Desorden del procesamiento sensorial

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Trastorno del procesamiento sensorial
Multisensory.jpg
Ejemplo de como la información visual, auditiva y somatosensorial se unen en la integración multisensorial en el coliculo superior.
Especialidad Psiquiatría
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

El trastorno del procesamiento sensorial o TPS (en inglés; sensory processing disorder o SPD, también conocido como disfunción de integración sensorial) es una condición que existe cuando la integración multisensorial no es procesada adecuadamente para proporcionar respuestas apropiadas a las demandas del entorno.

Los sentidos proporcionan información de diversas modalidades: visión, audición, tacto, olfato, gusto, propiocepción, interocepción y el sistema vestibular, que los humanos necesitan para funcionar. El trastorno del procesamiento sensorial se caracteriza por problemas significativos en la organización de sensaciones provenientes del cuerpo y el medio ambiente, y se manifiesta por dificultades en el desempeño en una o más áreas principales de la vida: productividad, ocio y juego[1]​ o actividades de la vida diaria.[2]​ Diferentes personas experimentan una amplia gama de dificultades cuando procesan información proveniente de una variedad de sentidos, particularmente táctil (e.j. sentir que ciertas telas causen picazón y sean difíciles de usar, y otras no lo sean), vestibular (e.j. experimentar mareo al conducir un automóvil) y propioceptiva (e.j. dificultad para medir la fuerza aplicada para sostener un bolígrafo para poder escribir).

La terapeuta ocupacional Anna Jean Ayres definió la integración sensorial en 1972 como "el proceso neurológico que organiza la sensación del propio cuerpo y del entorno y permite utilizar el cuerpo de manera efectiva dentro del entorno".[3][4]​ El trastorno del procesamiento sensorial está ganando reconocimiento, aunque todavía no está reconocido en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos metales (DSM).[5]​ A pesar de sus defensas, todavía se debate si el TPS es realmente un trastorno independiente, o son síntomas observados de otros trastornos más reconocidos.[6][7][8]

Clasificación[editar]

Los trastornos del procesamiento sensorial se clasifican en tres categorías: trastorno de modulación sensorial, trastorno sensitivo-motor y trastorno de discriminación sensorial[9]​ (como se define en la Clasificación Diagnóstica de la Salud Mental y los Trastornos del Desarrollo en la Infancia y la Primera Infancia).[10][11]

Trastorno de modulación sensorial (TMS)[editar]

La modulación sensorial se refiere a un complejo proceso del sistema nervioso central[9][12]​ mediante el cual se ajustan los mensajes neuronales que transmiten información sobre la intensidad, frecuencia, duración, complejidad y novedad de los estímulos sensoriales.[13]​ Los que padecen TMS presentan dificultades para procesar el grado de intensidad, duración y frecuencia. etc., de la información y pueden exhibir comportamientos con un patrón temeroso o ansioso, conductas negativas u obstinadas, comportamientos ensimismados que son difíciles de abordar, creativos, o buscando sensaciones de forma activa.[14]

TMS consta de tres subtipos:

  1. Hiper-responsividad sensorial
  2. Hipo-responsividad sensorial
  3. Interés o búsqueda sensorial

Trastorno sensitivo-motor (TSM)[editar]

El trastorno sensitivo-motor muestra una respuesta motora desorganizada como resultado del procesamiento incorrecto de la información sensorial que afecta el control postural, lo que resulta en un trastorno postural o un trastorno del desarrollo de la coordinación.[9][15]

Los subtipos de TSM son:

  1. Dispraxia
  2. Trastorno postural

Trastorno de discriminación sensorial (TDM)[editar]

El trastorno de discriminación sensorial implica el procesamiento incorrecto de la información sensorial.[9]​ El procesamiento incorrecto de la información visual o auditiva, por ejemplo, puede verse en falta de atención, desorganización y bajo rendimiento escolar.

Los subtipos del TDM son:[16]

1. Visual

  • Los ojos se utilizan para distinguir colores, luz, forma y tamaño

2. Auditivo

  • Las orejas se utilizan para percibir los sonidos

3. Táctil

  • Los receptores de la piel se utilizan para discernir la forma, el tamaño, la textura y la temperatura

4. Gustativo

  • La lengua se usa para determinar la textura y el sabor

5. Olfativo

  • La nariz se usa para interpretar los olores

6. Vestibular

  • El oído interno se usa para determinar la posición del cuerpo en relación con la gravedad y el suelo

7. Propiocepción

  • Los receptores en los músculos y las articulaciones se utilizan para determinar dónde se encuentran las partes del cuerpo en el espacio

Cuadro clínico[17][18][editar]

Los síntomas pueden variar de acuerdo a el tipo de trastorno y el subtipo presente. TPS puede afectar uno o múltiples sentidos. Si bien muchas personas pueden presentar uno o dos síntomas, el trastorno del procesamiento sensorial debe tener un claro impacto funcional en la vida de la persona.

Señales de hiper-responsividad[19][editar]

Desagrado con ciertas texturas como las que se encuentran en telas, alimentos, productos de aseo u otros materiales que se encuentran en la vida diaria, a los que la mayoría de las personas no reaccionarían.

  • Evitar las multitudes y lugares ruidosos
  • Mareo por movimiento sin causa médica
  • Negarse a besar, acariciar o abrazar debido a la experiencia negativa provocada por la sensación táctil (que no debe confundirse con timidez o dificultad social)
  • Grave incomodidad, enfermedad o amenaza inducida por sonidos, luces, movimientos, olores, sabores o incluso sensaciones internas, como los latidos del corazón.
  • Selectividad con la comida
  • Trastornos del sueño (despertarse con sonidos leves, problemas para conciliar el sueño debido a la sobrecarga sensorial)
  • Dificultad para calmarse, sintiéndose constantemente bajo estrés

Señales de hipo-responsividad[editar]

  • Dificultad para despertarse
  • Lentitud y baja capacidad de respuesta
  • Falta de conciencia del dolor u otras personas
  • Sordera aparente incluso cuando la función auditiva ha sido probada
  • Dificultad con el entrenamiento para ir al baño, falta de conciencia de si está mojado o sucio

Búsqueda sensorial[20][editar]

  • Inquietud
  • Buscar o hacer ruidos fuertes e inquietantes
  • Escalar, saltar y estrellarse contra algo
  • Buscar sensaciones "extremas"
  • Chupar o morderse los dedos, ropa, lápices, etc.
  • Impulsividad
Mala postura con inclinación pélvica anterior

Problemas sensitivo-motores[editar]

  • Movimientos lentos y descoordinados
  • Mala escritura
  • Mala postura
  • Tardanza en gatear, pararse, caminar o correr
  • Verbosidad para evitar tareas motoras
  • Problemas de discriminación sensorial
  • Las cosas se caen constantemente
  • Dificultad para vestirse y comer
  • Se aplica una fuerza inapropiada al manipular objetos

Otras señales y síntomas[editar]

  • Pobre integración del equilibrio y reflejos de elevación
  • Bajos patrones del tono muscular en los sistemas de músculos extensores y flexores contra la gravedad
  • Tono central probre
  • Bajo control postural
  • Nistagmo deficiente
  • Presencia de reflejos no integrados como el reflejo tónico asimétrico del cuello
  • Seguimiento desigual del ojo
  • Astereognosis táctil deficiente
  • Praxis motora, ideacional o construccional inadecuada
  • Dificultades al planificar el movimiento utilizando información de retroalimentación
  • Dificultades al planificar el movimiento utilizando información retroactiva

Etiología[editar]

La causa exacta de TPS es desconocida.[21]​ Sin embargo, se sabe que el mesencéfalo y el tronco del encéfalo del sistema nervioso central son los primeros centros en la ruta de procesamiento para la integración multisensorial,[22]​ estas regiones cerebrales están involucradas en procesos que incluyen la coordinación, la atención, la excitación y la función autónoma. Después de que la información sensorial pasa a través de estos centros, se dirige a las regiones cerebrales responsables de las emociones, la memoria y las funciones cognitivas de nivel superior. El trastorno del procesamiento sensorial no solo afecta la interpretación y la reacción a los estímulos en las áreas del mesencéfalo, sino que también afecta a varias funciones superiores. El daño en cualquier parte del cerebro involucrada en el procesamiento multisensorial puede causar dificultades para procesar adecuadamente los estímulos de una manera funcional.

Investigación[editar]

La investigación actual en el procesamiento sensorial se centra en encontrar las causas genéticas y neurológicas del TPS. El EEG[23]​ y la medición del potencial relacionado con eventos (ERP) se usan tradicionalmente para explorar las causas detrás de los comportamientos observados en el TPS. Algunas de las causas subyacentes propuestas por la investigación actual son:

Monitoreo EEG
  • Las diferencias en la receptividad táctil y auditiva muestran influencias genéticas moderadas, con la sensibilidad táctil mostrando una mayor heredabilidad. El análisis genético bivariado sugirió diferentes factores genéticos para las diferencias individuales en la HRS auditiva y táctil.[24]
  • Las personas con déficits en el procesamiento sensorial tienen menos control sensorial electrofisiológico que la típica persona.[25][26]
  • Las personas con hiper-responsividad sensorial pueden tener una cantidad aumentada de el receptor D2 en el cuerpo estriado, relacionado con la aversión a los estímulos táctiles y la habituación reducida. En modelos animales, el estrés prenatal aumentó significativamente la evasión táctil.[27]
  • Los estudios que usan potenciales relacionados con eventos (ERP) en niños con el subtipo sensorial hiper-responsivo encontraron una integración neural atípica del aporte sensorial. Diferentes generadores neuronales podrían activarse en una etapa más temprana del procesamiento de la información sensorial en personas con HRS que en individuos con desarrollo típico. La asociación automática de entradas sensoriales causalmente relacionadas que ocurre en esta etapa sensorial-perceptual temprana puede no funcionar adecuadamente en niños con HRS. Una hipótesis plantea que la estimulación multisensorial puede activar un sistema de nivel superior en la corteza frontal que involucra la atención y procesamiento cognitivo, en lugar de la integración automática de estímulos multisensoriales observados en adultos con desarrollo típico en la corteza auditiva.[28]
  • Investigaciones recientes encontraron una microestructura anormal de sustancia blanca en niños con TPS, en comparación con niños típicos y aquellos con otros trastornos del desarrollo como el autismo y el TDAH.[29][30]

Diagnóstico[editar]

El trastorno del procesamiento sensorial se acepta desde 1994 en la Clasificación Diagnóstica de Salud Mental y Trastornos del Desarrollo de la Infancia y la Primera Infancia (DC: 0-3R) y no se reconoce como un trastorno mental en manuales médicos como el CIE-10[31]​ o el DSM-5.[32]

El diagnóstico se obtiene principalmente mediante el uso de pruebas estandarizadas, cuestionarios estandarizados, escalas de observación de expertos y observación de juego libre en un gimnasio de terapia ocupacional. La observación de las actividades funcionales también puede llevarse a cabo en la escuela y en el hogar. Algunas escalas que no se usan exclusivamente en las evaluaciones de TPS son usadas para medir la percepción visual, la función, la neurología y las habilidades motoras.[33]

Dependiendo del país, el diagnóstico lo realizan diferentes profesionales, como terapeutas ocupacionales, psicólogos, especialistas en aprendizaje, fisioterapeutas y / o terapeutas del habla y el lenguaje.[34]​ En algunos países, se recomienda una evaluación psicológica y neurológica completa si los síntomas son demasiado severos.

Pruebas estandarizadas[editar]

  • Test de Integración Sensorial y Praxis (SIPT)
  • Test de Intregración Sensorial DeGangi-Berk (TSI)
  • Test de la Función Sensorial en Infantes (TSFI)[35]

Cuestionarios estandarizados[editar]

  • Perfil Sensorial (PS)[36]
  • Perfil Sensorial para Niños de 3 a 5 años [35]
  • Perfil Sensorial Adolescente / Adulto
  • Perfil Sensorial para Padres y Tutores (SPSC)
  • Indicadores de riesgo del Perfil de Conductas de Desarrollo (INDIPCD-R)[37]
  • Medida de Procesamiento Sensorial (SPM)[38]
  • Medida de Procesamiento Sensorial Preescolar (SPM-P)[39]

Otras pruebas[editar]

  • Test de Observaciones Clínicas de Habilidades Motoras y Posturales (COMPS)[40]
  • Método de Evaluación de la Percepción Visual, segunda edición (DTVP-2)[41]
  • Prueba Beery-Buktenica del Desarrollo de la Integración Visomotriz, sexta edición (BEERY VMI)
  • Escala de Función y Participación de Miller
  • Test de Competencias motoras Bruininks Oseretsky, segunda edición (BOT-2)[42]
  • Evaluación Conductual de la Función Ejecutiva, segunda edición (BRIEF-2)[43][44]

Tratamiento[editar]

Se han desarrollado varias terapias para tratar el TPS, pero una revisión reciente de la investigación sobre la Terapia de Integración Sensorial (TIS) concluyó que el TIS es "ineficaz y sus fundamentos teóricos y prácticas de evaluación no están validados". Además, los autores advirtieron que las técnicas TIS existen "fuera de los límites de la práctica basada en la evidencia establecida" y que el TIS es "un posible uso indebido de recursos limitados".[45]

Terapia de integración sensorial[18][editar]

Clínica de Terapia Ocupacional (TO) con un énfasis en Integración Sensorial (IS).

La forma principal de terapia de integración sensorial es un tipo de terapia ocupacional que coloca a un niño en una habitación específicamente diseñada para estimular y desafiar todos los sentidos.

  • Durante la sesión, el terapeuta trabaja estrechamente con el niño para proporcionar un nivel de estimulación sensorial con el que pueda lidiar, y para estimular el movimiento dentro de la habitación. La terapia de integración sensorial está impulsada por cuatro principios:
  • Desafío correcto (el niño debe ser capaz de cumplir con éxito los desafíos que se presentan a través de actividades lúdicas)
  • Respuesta adaptativa (el niño adapta su comportamiento a estrategias nuevas y útiles en respuesta a los desafíos presentados)
  • Participación activa (el niño querrá participar porque las actividades son divertidas)
  • Dirigido a niños (las preferencias del niño se usan para iniciar experiencias terapéuticas dentro de la sesión)

Terapia de procesamiento sensorial[editar]

Esta terapia conserva todos los cuatro principios mencionados anteriormente y agrega:[46]

  • Intensidad (la persona asiste a terapia diariamente por un período prolongado de tiempo)
  • Enfoque en el desarrollo (el terapeuta se adapta a la edad de desarrollo de la persona, en vez de su edad real)
  • Evaluación sistemática de prueba-repetición (todos los clientes son evaluados antes y después)
  • Impulsado por el proceso frente a la actividad (el terapeuta se centra en la conexión emocional "correcta" y el proceso que refuerza la relación)
  • Educación para padres (sesiones de educación para padres están programadas en el proceso de terapia)
  • "joie de vivre" (la felicidad de la vida es el objetivo principal de la terapia, obtenida a través de la participación social, la autorregulación y la autoestima)
  • Combinación de mejores prácticas de intervención (a menudo va acompañada de terapia integrada del sistema de escucha, tiempo en el piso y medios electrónicos como Xbox Kinect, Nintendo Wii, entrenamiento con máquinas Makoto II y otros)

Otros métodos[editar]

El sistema vestibular se estimula a través de equipos colgantes como columpios de neumáticos

Algunos de estos tratamientos (por ejemplo, manejo sensori-motor) tienen un fundamento cuestionable y sin evidencia empírica. Otros tratamientos (por ejemplo, lentes con prismas, ejercicio físico y entrenamiento en integración auditiva) han tenido estudios con pequeños resultados positivos, pero se pueden hacer pocas conclusiones al respecto debido a los problemas metodológicos con los estudios.[47]​ Aunque se han descrito tratamientos replicables y se conocen medidas de resultado válidas, existen vacíos en el conocimiento relacionado con la disfunción de la integración sensorial y terapias.[48]​ El apoyo empírico es limitado, por lo tanto, se necesita una evaluación sistemática si se utilizan estas intervenciones.[49]

Los niños con hipo-reactividad pueden estar expuestos a sensaciones fuertes como acariciarse con un cepillo, vibraciones o frotarse. El juego puede incluir una variedad de materiales para estimular los sentidos, como la plastilina o la pintura con los dedos.

Los niños con hiperreactividad pueden ser expuestos a actividades pacíficas, como música tranquila y balanceo suave en una habitación con poca luz. Las golosinas y las recompensas se pueden usar para alentar a los niños a tolerar actividades que normalmente evitarían.

Mientras los terapeutas ocupacionales usan un marco de referencia de integración sensorial para aumentar la capacidad del niño para procesar adecuadamente la información sensorial, otros TO pueden enfocarse en adaptaciones ambientales que los padres y el personal escolar pueden usar para mejorar la función del niño en el hogar, la escuela y la comunidad.[50][51]​ Estos pueden incluir la selección de ropa suave y sin etiquetas, evitar la iluminación fluorescente y proporcionar tapones para los oídos para uso "de emergencia" (como en los simulacros de incendio).

Adultos[editar]

Existe creciente evidencia que apunta y apoya la noción de que los adultos también muestran signos de dificultades en el procesamiento sensorial. En el Reino Unido, la investigación temprana y mejores resultados clínicos para los clientes evaluados con dificultades de procesamiento sensorial indican que la terapia puede ser un tratamiento apropiado.[52]​ Los clientes adultos muestran una variedad de presentaciones que incluyen autismo y síndrome de Asperger, así como trastornos del desarrollo de la coordinación y algunas dificultades de salud mental.[53]​ Terapeutas sugieren que estas presentaciones pueden surgir de las dificultades que encuentran los adultos con dificultades de procesamiento sensorial para tratar de superar los desafíos y las exigencias de participar en la vida cotidiana.[54]​ Es importante tratar a los adultos no solo para enfocarse en la regulación sensorial, sino también para ayudarlos a desarrollar y mantener apoyos sociales.[55]​ Los adultos que tienen una hiper-responsividad sensorial tienen niveles muy altos de ansiedad y depresión correlacionados, en comparación con los adultos que no tienen una hiper-responsividad. sensorial. Esto se correlaciona con la ausencia percibida de apoyos sociales.[55]​ El trastorno del procesamiento sensorial también se puede relacionar con la calidad del sueño en los adultos. Esta correlación se puede observar especialmente en adultos que tienen umbrales neurológicos bajos (sensibilidad sensorial y evitación sensorial). Estas personas son más sensibles a los estímulos táctiles, auditivos y visuales que a menudo afectan su calidad de sueño.[56]

Epidemiología[editar]

Se estima que hasta el 16.5% de los niños en edad escolar presentan comportamientos de HRS elevados en las modalidades táctiles o auditivas.[57]​ Sin embargo, esta cifra podría representar una subestimación de la prevalencia de hiper-responsividad sensorial, ya que este estudio no incluyó a los niños con trastornos del desarrollo o aquellos que nacieron prematuros, que son más propensos a presentarla.

Esta cifra es, sin embargo, más grande de lo que mostraron estudios previos con muestras más pequeñas: una estimación del 5-13% de los niños en edad escolar primaria.[58]​ La incidencia para los subtipos restantes es actualmente desconocida.

Relación con otros trastornos[editar]

Debido a que las condiciones comórbidas son comunes con problemas de integración sensorial, una persona también puede tener otras afecciones Las personas que reciben el diagnóstico de trastorno del procesamiento sensorial también pueden presentar signos de problemas de ansiedad, TDAH,[59]​ intolerancias alimentarias, trastornos del comportamiento y otros trastornos.

Trastornos del espectro autista y dificultades en el procesamiento sensorial[editar]

El trastorno del procesamiento sensorial es una comorbilidad común con los trastornos del espectro autista[60][61][62][63][64][65][66]​ y ahora se incluye como parte de la sintomatología en el DSM-5.

Se señala que la sincronía anormalmente alta entre las cortezas sensoriales involucradas en la percepción y las regiones subcorticales que transmiten información desde los órganos sensoriales a la corteza tiene un papel central en la hipersensibilidad y otros síntomas sensoriales que definen el trastorno del espectro autista.[67]​ La modulación sensorial ha sido el subtipo principalmente estudiado. Las diferencias son mayores para la hipo-resposividad (por ejemplo, chocarse contra las cosas) que para la hiper-responsividad (por ejemplo, angustia por ruidos fuertes) o para la búsqueda sensorial (por ejemplo, movimientos rítmicos).[68]​ Las respuestas pueden ser más comunes en los niños: un par de estudios encontraron que los niños autistas tenían una percepción táctil deteriorada, mientras que los adultos autistas no.[69]

El Cuestionario de Experiencias Sensoriales ha sido desarrollado para ayudar a identificar los patrones de procesamiento sensorial de niños que pueden tener autismo.[70][71]

TDAH[editar]

Se especula que TPS pueda ser un diagnóstico erróneo para personas con problemas de atención.[59]​ Por ejemplo, un estudiante que no repite lo que se ha dicho en clase (debido al aburrimiento o la distracción) puede ser referido para una evaluación de la disfunción de integración sensorial. El estudiante puede ser entonce evaluado por un terapeuta ocupacional para determinar por qué tienen dificultades para concentrarse y asistir, y tal vez también sea evaluado por un audiólogo o un patólogo del habla y el lenguaje para problemas de procesamiento auditivo o problemas de procesamiento del lenguaje.[59]​ De manera similar, un niño puede ser diagnósticado erróneamente con "trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)" porque se ha observado impulsividad, cuando en realidad esta impulsividad se limita a la búsqueda o evitación sensorial.[72][73]​ Un niño puede saltar de su asiento en clase regularmente a pesar de múltiples advertencias y amenazas debido a que su pobre propiocepción (conciencia corporal) hace que se caiga de su asiento, y su ansiedad sobre este problema potencial hace que evite sentarse cuando sea posible. Si el mismo niño puede permanecer sentado después de que le den un cojín inflable lleno de baches para sentarse (lo que le da más información sensorial), o si puede permanecer sentado en su casa o en un aula particular, pero no en su aula principal, es una señal de que se necesita más evaluación para determinar la causa de su impulsividad.

Otras comorbilidades[editar]

Diversas condiciones pueden involucrar el TPS, como el trastorno obsesivo-compulsivo,[74]esquizofrenia,[75][76][77]deficiencia de succínico semialdehído deshidrogenasa,[78]enuresis nocturna primaria,[79]exposición prenatal al alcohol, dificultades en el aprendizaje[27]​ y personas con lesión cerebral traumática[80]​ o que han tenido implantes cocleares,[81]​ y pueden tener afecciones genéticas tales como el síndrome del X frágil.

Controversias[editar]

Existen dudas con respecto a la validez del diagnóstico.[82]​ El TPS no está incluido en el DSM-5 ni en el CIE-10, las fuentes de diagnóstico más utilizadas en el cuidado de la salud. La Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) declara que no existe un marco universalmente aceptado para el diagnóstico y recomienda precaución contra el uso de terapias de tipo "sensorial" a menos que sea parte de un plan de tratamiento integral.[83]​ De hecho, en una declaración de 2012, la AAP declara que "dado que no existe un marco universalmente aceptado para el diagnóstico, generalmente no se debe diagnosticar el trastorno del procesamiento sensorial".[83]​ Cuando un terapeuta ocupacional recomienda la terapia de integración sensorial, la AAP indica que el terapeuta es consciente de que "los padres deben ser informados de que la cantidad de investigación sobre la efectividad de la terapia de integración sensorial es limitada e inconclusa".[83]​ Como tal, la mayoría de los seguros de salud consideran que la terapia de integración sensorial es "de investigación" y no la cubrirá.[84]​ En los Estados Unidos y el Reino Unido, no es probable que el trastorno sensorial califique a una persona para recibir beneficios por discapacidad, por lo que los partidarios del trastorno del procesamiento sensorial recomiendan que se diagnostique a un niño por un trastorno relacionado que los calificará para un seguro por discapacidad.[85]​ Una revisión reciente de la investigación sobre la Terapia de Integración Sensorial (TIS) concluyó que el TIS es "ineficaz y que sus fundamentos teóricos y prácticas de evaluación no están validados". Además, los autores advirtieron que las técnicas TIS existen "fuera de los límites de la práctica establecida basada en la evidencia" y que el TIS es "un posible uso indebido de recursos limitados".[45]

Manuales[editar]

TPS está en el Manual de diagnóstico para Infancia y Primera Infancia de Stanley Greenspan, como parte de Trastornos de Regulación del Procesamiento Sensorial en la Clasificación Diagnóstica de Cero a Tres,[86]​ pero no está reconocido en los manuales CIE-10 ni en el DSM-5 recientemente actualizado.[87]​ Sin embargo, la reactividad inusual a la información sensorial o el interés inusual en los aspectos sensoriales se incluye como un criterio posible pero no necesario para el diagnóstico del autismo.[88]

Diagnóstico erróneo[editar]

Algunos afirman que el trastorno del procesamiento sensorial es un diagnóstico distinto, mientras que otros argumentan que las diferencias en la capacidad de respuesta sensorial son características de otros diagnósticos y no es un diagnóstico independiente.[82]​ El neurocientífico David Eagleman ha propuesto que el TPS puede ser una forma de sinestesia, una condición perceptual en la que los sentidos se mezclan.[89]​ Específicamente, Eagleman sugiere que en lugar de una entrada sensorial "que se conecte al área de color [de una persona] [en el cerebro], se está conectando a un área que involucra dolor, aversión o náuseas".[90][91][92]

Los investigadores han descrito un trastorno de sobreestimulación sensorial hereditario tratable que cumple con los criterios de diagnóstico para el trastorno por déficit de atención y la disfunción de integración sensorial.[93]

Distinguiendo el TPS del autismo[editar]

Estudios recientes han ayudado a diferenciar fisiológicamente a niños en desarrollo típico de niños con TPS y de niños con autismo. Aproximadamente el 1% de la población infantil de los Estados Unidos ha sido diagnosticado con autismo, mientras que aproximadamente el 5-16% de los niños tienen dificultades para procesar la información sensorial. En un estudio reciente realizado por Owen et al., se usó la imagen del tensor de difusión (DTI) para examinar los tractos de sustancia blanca en un grupo de niños con trastorno del procesamiento sensorial en comparación con un grupo de niños con desarrollo típico. Los resultados del estudio mostraron una menor microestructura de la sustancia blanca, particularmente en el cerebro posterior, en los niños con TPS en comparación con los niños con un desarrollo típico. Este hallazgo ilustra una variación fisiológica en un área del cerebro que involucra el procesamiento sensorial y la integración, lo que puede ayudar a explicar algunos de los desafíos que afrontan los niños con TPS. Este estudio en particular sugirió que se puede usar DTI en el diagnóstico y la diferenciación de TPS y autismo.[94]

En un estudio de seguimiento relacionado con la diferenciación del TPS del autismo, Chang et al. examinó las diferencias del tracto de materia blanca en un grupo de niños con TPS en comparación con un grupo de niños con autismo, y también en relación con un grupo de niños en desarrollo típico. Los resultados de este estudio mostraron una conectividad de materia blanca significativamente menor entre los lóbulos parietal y occipital en los niños con TPS y TEA en comparación con los niños con desarrollo típico. Como se indicó anteriormente, estas conexiones juegan un papel importante en la percepción e integración sensorial. Sin embargo, el estudio solo encontró conectividad reducida en el lóbulo temporal del grupo de niños con TEA. Esta área del cerebro contribuye al procesamiento social y emocional. Estos hallazgos revelan una asociación significativa entre el circuito de materia blanca y el progreso cognitivo, particularmente en las áreas de integración auditiva, habilidades sociales, memoria y atención. Estos hallazgos pueden ayudar a guiar el tratamiento y proporcionar intervenciones más personalizadas para niños con SPD, ASD y otros diagnósticos. Sin embargo, es necesario realizar más investigaciones con grupos más grandes y prestar más atención a otros cambios en los circuitos neuronales.[95]

Investigación[editar]

Una revisión reciente de la investigación sobre Terapia de Integración Sensorial (TIS) concluyó que el TIS es "ineficaz y que sus fundamentos teóricos y prácticas de evaluación no están validados". Además, los autores advirtieron que las técnicas TIS existen "fuera de los límites de la práctica establecida basada en la evidencia" y que el TIS es "un posible uso indebido de recursos limitados".[45]

Historia[editar]

Los trastornos del procesamiento sensorial se describieron por primera vez en profundidad por la terapeuta ocupacional Anna Jean Ayres (1920-1989). Según los escritos de Ayres, una persona con TPS tendría una capacidad reducida para organizar la información sensorial a medida que entra por los sentidos.[96]

Modelo original[editar]

El marco teórico de Ayres para lo que ella llamó Integración sensorial se desarrolló después de seis estudios analíticos factoriales de poblaciones de niños con discapacidades de aprendizaje, discapacidades motrices perceptivas y niños en desarrollo normales.[97]​ Ayres creó la siguiente nosología basada en los patrones que aparecieron en su análisis factorial:

  • Dispraxia: mala planificación motora (más relacionada con el sistema vestibular y la propiocepción)
  • Mala integración bilateral: uso inadecuado de ambos lados del cuerpo simultáneamente
  • Defensividad táctil: reacción negativa a los estímulos táctiles
  • Déficits perceptuales visuales: mala percepción de la forma y el espacio y funciones motoras visuales
  • Somatodispraxia: mala planificación motora (relacionada con información deficiente proveniente de los sistemas táctil y propioceptivo)
  • Problemas de lenguaje auditivo

Se pensaba que los déficits del lenguaje visual perceptivo y auditivo tenían un fuerte componente cognitivo y una relación débil con los déficits de procesamiento sensorial subyacentes, por lo que no se consideran déficits centrales en muchos modelos de procesamiento sensorial.

En 1998, Mulligan realizó un estudio con 10,000 conjuntos de datos, cada uno representando un niño individual. Ella realizó análisis factoriales confirmatorios y exploratorios, y encontró patrones similares de déficit con sus datos tal como lo hizo Ayres.[98]

Modelo por cuandrantes[editar]

La nosología de Dunn utiliza dos criterios:[99]​ tipo de respuesta (pasiva vs activa) y umbral sensorial a los estímulos (bajo o alto) creando 4 subtipos o cuadrantes:[100]

  • Umbrales neurológicos altos
  1. Registro bajo: umbral alto con respuesta pasiva. Las personas que no perciben las sensaciones y, por lo tanto, participan en un comportamiento pasivo.[56]
  2. Búsqueda de sensaciones: umbral alto y respuesta activa. Aquellos que buscan activamente un rico ambiente sensorial.[56]
  • Umbral neurológico bajo
  1. Sensibilidad a los estímulos: bajo umbral con respuesta pasiva. Individuos que se distraen e incomodan cuando están expuestos a la sensación pero que no limitan activamente ni evitan la exposición a la sensación.[56]
  2. Evitación de sensaciones: umbral bajo y respuesta activa. Las personas limitan activamente su exposición a las sensaciones y, por lo tanto, son auto reguladores elevados.[56]

Modelo de procesamiento sensorial[editar]

En la nosología de Miller, la "disfunción de integración sensorial" pasó a denominarse "trastorno del procesamiento sensorial" para facilitar el trabajo de investigación coordinado con otros campos como la neurología ya que "el uso del término integración sensorial a menudo se aplica a un proceso neurofisiológico celular en lugar de una respuesta conductual a información sensorial como fue connotado por Ayres."[9]​ La nosología actual de los trastornos del procesamiento sensorial fue desarrollada por Miller, basada en principios subyacentes neurológicos.

Otros modelos[editar]

Una amplia variedad de enfoques han incorporado la sensación para influir en el aprendizaje y el comportamiento.[98]

  • El Programa de Alerta para la Autorregulación es un enfoque complementario que fomenta la conciencia cognitiva de la atención a menudo con el uso de estrategias sensoriales para apoyar el aprendizaje y el comportamiento.
  • Otros enfoques utilizan principalmente experiencias sensoriales pasivas o estimulación sensorial basadas en protocolos específicos, como el Enfoque de Wilbarger y el Protocolo Vestibular-Oculomotor.

Abogacía[editar]

La American Occupational Therapy Association (AOTA) apoya el uso de una variedad de métodos de integración sensorial para aquellos con trastornos del procesamiento sensorial. La organización ha apoyado la necesidad de realizar más investigaciones para aumentar la cobertura de seguros para terapias relacionadas. También han hecho esfuerzos para educar al público sobre la terapia de integración sensorial. Las guías de práctica de AOTA actualmente respaldan el uso de la terapia de integración sensorial, y la educación y colaboración interprofesional para optimizar el tratamiento para las personas con trastornos del procesamiento sensorial. La AOTA proporciona varios recursos relacionados con la terapia de integración sensorial, algunos de los cuales incluyen una hoja de datos, nuevas investigaciones y oportunidades de educación continua.[101]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Cosbey, Joanna; Johnston, Susan S.; Dunn, Louise (2010). «Sensory processing disorders and social participation». American Journal of Occupational Therapy (en inglés) (American Occupational Therapy Association) 64 (1): 462-73. PMID 20608277. doi:10.5014/ajot.2010.09076. 
  2. «Sensory Processing Disorder Explained» (en inglés). SPD Foundation. Archivado desde el original el 17 de mayo de 2010. 
  3. Ayres, Anna Jean (1972). Sensory integration and learning disorders (en inglés). Los Angeles: Western Psychological Services. ISBN 0-87424-303-3. OCLC 590960. 
  4. Ayres, Anna Jean (1972). «Types of sensory integrative dysfunction among disabled learners». American Journal of Occupational Therapy (en inglés) 26 (1): 13-8. PMID 5008164. 
  5. Bunim, Juliana (30 de julio de 2014). «Kids with Autism, Sensory Processing Disorders Show Brain Wiring Differences» (en inglés). San Francisco: University of California San Francisco. UCSF News Center. Consultado el 23 de junio de 2018. 
  6. Walban, Katherine M. (2014). «The Relevance of Sensory Processing Disorder to Social Work Practice». Child and Adolescent Social Work Journal (en inglés) (Springer US) 31 (1): 61-70. doi:10.1007/s10560-013-0308-2. 
  7. Palmer, Brian (27 de febrero de 2014). «Get Ready for the Next Big Medical Fight». Slate (en inglés). ISSN 1091-2339. Consultado el 23 de junio de 2018. 
  8. «AAP Recommends Careful Approach to Using Sensory-Based Therapies». American Academy of Pediatrics. 28 de mayo de 2012. Consultado el 23 de junio de 2018. 
  9. a b c d e Miller, Lucy Jane; Anzalone, Marie E.; Lane, Shelly J.; Cermak, Sharon A.; Osten, Elizabeth A. (2007). «Concept Evolution in Sensory Integration: A Proposed Nosology for Diagnosis». American Journal of Occupational Therapy (en inglés) (American Occupational Therapy Association) 61 (2): 135-40. PMID 17436834. doi:10.5014/ajot.61.2.135. 
  10. Miller, Lucy J.; Nielsen, Darci M.; Schoen, Sarah A.; Brett-Green, Barbara A. (30 de septiembre de 2009). «Perspectives on Sensory Processing Disorder: A Call for Translational Research». En Foxe, John J. Frontiers in Integrative Neuroscience (en inglés) 3. PMC 2759332. PMID 19826493. doi:10.3389/neuro.07.022.2009. Consultado el 23 de junio de 2018. 
  11. Zimmer, Michelle; Desch, Larry (2012). «Sensory Integration Therapies for Children With Developmental and Behavioral Disorders». Pediatrics (en inglés) (American Academy of Pediatrics) 129 (6): 1186–9. ISSN 0031-4005. PMID 22641765. doi:10.1542/peds.2012-0876. 
  12. Schaaf, Roseann C.; Benevides, Teal W.; Blanche, Erna; Brett-Green, Barbara A.; Burke, Janice; Cohn, Ellen; Koomar, Jane; Lane, Shelly J. et al. (2010). «Parasympathetic functions in children with sensory processing disorder». Frontiers in Integrative Neuroscience (en inglés) 4. ISSN 1662-5145. PMC 2839854. PMID 20300470. doi:10.3389/fnint.2010.00004. Consultado el 24 de junio de 2018. 
  13. 1954-, Smith Roley, Susanne,; I., Blanche, Erna; 1958-, Schaaf, Roseann C. (Roseann Cianciulli), (2001). Understanding the nature of sensory integration with diverse populations. Therapy Skill Builders. ISBN 0761615156. OCLC 46678625. 
  14. 1954-, Smith Roley, Susanne,; I., Blanche, Erna; 1958-, Schaaf, Roseann C. (Roseann Cianciulli), (2001). Understanding the nature of sensory integration with diverse populations. Therapy Skill Builders. ISBN 0761615156. OCLC 46678625. 
  15. Bair, Woei-Nan; Kiemel, Tim; Jeka, John J.; Clark, Jane E. (18 de julio de 2012). «Development of Multisensory Reweighting Is Impaired for Quiet Stance Control in Children with Developmental Coordination Disorder (DCD)». PLOS ONE (en inglés) 7 (7): e40932. ISSN 1932-6203. PMC 3399799. PMID 22815872. doi:10.1371/journal.pone.0040932. Consultado el 24 de junio de 2018. 
  16. Lonkar, Heather. «An Overview of Sensory Processing Disorder». ScholarWorks at WMU (en inglés). 
  17. Stock., Kranowitz, Carol. The out-of-sync child : recognizing and coping with sensory processing disorder (Revised and updated edition edición). ISBN 0399531653. OCLC 61146175. 
  18. a b C., Bundy, Anita; A., Murray, Elizabeth; 1946-, Fisher, Anne G., (2002). Sensory integration : theory and practice (2nd ed edición). F.A. Davis. ISBN 0803605455. OCLC 49421642. 
  19. Hulle, Carol Van; Lemery-Chalfant, Kathryn; Goldsmith, H. Hill (24 de junio de 2015). «Trajectories of Sensory Over-Responsivity from Early to Middle Childhood: Birth and Temperament Risk Factors». PLOS ONE (en inglés) 10 (6): e0129968. ISSN 1932-6203. PMC 4481270. PMID 26107259. doi:10.1371/journal.pone.0129968. Consultado el 24 de junio de 2018. 
  20. Peters, Sarika U.; Horowitz, Lucia; Barbieri-Welge, Rene; Taylor, Julie Lounds; Hundley, Rachel J. (10 de agosto de 2011). «Longitudinal follow-up of autism spectrum features and sensory behaviors in Angelman syndrome by deletion class». Journal of Child Psychology and Psychiatry (en inglés) 53 (2): 152-159. ISSN 0021-9630. doi:10.1111/j.1469-7610.2011.02455.x. Consultado el 24 de junio de 2018. 
  21. «Sensory Processing Disorder: Causes, Symptoms, and Treatment». WebMD (en inglés estadounidense). Consultado el 24 de junio de 2018. 
  22. Stein, Barry E.; Stanford, Terrence R.; Rowland, Benjamin A. (2009-12). «The neural basis of multisensory integration in the midbrain: Its organization and maturation». Hearing Research 258 (1-2): 4-15. ISSN 0378-5955. PMC 2787841. PMID 19345256. doi:10.1016/j.heares.2009.03.012. Consultado el 24 de junio de 2018. 
  23. Davies, Patricia L.; Gavin, William J. (1 de marzo de 2007). «Validating the Diagnosis of Sensory Processing Disorders Using EEG Technology». American Journal of Occupational Therapy (en inglés) 61 (2): 176-189. ISSN 0272-9490. doi:10.5014/ajot.61.2.176. Consultado el 24 de junio de 2018. 
  24. Goldsmith, H. H.; Van Hulle, C. A.; Arneson, C. L.; Schreiber, J. E.; Gernsbacher, M. A. (29 de abril de 2006). «A Population-Based Twin Study of Parentally Reported Tactile and Auditory Defensiveness in Young Children». Journal of Abnormal Child Psychology (en inglés) 34 (3): 378-392. ISSN 0091-0627. PMC 4301432. PMID 16649001. doi:10.1007/s10802-006-9024-0. Consultado el 24 de junio de 2018. 
  25. Davies, Patricia L.; Chang, Wen-Pin; Gavin, William J. (2009-05). «Maturation of sensory gating performance in children with and without sensory processing disorders». International Journal of Psychophysiology 72 (2): 187-197. ISSN 0167-8760. PMC 2695879. PMID 19146890. doi:10.1016/j.ijpsycho.2008.12.007. Consultado el 24 de junio de 2018. 
  26. Kisley, Michael A.; Noecker, Tara L.; Guinther, Paul M. (2004-07). «Comparison of sensory gating to mismatch negativity and self-reported perceptual phenomena in healthy adults». Psychophysiology (en inglés) 41 (4): 604-612. ISSN 0048-5772. doi:10.1111/j.1469-8986.2004.00191.x. Consultado el 24 de junio de 2018. 
  27. a b Schneider, Mary L.; Moore, Colleen F.; Gajewski, Lisa L.; Larson, Julie A.; Roberts, Andrew D.; Converse, Alexander K.; DeJesus, Onofre T. (2008-01). «Sensory Processing Disorder in a Primate Model: Evidence From a Longitudinal Study of Prenatal Alcohol and Prenatal Stress Effects». Child Development (en inglés) 79 (1): 100-113. ISSN 0009-3920. PMC 4226060. PMID 18269511. doi:10.1111/j.1467-8624.2007.01113.x. Consultado el 24 de junio de 2018. 
  28. Brett-Green, Barbara A.; Miller, Lucy J.; Schoen, Sarah A.; Nielsen, Darci M. (2010-03). «An exploratory event-related potential study of multisensory integration in sensory over-responsive children». Brain Research 1321: 67-77. ISSN 0006-8993. doi:10.1016/j.brainres.2010.01.043. Consultado el 24 de junio de 2018. 
  29. Owen, Julia P.; Marco, Elysa J.; Desai, Shivani; Fourie, Emily; Harris, Julia; Hill, Susanna S.; Arnett, Anne B.; Mukherjee, Pratik (2013). «Abnormal white matter microstructure in children with sensory processing disorders». NeuroImage: Clinical 2: 844-853. ISSN 2213-1582. PMC PMC3778265 |pmc= incorrecto (ayuda). PMID 24179836. doi:10.1016/j.nicl.2013.06.009. Consultado el 24 de junio de 2018. 
  30. Chang, Yi-Shin; Owen, Julia P.; Desai, Shivani S.; Hill, Susanna S.; Arnett, Anne B.; Harris, Julia; Marco, Elysa J.; Mukherjee, Pratik (30 de julio de 2014). «Autism and Sensory Processing Disorders: Shared White Matter Disruption in Sensory Pathways but Divergent Connectivity in Social-Emotional Pathways». PLOS ONE (en inglés) 9 (7): e103038. ISSN 1932-6203. PMC 4116166. PMID 25075609. doi:10.1371/journal.pone.0103038. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  31. «ICD-10 Version:2016». apps.who.int (en inglés). Consultado el 25 de junio de 2018. 
  32. Miller, Lucy J. (3 de diciembre de 2012). «Final Decision for DSM-V». SPD Foundation (actual STAR Institute for Sensory Processing Disorder) (en inglés). Archivado desde el original el 4 de octubre de 2013. 
  33. S., Willard, Helen; S., Spackman, Clare; L., Hopkins, Helen; D., Smith, Helen (1993). Willard and Spackman's occupational therapy. (8th ed. edición). Lippincott. ISBN 039754877X. OCLC 26587572. 
  34. «Course Information and Booking». Sensory Integration Network. Archivado desde el original el 10 de junio de 2010. 
  35. EELES, ABBEY L; SPITTLE, ALICIA J; ANDERSON, PETER J; BROWN, NISHA; LEE, KATHERINE J; BOYD, ROSLYN N; DOYLE, LEX W (15 de noviembre de 2012). «Assessments of sensory processing in infants: a systematic review». Developmental Medicine & Child Neurology (en inglés) 55 (4): 314-326. ISSN 0012-1622. doi:10.1111/j.1469-8749.2012.04434.x. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  36. Ermer, Julie; Dunn, Winnie (1 de abril de 1998). «The Sensory Profile: A Discriminant Analysis of Children With and Without Disabilities». American Journal of Occupational Therapy (en inglés) 52 (4): 283-290. ISSN 0272-9490. doi:10.5014/ajot.52.4.283. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  37. Bolaños, Cristina; Gomez, M. Marlene; Ramos, Gregorio; Rios del Rio, Janina (7 de diciembre de 2015). «Developmental Risk Signals as a Screening Tool for Early Identification of Sensory Processing Disorders». Occupational Therapy International (en inglés) 23 (2): 154-164. ISSN 0966-7903. doi:10.1002/oti.1420. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  38. Miller-Kuhaneck, Heather; Henry, Diana A.; Glennon, Tara J.; Mu, Keli (1 de marzo de 2007). «Development of the Sensory Processing Measure–School: Initial Studies of Reliability and Validity». American Journal of Occupational Therapy (en inglés) 61 (2): 170-175. ISSN 0272-9490. doi:10.5014/ajot.61.2.170. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  39. Miller-Kuhaneck, Heather; Henry, Diana A.; Glennon, Tara J.; Mu, Keli (1 de marzo de 2007). «Development of the Sensory Processing Measure–School: Initial Studies of Reliability and Validity». American Journal of Occupational Therapy (en inglés) 61 (2): 170-175. ISSN 0272-9490. doi:10.5014/ajot.61.2.170. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  40. Wilson, Brenda; Pollock, Nancy; Kaplan, Bonnie J.; Law, Mary; Faris, Peter (1 de septiembre de 1992). «Reliability and Construct Validity of the Clinical Observations of Motor and Postural Skills». American Journal of Occupational Therapy (en inglés) 46 (9): 775-783. ISSN 0272-9490. doi:10.5014/ajot.46.9.775. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  41. Deitz, Jean C.; Kartin, Deborah; Kopp, Kay (2007). «Review of the Bruininks-Oseretsky Test of Motor Proficiency, Second Edition (BOT-2)». Physical & Occupational Therapy in Pediatrics 27 (4): 87-102. ISSN 0194-2638. PMID 18032151. doi:10.1080/J006v27n04_06. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  42. Deitz, Jean C.; Kartin, Deborah; Kopp, Kay (2007). «Review of the Bruininks-Oseretsky Test of Motor Proficiency, Second Edition (BOT-2)». Physical & Occupational Therapy in Pediatrics 27 (4): 87-102. ISSN 0194-2638. PMID 18032151. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  43. Baron, Ida Sue (09 2000). «Behavior rating inventory of executive function». Child Neuropsychology: A Journal on Normal and Abnormal Development in Childhood and Adolescence 6 (3): 235-238. ISSN 0929-7049. PMID 11419452. doi:10.1076/chin.6.3.235.3152. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  44. Gioia, Gerard A.; Isquith, Peter K.; Retzlaff, Paul D.; Espy, Kimberly A. (2002-12). «Confirmatory factor analysis of the Behavior Rating Inventory of Executive Function (BRIEF) in a clinical sample». Child Neuropsychology: A Journal on Normal and Abnormal Development in Childhood and Adolescence 8 (4): 249-257. ISSN 0929-7049. PMID 12759822. doi:10.1076/chin.8.4.249.13513. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  45. a b c Smith, Tristram; Mruzek, Daniel W.; Mozingo, Dennis (1948). «15». En Richard M. Foxx, James A. Mulick. Controversial therapies for autism and intellectual disabilities : fad, fashion, and science in professional practice (en inglés) (Segunda edición). p. 247-269. ISBN 9781317623823. OCLC 931999200. Consultado el 24 de junio de 2018. 
  46. MIller, Collins, Lucy J., Britt (2013). «The "So What?" of Sensory Integration Therapy». SPD Foundation (actual STAR Institute for Sensory Processing Disorder) (en inglés). Archivado desde el original el 4 de marzo de 2016. 
  47. Baranek, Grace T. (2002). «Efficacy of Sensory and Motor Interventions for Children with Autism». Journal of Autism and Developmental Disorders (en inglés) 32 (5): 397-422. ISSN 0162-3257. doi:10.1023/a:1020541906063. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  48. Schaaf, Roseann C.; Miller, Lucy Jane (2005). «Occupational therapy using a sensory integrative approach for children with developmental disabilities». Mental Retardation and Developmental Disabilities Research Reviews (en inglés) 11 (2): 143-148. ISSN 1080-4013. doi:10.1002/mrdd.20067. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  49. Hodgetts, Sandra; Hodgetts, William (2007-12). «Somatosensory Stimulation Interventions for Children with Autism: Literature Review and Clinical Considerations». Canadian Journal of Occupational Therapy (en inglés) 74 (5): 393-400. ISSN 0008-4174. doi:10.2182/cjot.07.013. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  50. Biel, Lindsey; Peske, Nancy K. (2005). Raising a sensory smart child: the definitive handbook for helping your child with sensory integration issues (en inglés). Penguin Books. ISBN 014303488X. OCLC 56420392. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  51. Biel, Lindsey; Peske, Nancy K. (2005). «Sensory Checklist». Raising a sensory smart child : the definitive handbook for helping your child with sensory integration issues (en inglés). Penguin Books. ISBN 014303488X. OCLC 56420392. 
  52. Urwin, Rosalind; Ballinger, Claire (2005-02). «The Effectiveness of Sensory Integration Therapy to Improve Functional Behaviour in Adults with Learning Disabilities: Five Single-Case Experimental Designs». British Journal of Occupational Therapy (en inglés) 68 (2): 56-66. ISSN 0308-0226. doi:10.1177/030802260506800202. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  53. Brown, Stephen; Shankar, Rohit; Smith, Kathryn (2009-07). «Borderline personality disorder and sensory processing impairment». Progress in Neurology and Psychiatry (en inglés) 13 (4): 10-16. ISSN 1367-7543. doi:10.1002/pnp.127. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  54. Brown, S.; Shankar, R.; Smith, K.; Turner, A. (2006). «Sensory processing disorder in mental health». Occupational Therapy News (en inglés) 14 (5): 28-29. 
  55. a b Kinnealey, Moya; Koenig, Kristie Patten; Smith, Sinclair (1 de mayo de 2011). «Relationships Between Sensory Modulation and Social Supports and Health-Related Quality of Life». American Journal of Occupational Therapy (en inglés) 65 (3): 320-327. ISSN 0272-9490. doi:10.5014/ajot.2011.001370. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  56. a b c d e Engel-Yeger, Batya; Shochat, Tamar (2012-06). «The Relationship between Sensory Processing Patterns and Sleep Quality in Healthy Adults». Canadian Journal of Occupational Therapy (en inglés) 79 (3): 134-141. ISSN 0008-4174. doi:10.2182/cjot.2012.79.3.2. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  57. Ben-Sasson, A.; Carter, A. S.; Briggs-Gowan, M. J. (20 de enero de 2009). «Sensory Over-Responsivity in Elementary School: Prevalence and Social-Emotional Correlates». Journal of Abnormal Child Psychology (en inglés) 37 (5): 705-716. ISSN 0091-0627. PMC 5972374. PMID 19153827. doi:10.1007/s10802-008-9295-8. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  58. Ahn, Roianne R.; Miller, Lucy Jane; Milberger, Sharon; McIntosh, Daniel N. (1 de mayo de 2004). «Prevalence of Parents’ Perceptions of Sensory Processing Disorders Among Kindergarten Children». American Journal of Occupational Therapy (en inglés) 58 (3): 287-293. ISSN 0272-9490. doi:10.5014/ajot.58.3.287. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  59. a b c Ghanizadeh, Ahmad (2011). «Sensory Processing Problems in Children with ADHD, a Systematic Review». Psychiatry Investigation (en english) 8 (2): 89. ISSN 1738-3684. PMC 3149116. PMID 21852983. doi:10.4306/pi.2011.8.2.89. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  60. Lane, Alison E.; Young, Robyn L.; Baker, Amy E. Z.; Angley, Manya T. (31 de julio de 2009). «Sensory Processing Subtypes in Autism: Association with Adaptive Behavior». Journal of Autism and Developmental Disorders (en inglés) 40 (1): 112-122. ISSN 0162-3257. doi:10.1007/s10803-009-0840-2. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  61. Tomchek, Scott D.; Dunn, Winnie (1 de marzo de 2007). «Sensory Processing in Children With and Without Autism: A Comparative Study Using the Short Sensory Profile». American Journal of Occupational Therapy (en inglés) 61 (2): 190-200. ISSN 0272-9490. doi:10.5014/ajot.61.2.190. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  62. Kern, Janet K.; Trivedi, Madhukar H.; Grannemann, Bruce D.; Garver, Carolyn R.; Johnson, Danny G.; Andrews, Alonzo A.; Savla, Jayshree S.; Mehta, Jyutika A. et al. (2007-03). «Sensory correlations in autism». Autism (en inglés) 11 (2): 123-134. ISSN 1362-3613. doi:10.1177/1362361307075702. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  63. Russo, Natalie; Foxe, John J.; Brandwein, Alice B.; Altschuler, Ted; Gomes, Hilary; Molholm, Sophie (19 de agosto de 2010). «Multisensory processing in children with autism: high-density electrical mapping of auditory-somatosensory integration». Autism Research (en inglés) 3 (5): 253-267. ISSN 1939-3792. doi:10.1002/aur.152. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  64. Green, Shulamite A.; Ben-Sasson, Ayelet (10 de abril de 2010). «Anxiety Disorders and Sensory Over-Responsivity in Children with Autism Spectrum Disorders: Is There a Causal Relationship?». Journal of Autism and Developmental Disorders (en inglés) 40 (12): 1495-1504. ISSN 0162-3257. PMC 2980623. PMID 20383658. doi:10.1007/s10803-010-1007-x. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  65. Baron-Cohen, Simon; Ashwin, Emma; Ashwin, Chris; Tavassoli, Teresa; Chakrabarti, Bhismadev (27 de mayo de 2009). «Talent in autism: hyper-systemizing, hyper-attention to detail and sensory hypersensitivity». Philosophical Transactions of the Royal Society of London B: Biological Sciences (en inglés) 364 (1522): 1377-1383. ISSN 0962-8436. PMC 2677592. PMID 19528020. doi:10.1098/rstb.2008.0337. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  66. Marco, Elysa J.; Hinkley, Leighton B.N.; Hill, Susanna S.; Nagarajan, Srikantan S. (2011-05). «Sensory Processing in Autism: A Review of Neurophysiologic Findings». Pediatric Research (en inglés) 69 (5 Part 2): 48R-54R. ISSN 0031-3998. PMC 3086654. PMID 21289533. doi:10.1203/pdr.0b013e3182130c54. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  67. Cerliani, Leonardo; Mennes, Maarten; Thomas, Rajat M.; Di Martino, Adriana; Thioux, Marc; Keysers, Christian (1 de agosto de 2015). «Increased Functional Connectivity Between Subcortical and Cortical Resting-State Networks in Autism Spectrum Disorder». JAMA Psychiatry (en inglés) 72 (8): 767. ISSN 2168-622X. PMC 5008437. PMID 26061743. doi:10.1001/jamapsychiatry.2015.0101. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  68. Ben-Sasson, Ayelet; Hen, Liat; Fluss, Ronen; Cermak, Sharon A.; Engel-Yeger, Batya; Gal, Eynat (30 de mayo de 2008). «A Meta-Analysis of Sensory Modulation Symptoms in Individuals with Autism Spectrum Disorders». Journal of Autism and Developmental Disorders (en inglés) 39 (1): 1-11. ISSN 0162-3257. doi:10.1007/s10803-008-0593-3. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  69. Williams, Diane L.; Goldstein, Gerald; Minshew, Nancy J. (2006-8). «Neuropsychologic functioning in children with autism: further evidence for disordered complex information-processing». Child Neuropsychology: A Journal on Normal and Abnormal Development in Childhood and Adolescence 12 (4-5): 279-298. ISSN 0929-7049. PMC 1803025. PMID 16911973. doi:10.1080/09297040600681190. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  70. Baranek, Grace T.; David, Fabian J.; Poe, Michele D.; Stone, Wendy L.; Watson, Linda R. (22 de septiembre de 2005). «Sensory Experiences Questionnaire: discriminating sensory features in young children with autism, developmental delays, and typical development». Journal of Child Psychology and Psychiatry (en inglés) 47 (6): 591-601. ISSN 0021-9630. doi:10.1111/j.1469-7610.2005.01546.x. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  71. Little, Lauren M.; Freuler, Ashley C.; Houser, Marisa B.; Guckian, Lisa; Carbine, Kristin; David, Fabian J.; Baranek, Grace T. (2011-3). «Psychometric validation of the Sensory Experiences Questionnaire». The American Journal of Occupational Therapy: Official Publication of the American Occupational Therapy Association 65 (2): 207-210. ISSN 0272-9490. PMC 3163482. PMID 21476368. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  72. Lane, Shelly J.; Reynolds, Stacey; Thacker, Leroy (2010). «Sensory over-responsivity and ADHD: differentiating using electrodermal responses, cortisol, and anxiety». Frontiers in Integrative Neuroscience (en english) 4. ISSN 1662-5145. PMC 2885866. PMID 20556242. doi:10.3389/fnint.2010.00008. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  73. Cheng, Michael; Boggett-Carsjens, Jennifer (2005-5). «Consider Sensory Processing Disorders in the Explosive Child: Case Report and Review». The Canadian child and adolescent psychiatry review 14 (2): 44-48. ISSN 1716-9119. PMC 2542921. PMID 19030515. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  74. «Childhood hypersensitivity linked to OCD». ScienceDaily (en inglés). Consultado el 25 de junio de 2018. 
  75. Ross, Lars A.; Saint-Amour, Dave; Leavitt, Victoria M.; Molholm, Sophie; Javitt, Daniel C.; Foxe, John J. (2007-12). «Impaired multisensory processing in schizophrenia: Deficits in the visual enhancement of speech comprehension under noisy environmental conditions». Schizophrenia Research 97 (1-3): 173-183. ISSN 0920-9964. doi:10.1016/j.schres.2007.08.008. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  76. Leavitt, Victoria M.; Molholm, Sophie; Ritter, Walter; Shpaner, Marina; Foxe, John J. (2007-9). «Auditory processing in schizophrenia during the middle latency period (10-50 ms): high-density electrical mapping and source analysis reveal subcortical antecedents to early cortical deficits». Journal of psychiatry & neuroscience: JPN 32 (5): 339-353. ISSN 1180-4882. PMC 1963354. PMID 17823650. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  77. Rabinowicz, Esther F.; Silipo, Gail; Goldman, Robert; Javitt, Daniel C. (1 de diciembre de 2000). «Auditory Sensory Dysfunction in Schizophrenia». Archives of General Psychiatry (en inglés) 57 (12): 1149. ISSN 0003-990X. doi:10.1001/archpsyc.57.12.1149. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  78. Kratz, S. V. (20 de abril de 2009). «Sensory integration intervention: Historical concepts, treatment strategies and clinical experiences in three patients with succinic semialdehyde dehydrogenase (SSADH) deficiency». Journal of Inherited Metabolic Disease (en inglés) 32 (3): 353-360. ISSN 0141-8955. doi:10.1007/s10545-009-1149-1. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  79. Tian, Yu-Hong; Cheng, Huan (2008-10). «[Sensory integration function in children with primary nocturnal enuresis]». Zhongguo Dang Dai Er Ke Za Zhi = Chinese Journal of Contemporary Pediatrics 10 (5): 611-613. ISSN 1008-8830. PMID 18947482. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  80. Slobounov, Semyon; Tutwiler, Rick; Sebastianelli, Wayne; Slobounov, Elena (1 de julio de 2006). «Alteration of Postural Responses to Visual Field Motion in Mild Traumatic Brain Injury». Neurosurgery (en inglés) 59 (1): 134-193. ISSN 0148-396X. doi:10.1227/01.neu.0000219197.33182.3f. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  81. Bharadwaj, Sneha V.; Daniel, Linda L.; Matzke, Patricia L. (1 de marzo de 2009). «Sensory-Processing Disorder in Children With Cochlear Implants». American Journal of Occupational Therapy (en inglés) 63 (2): 208-213. ISSN 0272-9490. doi:10.5014/ajot.63.2.208. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  82. a b Flanagan, Joanne. «Sensory Processing Disorder». Kennedy Krieger Institute (en inglés). Pediatric News. Archivado desde el original el 19 de abril de 2014. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  83. a b c Medicine, Section on Complementary and Integrative; Disabilities, Council on Children With (1 de junio de 2012). «Sensory Integration Therapies for Children With Developmental and Behavioral Disorders». Pediatrics (en inglés) 129 (6): 1186-1189. ISSN 0031-4005. PMID 22641765. doi:10.1542/peds.2012-0876. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  84. «Medical Policy - Sensory Integration Therapy and Auditory Integration Therapy». Blue Cross Blue Shield of Massachussets (en inglés). Archivado desde el original el 25 de diciembre de 2017. Consultado el 25 de junio de 2018. 
  85. Clarke, Molly. «Sensory Processing Disorder (SPD) and Social Security Disability Benefits». Sensory Processing Disorder.com (en inglés). Consultado el 25 de junio de 2018. 
  86. «Infants and Toddlers who Require Specialty Services and Supports». Department of Community Health—Mental Health Services to Children and Families (en inglés). Archivado desde el original el 27 de julio de 2011. 
  87. «American Psychiatric Association Board of Trustees Approves DSM-5». DSMFacts.org (en inglés). 1 de diciembre de 2012. Archivado desde el original el 5 de octubre de 2013. 
  88. Hyman, Susan L. (4 de junio de 2013). «New DSM-5 includes changes to autism criteria». AAP News (en inglés): E130604-1. ISSN 1073-0397. doi:10.1542/aapnews.20130604-1. Consultado el 26 de junio de 2018. 
  89. E., Cytowic, Richard (2009). Wednesday is indigo blue : discovering the brain of synesthesia. MIT Press. ISBN 9780262254830. OCLC 317116544. 
  90. Times, By Lily Dayton, Special to the Los Angeles. «The blended senses of synesthesia». latimes.com. Consultado el 26 de junio de 2018. 
  91. Zamm, Anna; Schlaug, Gottfried; Eagleman, David M.; Loui, Psyche (2013-07). «Pathways to seeing music: Enhanced structural connectivity in colored-music synesthesia». NeuroImage 74: 359-366. ISSN 1053-8119. PMC 3643691. PMID 23454047. doi:10.1016/j.neuroimage.2013.02.024. Consultado el 26 de junio de 2018. 
  92. Cohen Kadosh, Roi; Terhune, Devin B. (24 de febrero de 2011). «Redefining synaesthesia?». British Journal of Psychology (en inglés) 103 (1): 20-23. ISSN 0007-1269. doi:10.1111/j.2044-8295.2010.02003.x. Consultado el 26 de junio de 2018. 
  93. Segal, Michael M.; Rogers, Gary F.; Needleman, Howard L.; Chapman, Catherine A. (2007-12). «Hypokalemic Sensory Overstimulation». Journal of Child Neurology (en inglés) 22 (12): 1408-1410. ISSN 0883-0738. doi:10.1177/0883073807307095. Consultado el 26 de junio de 2018. 
  94. Owen, Julia P.; Marco, Elysa J.; Desai, Shivani; Fourie, Emily; Harris, Julia; Hill, Susanna S.; Arnett, Anne B.; Mukherjee, Pratik (2013). «Abnormal white matter microstructure in children with sensory processing disorders». NeuroImage: Clinical 2: 844-853. ISSN 2213-1582. PMC 3778265. PMID 24179836. doi:10.1016/j.nicl.2013.06.009. Consultado el 26 de junio de 2018. 
  95. Chang, Yi-Shin; Owen, Julia P.; Desai, Shivani S.; Hill, Susanna S.; Arnett, Anne B.; Harris, Julia; Marco, Elysa J.; Mukherjee, Pratik (30 de julio de 2014). «Autism and Sensory Processing Disorders: Shared White Matter Disruption in Sensory Pathways but Divergent Connectivity in Social-Emotional Pathways». PLOS ONE (en inglés) 9 (7): e103038. ISSN 1932-6203. PMC 4116166. PMID 25075609. doi:10.1371/journal.pone.0103038. Consultado el 26 de junio de 2018. 
  96. Jean,, Ayres, A.; Network,, Pediatric Therapy ((2007 printing)). Sensory integration and the child : understanding hidden sensory challenges (25th anniversary ed., rev. and updated / by Pediatric Therapy Network ; photographs by Shay McAtee edición). WPS. ISBN 9780874244373. OCLC 173298595. 
  97. C., Bundy, Anita; A., Murray, Elizabeth; 1946-, Fisher, Anne G., (2002). Sensory integration : theory and practice (2nd ed edición). F.A. Davis. ISBN 0803605455. OCLC 49421642. 
  98. a b Susanne, Smith Roley,; Zoe, Mailloux,; Heather, Miller-Kuhaneck,; J., Glennon, Tara (2007). «Understanding Ayres' Sensory Integration». DigitalCommons@SHU (en inglés) 12 (7). Consultado el 26 de junio de 2018. 
  99. Dunn, Winnie (1997-4). «The Impact of Sensory Processing Abilities on the Daily Lives of Young Children and Their Families: A Conceptual Model». Infants & Young Children (en inglés estadounidense) 9 (4): 23. ISSN 0896-3746. Consultado el 26 de junio de 2018. 
  100. Dunn, Winnie (1 de noviembre de 2001). «The Sensations of Everyday Life: Empirical, Theoretical, and Pragmatic Considerations». American Journal of Occupational Therapy (en inglés) 55 (6): 608-620. ISSN 0272-9490. doi:10.5014/ajot.55.6.608. Consultado el 26 de junio de 2018. 
  101. «https://www.aota.org/practice/children-youth/si.aspx». www.aota.org. Consultado el 26 de junio de 2018. 

Enlaces externos[editar]