Basura cero

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Basura cero es un concepto de vida urbana sostenible, en el cual la basura no es algo que hay que hacer desaparecer sin importar el costo social o ambiental.

Bajo el enfoque de basura cero, se busca reducir la producción de residuos, reciclar y revalorizar la mayor cantidad posible de materiales, así como promover la fabricación de productos que estén diseñados para ser reusados en el largo plazo. Su premisa básica es la separación en origen que consiste en que cada ciudadano separe los residuos reciclables de los que no lo son y que pueda desecharlos de manera diferenciada.

La primera ciudad en aplicar este tipo de legislación fue Canberra, Australia que en 1995 se planteó “ningún desecho en el 2010”. La ciudad de San Francisco, en Estados Unidos, con 7.000.000 habitantes, también la aplicó al mismo tiempo y logró reducir en un 50% sus residuos urbanos en 10 años.

Ciudad de Buenos Aires[editar]

Basura Cero es el nombre con el que se conoce la ley 1854 de gestión de los residuos urbanos de la Ciudad de Buenos Aires, Argentina. Fue promulgada en enero de 2006 y reglamentada en mayo de 2007 y posee como objetivos la eliminación progresiva del sistema de disposición final de los residuos en el relleno sanitario.

En Buenos Aires, los objetivos planteados son reducir en un 30% la cantidad de toneladas que son enviadas al relleno sanitario en el año 2010, en un 50% en 2012 y un 75% en 2017.

  • Separación en origen.
  • Contenedores diferenciados. En su artículo 20 la ley indica expresamente que se deberán colocar contenedores diferenciados entre residuos secos (reciclables) y húmedos (no-reciclables) en toda la ciudad. Ya fueron repartidos 20.000 contenedores en barrios de la ciudad como Saavedra, Núñez, Colegiales, Palermo.
  • Recolección diferenciada. Debe ser realizada por las empresas recolectoras.
  • Construcción de Centros Verdes adonde llega el contenido de los contenedores de materiales “secos” para su procesamiento.
  • La creación de un Consejo Asesor de Seguimiento de la Ley formada por 50 ONGs y referentes que trabajan ad honorem.
  • La realización de campañas de educación entre la ciudadanía para que aprendan a separar la basura.
  • Su artículo 54 prohíbe la incineración de residuos poniendo como condición que sólo podrían ser utilizados sistemas de generación de energía con el excedente una vez que se hubiera alcanzado una reducción del 75% de la disposición final.
Contenedor de basura seca.

Algunas cifras de la basura de la ciudad de Buenos Aires[editar]

Según el informe[1] –realizado por un equipo del gobierno de la ciudad- el total de los residuos sólidos recibidos enviados al CEAMSE por día era de 4.758 toneladas.

Si a eso se suman las estimadas 500 toneladas por día que recolecta el circuito informal (cartoneros, cooperativas y ONGS como la fundación Garrahan[2] ) y las 4,3 toneladas que en esa fecha se recolectaba de manera diferenciada, da como resultado un total diario de 5.350 toneladas de basura.

El costo estimado de cada tonelada depositada en el relleno sanitario es de 50 Dolares más IVA; con lo cual, la separación en origen de los residuos, la recolección diferenciada y el desvío de los materiales reciclables a los centros verdes (tal como indica la ley) no sólo es sostenible desde el punto de vista ambiental, sino que representa un ahorro económico para la ciudad.

Campañas ciudadanas de defensa de la ley de Basura Cero[editar]

Ante la demora en la implementación de la ley Basura Cero, Greenpeace Argentina inició una cibercampaña[3] invitando a los porteños a firmar en internet su compromiso a separar en origen los residuos y descartar así los argumentos falaces de quienes dicen que la ley fracasó porque la gente no aprendió a reciclar.

En Facebook se crearon varios grupos de vecinos de la ciudad de Buenos Aires comprometidos con la separación de residuos en origen como Un millón de porteños... y Yo separo la basura.

Otras ciudades[editar]

En Bahía Blanca existe la iniciativa llamada Basura Cero Bahía Blanca y se propone la adopción de este modelo para la ciudad. En su página web[4] se pueden encontrar las últimas noticias de la campaña. La agrupación, principalmente formada por jóvenes, dicta charlas en escuelas de la ciudad como forma de concientización en el manejo de los Residuos Sólidos Urbanos.

En la ciudad de Rosario en Noviembre de 2008 se sancionó una ordenanza que adopta un plan de Basura Cero para la ciudad, con el objetivo de que para el año 2020 ningún residuo que sea reciclable o aprovechable sea dispuesto en rellenos sanitarios.

MEXICO

En México se producen cada día más de 100 mil toneladas de basura doméstica, equivalente a cerca de 37 millones de toneladas anuales de residuos sólidos urbanos vertidos cada año en rellenos sanitarios, basureros o vertederos.

La gestión de los residuos se ha centrado en un único aspecto: su eliminación a través de tiraderos, rellenos sanitarios e incineradores, escondiendo el problema sin resolverlo, generando graves impactos ambientales y daños en la salud de las personas y animales, así como causando daños significativos a los ecosistemas.

Una vez depositados en los rellenos, los residuos se descomponen lo que conduce a la emisión de miles de compuestos químicos; el proceso de la degradación biológica provoca la migración de las sustancias peligrosas contaminando el aire, suelo y agua.

Quemar la basura: peligro tóxico

La quema de basura no es una alternativa para resolver el problema de la excesiva producción de basura, pues genera sustancias altamente tóxicas, persistentes y bioacumulables como las dioxinas y los furanos. Ese tipo de contaminantes generados por la incineración y la gasificación – entre otras tecnologías similares- se acumulan en la cadena alimenticia, y pueden llegar a la leche materna. Se ha demostrado que provocan graves daños a la salud de la población, como cánceres, afectaciones al sistema inmunológico y alteraciones hormonales, entre otras cosas. Por ello, el Convenio de Estocolmo, del cual México es parte, establece que se debe reducir la generación de estos contaminantes hasta alcanzar su eliminación.

Basura Cero en México

Actualmente en México no existe una Ley para aplicar el sistema de basura cero, sin embargo, La Organización de Educación Ambiental A.C. y Metropolitana Compañía de Seguros, implementaron el programa piloto de “basura cero”, transformando los depósitos de basura en un centro de residuos limpios y separados con una recuperación cercana al 90% . Según Pierre Terrás, coordinador de la campaña de Tóxicos de Greenpeace en México, y su propuesta para aplicar el programa “basura cero” en México, se deben de tomar en cuenta "tres ejes fundamentales, uno de ellos es fijar metas de reducción en la generación de residuos a corto, mediano y largo plazo, por otra parte comprometer e involucrar a productores, comerciantes y comercializadores para que rediseñen sus productos y cambien tipos de embalajes, y por otra parte, fortalecer los programas de reciclaje y separación de residuos".

Referencias[editar]

Greenpeace Mexico

Enlaces externos[editar]