psicológico por experiencias de aborto espontáneo o abuso sexual.[86]

Seguridad[editar]

Estándar, regulación y certificación[editar]

Copa menstrual (centro) comparada con tampones con y sin aplicador.

No existe un estándar internacional para la fabricación de copas menstruales ni testeos específicos de calidad;[62]​ pese a ello hay un cierto consenso en la industria sobre utilizar materiales de buena calidad como silicona grado médico. Las copas de baja calidad podrían no generar el sello de vacío necesario para que funcionen y usarlas es contraproducente.[87][6]​ Se ha advertido sobre su fabricación irregular, copias a menudo descritas como «falsificaciones», por la posibilidad de que sus materiales no sean hipoalergénicos, causen irritación o desbalanceen el pH vaginal.[88]​ Un lineamiento habitual sobre los dispositivos de silicona es que sean biocompatibles y libres de agentes nocivos como látex, plástico, PVC, acrílico, acrilato, BPA, ftalato, elastómero y polietileno.[89]​ Los estándares aplicables de la Organización Internacional de Normalización (ISO) incluyen ISO 10993-5 (citotoxicidad), ISO 10993-10 (Irritación intracutánea), ISO 10993- 11 (toxicidad sistémica aguda); ISO 13485,[89]​ ISO 14024 de etiquetado ambiental.[90]​ Algunas empresas y organizaciones que han evaluado copas menstruales son el Instituto Federal de Evaluación de Riesgos(BfR) en Alemania,[88]Farmacopea de Estados Unidos[91][92]Société Générale de Surveillance (SGS) en Suiza y certificaciones TÜV (Alemania).[93]​ La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual las categoriza como dispositivos clase diez, junto a otros utilizados para menstruación, partos y anticoncepción.[94]

La legislación varía por país o región, y los organismos reguladores nacionales pueden catalogarlas como productos de uso médico, terapéutico, higiene o producto de consumo de acuerdo a sus criterios. Países como India no cuentan con regulación a pesar de ser fabricantes.[95]​ La Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) en Estados Unidos cataloga a las copas menstruales como dispositivos médicos clase II especiales «510(k)», a la par de tampones o toallas sanitarias; por excepción no requiere a los fabricantes un preaviso con requerimientos especiales para la venta, siempre y cuando demuestren que la tecnología es similar a otros modelos ya en venta en el territorio.[96][97]​ Tampoco realiza ensayos o pruebas específicas.[6]Health Canada también las lista como dispositivos clase II.[98]

El Departamento de Salud de Australia considera a la copa desde 2018 un producto de uso terapéutico de excepción junto a los tampones, por lo que no es necesario un registro extraordinario. Obliga por otra parte a los fabricantes a colocar una advertencia sobre la posibilidad, aunque muy infrecuente, de síndrome de shock tóxico (SST).[99]​ La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (ANVISA) de Brasil las enlista desde ese año como productos de higiene personal, y deben ser de material atóxico, libre de fragancias y de inhibidores de olores, con instrucciones sobre el vaciado y una advertencia de SST.[100]​ En Europa se engloban en los productos de higiene, cualquier registro como marcado CE o etiqueta ecológica es voluntario,[101]​ y cuentan con el aval de la Agencia Ejecutiva de Consumidores, Salud, Agricultura y Alimentación, que garantiza que la copa de silicona es segura hasta por un plazo de diez años.[102]​ La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) en Argentina no las encuadra dentro de su definición de producto médico por lo que no considera pertinente su intervención,[103]​ pero si estipuló que la silicona es un material seguro hasta por cinco años.[102]

En Taiwán se encarga la Administración de Promoción de la Salud que las enlista como dispositivos médicos clase II. En 2015 apareció la primera copa menstrual de fabricación nacional, Formoonsa Cup, financiada colectivamente mediante internet. A raíz de este hecho, el país cambió su regulación tras la petición de usuarios de habilitar el comercio de productos médicos insertables (anteriormente prohibidos), pasando a distribuirse tanto en línea como en tiendas físicas.[104]​ En 2016 la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) emitió una alerta en México sobre el uso de copas menstruales. El ente las catalogó como productos médico clase II y prohibió la distribución y comercialización en territorio mexicano ante la falta de estudios propios sobre su seguridad.[105]​ La marca Diva cup, canadiense, consiguió el primer registro en 2017 y se convirtió en la primera opción regulada. La alerta enfrentó críticas[106]​ y ese mismo año en el Senado se presentó una propuesta para la flexibilización del comercio de copas, dada la presencia de normas internacionales (ISO) y controles de calidad en otros países; se pidió también un informe completo de riesgos a Cofepris.[89]​ En agosto de 2020 un dictamen de la Comisión de Equidad de Género de la Cámara de Diputados valoró que la restricción a la venta de copas menstruales es «un intento por causar miedo y desprestigio hacia un producto que atenta contra el uso indiscriminado y constante de desechables».[107]

Estudios[editar]

Copa menstrual visible en una radiografía.

La revista médica The Lancet publicó en 2019 una revisión de bibliografía de 43 estudios de la copa menstrual –con un total de 3319 participantes de Europa, Estados Unidos y África– y no encontró una relación directa entre el uso de esta y el desarrollo de enfermedades. Los resultados sugieren que no existe un aumento del riesgo de infecciones o alteraciones del canal vaginal y cérvix utilizando copa.[8]​ El estudio concluye que su uso es seguro para habitantes de países con altos, medios y bajos ingresos, y aceptable como opción en zonas donde las instalaciones sanitarias y de agua sean deficientes.[9]​ Un ensayo comparativo de 2020 publicado en la Revista Colombiana de Obstetricia y Ginecología cruzó datos de treinta y ocho artículos, y concluyó «La copa menstrual es una alternativa cómoda, segura y eficiente para la higiene menstrual, comparada con las toallas higiénicas y los tampones»;[108]​ otro estudio de contraste de cinco métodos de gestión menstrual confirmó que la copa tiene la menor cantidad de efectos nocivos sobre la salud.[109]​ También se encontró que usarla disminuye la presencia de olores indeseados y sensación de humedad.[110]

En 2011 una experiencia de evaluación preclínica, clínica y de realimentación con usuarias de disco menstrual descartable concluyó que «el dispositivo vaginal unitalla no representa riesgos significativos para la salud y es aceptable para muchas mujeres sin la necesidad de pruebas u otro servicio médico». El mismo estudio plantea la posibilidad de ampliar a futuro los usos de los discos no únicamente para gestión menstrual, sino también como vehículos para administrar medicación en la vagina, como método de protección contra enfermedades en conjunto con geles microbicidas, como retenedores de semen para aumentar las posibilidad de concepción o por el contrario, como anticonceptivo.[92]

The Lancet advierte que el porcentaje de candidiasis y vaginosis bacteriana en usuarias de copa es similar o menor al de los demás métodos de gestión menstrual.[8]​ Se cree que el sello de vacío que crea el adminículo cuando se despliega dentro del cuerpo genera un ambiente anaeróbico, limitando el oxígeno y previniendo el desarrollo de bacterias.[111]​ El tracto vaginal posee una lubricación y microbiota natural, una capacidad de absorción excesiva de dispositivos como tampones puede alterar estos niveles y promover la aparición de infecciones vaginales crónicas, alteraciones del flujo, olor, picazón, pequeñas abrasiones y úlceras, como así también causar irritación por desprendimiento de pequeñas fibras en el interior de la vagina.[112]​ En contraposición, la copa no perturbó la calidad de la microbiota vaginal y no debería interferir con los niveles de humedad o pH estables de la mucosa ya que se limita a recolectar el flujo en su interior sin absorberlo, pero se mencionan casos excepcionales de irritación, alergia, lesiones vaginales, dolor y complicaciones de las vías urinarias.[113][112]

Sobre la posibilidad de expulsión o movimiento accidental del DIU por el uso combinado con un recolector menstrual, la recomendación general a modo de prevención es que la usuaria se asegure de romper el sello de vacío antes de retirarla del cuerpo.[114]​ Los resultados de estudios son mixtos, con uno indicando que tanto copas y tampones no aumentan el riesgo de expulsión del anticonceptivo,[115]​ y otro registrando una mayor tasa de extracción accidental de DIU de cobre en usuarias de copa.[116]​ En este último no se ofrece información sobre el tipo de recolector utilizado en la comparativa, la marca de DIU o el largo promedio de sus hilos;[114]​ el problema fue advertido por las usuarias en el momento y el manejo consistió en recortar los hilos de anticonceptivo o cambiar de método de protección.[117]​ También se ha sopesado la posibilidad de prolapso de los órganos pélvicos por una mala extracción de la copa sin romper el sello de vacío, o por pujar utilizando la fuerza de los músculos del suelo pélvico para hacerla descender por el canal vaginal.[62]

No existe evidencia que pruebe una correlación entre el uso de copa menstrual y la enfermedad pélvica inflamatoria (EPI) o endometriosis.[60]​ Se mencionan casos aislados de aparición de síndrome de shock tóxico (SST); en algunos pacientes se encontraron otros factores plausibles de incidir en este cuadro, como el uso DIU o antecedentes de enfermedades autoinmunes.[118]​ El riesgo de padecer esta infección utilizando copa menstrual es bajo y no hay un porcentaje asociado exclusivamente a su uso, en el caso de los tampones de alta absorbencia es de 6 a 12 casos cada 100 000, y la cifra combinada de productos internos de silicona o látex y anticonceptivos femeninos de barrera arrojó 2,25 casos cada 100 000 anual.[9]​ Un estudio in vitro del 2018 detectó niveles de staphylococcus aureus y la toxina TSST–1 en tres de las cuatro copas muestreadas, y aseguró que estas no son más seguras que un tampón y requieren medidas similares de prevención.[119]​ Esta conclusión recibió críticas al interpretarse que los resultados con esta metodología «no siempre pueden extrapolarse a la práctica clínica».[120]​ La Revista Colombiana de Obstetricia y Ginecología reconoce que es posible la aparición de efectos adversos con el uso pero la mayoría son locales, como irritación y dolor, y no sistemáticos como el síndrome de shock tóxico.[121]​ En Estados Unidos se registró un caso de endometriosis y adenomiosis en una paciente con ligadura de trompas y usuaria de copa menstrual, no obstante la FDA (autoridad regulatoria del país) no juzgó posible la hipótesis del uso del adminículo como causante.[118]​ A raíz de esto, un estudio de 2003 publicado en Gynecologic and Obstetric Investigation sugirió que la copa, el capuchón cervical y el diafragma podrían ser factores de incidencia para la menstruación retrógrada e incrementar el riesgo de estas dos enfermedades, mas los resultados son inconcluyentes. [122]​ Otro caso aislado fue un cuadro de hidronefrosis por la mala posición de una copa en el canal vaginal.[123]

Enfoque sociocultural[editar]

Mercado, economía y demografía[editar]

La copa menstrual ha experimentado un aumento en la demanda pero no se encuentra instalada como una opción recurrente para los consumidores en muchos países, existiendo un porcentaje que no la conoce o integra entre sus opciones. En 2019 solo el 30% de los sitios webs que ofrecían información sobre pubertad y menarquía la nombraban.[124]​ El índice de uso en Estados Unidos es del 10%.[125][7]​ Las copas menstruales pueden adquirirse en comercio en línea, en tiendas especializadas y en cadenas de supermercados y farmacias. Una de las marcas líder en ventas y comúnmente asociada al producto es la canadiense Diva Cup.[126]​ Empresas fabricantes de otros insumos menstruales también comercializan su versión de la copa como Tampax.[127]​ Desde la economía los valores de una copa varían entre 0,72 US$ a 47 US$, con un promedio en el mercado de 23 a 30 US$.[128]​ El producto significa un ahorro en el presupuesto personal ya que solo requiere una inversión inicial, pero son la mejor opción costo–beneficio a largo plazo.[12][129][130]​ En un período de diez años, una copa representa entre el 5% y el 7% del gasto de toallas o tampones en el mismo lapso.[128]​ Complementariamente, existe un ahorro en la compra de jabón para el lavado de la ropa y en el tiempo que antes se le dedicaba a esta tarea doméstica.[131]​ El costo de inversión, sin embargo, puede ser elevado para algunos individuos y no es una alternativa realista para muchos sectores socioeconómicos, existiendo países donde esta tecnología aún no se conoce o difunde.[11]

A partir de 2008 comenzó a registrase un aumento en la cantidad de búsquedas en Google relacionadas con la copa menstrual, y es en 2012 que comienza a ser significativo, particularmente en países como Argentina, Suecia, España, Chile y México; en estos últimos tres, se posicionó en 2018 como el método de gestión menstrual más buscado por delante de tampones y toallas.[132]​ En un plazo de cinco años, desde 2013 a 2018, el término copa menstrual ascendió de la posición 21 a 83 en el índice de tendencias búsqueda de Google, la mayoría provinieron de Australia.[127]

Contexto cultural y aceptabilidad[editar]

Niña enseñando una copa menstrual en un salón de clases. El acompañamiento y educación son necesarias para una mayor aceptabilidad de este método de gestión menstrual.

La revisión de bibliografía de la Revista Colombiana de Obstetricia y Ginecología arrojó como resultado que la aceptabilidad varía entre el 35 y el 90%, y el 10 al 45% de los casos la encontraron difícil de usar,[117]​ mientras que el estudio comparativo de The Lancet reportó que el 70% de los participantes manifestaron que continuarán utilizando la copa menstrual.[128]​ Pruebas en Europa y Estados Unidos encontraron que la copa es una opción segura sin riesgos de infección asociados. En países con medios y bajos ingresos, análisis preliminares observaron una aceptabilidad por parte de mujeres y niñas; quedan por evaluar factores de riesgo en entornos empobrecidos que puedan incidir en su uso, como vectores de pestes o climas extremos.[133]​ El nivel de medicalización de la gestión menstrual también puede incidir en la tasa de aceptabilidad de la copa. En el ensayo de Shih-Ting Wang sobre la situación del dispositivo en Taiwán, la autora afirmó que su introducción en el país significó un desafío al statu quo y a la postura tradicional del médico como figura de autoridad frente a la paciente.[104]

Kath Clements, co fundadora de Mooncup, señaló en una entrevista que «para que alguien se anime a utilizar las copas menstruales, es necesario que otra mujer se lo recomiende».[134]​ En 2012 se estudió en Nepal la posible influencia del grupo de pares como factor que contribuye a la aceptabilidad, y se encontró que tiene un efecto positivo en el aprendizaje de su uso pero no impacta directamente en el deseo individual de usarla.[135][136]​ Dado que posee una curva de aprendizaje, las primerizas pueden experimentar dudas o molestias colocándola por primera vez, pero con el paso de los ciclos menstruales existe un aumento en el nivel de satisfacción de las usuarias.[137]​ Para garantizar la adopción de la copa a largo plazo, análisis coinciden en la importancia de la asesoría por parte del personal médico y del acompañamiento a los nuevos usuarios.[138][49][137]

La barrera cultural sobre conceptos de virginidad y sexualidad han dificultado el acceso y aceptabilidad de este dispositivo en ciertos contextos, ya que son temas de inflexión para algunas usuarias por sus creencias personales, religiosas o culturales.[notas 2]​ Existen ejemplos de países del sur de Asia donde este dispositivo se considera «inapropiado» o «inaceptable» por la asociación de la inserción de la copa con la penetración.[140]​ El uso de copa vaginal no esta muy difundido en culturas donde sea un requerimiento la virginidad de las novias antes del matrimonio, por temores de que este artículo «rompa» el himen[12]​ o que usarlas resulte en que las «niñas pierdan su virginidad».[135]​ Esto se traduce a una reducción de posibles usuarias, ya que la copa puede ser percibida como únicamente apta para mujeres casadas.[141]​ En un estudio de caso en Kenia se observó una reticencia al producto por parte de las mujeres por sus creencias de que modifique o ensanche la vagina, que lleve a «comportamientos sexuales inapropiados» o por miedo a perder la virginidad o.[142][143]​ Otro en las zonas rurales de Nepal encontró que las beneficiarias, niñas en edad escolar, tuvieron un alto nivel de aceptabilidad del método, mas no así sus familiares que expresaron temores sobre la «pérdida de fertilidad y virginidad».[135]​ Para UNICEF asociar el rompimiento del himen con perder la virginidad constituye un mito que debe ser abordado con educación y discusiones en torno a percepciones personales. Esto, de acuerdo con la agencia, garantizaría un mayor porcentaje de aceptabilidad de la copa menstrual y también de los tampones.[87]​ Sobre cuestiones relacionadas con la manipulación de los genitales, estudios en Nepal, Zimbabue y Kenia denotaron la preocupación de una porción de los participantes y sus familias sobre la introducción, manejo y retiro de la copa menstrual. Se encontraron preconceptos como la posibilidad de que el dispositivo no pueda ingresar, se quede atascado en el canal vaginal, se pierda o dañe adentro, o pueda amenazar la fertilidad de la usuaria.[135]

Existen entornos culturales que perciben de manera negativa la exposición pública de la menstruación, y dicha valoración se extiende también a los insumos de higiene. Este tabú es una barrera para las usuarias a la hora de elegir un método de gestión menstrual. La copa presentó. por un lado, una ventaja de mayor comodidad y discreción frente a toallas sanitarias de tela, que deben ser lavadas, secadas y almacenadas a menudo en lugares comunes del hogar.[87][136]​ A su vez, esta convivencia puede desalentar el uso de la misma copa en usuarias que carezcan de espacios privados para cambio, higiene y sanitizado final. Un caso de estudio en la India puntuó negativamente a la copa por la percepción social de la sangre menstrual en conjunto con la deficiencia del servicio de agua en los hogares.[144]

Respecto al uso en lugares y regiones con problemáticas de acceso a agua potable, no existe un consenso generalizado. Se estima que no es un método adecuado para quienes no tengan acceso a un baño en condiciones sanitarias, ya sean personas viviendo en refugios temporales o que mantengan trabajos poco convencionales.[145]​ Secunda esta opinión el estudio comparativo de The Lancet, aduciendo que el saneamiento deficiente es una barrera para utilizar correctamente el producto, y desalentó el uso en usuarias impedidas de desinfectarlo adecuadamente. Agregó sin embargo, que puede utilizarse una botella con agua para la limpieza si se cambia en un baño sin este servicio.[146]​ Otro estudio comparativo de la Revista Colombiana de Obstetricia y Ginecología contrapuso que en países de bajos o medios ingresos la deficiencia en saneamiento, instalaciones o educación no fueron obstáculos para el uso de este método, y tampoco incidieron en las reacciones adversas.[60]​ La copa menstrual se ha introducido en poblaciones de refugiados y, a nivel estructural, reducen el gasto de agua para la higiene, recurso escaso en ciertos asentamientos. En lugares con una baja tasa de educación en gestión menstrual se encuentran preconceptos erróneos, como que la copa es un método anticonceptivo o puede «dañar el himen», resultando en familiares disuadiendo o prohibiendo a las usuarias su uso.[147]

Impacto social[editar]

Mujeres de Meru, Kenia, examinando una copa menstrual.

Las copas menstruales se han utilizado como herramientas de políticas públicas sobre salud reproductiva y sexual, de lucha contra el ausentismo escolar, particularmente en lugares en desarrollo, como así también son artículos de interés de organizaciones sociales dedicadas a la promoción de salud y bienestar menstrual.[56][89]​ Asimismo, podrían cumplir un rol en la mejora de la calidad de la educación en las comunidades empobrecidas. Las filtraciones accidentales del sangrado menstrual son una preocupación de algunas usuarias, especialmente niñas en edad escolar, que afirmaron sentirse «victimizadas» y «estigmatizadas» por pares cuando esto ocurría. Socialmente se percibe la exposición pública de estas manchas como algo «vergonzoso». La copa menstrual brindó una mayor seguridad al evitar fugas, y sus usuarias reportaron más tranquilidad al no tener que continuar modificando ciertos hábitos y conductas para evitar el manchado. A su vez, debido a que la copa menstrual reduce la presencia de olores, existe un aumento en la comodidad y confianza.[148]​ Un proyecto de 2010 en Kenia del Instituto de Investigación de la Población y Salud Africana (APHRC) encontró que el miedo al manchado accidental era una fuente de preocupación entre las alumnas, que lograba que perdieran el foco de atención durante las clases e impedía a su vez que se involucraran en otras actividades escolares. El uso de la copa menstrual no mejoró los índices de asistencia al colegio, pero si contribuyó a mejorar los niveles de atención durante la clase, brindar seguridad al impedir filtraciones y aumentar la participación de las niñas en otras actividades.[148]​ Por otro lado, dos estudios similares en Nepal y también en el país africano demostraron que las copas no redujeron las inasistencias dado que la mayoría de las ausencias de las estudiantes no fueron a causa de carecer de insumos de higiene, sino por los malestares propios de la menstruación. Tampoco se registraron mejorías en niveles de autoestima, salud ginecológica o calificaciones escolares con el uso de los adminículos, aunque si se percibió una gran aceptabilidad entre usuarias y un ahorro de tiempo de lavado de ropa.[149][150]

La APHRC indicó que poseer una copa menstrual reduce las posibilidades de que niñas y mujeres de áreas vulnerables se inclinen por el sexo por intercambio para conseguir dinero para suministros de higiene menstrual, práctica que las expone a embarazos no deseados y e infecciones de transmisión sexual.[148][131]​ En Kenia Occidental un programa para estudiantes adolescentes combinó la entrega de copas menstruales en conjunto con dinero para reducir el abandono escolar con resultados favorables; se observó que su uso disminuyó la prevalencia de vaginosis bacteriana e infecciones de transmisión sexual, patologías que inciden a su vez en el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y virus del herpes simple (VHS).[151]

También se han utilizado como estrategia para evitar el ritual Chhaupadi en Nepal. La creencia indica que la mujer es «impura» durante la menstruación, por lo que se las aísla en pequeñas chozas durante los días del sangrado, situación que generó víctimas fatales por la precariedad de la estructura y la exposición a peligros como animales salvajes y climas extremos. Dado que la copa recolecta discretamente el flujo en el interior del cuerpo, la comunidad puede percibir a la mujer como «limpia» y se le permite continuar con las actividades normales. Al no generar residuos también provee a las usuarias de mayor privacidad a la hora de menstruar, evitando así ser descubiertas y obligadas a recluirse.[152]

Las copas menstruales han sido de interés para ciertas corrientes del feminismo, especialmente de la rama espiritual, de las diferencias, posfeminismo[153]​ y ecofeminismo.[154]​ El uso de este método de higiene requiere que la usuaria conozca su anatomía y se ha señalado que adquirir más conocimiento es «una forma de empoderamiento». Asimismo, un estudio de consumidores de Taiwán encontró que el feminismo fue uno de los factores mencionados para elegir las copas sobre otros métodos de higiene, e incide a su vez en el proceso de «desmitificar que el uso de productos insertables resulta en la pérdida del himen».[104]​ En el ciberactivismo, las representaciones gráficas de copas menstruales se han utilizado para promover mensajes ecologistas y eco feministas.[155]

Impacto ambiental[editar]

Copa menstrual (arriba) junto a otros métodos reutilizables de gestión menstrual: toallas sanitarias de tela (centro) y ropa interior absorbente (abajo)

El uso de la copa menstrual suele estar relacionado con una perspectiva ecologista.[156]​ Penelope Phillips-Howard, autora líder del estudio comparativo publicado en The Lancet, sostiene que «las copas menstruales contribuirán a reducir la contaminación por deshechos plásticos (provenientes) del uso mensual de productos sanitarios descartables».[7]​ Frente a esto un sector de los consumidores prioriza la naturaleza reutilizable de la copa menstrual, ya que dicha característica es vista como una ventaja deseable frente a otros productos y la vuelven «ambientalmente sostenible».[157]​ Otros métodos reutilizables de gestión menstrual incluyen las toallas sanitarias de tela, la ropa interior menstrual y tampones de esponja marina.[158][159]​ Asimismo se la incluyó en proyectos de leyes de promoción de métodos de gestión menstrual respetuosos con el medio ambiente y con la salud.[160]

Con el criterio de generación de residuos inorgánicos, un informe de la Comisión Europea sobre el impacto de los plásticos de un solo uso determinó que los residuos higiénicos, entre los que se incluye tampones y toallas sanitarias, constituye el quinto mayor contaminante de playas y son una amenaza para la vida marina y ecosistemas. Asimismo, una incorrecta deposición de estos elementos de higiene mediante el inodoro también genera una problemática de saneamiento y un gasto adicional del presupuesto para el mantenimiento del alcantarillado urbano.[161][159]​ Incluyendo producto y envase, el plástico representa un 6% de los tampones y alcanza un 90% en las toallas.[159]​ Por comparación, si una copa es utilizada por diez años creará un 0,4% del plástico que generaría el uso de toallas en el mismo período, y un 6% del que provocarían los tampones.[128]​ Se estima que una mujer utilizando productos desechables puede generar un promedio de entre 12 500[162]​ a 17 000[163]​ unidades de descartes, con un peso total de entre 63 y 200 kg en forma de basura que tardará en degradarse entre 600 a 800 años,[164][159]​ un volumen de residuos de difícil reciclado o reutilización.[165]​ Una copa es reutilizable hasta por una década, no genera residuos durante su uso y no contiene compuestos químicos como blanqueadores o dioxinas.[166]​ Una iniciativa de basura cero en Escocia estimó que una mujer podría reducir anualmente su huella de carbono en 7kg CO2eq cambiando los tampones por la copa menstrual, ya que esta última tiene dieciséis veces menos impacto que un descartable.[167]

Sobre el fin de su vida útil, la biodegradabilidad de la copa aún no se ha estudiado. Frente a un consumo de agua requiere en promedio dos litros por ciclo para la higiene, comparado con los quince necesarios para lavar las toallas de tela.[166]​ A diferencia de toallas sanitarias y tampones, el adminículo no incide sobre la tala de bosques para su fabricación.[156]​ En algunos países como Argentina la producción de estos insumos descartables se realiza primero mediante el desmonte de un sector de selva autóctona para dar paso al monocultivo de pino, del cual se extrae pasta fluff como materia prima; esta representa el 60% del peso de tampones y toallas, y al año son 10 140 toneladas de pasta utilizadas en el país para ese fin.[168]

Al ser reutilizable, la copa menstrual no genera volumen de residuos inorgánicos durante su vida útil, a diferencia de otros métodos descartables como toallas sanitarias y tampones (en imagen).

Un análisis de comparación de cinco métodos de higiene determinó que el impacto ambiental de las copas menstruales es mucho menor al del resto de participantes.[notas 4][166][10]​Los índices que se midieron son agotamiento abiótico, consumo de combustibles fósiles, potencial de calentamiento global por huella de carbono (CO₂ equivalente), acidificación y eutrofización.[170]​ Al ser un producto reutilizable, a largo plazo sus indicadores negativos caen por debajo del resto de las opciones de higiene. El disco menstrual descartable ocupó la tercera posición por detrás de un tampón sin aplicador, salvo en la categoría de acidificación donde es el segundo método de menor impacto. Sobre los rellenos sanitarios la copa es el dispositivo que produce la menor cantidad de deshechos. En el caso de los discos descartables, se indicó que el poliuretano no es de fácil degradación.[4]​ Otro estudio de comparación de cuatro insumos de higiene menstrual, esta vez orientado a evaluar el desempeño por regiones (India, Estados Unidos y Europa) concluyó que, desde un punto de vista ambiental, la copa menstrual es la opción favorable en los tres lugares. Se evaluaron las categorías de ecotoxicidad, incidencia en el agujero de ozono, impacto por transporte, por desecho del producto y de su envase.[144]

Se ha registrado la práctica de usuarios de utilizar el flujo menstrual, recolectado en las copas, como fertilizante de plantas análogo a la harina de sangre (un producto comercial fabricado con restos de la industria cárnica). Por la presencia de nitrógeno, fósforo y potasio en la composición de la sangre tiene un potencial beneficioso para el suelo. Sin embargo, dado que la menstruación posee además restos de tejidos y secreciones vaginales, como así también variables de calcio, hierro y sodio según la persona, es difícil prever el impacto en jardinería, pudiendo convertirse en un potencial riesgo biológico por las bacterias propias de la microbiota vaginal y por la posibilidad de albergar virus como el del HIV y Hepatitis B o C. Para evitar el aumento de la salinidad en el suelo, el procedimiento habitual es rebajar la menstruación en agua antes de aplicar.[171][172]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Algunas fuentes mencionan 1998[53][54]​ pero sin referirse a la empresa o marca, aunque si coinciden en el lugar.
  2. a b De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud la virginidad no es un concepto médico o científico, y ante la imposibilidad de demostrarla se inclina a asociarla a una forma de discriminación por género.[139]
  3. Existen posturas contrapuestas sobre el uso combinado con DIU, véase sección Estudios
  4. Se evaluaron el tampón O.B. sin aplicador, tampón Tampax con aplicador de plástico, disco menstrual descartable Softcup, copa menstrual Diva Cup y esponjas Sea Pearl. Diva Cup se fabrica en Canadá bajo la regulación del organismo Health Canada que fija su vida útil en un año, pero puede alcanzar varios más.[137]​ Las esponjas reutilizables tienen una duración aproximada de seis meses, el resto de los productos son descartables.[169]

Referencias[editar]

  1. a b Garazi et al., 2019, p. 376
  2. a b «Menstrual cup». Segen's Medical Dictionary. (en inglés). Farlex, Inc. Consultado el 12 de marzo de 2021. «A reusable cup-shaped device made of latex, silicone or thermoplastic elastome, which is placed inside the vagina, held in place by suction and used to collect menstrual flow in lieu of absorbent pads.» 
  3. Lourdes Jiménez (24 de diciembre de 2016). «Las 'piradas' que hablan de la menstruación». diagonalperiodico.net. Consultado el 4 de agosto de 2021. 
  4. a b Weir, 2015, p. 52
  5. a b c d Galan , Nicole (2 de mayo de 2019). «Menstrual cups: Everything you need to know». Medical News Today. (en inglés). Consultado el 18 de marzo de 2021. 
  6. a b c d e f g h Eveleth, Rose (11 de diciembre de 2020). «The Best Menstrual Cup». The New York Times (en inglés). Consultado el 16 de marzo de 2021. 
  7. a b c d Turns, Anna (2 de octubre de 2019). «The women taking the plastic out of periods». The Guardian (en inglés). Consultado el 13 de marzo de 2021. 
  8. a b c d e Garazi et al., 2019, p. 379
  9. a b c Garazi et al., 2019, p. 391
  10. a b Weir, 2015, p. 53
  11. a b Doncel et al., 2020, p. 102
  12. a b c d e Pontes Sempere, Lorena; Martínez-Sabater, Antonio; Casal Angulo, Carmen; Ballestar Tarín, M.Luisa. Proyecto de investigación: conocimiento sobre el síndrome de shock tóxico en las estudiantes de grado de enfermería” 11 (2). Biblioteca Lascasas. p. 8. Consultado el 9 de marzo de 2021. 
  13. Hockert, S, L. Google Libros, ed. «Hockert — US70843A» (PDF) (en inglés). Consultado el 4 de marzo de 2021. 
  14. Johnston, George E. Google Libros, ed. «Improvement in catamenial sacks — US182024A» (PDF) (en inglés). Consultado el 4 de marzo de 2021. 
  15. Farr, Hiram G. Google Libros, ed. «Menstrual receptacle — US300770A» (PDF) (en inglés). Consultado el 4 de marzo de 2021. 
  16. Goldberg, Johanna (4 de marzo de 2016). «“Solving Woman’s Oldest Hygienic Problem in a New Way”: A History of Period Products» (en inglés). Academia de Medicina de Nueva York. Consultado el 14 de marzo de 2021. 
  17. Wernier, Julius J. Google Libros, ed. «Gatamenial sack — US467963A» (PDF) (en inglés). Consultado el 4 de marzo de 2021. 
  18. Dautrich, Philip W. Google Libros, ed. «Catamenial sack — US467963A» (PDF) (en inglés). Consultado el 4 de marzo de 2021. 
  19. Beach, Seth. Google Libros, ed. «Catamenial sack and womb-supporter — US599955A» (PDF) (en inglés). Consultado el 4 de marzo de 2021. 
  20. L Mallaleiu, Lee H. «Catamenial sack — US737258A» (PDF) (en inglés). Google Books. Consultado el 4 de marzo de 2021. 
  21. Nelson, Louise. «Pessary — US854593A» (PDF) (en inglés). Google Books. Consultado el 4 de marzo de 2021. 
  22. Jorgenson, John. «Catamenial device — US1113561A» (PDF) (en inglés). Google Books. Consultado el 4 de marzo de 2021. 
  23. Norquist, Lester E. «Catamenial appliance — US1263797A» (PDF) (en inglés). Google Books. Consultado el 4 de marzo de 2021. 
  24. Spardel, Emil. «Catamenial appliance — US1743733A» (PDF) (en inglés). Google Books. Consultado el 5 de marzo de 2021. 
  25. Goodard, Lestkr J. Google Libros, ed. «Vaginal receptacle — US1891761A» (PDF) (en inglés). Consultado el 4 de marzo de 2021. 
  26. Emery, Charles F. Jr. «Sanitary appliance — US2031638A» (PDF) (en inglés). Google Books. Consultado el 5 de marzo de 2021. 
  27. Hagedorn, Arthur F. «— US1996242A» (PDF) (en inglés). Google Libros. Consultado el 5 de marzo de 2021. 
  28. Manegold, John Robert. «Catamenial receptacle — US2061384A» (PDF) (en inglés). Google Libros. Consultado el 5 de marzo de 2021. 
  29. «Foldene (1930s-1940s?, U.S.A.)». Mum.org (en inglés). Museum of Menstruation. Consultado el 8 de marzo de 2021. 
  30. «Daintette, an early cup». Mum.org (en inglés). Museum of Menstruation. Consultado el 8 de marzo de 2021. 
  31. Chalmers, Leona. «Catamenial appliance — US2089113A» (PDF) (en inglés). Google Books. Consultado el 4 de marzo de 2021. 
  32. «Leona Chalmers possibly produces the first commercial menstrual cup, around 1937». Mum.org (en inglés). Museum of Menstruation. Consultado el 8 de marzo sw 2021. 
  33. a b c d e f Renault, Marion. «Menstrual cups were invented in 1867. What took them so long to gain popularity?». Popular Science (en inglés). Consultado el 12 de marzo de 2021. 
  34. Chalmers, Leona W. «Menstrual cup — US2534900A» (PDF) (en inglés). Google Libros. Consultado el 4 de marzo de 2021. 
  35. Gordon, Adele. «Catamenial trap — US2616426A» (PDF) (en inglés). Google Libros. Consultado el 5 de marzo de 2021. 
  36. a b «Women Tossed Away the Tassaway». Mum.org (en inglés). Museum of Menstruation. Consultado el 10 de marzo de 2021. 
  37. «Tassette rubber menstrual cup (catamenial receptor) prospectus,instructions, promotional leaflets for women, doctors & medical community (1950s-1960s, U.S.A.)». Museum of Menstruation (en inglés). Consultado el 13 de marzo de 2021. 
  38. a b c d O'Donnell, Kelly (4 de diciembre de 2017). «The whole idea might seem a little strange to you: Selling the menstrual cup». Technology’s Stories (en inglés) (The Society for the History of Technology) 5 (4). ISSN 2572-3413. doi:10.15763/jou.ts.2017.12.04.02. 
  39. Liswood, Rebecca (Mayo de 1959). «Internal Menstrual Protection Use of a safe and sanitary menstrual cup» (PDF). Obstetrics & Gynecology (en inglés) (The American College of Obstetricians and Gynecologists) 13 (5): 540 - 543. Consultado el 12 de marzo de 2021. 
  40. Peña, Eduardo (Mayo de 1962). «Menstrual Protection Advantages of the Menstrual Cup». Obstetrics & Gynecology (en inglés) (The American College of Obstetricians and Gynecologists) 19 (5): 684. Consultado el 12 de marzo de 2021. 
  41. Karnaky, Karl Jhon (Mayo de 1962). «Internal Menstrual Protection with the Rubber Menstrual Cup» (PDF). Obstetrics & Gynecology (en inglés) (The American College of Obstetricians and Gynecologists) 19 (5). 
  42. Adams, Warren E. «Catamenial device — US3102541A» (PDF) (en inglés). Google Libros. Consultado el 5 de marzo de 2021. 
  43. Bakunin, Maurice E. «Catamenial receptacle — US3157180A» (PDF) (en inglés). Google Libros. Consultado el 5 de marzo de 2021. 
  44. Nolan, James J. «Vaginal tampon device incorporating membrane for substantially blocking inflow of water — US3128767A» (PDF) (en inglés). Google Libros. Consultado el 5 de marzo de 2021. 
  45. Waldron, Barbara M. «Vaginal cup and means for inserting same — US3404682A» (PDF) (en inglés). Google Libros. Consultado el 5 de marzo de 2021. 
  46. Waldron, Barbara M. «Vaginal cup having radially arranged internal supporting ribs — US3626942A» (PDF) (en inglés). Google Libros. Consultado el 5 de marzo de 2021. 
  47. Kazimierz, Zalucki. «Menses collector — US3841333A» (PDF) (en inglés). Google Libros. Consultado el 8 de marzo de 2021. 
  48. Felitti, 2017, p. 40
  49. a b c Wysock, Susan (1 de noviembre de 1997). «New Options in Menstrual Protection». NPAs & PAs (en inglés). Archivado desde el original el 9 de agosto de 2011. Consultado el 8 de marzo de 2021. 
  50. Museum of Applied Arts & Sciences (ed.). «'Gynaeseal diaphragm tampon' family planning device» (en inglés). Consultado el 17 de marzo de 2021. 
  51. a b c Cornforth, Tracee (19 de enero de 2020). «Choosing the Best Tampons, Pads, and Menstrual Cups». Verywell (en inglés). Consultado el 12 de marzo de 2021. «Today, both reusable and disposable menstrual cups are available for women. (...) The first disposable menstrual cup on the market was the Instead SoftCup. It is made from a non-absorbent, non-irritating thermoplastic material that conforms to your shape to prevent leakage. It can be worn for up to 12 hours.» 
  52. «'Instead SoftCup' disposable menstrual cup made by Ultrafem Inc.» (en inglés). Australia: Museum of Applied Arts & Sciences. Consultado el 17 de marzo de 2021. 
  53. Arenas-Gallo et al., 2020
  54. Caballero, Alexandra (Noviembre de 2016). La copa menstrual: un nuevo método de higiene femenina. Consultado el 13 de marzo de 2021. 
  55. Stevens, Jenny (24 de octubre de 2019). «‘People were revolted’: how Mooncup bust period taboos and built a big success». The Guardian (en inglés). Consultado el 9 de marzo de 2021. 
  56. a b Garazi et al., 2019, p. 377
  57. a b c d Santos-Longhurst, Adrienne (10 de febrero de 2020). «Are Menstrual Discs the Period Product We’ve Been Waiting For?». Healthline (en inglés). Consultado el 11 de marzo de 2021. 
  58. a b Dorfner, Micah (24 de marzo de 2016). «Menstrual Cups vs. Tampons: Things You Might Not Know» (en inglés). Mayo Clinic. Consultado el 14 de marzo de 2021. 
  59. Weir, 2015, p. 52. 91
  60. a b c Arenas-Gallo et al., 2020
  61. a b c d e Scaccia, Annamarya (9 de abril de 2019). «Everything You Need to Know About Using Menstrual Cups». Healthline (en inglés). 
  62. a b c Adams, Anna (11 de marzo de 2020). «Menstrual cup misuse 'can cause pelvic organ prolapse'» (en inglés). BBC. Consultado el 14 de marzo de 2021. 
  63. a b Doncel et al., 2020, p. 102
  64. a b Arenas-Gallo et al., 2020
  65. «Investigadores comprueban la eficacia de la copa menstrual». Milenio. 17 de julio de 2019. Consultado el 17 de marzo de 2021. 
  66. a b «Cinco trucos para limpiar la copa menstrual». ABC. 3 de febrero de 2021. Consultado el 14 de marzo de 2021. 
  67. Osuna, Isabel (16 de septiembre de 2020). «Cómo usar bien la copa menstrual: 5 datos que debes saber». Saber vivir Tve. Consultado el 14 de marzo de 2021. 
  68. Adams, Anna (11 de marzo de 2020). «Menstrual cup misuse 'can cause pelvic organ prolapse'» (en inglés). BBC. Consultado el 14 de marzo de 2021. 
  69. Arenas-Gallo et al., 2020
  70. Cornforth, Tracee (7 de abril de 2020). «Why Swimming During Your Period Is Both Safe and Recommended». Verywell (en inglés). Consultado el 12 de marzo de 2021. «If you are comfortable using a menstrual cup, this is an excellent option for swimming because it does not absorb any water that may enter your vagina.» 
  71. Ecological sanitation and hygienic considerations for women - Fact Sheet (PDF) (en inglés). Women in Europe for a Common Future (WECF). 2006. Consultado el 9 de marzo de 2021. 
  72. a b c Villines, Zawn (12 de noviembre de 2020). «Are there dangers to using menstrual cups?». Medical News Today (en inglés). Consultado el 11 de julio de 2021. 
  73. Arenas-Gallo et al., 2020
  74. Adib Shihata, Alfred; Brody, Steven (23 de octubre de 2019). «Five Year Study of a Unique, Eco-friendly, Menstrual Cup, That Enhances the Quality of Women’s Lives During Menstruation» (PDF). Journal of Gynecology and Obstetrics (en inglés) 7 (6): 161-165. doi:10.11648/j.jgo.20190706.12. Consultado el 11 de marzo de 2021. «Women are clearly precautioned that they should never use a menstrual cup if they have any stage of cervical prolapse or if the distance between the vaginal opening and the cervix is less than 2 inches during menstruation.» 
  75. «Menstrual Cups: Life-Cycle Assessment». Gendered Innovations (en inglés). Universidad de Stanford. Consultado el 14 de marzo de 2021. 
  76. Nall, Rachel (27 de marzo de 2019). «Are Menstrual Cups Dangerous? 17 Things to Know About Safe Use» (en inglés). HealthLine. Consultado el 2 de abril de 2021. 
  77. a b Chisholm, Andrea (13 de febrero de 2021). «Tips for Having Sex During Your Period». Verywell (en inglés). Consultado el 12 de marzo de 2021. «Your partner shouldn’t feel the cup, and there shouldn’t be any leaks during intercourse. However, some women may feel discomfort using this sort of device during sex; the vagina may feel crowded and/or there may be pain.(...)The menstrual cup does not protect against pregnancy.(..)The menstrual cup and the sponge will not protect you against STIs.» 
  78. «Vaginal (Nuva) Ring». Islandsexualhealth.org (en inglés). Consultado el 17 de marzo de 2021. «Can you use a tampon or menstrual cup with a ring inserted? Yes, the two products can be used at the same time.» 
  79. «¿Cómo debo usar el NuvaRing?». Planned Parenthood. Consultado el 17 de marzo de 2021. «Puedes usar tampones, copas menstruales o toallas sanitarias sin problema mientras usas el NuvaRing (solo ten cuidado de que el anillo no se salga cuando te quites los tampones o la copa menstrual).» 
  80. Arenas-Gallo et al., 2020
  81. «Menstrual Cup». Healthywomen.org (en inglés). 20 de noviembre de 2010. Consultado el 16 de marzo de 2021. 
  82. «Medical Abortion, Counseling Guide for Health Care Providers» (PDF) (en inglés). DKT Etiopía. Noviembre 2019. Consultado el 16 de marzo de 2021. 
  83. «Preparing for a Surgical Abortion Procedure» (PDF) (en inglés). Universidad de Míchigan. Departamento de Obstetricia y ginecología. p. 7. Consultado el 16 de marzo de 2021. 
  84. Michelson, Andrea (24 de agosto de 2020). «This new disability-friendly menstrual cup has a pull-tab so it can be removed like a tampon». Insider (en inglés). Consultado el 11 de marzo de 2021. 
  85. Weckesser, Annalise; Williams, Gemma; Hewett, Angela; Randhawa, Amie. Inclusivity & Diversity – UK Expert Views (PDF) (en inglés). Universidad de la Ciudad de Birmingham. p. 5. «Steward found that those with sensory sensitivities may prefer cloth pads, period pants or menstrual cups, but such options are often not discussed with those with autism». 
  86. Collie, Meghan (23 de febrero de 2020). «Pads and tampons can harm the environment. What’s the alternative?» (en inglés). Global News. Consultado el 1 de abril de 2021. «It’s also possible that some people with physical disability are unable to “reach their cervix to insert a menstrual cup.” Some people who menstruate may also struggle with stress related to trauma from experiences like sexual abuse or pregnancy loss. “Not everybody wants to interact with their menstrual blood,”». 
  87. a b c «Guide to menstrual hygiene materials». Supply Division / Water, Sanitation & Education Centre Programme Division / Water, Sanitation & Hygiene (en inglés) (UNICEF): 30-31. Mayo de 2019. Archivado desde el original el 16 de febrero de 2021. Consultado el 16 de marzo de 2021. 
  88. a b «Lo que debes saber al escoger tu copa menstrual». Milenio. 16 de julio de 2019. Consultado el 17 de marzo de 2021. 
  89. a b c d «Gaceta: LXIII/1SPO-132/62263». Gaceta del Senado. Senado de México. 26 de abril de 2016. Consultado el 13 de marzo de 2021. 
  90. «Standars for Menstrual Cups (Menstrual Health Standards Webinar Series)» (PDF) (en inglés). Reproductive Health Supplies Coalition. 
  91. «Menstrual Cup Companies Struggle to Go Mainstream in India». Safetymonitor.org (en inglés). Consultado el 18 de marzo de 2021. 
  92. a b North, Barbara; Oldham, Michael (Febrero de 2011). «Preclinical, Clinical, and Over-the-Counter Postmarketing Experience with a New Vaginal Cup: Menstrual Collection». Journal of Women's Health (en inglés) 20 (2): 304. doi:10.1089/jwh.2009.1929. Consultado el 18 de marzo de 2021. 
  93. «US (California) - Ingredient Disclosure Requirements for Menstrual Products» (en inglés). TÜV Rheinland. Consultado el 19 de marzo de 2021. 
  94. «Class 10» (en inglés). Organización Mundial de la Propiedad Intelectual. Consultado el 31 de marzo de 2021. 
  95. Mahajan, Tanya (18 de enero de 2019). «Imperfect Information in Menstrual Health and the Role of Informed Choice». Indian Journal of Gender Studies (en inglés) 26 (1-2). doi:10.1177/0971521518811169. Consultado el 18 de marzo de 2021. 
  96. «CFR - Code of Federal Regulations Title 21» (en inglés). Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA). Consultado el 17 de marzo de 2021. 
  97. «Subpart F - Obstetrical and Gynecological Therapeutic Devices» (en inglés). Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA). Consultado el 17 de marzo de 2021. 
  98. «Guidance for Industry- Keyword Index to Assist Manufacturers in Verifying the Class of Medical Devices» (en inglés). Health Canada. 19 de marzo de 2019. Consultado el 31 de marzo de 2021. 
  99. «Guidance on the regulation of menstrual cups in Australia» (en inglés). Departamento de Salud de Australia. 21 de noviembre de 2018. Consultado el 18 de marzo de 2021. 
  100. «Coletores menstruais serão regularizados pela Anvisa» (en portugués). Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (ANVISA). 2 de marzo de 2018. Consultado el 18 de marzo de 2021. 
  101. Sugathan, Simi. «Menstrual cup – the need and the benefits of regulation». Safetymonitor.org (en inglés). Consultado el 18 de marzo de 2021. 
  102. a b «Proyecto de Ley “Plan Nacional de Promoción de la Gestión Menstrual Sustentable”» (PDF). Cámara de Diputados de la Nación Argentina. 2020. Consultado el 17 de mayo de 2021. 
  103. «Copa menstrual: una guía práctica para saber qué es, cuál comprar y desterrar varios mitos». Diario Uno. 23 de mayo de 2018. Consultado el 17 de marzo de 2021. 
  104. a b c Wang, Shih-Ting (20 de agosto de 2020). «Using Menstrual Hygiene Technologies in Contemporary Taiwan: Knowledge, Online Communities, and Medicalisation 當代台灣月經衛生科技之使用:知識、網路社群與醫療化». MSc in Sociology Dissertation. London School of Economics and Political Science (en inglés): 1, 21, 23, 34-35. Consultado el 28 de marzo de 2021. 
  105. Guzmán Salgado, David. «Cuéntanos». Revista Cofepris Protección y salud. Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris). Archivado desde el original el 10 de febrero de 2020. Consultado el 13 de marzo de 2021. 
  106. Sánchez Casanova, Wendy Marilú (Noviembre de 2017). «Cofepris vs. copa menstrual: Discursos, vacíos y resistencias». 3er Congreso Internacional de Ciencias Sociales. Teorías y Mundo Contemporáneo (San Cristóbal de Las Casas, Chiapas). Consultado el 13 de marzo de 2021. 
  107. «Organizaciones piden al Gobierno abrir debate para quitar el IVA a productos para la menstruación». Sinembargo.mx. 11 de marzo de 2021. Consultado el 19 de marzo de 2021. 
  108. Arenas-Gallo et al., 2020
  109. Weir, 2015, p. 58
  110. Kakani, Jalpa K. Bhatt. «Study of adaptability and efficacy of menstrual cup in managing menstrual health and hygiene». International Journal of Reproduction, Contraception, Obstetrics and Gynecology (en inglés) 6 (7). ISSN 2320-1789. doi:10.18203/2320-1770.ijrcog20172932. Consultado el 17 de marzo de 2021. 
  111. Weir, 2015, p. 54
  112. a b Wysock, Susan (1 de noviembre de 1997). «New Options in Menstrual Protection». NPAs & PAs (en inglés). Archivado desde el original el 9 de agosto de 2011. Consultado el 8 de marzo de 2021. 
  113. Garazi et al., 2019, p. 376
  114. a b D'Ambrosio, Amanda (24 de abril de 2020). «Menstrual Cup Users at Increased Risk of IUD Displacement» (en inglés). MedPage Today. Consultado el 10 de marzo de 2021. 
  115. Wiebe, Ellen R; Trouton, Konia J (28 de marzo de 2012). «Does using tampons or menstrual cups increase early IUD expulsion rates». Contraception Journal (en inglés) (Elsevier Inc.) 86 (2). doi:10.1016/j.contraception.2011.12.002. Consultado el 10 de marzo de 2021. 
  116. Long, Jill; Schreiber, Courtney; Creinin, Mitchell; Kaneshiro, Bliss; Nanda, Kavita; Blithe, Diana (Mayo de 2020). «Menstrual Cup Use and Intrauterine Device Expulsion in a Copper Intrauterine Device Contraceptive Efficacy Trial [OP01-1B]». Obstetrics & Gynecology (en inglés) (Wolters Kluwer Health, Inc) 135 (1). doi:10.1097/01.AOG.0000662872.89062.83. 
  117. a b Arenas-Gallo et al., 2020
  118. a b Garazi et al., 2019, p. 380
  119. Baude, Jessica; Badiou, Cédric; Chiaruzzi, Myriam; Lina, Gérard; Muller, Daniel; Nonfoux, Louis; Prigent-Combaret, Claire; Thioulouse, Jean et al. (15 de junio de 2018). «Impact of Currently Marketed Tampons and Menstrual Cups on Staphylococcus aureus Growth and Toxic Shock Syndrome Toxin 1 Production In Vitro». En Donald W. Schaffne, ed. Applied and Environmental Microbiology (American Society of Microbiology) 84 (12). PMID 29678918. doi:10.1128/AEM.00351-18. Consultado el 8 de marzo de 2020. 
  120. Sánchez Mateos, Alejandra (27 de abril de 2018). «Un estudio pone en duda la seguridad de la copa menstrual». El País. Consultado el 9 de marzo de 2021. «El coordinador de ginecología de HM Hospitales y vicepresidente de la sección de asistencia privada de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO),Manuel Marcos Fernández, considera que "los resultados de este tipo de estudios no siempre pueden extrapolarse a la práctica clínica"». 
  121. Arenas-Gallo et al., 2020
  122. Nieman, Lynnette K.; Premkumar, Ahalya; Spechler, Stacey; Stratton, Pamela (1 de febrero de 2003). «The Keeper®, a Menstrual Collection Device, as a Potential Cause of Endometriosis and Adenomyosis». Gynecol Obstet Invest (en inglés): 35-37. doi:10.1159/000072329. Consultado el 8 de marzo de 2020. 
  123. Stol, Alexandre; Meuwly, Jean-Yves; Roussel,Apolline; Nicodème Paulin, Emilie (16 de marzo de 2019). «An improperly positioned menstrual cup complicated by hydronephrosis: A case report». Case Reports in Women's Health (en inglés) (Elsevier). PMC 6430733. doi:10.1016/j.crwh.2019.e00108. Consultado el 11 de marzo de 2021. 
  124. Garazi et al., 2019, p. 389
  125. Arenas-Gallo et al., 2020
  126. Newman Bremang, Kathleen (7 de julio de 2019). «All Your Menstrual Cup Questions, Answered — & We Mean All Of Them». Refinery29. «Diva Cup, the homegrown company most commonly associated with cups and its biggest retailer.» 
  127. a b Jones, Lora (4 de octubre de 2018). «Why are menstrual cups becoming more popular?» (en inglés). BBC. Consultado el 1 de abril de 2021. 
  128. a b c d Garazi et al., 2019, p. 390
  129. Bolton, Laura; Millington, Kerry A. (18 de septiembre de 2015). Improving access to menstrual hygiene products (PDF) (en inglés). Governance Social Development Humnitarian Conflict (GSDRC) y Healt & Education Advice & Resource Team (HEART). Consultado el 8 de marzo de 2020. 
  130. Weir, 2015, p. 33
  131. a b Garazi et al., 2019, p. 384
  132. Garcia, Aida Illa (6 de septiembre de 2018). «La revolución de la copa menstrual». Universidad de Barcelona. pp. 59, 61. Consultado el 29 de marzo de 2021. 
  133. Ballal K., Shwetha; Bhandary, Amritha (9 de marzo de 2020). «Menstrual cup: awareness among reproductive women». International Journal of Reproduction, Contraception, Obstetrics and Gynecology 9 (4): 2. doi:10.18203/2320-1770.ijrcog20201066. Consultado el 2 de abril de 2021. «Cups have been shown to be safe with no incumbent infection risk among European and North American women. (...) Preliminary studies of acceptability in low and middle income countries suggest cups are a potential option for girls as well as women.» 
  134. Stevens, Jenny (5 de noviembre de 2019). «Así triunfaron las inventoras de la copa menstrual de silicona: "Hemos roto el tabú de la regla"». elDiario.es. Consultado el 9 de marzo de 2021. 
  135. a b c d Pokhrel, Diksha; Bhattarai, Sabina; Emgård, Malin; Von Schickfus, Michael; C. Forsberg, Birger; Biermann, Olivia (25 de enero de 2021). «Acceptability and feasibility of using vaginal menstrual cups among schoolgirls in rural Nepal: a qualitative pilot study». Reproductive Health (en inglés) 18 (20): 5,6. doi:10.1186/s12978-020-01036-0. Consultado el 13 de marzo de 2021. 
  136. a b Oster,, Emily; Thornton,, Rebecca (19 de marzo de 2009). «Determinants Of Technology Adoption: Peer Effects In Menstrual Cup Take‐Up» (PDF). Journal of the European Economic Association (en inglés) 10 (6): 1, 8, 25-26. ISSN 1542-4774. doi:10.1111/j.1542-4774.2012.01090.x. Consultado el 1 de abril de 2021. 
  137. a b c Howard, Courtney; Lee Rose, Caren; Trouton, Konia; Stamm, Holly; Marentette, Danielle; Kirkpatrick, Nicole; Karalic, Sanja; Fernandez, Renee et al. (Junio-Julio 2011). «FLOW (finding lasting options for women) Multicentre randomized controlled trial comparing tampons with menstrual cups». Canadian Family Physician (en inglés) 57. Consultado el 17 de marzo de 2021. 
  138. Mason, Linda; Nyothach, Elizabeth; van Eijk, Anna Maria; Obor, David; Alexander, Kelly T.; Ngere, Isaac; Laserson, Kayla; Phillips-Howard, Penelope (12 de junio de 2019). «Comparing use and acceptability of menstrual cups and sanitary pads by schoolgirls in rural Western Kenya» (PDF). International Journal of Reproduction, Contraception, Obstetrics and Gynecology (en inglés) 8 (8): 2980. ISSN 2320-1789. doi:10.18203/2320-1770.ijrcog20193506. Consultado el 14 de marzo de 2021. «While the proportion of girls reporting initial issues was higher among girls provided cups compared with pads, these were resolved in the first few months of use. This leads us to conclude that with adequate instruction, support and persistence, girls can successfully and comfortably use either of these products in LMIC». 
  139. «Los test de virginidad: una prueba inútil y humillante». News.un.org/es/ Noticias ONU. 17 de octubre de 2018. Consultado el 9 de marzo de 2021. «La virginidad, de hecho, no es un término médico o científico, sino un concepto social, cultural y religioso, que “refleja la discriminación de género”, indica la OMS.» 
  140. Keatman, Tracey; Cavill, Sue; Mahon, Thérèse. «Menstrual hygiene management in schools in South Asia» (PDF) (en inglés). Water Aid. UNICEF. Archivado desde el original el 8 de marzo de 2021. Consultado el 4 de agosto de 2021. «Cups are deemed inappropriate or unacceptable in several other countries in the region, where myths about infertility and concerns about the association with penetration/virginity reportedly exist.» 
  141. Calderwood, Imogen (3 de mayo de 2018). «Freedom Cups Founder’s Driving Mission Is to End Period Poverty». Global Citizen (en inglés). 
  142. Arenas-Gallo et al., 2020
  143. Policy Brief: Attitudes towards, and acceptability of, menstrual cups as a method for managing menstruation: Experiences of women and schoolgirls in Nairobi, Kenya (PDF) (en inglés) (21). African Population and Health Research Center. noviembre de 2010. Consultado el 9 de marzo de 2021. 
  144. a b Leroy, Yann; Yannou, Bernard; Murthy, Lakshmi; Lallmahomed, Amrine; Yannou Le Bris, Gwenola (Mayo de 2016). «Which hygienic products for which continent? Design for usage and sustainability.». Sustainable design. Proceedings of the DESIGN 2016 14th International Design Conference (en inglés) (1 International Design Conference- Design 2016 Croacia). Consultado el 28 de marzo de 2021. 
  145. Crawford, Bridget J.; Johnson, Margaret E; Karin, Marcy L.; Strausfeld, Laura; Gold Waldman, Emily. «The Ground on Which We All Stand: A Conversation About Menstrual Equity Law and Activism» (PDF). Michigan Journal of Gender & Law (en inglés) 26 (2): 379. ISSN 2688-5565. doi:10.36641/mjgl.26.2.plight. Consultado el 4 de agosto de 2021. «But menstrual cups are not yet realistic alternatives for people living in shelters or working in non-traditional jobs due to a lack of access to needed water, sanitary storage, and disposal options. Nor is it realistic for menstruators that have not received education about insertion, use, or cleaning.» 
  146. Garazi et al., 2019, p. 384-389
  147. «Ruby Cups: Girls in Imvepi Refugee Settlement Taking Control». CARE International in Uganda 2018. 1 de diciembre de 2018. Consultado el 15 de marzo de 2021. 
  148. a b c Policy Brief: Use of menstrual cup by adolescent girls and women: Potential benefits and key challenges (PDF) (en inglés) (21). African Population and Health Research Center. noviembre de 2010. Consultado el 9 de marzo de 2021. 
  149. Oster, Emily; Thornton, Rebecca (Abril de 2009). «Menstruation and Education in Nepal» (PDF). NBER Working Paper Series (en inglés) (National Bureau of Economic Research). doi:10.3386/w14853. Consultado el 15 de marzo de 2021. 
  150. Jewitt, Sarah; Ryley, Harriet (Septiembre de 2014). «It’s a girl thing: Menstruation, school attendance, spatial mobility and wider gender inequalities in Kenya». Geoforum (en inglés) (Elsevier, publicado el Septiembre de 2016) 56. doi:10.1016/j.geoforum.2014.07.006. Consultado el 15 de marzo de 2021. «Likewise, research in Nepal by Oster and Thornton, 2009, Oster and Thornton, 2011 which involved providing girls with menstrual cups failed to reduce school absenteeism; in part because the cups did not prevent menstrual cramps which caused more absence than a lack of access to sanitary products.» 
  151. Garazi, Zulaika; Kwaro, Daniel; Nyothach, Elizabeth; Wang, Duolao; Zielinski-Gutierrez, Emily; Mason, Linda; Eleveld, Alie; Chen, Tao; Kerubo, Emily; Van Eijk, Annemieke; Pace, Cheryl; Obor, David; Juma, Jane; Oyaro, Boaz; Niessen, Louis; Bigogo, Godfrey; Ngere, Isaac; Henry, Carl; Majiwa, Maxwell; O Onyango, Clayton; O Ter Kuile, Feiko; Phillips-Howard, Penelope A (21 de octubre de 2019). «Menstrual cups and cash transfer to reduce sexual and reproductive harm and school dropout in adolescent schoolgirls: study protocol of a cluster-randomised controlled trial in western Kenya». BMC Public Health volume (en inglés) 19. PMID 31638946. doi:10.1186/s12889-019-7594-3. Consultado el 14 de marzo de 2021. 
  152. Capper, Stephanie (9 de marzo de 2018). «Menstrual cups are helping Nepal's girls avoid the deadly Chhaupadi ritual» (en inglés). Australian Broadcasting Corporation. Consultado el 16 de marzo de 2021. 
  153. Felitti, 2017, p. 46
  154. Parker, Alison (17 de abril de 2012). «Fertile Ground: Bloody Ecofeminism». Bitch (en inglés). Consultado el 14 de marzo de 2021. 
  155. Ramírez Morales, María del Rosario (10 de diciembre de 2019). «Ciberactivismo menstrual: feminismo en las redes sociales». PAAKAT: revista de tecnología y sociedad (Guadalajara) 9 (17). ISSN 2007-3607. doi:10.32870/pk.a9n17.438. Consultado el 4 de agosto de 2021. 
  156. a b Felitti, 2017, p. 37
  157. Arenas-Gallo et al., 2020
  158. Felitti, 2017, p. 39
  159. a b c d «Written evidence we received during the investigation into single‐use plastics: Unflushables.» (en inglés). Londres: Asamblea de Londres. Comité ambiental. Agosto de 2018. Consultado el 13 de marzo de 2021. 
  160. «Proyecto de ley. Promoción de productos de gestión menstrual respetuosos del medio ambiente.» (PDF). Cámara de Diputados de la Nación Argentina. 2020. p. 5. Consultado el 30 de marzo de 2021. 
  161. Comisión Europea, ed. (28 de mayo de 2018). «Reducing Marine Litter: action on single use plastics and fishing gear» (pdf) (en inglés). pp. 11, 20. Archivado desde el original el 18 de abril de 2021. Consultado el 16 de marzo de 2021. 
  162. Doncel et al., 2020
  163. Arenas-Gallo et al., 2020
  164. Doncel et al., 2020
  165. Arenas-Gallo et al., 2020
  166. a b c Womena, ed. (6 de marzo de 2019). «What is the environmental impact of menstrual products?» (en inglés). Consultado el 14 de marzo de 2021. 
  167. «The carbon impacts of menstrual products». Zerowastescotland.org.uk (en inglés). Consultado el 16 de marzo de 2021. 
  168. Felitti, Karina (Abril de 2016). «El ciclo menstrual en el siglo XXI. Entre el mercado, la ecología y el poder femenino». 6 Sexualidad, Salud y Sociedad – Revista Latinoamericana (22): 197. ISSN 1984-6487. Consultado el 15 de marzo de 2021. 
  169. Weir, 2015, p. 23-24
  170. Weir, 2015, p. 38-44
  171. Warren, Chloe (20 de julio de 2018). «Period blood as plant fertiliser: Repurposed resource … or a biohazard?». En Australian Broadcasting Corporation, ed. Abc.net.au (en inglés). Consultado el 14 de marzo de 2021. 
  172. «Copas menstruales: sus ventajas y desventajas y la verdad sobre su poder fertilizante». Infobae. 15 de noviembre de 2019. Consultado el 1 de abril de 2021. 

Bibliografía[editar]


Enlaces externos[editar]