Política sanitaria

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La política sanitaria es la forma de gobierno mediante la cual se rige la sociedad, se regula, para la búsqueda del bien común en relación con la salud de los ciudadanos.

Parlamento Europeo, en Bruselas.

Objetivos[editar]

La política pública sanitaria no sólo se ocupa de la justicia distributiva, sino que también trata de maximizar la salud de toda la población. Por ello, se distinguen tres objetivos en la política sanitaria que deben ser ponderados:

  • Maximizar la salud
  • Reducir las desigualdades en salud
  • Favorecer a aquellos que lo merecen, frente aquellos que no, en función de sus estilos de vida.[1] [2]

Se trata de racionalizar para aumentar la calidad de vida y la eficiencia, teniendo como referentes fundamentales a la equidad y la ética, en el marco del contrato social de los profesionales, los gestores y los políticos sanitarios.[3]

La toma de decisiones políticas[editar]

Las decisiones políticas pueden cambiar el panorama social y la organización sanitaria de un país, de una región o de una localidad. Estas decisiones dependen de:

  • la ideología de los partidos políticos
  • las personas con responsabilidades públicas, por su sensibilidad social y por sus conocimientos
  • la actitud política ante la necesidad y la capacidad de los médicos.

La toma de decisiones políticas han de sustentarse en un mejor conocimiento de la realidad y en opciones de intervención más efectivas. La inteligencia sanitaria busca lograr la combinación de información, conocimiento basado en la experiencia y actitud que facilita la selección del curso de acción óptimo en cada contexto y situación. Su objetivo es ayudar a llevar a buen término, mediante la consideración de la mejor ciencia, la adaptación del sistema sanitario a las modificaciones de la realidad social para mejorar la salud de las poblaciones y los individuos.[4]

Las fuentes de información de los políticos suelen ser:

Los parámetros que marcan el estilo de hacer política sanitaria son:

  • la capacidad de llegar a acuerdos entre todas las sensibilidades políticas
  • la forma de provisión de la atención (pública, privada o mixta)
  • el tipo de financiación (pública, privada o mixta)
  • la equidad en la distribución de los recursos disponibles
  • la igualdad en los derechos sanitarios de los ciudadanos
  • y la calidad de los servicios sanitarios prestados.

Política socio-sanitaria[editar]

Las políticas sociales que también influyen en la salud pública son la educativa, la higiene del agua y de los alimentos, la vivienda, el trabajo digno, la justicia y la redistribución de la riqueza.

Estrictamente hablando, la política sociosanitaria sería una política social intersectorial, es decir, una política mediante la cual se busca la coordinación de dos políticas sectoriales, en este caso la política sanitaria y la política de servicios sociales. ¿Por qué es necesario diseñar e implementar una política sociosanitaria y no basta con el trabajo de la política sanitaria, por un lado, y de la política de servicios sociales, por otro? La razón es que hay un buen número de personas en las que se presentan de forma notablemente intensa, simultánea e interrelacionada las necesidades típicas del ámbito sanitario (que tienen que ver con la salud) y las necesidades propias del ámbito de los servicios sociales (que tienen que ver con la autonomía funcional y la integración relacional). La política sociosanitaria se basa en la simetría y respeto mutuo entre los dos sectores concernidos (servicios sociales y sanidad) y no necesita, en general, estructuras propias sino, más bien, de la coordinación entre el sistema sanitario y el de servicios sociales (en todos los niveles, desde la gobernanza política hasta la gestión del caso) y de la integración asistencial de prestaciones propias de ambos sistemas en servicios y estructuras que formarán parte del uno o del otro.

Niveles de servicios sanitarios[editar]

Si la atención primaria de salud se infra-desarrolla frente a la especializada (si se opta por las políticas verticales de programas especializados) se está perjudicando a los excluidos de la sociedad que tendrán dificultades de acceso a esos programas verticales.

Aunque los factores sociodemográficos, sin duda, influyen en la salud, un sistema sanitario orientado hacia la atención primaria es una estrategia política de gran relevancia debido a que su efecto es claro y relativamente rápido, en particular respecto a la prevención de la progresión de la enfermedad y los efectos de las lesiones, sobre todo a edades más tempranas.[5] [6]

Innovaciones sanitarias[editar]

Los parlamentos nacionales y regionales, y los órganos responsables de sanidad de los partidos políticos, promueven iniciativas legislativas para fijar y aplicar en la práctica:

  • La sistemática de evaluación previa y uso controlado de las tecnologías e innovaciones sanitarias en los sistemas nacionales de salud (o los servicios sanitarios subordinados) que definen las instituciones[7] y técnicas,[8] con el fin de asegurar la calidad y sostenibilidad de cada Sistema Nacional de Salud.
  • La puesta en vigor de los procedimientos y criterios establecidos sobre la salud y la enfermedad, para la definición de los estados y situaciones que justifican la puesta en marcha de la atención sanitaria con cargo a fondos públicos.
  • Los colegios de médicos instan a los parlamentos, y a los partidos políticos con representación parlamentaria, a adoptar resoluciones que fomenten mejoras en el proceso de adopción de las innovaciones sanitarias, y al control de su uso apropiado en el Sistema Nacional de Salud.[9]

Política farmacéutica[editar]

La regulación farmacéutica es una rama de la política sanitaria que se ocupa del desarrollo, el suministro y la utilización de los medicamentos dentro de un sistema de salud. Abarca compuestos farmoquímicos (nombre de marca y genéricos), biológicos, vacunas y diversos productos sanitarios.

La política farmacéutica regula:

  1. Investigación en Ciencias de la Salud y Ensayo clínico.
  2. Derecho de patentes farmacéuticas.
  3. Licencias y Registros.
  4. Comercialización.
  5. Gestión de la fórmulación.
  6. Elegibilidad.
  7. Prescripción médica.
  8. Servicios de farmacia (pública y privada).

Instituciones oficiales por países[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Del Llano J. Eficiencia, equidad, prioridades y objetivos de política sanitaria. GCS. 2010; 12(1):6-13.
  2. Williams A, Tsuchiya A, Dolan P. Incorporatin citizen's preferences about fairness into health policy. Making NICE even nicer. CHE 20th anniversary conferenca, 2003.
  3. Gérvas J, Pérez Fernández M. Rebajas sanitarias racionales en tiempos de crisis económica. FMC. 2011; 18(10):615-23.
  4. Gérvas J. Política e inteligencia sanitaria. De la teoría a la práctica (y viceversa). I Seminario de Innovación en Atención Primaria 2010; en Madrid (España) el 16 de abril de 2010.
  5. Starfield B. General Practice as an Integral Part of the Health System. 16th Nordic Conference on General Practice. Copenhagen, Denmark; May 13-16, 2009.
  6. Starfield B, Shi L, Macinko J. Contribution of Primary Care to Health Systems and Health. Milbank Quarterly. 2005; 83(3):457–502.
  7. OMC, FFOMC, Fundación Kovacs. Recomendaciones institucionales para mejorar la adopción de las innovaciones sanitarias y su utilización en la sanidad española. Madrid, 2011.
  8. OMC, FFOMC, Fundación Kovacs. Recomendaciones técnicas para mejorar la adopción de las innovaciones sanitarias y su utilización en la sanidad española. Madrid, 2011.
  9. Abraira V, Arana E, Conde J, Gérvas J, Gómez de la Cámara A, Emparanza JI, Hernández García C, Kovacs F, Laporte JR, Lázaro P, Pozo F, Urrútia G, Zamora J. Recomendaciones para mejorar la adopción de las innovaciones sanitarias y su utilización en la sanidad española. Madrid: OMC, FFOMC, Fundación Kovacs; 2011.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]