Evagrio Póntico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Evagrio Póntico.

Evagrio Póntico, o Evagrio el Monje, también apodado El solitario (345-399) fue un monje y asceta cristiano. Era muy conocido por sus cualidades de pensador, escritor y orador.

Nació en una familia cristiana en el pequeño pueblo de Ibora, en la provincia romana del Ponto. Comenzó su carrera en la Iglesia, al ser nombrado lector por Basilio el Grande. Posteriormente, el hermano de éste, Gregorio de Nisa, lo ordenó diácono.

La vida mundana de Constantinopla y sus atracciones fueron una tentación para Evagrio. Un sueño premonitorio impulsó su partida hacia Jerusalén. Allí vivió un tiempo en casa de una ilustre romana conocida como "Melania la Anciana".

Muchas dudas asaltaron a Evagrio durante ese tiempo. Una grave enfermedad, que significó una señal divina para él, lo hizo decidir partir a Egipto, estableciéndose un tiempo en el desierto de Nitria y posteriormente en Kellia ("Las Celdas"), donde vivió hasta su muerte.

Divulgó el hesicasmo, tradición inicialmente eremítica de plegaria que se mantiene dentro del rito bizantino practicada para mantener la quietud. La práctica del hesicasmo se mantiene aún en el Monte Athos y otros monasterios ortodoxos. La mayor parte de los textos atribuidos a Evagrio Póntico se encuentran en la recopilación canónica llamada Filocalia.

Fue el autor de la primera lista de pecados capitales que se conoce, denominados por él vicios malvados. En lugar de siete, como varios siglos después instauró San Gregorio Magno, los pecados nombrados por Evagrio Póntico eran ocho: gula o gastrimargia, lujuria o fornicatio, avaricia o philargyria, tristeza o tristitia, vanagloria o cenodoxia, ira, orgullo o superbia y apatía o acedia.

Enseñanzas[editar]

La mayoría de los monjes egipcios de esa época eran analfabetas. Evagrio, un erudito clásico altamente educado, se cree que es uno de los primeros en comenzar la grabación y la sistematización de las enseñanzas orales antiguas de las autoridades monásticas conocidas como los Padres del Desierto. Finalmente, también se le reconoció como un padre del desierto, y varios de sus apotegmas aparecerían en el Vitae Patrum (una colección de dichos de principios de los monjes cristianos). Evagrio rigurosamente trató de evitar la enseñanza más allá de la madurez espiritual de sus audiencias. Al dirigirse a los novatos, él cuidadosamente fue concreto, en cuestiones prácticas (a las que él llamo praktike). Por ejemplo, en el Peri Logismon 16, él incluye este aviso legal:

No puedo escribir sobre todas las villanías de los demonios; y siento vergüenza de hablar sobre ellos en longitud y en forma detallada, por miedo a dañar al más ingenuo entre mis lectores.[1]

Sus estudiantes más avanzados disfrutaron de un material más teórico y contemplativo (gnostike).

Logismoi[editar]

La característica más destacada de su investigación era un sistema de clasificación de las diversas formas de la tentación. Desarrolló una lista completa en AD 375 de ocho malos pensamientos (λογισμοι), u ocho terribles tentaciones, de todos los muelles de conducta pecaminosos. Esta lista fue pensada para servir a un propósito de diagnóstico: para ayudar a los lectores a identificar el proceso de la tentación, sus propias fortalezas y debilidades, y los recursos disponibles para superar la tentación.

Evagrio declaró:

"El primer pensamiento de todos es el de amor a sí mismo, después de esto, el ocho"[2]

Los ocho patrones del mal pensamiento son la gula, la avaricia, la pereza, la tristeza, la lujuria, la ira, la vanidad y el orgullo. Aunque él no creó la lista desde cero, él la refinó. Unos dos siglos después, en 590 AD, Gregorio Magno, "Gregorio Magno El Grande" revisaría esta lista para formar los más comúnmente conocidos siete pecados capitales, donde "Gregorio Magno el Grande" combina la acedia (desánimo) con tristitia (tristeza), llamando a esta combinación, el pecado de la Pereza; vanidad con orgullo; y añadió la envidia a la lista de los "siete pecados capitales".

Apatheia[editar]

En el tiempo de Evagrio, la palabra griega "apatheia" se usaba para referirse a un estado del ser sin pasiones.

Evagrio escribió:

"Un hombre en cadenas no se puede ejecutar. Tampoco puede la mente que está esclavizada a la pasión ver el lugar de la oración espiritual. Es arrastrado y arrojado por estos pensamientos llenos de pasión y no puede mantenerse firme y tranquilo."[3]

Tears[editar]

Evagrio enseñó que las lágrimas eran el mayor signo de verdadero arrepentimiento y que el llanto, incluso durante días, al tiempo "abriría" a la persona a Dios.[4]

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  1. Luke Dysinger,O.S.B (ed.). «ON VARIOUS EVIL [TEMPTING-] THOUGHTS». ldysinger.com (en inglés). Consultado el 2 de junio de 2015. 
  2. Harmless, W.; Fitzgerald (200 1). «The Sapphire Light of the Mind: The Skemmata of Evagrius Ponticus». Theological Studies 6: 498–529. 
  3. Harmless & Fitzgerald, p. 516.
  4. Ford, Marcia, Traditions of the Ancients, Broadman & Holman, 2006, p. 8.