Medicalización

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Precaución con el consumo de medicamentos.

Se llama medicalización al proceso cuyo objetivo es mostrar como problemas de salud -por tanto, susceptibles de tratamiento- a características biológicas o a eventos vitales que, en realidad, no lo son. De este modo, son tratados por médicos y otros profesionales de la salud. El proceso de medicalización normalmente conlleva cambios en las actitudes sociales y terminología, y puede estar acompañado o conducido por la disponibilidad de nuevos tratamientos. [1] [2]


Causas[editar]

Las causas señaladas son variadas, pero se puede decir que entran dentro de la llamada promoción de enfermedades:[3] [4]

Por un lado, la percepción de que ciertas características no son deseables genera una búsqueda de soluciones, y por interés económico se pueden ofrecer tratamientos y asistencia, que, en realidad, no son necesarios. También los eventos o rasgos vitales, ya sean psicológicos, como la tristeza, la agresividad, o biológicos, como cambios durante la vida, pueden ser tratados para provocar esta falsa percepción de que son enfermedades. Generalmente ocurre con aquéllos que resultan, o así se acepta generalmente, que son desagradables. [5]

Por otro lado, también en el campo de la prevención hay procedimientos que han sido señalados como medicalización, al ser controvertido el índice riesgo/beneficio. De forma menos clara que la anterior, la causa sería el mercado de las pruebas diagnósticas, que atendería antes a su beneficio que a una verdadera necesidad, y a la falta de una investigación que delimite lo anterior de forma clara.

Los límites de la definición de enfermedades se expanden para incluir los problemas personales como problemas de salud.[6]

También se atribuye un papel en la progresiva medicalización a destacar los riesgos de las enfermedades para generar alarma y aumentar la demanda de pruebas y de tratamientos.

Peligros[editar]

La medicalización inadecuada conlleva los peligros de diagnósticos innecesarios, de malas decisiones terapéuticas, [iatrogenia|iatrogenia]], del despilfarro económico, así como el desvío de los recursos que se podrían dedicar a tratar o prevenir una enfermedad más grave. En un nivel más profundo, la medicalización puede ayudar a alimentar obsesiones no beneficiosas para la salud, a crear explicaciones sociológicas o políticas oscuras o confusas sobre los problemas de salud, y centrar excesivamente la atención en las soluciones farmacológicas.[7]

Protagonistas[editar]

En el proceso de medicalización participan la sociedad, los profesionales, los medios de comunicación,[8] los políticos y la industria farmacéutica.[9]

Áreas de medicalización[editar]

  • Prevención innecesaria: Los chequeos médicos carecen de fundamento científico, como se ha demostrado repetidamente a lo largo de los cien años de su promoción; provocan medicalización y un efecto cascada por los eventuales errores diagnósticos y tratamientos innecesarios.[16] [17] [18]

Cómo luchar contra la medicalización[editar]

  • Controlar que los diagnósticos y tratamientos estén justificados.
  • Informar tanto a los usuarios de los servicios de salud coo a los responsables médicos de que es beneficioso usar los recursos con un buen criterio.
  • Aumentar el control sobre las empresas sanitarias, en especial las farmacéuticas, exigir transparencia y denunciar enérgicamente la manipulación de la información.[19]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Mainetti JA. La medicalización de la vida. Electroneurobiología. 2006; 14(3):71-89.
  2. Foucault M. Historia de la medicalización. Educación Médica y Salud. 1977; 11(1):3-25.
  3. Blech J. Inventores de enfermedades: Como nos convierten en pacientes. Barcelona: Ediciones Destino; 2005. ISBN 9788423336999
  4. Ruiz-Cantero MT, Cambronero-Saiz B. La metamorfosis de la salud: invención de enfermedades y estrategias de comunicación. Gac Sanit. 2011; 25(3):179–81.
  5. Cerecedo Pérez MJ, Tovar Bobo M, Rozadilla Arias A. Medicalización de la vida en la consulta: ¿hacia dónde caminamos?. Aten Primaria. 2013;45:536-40.
  6. Moynihan R, Heath I, Henry D. Selling sickness: the pharmaceutical industry and disease mongering. BMJ. 2002; 324(7342):886-891.
  7. Brennan R, Eagle L, Rice D. Medicalization and Marketing. Journal of Macromarketing. 2010; 30(1):8-22.
  8. Arney J, Rafalovich A. Incomplete syllogisms as techniques of medicalization: the case of Direct-to-Consumer Advertising in popular magazines, 1997 to 2003. Qual Health Res. 2007; 7:49-60.
  9. Márquez S, Meneu R. La medicalización de la vida y sus protagonistas. Gestión Clínica y Sanitaria. 2003; 5(2):47-53.
  10. Zapater, Francesca (2006-01-01). «Hasta aquí hemos llegado. Los límites de la medicina». Revista de Calidad Asistencial 21 (1): 1-2. doi:10.1016/S1134-282X(06)70746-1. Consultado el 2016-12-02. 
  11. González-Vallinas P, Gérvas J. La medicalización del fracaso escolar. Equipo CESCA Notas clínicas. 2009 diciembre
  12. Conrad P. The Medicalization of Society: On the Transformation of Human Conditions into Medical Disorders. Baltimore: Johns Hopkins University Press; 2007.
  13. Cerecedo Pérez MJ, Tovar Bobo M, Rozadilla Arias A. Medicalización de la vida. «Etiquetas de enfermedad: todo un negocio.» Aten Primaria. 2013; 45(8):434-8.
  14. Gérvas J, Gavilán E, Gorricho J. Medicalización del envejecimiento y síndrome por déficit de testosterona. BIT Navarra. 2012; 20(4): 1-8.
  15. Rosenfeld D, Faircloth CA. Medicalized Masculinities. Philadelphia: Temple University Press; 2006.
  16. Miguel García F, Merino Senovilla A, Sanz Cantalapiedra R, García Ortiz A, Montero Alonso MJ, Maderuelo Fernández JA. Procedimientos operativos y técnicos en la medicalización de la prevención. Aten Primaria. 2009; 41(12):702–6.
  17. Rose GA. La estrategia de la medicina preventiva. Barcelona: Masson-Salvat Medicina; 1994.
  18. Charlton BG. A critique of Geoffrey Rose’s “population strategy” for preventive Medicine. J R Soc Med. 1995; 88:607-10.
  19. Perancho I. Crece la demanda de registros públicos para hacer transparente la relación con la industria. El Mundo - Salud. 2008/05/03; número 755.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]