Tristeza

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Tristeza
(nombre de síntoma)
Face of fatigue.jpg
Rasgos faciales típicos de la tristeza.
Clasificación y recursos externos
CIAP-2 P03
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata]
Escena de Unción del cuerpo de Cristo (1672), que muestra a María Magdalena llorando.

La tristeza es una de las seis emociones básicas (no natales) del ser humano según Paul Ekman, junto con el miedo, la ira, el asco, la felicidad y la sorpresa. Es una clase de dolor emocional o estado afectivo provocado por un decaimiento espiritual y expresado a menudo mediante el llanto, el rostro abatido, la falta de apetito, la lasitud etc. A menudo nos sentimos tristes cuando nuestras expectativas no se ven cumplidas o cuando las circunstancias de la vida son más dolorosas que alegres. El sentimiento opuesto es la alegría.

Etimología[editar]

La palabra española tristeza viene del latín, trístĭtĭa.

Otras tristezas[editar]

Mujeres tristes. Foto de Paolo Monti, 1953

La tristeza puede ser también un síntoma del trastorno médico de la depresión o la distimia, que se caracteriza, entre otras cosas (abatimiento general de la persona, descenso de la autoestima y sentimientos de pesimismo, desesperanza y desamparo), por una tristeza profunda y crónica, esto es, duradera en el tiempo. En psiquiatría se habla de tristeza patológica cuando hay una alteración de la afectividad, que se produce un descenso del estado de ánimo, que puede incluir también anhedonia, pesimismo, desesperanza y disminución de la motivación. La tendencia alternativa entre las emociones de alegría y de tristeza es la labilidad emocional.

Los síntomas más evidentes de la tristeza en el ser humano son: llorar, nervios y decaimiento moral.

La tristeza en la infancia[editar]

La tristeza es una experiencia común en la infancia. Algunas familias pueden tener la idea (consciente o inconsciente) de que la tristeza no debe "permitirse"[1]​ en esta época de la vida, pero Robin Skynner ha sugerido que esto puede causar problemas, argumentando que si se elimina la tristeza la gente puede volverse superficial y maníaca.[2]​ El pediatra T. Berry Brazelton sugiere que reconocer la tristeza puede hacer más fácil que las familias aborden problemas emocionales más serios.[3]

La tristeza es parte del proceso normal del niño que se separa de una simbiosis temprana con la madre y se vuelve más independiente. Cada vez que un niño o niña se separa un poco más, tendrá que hacer frente a una pequeña pérdida. Si la madre no puede permitir el menor sufrimiento involucrado en este proceso, el niño nunca podrá aprender a lidiar con la tristeza por sí mismo.[4]​ Brazelton sostiene que "animar" demasiado a un niño devalúa la emoción de la tristeza para ellos;[5]​ y Selma Fraiberg sugiere que es importante respetar el derecho del niño a experimentar una pérdida completa y profundamente.[6]

Margaret Mahler también vio la capacidad de sentir tristeza como un logro emocional en contraposición, por ejemplo, a protegerse a través de la inquieta hiperactividad.[7]​ D. W. Winnicott también vio en el llanto triste la raíz psicológica de valiosas experiencias musicales en la vida posterior.[8]

Curación[editar]

Daniel Goleman explica que "las personas solas a menudo tienden a estar tristes... Por desgracia, dejarlos caer solo empeora su estado. La única estrategia que adoptan es quedarse solas..."[9]​ rumiando "y ahogar el dolor", algo contraproducente. La atención y la paciencia con la tristeza es la única manera de enseñar a las personas a salir de la soledad.[10]​ Goleman sugiere dos alternativas positivas que recomiendan las terapias cognitivo-conductuales: "Una de ellas, aprender a controlar las emociones negativas para convertirlas en pensamientos positivos. La otra consiste en ocupar la mente con actividades placenteras".[11]​ Las teorías de las relaciones de objeto, sin embargo, sugieren la utilidad de permanecer en la tristeza: "Es importante transmitir a una persona que su tristeza es "aceptada" más fácilmente cuando se le ofrece un "apoyo emocional" para ayudar a superar esta tristeza".[12]​ Tal enfoque se alimenta de la creencia subyacente en que la pérdida (cuando se siente sinceramente) puede conducir a una nueva fase de vitalidad y a un re-compromiso con el mundo exterior.

Cuando algunas personas se sienten tristes, prefieren retirarse de su entorno y, gracias a ello, son más capaces de salir de ella. A expensas de los individuos que tienen su propia manera de curar su tristeza pueden pasar tiempo con otras personas o con una mascota o animal de compañía, o expresar esta tristeza de varias maneras, por ejemplo bailando,[13]​ escribiéndola o creando arte.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Masman, Karen (2010). The Uses of Sadness: Why Feeling Sad Is No Reason Not to Be Happy. Allen & Unwin. p. 8. ISBN 9781741757576.
  2. R. Skynner / J. Cleese, Families and how to survive them (1994) p. 33 y 36
  3. T. Berry Brazelton, To Listen to a Child (1992) p. 46 y p. 48
  4. R. Skynner/J. Cleese, Families and how to survive them (1994) p. 158–9
  5. Brazleton, p. 52
  6. Selma H. Fraiberg, The Magic Years (New York 1987) p. 274
  7. M. Mahler et al., The Psychological Birth of the Human Infant (London 1975) p. 92
  8. D. W. Winnicott, The Child, the Family, and the Outside World (Penguin 1973) p. 64
  9. Daniel Goleman, Emotional Intelligence, Londres, 1996, p. 271
  10. Aliki Barnstone New England Review (1990-) , Vol. 21, No. 2 (Spring, 2000), p. 19
  11. Goleman, 1996, p. 271.
  12. Skynner/Cleese, p. 164
  13. "Feeling Sad", Kids Help Phone, November 2010 https://kidshelpphone.ca/search?keys=emotional%20well%20being

Enlaces externos[editar]