Desorden del procesamiento sensorial

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ejemplo de como la información visual, auditiva y somatosensorial se unen en la integración multisensorial en el coliculo superior

El desorden del procesamiento sensorial (SPD en sus cifras en inglés), también conocido como disfunción en la integración sensorial o intervención de integración sensorial de Ayres,[1]​ es una condición que existe cuando la integración multisensorial[2]​ no es adecuadamente procesada de manera tal que provea respuestas apropiadas a las demandas ambientales.

Los sentidos proveen de información de varias modalidades: visión, audición, tacto, olfato, gusto, propriocepción, vestibular; que los humanos necesitan para funcionar y participar en diferentes actividades y ocupaciones. El Desorden del Procesamiento Sensorial se caracteriza por problemas significativos para organizar las sensaciones que vienen del propio cuerpo y del ambiente y se manifiestan en dificultad para desempeñarse en una o más de las áreas de la vida: productividad, juego[3]​ y descanso y actividades de la vida diaria.[4]​ Diferentes personas experimentan un variado rango de dificultades cuando el input sensorial que viene de una variedad de sentidos, en especial el táctil, el propioceptivo y el vestibular.

El procesamiento sensorial fue definido por la terapeuta ocupacional Anna Jean Ayres en 1972 con el nombre de Integración sensorial como el "proceso neurológico que organiza la sensación del propio cuerpo y del ambiente y hace posible usar el cuerpo de manera efectiva dentro del ambiente".[5][6]

Clasificación[editar]

Los Desórdenes del Procesamiento Sensorial se clasifican en 3 amplias categorías: Modulación Sensorial, Desórdenes de Base Motriz y Desórdenes de Discriminación.[7][8][9]

Referencias[editar]

  1. Schaaf, R. C., & Mailloux, Z. (2015). Clinician's guide for implementing Ayres sensory integration: Promoting participation for children with Autism. Bethesda, MD.: American Occupational Therapy Association, Inc.
  2. Stein BE, Stanford TR, Rowland BA (diciembre de 2009). «The neural basis of multisensory integration in the midbrain: its organization and maturation». Hear. Res. 258 (1-2): 4-15. PMC 2787841. PMID 19345256. doi:10.1016/j.heares.2009.03.012. 
  3. Cosbey J, Johnston SS, Dunn ML (2010). «Sensory processing disorders and social participation». Am J Occup Ther 64 (3): 462-73. PMID 20608277. doi:10.5014/ajot.2010.09076. 
  4. «Sensory Processing Disorder Explained». SPD Foundation. Archivado desde el original el 17 de mayo de 2010. 
  5. Ayres, A. Jean (1972). Sensory integration and learning disorders. Los Angeles: Western Psychological Services. ISBN 0-87424-303-3. OCLC 590960. 
  6. Ayres AJ (1972). «Types of sensory integrative dysfunction among disabled learners». Am J Occup Ther 26 (1): 13-8. PMID 5008164. 
  7. Miller LJ, Anzalone ME, Lane SJ, Cermak SA, Osten ET (2007). «Concept evolution in sensory integration: a proposed nosology for diagnosis». Am J Occup Ther 61 (2): 135-40. PMID 17436834. doi:10.5014/ajot.61.2.135. Archivado desde el original el 24 de octubre de 2012. 
  8. Miller LJ, Nielsen DM, Schoen SA, Brett-Green BA (2009). «Perspectives on sensory processing disorder: a call for translational research». Front Integr Neurosci 3: 22. PMC 2759332. PMID 19826493. doi:10.3389/neuro.07.022.2009. 
  9. Zimmer M, Desch L (junio de 2012). «Sensory integration therapies for children with developmental and behavioral disorders». Pediatrics 129 (6): 1186-9. PMID 22641765. doi:10.1542/peds.2012-0876.