Artículo bueno

Virus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Para otros usos de este término, véase Virus (desambiguación) y Viral (desambiguación).
Symbol question.svg
 
Virus
Novel Coronavirus SARS-CoV-2 (49640655213).jpg
Clasificación de los virus
(sin rango) Acytota
(sin rango) Virus
Beijerinck 1898
Grupos
Sinonimia
  • Aphanobionta, Novak 1930
  • Aphanobiontidea, Walton 1930
  • Archaeophyta, Barkley 1939
  • Vira, Holmes 1939
  • Viriphyta, McKinney 1944
  • Virales, Holmes 1948
  • Archetista, Jahn & Jahn 1949
  • Vireae, Barkley 1949
  • Protobiota, Hsen-Hsu 1965
  • Akamara, Hurst 2000
  • Nucleacuea, Biolib 2008

En biología, un virus (del latín virus, en griego ἰός «toxina» o «veneno») es un agente infeccioso microscópico acelular que solo puede replicarse dentro de las células de otros organismos.[n. 1]​ Los virus están constituidos por genes que contienen ácidos nucleicos que forman moléculas largas de ADN o ARN, rodeadas de proteínas. Al infectar una célula, estos genes "obligan" a la célula anfitriona a sintetizar los ácidos nucleicos y proteínas del virus para poder llegar a formar nuevos virus.[2]​ El estudio de los virus es una rama de la microbiología [3][4]​ que recibe el nombre de virología.[5]

Los virus infectan a todo tipo de organismos, desde animales, hongos, plantas, protistas hasta bacterias y arqueas. También infectan a otros virus; estas especies reciben el nombre de virófagos. Los virus que dependen de un virus para cumplir sus requisitos se les denomina virus satélite. Los virus son en su gran mayoría demasiado pequeños para poder ser observados con la ayuda de un microscopio óptico, por lo que se dice que son submicroscópicos. Sin embargo, existen excepciones entre los virus nucleocitoplasmáticos de ADN de gran tamaño o girus, tales como Pandoravirus o Pithovirus, que sí se pueden apreciar mediante microscopía óptica. Incluso pueden superar en tamaño a algunos procariotas.[6]

El primer virus conocido, el virus del mosaico del tabaco,[n. 2]​ fue descubierto por Martinus Beijerinck en 1899.[7][8]​ Actualmente se han descrito más de 5000, y algunos autores opinan que podrían existir millones de tipos diferentes.[9][10]​ Los virus se hallan en casi todos los ecosistemas de la Tierra; son la entidad biológica más abundante.[10][11]​ También son los más diminutos, la mayoría unas cien veces más pequeños que las bacterias: miden del orden de unos 10 nanómetros, es decir, 0.00001 mm. Esto significa que habría que poner aproximadamente cien mil virus en fila para cubrir 1 mm.

A diferencia de los priones y viroides (formados solo por una proteína, y por una cadena de ARN, respectivamente) los virus están compuestos de dos o tres partes: su material genético, que porta la información hereditaria y puede ser ADN o ARN; una cubierta proteica que protege estos genes —llamada cápside— y, en algunos, una bicapa lipídica (es decir, de grasa) que los rodea cuando se encuentran fuera de la célula —denominada envoltura vírica—. Los virus varían en su forma. Algunos son poliedros casi perfectos; el VIH, por ejemplo, es un icosaedro. Otros son helicoides o estructuras más complejas.

Desde el punto de vista de la evolución de otras especies, los virus son un medio importante de transferencia horizontal de genes, la cual incrementa la diversidad genética e impulsa la evolución biológica.[12]​ Debido a ello los virus, junto con los otros agentes virales (viroides y virus satélite), han sido descritos como "mobilomas" o "vectores génicos" puesto que además de replicarse en huéspedes celulares también transportan genes de un organismo a otro mediante la transducción del material genético.[13][14]​ Los virus junto con los plásmidos y transposones (compuestos de una cadena de ADN) son medios naturales importantes para transferir genes entre diferentes organismos. Se cree que los virus desempeñaron un papel central en la evolución temprana, antes de la diversificación del último antepasado común universal, en bacterias y arqueas-eucariotas.[15]​ Los bacteriófagos y plásmidos son vectores usados en biotecnología para insertar genes foráneos de una célula a otra y se ha llevado a cabo la creación de los cósmidos, fagémidos y fásmidos, que son plásmidos híbridos con bacteriófagos.

Los virus se diseminan de muchas maneras diferentes y cada tipo de virus tiene una forma de transmitirse. Llamamos vectores de transmisión a los organismos vivos que los transportan de una persona a otra, o de un animal a una persona (o viceversa). Los virus que afectan a los vegetales se propagan frecuentemente por insectos que se alimentan de savia, como los áfidos, mientras que los que afectan a animales suelen propagarse por medio de insectos hematófagos (los que chupan la sangre). Existen otros que no precisan de vectores: el virus de la gripe (ortomixovirus) y el del resfriado común (rinovirus y coronavirus) se propagan por el aire a través de los estornudos y la tos; los norovirus son transmitidos por vía fecal-oral, o por contacto con manos, alimentos y agua contaminados. Los rotavirus se dispersan a menudo por contacto directo con niños infectados. El VIH es uno de los muchos virus que se transmiten por contacto sexual o por exposición a sangre infectada.[16]

No todos los virus provocan enfermedades; muchos se reproducen sin causar ningún daño al organismo infectado. Pero algunos, como el VIH, pueden producir infecciones permanentes o crónicas cuando el virus continúa multiplicándose en el cuerpo, evadiendo los mecanismos de defensa del huésped.[17][18][19]​ En los animales, en cambio, es frecuente que las infecciones víricas den lugar a una respuesta inmunitaria que confiere una inmunidad permanente a la infección. Eso es lo que se pretende (y se suele) lograr con las vacunas. Con ellas se puede llegar a erradicar una enfermedad, como ha ocurrido con la viruela. Los microorganismos como las bacterias también tienen defensas contra las infecciones víricas, conocidas como sistemas de restricción-modificación. Los antibióticos no tienen efecto sobre los virus, pero se han desarrollado medicamentos antivirales para tratar algunas infecciones.[20]

Etimología[editar]

Microscopía del virus del sarampión.

La palabra proviene del latín virus, que hace referencia al veneno, o alguna sustancia nociva, y fue usada por primera vez en inglés el año 1392.[21]Virulento, del latín virulentus (venenoso), data de 1400.[22]​ La expresión «agente que causa enfermedades infecciosas» se usó por primera vez el año 1728,[21]​ antes del descubrimiento de los virus por Dimitri Ivanovski en 1892. El adjetivo "viral" data de 1948.[23]​ El plural, en español es «virus». El término «virión» también se utiliza para referirse a una única partícula vírica infecciosa. En general se puede definir como virus a todos aquellos ácidos nucleicos móviles capaces de formar viriones en contraposición a los viroides o plásmidos que no tienen la capacidad de formar estas estructuras complejas.

Historia del descubrimiento[editar]

Martinus Beijerinck en su laboratorio en 1921.

A mediados del siglo XIX el término virus todavía se empleaba como sinónimo de veneno o miasma. Los virus no llegaron a conocerse como entidades biológicas hasta las postrimerías del siglo XIX; pero hay descripciones mucho más antiguas de enfermedades víricas, así como de los primeros tratamientos médicos. Se conoce un texto legal de Mesopotamia de en torno a 1.800 a.C. que trata del castigo que se le impuso a un hombre cuyo perro, probablemente afectado por la rabia, mordió a otra persona y la mató.[24]​ En los jeroglíficos egipcios se han hallado lo que parecen representaciones de las secuelas de una infección de polio.

Fue Aulo Cornelio Celso quien, en el siglo I a.C., utilizó por primera vez la palabra virus. Calificó de venenosa la saliva por la que se transmite la rabia. En el año 1882 Adolf Mayer, haciendo experimentos sobre la enfermedad del mosaico del tabaco, causó, sin darse cuenta de ello, una transmisión de virus al transferir savia de plantas infectadas a plantas sanas, provocando de este modo también la enfermedad de éstas.

Esta transferencia ya se asociaba en el siglo XVIII con la palabra virus. Así lo describe el periódico londinense The Times en la necrológica de un médico que se había infectado: al coser un cadáver diseccionado se pinchó en la mano,«de manera que se introdujo algo de la materia del virus, o dicho en otras palabras, se le inoculó la podredumbre».[25]

En 1884, el microbiólogo francés Charles Chamberland inventó un filtro (conocido actualmente como filtro de Chamberland o filtro de Chamberland-Pasteur) que tiene poros de tamaño inferior al de una bacteria, de manera que retiene a estas al filtrar una solución que las contenga.[26]​ El biólogo ruso Dimitri Ivanovski utilizó este filtro y demostró que los extractos de hojas molidas de plantas infectadas de tabaco seguían siendo infecciosos después de filtrarlos. Eso significaba que los agentes que provocaban la enfermedad eran significativamente más pequeños que las bacterias.

Ivanovski sugirió que la infección podría ser causada por una toxina producida por las bacterias, pero no continuó apoyando esta idea.[27]​ En aquella época se pensaba que todos los agentes infecciosos podían ser retenidos por filtros y, además, que podían ser cultivados en un medio con nutrientes —esta opinión formaba parte de la teoría germinal de las enfermedades.[7]​ En 1899, el microbiólogo neerlandés Martinus Beijerinck repitió los experimentos de Ivanovski y quedó convencido de que se trataba de una nueva forma de agente infeccioso.[28]​ Observó que el agente solo se multiplicaba dentro de células vivas en división, pero como sus experimentos no mostraban que estuviera compuesto de partículas, lo llamó contagium vivum fluidum («germen viviente soluble») y reintrodujo el término «virus».[27]​ En ese mismo año, en 1899, Friedrich Loeffler y Frosch pasaron el agente de la fiebre aftosa —el Aphthovirus— por un filtro similar y descartaron la posibilidad de que se tratara de una toxina debido a la baja concentración. Concluyeron que el agente se podía multiplicar.[27]​ Se considera que esos hitos marcaron el nacimiento de la virología.

A principios del siglo XX, el bacteriólogo inglés Frederick Twort descubrió los virus que infectan a las bacterias, ahora llamados bacteriófagos,[29]​ y el microbiólogo franco-canadiense Félix d'Herelle describió virus los cuales, al añadirlos a bacterias cultivadas en agar, producían zonas de bacterias muertas. Diluyó con precisión una suspensión de estos virus y comprobó que las diluciones más altas (es decir, las que contenían una menor concentración de virus), no mataban a todas las bacterias, sino que formaban zonas discretas de organismos muertos. Contando estas zonas, y multiplicándolas por el factor de dilución, d'Herelle pudo calcular el número de virus en la suspensión original.[30]​ En 1922 propuso que los bacteriófagos fueran ancestros de las bacterias o una forma intermediaria. En 1928 junto con John Burdon Sanderson Haldane propusieron que los virus o entidades similares fueran los ancestros de los organismos celulares.[31]​ Hipótesis que viene respaldada con algunas evidencias.[31]

A finales del siglo XIX, los virus se definían en función de su infectividad, su filtrabilidad y su necesidad de huéspedes vivos. Solo habían sido cultivados en plantas y animales. En 1906, Ross Granville Harrison inventó un método para cultivar tejidos en linfa, y, en 1913, E. Steinhardt y colaboradores utilizaron este método para cultivar virus Vaccinia en fragmentos de córnea de cobaya.[32]​ En 1928, H. B. Maitland y M. C. Maitland cultivaron el mismo virus en suspensiones de riñones picados de gallina. Su método no fue adoptado ampliamente hasta 1950, cuando se empezó a cultivar poliovirus a gran escala para la producción de vacunas.[33]

Otro avance se produjo en 1931, cuando el patólogo estadounidense Ernest William Goodpasture cultivó el virus de la gripe y otros virus en huevos fertilizados de gallina.[34]​ En 1949, John Franklin Enders, Thomas Weller y Frederick Robbins, cultivaron virus de la polio en células cultivadas de embriones humanos. Por primera vez no se utilizaron tejidos animales sólidos ni huevos. Este trabajo permitió a Jonas Salk crear una vacuna efectiva contra la polio.[35]

Con la invención de la microscopía electrónica en 1931 por parte de los ingenieros alemanes Ernst Ruska y Max Knoll, se obtuvieron las primeras imágenes de virus.[36][37]​ En 1935, el bioquímico y virólogo estadounidense Wendell Stanley examinó el virus del mosaico del tabaco y descubrió que estaba compuesto principalmente de proteínas.[38]​ Poco tiempo después, se dividió en dos partes: proteínas por un lado, por otro ARN.[39]​ El virus del mosaico del tabaco fue el primero que se cristalizó, y por tanto se pudo conocer su estructura en detalle. Las primeras imágenes por difracción de rayos X del virus cristalizado las obtuvieron Bernal y Fankuchen en 1941. Basándose en sus imágenes, Rosalind Franklin descubrió la estructura completa del virus en 1955.[40]​ El mismo año, Heinz Fraenkel-Conrat y Robley C. Williams demostraron que el ARN purificado del virus del mosaico del tabaco y sus proteínas de envoltura pueden ensamblarse por sí mismos, y formar virus funcionales, y sugirieron que este debía de ser el modo en que los virus se reproducían en las células huésped.[41]

La segunda mitad del siglo XX fue la edad dorada del descubrimiento de los virus; la mayoría de las 2000 especies reconocidas de virus de animales, de vegetales y bacterianos se descubrieron durante estos años.[42]​ En 1957, se descubrieron el arterivirus equino y la causa de la diarrea vírica bovina (un pestivirus). En 1963 Baruch Blumberg,[43]​ descubrió el virus de la hepatitis B, y en 1965 Howard Temin describió el primer retrovirus. La transcriptasa inversa, enzima clave que utilizan los retrovirus para convertir su ARN en ADN, fue descrita originalmente en 1970, de manera independiente por Howard Temin y David Baltimore.[44]​ En 1983, el equipo de Luc Montagnier del Instituto Pasteur de Francia aisló por primera vez el retrovirus que ahora se conoce por el nombre de VIH.[45]Michael Houghton y su equipo en la Chiron Corporation descubrieron el virus de la hepatitis C.[46]

Origen y evolución[editar]

Al estudiar el origen de los virus, hay que considerar previamente que los virus son agentes infecciosos acelulares que infectan células y producen viriones para difundir genes entre sus huépedes; por lo que en su origen se debe considerar la interacción entre el virus y su huésped. Igualmente destaca que la mayoría de las proteínas virales no tienen homólogos en las células modernas, en contradicción con la visión tradicional de los virus como los «ladrones de genes celulares». Esto sugiere que los genes virales básicamente tienen su origen durante la multiplicación de los genomas virales, o provendrían de linajes celulares ahora extintos (ya que algunas proteínas virales específicas están presentes en virus que infectan a los miembros de los tres dominios de la vida,[47]​ lo que sugiere que los virus son en realidad muy antiguos en la historia de la vida). En particular, los análisis estructurales de proteínas de la cápside han revelado que al menos dos tipos de viriones se habrían originado de manera independiente antes que LUCA (el Último antepasado común universal de la vida celular). Aunque recientemente se han propuesto varias hipótesis para explicar el origen de los virus, sigue sin explicarse completamente la aparición de viriones como mecanismo específico para la difusión de genes.

El autoensamblaje de los virus dentro de las células igualmente tiene implicaciones para el estudio del origen de la vida, pues refuerza las hipótesis de que la vida podría haber comenzado en forma de moléculas orgánicas autoensamblantes, (ver protobionte).[48]

Los avances en la caracterización de los virus a nivel molecular sugieren que los virus coevolucionan con sus organismos huéspedes,[49]​ debido a que los virus son parásitos intracelulares extremos y, por lo tanto, requieren de la supervivencia del huésped para poder asegurar su propia supervivencia. (Es interesante notar en este punto que cuando un virus se multiplica en su huésped natural, tiende a no causar una enfermedad en él, o causa una enfermedad leve y limitada en la mayoría de los casos. Varios de los virus conocidos producen enfermedades graves solo cuando infectan organismos diferentes de sus huéspedes naturales. Lo anterior sugiere que buena parte de los virus asociados con la producción de enfermedades son virus que están en proceso de adaptación a un nuevo tipo de huésped y que, una vez lograda ésta, la estrategia del virus consistirá en perpetuarse y propagarse sin afectar al organismo huésped.[cita requerida])

Se pueden hallar virus dondequiera que haya organismos vivos, y probablemente existan desde la aparición de las primeras células. Pero, puesto que no fosilizan, no tenemos certeza de ello, de ahí que se puedan considerar especulaciones lo que se hace en disciplinas como la paleovirología.[50][51]​ A este fin se utilizan diferentes técnicas y ensayos de biología molecular. Estas técnicas dependen de la disponibilidad de ADN o ARN vírico antiguo, pero desgraciadamente la mayoría de los virus que se han preservado y almacenado en laboratorios tienen menos de 90 años.[52][53]

No obstante existen los elementos virales endógenos que son secuencias virales integradas al genoma de las células que pueden interpretarse como "fósiles virales". Los virus retrotranscritos y la mayoría de los virus de ADN tienen una enzima llamada integrasa que les permite integrar sus ácidos nucleicos en el genoma de las células huéspedes y que posteriormente estos se conviertan en transposones. Ejemplos son los retrovirus endógenos que se derivaron de infecciones virales que atacaron a los primeros mamíferos con antigüedades de más de 180 millones de años y están asociados a la formación de la placenta en los placentarios.[54]​ Otro ejemplo son los provirus que son secuencias virales que pueden encontrarse en cualquier organismo celular. Estudios de elementos virales endógenos en insectos sugieren que los virus ya infectaban a los insectos hace más de 300 millones de años.[55]​ También la superfamilia de transposones de ADN eucariotas polintones, los plásmidos mitocondriales (plásmidos inactivos que encuentran en las mitocondrias), los plásmidos citoplasmáticos (plásmidos inactivos que se encuentran en los virus gigantes y en el citoplasma de algunos eucariotas) pudieron haberse originado de infecciones virales que atacaron a los antepasados de los eucariotas y por tanto podrían considerarse como fósiles virales. Estas secuencias pueden tener más de 2000 millones de años de acuerdo con la estimación de la eucariogénesis.[56][57]​ Otro ejemplo de elementos virales endógenos son los retrotransposones LTR de las familias Bel, Ty1-copia y Ty2-copia que se originaron de infecciones causadas por los virus retrotranscritos.[58]

Hipótesis sobre el origen de los virus[editar]

Esquema sobre las hipótesis clásicas para el origen de los virus.

Existen tres hipótesis clásicas sobre el origen de los virus:[59][60][61]

  • Hipótesis de la reducción (también conocida como «hipótesis de la degeneración» o «hipótesis del reduccionismo»): es posible que los virus fueran, al principio, pequeñas células que parasitaban a otras más grandes. A lo largo del tiempo, estos precursores de los virus fueron perdiendo los genes que no necesitaban a causa de su parasitismo. Las bacterias Rickettsia y Chlamydia son células vivientes que, como los virus, solo pueden reproducirse dentro de células huésped. El ejemplo de estas bacterias parece apoyar esta hipótesis, pues es probable que su dependencia del parasitismo haya causado la pérdida de los genes que les permitían sobrevivir fuera de una célula.[62][63]
  • Hipótesis del escape (también llamada «hipótesis del nomadismo», «hipótesis del vagabundeo» o «hipótesis del origen molecular-celular»):[62][64]​ los virus podrían haber evolucionado a partir de fragmentos de ADN o ARN que "escaparon" de los genes de sus huéspedes u organismos estrechamente emparentados. El material genético fugitivo podría haber provenido de transposones o retrotransposones (fragmentos de ADN que pueden moverse entre las células). Estos son moléculas de ADN que se multiplican y se mueven a diferentes posiciones en el interior de los genes de la célula.[65]​ Antiguamente llamados «genes saltarines», son ejemplos de elementos genéticos móviles y podrían ser el origen de algunos virus. Los transposones fueron descubiertos en 1950 por Barbara McClintock a partir de sus estudios en maíz.[66]
  • Hipótesis del virus primero (también llamada «hipótesis virocetrica», «hipótesis de la coevolución»): los virus podrían haber aparecido antes que las células en la Tierra formándose a partir de complejas moléculas de proteínas y ácidos nucleicos, y habrían sido dependientes de la vida celular durante muchos millones de años. En la actualidad existen otros seres biológicos similares a los virus que pueden representar estados evolutivos intermedios. Por una parte, los viroides; son moléculas de ARN que no se clasifican como virus porque carecen de envoltura proteica. Se les llama también agentes subvíricos.[67]​ Los viroides son importantes patógenos de las plantas.[68]​ No codifican proteínas, pero interactúan con la célula huésped y la utilizan para multiplicarse y producir sus proteínas.[69]​ El virus de la hepatitis D de los humanos tiene un genoma de ARN similar al de los viroides, pero su envoltorio proteico deriva del virus de la hepatitis B y no puede producir uno propio. Por lo tanto, es un virus defectuoso que no puede multiplicarse sin la ayuda del virus de la hepatitis B.[70]​ Se aprovecha, por así decirlo, de otro tipo de virus. Es similar el caso de los virus satélite[71]​, los cuales infectan a células que están ya parasitadas por otro virus, el cual se convierte en su "ayudante" (helper). Un ejemplo es el virófago sputnik, dependiente del mimivirus (un virus muy grande), el cual infecta al protozoo Acanthamoeba castellanii.[72]​ Los plásmidos compuestos por moléculas de ADN circular son entidades acelulares similares a los virus que se replican y evolucionan, pero a diferencia de los virus y los otros agentes mencionados que son patógenos, los plásmidos no son infecciosos y no forman parte del genoma del huésped. Se replican independientemente del genoma y se transmiten entre huéspedes. Los plásmidos están presentes en las bacterias, arqueas y levaduras y pueden hacer que las bacterias se vuelvan resistentes a los antibióticos o que se vuelvan patógenas.[73]

Ninguna de estas hipótesis se consideraba plenamente aceptada, por ejemplo la hipótesis de la reducción no explicaba porque los virus no se parecen en nada a los parásitos celulares, la hipótesis del escape no explica el origen de las cápsides y las envolturas víricas y la hipótesis del virus primero no explica porque los virus dependen de un huésped celular para su replicación. Un factor que impide identificar a los antepasados virales es la transferencia horizontal de genes, porque los virus y los organismos celulares pudieron intercambiar genes durante la evolución.[74][75][76]​ Según las investigaciones científicas la hipótesis más plausible para el origen de los virus es un híbrido entre la hipótesis del virus primero y el escape.[77]

Evolución e hipótesis posteriores[editar]

Bacteriófago inyectando su material genético en una bacteria para la formación de viriones. Estos tipos de bacteriófagos son considerados uno de los linajes de virus más antiguos.

La mayoría de las proteínas virales no tienen homólogos con las proteínas celulares y el módulo de replicación vírico es diferente del celular. También algunos genes específicos se han conservado en determinados linajes virales y no tienen homólogos con genes celulares. En consecuencia ha surgido un consenso en el que realmente los virus se originaron antes que el último antepasado común universal ya sea en el mundo de ARN o en los protobiontes.[78]​ Las hipótesis del escape y la reducción se han extendido para situar el origen de los virus en los protobiontes por reducción[79]​ o escape genético primordial antes que el último antepasado común universal.[80]​ Sin embargo sigue siendo un tema filosófico decidir cual de las tres es la correcta porque resulta difícil investigar o suponer un evento que ocurrió hace más de 4.000 millones de años, pero resulta más plausible que los virus se hayan originado en el mundo de ARN o por escape en los protobiontes porque para probar la hipótesis de la reducción los virus deberían ser monofiléticos puesto que no pueden proponerse varios escenarios de reducción.[78]​ Los virus se originaron durante el Hádico antes que las células entre un período de 4250-4400 millones de años.[78]

Estudios de las proteínas virales han identificado que los virus pueden dividirse en 4 dominios de manera monofilética.[58]​ A su vez identificaron 3 dominios de virus de ADN, Duplodnaviria, Varidnaviria y Monodnaviria.[81][73][82]

Un escenario general para el origen de los virus en tiempos precelulares.
Origen de los eucariotas y evolución de los virus eucarióticos a partir de los virus procarióticos. En este escenario algunos virus de arqueas continuaron infectado a sus descendientes los eucariotas, mienstras que otros llegaron de las proteobacterias cuando el endosimbionte bacteriano se convirtió en las mitocondrias.

De acuerdo con estos estudios los virus de ARN y los virus retrotranscritos forman un dominio monofilético Riboviria dividido en dos reinos Orthornavirae que incluye los virus de ARN y Pararnavirae que incluye los virus retrotranscritos. Los virus de ARN se caracterizan por poseer una ARN polimerasa dependiente de ARN (RdRp) y los virus retrotranscritos por poseer una transcriptasa inversa. La agrupación surge debido a que se creé que las ARN polimerasas dependientes de ARN y las transcriptasas inversas tanto celulares como virales tienen un ancestro común.[58][83]​ Los virus de ARN tienen una gran importancia evolutiva ya que se ha sugerido que junto con los viroides son reliquias del antiguo mundo de ARN. Los virus de ARN llegaron a los eucariotas por medio de las arqueas y las proteobacterias tras el momento que se produjo la endosimbiosis seriada y tuvieron una gran diversificación. Por otra parte se ha propuesto que los virus retrotranscritos pudieron haberse originado de un retrotransposón LTR en un evento que fusionaron el ácido nucleico del retrotransposón mencionado con las proteínas de la cápside de otros virus, pero se ha sugerido que pudieron ser virus de ARN. Los virus retrotranscritos con posterioridad pudieron originar a los retrotransposones LTR de las familias Bel, Ty1-copia y Ty2-copia por infección viral.[58]

Los virus de Varidnaviria se caracterizan por tener una proteína específica en rollo de gelatina vertical. La proteína específica es similar a una proteína celular llamada nucleoplasmina. Los bacteriófagos de este dominio pudieron originar la superfamilia de transposones de ADN "polintones" (transposones de ADN que se encuentran en los genomas eucariotas), los plásmidos mitocondriales (plásmidos inactivos que se encuentran en las mitocondrias) y los plásmidos citoplasmáticos (plásmidos inactivos que encuentran en los genomas de los virus gigantes y en el citoplasma de algunos eucariotas). Los transposones de ADN "polintones" también llamados "polintovirus" probablemente son fósiles de los primeros virus de este dominio que infectaron a los eucariotas derivando de bacteriófagos y antes de integrarse al genoma eucariota originarían a los adenovirus, los virófagos, los virus gigantes, los plásmidos mitocondriales, los plásmidos citoplasmáticos y los transpovirones (transposones de ADN que se encuentran en los genomas de los virus gigantes). Casi todos los virus de este dominio son de ADN bicatenario.[82]

Los virus de Monodnaviria se caracterizan por codificar una endonucleasa de la superfamilia HUH y una proteína denominada Rep que les permite una replicación en círculo rodante. Esta es una proteína única de los virus de este dominio, los plásmidos y algunos virus satélite de ADN que no tiene homología con proteínas celulares. Casi todos sus miembros tienen genomas de ADN circular similares a los plásmidos. Pudieron haber evolucionado a partir de plásmidos procariotas que codifican la endonucleasa HUH en eventos que fusionaron el ADN de los plásmidos anteriormente mencionados con las proteínas de la cápside de ciertos de virus de ARN. Incluye la gran mayoría de los virus de ADN monocatenario. Los virus de este dominio llegaron a los eucariotas por medio de las proteobacterias cuando el endosimbionte bacteriano se convirtió en las mitocondrias (endosimbiosis seriada).[73]​ Con posterioridad los virus de Monodnaviria pudieron originar ciertos plásmidos con la perdida de las proteínas de la cápside.[73]

Los virus de Duplodnaviria se caracterizan por codificar una proteína exclusiva para la formación de la cápside llamada HK97-MCP y son virus de ADN bicatenario. La proteína específica es similar a una proteína procariota llamada encapsulina. Incluye los clásicos "bacteriófagos de cola" y los herpesvirus que infectan animales. Estos últimos descienden de los primeros con la pérdida de la cola. Se desconoce como los virus de Duplodnaviria llegaron a los eucariotas dado que Herpesvirales solo infecta animales. Es probable que llegaran a través de las arqueas y las proteobacterias cuando se dio la endosimbiosis seriada o que provengan de bacteriófagos de cola de la microbiota que se adaptaron a infectar las células eucariotas del huésped animal.[81]

Los virus de estos dominios exceptuando a Monodnaviria se originaron en la etapa prebiótica antes que las células modernas ya sea en protobiontes o en el mundo de ARN.[78]Monodnaviria pudo haber surgido junto con el último antepasado común bacteriano.[78]

De todos los virus existentes, los virus de ADN filamentosos de arqueas son un complejo enígma en la historia evolutiva de los virus puesto que no comparten ni una proteína o un gen homólogo con los organismos celulares u otros virus. Tienen una gran cantidad de formas inusuales que constrastan con la de los virus conocidos. Además muchos de ellos no están emparentados entre sí por lo que se ha sugerido que los virus de ADN filamentosos de arqueas son descendientes de varios linajes primordiales de virus de ADN que solo prosperaron en las arqueas, pero que no lograron colonizar a las bacterias o eucariotas. Incluso se ha sugerido que estos virus pudieron originar los plásmidos de arqueas. Su origen al igual que otros virus es anterior al del último antepasado común universal debido a la falta de homologías.[83]

Posible diversificación de los dominios virales.

Riboviria SARS-CoV-2 without background.png

Monodnaviria Minute virus of mice (MVM) (8811688398).jpg

Duplodnaviria PhageExterior.svg

Varidnaviria Faustovirus.png

En 2019 se propuso una hipótesis llamada "quimérica" para el origen de los virus. Esta hipótesis sostiene que los virus se originaron de distintos tipos de replicadores primordiales (protovirus) del mundo de ARN al reclutar proteínas de huéspedes primordiales para la formación de cápsides. Estos huéspedes pudieron haber sido protobiontes o comunidades autorreplicativas del mundo de ARN, a su vez los virus también pudieron continuar reclutando proteínas de sus huéspedes celulares actuales.[78]​ Los virus retienen un módulo de replicación heredado de la etapa prebiótica ya que este esta ausente en las células. También las infecciones virales produjeron el desplazamiento de genes asociados con la formación de cápsides y el módulo de replicación vírico entre los organismos celulares que pudieron fomentar la aparición de nuevos virus.[77]​ Los virus satélite parecen apoyar esta hipótesis ya que ellos son virus compuestos por ácidos nucleicos que no pueden replicarse sin la ayuda de un virus auxiliar y requieren la mayor parte de las enzimas del virus auxiliar para fabricar su cápside.

Los virus y agentes subvirales pudieron mediar las transiciones del mundo de ARN según algunos autores. Estas transiciones del mundo de ARN se les ha nombrado, mundo de ARN verdadero (la etapa inicial), mundo de ARN + proteínas, mundo de retrotranscripción y mundo de ADN (la etapa final). Se ha propuesto que los viroides junto con los ribozimas fueron los primeros replicadores de la etapa inicial del mundo de ARN debido a que no codifican proteínas, estos replicadores al haberse unido con proteínas, se pasaría al mundo de ARN + proteínas donde surgirían los virus de ARN, satélites de ARN, los ribosomas, las ARN polimerasas, posteriormente estos precederían a los retroelementos como los intrones del grupo II, retrones, exones, transcriptasa inversa, dando paso al mundo de retrotranscripción, a su vez estos elementos harían la transición del ARN al ADN pasando finalmente al mundo de ADN donde por último se originarían las ADN polimerasas, virus de ADN, satélites de ADN, transposones, plásmidos, cromosomas, repeticiones en tándem, etc. Estos acelulares o elementos genéticos al haberse unido con liposomas formados espontáneamente originarían los protobiontes.[78][84][31][85][83][86][87]​ Un experimento (2015) ha demostrado que las cápsides de los virus pudieron haberse originado en el mundo de ARN y servían como un medio de transferencia horizontal entre las comunidades de replicadores dado a que estas comunidades no podrían sobrevivir si el número de parásitos génicos aumentaba, siendo ciertos genes los responsables de la formación de estas estructuras y los que favorecían la supervivencia de las comunidades autorreplicativas.[88]​ El desplazamiento de estos genes entre los organismos celulares pudieron favorecer la aparición de nuevos virus durante la evolución.[77]​ Otra teoría que se ha propuesto es que los virus gigantes pudieron haber originado el núcleo de las células eucariotas al haberse incorporado el virus dentro de la célula donde en lugar de replicarse y destruir la célula huésped, permanecería dentro de la célula originando posteriormente el núcleo y dando lugar a otras innovaciones genómicas. Esta teoría es conocida como la "eucariogénesis viral".[89]

Por otro lado estudios basados en los proteomas y los pliegues de las proteínas que son secuencias que pueden conservarse por miles millones de años, incluyendo múltiples familias virales y varios filos celulares han llegado a una hipótesis de que los virus son un grupo complejamente parafilético,[90]​ el análisis ha demostrado que los virus ARN son un taxón parafilético de los virus ADN, pero los organismos celulares formaron un subgrupo dentro los virus ADN siendo la familia Mimiviridae la más cercana a estos.[79][91]​ Los virus retrotranscritos y los virus gigantes no formaron grupos monofiléticos lo que implica que evolucionaron independientemente en diferentes líneas evolutivas. Los autores proponen que lo más probable es que los virus se hayan originado en protobiontes que posteriormente se separaron para dar origen a las primeras células procariotas[92]​ o también es probable que se hayan originado de replicadores primordiales del mundo de ARN.[93]​ Esto demuestra que pueden haber varios dominios virales y tan solo 2 dominios celulares resumidos de manera monofilética.

Microbiología[editar]

Propiedades de la vida presentes en los virus[editar]

¿Son los virus seres vivos? Hay un debate candente desde hace décadas sobre si constituyen una forma de vida[94]​ o son solo materia orgánica que interactúa con los seres vivos. Dentro de la comunidad científica, aunque no existe un consenso científico absoluto, se tiende a no considerar a los virus como estructuras biológicas vivas.[95]​ Algunos autores se refieren a ellos como «organismos al límite de la vida».[96]​ Por una parte se asemejan a los organismos vivos: como ellos, tienen genes, se reproducen, tienen una estructura compleja y evolucionan por selección natural.[97]​ Sin embargo no poseen estructura celular, con lo cual carecen de la unidad básica de la vida, la célula. Además los virus no tienen un metabolismo propio, necesitan una célula hospedadora para que sus genes puedan expresarse. Por tanto no se pueden reproducir en el exterior de una célula huésped (aunque bacterias como Rickettsia y Chlamydia, al ser organismos celulares, son considerados organismos vivos a pesar de tener la misma limitación). Algo similar se ve al observar la etapa de endospora en algunas bacterias que, si bien presentan las estructuras normales de una célula (como ADN y ribosomas), también tienen un «metabolismo inactivo» en esta etapa de su ciclo de vida; estas bacterias se consideran seres vivos a pesar de ese comportamiento.

Las características de los virus que los asemeja a la materia no viva es que aparecen de forma súbita y en gran cantidad dentro de las células, lo cual es análogo al crecimiento autónomo de los cristales y además cuando los virus ingresan a las células, las partículas virales se desintegran totalmente, de forma que solo quedan como simples ácidos nucleicos y proteínas que comienzan a ser pasados por el proceso de sintetización molecular del huésped (replicación).[98]​ Otra contradicción es que existen otras formas similares a los virus que nunca se han considerado seres vivos como los plásmidos que son moléculas que se transmiten entre las células, se replican y evolucionan cuya función es transportar genes de una célula a otra (ver transferencia horizontal de genes). También se ha demostrado científicamente que los virus junto con los agentes subvirales pueden incorporar material genético de un huésped y llevarlo al de otro huésped. Por esta razón muchos autores prefieren comparar a los virus y agentes subvirales con los elementos genéticos móviles en lugar de con las células. Según este punto de vista los virus y los agentes subvirales también serían elementos genéticos móviles y se han dividido a los elementos genéticos móviles en: elementos genéticos con cápsides (virus) y sin cápsides (los restantes).[99]​ Algunos biólogos consideran que los virus realizan dos funciones biológicas: regular la población de especies problemáticas para la natureleza y transferir genes entre diversos organismos.[100]​ Además todos los virus no son infectivos por lo que solo contribuyen a la transferencia genética horizontal. Estos virus no infectivos fueron encontrados principalmente en los hongos, protistas, bacterias y arqueas. Otras formas no vivas que pueden ser comparativas con los virus son los priones que son simples proteínas que como los virus se transmiten entre huéspedes y se autopropagan en las células. Los priones son los responsables de las encefalopatías espongiformes transmisibles que son enfermedades neurológicas que infectan a los bóvidos y pueden transmitirse a los humanos. Los priones no guardan ninguna relación filogenética con los virus y los elementos genéticos móviles debido a que surgieron más recientemente.[101]

En general decidir si los virus están vivos o no depende de la definición filosófica que se quiera dar de vida. Por ejemplo si se usa la teoría celular como definición deben excluirse de dicho conjunto. Si usa otra definición de vida como "todo aquel sistema capaz de autorreplicarse" si podrían considerarse seres vivos junto con otras formas comparables como los plásmidos,[102][103]​ no obstante esta definición es controversial y no tiene mayor reconocimiento.

Como último argumento todos los seres vivos son clasificados en un árbol filogenético llamado "árbol de la vida" el cual se construye principalmente usando el ARN ribosómico, pero un contradicho es que los virus no poseen ribosomas. Además los virus no cumplían los requisitos necesarios para poder ubicarlos de una fiable en el árbol de la vida: por ejemplo a todos les falta un ácido nucleico, no tienen registro fósil, no existe ni un gen compartido entre la mayoría de los grupos virales ya que son de nueva síntesis, la mayoría de sus genes se mezclan con las de los organismos celulares y como último las partículas virales no tienen un ancestro en común por tanto son un conjunto polifilético es decir tienen varios orígenes.[100]

Ácido nucleico[editar]

El ácido nucleico en los virus contiene la información específica y el potencial para modificar operaciones en la célula infectada.[104]​ Los ácidos nucleicos son macromoléculas constituidas por cadenas de nucleótidos, los cuales a su vez están constituidos por una base nitrogenada asociada a un azúcar del grupo de las pentosas y a uno o más grupos de fosfatos. Existen cuatro posibles tipos de ácido nucleico viral:[105]ADN de cadena sencilla, ADN de cadena doble, ARN de cadena sencilla y ARN de cadena doble. Virus que contienen cualquiera de estos tipos de ácido nucleico pueden ser encontrados tanto entre los fagos como entre los virus que infectan a plantas o animales.[106]

El ADN de algunos bacteriófagos se caracteriza por contener bases raras que substituyen alguna o algunas de las bases normalmente presentes en el ADN.[106]​ El ADN de cadena doble presente en algunos virus, se caracteriza por tener segmentos de cadena sencilla en ambos extremos de la molécula debido a que las secuencias de nucleótidos presentes en ambos extremos son complementarias. El ADN naturalmente circular puede ser de cadena sencilla como en el fago ØXI74,[106]​ o de cadena doble, como en el virus SV4O. Existe evidencia de que algunos virus ARN que producen infecciones en vegetales como el limonero y la papa contienen moléculas circulares de ARN.

En los últimos diez años se han desarrollado una variedad de técnicas y métodos que permiten determinar la secuencia de nucleótidos en cualquier tipo de ácido nucleico. La primera secuencia completa de un ARN viral fue determinada en el fago MS2 por el grupo de Walter Fiers en 1976.[106]​ En 1977, Fred Sanger y colaboradores publicaron la secuencia completa del genoma del fago ØXl74,[106]​ constituido por ADN de cadena sencilla. Posteriormente muchos otros genomas virales de mayor tamaño y complejidad han sido secuenciados en parte o en su totalidad.

Estructura[editar]

Diagrama de cómo se puede construir una cápside vírica a partir de múltiples copias de solo dos moléculas proteicas.

Los virus presentan una amplia diversidad de morfologías, es decir, de formas y tamaños. Son unas 100 veces más pequeños que las bacterias. La mayoría de los virus estudiados tienen un diámetro de entre 10 y 300 nanómetros. Algunos Filovirus tienen un tamaño total de hasta 1400 nm, sin embargo, solo miden unos 80 nm de diámetro.[107]​ La mayoría de virus no pueden ser observados con un microscopio óptico, de manera que se utilizan microscopios electrónicos de barrido y de transmisión para visualizar partículas víricas.[108]​ Para aumentar el contraste entre los virus y el trasfondo se utilizan tinciones densas en electrones. Son soluciones de sales de metales pesados como el wolframio, que dispersan electrones en las regiones cubiertas por la tinción. Cuando las partículas víricas están cubiertas por la tinción (tinción positiva), oscurecen los detalles finos. La tinción negativa evita este problema, tiñendo únicamente el trasfondo.[109]

Una partícula vírica completa, conocida como virión, consiste en un ácido nucleico rodeado por una capa de protección proteica llamada cápside. Las cápsides están compuestas de subunidades proteicas idénticas llamadas capsómeros.[110]​ Algunos virus tienen un «envoltorio lipídico» derivado de la membrana celular del huésped (virus con envoltorio), mientras que otros carecen de ella (virus desnudos). La cápside está formada por proteínas codificadas por el genoma vírico, y su forma es la base de la distinción morfológica.[111][112]​ Las subunidades proteicas codificadas por los virus se autoensamblan para formar una cápside, generalmente necesitando la presencia del genoma viral. Sin embargo, los virus complejos codifican proteínas que contribuyen a la construcción de su cápside. Las proteínas asociadas con los ácidos nucleicos son conocidas como nucleoproteínas, y la asociación de proteínas de la cápside vírica con ácidos nucleicos víricos recibe el nombre de nucleocápside.[113][114]​ En general, hay cuatro tipos principales de morfología vírica:

Diagrama de la estructura del virus del mosaico del tabaco: el ARN viral está enrollado en la hélice formada por subunidades proteicas repetidas.
Helicoidal
Cápside del Adenovirus 01.

Las cápsides helicoidales se componen de un único tipo de capsómero apilado alrededor de un eje central para formar una estructura helicoidal que puede tener una cavidad central o un tubo hueco. Esta formación produce viriones en forma de barra o de hilo, que pueden ser cortos y muy rígidos o largos y muy flexibles. El material genético, normalmente ARN monocatenario pero a veces ADN monocatenario, queda unido a la hélice proteica por interacciones entre el ácido nucleico con carga negativa y la carga positiva de las proteínas. En general, la longitud de una cápside helicoidal está en relación con la longitud del ácido nucleico que contiene, y el diámetro depende del tamaño y la distribución de los capsómeros. El conocido virus del mosaico del tabaco es un ejemplo de virus helicoidal.[115]

Icosaédrica
La mayoría de virus que infectan los animales son icosaédricos o casi-esféricos con simetría icosaédrica. Un icosaedro regular es la mejor manera de formar una carcasa cerrada a partir de subunidades idénticas. El número mínimo requerido de capsómeros idénticos es doce, cada uno compuesto de cinco subunidades idénticas. Muchos virus, como los rotavirus, tienen más de doce capsómeros y parecen esféricos, manteniendo esta simetría. Los ápices de los capsómeros están rodeados por otros cinco capsómeros y reciben el nombre de pentones. Las caras triangulares de estos también se componen de otros seis capsómeros y reciben el nombre de hexones.[116]
El virus del Herpes tiene una envoltura lipídica.
Con envoltura
Algunas especies de virus tienen una envoltura, que es una forma modificada de una de las membranas celulares, ya sea la membrana externa que rodea una célula huésped infectada o bien membranas internas como la membrana nuclear o el retículo endoplasmático, consiguiendo así una bicapa lipídica exterior conocida como envoltura víricae. Esta membrana se rellena de proteínas codificadas por el genoma vírico y el del huésped, y la membrana lipídica en sí y todos los carbohidratos presentes son codificados completamente por el huésped. El virus de la gripe y el VIH utilizan esta estrategia. La mayoría de los virus que afectan a los animales poseen envoltorio y dependen de él para infectar.[117]
Complejos
Los virus tienen una cápside que no es ni puramente helicoidal, ni puramente icosaédrica, y que puede poseer estructuras adicionales como colas proteicas o una pared exterior compleja. Algunos bacteriófagos (como el Fago T4) tienen una estructura compleja que consiste en un cuerpo icosaédrico unido a una cola helicoidal (esta cola actúa como una jeringa molecular, atacando e inyectando el genoma del virus a la célula huésped),[118]​ que puede tener una base hexagonal con fibras caudales proteicas que sobresalgan.

Los poxvirus son virus grandes y complejos con una morfología inusual. El genoma vírico está asociado con proteínas dentro de una estructura discal central conocida como nucleoide. El nucleoide está rodeado por una membrana y dos cuerpos laterales de función desconocida. El virus tiene una envoltura exterior con una espesa capa de proteína en la superficie. La partícula en general es ligeramente pleomorfa, con una forma que puede ir de la de un huevo a la de un ladrillo.[119]​ El mimivirus es uno de los tipos de virus más grandes conocidos, con un diámetro en su cápside de 400 nm. De su superficie se proyectan filamentos proteicos de 100 nm. La cápside, vista al microscopio electrónico, tiene una forma hexagonal, de manera que probablemente es icosaédrica.[120]

Algunos virus que infectan a las arqueas tienen estructuras inusuales, que no están relacionadas con ningún otro virus conocido. De igual manera, algunos bacteriófagos pueden tener diferentes estructuras en cuanto a su cola, con formas algo raras con respecto a otros virus.[121]

Genoma[editar]

Diversidad del genoma de los virus
Propiedad Parámetros
Ácido nucleico
  • ADN
  • ARN
  • Ambos ADN y ARN (Tanto ADN como ARN)
Forma
  • Lineal
  • Circular
  • Segmentada
Cadenas
  • Monocatenarias
  • Bicatenarias
  • Bicatenarias con regiones monocatenarias
Sentido
  • Sentido positivo (+)
  • Sentido negativo (−)
  • Ambos sentidos (+/−)

Se puede ver una enorme variedad de estructuras genómicas entre las especies de virus que, como grupo, contienen una diversidad genómica superior a la de los reinos de las plantas, los animales o las bacterias. Hay millones de diferentes tipos de virus;[9]​ y únicamente alrededor de 5000 de ellos han sido descritos detalladamente.[8]​ Los virus tienen un genoma compuesto de ADN o bien de ARN, y reciben respectivamente los nombres de «virus ADN» y «virus ARN». La gran mayoría de virus utilizan el ARN. Los virus de las plantas tienden a tener ARN monocatenario y los bacteriófagos tienden a tener ADN bicatenario.[122]

Los genomas víricos pueden ser circulares, como los polyomaviridae o lineales, como los adenoviridae. El tipo de ácido nucleico es irrelevante para la forma del genoma. En los virus ARN, el genoma a menudo está dividido en partes separadas dentro del virión, y se le califica de «segmentado». Cada segmento suele codificar una proteína y los segmentos suelen estar reunidos en una cápside. No es necesario que cada segmento se encuentre en el mismo virión porque el virus en general es infeccioso, como lo demuestra el Brome mosaic virus.[107]

Poco importa el tipo de ácido nucleico, un genoma vírico puede ser o bien monocatenario o bicatenario. Los genomas monocatenarios consisten en un ácido nucleico no emparejado, similar a una de las mitades de una escalera de mano cortada a lo largo por la mitad. Los virus bicatenarios consisten en dos ácidos nucleicos emparejados y complementarios, similares a una escalera de mano entera. Algunos virus, como los Hepadnaviridae, contienen un genoma que es parcialmente bicatenario y parcialmente monocatenario.[122]

Bacteriófagos infectando una bacteria.
Bacteriófago perteneciente al orden de los Caudovirales.
Virófago infectando al Mamavirus.
Parvovirus, cada virión mide 20-30 nm. Este virus es perteneciente al Virus ADN monocatenario.
Micrografía electrónica de un rotavirus. La barra mide 100 nm.
Virus del Nilo Occidental perteneciente al orden Flaviviridae.
Micrografía hecha del virus de Ébola.

En los virus ARN o los virus ADN monocatenarios, las cadenas pueden ser o bien positivas (cadenas plus) o negativas (cadenas minus), dependiendo de si son complementarias en el ARN mensajero (ARNm) vírico. El ARN viral positivo es idéntico al ARNm viral y por tanto puede ser traducido inmediatamente por la célula huésped. El ARN viral negativo es complementario del ARNm y por tanto debe ser convertido en ARN positivo por una ARN polimerasa antes de ser traducido. La nomenclatura del ADN es similar a la del ARN, en cuanto a la «cadena codificadora» del ARNm vírico que le es complementaria (–), y la «cadena no codificadora» que es una copia (+).[122]

El tamaño del genoma varía mucho entre especies. Los genomas víricos más pequeños solo codifican cuatro proteínas y pesan unos 106 daltons; los más grandes pesan unos 108 daltons y codifican más de un centenar de proteínas.[122]​ Los virus ARN suelen tener genomas más pequeños que los virus ADN debido a una tasa de error más alta a la hora de replicarse, y tienen un límite superior de tamaño. Por encima de este límite, los errores en la replicación del genoma hacen que el virus sea inofensivo o incluso, incompetente. Para compensar esto, los virus ARN a menudo inician un proceso de segmentación en el que el genoma es separado en moléculas más pequeñas, reduciendo así las posibilidades de error. En cambio, los virus ADN tienen genomas mayores gracias a la elevada fidelidad de sus enzimas de replicación.[123]

Los virus sufren cambios genéticos por diversos mecanismos. Entre estos se incluye un proceso llamado deriva genética en el que las bases individuales del ADN o el ARN mutan en otras bases. La mayoría de estas mutaciones puntuales son imperceptibles pues la proteína que codifica el gen no cambia, pero aun así, pueden conferir ventajas evolutivas como resistencia a los medicamentos antivíricos.[124]​ El cambio antigénico se produce cuando hay un cambio significativo en el genoma del virus. Esto ocurre como resultado de una recombinación genética. Cuando esto se produce en los virus de la gripe pueden ocurrir pandemias.[125]​ Los virus ARN suelen existir como quasiespecies o en enjambres de virus de la misma especie pero con secuencias de nucleósidos del genoma ligeramente diferentes. Estos grupos son un objetivo destacado por la selección natural.[126]

Los genomas segmentados ofrecen ventajas evolutivas; diferentes cepas de un virus con el genoma segmentado pueden intercambiar y combinar genes, produciendo virus progenénicos (o descendientes) con características únicas. Esto recibe el nombre de «sexo vírico».[127]

La recombinación genética es el proceso por el cual una cadena de ADN se rompe y luego se une al extremo de una molécula de ADN diferente. Esto se puede producir cuando diferentes virus infectan las mismas células al mismo tiempo, y estudios de la evolución de los virus han demostrado que la recombinación tiene un papel muy importante en las especies estudiadas.[128]​ La recombinación es común en los virus ARN y ADN.[129][130]

Ciclo replicativo de los virus[editar]

Ciclo replicativo de los virus.
Representación esquemática del proceso de replicación.
  • La adhesión o adsorción es una unión específica entre proteínas de la cápside vírica y receptores específicos de la superficie celular del huésped, pero algunos bacteriófagos también son capaces de adherirse a los flagelos, vellosidades (pili) o cápsulas presentes en la superficie de la bacteria hospedante. Para que esto suceda la bacteria debe contener el factor sexual "F" o ciertas colicinas (factores de resistencia contra agentes antimicrobianos). Los bacteriófagos filamentosos con ADN de cadena sencilla se adhieren a las puntas de estos pili mientras que los bacteriófagos esféricos de ARN se adhieren a los costados de estos. La especificidad de unión —proteína y cápside— se determina por la variedad de huéspedes de los virus. Por ejemplo, el VIH solo infecta linfocitos T humanos, pues su proteína de superficie, gp120, puede interactuar con la CD4 y con receptores de la superficie del linfocito T. Este mecanismo ha evolucionado para favorecer los virus que solo pueden infectar células en que se pueden replicar. La adhesión al receptor que puede inducir cambios en la proteína de la envoltura viral que resultan en la fusión de las membranas viral y celular.
  • La penetración sigue a la adhesión;[n. 3]​ los virus se introducen en la célula huésped mediante endocitosis mediada por receptores (también llamado viropexis) o por fusión de membrana. Esto recibe a menudo el nombre de penetración vírica. La infección de las células vegetales es diferente a la de las células animales. Las plantas tienen una pared celular rígida hecha de celulosa y los virus solo pueden entrar en las células cuando se produce un trauma en la pared celular.[131]​ Los virus como el virus del mosaico del tabaco también pueden moverse directamente a las plantas, entre células, a través de poros llamados plasmodesmos.[132]​ Las bacterias, como las de las plantas, tienen una fuerte pared celular que los virus tienen que romper para infectar la célula. Algunos virus han evolucionado mecanismos para inyectar su genoma a la célula bacteriana mientras la cápside viral permanece en el exterior.[133]
  • El despojo es el proceso en que la cápside vírica es degradada por enzimas virales o del huésped, liberando así el ácido nucleico y las proteínas del genoma vírico los cuales comenzaran a replicarse.
  • La replicación implica la síntesis de ARN mensajero (ARNm) vírico en todos los virus con rasgos de ARN positivos, la síntesis de proteínas víricas, el ensamblaje de proteínas víricas y la replicación del genoma viral. El proceso de replicación es esencial para mantener la estabilidad de la información genética contenida en el ADN. Esta replicación utiliza enzimas idénticas a las involucradas en la replicación del ADN celular y una característica común es la presencia de estructuras circulares temporales por lo menos en algunas de dicho proceso.
  • Tras el ensamblaje de partículas víricas, a menudo se produce una modificación postraduccional de las proteínas víricas. En virus como el VIH, esta modificación (a veces llamada «maduración»), se produce después de que el virus haya sido liberado de la célula huésped.[134]​ El ensamblaje puede producir nuevas partículas virales. Los virus pueden autoensamblarse en un proceso similar a la cristalización, ya que las partículas virales, al igual que los cristales, constituyen estructuras que se encuentran en un estado mínimo de energía libre. Sin embargo, el genoma viral también puede especificar ciertos factores "morfogenéticos" que no contribuyen directamente a formar la estructura del virión, pero son necesarios para el proceso de ensamblaje. El fenómeno de autoensamblaje ocurre en la formación de diversas estructuras biológicas.
  • Los virus son liberados de la célula huésped por lisis, un proceso que mata a la célula reventando su membrana. Los virus envueltos (como el VIH) son liberados de la célula huésped por gemación. Durante este proceso, el virus adquiere su envoltura, que es una parte modificada de la membrana plasmática del huésped.

Efectos en la célula huésped[editar]

La variedad de efectos estructurales y bioquímicos de los virus sobre las células huésped es grande.[135]​ Reciben el nombre de «efectos citopáticos».[136]​ La mayoría de infecciones víricas acaban provocando la muerte de la célula huésped, entre cuyas causas están la lisis de la célula, las alteraciones de la membrana superficial de la célula y la apoptosis.[137]​ A menudo, la muerte de la célula es causada por el paro de sus actividades normales debido a la supresión por proteínas específicas del virus, que no son todas componentes de la partícula vírica.[138]

Algunos virus no causan cambios aparentes en la célula infectada. Las células en que los virus está latente e inactivo presentan pocos signos de infección y a menudo funcionan normalmente.[139]​ Esto causa infecciones persistentes y el virus a menudo permanece durmiente durante muchos meses o años. Este suele ser el caso del herpes simple.[140][141]​ Algunos virus, como el virus de Epstein-Barr, a menudo hacen proliferar las células sin causar malignidad,[142]​ pero otros, como los papilomavirus, son una causa demostrada de cáncer.[143]

Clasificación[editar]

De acuerdo con la teoría celular los virus no son organismos vivos, por lo cual la mayoría de biólogos excluye a los virus de los sistemas de clasificación biológica; y por ende no se considera que conformen uno o varios dominios en la taxonomía que describe a los seres vivos.

Las clasificaciones usadas actualmente intentan describir la diversidad de virus dándoles nombre y agrupándolos según sus semejanzas. En 1962, André Lwoff, Robert Horne y Paul Tournier fueron los primeros en desarrollar una forma de clasificación de los virus, basada en el sistema jerárquico linneano.[144]​ Este sistema basa la clasificación en dominios, reinos, filos, clases, órdenes, familias, géneros y especies. Los virus fueron agrupados según sus propiedades compartidas (no las de sus huéspedes) y el tipo de ácido nucleico del que se compone su genoma.[145]​ Posteriormente se formó el Comité Internacional de Taxonomía de Virus.

Clasificación del ICTV[editar]

El Comité Internacional de Taxonomía de Virus (ICTV) desarrolló el sistema de clasificación actual y escribió pautas que dan más importancia a ciertas propiedades de los virus para mantener la uniformidad familiar. Un sistema universal para clasificar los virus y una taxonomía unificada han sido establecidos desde 1966. El 7.º Informe del ICTV formalizó por primera vez el concepto de especie vírica como el taxón más bajo de una jerarquía ramificada de taxones de virus.[n. 4][146]​ Sin embargo actualmente solo se ha estudiado una pequeña parte de toda la diversidad de los virus; y análisis de muestras obtenidas de humanos revelan que aproximadamente un 20 % de secuencias víricas recuperadas no han sido observadas anteriormente. Muestras del ambiente, como los sedimentos marinos y oceánicos, revelan que la gran mayoría de secuencias son completamente nuevas.[147]

La estructura general de la taxonomía es la siguiente:

Dominio (-viria)
Reino (-virae)
Filo (-viricota)
Subfilo (-viricotina)
Clase (-viricetes)
Orden (-virales)
Suborden (-virineae)
Familia (-viridae)
Subfamilia (-virinae)
Género (-virus)
Especie (-virus)

Nótese que, a diferencia de otros comités de taxonomía, el ICTV recomienda escribir todos los taxones en cursiva.[148]​ La taxonomía actual del ICTV (2019) reconoce 4 dominios o superreinos (Riboviria, Duplodnaviria, Varidnaviria y Monodnaviria) y 9 reinos entre ellos se destacan el reino Orthornavirae que incluye los virus de ARN y el reino Pararnavirae que contiene los virus retrotranscritos, estos últimos incluidos en el dominio Riboviria. Los demás reinos y dominios contienen únicamente virus de ADN. Además sobran alrededor de 25 familias que todavía no han sido asignadas.[149]

El comité no distingue formalmente entre subespecies, cepas y aislamientos. En 2019, ya se contaba con un total de 4 dominios, 9 reinos, 16 filos, 2 subfilos, 36 clases, 55 órdenes, 8 subórdenes, 168 familias, 103 subfamilias, 1421 géneros y 6590 especies.[150][151]

Clasificación Baltimore[editar]

Esquema de la clasificación Baltimore de los virus. Los distintos grupos se caracterizan por la forma en la se obtiene el ARNm en función del genoma del virus.

David Baltimore, biólogo ganador del Premio Nobel, diseñó el sistema de clasificación que lleva su nombre.[44][152]​ El sistema de clasificación del ICTV se utiliza en combinación con el sistema de clasificación de Baltimore en la clasificación moderna de los virus.[153][154][155]

La clasificación de Baltimore de los virus se basa en el mecanismo de producción de ARNm. Los virus deben generar ARNm de su genoma para producir proteínas y replicarse, pero cada familia de virus utiliza mecanismos diferentes. El genoma de los virus puede ser monocatenario (ss) o bicatenario (ds), de ARN o ADN, y pueden utilizar o no la transcriptasa inversa. Además, los virus ARN monocatenarios pueden ser o positivos (+) o negativos (–). Esta clasificación reparte los virus en siete grupos:

Como ejemplo de la clasificación vírica, el virus de la varicela, varicela zoster (VZV), pertenece al orden de los herpesvirales, la familia de los Herpesviridae, la subfamilia de los Alphaherpesvirinae y el género Varicellovirus. El VZV se encuentra en el grupo I de la clasificación de Baltimore porque es un virus ADN bicatenario que no utiliza la transcriptasa inversa.

El material genético y el método por el cual los virus se replican varían entre los diferentes tipos:

Virus ADN[editar]

En Virus ADN, la replicación del genoma de la mayoría de virus ADN se produce en el núcleo de la célula. Si la célula tiene el receptor adecuado a la superficie, estos virus entran por fusión con la membrana celular o por endocitosis. La mayoría de virus ADN son completamente dependientes de la maquinaria de síntesis de ADN y ARN de la célula hospedadora y su maquinaria de procesamiento de ARN. El genoma vírico debe atravesar la envoltura nuclear de la célula para acceder a esta maquinaria.[156][157][158][159]

Virus ADN bicatenario
Este tipo de virus tiene su material genético compuesto por ADN de doble cadena y se replica usando una ADN polimerasa,[157]​ que es dependiente del ADN y no del ARN. Este tipo de virus, por lo general, debe entrar en el núcleo de la célula hospedadora antes de que sea capaz de replicarse. Además, estos virus requieren de las polimerasas de la célula hospedadora para replicar el genoma viral y, por lo tanto, son altamente dependientes del ciclo celular.[158]​ Para que pueda realizarse la infección y la producción de progenie del virus se requiere que la célula esté en la fase de replicación, que es cuando las polimerasas de la célula están activas. El virus puede forzar a la célula a realizar la división celular y de forma crónica esto puede conducir a la transformación de la célula y, en última instancia, producir cáncer.[160][161][159]
Virus ADN monocatenario
Este tipo de virus posee en su material genético ADN de cadena sencilla y se replica usando una ADN polimerasa dependiente del ADN —al igual que el Virus ADN bicatenario.[161]​ A diferencias de los virus ADN bicatenarios, estos poseen un ADN infectante monocatenario (de cadena simple), es decir, formado por una única cadena de nucleótidos, en lugar de la habitual doble hélice. Para que exista la replicación en este virus, es necesario que el ADN de cadena simple se convierta en ADN de cadena doble en las células infectadas.[158]

Virus ARN[editar]

Los virus ARN son únicos porque su información genética está codificada en ARN; esto quiere decir que usan el ácido ribonucleico (ARN) como material genético, o bien que en su proceso de replicación necesita el ARN. La replicación se suele producir en el citoplasma. Los virus ARN se pueden clasificar en unos cuatro grupos según su modo de replicación. La polaridad del ARN (si puede ser utilizado directamente o no para producir proteínas) determina en gran medida el mecanismo de replicación, y si el material genético es monocatenario o bicatenario. Los virus ARN utilizan sus propias ARN replicases para crear copias de su genoma.[162]

Virus ARN bicatenario
Los de virus ARN bicatenario son virus que poseen ARN de cadena doble en su genoma. Como la mayoría de los virus ARN, se replican en el citoplasma y no dependen de las polimerasas de las células huésped como lo hacen los virus ADN, pues incluyen estas enzimas en el virión.[161]​ La traducción suele ser monocistrónica, lo que significa que cada uno de los segmentos codifica una sola proteína, a diferencia de otros virus que exhiben una traducción más compleja. Una característica particular de estos es su capacidad para llevar a cabo la transcripción de los segmentos de ARN bicatenarios bajo las condiciones apropiadas dentro de la cápside.
Virus ARN monocatenario positivo
Los virus ARN monocatenarios positivos tienen ácido ribonucleico (ARN) de cadena sencilla de sentido positivo como material genético y no se replican usando ADN intermedio. Los virus ARN positivos son idénticos al ARNm viral y por lo tanto pueden ser inmediatamente traducidos por la célula huésped. Aunque el ARN purificado de un virus positivo puede causar directamente una infección, es menos infeccioso que el virus completo. La replicación tiene lugar principalmente en el citoplasma y no es tan dependiente del ciclo celular como en los virus ADN. Los virus ARN de sentido positivo tienen genomas con la misma polaridad del ARNm y pueden ser empleados directamente para la síntesis de proteínas usando la maquinaria de traducción de la célula huésped. Una de estas proteínas codificadas es la ARN replicasa, una ARN polimerasa que copia el ARN viral sin necesidad de pasar por una cadena de ADN intermedia.[161]
Virus ARN monocatenario negativo
Este virus tiene ácido ribonucleico (ARN) de cadena sencilla de sentido negativo como material genético y no se replica usando ADN intermedio.[161]​ El ARN viral negativo es complementario del ARNm y por lo tanto debe convertirse en ARN positivo por una ARN polimerasa antes de la traducción. El ARN purificado de un virus negativo no es por sí mismo infeccioso puesto que necesita ser traducido en ARN positivo. Los virus ARN de sentido negativo utilizan una ARN polimerasa o transcriptasa para formar ARN de sentido positivo. Esto significa que el virus debe aportar la enzima ARN polimerasa puesto que ésta es dependiente del ARN. La molécula ARN de sentido positivo entonces actúa como un ARNm viral, que se traduce en proteínas por los ribosomas del hospedero. Las proteína resultante se dedica directamente a la producción de los elementos de los nuevos viriones, tales como las proteínas de la cápside y la ARN replicasa, que se encarga de la producción de nuevas moléculas de ARN de sentido negativo.

Virus retrotranscrito[editar]

El virus retrotranscrito puede tener dos tipos de genoma:

Virus ARN monocatenario retrotranscrito
Un virus ARN monocatenario retrotranscrito (o virus ssRNA-RT) es un virus con ARN de cadena sencilla en su genoma que se replica en la célula hospedadora mediante transcripción inversa, es decir, mediante la formación de ADN a partir del molde ARN.[161]​ Estos virus usan transcriptasa inversa codificada viralmente, es decir, una ADN polimerasa dependiente del ARN, para producir ADN a partir del genoma ARN viral. Este ADN a menudo se integra en el genoma del huésped, como en el caso de los retrovirus y seudovirus, donde es replicado y transcrito por el huésped.
Virus ADN bicatenario retrotranscrito
Los virus de transcripción inversa se replican mediante la transcripción inversa, que es la formación de ADN a partir de una plantilla de ARN.[161]​ Los virus de transcripción inversa que contienen un genoma de ARN utilizan un intermedio de ADN para replicarse, mientras que los que contienen un genoma de ADN utilizan un intermedio de ARN durante la replicación del genoma.

Tabla Periódica de los Virus[editar]

Existe una organización no oficial, con un sentido docente, de los principales virus, bacteriófagos, viroides, virusoides y priones en una Tabla Periódica. Esta clasificación organiza estas partículas infecciosas en función de la clasificación de Baltimore y atendiendo a la familia, según el ICTV, a la que pertenezca cada virus.[163]

Virus y enfermedades humanas[editar]

Representación de las principales infecciones víricas y las principales especies involucradas en estas.[164][165]

Ejemplos de enfermedades humanas comunes provocadas por virus son el resfriado, la gripe, la varicela y el herpes simple.[166][167][168]​ Muchas enfermedades graves como el ébola, el sida, la gripe aviar y el SARS son causadas por virus.[169][170][171]​ La capacidad relativa de los virus de provocar enfermedades se describe en términos de «virulencia». Otras enfermedades están siendo investigadas para descubrir si su agente causante también es un virus, como la posible conexión entre el herpesvirus humano 6 (HHV6) y enfermedades neurológicas como la esclerosis múltiple y el síndrome de fatiga crónica.[172]​ Actualmente existe un debate sobre si el bornaviridae, antiguamente considerado la causa de enfermedades neurológicas en los caballos, podría ser la causa de enfermedades psiquiátricas en los humanos.[173]

Los virus tienen diferentes mecanismos mediante los cuales causan enfermedades a un organismo, que dependen en gran medida de la especie de virus. Los mecanismos a nivel celular son principalmente la lisis de la célula, es decir, la ruptura y posterior muerte de la célula. En los organismos pluricelulares, si mueren demasiadas células del organismo en general comenzará a sufrir sus efectos. Aunque los virus causan una disrupción de la homeostasis saludable, provocando una enfermedad, también pueden existir de manera relativamente inofensiva en un organismo. Un ejemplo sería la capacidad del virus del herpes simple de permanecer en un estado durmiente dentro del cuerpo humano. Esto recibe el nombre de «latencia»[174]​ y es una característica de todos los herpesvirus, incluyendo el virus de Epstein-Barr (que causa mononucleosis infecciosa) y el virus de la varicela zóster (que causa la varicela). Las infecciones latentes de varicela pueden generarse posteriormente en la etapa adulta del ser humano en forma de la enfermedad llamada herpes zóster.[175]​ Sin embargo, estos virus latentes algunas veces suelen ser beneficiosos, incrementando la inmunidad del cuerpo contra algunos seres patógenos, como es el caso del Yersinia pestis.[176]​ Cuando alguna enfermedad viral vuelve a aparecer en cualquier etapa de la vida se conoce popularmente como culebrilla.

Algunos virus pueden causar infecciones permanentes o crónicas, en las que los virus continúan replicándose en el cuerpo a pesar de los mecanismos de defensa del huésped.[177]​ Esto es habitual en las infecciones de virus de la hepatitis B y de la hepatitis C. Los enfermos crónicos son conocidos como portadores, pues sirven de reservorio de los virus infecciosos.[178]​ En poblaciones con una proporción elevada de portadores, se dice que la enfermedad es endémica.[179]​ Algunos virus pueden mutar dentro de las células huéspedes, reforzando sus defensas contra diversos antivirales, proceso conocido como mutación.[180]

Epidemiología[editar]

La epidemiología viral es la rama de la ciencia médica que estudia la transmisión y el control de infecciones víricas en los humanos. La transmisión de virus puede ser vertical (de madre a hijo) u horizontal (de una persona a otra). Ejemplos de transmisión vertical incluyen el virus de la hepatitis B o el VIH, en que el bebé ya nace infectado con el virus.[181]​ Otro ejemplo más raro es el virus de la varicela zóster. Normalmente causa infecciones relativamente leves en los humanos, pero puede resultar fatal para los fetos y los bebés recién nacidos.[182]​ La transmisión horizontal es el mecanismo de contagio de virus más extendido. La transmisión puede ser por intercambio de sangre o por el cambio de fluidos en la actividad sexual (p. ej., VIH, hepatitis B y hepatitis C), por la boca por el intercambio de saliva (p. ej., virus de Epstein-Barr), por alimentos o agua contaminados (p. ej., norovirus), por la respiración de virus en forma de aerosol (p. ej., virus de la gripe) o por insectos vectores como los mosquitos (ej., dengue). La tasa y la velocidad de la transmisión de infecciones víricas dependen de factores como la densidad de población, el número de individuos susceptibles (los que no son inmunes),[183]​ la calidad del sistema sanitario y el tiempo.[184]

La epidemiología se utiliza para romper la cadena de infecciones en poblaciones durante brotes de enfermedades víricas.[185]​ Se utilizan medidas de control basándose en el conocimiento del modo de transmisión del virus. Una vez identificado el virus, a veces se puede romper la cadena de infecciones por medio de vacunas. Cuando no se puede contar con vacunas, pueden resultar eficientes el saneamiento y la desinfección. A menudo se aísla a las personas infectadas del resto de la comunidad, y los que han estado expuestos al virus son puestos en cuarentena.[186]​ Para controlar el brote de fiebre aftosa en bovinos británicos en 2001, se sacrificaron miles de cabezas de ganado.[187]​ La mayoría de infecciones víricas de los humanos y otros animales tienen un periodo de "incubación" durante el cual la infección no causa ningún signo o síntoma.[188]​ Los períodos de incubación de las enfermedades víricas van desde unos días hasta semanas, pero son conocidos en el caso de muchas infecciones.[189]​ Tras el periodo de incubación hay un «periodo de comunicabilidad», un tiempo durante el cual el individuo o animal infectado es contagioso y puede infectar otra persona o animal.[190]​ Este periodo también es conocido en muchas infecciones, y el conocimiento de la longitud de ambos periodos es importante en el control de brotes.[191]​ Cuando un brote causa una proporción inusualmente elevada de infecciones en una población, comunidad o región, se le llama epidemia. Si un brote se extiende en todo el mundo se le llama pandemia.[192]

Epidemias y pandemias[editar]

Reconstrucción del tenebroso virus de la pandemia de gripe de 1918 que llegó a matar a cerca del 5 % de la población humana entre 1918 y 1919. Es considerada la más grave pandemia en toda la historia de la humanidad.

Las poblaciones amerindias fueron devastadas por enfermedades contagiosas, especialmente la viruela, llevada a América por los colonos europeos. Es incierto el número de nativos americanos muertos por enfermedades extranjeras después de la llegada de Colón a América, pero se ha estimado que fue el 70 % de la población indígena. Los estragos causados por esta enfermedad contribuyeron significativamente a los intentos de los europeos de ahuyentar o conquistar la población nativa.[193][194][195][196][197][198][199]​ Una pandemia es una epidemia global. La pandemia de gripe de 1918, fue una pandemia de gripe de categoría 5 provocada por un virus de la gripe A inusualmente grave y mortal. Las víctimas a menudo eran adultos jóvenes sanos, en contraste con la mayoría de brotes de gripe, que afectan predominantemente pacientes jóvenes, ancianos o débiles.[200]​ La pandemia de gripe española duró de 1918 a 1919. Las estimaciones más antiguas dicen que mató entre 40 y 50 millones de personas,[201]​ mientras que las más recientes sugieren que podría haber muerto hasta 100 millones de personas, o un 5 % de la población mundial en 1918.[202]

La mayoría de investigadores creen que el VIH se originó en el África subsahariana durante el siglo XX;[203]​ y actualmente es una pandemia, con un número estimado de 38,6 millones de enfermos en todo el mundo.[204]​ El Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (UNAIDS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) estiman que el sida ha matado a más de 25 millones de personas desde que fue reconocida por primera vez el 5 de junio de 1981, siendo una de las epidemias más destructivas de la historia.[205]​ En 2007 hubo 2,7 millones de infecciones con VIH y dos muertes relacionadas con este virus.[206]

Algunos patógenos víricos muy letales son miembros de la familia de los Filoviridae. Los Filovirus son virus similares a filamentos que causan la fiebre hemorrágica vírica, e incluyen el Ébola y los virus de Marburg. El virus de Marburg atrajo la atención de la prensa en abril de 2005 por un brote en Angola. El brote, que comenzó en 2004 y se extendió en 2005, fue la peor epidemia del mundo de cualquier tipo de fiebre hemorrágica vírica.[207]

En 2009, surgió en México, una pandemia de Influenzavirus A (H1N1);[208]​ conocido como Virus H1N1/09 Pandémico.[209]​ El origen de la infección es una variante de la cepa H1N1, con material genético proveniente de una cepa aviaria, dos cepas porcinas y una humana que sufrió una mutación y dio un salto entre especies (o heterocontagio) de los cerdos a los humanos, y contagiándose de persona a persona.[210]​ La pandemia fue clasificada, según la OMS, de Nivel 6. Aproximadamente, murieron 14.286 en todo el mundo a causa de esta enfermedad.[211]

Cáncer[editar]

Los virus son una causa establecida de cáncer en los humanos y otras especies. Los cánceres virales son extremadamente raros y solo ocurren de unas cuantas personas (o animales). Los virus que producen cáncer pueden provenir de muchas familias, tanto de virus ADN como de virus ARN, y no únicamente del oncovirus (un término obsoleto para referirse a los retrovirus). El desarrollo del cáncer puede deberse a gran cantidad de factores como la debilidad inmunitaria del huésped y mutaciones en este.[212][213]​ Los virus más importantes asociados con cánceres humanos son el papilomavirus humano, el virus de la hepatitis B, el virus de la hepatitis C, el virus de Epstein-Barr, y el virus T-linfotrópico humano. El más reciente descubrimiento de un virus que causa cáncer es el poliomavirus (Merkel cell polyomavirus) que es la causa de un raro cáncer de piel denominado carcinoma de células de Merkel.[214]

Los virus de la hepatitis pueden causar una infección crónica que provoca cáncer de hígado.[215][216]​ La infección con virus T-linfotrópico humano puede causar paraparesia espástica tropical y leucemia de linfocitos T del adulto.[217]​ Los papilomavirus humanos son una causa establecida de cáncer de cérvix, piel, ano y pene.[218]​ Dentro de los Herpesviridae, el human herpesvirus 8 causa sarcoma de Kaposi y linfoma de las cavidades corporales, y el virus de Epstein-Barr causa linfoma de Burkitt, enfermedad de Hodgkin, trastorno linfoproliferativo de los linfocitos B y carcinoma nasofaríngeo.[219]​ El Merkel cell poliomavirus está estrechamente relacionado con el SV40 y con los poliomavirus del ratón que han sido usados como modelos de animales para los virus del cáncer desde hace 50 años.[220]

Respuesta inmune del huésped[editar]

La primera línea de defensa del organismo contra los virus es el sistema inmunitario innato. Este incluye las células y otros mecanismos que defienden al organismo de la infección de una forma no específica. Esto significa que las células del sistema innato reconocen y responden a los agentes patógenos de una manera genérica, pero, a diferencia del sistema inmune adaptativo, no confieren protección de larga duración o inmunidad.[221]

El ARN interferente es una importante defensa innata contra los virus.[222]​ Muchos virus tienen una estrategia de replicación que implica ARN bicatenario (dsRNA). Cuando tales virus infectan a una célula y liberan su molécula o moléculas de ARN, inmediatamente una proteína compleja denominada dicer se une al ARN y lo corta en pedazos más pequeños. Una vía bioquímica denominada complejo RISC se activa y degrada el ARNm viral. Los rotavirus evitan este mecanismo no desnudándose completamente dentro de la célula. El dsRNA genómico continúa protegido en el interior del núcleo del virión y se liberan los nuevos ARNm producidos a través de los poros de la cápside.[223][224]

Dos rotavirus; el derecho está cubierto por anticuerpos que impiden la adhesión a la célula huésped.

Cuando el sistema inmunitario adaptativo de un vertebrado encuentra un virus, produce anticuerpos específicos que se unen al virus y lo hacen no infeccioso, lo que se denomina inmunidad humoral. Dos tipos de anticuerpos son importantes. El primero se denomina IgM y es altamente eficaz para neutralizar los virus, pero solo es producido por las células del sistema inmune durante unas pocas semanas. El segundo, denominado IgG, se produce indefinidamente. La presencia de IgM en la sangre del huésped se utiliza para determinar una infección aguda, mientras que el IgG indica una infección en el pasado.[225]​ Los dos tipos de anticuerpos se analizan cuando se llevan a cabo las pruebas de inmunidad.[226]

Una segunda línea de defensa de los vertebrados frente a los virus se denomina inmunidad celular y consiste en las células inmunitarias conocidas como linfocitos T. Las células del organismo constantemente muestran cortos fragmentos de sus proteínas en la superficie celular. Si un linfocito T reconoce en una célula un fragmento sospechoso de ser viral, destruye dicha célula y a continuación se produce una proliferación de los linfocitos T específicos para ese virus. Los macrófagos son las células especialistas en la presentación antigénica.[227][228]​ La producción de interferón es un importante mecanismo que interviene también en la defensa, donde destaca la activación de proteínas dependientes de ARN de doble cadena, como la Proteína cinasa R.[229][230]

No todas las infecciones por virus producen de esta manera una respuesta inmune protectora. El VIH evade al sistema inmunológico por el cambio constante de la secuencia de aminoácidos de las proteínas en la superficie del virión. Estos persistentes virus eluden el control mediante el secuestro y bloqueo de la presentación antigénica, resistencia a las citoquinas, evasión a las actividades de los lifocitos T, inactivación de la apoptosis, y el cambio antigénico.[231]​ Otros virus, denominados "virus neurotróficos", se propagan en el sistema neural, donde el sistema inmunológico puede ser incapaz de llegar a ellos.

Prevención[editar]

Dado que los virus utilizan la maquinaria de una célula huésped para reproducirse y residen en el interior, son difíciles de eliminar sin matar la célula huésped. Los enfoques médicos más eficientes para enfrentarse a las enfermedades víricas conocidos hasta ahora son las vacunas, que ofrecen resistencia a la infección, y los antivirales.

Vacunas[editar]

La vacunación es una forma barata y eficaz para la prevención de las infecciones causadas por los virus. Las vacunas se han utilizado para prevenir las enfermedades virales desde mucho antes al descubrimiento de los virus. Su uso ha dado lugar a una dramática disminución de la morbilidad (enfermedad) y mortalidad (muerte) asociada a infecciones virales como poliomielitis, sarampión, paperas y rubéola.[232]​ La viruela ha sido erradicada.[233]​ En la actualidad se dispone de vacunas para prevenir más de trece infecciones virales en los seres humanos,[234]​ y algunas más se utilizan para prevenir infecciones virales en animales.[235]​ El proceso de vacunación se basa en la idea de que se puede lograr inmunidad específica contra una enfermedad,[236]​ en particular si se provoca ésta en condiciones controladas de manera que el individuo no padece los síntomas asociados con dicha enfermedad y el sistema inmune reacciona produciendo un arsenal de anticuerpos y células inmunes con capacidad para destruir o neutralizar cualquiera otra invasión por parte del mismo agente infeccioso, como los linfocitos T; que son los responsables de coordinar la respuesta inmune celular.[237]

Las vacunas pueden consistir en virus vivos atenuados o en virus muertos, o en solo las proteínas virales (antígenos).[238]​ Las vacunas vivas contienen formas debilitadas del virus que causa la enfermedad. Las vacunas vivas pueden ser peligrosas cuando se administran a las personas inmunodeficientes, puesto que en estas personas incluso el virus debilitado puede causar la enfermedad original.[239]​ Sin embargo, la vacuna contra el virus de la fiebre amarilla, obtenida de una cepa atenuada denominada 17D, es posiblemente una de las vacunas más seguras y eficaces fabricadas.

La biotecnología y las técnicas de ingeniería genética se utilizan para producir vacunas de subunidades. Estas vacunas usan solo la cápside de proteínas del virus. La vacuna de la hepatitis B es un ejemplo de este tipo de vacuna.[240]​ Las vacunas de subunidades son seguras para pacientes inmunodeficientes, ya que no pueden causar la enfermedad.[241]

Medicamentos antivirales[editar]

El fármaco antiviral zidovudina (AZT), análogo de la timidina.

El primer fármaco que se presentó como agente antiviral verdaderamente selectivo y con éxito fue el aciclovir;[242]​ que fue utilizado como tratamiento profiláctico del herpes genital y cutáneo, y también en el tratamiento de las lesiones causadas por el Herpes zoster.[243]​ Durante los últimos veinte años, el desarrollo de fármacos antivirales continuó aumentado rápidamente, impulsado por la epidemia del sida. Los medicamentos antivirales son a menudo «análogos de nucleósidos» (falsos nucleósidos, los bloques de construcción de los ácidos nucleicos) que los virus incorporan a sus genomas durante la replicación. El ciclo de vida del virus entonces se detiene debido a que las nuevas cadenas de ADN sintetizadas son defectuosas. Esto se debe a que los análogos carecen de los grupos hidroxilos que junto a los átomos de fósforo forman los enlaces de la fuerte «columna vertebral» de la molécula de ADN. A esto se le denomina interrupción de la cadena de ADN.[244]​ Ejemplos de análogos de nucleósidos son el aciclovir para tratar el virus del herpes y lamivudina para las infecciones de VIH y hepatitis B. Aciclovir es uno de los fármacos antivirales más antiguos y frecuentemente prescritos.[245]

El fármaco antiviral aciclovir, análogo de la guanosina.

La hepatitis C es causada por un virus ARN. En el 80 % de las personas infectadas, la enfermedad es crónica y sin tratamiento continúan siendo infecciosas para el resto de sus vidas. Sin embargo, ahora existe un tratamiento efectivo con el fármaco ribavirina, un análogo de nucleósido, en combinación con interferón.[246]​ Actualmente se está desarrollando una estrategia similar con lamivudina para el tratamiento de los portadores crónicos de hepatitis B.[247]​ Otros fármacos antivirales en uso tienen como objetivo diferentes etapas del ciclo replicativo viral. El VIH depende de una enzima proteolítica denominada proteasa VIH-1 para ser plenamente infeccioso. Existe una clase de medicamentos denominados inhibidores de la proteasa que han sido diseñados para inactivar esta enzima.

El sida, provocado por el VIH, tiene un tratamiento antiviral de zidovudina (azidotimidina o AZT). La zidovudina es un potente inhibidor de la transcriptasa inversa (RT), enzima esencial en el proceso de replicación del VIH. Sin embargo, sus efectos no son duraderos y en algunos casos, estos son inútiles, puesto que el VIH es un retrovirus y su genoma de ARN debe ser transcrito por la RT para convertirlo en una molécula de ADN que constituye el provirus. La zidovudina no tiene ningún efecto sobre el provirus, ya que solo inhibe su formación más no la expresión de ésta en las células huéspedes. Por otra parte, el uso duradero de zidovudina podría provocar una mutación del VIH, haciendo resistente al virus a este tratamiento.

Infección en otras especies[editar]

Virus de vida celular[editar]

Los virus infectan todo tipo de vida celular y, aunque los virus existen en todo el mundo, cada especie celular tiene un grupo de virus específico, que a menudo solo infectan esta especie.[248]

Virus de animales[editar]

Los virus son importantes patógenos del ganado. Enfermedades como la fiebre aftosa y la lengua azul son causadas por virus.[249]​ Los animales de compañía (como perros, gatos y caballos), si no se les vacuna, son susceptibles a infecciones víricas graves. El parvovirus canino es causado por un pequeño virus ADN y las infecciones a menudo son fatales en los cachorros.[250]​ Como todos los invertebrados, la abeja de la miel es susceptible a muchas infecciones víricas.[251]​ Afortunadamente, la mayoría de virus coexisten de manera inofensiva con su huésped y no causan signos o síntomas de enfermedad.[252]

Virus de plantas[editar]

Hay muchos tipos de virus de las plantas, pero a menudo solo causan una pérdida de producción, y no es económicamente viable intentar controlarlos. Los virus de las plantas a menudo son transmitidos de una planta a otra por organismos conocidos como vectores. Normalmente son insectos, pero también se ha demostrado que algunos hongos, nemátodos y organismos unicelulares son vectores. Cuando se considera económico el control de infecciones por fitovirus (en los frutos perennes, por ejemplo), los esfuerzos se concentran en matar a los vectores y eliminar huéspedes alternativos como malas hierbas.[253]​ Los fitovirus son inofensivos para los humanos y demás animales, pues solo se pueden reproducir en células vegetales vivas.[254]

Las plantas tienen mecanismos de defensa elaborados y eficientes contra los virus. Uno de los más eficientes es la presencia de los llamados genes de resistencia (R). Cada gen R confiere resistencia a un virus determinado desencadenando zonas localizadas de muerte celular alrededor de la célula infectada, que se pueden ver a simple vista en forma de manchas grandes. Esto detiene la expansión de la infección.[255]​ La interferencia del ARN también es una defensa efectiva en las plantas. Cuando están infectadas, las plantas a menudo producen desinfectantes naturales que matan los virus, como el ácido salicílico, el óxido nítrico y moléculas reactivas de oxígeno.[256]

Virus de bacterias[editar]

Los bacteriófagos son un grupo extremadamente común y diverso de virus. Por ejemplo, los bacteriófagos son la forma más común de entidad biológica en los medios acuáticos; en los océanos hay hasta diez veces más de estos virus que de bacterias,[257]​ alcanzando niveles de 250 millones de bacteriófagos por milímetro cúbico de agua marina.[258]​ Estos virus infectan bacterias específicas uniéndose a moléculas receptoras de superficie y entrando en la célula. En un periodo corto de tiempo (en algunos casos en unos minutos), las polimerasas bacterianas empiezan a traducir ARN vírico en proteína. Estas proteínas se convierten en nuevos viriones dentro de la célula, proteínas colaboradoras que ayudan a parecerse nuevos viriones, o proteínas implicadas en la lisis celular. Las enzimas víricas colaboran en la destrucción de la membrana celular y, en el caso del fago T4, un poco más de veinte minutos después de la inyección ya se pueden liberar más de 300 fagos.[259]

El mecanismo principal por el que las bacterias se defienden de los bacteriófagos es produciendo enzimas que destruyen el ADN ajeno. Estas enzimas, llamadas endonucleases de restricción, fragmentan el ADN vírico que los bacteriófagos introducen en las células bacterianas.[260]​ Las bacterias también tienen un sistema que utiliza secuencias CRISPR para retener fragmentos del genoma de virus que se han encontrado en el pasado, lo que les permite impedir la replicación del virus mediante una forma de interferencia del ARN.[261][262]​ Este sistema genético proporciona a las bacterias una inmunidad adquirida a las infecciones.

Virus de arqueas[editar]

Algunos virus se replican dentro de las arqueas, se trata de virus que parecen no tener relación con ninguna otra forma de virus y que tienen una variedad de formas inusuales, como botellas, barras con un gancho o incluso lágrimas. Estos virus han sido estudiados en mayor detalle en los termófilos, en particular los órdenes Sulfolobales y Thermoproteales.[10][121]​ La defensa contra estos virus pueden incluir la interferencia del ARN de secuencias de secuencias repetidas de ADN del genoma arqueobacterial que están relacionadas con los genes de los virus.[263][264]

Virus satélite[editar]

A pesar de que los virus se han dependientes de las células para su supervivencia, existen virus que dependen de otros virus para su existencia, denominados virus satélite que no pueden replicarse sin ayuda de un virus auxiliar y son más pequeños que los virus comunes. Los virus satélite generalmente necesitan un virus auxiliar para poder llegar a su huésped y comenzar a replicarse con lo cual no resultan ser dañinos para su virus auxilar.[265]​ Sin embargo algunos virus satélite si pueden ser infectivos como los virófagos que en lugar de necesitar del virus auxiliar para llegar al huésped celular, estos también dependen replicarse dentro de su virus auxiliar y por tanto inhiben la replicación de este causandole malformaciones en su proceso de desarrollo. Aunque estos virus satélite se repliquen dentro un huésped viral, no pueden comenzar a hacerlo hasta que su virus auxiliar haya infectado a la célula huésped. Se creé que se podrían insertar en los genomas virales a modo de transposones víricos.[266]

Aplicaciones[editar]

Ciencias de la vida y medicina[editar]

Los virus son importantes para el estudio de la biología molecular y celular, pues son sistemas sencillos que se pueden utilizar para manipular e investigar el funcionamiento de las células.[267]​ El estudio y el uso de los virus ha ofrecido información valiosa sobre aspectos de la biología celular.[268]​ Por ejemplo, los virus han resultado útiles en el estudio de la genética y han contribuido a comprender los mecanismos básicos de la genética molecular, como la replicación del ADN, la transcripción, la maduración del ARN, la traducción, el transporte de proteínas y la inmunología.

Los genetistas a menudo utilizan virus como vectores para introducir genes en células que están estudiando. Esto es útil para hacer que la célula produzca una sustancia ajena, o para estudiar el efecto de la introducción de un nuevo gen en el genoma. A este proceso se le denomina transducción. De manera similar, la viroterapia utiliza virus como vectores para tratar diversas enfermedades, pues pueden dirigirse específicamente a células y al ADN. Tiene un uso prometedor en el tratamiento del cáncer y en la terapia génica. Científicos del este de Europa han utilizado la terapia fágica como alternativa a los antibióticos desde hace un tiempo, y el interés por este enfoque está creciendo debido al alto nivel de resistencia a los antibióticos observado actualmente en algunas bacterias patógenas.[269]

Materiales científicos y nanotecnología[editar]

Las tendencias actuales en nanotecnología prometen hacer un uso mucho más versátil de los virus. Desde el punto de vista de un científico de materiales, los virus pueden ser considerados nanopartículas orgánicas. Su superficie porta herramientas específicas diseñadas para cruzar las barreras de la célula huésped. El tamaño y la forma de los virus, así como el número y la naturaleza de los grupos funcionales de su superficie, están definidos con precisión. Por tanto, los virus son utilizados habitualmente en ciencia de materiales como carcasas de modificaciones de superficie unidas de forma covalente. Una cualidad particular de los virus es que pueden ser diseñados por evolución dirigida. Las técnicas potentes desarrolladas por las ciencias de la vida están siendo la base de enfoques de ingeniería hacia los nanomateriales, abriendo una gran variedad de usos mucho más allá de la biología y la medicina.[270]

Debido a su tamaño, forma y estructuras químicas bien definidas, los virus han sido utilizados como moldes para organizar materiales a nanoescala. Entre los ejemplos recientes está el trabajo realizado en el Naval Research Laboratory de Washington D. C., utilizando partículas del Cowpea mosaic virus (CPMV) para amplificar señales en sensores basados en chips de ADN. En este uso, las partículas víricas separan las tinciones fluorescentes utilizadas con el fin de evitar la formación de dímeros no fluorescentes que actúen como extintores.[271]​ Otro ejemplo es el uso del CPMV como nanoplaca de pruebas para moléculas electrónicas.[272]

Armas[editar]

La capacidad de los virus de causar epidemias devastadoras en las sociedades humanas ha llevado a la preocupación de que se puedan convertir en armas biológicas. Esta preocupación aumentó después de que se consiguiera recrear el virus de la gripe española en un laboratorio.[273]​ El virus de la viruela devastó numerosas sociedades a lo largo de la historia antes de ser erradicado. Actualmente solo existe en varios laboratorios seguros en diversos lugares del mundo,[274]​ pero los temores de que pueda ser utilizado como arma no están totalmente infundados;[274]​ la vacuna de la viruela no es segura —durante los años anteriores a la erradicación de la viruela cayó más gente gravemente enferma como resultado de la vacunación que por la propia viruela[275]​— y la vacunación para la viruela ya no se practica.[276]​ Por este motivo gran parte de la población humana actual casi no tiene resistencia a la viruela.[274]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Renato Dulbecco, en 1975, definió a un virus como:
    Un virus es un parásito intracelular que actúa de forma involuntaria dentro de un cuerpo que obligatoriamente puede ser considerado como un bloque de material genético (ya sea ADN o ARN) capaz de replicarse en forma autónoma, y que está rodeado por una cubierta de proteína y en ocasiones también por una envoltura membranosa que lo protege del medio y sirve como vehículo para la transmisión del virus de una célula a otra célula.
    Mientras que la pareja investigadora Luna y Darnell, en 1967, argumentaron su propia definición:
    Los virus son entidades cuyos genomas son elementos de ácido nucleico que se replican dentro de las células vivas utilizando para este fin la maquinaria sintética de la propia célula hospedera y provocando la síntesis de elementos especializados que pueden transferir el genoma viral hacia otras células.
    Citado en:
    • Aranda-Anzaldo, A., D. Viza y R. G. Busnel, «Chemical inactivation of human immunodeficiency virus (HIV) in vitro» Journal of Virological Methods 37, pp. 71-82.
    • Cann, A. J. y J. Karn, «Molecular Biology of HIV: new insights into the virus life-cycle.» AIDS3 (suppl. 1), 1989, pp. s19-s34.
  2. En el virus del mosaico del tabaco (VMT), una proteína compuesta por 158 aminoácidos constituye la subunidad básica a partir de la cual se construye la cápside del virus. En dicha proteína cuando menos la mitad de los aminoácidos presentes en el interior de la macromolécula son de tipo hidrofóbico, mientras que en su superficie hay tan sólo cuatro grupos hidrofóbicos en un segmento constituido por 24 residuos de aminoácidos.
  3. El caso mejor estudiado de la penetración de un virus en la célula hospedera está representado por el caso del fago T2. La cola de este fago es contráctil y en su forma extendida consiste de 24 anillos de subunidades que forman una funda que rodea a un elemento central. Cada anillo consta de 6 subunidades pequeñas y 6 subunidades mayores. Después de la adsorción del fago a la pared celular, ocurre una contracción de la cola que resulta en una fusión de las subunidades pequeñas y grandes para dar 12 anillos de 12 subunidades. El núcleo de la cola no es contráctil, razón por la cual, es expulsado e impulsado a través de las capas externas de la bacteria; generando así que la cabeza del fago se contraiga y esto resulta en la inyección del ADN viral en la célula bacteriana. Este proceso posiblemente es facilitado por la presencia de la enzima lisozima en la cola del fago; enzima que es capaz de digerir las proteínas de las cubiertas bacterianas; además de eso, hay 144 moléculas de adenosina trifosfato (ATP) en la funda de la cola del fago; la energía para la contracción de esta funda proviene de la conversión de la ATP en adenosina difosfato (ADP) por medio de una reacción hidrolítica que libera un grupo fosfato de la ATP.
  4. Según la definición expresada en Fields Virology, «una especie de viral es una clase politética de virus que constituyen un linaje replicante y ocupan un nicho ecológico determinado». Una clase «politética» es aquella en que los miembros tienen diversas propiedades comunes, aunque no comparten necesariamente una única característica definidora. Los miembros de una especie de virus son definidos colectivamente por un grupo consensuado de propiedades. Así pues, las especies de virus difieren los taxones víricos más altos, que son clases "universales" y como tales están definidas por propiedades que son necesarias para ser miembro.

Referencias[editar]

  1. Virus Taxonomy: 2019 Release, EC 51, Berlin, Germany, July 2019, 2020 International Committee on Taxonomy of Viruses (ICTV)
  2. Blanco y Blanco, Química Biológica (2012). «6-20». Ácido Nucleico. El Ateneo. p. 128. ISBN 9789500205757. 
  3. Fisher, Bruce; Harvey, Richard P.; Champe, Pamela C. (2007). Lippincott's Illustrated Reviews: Microbiology (Lippincott's Illustrated Reviews Series). Hagerstown, MD: Lippincott Williams & Wilkins. ISBN 0-7817-8215-5. pág. 315.
  4. Fisher, Bruce; Harvey, Richard P.; Champe, Pamela C. (2007). Lippincott's Illustrated Reviews: Microbiology (Lippincott's Illustrated Reviews Series). Hagerstown, MD: Lippincott Williams & Wilkins. ISBN 0-7817-8215-5. pág. 47.
  5. Villarreal, L. P. (2005) Viruses and the Evolution of Life. ASM Press, Washington DC ISBN 1-55581-309-7
  6. Ed Yong (3 de marzo de 2014). «Giant virus resurrected from 30,000-year-old ice : Nature News & Comment». Nature. Consultado el 3 de marzo de 2014. 
  7. a b Dimmock p. 4.
  8. a b Dimmock p. 49.
  9. a b Breitbart M, Rohwer F (junio de 2005). «Here a virus, there a virus, everywhere the same virus?» Trends Microbiol 13 (6): 278–84. doi:10.1016/j.tim.2005.04.003. PMID 15936660
  10. a b c Lawrence CM, Menon S, Eilers BJ, et al. (mayo de 2009). "«Structural and functional studies of archaeal viruses.» J. Biol. Chem. 284 (19): 12599-603. doi:10.1074/jbc.R800078200. PMID 19158076. PMC 2675988
  11. Edwards RA, Rohwer F (junio de 2005). «Viral metagenomics». Nat. Rev. Microbiol. 3 (6): 504-10. PMID 15886693. doi:10.1038/nrmicro1163. 
  12. Canchaya, C., Fournous, G., Chibani-Chennoufi, S., Dillmann, M. L., Brüssow, H. (Agosto de 2003). «Phage as agents of lateral gene transfer». Curr. Opin. Microbiol. 6 (4): 417-24. PMID 12941415. doi:10.1016/S1369-5274(03)00086-9. 
  13. Capítulo 13. Elementos genéticos móviles
  14. Viruses and mobile elements as drivers of evolutionary transitions
  15. Forterre P, Philippe H (June 1999). «The last universal common ancestor (LUCA), simple or complex?». The Biological Bulletin 196 (3): 373-75; discussion 375-77. JSTOR 1542973. PMID 11536914. doi:10.2307/1542973. 
  16. Shors pp. 49-50.
  17. Sepkowitz, K. A. (junio de 2001). «AIDS--the first 20 years». N. Engl. J. Med. 344 (23): 1764-72. PMID 11396444. doi:10.1056/NEJM200106073442306. 
  18. Weiss, R. A. (mayo de 1993). «How does HIV cause AIDS?». Science (journal) 260 (5112): 1273-9. PMID 8493571. 
  19. Cecil, Russell (1988). Textbook of Medicine. Philadelphia: Saunders. pp. 1523, 1799. ISBN 0721618480. 
  20. «Medmicro Chapter 52». Archivado desde el original el 18 de agosto de 2000. Consultado el 21 de febrero de 2009. 
  21. a b The Online Etymology Dictionary. «Virus». Consultado el 12 de enero de 2010. 
  22. The Online Etymology Dictionary. «virulent, a.». Consultado el 12 de enero de 2010. 
  23. The Online Etymology Dictionary. «viral.». Consultado el 12 de enero de 2010. 
  24. Codex Eschnunna artículos 56 und 57
  25. «Death of the Rev. Dr. Peckwell». The Times. 23 de agosto 1787 página 2. 
  26. Shors, pp. 76-77.
  27. a b c Collier, p. 3.
  28. Dimmock, pp. 4-5.
  29. Shors p. 589
  30. D'Herelle, F. (septiembre de 2007). "On an invisible microbe antagonistic toward dysenteric bacilli": brief note by Mr. F. D'Herelle, presented by Mr. Roux. 1917. Res. Microbiol. 158(7):553-4. Epub 28 de julio de 2007. PMID 17855060
  31. a b c Eugene V Koonin, Tatiana G Senkevich, Valerian V Dolja (2006). The ancient Virus World and evolution of cells. Biology Direct.
  32. Steinhardt, E., Israeli, C. y Lambert, R. A. (1913) «Studies on the cultivation of the virus of vaccinia.» J. Inf Dis. 13, 294–300
  33. Collier, p. 4.
  34. Goodpasture, E. W., Woodruff, A. M., Buddingh, G. J. (1931). «The cultivation of vaccine and other viruses in the chorioallantoic membrane of chick embryos.» Science 74, pp. 371-372. PMID 17810781
  35. Rosen FS (2004). «Isolation of poliovirus—John Enders and the Nobel Prize.» New England Journal of Medicine, 351, pp. 1481-83. PMID 15470207
  36. From Nobel Lectures, Physics 1981-1990, (1993) Editor-in-Charge Tore Frängsmyr, Editor Gösta Ekspång, World Scientific Publishing Co., Singapore.
  37. Buist JB Vaccinia y variola: a study of their life history Churchill, Londres
  38. Stanley, W. M., Loring, H. S. (1936). «The isolation of crystalline tobacco mosaic virus protein from diseased tomato plants.» Science, 83, p. 85. PMID 17756690.
  39. Stanley, W. M., Lauffer, M. A. (1939). «Disintegration of tobacco mosaic virus in urea solutions.» Science 88, pp. 345-347. PMID 17788438
  40. Creager, A. N., Morgan, G. J. (junio de 2008). «After the double helix: Rosalind Franklin's research on Tobacco mosaic virus.» Isis 99 (2): 239-72. doi:10.1086/588626. PMID 18702397
  41. Dimmock. p. 12.
  42. Norrby, E. (2008). «Nobel Prizes and the emerging virus concept.» Arch. Virol. 153 (6): 1109-23. doi:10.1007/s00705-008-0088-8. PMID 18446425
  43. Collier p. 745
  44. a b Temin, H. M., Baltimore, D. (1972). «RNA-directed DNA synthesis and RNA tumor viruses.» Adv. Virus Res. 17: 129-86. doi:10.1016/S0065-3527(08)60749-6. PMID 4348509
  45. Barré-Sinoussi, F., Chermann, J. C., Rey, F., Nugeyre, M. T., Chamaret, S., Gruest, J., Dauguet, C., Axler-Blin, C., Vezinet-Brun, F., Rouzioux, C., Rozenbaum, W., and Montagnier, L. (1983). «Isolation of a T-lymphotropic retrovirus from a patient at risk for acquired immune deficiency syndrome (AIDS).» Science 220 (4599): 868-871. doi:10.1126/science.6189183. PMID 6189183.
  46. Houghton, M (abril de 1989). «Isolation of a cDNA clone derived from a blood-borne non-A, non-B viral hepatitis genome». Science 244. PMID 2523562. doi:10.1126/science.2523562. 
  47. Institut de Génétique et Microbiologie (abril de 2006). «The origin of viruses and their possible roles in major evolutionary transitions.». Virus Res. 5 (117): 5-16. PMID 16476498. Consultado el 25 de junio de 2010. 
  48. Koonin, E. V., Senkevich, T. G., Dolja, V. V. (2006). «The ancient Virus World and evolution of cells». Biol. Direct 1: 29. PMC 1594570. PMID 16984643. doi:10.1186/1745-6150-1-29. Consultado el 14 de septiembre de 2008. 
  49. Koonin, E. V., Senkevich, T. G., Dolja, V. V. (septiembre de 2006). «The ancient Virus World and evolution of cells.». PUBMED I: 29. PMID 16984643. Consultado el 26 de junio de 2010. 
  50. Iyer, L. M., Balaji, S., Koonin, E. V., Aravind, L. (abril de 2006). «Evolutionary genomics of nucleo-cytoplasmic large DNA viruses». Virus Res. 117 (1): 156-84. PMID 16494962. doi:10.1016/j.virusres.2006.01.009. Consultado el 14 de septiembre de 2008. 
  51. Liu, Y., Nickle, D. C., Shriner, D., et al. (2004). «Molecular clock-like evolution of human immunodeficiency virus type 1.» Virology. 10;329(1):101-8, PMID 15476878
  52. Shors, p. 16.
  53. Collier, pp. 18-19.
  54. Taylor, D. J.; J. Bruenn (2009). «The evolution of novel fungal genes from non-retroviral RNA viruses». BMC Biology 7. doi:10.1186/1741-7007-7-88. 
  55. https://www.elconfidencial.com/tecnologia/2014-10-19/virus_264212/
  56. Krupovic, Mart; Bamford, Dennis H; Koonin, Eugene V (2014). «Conservation of major and minor jelly-roll capsid proteins in Polinton (Maverick) transposons suggests that they are bona fide viruses». Biology Direct 9 (1): 6. PMC 4028283. PMID 24773695. doi:10.1186/1745-6150-9-6. 
  57. Natalya Yutin, Eugene Koonin, Didier Raoult (2014). Virophages, Polintons, and Transpovirons: A Complex Evolutionary Network of Diverse Selfish Genetic Elements With Different Reproduction Strategies. Virology Journal.
  58. a b c d Koonin EV, Dolja VV, Krupovic M, Varsani A, Wolf YI, Yutin N, Zerbini M, Kuhn JH (18 de octubre de 2019). «Create a megataxonomic framework, filling all principal taxonomic ranks, for realm Riboviria» (docx). International Committee on Taxonomy of Viruses (ICTV) (en inglés). Consultado el 15 May 2020. 
  59. David R. Wessner (2010). The Origins of Viruses. Nature Education.
  60. Shors, pp. 14-16.
  61. Collier, pp. 11-21.
  62. a b Dimmock, p. 16.
  63. Collier, Balows y Sussman, p. 11.
  64. Collier, pp. 11-12.
  65. Shors p. 574.
  66. McClintock, B. (junio de 1950). «The origin and behavior of mutable loci in maize». Proc Natl Acad Sci U S A. 36 (6): 344-55. PMC 1063197. PMID 15430309. doi:10.1073/pnas.36.6.344. 
  67. Dimmock, p. 55.
  68. Shors, pp. 551-3.
  69. Tsagris, E. M., de Alba, A. E., Gozmanova, M., Kalantidis, K. (septiembre de 2008). «Viroids». Cell. Microbiol. 10 (11): 2168. PMID 18764915. doi:10.1111/j.1462-5822.2008.01231.x. Consultado el 19 de septiembre de 2008. 
  70. Shors p. 492-3
  71. Collier, p. 777.
  72. La Scola, B., Desnues, C., Pagnier, I., Robert, C., Barrassi, L., Fournous, G., Merchat, M., Suzan-Monti, M., Forterre, P., Koonin, E., Raoult, D. (septiembre de 2008). «The virophage as a unique parasite of the giant mimivirus». Nature 455 (7209): 100-4. PMID 18690211. doi:10.1038/nature07218. 
  73. a b c d Koonin EV, Dolja VV, Krupovic M, Varsani A, Wolf YI, Yutin N, Zerbini M, Kuhn JH (18 de octubre de 2019). «Create a megataxonomic framework, filling all principal taxonomic ranks, for ssDNA viruses» (docx). International Committee on Taxonomy of Viruses (en inglés). Consultado el 27 May 2020. 
  74. Do Viruses Exchange Genes across Superkingdoms of Life?. Frontiers.
  75. Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas bmc
  76. Edward N Trifonov & Eduard Kejnovsky 2015, Acytota – associated kingdom of neglected life Journal of biomolecular Structure & Dynamics 34(8):1-13 DOI: 10.1080/07391102.2015.1086959
  77. a b c Krupovic, M; Dolja, VV; Koonin, EV (2019). «Origin of viruses: primordial replicators recruiting capsids from hosts.». Nature Reviews Microbiology 17 (7): 449-458. PMID 31142823. doi:10.1038/s41579-019-0205-6. 
  78. a b c d e f g Mart Krupovic, Valerian V. Dolja, Eugene V. Koonin (2020). The LUCA and its complex virome. Nature.
  79. a b Arshan, Nasir; Caetano-Anollés, Gustavo (25 de septiembre de 2015). «A phylogenomic data-driven exploration of viral origins and evolution». Science Advances 1 (8): e1500527. Bibcode:2015SciA....1E0527N. PMC 4643759. PMID 26601271. doi:10.1126/sciadv.1500527. 
  80. Patrick Forterre, Mart Krupovic (2012). The Origin of Virions and Virocells: The Escape Hypothesis Revisited. Researchgate.
  81. a b Koonin EV, Dolja VV, Krupovic M, Varsani A, Wolf YI, Yutin N, Zerbini M, Kuhn JH (18 de octubre de 2019). «Create a megataxonomic framework, filling all principal/primary taxonomic ranks, for dsDNA viruses encoding HK97-type major capsid proteins» (docx). International Committee on Taxonomy of Viruses (en inglés). Consultado el 19 May 2020. 
  82. a b Koonin EV, Dolja VV, Krupovic M, Varsani A, Wolf YI, Yutin N, Zerbini M, Kuhn JH (18 de octubre de 2019). «Create a megataxonomic framework, filling all principal taxonomic ranks, for DNA viruses encoding vertical jelly roll-type major capsid proteins» (docx). International Committee on Taxonomy of Viruses (en inglés). Consultado el 10 de junio de 2020. 
  83. a b c Eugene Koonin, Valerian V Doljja (2014). Virus World as an Evolutionary Network of Viruses and Capsidless Selfish Elements. Microbiology and Molecular Biology Reviews.
  84. Eugene Koonin, Valerian V Doljja (2014). A virocentric perspective on the evolution of life. Science Direct.
  85. Eugene Koonin (2015). Viruses and mobile elements as drivers of evolutionary transitions. NCBI.
  86. Patrick Forterre. The Two Ages of the RNA World, and the Transition to the DNA World: A Story of Viruses and Cells. Science Direct.
  87. Did DNA Come From Viruses?.
  88. Matti Jalasvuori, Sari Mattila, Ville Hoikkala (2015). Chasing the Origin of Viruses: Capsid-Forming Genes as a Life-Saving Preadaptation within a Community of Early Replicators. Plos One. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0126094
  89. Philip John Livingstone Bell (2001). «Viral eukaryogenesis: Was the ancestor of the nucleus a complex DNA virus?». Journal of Molecular Evolution 53 (3): 251-256. Bibcode:2001JMolE..53..251L. PMID 11523012. doi:10.1007/s002390010215. 
  90. Rijja Hussain Bokhari, Nooreen Amirjan, Hyeonsoo Jeong, Kyung Mo Kim, Gustavo Caetano-Anollés, Arshan Nasir (2020). Bacterial Origin and Reductive Evolution of the CPR Group. Oxford Academic. https://doi.org/10.1093/gbe/evaa024
  91. Giant viruses coexisted with the cellular ancestors and represent a distinct supergroup along with superkingdoms Archaea, Bacteria and Eukarya BMC
  92. Viral evolution: Primordial cellular origins and late adaptation to parasitism. NCBI.
  93. Nasir, Arshan; Kim, Kyung Mo; Caetano-Anollés, Gustavo (1 de septiembre de 2012). «Viral evolution». Mobile Genetic Elements 2 (5): 247-252. ISSN 2159-2543. PMC 3575434. PMID 23550145. doi:10.4161/mge.22797. 
  94. Echevarría, J. M. (2011). «Virus en Vivo. ¿Están vivos los virus?» Journal of Feelsynapsis (JoF) ISSN 2254-3651. (1):52-63.
  95. Luis P. Villareal (8 de agosto de 2008). «Are viruses alive?» [¿Están vivos los virus?]. Scientific American. 
  96. Rybicki, E. P. (1990) «The classification of organisms at the edge of life, or problems with virus systematics.» S Aft J Sci 86:182-186.
  97. Holmes, E. C. (octubre de 2007). «Viral evolution in the genomic age». PLoS Biol. 5 (10): e278. PMC 1994994. PMID 17914905. doi:10.1371/journal.pbio.0050278. Consultado el 13 de septiembre de 2008. 
  98. Más V, Melero JA (2013). Entry of enveloped viruses into host cells: membrane fusion. Subcellular Biochemistry 68. pp. 467-87. ISBN 978-94-007-6551-1. PMC 7121288. PMID 23737062. doi:10.1007/978-94-007-6552-8_16. 
  99. Eugene Koonin (2015). Viruses and mobile elements as drivers of evolutionary transitions. NCBI.
  100. a b David Moreira, Purificación-Lopéz Garcia (2009). Ten reasons to exclude viruses from the tree of life. Nature.
  101. Prusiner SB (noviembre de 1998). «Prions». Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America 95 (23): 13363-83. PMC 33918. PMID 9811807. doi:10.1073/pnas.95.23.13363. Consultado el 28 de febrero de 2010. 
  102. Ernesto di Mauro Trifonov's Meta-Definition of Life. Researchgate.
  103. Edward N Trifonov & Eduard Kejnovsky 2015, Acytota – associated kingdom of neglected life Journal of biomolecular Structure & Dynamics 34(8):1-13 DOI: 10.1080/07391102.2015.1086959
  104. Roberts, Keith; Martin Raff, Bruce Alberts, Peter Walter, Julian Lewis y Alexander Johnson, Molecular Biology of the Cell 4th Edition, Routledge, March, 2002, hardcover, pp. 1616. ISBN 0-8153-3218-1
  105. ARANDA ANZALDO, Armando. La estructura de los virus. 1ro. pp. 6-7. Consultado el 26 de junio de 2010. 
  106. a b c d e Calendar, R., The Bacteriophages, dos volúmenes, (comp), Plenum Press, 1988.
  107. a b Collier, pp. 33-55.
  108. Collier, pp. 33-37.
  109. Kiselev, N. A., Sherman, M. B., Tsuprun, V. L. (1990). «Negative staining of proteins». Electron Microsc. Rev. 3 (1): 43-72. PMID 1715774. doi:10.1016/0892-0354(90)90013-I. 
  110. Collier, p. 40.
  111. Caspar, D. L., Klug, A. (1962). «Physical principles in the construction of regular viruses». Cold Spring Harb. Symp. Quant. Biol. 27: 1-24. PMID 14019094. 
  112. Crick, F. H., Watson, J. D. (1956). «Structure of small viruses». Nature 177 (4506): 473-5. PMID 13309339. doi:10.1038/177473a0. 
  113. Falvo, M. R.; S. Washburn, R. Superfine, M. Finch, F. P. Brooks Jr, V. Chi, R. M. Taylor (marzo de 1997). «Manipulation of individual viruses: friction and mechanical properties». Biophysical Journal 72 (3): 1396-1403. PMC 1184522. PMID 9138585. doi:10.1016/S0006-3495(97)78786-1. Consultado el 8 de mayo de 2009. 
  114. Kuznetsov, Yu, G.; A. J. Malkin, R. W. Lucas, M. Plomp, A. McPherson (1 de septiembre de 2001). «Imaging of viruses by atomic force microscopy». J Gen Virol 82 (9): 2025-2034. Archivado desde el original el 12 de febrero de 2009. Consultado el 19 de abril de 2009. 
  115. Collier, p. 37.
  116. Collier, pp. 40, 42.
  117. Collier, pp. 42-43.
  118. Rossmann, M. G., Mesyanzhinov, V. V., Arisaka, F., Leiman, P. G. (abril de 2004). «The bacteriophage T4 DNA injection machine». Curr. Opin. Struct. Biol. 14 (2): 171-80. PMID 15093831. doi:10.1016/j.sbi.2004.02.001. 
  119. Long, G. W., Nobel, J., Murphy, F. A., Herrmann, K. L., Lourie, B. (septiembre de 1970). «Experience with electron microscopy in the differential diagnosis of smallpox». Appl Microbiol 20 (3): 497-504. PMC 376966. PMID 4322005. 
  120. Suzan-Monti, M., La Scola, B., Raoult, D. (2006). «Genomic and evolutionary aspects of Mimivirus». Virus Research 117 (1): 145-155. PMID 16181700. doi:10.1016/j.virusres.2005.07.011. 
  121. a b Prangishvili, D., Forterre, P., Garrett, R. A. (2006). «Viruses of the Archaea: a unifying view». Nat. Rev. Microbiol. 4 (11): 837-48. PMID 17041631. doi:10.1038/nrmicro1527. 
  122. a b c d Collier, pp. 96-99.
  123. Pressing, J., Reanney, D. C. (1984). «Divided genomes and intrinsic noise.» J Mol Evol. 20(2):135-46.
  124. Pan, X. P., Li, L. J., Du, W. B., Li, M. W., Cao, H. C., Sheng, J. F. (noviembre de 2007). «Differences of YMDD mutational patterns, precore/core promoter mutations, serum HBV DNA levels in lamivudine-resistant hepatitis B genotypes B and C». J. Viral Hepat. 14 (11): 767-74. PMID 17927612. doi:10.1111/j.1365-2893.2007.00869.x. Consultado el 13 de septiembre de 2008. 
  125. Hampson, A. W., Mackenzie, J. S. (noviembre de 2006). «The influenza viruses». Med. J. Aust. 185 (10 Suppl): S39-43. PMID 17115950. Consultado el 13 de septiembre de 2008. 
  126. Metzner, K. J. (diciembre de 2006). «Detection and significance of minority quasispecies of drug-resistant HIV-1». J HIV Ther 11 (4): 74-81. PMID 17578210. 
  127. Goudsmit, Jaap. Viral Sex. Oxford Univ Press, 1998. ISBN 978-0-19-512496-5 ISBN 0-19-512496-0
  128. Worobey, M., Holmes, E. C. (1999). «Evolutionary aspects of recombination in RNA viruses». J. Gen. Virol. 80 ( Pt 10): 2535-43. PMID 10573145. 
  129. Lukashev, A. N. (2005). «Role of recombination in evolution of enteroviruses». Rev. Med. Virol. 15 (3): 157-67. PMID 15578739. doi:10.1002/rmv.457. 
  130. Umene K (1999). «Mechanism and application of genetic recombination in herpesviruses». Rev. Med. Virol. 9 (3): 171-82. PMID 10479778. doi:10.1002/(SICI)1099-1654(199907/09)9:3<171::AID-RMV243>3.0.CO;2-A. 
  131. Dimmock, p. 70.
  132. Boevink, P., Oparka, K. J. (agosto de 2005). «Virus-host interactions during movement processes». Plant Physiol. 138 (4): 1815-21. PMC 1183373. PMID 16172094. doi:10.1104/pp.105.066761. 
  133. Dimmock, p. 71.
  134. Barman, S., Ali, A., Hui, E. K., Adhikary, L., Nayak, D. P. (2001). «Transport of viral proteins to the apical membranes and interaction of matrix protein with glycoproteins in the assembly of influenza viruses». Virus Res. 77 (1): 61-9. PMID 11451488. doi:10.1016/S0168-1702(01)00266-0. 
  135. Collier, pp. 115-146.
  136. Collier, p. 115.
  137. Roulston, A., Marcellus, R. C., Branton, P. E. (1999). «Viruses and apoptosis». Annu. Rev. Microbiol. 53: 577-628. PMID 10547702. doi:10.1146/annurev.micro.53.1.577. Consultado el 20 de diciembre de 2008. 
  138. Alwine, J. C. (2008). «Modulation of host cell stress responses by human cytomegalovirus». Curr. Top. Microbiol. Immunol. 325: 263-79. PMID 18637511. doi:10.1007/978-3-540-77349-8_15. 
  139. Sinclair, J. (marzo de 2008). «Human cytomegalovirus: Latency and reactivation in the myeloid lineage». J. Clin. Virol. 41 (3): 180-5. PMID 18164651. doi:10.1016/j.jcv.2007.11.014. Archivado desde el original el 2 de noviembre de 2017. Consultado el 20 de diciembre de 2008. 
  140. Jordan, M. C., Jordan, G. W., Stevens, J. G., Miller, G. (junio de 1984). «Latent herpesviruses of humans». Ann. Intern. Med. 100 (6): 866-80. PMID 6326635. 
  141. Sissons, J. G., Bain, M., Wills, M. R. (febrero de 2002). «Latency and reactivation of human cytomegalovirus». J. Infect. 44 (2): 73-7. PMID 12076064. doi:10.1053/jinf.2001.0948. Consultado el 20 de diciembre de 2008. 
  142. Barozzi, P., Potenza, L., Riva, G., Vallerini, D., Quadrelli, C., Bosco, R., Forghieri, F., Torelli, G., Luppi, M. (diciembre de 2007). «B cells and herpesviruses: a model of lymphoproliferation». Autoimmun Rev 7 (2): 132-6. PMID 18035323. doi:10.1016/j.autrev.2007.02.018. Archivado desde el original el 2 de noviembre de 2017. Consultado el 20 de diciembre de 2008. 
  143. Subramanya, D., Grivas, P. D. (noviembre de 2008). «HPV and cervical cancer: updates on an established relationship». Postgrad Med 120 (4): 7--13. PMID 19020360. doi:10.3810/pgm.2008.11.1928. 
  144. Lwoff, A., Horne, R. W., Tournier, P. (1962). «A virus system». C. R. Hebd. Seances Acad. Sci. (en francés) 254: 4225-7. PMID 14467544. 
  145. Lwoff, A., Horne, R., Tournier, P. (1962). «A system of viruses». Cold Spring Harb. Symp. Quant. Biol. 27: 51-5. PMID 13931895. 
  146. Fields, p. 27.
  147. Delwart, E. L. (2007). «Viral metagenomics». Rev. Med. Virol. 17 (2): 115-31. PMID 17295196. doi:10.1002/rmv.532. 
  148. How to write a virus name, ICTV, consultado el 30-marzo-2019.
  149. «Virus Taxonomy: 2019 Release» (html). International Committee on Taxonomy of Viruses (ICTV) (en inglés). October 2018. Consultado el 13 octobre 2019. 
  150. 2018 ICTV Newsletter #15, September 2018 International Committee on Taxonomy of Viruses. Consultado el 26 de septiembre de 2018.
  151. ICTV Master Species List 2017 v1.0 (Website). U.S. National Center for Biotechnology Information, National Library for Medicine, National Institutes of Health. Consultado el 26-sept-2018.
  152. Baltimore, D. (1974). «The strategy of RNA viruses». Harvey Lect. 70 Series: 57-74. PMID 4377923. 
  153. van Regenmortel, M. H., Mahy, B. W. (2004). «Emerging issues in virus taxonomy». Emerging Infect. Dis. 10 (1): 8-13. PMID 15078590. 
  154. Mayo, M. A. (1999). «Developments in plant virus taxonomy since the publication of the 6th ICTV Report. International Committee on Taxonomy of Viruses». Arch. Virol. 144 (8): 1659-66. PMID 10486120. doi:10.1007/s007050050620. 
  155. de Villiers, E. M., Fauquet, C., Broker, T. R., Bernard, H. U., zur Hausen, H. (2004). «Classification of papillomaviruses». Virology 324 (1): 17-27. PMID 15183049. doi:10.1016/j.virol.2004.03.033. 
  156. Shors p. 54; Collier p. 78
  157. a b Dimmock, N. J., A. J. Easton y K. Leppard, Introduction to Modern Virology, Ed. Wiley, 2006, ISBN 978-1-4051-3645-7.
  158. a b c Patton, J. T. (coordinador). (2008). Segmented Double-stranded RNA Viruses: Structure and Molecular Biology. Caister Academic Press. ISBN 978-1-904455-21-9. 
  159. a b Robertson, M. P., Igel, H., Baertsch, R., Haussler, D., Ares, M. Jr., Scott, W. G. (2005). «The structure of a rigorously conserved RNA element within the SARS virus genome». PLoS Biol 3 (1): e5. PMID 15630477 doi 10.1371/journal.pbio.0030005. 
  160. John Carter y Venetia Saunders, Virology: Principles and Applications, Ed. Wiley, 2007, ISBN 978-0-470-02387-7.
  161. a b c d e f g A. Kornberg y T. A. Baker, DNA Replication, Ed. University Science Books, 2005, ISBN 978-1-891389-44-3.
  162. Collier, p. 79.
  163. Royuela, Enrique. «Tabla periódica de los virus y otras partículas infecciosas.» Journal of Feelsynapsis (JoF). ISSN 2254-3651. 2012.(5): 100-101.
  164. Mainly Chapter 33 (Disease summaries), págs. 367-392 en:Fisher, Bruce; Harvey, Richard P.; Champe, Pamela C. (2007). Lippincott's Illustrated Reviews: Microbiology (Lippincott's Illustrated Reviews Series). Hagerstwon, MD: Lippincott Williams & Wilkins. pp. 367-392. ISBN 0-7817-8215-5. |alt=A photograph of the upper body of a man labelled with the names of viruses that infect the different parts.
  165. For common cold: National Institute of Allergy and Infectious Diseases (NIAID) > Common Cold. Última modificación 10 de diciembre de 2007. Consultado el 4 de abril 2009
  166. Thiel, V. (coordinador). (2007). Coronaviruses: Molecular and Cellular Biology (1st edición). Caister Academic Press. ISBN 978-1-904455-16-5. 
  167. Akhtar, Jihan; Shukla, Deepak. «Viral entry mechanisms: cellular and viral mediators of herpes simplex virus entry». FEBS Journal 2009 (276). 
  168. Kawaoka, Y. (coordinador). (2006). Influenza Virology: Current Topics. Caister Academic Press. ISBN 978-1-904455-06-6. 
  169. Smith, D. K., Grohskopf, L. A., Black, R. J., et al. (2005). «Antiretroviral Postexposure Prophylaxis After Sexual, Injection-Drug Use, or Other Nonoccupational Exposure to HIV in the United States». MMWR 54 (RR02): 1-20. Consultado el 31 de marzo de 2009. 
  170. Thacker, E., Janke, B. (febrero de 2008). «Swine influenza virus: zoonotic potential and vaccination strategies for the control of avian and swine influenzas». The Journal of Infectious Diseases. 197 Suppl 1: S19-24. PMID 18269323. doi:10.1086/524988. 
  171. Klenk, Hans-Dieter; Feldmann, Heinz (2004). Ebola and Marburg Viruses, Molecular and Cellular Biology, Wymondham, Norfolk: Horizon Bioscience. ISBN 0-9545232-3-7.
  172. Komaroff, A. L. (diciembre de 2006). «Is human herpesvirus-6 a trigger for chronic fatigue syndrome?». J. Clin. Virol. 37 Suppl 1: S39-46. PMID 17276367. doi:10.1016/S1386-6532(06)70010-5. Archivado desde el original el 28 de abril de 2009. 
  173. Chen, C., Chiu, Y., Wei, F., Koong, F., Liu, H., Shaw, C., Hwu, H., Hsiao, K. (1999). «High seroprevalence of Borna virus infection in schizophrenic patients, family members and mental health workers in Taiwan». Mol Psychiatry 4 (1): 33-8. PMID 10089006. doi:10.1038/sj.mp.4000484. 
  174. Margolis, T. P., Elfman, F. L., Leib, D., et al. (octubre de 2007). «Spontaneous reactivation of herpes simplex virus type 1 in latently infected murine sensory ganglia». J. Virol. 81 (20): 11069-74. PMC 2045564. PMID 17686862. doi:10.1128/JVI.00243-07. Consultado el 13 de septiembre de 2008. 
  175. Whitley, R. J., Roizman, B. (Mayo de 2001). «Herpes simplex virus infections». Lancet 357 (9267): 1513-8. PMID 11377626. doi:10.1016/S0140-6736(00)04638-9. 
  176. Barton, E. S., White, D. W., Cathelyn, J. S., et al. (mayo de 2007). «Herpesvirus latency confers symbiotic protection from bacterial infection». Nature 447 (7142): 326-9. PMID 17507983. doi:10.1038/nature05762. 
  177. Bertoletti, A., Gehring, A. (2007). «Immune response and tolerance during chronic hepatitis B virus infection». Hepatol. Res. 37 Suppl 3: S331-8. PMID 17931183. doi:10.1111/j.1872-034X.2007.00221.x. 
  178. Rodrigues, C. Deshmukh, M., Jacob, T., Nukala, R., Menon, S., Mehta, A. (2001). «Significance of HBV DNA by PCR over serological markers of HBV in acute and chronic patients». Indian journal of medical microbiology 19 (3): 141-4. PMID 17664817. 
  179. Nguyen, V. T., McLaws, M. L., Dore, G. J. (2007). «Highly endemic hepatitis B infection in rural Vietnam». Journal of Gastroenterology and Hepatology 22 (12): 2093. PMID 17645465. doi:10.1111/j.1440-1746.2007.05010.x. 
  180. Witzany, G. (2006) «Natural Genome-Editing Competences of Viruses.» Acta Biotheor 54: 235–253.
  181. Fowler, M. G., Lampe, M. A., Jamieson, D. J., Kourtis, A. P., Rogers, M. F. (2007). «Reducing the risk of mother-to-child human immunodeficiency virus transmission: past successes, current progress and challenges, and future directions». Am. J. Obstet. Gynecol. 197 (3 Suppl): S3-9. PMID 17825648. doi:10.1016/j.ajog.2007.06.048. 
  182. Sauerbrei, A., Wutzler, P. (2000). «The congenital varicella syndrome». Journal of perinatology : official journal of the California Perinatal Association 20 (8 Pt 1): 548-54. PMID 11190597. 
  183. Garnett, G. P. (febrero de 2005). «Role of herd immunity in determining the effect of vaccines against sexually transmitted disease». J. Infect. Dis. 191 Suppl 1: S97-106. PMID 15627236. doi:10.1086/425271. Consultado el 13 de septiembre de 2008. 
  184. Platonov, A. E. (2006). «(The influence of weather conditions on the epidemiology of vector-borne diseases by the example of West Nile fever in Russia)». Vestn. Akad. Med. Nauk SSSR (en ruso) (2): 25-9. PMID 16544901. 
  185. Shors. p. 198-
  186. Shors, pp. 199, 209.
  187. Shors, p. 19.
  188. Shors, p. 126.
  189. Shors, pp. 193-194.
  190. Shors, pp. 193-94.
  191. Shors, p. 194.
  192. Shors, pp. 192-193.
  193. Ranlet, P. (2000). «The British, the Indians, and smallpox: what actually happened at Fort Pitt in 1763?». Pa Hist 67 (3): 427-41. PMID 17216901. 
  194. Van Rijn, K. (2006). «"Lo! The poor Indian!" colonial responses to the 1862–63 smallpox epidemic in British Columbia and Vancouver Island». Can Bull Med Hist 23 (2): 541-60. PMID 17214129. 
  195. Patterson, K. B., Runge, T. (abril de 2002). «Smallpox and the Native American». Am. J. Med. Sci. 323 (4): 216-22. PMID 12003378. doi:10.1097/00000441-200204000-00009. 
  196. Sessan, R., Palagiano, C., Scifoni, M. G., Di Pietro, M., Del Piano, M. (marzo de 1999). «The major epidemic infections: a gift from the Old World to the New?». Panminerva Med 41 (1): 78-84. PMID 10230264. 
  197. Bianchine, P. J., Russo, T. A. (1992). «The role of epidemic infectious diseases in the discovery of America». Allergy Proc 13 (5): 225-32. PMID 1483570. doi:10.2500/108854192778817040. Consultado el 16 de septiembre de 2008. 
  198. Hauptman LM (Noviembre de 1979). «Smallpox and American Indian; Depopulation in Colonial New York». N Y State J Med 79 (12): 1945-9. PMID 390434. 
  199. Fortuine R (1988). «Smallpox decimates the Tlingit (1787)». Alaska Med 30 (3): 109. PMID 3041871. 
  200. Collier, pp. 409-415
  201. Patterson, K. D., Pyle, G. F. (Spring de 1991). «The geography and mortality of the 1918 influenza pandemic». Bull Hist Med. 65 (1): 4-21. PMID 2021692. 
  202. Johnson, N. P., Mueller, J. (2002). «Updating the accounts: global mortality of the 1918–1920 "Spanish" influenza pandemic». Bull Hist Med 76 (1): 105-15. PMID 11875246. doi:10.1353/bhm.2002.0022. Consultado el 13 de septiembre de 2008. 
  203. Gao, F., Bailes, E., Robertson, D. L., et al. (1999). «Origin of HIV-1 in the Chimpanzee Pan troglodytes troglodytes». Nature 397 (6718): 436-441. PMID 9989410. doi:10.1038/17130. 
  204. Shors, p. 447.
  205. Mawar, N., Saha, S., Pandit, A., Mahajan, U. (diciembre de 2005). «The third phase of HIV pandemic: social consequences of HIV/AIDS stigma & discrimination & future needs» (PDF). Indian J. Med. Res. 122 (6): 471-84. PMID 16517997. Archivado desde el original el 4 de marzo de 2016. Consultado el 13 de septiembre de 2008. 
  206. «Status of the global HIV epidemic» (PDF). UNAIDS. 2008. Archivado desde el original el 22 de noviembre de 2015. Consultado el 15 de septiembre de 2008. 
  207. Towner, J. S., Khristova, M. L., Sealy, T. K., et al. (julio de 2006). «Marburgvirus genomics and association with a large hemorrhagic fever outbreak in Angola». J. Virol. 80 (13): 6497-516. PMC 1488971. PMID 16775337. doi:10.1128/JVI.00069-06. Consultado el 13 de septiembre de 2008. 
  208. «Brotes de gripe en México y en los Estados Unidos». OMS/WHO. abril de 2009. Consultado el 26 de abril de 2009. «La OMS emite su opinión en cuanto al brote de gripe porcina del 2009.» 
  209. «Press Release: A/H1N1 influenza like human illness in Mexico and the USA: OIE statement». World Organisation for Animal Health. 29 de abril de 2009. Archivado desde el original el 30 de abril de 2009. Consultado el 29 de abril de 2009. 
  210. «OMS: Gripe porcina tiene potencial pandémico». RFI. 25 de abril de 2009. Consultado el 26 de abril de 2009. 
  211. «Reporte diario del ECDC sobre la pandemia de influenza A (H1N1) de 2009» (en inglés). Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades. 18-01-2010 09:00 UTC +2. Archivado desde el original el 22 de enero de 2010. 
  212. Einstein, M. H., Schiller, J. T., Viscidi, R. P., Strickler, H. D., Coursaget, P., Tan, T., Halsey, N., Jenkins, D. (junio de 2009). «Clinician's guide to human papillomavirus immunology: knowns and unknowns». The Lancet Infectious Diseases 9 (6): 347-56. PMID 19467474. doi:10.1016/S1473-3099(09)70108-2. 
  213. Shuda, M., Feng, H., Kwun, H. J., Rosen, S. T., Gjoerup, O., Moore, P. S., Chang, Y. (Octubre de 2008). «T antigen mutations are a human tumor-specific signature for Merkel cell polyomavirus». Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America 105 (42): 16272-7. PMC 2551627. PMID 18812503. doi:10.1073/pnas.0806526105. 
  214. Pulitzer, M. P., Amin, B. D., Busam, K. J. (Mayo de 2009). «Merkel cell carcinoma: review». Advances in Anatomic Pathology 16 (3): 135-44. PMID 19395876. doi:10.1097/PAP.0b013e3181a12f5a. 
  215. Koike, K. (2007). «Hepatitis C virus contributes to hepatocarcinogenesis by modulating metabolic and intracellular signalling pathways». J. Gastroenterol. Hepatol. 22 Suppl 1: S108-11. PMID 17567457. doi:10.1111/j.1440-1746.2006.04669.x. 
  216. Hu, J., Ludgate, L. (2007). «HIV-HBV and HIV-HCV coinfection and liver cancer development». Cancer Treat. Res. 133: 241-52. PMID 17672044. doi:10.1007/978-0-387-46816-7_9. 
  217. Bellon, M., Nicot, C. (2007). «Telomerase: a crucial player in HTLV-I-induced human T-cell leukemia». Cancer genomics & proteomics 4 (1): 21-5. PMID 17726237. 
  218. Schiffman, M., Castle, P. E., Jeronimo, J., Rodriguez, A. C., Wacholder, S. (2007). «Human papillomavirus and cervical cancer». Lancet 370 (9590): 890-907. PMID 17826171. doi:10.1016/S0140-6736(07)61416-0. 
  219. Klein, E., Kis, L. L., Klein, G. (2007). «Epstein-Barr virus infection in humans: from harmless to life endangering virus-lymphocyte interactions». Oncogene 26 (9): 1297-305. PMID 17322915. doi:10.1038/sj.onc.1210240. 
  220. zur Hausen, H. (Julio de 2008). «Novel human polyomaviruses—re-emergence of a well known virus family as possible human carcinogens». International Journal of Cancer. Journal International Du Cancer 123 (2): 247-50. PMID 18449881. doi:10.1002/ijc.23620. 
  221. Alberts, Bruce; Alexander Johnson, Julian Lewis, Martin Raff, Keith Roberts y Peter Walters (2002). Molecular Biology of the Cell; Fourth Edition. New York and London: Garland Science. ISBN 0-8153-3218-1. 
  222. Ding, S. W., Voinnet, O. «Antiviral immunity directed by small RNAsCell. 2007 Aug 10;130(3):413-26.
  223. Patton, J. T., Vasquez-Del Carpio, R., Spencer, E. (2004). «Replication and transcription of the rotavirus genome». Curr. Pharm. Des. 10 (30): 3769-77. PMID 15579070. doi:10.2174/1381612043382620. 
  224. Jayaram, H., Estes, M. K., Prasad, B. V. (2004). «Emerging themes in rotavirus cell entry, genome organization, transcription and replication». Virus Res. 101 (1): 67-81. PMID 15010218. doi:10.1016/j.virusres.2003.12.007. 
  225. Greer, S., Alexander, G. J. «Viral serology and detection.» Baillieres Clin Gastroenterol. 1995 Dec;9(4):689-721.
  226. Laurence, J. C. «Hepatitis A and B immunizations of individuals infected with humanimmunodeficiency virus.» Am J Med. 2005 Oct;118 Suppl 10A:75S-83S.
  227. Cascalho, M., Platt, J. L. «Novel functions of B cells.» Crit Rev Immunol. 2007;27(2):141-51.
  228. Khatri, M., Sharma, J. M. «Modulation of macrophages by infectious bursal disease virus.» Cytogenet Genome Res. 2007;117(1-4):388-93.
  229. Le Page, C., Genin, P., Baines, M. G., Hiscott, J. «Interferon activation and innate immunity.» Rev Immunogenet. 2000;2(3):374-86.
  230. Lee, S. B., Esteban, M. (1994). «The Interferon-Induced Double-Stranded RNA-Activated Protein Kinase Induces Apoptosis.» Virology 199: pp. 491-496.
  231. Hilleman, M.R. «Strategies and mechanisms for host and pathogen survival in acute and persistent viral infections.» Proc Natl Acad Sci U S A. 2004 Oct 5;101 Suppl 2:14560-6. Epub 2004 Aug 5.
  232. Asaria, P., MacMahon, E. (2006). «Measles in the United Kingdom: can we eradicate it by 2010?». BMJ 333 (7574): 890-5. PMID 17068034. doi:10.1136/bmj.38989.445845.7C. 
  233. Lane, J. M. (2006). «Mass vaccination and surveillance/containment in the eradication of smallpox». Curr. Top. Microbiol. Immunol. 304: 17-29. PMID 16989262. 
  234. Arvin. A. M., Greenberg, H. B. (2006). «New viral vaccines». Virology 344 (1): 240-9. PMID 16364754. doi:10.1016/j.virol.2005.09.057. 
  235. Pastoret, P. P., Schudel, A. A., Lombard, M. (2007). «Conclusions--future trends in veterinary vaccinology». Rev. - Off. Int. Epizoot. 26 (2): 489-94, 495-501, 503-9. PMID 17892169. 
  236. Mayer, Gene (2006). «Immunology - Chapter One: Innate (non-specific) Immunity». Microbiology and Immunology On-Line Textbook. USC School of Medicine. Archivado desde el original el 16 de febrero de 2007. Consultado el 1 de enero de 2007. 
  237. Litman, G., Cannon, J., Dishaw, L. (2005). «Reconstructing immune phylogeny: new perspectives.». Nat Rev Immunol 5 (11): 866-79. PMID 16261174. 
  238. Palese, P. (2006). «Making better influenza virus vaccines?». Emerging Infect. Dis. 12 (1): 61-5. PMID 16494719. 
  239. Thomssen, R. (1975). «Live attenuated versus killed virus vaccines». Monographs in allergy 9: 155-76. PMID 1090805. 
  240. McLean, A. A. (1986). «Development of vaccines against hepatitis A and hepatitis B». Rev. Infect. Dis. 8 (4): 591-8. PMID 3018891. 
  241. Casswall, T. H., Fischler, B. (2005). «Vaccination of the immunocompromised child». Expert review of vaccines 4 (5): 725-38. PMID 16221073. doi:10.1586/14760584.4.5.725. 
  242. «A history of de Discovery and Clinical Application of Antiviral». British Medical Bulletin (41): 309-314. 1985. 
  243. Irwin, M. R., Olmstead, R., Oxman, M. N. (2007). «Augmenting Immune Responses to Varicella Zoster Virus in Older Adults: A Randomized, Controlled Trial of Tai Chi.» Archivado el 30 de diciembre de 2018 en la Wayback Machine. J Am Geriatr Soc 55 (4): 511-517. ISSN 1532-5415. Consultado el 6 de septiembre de 2007. En inglés.
  244. Magden, J., Kääriäinen, L., Ahola, T. (2005). «Inhibitors of virus replication: recent developments and prospects». Appl. Microbiol. Biotechnol. 66 (6): 612-21. PMID 15592828. doi:10.1007/s00253-004-1783-3. 
  245. Mindel, A., Sutherland, S. (1983). «Genital herpes - the disease and its treatment including intravenous acyclovir». J. Antimicrob. Chemother. 12 Suppl B: 51-9. PMID 6355051. 
  246. Witthoft, T., Moller, B., Wiedmann, K. H., Mauss, S., Link, R., Lohmeyer, J., Lafrenz, M., Gelbmann, C. M., Huppe, D., Niederau, C., Alshuth, U.: «Safety, tolerability and efficacy of peginterferon alpha-2a and ribavirin in chronic hepatitis C in clinical practice: The German Open Safety Trial.» J Viral Hepat. 2007 Nov;14(11):788-96.
  247. Rudin, D., Shah, S. M., Kiss, A., Wetz, R. V., Sottile, V. M. «Interferon and lamivudine vs. interferon for hepatitis B e antigen-positive hepatitis B treatment: meta-analysis of randomized controlled trials.» Liver Int. 2007 Nov;27(9):1185-93.
  248. Dimmock, p. 3.
  249. La Scola, Bernard; Christelle Desnues, Isabelle Pagnier, Catherine Robert, Lina Barrassi, Ghislain Fournous, Michèle Merchat, Marie Suzan-Monti, Patrick Forterre, Eugene Koonin y Didier Raoult (2008). «The virophage as a unique parasite of the giant mimivirus». Nature 454 (7205): 100. doi:10.1038/nature07218. 
  250. Goris, N., Vandenbussche, F., De Clercq, K. (Abril de 2008). «Potential of antiviral therapy and prophylaxis for controlling RNA viral infections of livestock». Antiviral Res. 78 (1): 170-8. PMID 18035428. doi:10.1016/j.antiviral.2007.10.003. Consultado el 16 de septiembre de 2008. 
  251. Carmichael, L. (2005). «An annotated historical account of canine parvovirus». J. Vet. Med. B Infect. Dis. Vet. Public Health 52 (7-8): 303-11. PMID 16316389. doi:10.1111/j.1439-0450.2005.00868.x. 
  252. Chen, Y. P., Zhao, Y., Hammond, J., Hsu, H., Evans, J. D., Feldlaufer, M. F. (octubre-noviembre de 2004). «Multiple virus infections in the honey bee and genome divergence of honey bee viruses». Journal of Invertebrate Pathology 87 (2–3): 84-93. PMID 15579317. doi:10.1016/j.jip.2004.07.005. 
  253. Shors, p. 584.
  254. Shors, pp. 562-587.
  255. Dinesh-Kumar, S. P.; Wai-Hong, Tham,; Baker, B. J. (2000). «Structure—function analysis of the tobacco mosaic virus resistance gene N.» PNAS 97, 14789-94 PMID 11121079
  256. Soosaar, J. L., Burch-Smith, T. M., Dinesh-Kumar, S. P. (2005). "Mechanisms of plant resistance to viruses". Nat. Rev. Microbiol. 3, pp. 789-98 PMID 16132037
  257. Wommack, K. E., Colwell, R. R. (marzo de 2000). «Virioplankton: viruses in aquatic ecosystems». Microbiol. Mol. Biol. Rev. 64 (1): 69-114. PMC 98987. PMID 10704475. doi:10.1128/MMBR.64.1.69-114.2000. 
  258. Bergh, O., Børsheim, K. Y., Bratbak, G., Heldal, M. (Agosto de 1989). «High abundance of viruses found in aquatic environments». Nature 340 (6233): 467-8. PMID 2755508. doi:10.1038/340467a0. 
  259. Shors, pp. 595-97.
  260. Bickle, T. A., Krüger, D. H. (1 de junio de 1993). «Biology of DNA restriction». Microbiol. Rev. 57 (2): 434-50. PMC 372918. PMID 8336674. 
  261. Barrangou, R., Fremaux, C., Deveau, H., et al. (Marzo de 2007). «CRISPR provides acquired resistance against viruses in prokaryotes». Science 315 (5819): 1709-12. PMID 17379808. doi:10.1126/science.1138140. 
  262. Brouns, S. J., Jore, M. M., Lundgren, M., et al. (Agosto de 2008). «Small CRISPR RNAs guide antiviral defense in prokaryotes». Science 321 (5891): 960-4. PMID 18703739. doi:10.1126/science.1159689. 
  263. Mojica, F. J., Díez-Villaseñor, C., García-Martínez, J., Soria, E. (2005). «Intervening sequences of regularly spaced prokaryotic repeats derive from foreign genetic elements». J. Mol. Evol. 60 (2): 174-82. PMID 15791728. doi:10.1007/s00239-004-0046-3. 
  264. Makarova, K. S., Grishin, N. V., Shabalina, S. A., Wolf, Y. I., Koonin, E. V. (2006). «A putative RNA-interference-based immune system in prokaryotes: computational analysis of the predicted enzymatic machinery, functional analogies with eukaryotic RNAi, and hypothetical mechanisms of action». Biol. Direct 1: 7. PMC 1462988. PMID 16545108. doi:10.1186/1745-6150-1-7. 
  265. «3 - Satellites and Other Virus-dependent Nucleic Acids - Subviral Agents - Subviral Agents (2011)». International Committee on Taxonomy of Viruses (ICTV) (en inglés). 
  266. Krupovic, Mart; Kuhn, Jens H.; Fischer, Matthias G. (7 de octubre de 2015). «A classification system for satellite viruses». Archives of Virology 161 (1): 233-247. PMID 26446887. doi:10.1007/s00705-015-2622-9.  Parámetro desconocido |doi-access= ignorado (ayuda)
  267. Collier p.8
  268. Lodish, Harvey; Berk, Arnold; Zipursky, S. Lawrence; Matsudaira, Paul; Baltimore, David; Darnell, James.Viruses: Structure, Function, and Uses. Consultado el 16 de septiembre de 2008.
  269. Matsuzaki, S., Rashel, M., Uchiyama, J., et al. (2005). «Bacteriophage therapy: a revitalized therapy against bacterial infectious diseases». J. Infect. Chemother. 11 (5): 211-9. PMID 16258815. doi:10.1007/s10156-005-0408-9. 
  270. Fischlechner, M.; Donath, E. (2007). «Viruses as Building Blocks for Materials and Devices». Angewandte Chemie International Edition 46 (18): 3184. PMID 17348058. doi:10.1002/anie.200603445. 
  271. Soto CM, Blum AS, Vora GJ, et al. (Abril de 2006). «Fluorescent signal amplification of carbocyanine dyes using engineered viral nanoparticles». J. Am. Chem. Soc. 128 (15): 5184-9. PMID 16608355. doi:10.1021/ja058574x. 
  272. Blum, A. S., Soto, C. M., Wilson, C. D., et al. (2005). «An Engineered Virus as a Scaffold for Three-Dimensional Self-Assembly on the Nanoscale.» Small, 7, 702.
  273. Shors p. 331
  274. a b c Artenstein, A. W., Grabenstein, J. D. (Octubre de 2008). «Smallpox vaccines for biodefense: need and feasibility». Expert Review of Vaccines 7 (8): 1225-37. PMID 18844596. doi:10.1586/14760584.7.8.1225. Consultado el 12 de julio de 2009. 
  275. Aragón, T. J., Ulrich, S., Fernyak, S., Rutherford, G. W. (2003). «Risks of serious complications and death from smallpox vaccination: a systematic review of the United States experience, 1963–1968». BMC public health 3: 26. PMC 194634. PMID 12911836. doi:10.1186/1471-2458-3-26. 
  276. Weiss, M. M., Weiss, P. D., Mathisen, G., Guze, P. (2004). «Rethinking smallpox». Clin. Infect. Dis. 39 (11): 1668-73. PMID 15578369. doi:10.1086/425745. 

Bibliografía[editar]

  • Collier, Leslie; Balows, Albert; Sussman, Max (1998) Topley and Wilson's Microbiology and Microbial Infections ninth edition, Volume 1, Virology, volume editors: Mahy, Brian and Collier, Leslie. Arnold. ISBN 0-340-66316-2.
  • Dimmock, N. J.; Easton, Andrew J.; Leppard, Keith (2007) Introduction to Modern Virology sixth edition, Blackwell Publishing, ISBN 1-4051-3645-6.
  • Knipe, David M.; Howley, Peter M.; Griffin, Diane E.; Lamb, Robert A.; Martin, Malcolm A.; Roizman, Bernard; Straus Stephen E. (2007) Fields Virology, Lippincott Williams & Wilkins. ISBN 0-7817-6060-7.
  • Shors, Teri (2008). Understanding Viruses. Jones and Bartlett Publishers. ISBN 0-7637-2932-9.
  • Witzany, G. (ed) (2012). Viruses: Essential Agents of Life. Springer. ISBN 978-94-007-4898-9.

Enlaces externos[editar]

  • Wikimedia Commons alberga una categoría multimedia sobre Virus.
  • Wikispecies tiene un artículo sobre Virus.
  • Wikcionario tiene definiciones y otra información sobre virus.
  • Wikiquote alberga frases célebres de o sobre Virus.
  • ViralZone Instituto Suizo de Bioinformática de recursos para todas las familias víricas, proporcionando información general molecular y epidemiológico. (en inglés)
  • Viruses Revista de acceso abierto (en inglés)