Terapias cognitivo-conductuales

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Las terapias cognitivo-conductuales son orientaciones de la terapia cognitiva enfocadas en la vinculación del pensamiento y la conducta, que recogen los aportes de distintas corrientes dentro de la psicología científica, siendo más que una mera fusión, como aplicación clínica, de la psicología cognitiva y la psicología conductista. Suelen combinar técnicas de reestructuración cognitiva, de entrenamiento en relajación y otras estrategias de afrontamiento y de exposición.[1]

La TCC se enfoca en desafiar y cambiar distorsiones cognitivas inútiles (e.g., pensamientos, creencias y actitudes) y comportamientos, mejorar la regulación emocional,[2][3]​ y el desarrollo de estrategias de afrontamiento personales que se enfocan en resolver problemas actuales. En sus inicios, fue diseñada para tratar la depresión, pero sus usos se han ampliado para incluir el tratamiento de una serie de afecciones de salud mental, incluida la ansiedad.[4][5]

Este modelo acepta la tesis conductista de que la conducta humana es aprendida, pero este aprendizaje no consiste en un vínculo asociativo entre estímulos y respuestas, sino en la formación de relaciones de significado personales, esquemas cognitivos o reglas. Igualmente los aspectos cognitivos, afectivos y conductuales están interrelacionados, de modo que un cambio en uno de ellos afecta a los otros dos componentes. En esa relación mutua las estructuras de significado (esquemas cognitivos) tendrían un peso fundamental, pues ellas representan la organización idiosincrática que tiene cada persona sobre lo que significa su experiencia, los otros y el sí mismo.[6]

La TCC se basa en la creencia de que las distorsiones del pensamiento y las conductas desadaptativas desempeñan un papel en el desarrollo y mantenimiento de los trastornos psicológicos.[7]​ Por tanto, los síntomas y la angustia asociada pueden reducirse mediante la enseñanza de nuevas habilidades de procesamiento de información y mecanismos de afrontamiento. [8][9]​ La TCC es una forma de terapia "centrada en el problema" y "orientada a la acción", lo que significa que se utiliza para tratar problemas específicos relacionados con un trastorno mental diagnosticado. El rol del terapeuta es ayudar al cliente a encontrar y practicar estrategias efectivas para abordar los objetivos identificados y disminuir los síntomas del trastorno.[8]

Durante el proceso terapéutico el clínico se vale de diversas estrategias que tienen por objeto la flexibilización y modificación de los esquemas disfuncionales y los pensamientos automáticos que se desprenden de estos. Dicho proceso está guiado por tres principios técnicos básicos: el empirismo colaborativo, el descubrimiento guiado y el diálogo socrático.[10]

En comparación con los medicamentos psicoactivos, los estudios de revisión han encontrado que la TCC es eficaz para tratar formas menos graves de depresión,[11]​ ansiedad, trastorno de estrés postraumático (TEPT), tics,[12]abuso de sustancias, trastornos alimentarios y trastorno límite de la personalidad.[13]


Diagrama que muestra cómo las emociones, los pensamientos y los comportamientos se influencian los unos a los otros. El triángulo en el interior representa el principio de las TCCs donde aparecen los tres vértices: uno mismo, los otros, el futuro.

Historia[editar]

Fechas históricas[editar]

Fechas para la introducción de diversos conceptos y programas de investigación clínica dentro de las terapias cognitivo conductuales:

1897 Introducción del concepto y estudio del condicionamiento clásico, por Iván Pávlov.
1911 Introducción del concepto y estudio del condicionamiento instrumental, por Edward Thorndike.
1953 Primera ocasión del término «terapia de la conducta» en un reporte de Lindsley, Skinner y Solomon.
1958 Introducción de la terapia por desensibilización sistemática, por Joseph Wolpe.
1958 Introducción de la terapia racional emotiva conductual (en esa época denominada "terapia racional") a la literatura profesional, por Albert Ellis.
1963 Introducción del conductismo psicológico como teoría marco que unifica los esfuerzos de investigación cognitivas y conductuales, por Arthur Staats.
1963 Introducción de la terapia cognitiva para la depresión en la literatura profesional, por Aaron Beck.
1971 Introducción de la terapia de solución de problemas, de D'Zurilla y Goldfried.
1973 Introducción del entrenamiento por inoculación del estrés, por Donald Meichenbaum.

Raíces Filosóficas[editar]

Se han identificado algunos precursores de ciertos aspectos fundamentales de la TCC en las tradiciones filosóficas antiguas, particularmente en el estoicismo.[14]​ Los estoicos, particularmente Epicteto, creían que la lógica podría usarse para identificar y descartar creencias falsas que conducen a emociones destructivas. Esto ha influido en la forma en que los terapeutas cognitivo-conductuales modernos identifican las distorsiones cognitivas que contribuyen a la depresión y la ansiedad.[15]​ Por ejemplo, el manual de tratamiento original de Aaron T. Beck para la depresión menciona que "los orígenes filosóficos de la terapia cognitiva se remontan a los filósofos estoicos".[16]​ Otro ejemplo de influencia estoica en los teóricos cognitivos es Epictetus sobre Albert Ellis.[17][18]​ Una figura filosófica clave que también influyó en el desarrollo de la TCC fue John Stuart Mill.[19]

Raíces de la Terapia Conductual[editar]

Las raíces modernas de la TCC se remontan al desarrollo de la terapia conductual a principios del siglo XX, el desarrollo de la terapia cognitiva en la década de 1960 y la posterior fusión de las dos.

El trabajo pionero del conductismo comenzó con los estudios del condicionamiento de John B. Watson y Rosalie Rayner en 1920.[20]​ Los enfoques terapéuticos centrados en el comportamiento aparecieron en 1924,[21]​ con el trabajo de Mary Cover Jones dedicado al desaprendizaje de los miedos en los niños.[22]​ Estos, a su vez, fueron los antecedentes del desarrollo de la terapia conductual de Joseph Wolpe en la década de 1950.[20]​ Fue el trabajo de Wolpe y Watson, que se basó en el trabajo de Ivan Pavlov sobre el aprendizaje y el condicionamiento, lo que influyó a Hans Eysenck y Arnold Lazarus para desarrollar nuevas técnicas de terapia conductual basadas en el condicionamiento clásico.[20][23]

Durante las décadas de 1950 y 1960, la terapia conductual fue utilizada por investigadores en los Estados Unidos, Reino Unido y Sudáfrica, inspirados en la teoría del aprendizaje conductista de Ivan Pavlov, John B. Watson y Clark L. Hull.[21]​ En Gran Bretaña, Joseph Wolpe, quien aplicó los hallazgos de experimentos con animales a su método de desensibilización sistemática,[20]​ utilizó la investigación conductual al tratamiento de trastornos neuróticos. Los esfuerzos terapéuticos de Wolpe fueron precursores de las técnicas actuales de reducción del miedo.[21]​ El psicólogo británico Hans Eysenck presentó la terapia conductual como una alternativa constructiva.[21][24]

Al mismo tiempo que el trabajo de Eysenck, B. F. Skinner y sus asociados estaban comenzando a tener un impacto con su trabajo sobre el condicionamiento operante.[20][23]​ El trabajo de Skinner se denominó conductismo radical y evitó todo lo relacionado con la cognición.[20]​ Sin embargo, Julian Rotter, en 1954, y Albert Bandura, en 1969, contribuyeron a la terapia conductual con sus respectivos trabajos sobre la teoría del aprendizaje social, al demostrar los efectos de la cognición en el aprendizaje y la modificación de la conducta.[20][23]​ El trabajo de la australiana Claire Weekes sobre los trastornos de ansiedad en la década de 1960 también se consideró un prototipo de terapia conductual.[25]

El énfasis en los factores de comportamiento constituyó la "primera ola" de la TCC.[26]

Raíces de la Terapia Cognitiva[editar]

Uno de los primeros terapeutas en abordar la cognición en la psicoterapia fue Alfred Adler con su noción de errores básicos y cómo estos contribuyen a la creación de metas de vida y de comportamiento poco saludables o inútiles.[27]​ El trabajo de Adler influyó en el trabajo de Albert Ellis,[27]​ quien desarrolló la psicoterapia cognitiva más temprana, conocida hoy como terapia racional emotiva conductual (REBT por sus siglas en inglés).[28]​ Ellis también da crédito a Abraham Low como fundador de la terapia cognitivo-conductual.[29]

Aproximadamente al mismo tiempo que se estaba desarrollando la terapia racional emotiva, Aaron T. Beck dirigía sesiones de asociación libre en su práctica psicoanalítica.[30]​ Durante estas sesiones, Beck notó que los pensamientos no eran tan inconscientes como Freud había teorizado previamente, y que ciertos tipos de pensamiento pueden ser los culpables de la angustia emocional.A partir de esta hipótesis, Beck desarrolló la terapia cognitiva, y llamó a estos pensamientos "pensamientos automáticos". [30]​ Beck ha sido citado como "el padre de la terapia cognitivo-conductual".[31]

Fueron estas dos terapias, la terapia emotiva racional y la terapia cognitiva, las que iniciaron la "segunda ola" de la TCC, la cual tuvo énfasis en los factores cognitivos. [26]

Unión de las terapias conductual y cognitiva (tercera ola TCC)[editar]

Aunque los primeros enfoques conductuales tuvieron éxito en muchos de los trastornos neuróticos, tuvieron poco éxito en el tratamiento de la depresión.[20][21][32]​ El conductismo también estaba perdiendo popularidad debido a la revolución cognitiva.

No obstante, los enfoques terapéuticos de Albert Ellis y Aaron T. Beck ganaron popularidad entre los terapeutas conductuales, a pesar del rechazo de los conceptos mentalistas como los pensamientos y cogniciones.[20]​ Ambos sistemas incluían intervenciones y elementos de comportamiento y se concentraban principalmente en los problemas del presente.

En los estudios iniciales, la terapia cognitiva a menudo se contrastaba con los tratamientos conductuales para ver cuál era más eficaz. Durante las décadas de 1980 y 1990, las técnicas cognitivas y conductuales se fusionaron en la terapia cognitivo-conductual. Un factor fundamental para esta fusión fue el desarrollo exitoso de los tratamientos para el trastorno de pánico de David M. Clark en el Reino Unido y David H. Barlow en los EE. UU.[21]

Con el tiempo, la terapia cognitivo-conductual llegó a ser conocida no solo como una terapia, sino como un término general para todas las psicoterapias basadas en la cognición.[20]​ Estas terapias incluyen, pero no se limitan a, la terapia racional emotiva (REBT), terapia cognitiva, terapia de esquemas, terapia cognitiva narrativa, terapia cognitiva posracionalista, terapia de esquemas emocionales, terapia de aceptación y compromiso, terapia conductual dialéctica, terapia metacognitiva, entrenamiento metacognitivo, terapia de realidad/teoría de elección, terapia de procesamiento cognitivo, terapia multimodal.[20]​ Todas estas terapias son una combinación de elementos basados en la cognición y ​​en la conducta.

Algunos de los modelos más recientes han sido denominados por cierto autores como Steven Hayes la "tercera ola" de la TCC.[26][33]​ Las terapias más destacadas de esta denominada tercera ola son la terapia conductual dialéctica y la terapia de aceptación y compromiso.[26]​ A pesar de la creciente popularidad de los enfoques de tratamiento de la tercera ola, los estudios revelan que los tratamientos que no son parte de la tercera ola obtienen resultados tan efectivos como los de la tercera ola en el tratamientos de la depresión y otras patologías.[34]

Descripción[editar]

La terapia cognitivo-conductual convencional supone que cambiar un pensamiento desadaptativo provoca cambios en el comportamiento y el afecto.[35]​ Las tendencias recientes dan más importancia a cambiar la relación con el pensamiento desadaptativo sobre el cambio del pensamiento en sí mismo.[36]​ El objetivo de la terapia cognitivo-conductual no es diagnosticar una enfermedad, sino observar qué comportamientos puede modificar la persona.

Distorsiones cognitivas[editar]

Los terapeutas o los programas ​computarizados utilizan técnicas de TCC para ayudar a las personas a desafiar sus patrones y creencias, y reemplazar los errores en el pensamiento, conocidos como distorsiones cognitivas, como el "sobregeneralizar, magnificar los negativos, minimizar los positivos y catastrofizar" con "pensamientos más realistas y efectivos, y por lo tanto disminuir la angustia emocional y el comportamiento autodestructivo".[35]​ Las distorsiones cognitivas pueden ser una creencia de pseudo-discriminación o una generalización excesiva de algo.[37]​ Las técnicas de TCC también pueden usarse para ayudar a las personas a adoptar una postura más abierta, consciente y sensata hacia las distorsiones cognitivas a fin de disminuir su impacto.[36]

Habilidades[editar]

La TCC convencional ayuda a las personas a reemplazar "habilidades de afrontamiento, cogniciones, emociones y comportamientos” inadaptados por otros más adaptados,[38]​ desafiando la forma de pensar de un individuo y la forma en que reacciona a ciertos hábitos o comportamientos.[39]​ Sin embargo, aún existe controversia sobre el grado en que estos elementos cognitivos tradicionales explican los efectos observados con la TCC más allá de los elementos conductuales anteriores, como la exposición y el entrenamiento de habilidades.[40]

Fases en la terapia[editar]

Se puede considerar que la TCC tiene seis fases:[38]

  • Evaluación o valoración psicológica;
  • Reconceptualización;
  • Adquisición de habilidades;
  • Formación en aplicación y consolidación de habilidades;
  • Generalización y mantenimiento;
  • Seguimiento postratamiento.

Estos pasos están basados en un sistema creado por Kanfer y Saslow. Después de identificar los comportamientos que deben cambiarse, ya sean en exceso o en déficit, y se ha realizado el tratamiento, el psicólogo debe identificar si la intervención tuvo éxito o no. Por ejemplo, "Si el objetivo era disminuir el comportamiento, entonces debería haber una disminución en relación con la línea de base. Si el comportamiento crítico permanece en o por encima de la línea de base, entonces la intervención ha fallado".[41]

Los pasos de la fase de evaluación incluyen:

  • Paso 1: Identificar los comportamientos críticos
  • Paso 2: Determinar si los comportamientos críticos son excesos o déficits
  • Paso 3: Evaluar los comportamientos críticos en cuanto a frecuencia, duración o intensidad (obtener la línea de base)
  • Paso 4: Si es exceso, se intenta disminuir la frecuencia, duración o intensidad de los comportamientos; si es déficit, se intenta aumentar los comportamientos.[42]

La fase de reconceptualización constituye gran parte de la parte "cognitiva" de la TCC.[38]​ Hofmann ofrece un resumen de los enfoques modernos de la TCC.[43]

Protocolos de intervención[editar]

Existen diferentes protocolos para administrar la terapia cognitivo-conductual, con importantes similitudes entre ellos.[44]​ El uso del término TCC puede referirse a intervenciones como las "autoinstrucciones (e.g., distracción, imágenes, diálogo interno motivacional), relajación y/o biorretroalimentación, desarrollo de estrategias de afrontamiento adaptativas (e.g., minimizar los pensamientos negativos o autodestructivos), cambiar las creencias inadaptadas sobre el dolor y el establecimiento de metas ".[38]​ El tratamiento a veces es manual, con procedimientos breves, directos y tiempo-limitados para los trastornos psicológicos individuales que se basan en técnicas específicas.[45]​ La TCC se utiliza tanto en entornos individuales como grupales, y las técnicas a menudo se adaptan para aplicaciones de autoayuda. Algunos médicos e investigadores están orientados cognitivamente (por ejemplo, la reestructuración cognitiva), mientras que otros están orientados hacia el comportamiento (e.g., la terapia de exposición in vivo). Las intervenciones como la terapia de exposición imaginaria combinan ambos enfoques.[46][47]

Técnicas relacionadas[editar]

La TCC puede administrarse junto con una variedad de técnicas diversas, pero relacionadas, como la terapia de exposición, la inoculación del estrés, la terapia de procesamiento cognitivo, la terapia cognitiva, la terapia metacognitiva, el entrenamiento metacognitivo, el entrenamiento de relajación, la terapia conductual dialéctica y la terapia de aceptación y compromiso.[48][49]​ Algunos profesionales promueven una forma de terapia cognitiva consciente que incluye un mayor énfasis en la autoconciencia como parte del proceso terapéutico.[50]

Tipos[editar]

Terapia cognitivo-conductual breve (BCBT)[editar]

La terapia cognitivo-conductual breve (BCBT en inglés) es una forma de CBT concebida para situaciones que requieren resultados rápidos.[51]​ La BCBT se realiza en un par de sesiones que pueden durar hasta 12 horas en total. Esta técnica fue puesta en marcha y desarrollada por primera vez para prevenir suicidios entre soldados activos fuera de su país por David M. Rudd.[51]

Desglose del tratamiento[51]

  1. Orientación
    1. Compromiso con el tratamiento
    2. Respuesta ante crisis y planificación de seguridad
    3. Restricción de medios
    4. Equipo de supervivencia
    5. Tarjeta con razones para vivir
    6. Modelo de suicidio
    7. Diario de tratamiento
    8. Lecciones aprendidas
  2. Enfoque de habilidad
    1. Hojas de trabajo para desarrollar habilidades
    2. Tarjetas de afrontamiento
    3. Demostración
    4. Práctica
    5. Perfeccionamiento de habilidades
  3. Prevención de recaídas
    1. Generalización de habilidades
    2. Perfeccionamiento de habilidades

Terapia cognitivo-emocional-conductual[editar]

La terapia cognitivo-emocional-conductual (CEBT) es una forma de TCC desarrollada inicialmente para personas con trastornos alimentarios. Ahora se utiliza para una variedad de problemas como: ansiedad, depresión, trastorno obsesivo compulsivo (TOC), trastorno de estrés postraumático (TEPT) y problemas de ira. Combina aspectos de la TCC y la terapia conductual dialéctica y tiene como objetivo mejorar la comprensión y la tolerancia de las emociones para facilitar el proceso terapéutico. Se utiliza con frecuencia como "pretratamiento", para preparar y equipar mejor a las personas para su terapia a largo plazo.[52]

Entrenamiento cognitivo-conductual estructurado (SCBT)[editar]

El entrenamiento cognitivo-conductual estructurado (SCBT) es un proceso basado en la cognición con filosofías centrales que se fundan en gran medida en la TCC. Como TCC, la SCBT afirma que el comportamiento está inextricablemente relacionado con creencias, pensamientos y emociones. La SCBT también se funda en la filosofía central de la TCC al incorporar otras modalidades bien conocidas en los campos de la salud conductual y la psicología: más notablemente, la terapia conductual emotiva racional de Albert Ellis.[53]

Se diferencia de la TCC de dos formas distintas. Primero, la SCBT se entrega en un formato altamente reglamentado. En segundo lugar, la SCBT es un proceso de formación predeterminado y finito que se personaliza con la entrada del participante. La SCBT está diseñada con la intención de llevar a un participante a un resultado específico en un período de tiempo específico. Se desafía el comportamiento adictivo, particularmente con sustancias como el tabaco,[53]​ el alcohol y los alimentos, y para controlar la diabetes, el estrés o la ansiedad. La SCBT también se ha utilizado en el campo de la psicología criminal en un esfuerzo por reducir la reincidencia.

Terapia de reconstrucción moral[editar]

La terapia de reconstrucción moral, un tipo de TCC, se utiliza para ayudar a los delincuentes a superar el trastorno de personalidad antisocial (TPA) y reducir ligeramente el riesgo de cometer más delitos.[54]​ Por lo general, se implementa en un formato grupal, debido a que los delincuentes con TPA pueden reforzar su comportamiento narcisista al recibir terapias individuales.

Entrenamiento de inoculación del estrés[editar]

Este tipo de terapia utiliza una combinación de técnicas de entrenamiento cognitivo, entrenamiento conductual y algunas técnicas humanísticas para enfocarse en los factores estresantes del cliente. Por lo general, se usa para ayudar a los clientes a lidiar mejor con su estrés o ansiedad después de eventos estresantes.[55]

Es un proceso de tres fases que capacita al cliente para usar las habilidades que ya tiene para adaptarse mejor a sus factores estresantes actuales. La primera fase es una fase de entrevista que incluye pruebas psicológicas, monitorear elautocontrol del cliente y una variedad de materiales de lectura. Esto le permite al terapeuta adaptar individualmente el proceso de capacitación al cliente.[55]​ Los clientes aprenden a clasificar las dificultades en emocionales o problemáticas, para poder tratar mejor sus situaciones negativas. Esta fase finalmente prepara al cliente para eventualmente confrontar y reflexionar sobre sus reacciones actuales a los factores estresantes, antes de buscar formas de cambiar sus reacciones y emociones en relación con sus factores estresantes. El foco es la conceptualización.[55]

La segunda fase enfatiza el aspecto de la adquisición de habilidades que continúa desde la fase anterior de conceptualización. Al cliente se le enseñan habilidades que lo ayudan a lidiar con sus factores estresantes. Estas habilidades se practican luego en el espacio de la terapia. Las habilidades implican autorregulación, resolución de problemas, habilidades de comunicación interpersonal, entre otras.[55]

La tercera y última fase es la aplicación y seguimiento de las habilidades aprendidas en el proceso de formación. Esto le da al cliente la oportunidad de aplicar sus habilidades aprendidas a una amplia gama de factores estresantes. Las actividades incluyen juegos de rol, imágenes, modelos, entre otras. Al final, el cliente habrá sido capacitado de manera preventiva para inocular factores estresantes personales, crónicos y futuros al descomponer los factores estresantes en problemas que abordarán a largo plazo, a corto plazo y con metas de afrontamiento intermedias.[55]

Actividad guiada de TCC: grupos de tejido[editar]

Un modelo de terapia cognitivo-conductual grupal recientemente desarrollado, integra el tejido en el proceso terapéutico y se ha demostrado que produce resultados confiables y prometedores. La base de este enfoque novedoso de la TCC es la noción frecuentemente enfatizada de que el éxito de la terapia depende de la integración del método de terapia en la rutina natural de los pacientes. De manera similar a la terapia cognitivo-conductual en grupo estándar, los pacientes se reúnen una vez a la semana en un grupo de 10 a 15 pacientes y se unen bajo la instrucción de un psicólogo capacitado o un profesional de la salud mental. Para la terapia es fundamental la capacidad imaginativa del paciente para asignar cada parte de la lana a un pensamiento determinado. Durante la terapia, la lana se teje cuidadosamente, creando una pieza tejida de cualquier forma. Este proceso terapéutico le enseña al paciente a alinear el pensamiento de manera significativa, creando físicamente una pieza de punto coherente. Además, dado que la TCC enfatiza el comportamiento como resultado de la cognición, el tejido ilustra cómo los pensamientos, que se intenta que sean imaginarios ajustados a la lana, se materializan en la realidad que nos rodea.[56][57]

Hipnoterapia cognitivo-conductual basada en el la atención plena (MCBH)[editar]

La hipnoterapia cognitivo-conductual basada en la atención plena (MCBH) es una forma de TCC que se centra en la conciencia. Posee un enfoque reflexivo y aborda las tendencias subconscientes. Es el proceso, que contiene básicamente tres fases, el que logra los objetivos deseados.[58]

Protocolo Unificado (UP)[editar]

El Protocolo Unificado para el Tratamiento Transdiagnóstico de los Trastornos Emocionales (UP) es una forma de TCC, desarrollada por David H. Barlow e investigadores de la Universidad de Boston. Este se puede aplicar a una variedad de trastornos de depresión y ansiedad. Su fundamento es que los trastornos de ansiedad y depresión a menudo ocurren juntos debido a causas subyacentes comunes y pueden tratarse juntos de manera eficiente.[59]

La UP incluye un conjunto común de elementos:[60]

  1. Psicoeducación
  2. Revaluación cognitiva
  3. Regulación emocional
  4. Comportamiento cambiante

Se ha demostrado que la UP produce resultados equivalentes a los protocolos de diagnóstico único para trastornos específicos, como el TOC y el trastorno de ansiedad social.[61]​ Varios estudios han presentado evidencias de que la UP es más fácil de diseminar en comparación con los protocolos de diagnóstico único.

Usos médicos y evidencia de eficacia clínica[editar]

Los resultados de investigaciones clínicas dan evidencia sobre la eficacia de las terapias cognitivo-conductuales en general. No obstante, los resultados dependen del tipo de problema conductual, de tal manera que unas técnicas son mejores que otras y los resultados varían.

Se ha demostrado útil tratando algunos trastornos y padecimientos como la ansiedad, la depresión, los ataques de pánico, las fobias, la bulimia, y la esquizofrenia, entre otras.[62]

En adultos, se ha demostrado que la TCC es efectiva y posee un papel en los planes de tratamiento para los trastornos de ansiedad,[63][64]​ el trastorno dismórfico corporal,[65]​ depresión,[66][67]​ los trastornos de alimentación,[68]​ el dolor crónico de espalda baja,[38]​ los trastornos de la personalidad,[69]​ psicosis,[70]​ la esquizofrenia,[71]​ los trastornos por uso de sustancias,[72]​ en la depresión y la ansiedad asociada con la fibromialgia,[35]​ entre otros.

En niños o adolescentes, la TCC es una parte eficaz de los planes de tratamiento para los trastornos de ansiedad,[73]​ el trastorno dismórfico corporal,[74]​ la depresión y tendencias suicidas,[75]​ trastornos alimentarios y obesidad,[76]​ el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC),[77]​ y el trastorno de estrés postraumático,[78]​ así como otros trastornos de conducta repetitiva, como los tics y la tricotilomanía.[79]​ Además, la TCC combinada con hipnosis y la distracción, reduce el dolor autoinformado en los niños.[80]

Una revisión sistemática de ocho estudios, con 435 participantes en edad escolar, demostró que la terapia cognitivo-conductual aumenta la asistencia a la escuela, pero no tiene incidencia alguna sobre la ansiedad. Sin embargo, varios riesgos de sesgo estaban presentes en la mayoría de los estudios, por lo que no se pueden sacar conclusiones firmes. Los estudios futuros deberían incluir tamaños de muestra más grandes y considerar otros tipos de intervenciones para llevar a cabo una evaluación más rigurosa.[81]

Depresión[editar]

Se ha demostrado que la terapia cognitivo-conductual es un tratamiento eficaz para la depresión clínica.[66]​ Las Pautas de práctica de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría (abril de 2000) indicaron que, entre los enfoques psicoterapéuticos, la terapia cognitivo-conductual y la psicoterapia interpersonal tenían la eficacia mejor documentada para el tratamiento del trastorno depresivo mayor.[82]

La CBT-SP, una adaptación de la TCC para la prevención del suicidio, se diseñó específicamente para tratar a los jóvenes que están gravemente deprimidos y que han intentado suicidarse en los últimos 90 días. Los resultados fueron prometedores.[83]

Una teoría etiológica de la depresión es la Teoría cognitiva de la depresión de Aaron T. Beck. Su teoría establece que las personas deprimidas piensan como lo hacen porque su pensamiento está sesgado hacia interpretaciones negativas. Según esta teoría, las personas deprimidas adquieren un esquema negativo del mundo en la infancia y la adolescencia como efecto de sucesos vitales estresantes. El esquema negativo se activa más adelante en la vida cuando la persona se encuentra con situaciones similares.[84]

Beck también describió una tríada cognitiva negativa. La tríada cognitiva está formada por las evaluaciones negativas que el individuo deprimido tiene de sí mismo, del mundo y del futuro. Beck sugirió que estas evaluaciones negativas se derivan de los esquemas negativos y los sesgos cognitivos de la persona. Según esta teoría, las personas deprimidas tienen puntos de vista como "nunca hago un buen trabajo", "es imposible tener un buen día" y "las cosas nunca mejorarán". Un esquema negativo promueve el sesgo cognitivo, y el sesgo cognitivo a su vez, alimenta el esquema negativo.[84]

Beck propuso que las personas deprimidas a menudo tienen los siguientes sesgos cognitivos: inferencia arbitraria, abstracción selectiva, generalización excesiva, ampliación y minimización. Estos sesgos cognitivos se apresuran a hacer inferencias negativas, generalizadas y personales del yo, alimentando así el esquema negativo.[84]

Un metanálisis de 2001 que comparó la TCC y la psicoterapia psicodinámica sugirió que los enfoques eran igualmente efectivos a corto plazo.[85]​ En contraste, un metanálisis de 2013 sugirió que la TCC, la terapia interpersonal y la terapia de resolución de problemas superaron a la psicoterapia psicodinámica y la activación conductual en el tratamiento de la depresión.[86]

Trastorno de ansiedad[editar]

Se ha demostrado que la TCC es eficaz en el tratamiento de adultos con trastornos de ansiedad.[87]​ Un concepto básico en algunos tratamientos de TCC utilizados para los trastornos de ansiedad es la exposición in vivo. Esto se refiere a la confrontación directa de objetos, actividades o situaciones temidas por parte de un paciente.

Los resultados de una revisión sistemática de 2018 encontraron pruebas muy sólidas de que la terapia TCC de exposición puede reducir los síntomas del Trastorno de estrés postraumático (TEPT), incluso eliminar el diagnóstico.[88]​ Por ejemplo, una mujer con trastorno de estrés postraumático que teme el lugar donde fue agredida puede ser asistida por su terapeuta para ir a ese lugar y confrontar directamente esos temores.[89]​ Asimismo, una persona con trastorno de ansiedad social que teme hablar en público puede recibir instrucciones de confrontar directamente esos miedos dando un discurso.[90]​ Este modelo de "dos factores" a menudo se atribuye a O. Hobart Mowrer.[91]​ A través de la exposición al estímulo, este condicionamiento dañino puede "desaprenderse" (lo que se conoce como extinción y habituación). Algunos estudios han proporcionado evidencia de que al examinar animales y seres humanos, los glucocorticoides pueden conducir a un aprendizaje de extinción más exitoso durante la terapia de exposición. Por ejemplo, los glucocorticoides pueden evitar que se recuperen los episodios de aprendizaje aversivos y aumentar el refuerzo de los rastros de la memoria creando una reacción sin miedo en situaciones temidas. Una combinación de glucocorticoides y terapia de exposición puede ser un mejor tratamiento para tratar a pacientes con trastornos de ansiedad.[92]

También se ha demostrado que la TCC es eficaz para el trastorno de estrés postraumático en niños muy pequeños (de 3 a 6 años de edad),[93]​ incluso puede ser más eficaz que otras psicoterapias.[94]

Trastorno bipolar[editar]

Muchos estudios demuestran que la TCC, combinada con la farmacoterapia, ayuda a mejorar los síntomas depresivos, manías graves y el funcionamiento psicosocial. La combinación es mejor que la medicación sola.[95][96][97]

Psicosis[editar]

En las psicosis de largo plazo, la TCC se utiliza para complementar los medicamentos y se adapta para satisfacer las necesidades individuales. Las intervenciones particularmente relacionadas con estas condiciones incluyen explorar las pruebas de la realidad, transformar los delirios y alucinaciones, examinar los factores que precipitan la recaída y manejar las recaídas.[70]​ Los metanálisis confirman la eficacia del entrenamiento metacognitivo (MCT) para mejorar los síntomas positivos (e.g., delirios).[98][99][100]

Esquizofrenia[editar]

Una revisión Cochrane informó que la TCC "no tuvo ningún efecto sobre el riesgo de recaída a largo plazo" y ningún efecto adicional por encima de la atención estándar.[101]​ Una revisión sistemática de 2015 investigó los efectos de la TCC, al compararla con otras terapias psicosociales para las personas con esquizofrenia, y determinó que no hay una ventaja clara sobre otras intervenciones, a menudo menos costosas, pero reconoció que se necesita evidencia de mejor calidad antes de poder sacar conclusiones firmes.[102]

Prevención de enfermedades mentales[editar]

Para los trastornos de ansiedad, el uso de la TCC ha reducido significativamente el número de episodios de trastorno de ansiedad generalizado y otros síntomas de ansiedad, y también ha proporcionado mejoras significativas en el estilo explicativo, la desesperanza y las actitudes disfuncionales.[103][104][105]

Se descubrió que los pacientes con trastorno de pánico subumbral se beneficiaron significativamente del uso de la TCC.[106][107]​ Además, el uso de la TCC reduce significativamente la prevalencia de la ansiedad social.[108]

En un metaestudio del curso ‘Cómo afrontar la depresión’, una intervención cognitivo-conductual administrada por un método psicoeducativo, obtuvo una reducción del 38 % en el riesgo de depresión mayor.[109]

Para las personas de riesgo de psicosis, en 2014 el Instituto Nacional para la Excelencia en la Salud y la Atención (NICE) del Reino Unido, recomendó la TCC preventiva.[110][111]

Patología y problemas con el juego[editar]

La TCC también se utiliza para la ludopatía. El porcentaje de personas que tienen problemas con el juego es del 1-3 % en todo el mundo.[112]​ La terapia cognitivo-conductual desarrolla habilidades para prevenir las recaídas, aprender a controlar la mente y manejar casos de alto riesgo.[113]​ Hay pruebas de la eficacia de la TCC para el tratamiento inmediato de la ludopatía; sin embargo, actualmente se desconoce la eficacia a largo plazo.[114]

Dejar de fumar[editar]

La corriente médica cognitivo-conductual considera el hábito de fumar cigarrillos como un comportamiento aprendido, que luego evoluciona hacia una estrategia de afrontamiento para manejar los factores estresantes diarios. Los cigarrillos de tabaco son de fácil acceso y provocan que el usuario se sienta bien rápidamente. En consecuencia, fumar se convierte en una estrategia de afrontamiento importante y se abre camino como parte de la vida cotidiana, incluso en eventos no estresantes.[115]

La TCC tiene como objetivo enfocarse en la función del comportamiento, la cual varía entre individuos. El objetivo es introducir otros mecanismos de afrontamiento en lugar del tabaquismo. También ayuda a las personas que padecen antojos intensos, que son una de las principales razones de las recaídas durante el tratamiento.[115]

En un estudio de 2008 de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, se sugirió que la TCC puede ser una herramienta eficaz para ayudar a mantener la abstinencia. Los resultados en 304 participantes adultos se rastrearon durante el transcurso de un año. Durante este programa, a algunos participantes se les proporcionó medicación,terapia cognitivo-conductual, asistencia telefónica las 24 horas o alguna combinación de los tres métodos. A las 20 semanas, los participantes que recibieron TCC tenían una tasa de abstinencia del 45 %, en comparación con los participantes que no recibieron TCC que obtuvieronn una tasa de abstinencia del 29 %. En general, el estudio concluyó que enfatizar las estrategias cognitivas y conductuales para apoyar el abandono del hábito de fumar puede ayudar a las personas a desarrollar herramientas para la abstinencia a largo plazo.[116]

Los antecedentes de salud mental pueden afectar los resultados del tratamiento. Las personas con antecedentes de trastornos depresivos tuvieron una tasa de éxito más baja cuando usaron solo la TCC para combatir la adicción al tabaco.[117]

Una revisión Cochrane no pudo encontrar evidencia de ninguna diferencia entre la TCC y la hipnosis para dejar de fumar. Si bien esto puede ser una prueba de que no hay ningún efecto, la investigación adicional puede descubrir un efecto de la TCC para dejar de fumar.[118]

Abuso de sustancias[editar]

Los estudios han demostrado que la TCC es un tratamiento eficaz para el abuso de sustancias.[119][120][121]​ El objetivo es replantear los pensamientos mal adaptados, como la negación, minimizar y exagerar los patrones de pensamiento; y cambiarlos por narrativas más saludables.[122]

Las técnicas específicas incluyen la identificación de posibles desencadenantes y el desarrollo de mecanismos de afrontamiento para gestionar situaciones de alto riesgo. Las investigaciones han demostrado que la TCC es particularmente eficaz cuando se combina con otros tratamientos o medicamentos basados ​​en terapias.[123]

Trastornos de conducta alimentaria (TCA)[editar]

Aunque muchas formas de tratamiento pueden ayudar a las personas con TCA, se ha demostrado que la TCC es un tratamiento más eficaz que los medicamentos y la psicoterapia interpersonal por sí solos.[68]​ El objetivo de la TCC es combatir las principales causas de malestar, como las cogniciones negativas que rodean el peso, la forma y el tamaño del cuerpo.

Los terapeutas de TCC también trabajan con las personas para regular emociones y pensamientos fuertes que conducen a comportamientos peligrosos. La TCC es la primera línea de tratamiento para la bulimia nerviosa y el trastorno de la alimentación no específico.[124]​ Si bien hay evidencia que respalda la eficacia de la TCC para la bulimia nerviosa y los atracones, la evidencia es algo variable y está limitada por los tamaños de estudio pequeños.[125]

Adicción al internet[editar]

La investigación ha identificado la adicción a Internet como un nuevo trastorno clínico que causa problemas sociales, laborales y afectivos. Se ha sugerido que la terapia cognitivo-conductual (TCC) es el tratamiento adecuado para la adicción a Internet. El tratamiento usualmente utiliza TCC para la recuperación de la adicción.[126]

Prevención de estrés laboral[editar]

Una revisión Cochrane de intervenciones destinadas a prevenir el estrés psicológico en los trabajadores de la salud encontró que la TCC era más eficaz que otras intervención, con excepción de las intervenciones alternativas para la reducción del estrés.[127]

Con adultos mayores[editar]

La TCC se utiliza para ayudar a personas de todas las edades, pero la terapia debe ajustarse en función de la edad del paciente con el que está tratando el terapeuta. Las personas mayores, en particular, tienen ciertas características que deben reconocerse y tomar en cuenta en la terapia.[128]

De la pequeña cantidad de estudios que examinan la TCC para el tratamiento de la depresión en personas mayores, actualmente no hay un apoyo sólido.[129]

Con adultos autistas[editar]

Mediante una revisión sistemática se encontró evidencia que las intervenciones cognitivo-conductuales reducen los síntomas de depresión, de ansiedad y del trastorno obsesivo compulsivo en adultos autistas sin discapacidad intelectual.[130]​ Si bien la investigación se centró en adultos, las intervenciones cognitivo-conductuales también han sido beneficiosas para los niños con autismo.[131]

Métodos de acceso[editar]

Terapeuta[editar]

Un programa típico de TCC consistiría en sesiones cara a cara entre el paciente y el terapeuta, compuestas de 6 a 18 sesiones de alrededor de una hora cada una con un intervalo de 1 a 3 semanas entre sesiones. Este programa inicial puede ir seguido de algunas sesiones de refuerzo, por ejemplo, después de un mes y tres meses.[132]​ También se ha descubierto que la TCC es eficaz si el paciente y el terapeuta se escriben en tiempo real a través de enlaces de internet.[133][134]

La terapia cognitivo-conductual está más estrechamente relacionada con el modelo científico-profesional en el que la práctica clínica y la investigación se basan en una perspectiva científica, una clara operacionalización del problema y un énfasis en la medición, incluida la medición de los cambios en la cognición y el comportamiento y en el logro de metas. Estos a menudo se cumplen a través de asignaciones de "tarea" en las que el paciente y el terapeuta trabajan juntos para elaborar una asignación para completar antes de la siguiente sesión.[135]

El último tramo de estas asignaciones, que puede ser tan simple como que una persona que sufre de depresión asista a algún tipo de evento social, indica una dedicación al cumplimiento del tratamiento y un deseo de cambiar.[135]​ Los terapeutas pueden entonces evaluar lógicamente el siguiente paso del tratamiento en función de qué tan a fondo el paciente completó la asignación.[135]

La terapia cognitivo-conductual eficaz depende de una alianza terapéutica entre el médico y la persona que busca asistencia.[2][136]​ A diferencia de muchas otras formas de psicoterapia, el paciente está muy involucrado en la TCC.[135]​ Por ejemplo, a un paciente ansioso se le puede pedir que hable con un extraño como tarea, pero si eso es demasiado difícil, primero puede resolver una tarea más sencilla.[135]​ El terapeuta debe ser flexible y estar dispuesto a escuchar al paciente en lugar de actuar como una figura de autoridad.[135]

Intervención computarizada o por internet (CCBT)[editar]

La terapia cognitivo-conductual computarizada (CCBT) ha sido un tema de controversia sostenida.[137][138]

Se describe por NICE como un "término genérico para administrar TCC a través de una interfaz de computadora interactiva proporcionada por una computadora personal, internet o un sistema interactivo de respuesta de voz",[139]​ en lugar de cara a cara con un terapeuta humano. También se conoce como terapia cognitivo-conductual a través de Internet o ICBT.

La CCBT tiene el potencial de mejorar el acceso a terapias basadas en evidencia y de superar los costos excesivos y la falta de disponibilidad que a veces se asocian con la contratación de un terapeuta humano.[140]​ En metaestudios, se ha encontrado que la CCBT es rentable y, a menudo, más barata que la atención habitual,[141]​ incluso para la ansiedad.[142]​ En este contexto, es importante no confundir la TCC con la "formación en ordenador", que hoy en día se conoce más comúnmente como e-Learning.

Se ha demostrado que la terapia cognitivo-conductual computarizada (CCBT) es eficaz mediante ensayos controlados aleatorios y otro tipo de ensayos para el tratamiento de la depresión y los trastornos de ansiedad,[64][67][143][144][103][145]​ incluidos niños,[146]​ y el insomnio.[147]​ Algunas investigaciones han encontrado una eficacia similar a una intervención de sitios web informativos y llamadas telefónicas semanales.[148][149]​ Se descubrió que la CCBT es igualmente eficaz que la TCC cara a cara en el tratamiento de ansiedad y el insomnio en adolescentes.[150][147]

Una revisión de la investigación actual de CCBT en el tratamiento del TOC en niños encontró que esta interfaz tiene un gran potencial para el tratamiento futuro del TOC en poblaciones de jóvenes y adolescentes.[151]​ La CCBT también está predispuesta a tratar los trastornos del estado de ánimo entre las poblaciones no heterosexuales, que pueden evitar la terapia cara a cara por miedo al estigma. Sin embargo, en la actualidad, los programas de CCBT rara vez atienden a estas poblaciones.[152]

Una revisión sistemática de la TCC en la depresión y los trastornos de ansiedad concluyó que "la TCC administrada en la atención primaria, especialmente los programas de autoayuda por computadora o en Internet, es potencialmente más efectiva que la atención habitual y podría ser administrada de manera efectiva por terapeutas de atención primaria". Además, la mayoría de las intervenciones de Internet para el trastorno de estrés postraumático utilizan CCBT.[152]

Una cuestión clave en el uso de CCBT es la baja tasa de aceptación y finalización,[137]​ incluso cuando se ha puesto a disposición y se ha explicado claramente.[153][154]​ En algunos estudios, se ha encontrado que las tasas de finalización de la CCBT y la eficacia del tratamiento son más altas cuando el uso de la CCBT se apoya personalmente, y los partidarios no se limitan solo a los terapeutas, que cuando el uso es solo en forma de autoayuda.[141][155]​ Otro enfoque para mejorar la tasa de aceptación y finalización, así como el resultado del tratamiento, es diseñar un software que respalde la formación de una alianza terapéutica sólida entre el usuario y la tecnología.[156]

En febrero de 2006, NICE recomendó que la CCBT estuviera disponible para su uso en el NHS de Inglaterra y Gales para los pacientes que presentaban depresión leve a moderada, en lugar de optar inmediatamente por la medicación antidepresiva,[139]​ y algunos sistemas de salud ofrecen la CCBT.[157]​ La guía de 2009 de NICE reconoció que es probable que haya una serie de productos de TCC computarizados que sean útiles para los pacientes, pero eliminó la aprobación de cualquier producto específico.[158]

Una vía de investigación relativamente nueva es la combinación de inteligencia artificial y CCBT. Se ha propuesto utilizar tecnología moderna para crear CCBT que simula la terapia cara a cara. Esto podría lograrse en la terapia cognitivo-conductual para un trastorno específico utilizando el conocimiento integral del dominio de la TCC.[159]​ Un área donde esto se ha intentado es el área de dominio específico de la ansiedad social en aquellos que tartamudean.[160]

Intervención a través de aplicaciones móviles[editar]

Otro nuevo método de acceso es el uso de aplicaciones móviles o tabletas para brindar autoayuda o TCC guiada. Las empresas de tecnología están desarrollando aplicaciones de chatbot de inteligencia artificial para brindar TCC como una intervención temprana para apoyar la salud mental, desarrollar la resiliencia psicológica y promover el bienestar emocional.

Las aplicaciones de conversación desarrolladas con inteligencia artificial (IA), entregan de forma segura y privada, y tienen la capacidad de escalar de manera global y ofrecer soporte contextual y siempre disponible. Se está llevando a cabo una investigación activa que incluye estudios de datos del mundo real[161]​ que miden la efectividad y el compromiso de las aplicaciones de chatbot que ofrecen TCC.

Lecturas de autoayuda[editar]

Algunos estudios han demostrado que permitir que los pacientes lean guías de autoayuda de TCCes eficaz.[162][163][164]​ Sin embargo, un estudio encontró un efecto negativo en pacientes que tendían a rumiar,[165]​ y otro metanálisis encontró que el beneficio solo era significativo cuando la autoayuda fue guiada por un profesional.[166]

Curso grupal educacional[editar]

Se ha demostrado que la participación de los pacientes en cursos grupales es eficaz.[167]​ No obstante, en un metanálisis que revisaba el tratamiento de niños con TOC, se encontró que la TCC individual era más eficaz que la TCC grupal.[151]

Críticas[editar]

Efectividad relativa[editar]

La investigación realizada para TCC ha sido un tema de controversia sostenida. Si bien algunos investigadores escriben que la TCC es más eficaz que otros tratamientos,[168]​ muchos otros investigadores[86][169][170][171][172]​ y médicos[173][174]​ han cuestionado la validez de tales afirmaciones.

Por ejemplo, un estudio[168]​ determinó que la TCC es superior a otros tratamientos para tratar la ansiedad y la depresión. Sin embargo, los investigadores[169]​ que respondieron directamente a ese estudio realizaron un nuevo análisis y no encontraron evidencia de que la TCC sea superior a otros tratamientos genuinos, y realizaron un análisis de otros trece ensayos clínicos de TCC y determinaron que no proporcionaron evidencia de la superioridad de la TCC. En los casos en los que se ha informado que la TCC es estadísticamente mejor que otras intervenciones psicológicas en términos de medidas de resultado primarias, los tamaños del efecto fueron pequeños y sugirieron que esas diferencias no eran clínicamente significativas. Además, en los resultados secundarios (es decir, las medidas del funcionamiento general) no se han encontrado diferencias significativas entre la TCC y otros tratamientos.[169][175]

En las revisiones Cochrane no encontraron evidencia de que la TCC sea eficaz para el tinnitus,[176]​ evidencia de que la capacitación en TCC ayude a los proveedores de cuidados de crianza a manejar los comportamientos difíciles en los jóvenes bajo su cuidado,[177]​ ni fue útil para tratar a las personas que abusan de sus parejas íntimas.[178]

Una de las principales críticas ha sido que los estudios clínicos de la eficacia de la TCC (o cualquier psicoterapia) no son doble ciego (es decir, ni los sujetos ni los terapeutas en los estudios de psicoterapia son ciegos al tipo de tratamiento). Pueden ser simple ciego, es decir, el evaluador puede no conocer el tratamiento que recibió el paciente, pero ni los pacientes ni los terapeutas desconocen el tipo de terapia administrada. El paciente es un participante activo en la corrección de los pensamientos negativos distorsionados, por lo que es bastante consciente del grupo de tratamiento en el que se encuentra.[179]

La importancia de los estudios doble ciego, se demostró en un metanálisis que examinó la eficacia de la TCC cuando se tuvieron en cuenta el control con placebo y el desconocimiento.[180]​ Se analizaron los datos agrupados de los ensayos publicados de TCC en la esquizofrenia, el trastorno depresivo mayor (TDM) y el trastorno bipolar que utilizaron controles para los efectos no específicos de la intervención. Este estudio concluyó que la TCC no es mejor que las intervenciones de control no específicas en el tratamiento de la esquizofrenia y no reduce las tasas de recaída; los efectos del tratamiento son pequeños en los estudios de tratamiento del TDM y no es una estrategia de tratamiento eficaz para la prevención de la recaída en el trastorno bipolar. Para el TDM, los autores señalan que el tamaño del efecto combinado fue muy bajo. No obstante, se han cuestionado los procesos metodológicos utilizados para seleccionar los estudios en el metanálisis mencionado anteriormente y el valor de sus hallazgos.[181][182][183]

Efectividad decreciente[editar]

Un metanálisis de 2015 reveló que los efectos positivos de la TCC sobre la depresión han estado disminuyendo desde 1977. Los resultados generales mostraron dos disminuciones diferentes en el tamaño del efecto: 1) una disminución general entre 1977 y 2014, y 2) una disminución más pronunciada entre 1995 y 2014.[184]

Un subanálisis adicional reveló que los estudios de TCC en los que los terapeutas del grupo de prueba recibieron instrucciones de adherirse al manual de TCC de Beck tuvieron una disminución más pronunciada en los tamaños del efecto desde 1977 que los estudios en los que los terapeutas del grupo de prueba recibieron instrucciones de usar la TCC sin un manual. Los autores informaron que no estaban seguros de por qué los efectos estaban disminuyendo, pero enumeraron la capacitación inadecuada del terapeuta, el incumplimiento de un manual, la falta de experiencia del terapeuta y la esperanza y la fe de los pacientes en su eficacia como posibles razones. Los autores mencionaron que el estudio actual se limitó únicamente a los trastornos depresivos.[184]

Altas tasas de abandono[editar]

Otros investigadores[170]​ escriben que los estudios de TCC tienen altas tasas de abandono en comparación con otros tratamientos. Se encontró que las tasas de abandono de la TCC eran 17 % más altas que otras terapias en un metanálisis.[170]​ Esta alta tasa de abandono también es evidente en el tratamiento de varios trastornos, en particular la anorexia nerviosa, que comúnmente se trata con TCC. Aquellos tratados con TCC tienen una alta probabilidad de abandonar la terapia antes de completarla y volver a sus comportamientos previos.[185]

En un análisis de tratamientos para jóvenes que se autolesionaron[172]​ encontraron tasas de abandono similares en los grupos de TCC y TDC. En este estudio, los investigadores analizaron varios ensayos clínicos que midieron la eficacia de la TCC administrada a jóvenes que se autolesionan. Los investigadores concluyeron que ninguno de ellos resultó ser eficaz.[172]

Efectos secundarios[editar]

En general, se considera que la TCC tiene muy pocos o ningún efecto secundario.[186][187]​ Aunque algunos han pedido que se evalúen mejor los posibles efectos secundarios de la TCC.[188]

Muchos ensayos aleatorios de intervenciones psicológicas como la TCC no controlan los daños potenciales para el paciente.[189]​ En contraste, es mucho más probable que los ensayos aleatorizados de intervenciones farmacológicas tomen en consideración los efectos adversos.[190]

Sin embargo, un metanálisis de 2017 reveló que los eventos adversos no son comunes en los niños que reciben TCC y, además, que la TCC se asocia con menos abandonos que el placebo o los medicamentos.[191]​ No obstante, los terapeutas de la TCC a veces informan "eventos no deseados" y efectos secundarios en sus pacientes ambulatorios, siendo el "bienestar negativo/ angustia" los más frecuentes.[192]

Preocupaciones filosóficas[editar]

Los métodos empleados en la investigación de la TCC no han sido las únicas críticas; algunas personas han cuestionado su teoría y su terapia.[174]

Slife y Williams[173]​ escriben que uno de los supuestos ocultos en la TCC es el determinismo, o la ausencia de libre albedrío. Argumentan que la TCC sostiene que los estímulos externos del entorno entran en la mente y provocan diferentes pensamientos que provocan estados emocionales: en ninguna parte de la teoría de la TCC se tiene en cuenta la agencia o el libre albedrío.

Otra crítica a la teoría de la TCC, especialmente cuando se aplica al trastorno depresivo mayor, es que confunde los síntomas del trastorno con sus causas.[179]

Preocupaciones socio-políticas[editar]

El escritor y analista de grupo Farhad Dalal cuestiona los supuestos sociopolíticos detrás de la introducción de la TCC. Dalal conecta el auge de la TCC con "el auge paralelo del neoliberalismo, con su enfoque en la mercantilización, la eficiencia, la cuantificación y el gerencialismo", y cuestiona la base científica de la TCC, sugiriendo que "la 'ciencia' del tratamiento de la psicología es a menudo menos un concurso científico que político".[193]​ En su libro,[194]​ Dalal también cuestiona la base ética de la TCC.

Sociedad y cultura[editar]

El Servicio Nacional de Salud del Reino Unido anunció en 2008 que se capacitaría a más terapeutas para proporcionar TCC[195]​ como parte de una iniciativa llamada ‘Mejora del acceso a las terapias psicológicas’ (IAPT).[196]​ El NICE dijo que la TCC se convertiría en el pilar del tratamiento para la depresión no grave, y que la medicación se utilizaría solo en los casos en que la TCC hubiera fallado.[195]

Ante la pandemia actual de COVID-19, el miedo a las agujas o Belonefobia podría ser un obstáculo en la lucha contra la enfermedad. Ante esta situación, algunos medios comienzan a introducir y sugerir utilizar métodos de TCC para superar esta fobia.[197]​ De igual modo, se ha sugerido el TCC para tratar las consecuencias psicológicas y emocionales de pacientes recuperados.[198]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. García Vera, Maríaa Paz (1998). «La psicoterapia hoy desde un enfoque cognitivo-conductual». V Jornada Científica de la Asociación de Psicoterapeutas «Laureano Cuesta» (Madrid: Universidad Complutense de Madrid y Asociación de psicoterapuetas Laureano Cuesta). Archivado desde el original el 2 de octubre de 2013. Consultado el 27 de abril de 2013. 
  2. a b Beck, JS (2011). Cognitive behavior therapy: Basics and beyond (2 edición). Nueva York, NY: The Guilford Press. pp. 19-20. 
  3. Benjamin, CL; Puleo, CM; Settipani, CA; et al (2011). «History of cognitive-behavioral therapy in youth». Child and Adolescent Psychiatric Clinics of North America 20 (2): 179-189. PMID 21440849. doi:10.1016/j.chc.2011.01.011. 
  4. McKay, D; Sookman, D; Neziroglu, F; Wilhelm, S; Stein, DJ; Kyrios, M; Matthews, K; Veale, D (Febrero 2015). «Efficacy of cognitive-behavioral therapy for obsessive-compulsive disorder». Psychiatry Research 225 (3): 236-246. PMID 25613661. doi:10.1016/j.psychres.2014.11.058. 
  5. Zhu, Z; Zhang, L; Jiang, J; Li, W; Cao, X; Zhou, Z; Zhang, T; Li, C (Diciembre 2014). «Comparison of psychological placebo and waiting list control conditions in the assessment of cognitive behavioral therapy for the treatment of generalized anxiety disorder: a meta-analysis». Shanghai Archives of Psychiatry 26 (6): 319-331. PMID 25642106. doi:10.11919/j.issn.1002-0829.214173. 
  6. Ruiz Sánchez, Juan José y Cano Sánchez, Justo José (1992). «Manual de Psicoterapia Cognitiva». Recuperado de Psicología Online. Archivado desde el original el 28 de abril de 2012. Consultado el 14 de agosto de 2012. 
  7. Field, TA; Beeson, ET; Jones, LK (2015). «The New ABCs: A Practitioner's Guide to Neuroscience-Informed Cognitive-Behavior Therapy». Journal of Mental Health Counseling 37 (3): 206-220. doi:10.17744/1040-2861-37.3.206. Consultado el 6 de julio de 2016. 
  8. a b Schacter, DL; Gilbert, DT; Wegner, DM (2010). Psychology (2 edición). Nueva York, NY: Worth Pub. p. 600. 
  9. Brewin, CR (1996). «Theoretical foundations of cognitive-behavior therapy for anxiety and depression». Annual Review of Psychology 47: 33–57. PMID 8624137. doi:10.1146/annurev.psych.47.1.33. 
  10. Rodríguez Biglieri, R. & Vetere, G. (2011). «Manual de terapia cognitiva-conductual para los trastornos de ansiedad». Buenos Aires: Polemos. ISBN 978-987-649-028-3. 
  11. Gartlehner, Gerarld; Wagner, Gernot; Matyas, Nina; Titscher, Viktoria; Greimel, Judith; et al (Junio 2017). «Pharmacological and non-pharmacological treatments for major depressive disorder: review of systematic reviews». BMJ Open 7 (6). PMID 28615268. doi:10.1136/bmjopen-2016-014912. 
  12. McGuire, Joseph F.; Piacentini, John; Brennan, Erin A.; Lewin, Adam B.; Murphy, Tanya K.; et al (2014). «A meta-analysis of behavior therapy for Tourette Syndrome». Journal of Psychiatric Research 50: 106–112. PMID 24398255. doi:10.1016/j.jpsychires.2013.12.009. 
  13. Davidson, Kate; Gumley, Andrew; et al (2006). «A Randomized Controlled Trial of Cognitive Behavior Therapy for Borderline Personality Disorder: Rationale for Trial, Method, and Description of Sample». Journal of Personality Disorders 20 (5): 431–449. PMID 17032157. doi:10.1521/pedi.2006.20.5.431. 
  14. Robertson, Donald (2010). The Philosophy of Cognitive-Behavioural Therapy: Stoicism as Rational and Cognitive Psychotherapy. Londrés: Karnac. 
  15. Mathews, John (2015). «Stoicism and CBT: Is Therapy A Philosophical Pursuit?». Virginia Counseling. Virginia Counseling. 
  16. Beck, AT; Shaw, BF; Emery, G; Rush, AJ (1979). Cognitive Therapy of Depression. Nueva York, NY: Guilford Press. ISBN 978-0-89862-000-9. 
  17. Plantilla:Oración confusa
  18. Engler, B (2016). Personality theories (7 edición). Boston, MA: Houghton Mifflin Company. p. 424. 
  19. Robinson, DN (1995). An intellectual history of psychology (3 edición). Madison, WI: University of Wisconsin Press. 
  20. a b c d e f g h i j k Trull, TJ (2007). Clinical psychology (7 edición). Belmont, CA: Thomson/Wadsworth. 
  21. a b c d e f Rachman, S (1997). Science and practice of cognitive behaviour therapy. Oxford: Oxford University Press. p. 1–26. ISBN 978-0-19-262726-1. 
  22. Jones MC (1924). «The Elimination of Children's Fears». Journal of Experimental Psychology 7 (5): 382–390. doi:10.1037/h0072283. 
  23. a b c Corsini, RJ; Wedding, D (2008). Current psychotherapies (8 edición). Belmont, CA: Thomson Brooks/Cole. 
  24. Eysenck, HJ (Octubre 1952). «The effects of psychotherapy: an evaluation». Journal of Consulting Psychology 16 (5): 319–324. PMID 13000035. doi:10.1037/h0063633. 
  25. Kelly, Hillary (26 de marzo de 2020). «Desperately Seeking Hope and Help for Your Nerves? Try Reading 'Hope and Help for Your Nerves'». New York Times. New York Times. Consultado el 21 de enero de 2021. 
  26. a b c d Wilson, GT (2008). Current psychotherapies (8 edición). Belmont, CA: Thomson Brooks/Cole. p. 63–106. 
  27. a b Mosak, HH; Maniacci, M (2008). Current psychotherapies. Belmont, CA: Thomson Brooks/Cole. p. 63–106. 
  28. Ellis, A (2008). Current psychotherapies (8 edición). Belmont, CA: Thomson Brooks/Cole. p. 63–106. 
  29. a b Oatley, K (2004). Emotions: A brief history. Malden, MA: Blackwell Publishing. p. 53. 
  30. Folsom, Timothy D; et al (2016). «Profiles in history of neuroscience and psychiatry». The Medical Basis of Psychiatry: 925-1007. 
  31. Thorpe, GL; Olso, SL (1997). Behavior therapy: Concepts, procedures, and applications (2 edición). Boston, MA: Allyn & Bacon. 
  32. Hayes, SC; Hofmann, SG (Octubre 2017). «The third wave of cognitive behavioral therapy and the rise of process-based care». World Psychiatry 16 (3): 245–246. PMID 28941087. doi:10.1002/wps.20442. 
  33. Hunot, V; Moore, TH; et al (Octubre 2013). «'Third wave' cognitive and behavioural therapies versus other psychological therapies for depression». The Cochrane Database of Systematic Reviews (10). PMID 24142844. doi:10.1002/14651858.CD008704.pub2. 
  34. a b c Hassett, AL; Gevirtz, RN (Mayo 2009). «Nonpharmacologic treatment for fibromyalgia: patient education, cognitive-behavioral therapy, relaxation techniques, and complementary and alternative medicine». Rheumatic Diseases Clinics of North America 35 (2): 393–407. PMID 19647150. doi:10.1016/j.rdc.2009.05.003. 
  35. a b Hayes, SC; Villatte, M; Levin, M; Hildebrandt, M (2011). «Open, aware, and active: contextual approaches as an emerging trend in the behavioral and cognitive therapies». Annual Review of Clinical Psychology 7 (11): 141-168. PMID 21219193. doi:10.1146/annurev-clinpsy-032210-104449. 
  36. Dawes, RM (Abril 1964). «COGNITIVE DISTORTION Monograph Supplement 4-V14». Psychological Reports 12 (2): 443-459. doi:10.2466/pr0.1964.14.2.443. 
  37. a b c d e Gatchel, RJ; Rollings, KH (2008). «Evidence-informed management of chronic low back pain with cognitive behavioral therapy». The Spine Journal 8 (10): 40–44. PMID 18164452. doi:10.1016/j.spinee.2007.10.007. 
  38. Kozier, B. (2008). Fundamentals of nursing: concepts, process and practice. Pearson Education. pp. 187. ISBN 978-0-13-197653-5. 
  39. Longmore, RJ; Worrell, M (Marzo 2007). «Do we need to challenge thoughts in cognitive behavior therapy?». Clinical Psychology Review 27 (2): 173-187. PMID 17157970. doi:10.1016/j.cpr.2006.08.001. 
  40. Kaplan, R; Saccuzzo, D. Psychological Testing. Wadsworth. p. 415. 
  41. Kaplan, R; Saccuzzo, D (Wadsworth). Psychological Testing. pp. 415, Table 15.3. 
  42. Hofmann, SG (2011). An Introduction to Modern CBT. Psychological Solutions to Mental Health Problems. Chichester, UK: Wiley-Blackwell. ISBN 978-0-470-97175-8. 
  43. Hofmann, SG; Sawyer, AT; Fang, A (Septiembre 2010). «The empirical status of the "new wave" of cognitive behavioral therapy». The Psychiatric Clinics of North America 33 (3): 701-710. PMID 20599141. doi:10.1016/j.psc.2010.04.006. 
  44. Pagano, J; Kyle, B; Johnson, T (2017). «A Manual by Any Other Name: Identifying Psychotherapy Manuals for Resident Training». Academic Psychiatry 41 (1): 44-50. PMID 27048607. doi:10.1007/s40596-016-0492-4. 
  45. Foa, EB; Rothbaum, BO; Furr, JM (Enero 2003). «Augmenting exposure therapy with other CBT procedures». Psychiatric Annals 33 (1): 47-53. doi:10.3928/0048-5713-20030101-08. 
  46. Jessamy, H; Jo, U (2014). This book will make you happy. Quercus. ISBN 9781848662810. 
  47. Foa, EB (2009). Effective Treatments for PTSD: Practice Guidelines from the International Society for Traumatic Stress Studies (2 edición). New York: Guilford. 
  48. Kaczkurkin, AN; Foa, EB (Septiembre 2015). «Cognitive-behavioral therapy for anxiety disorders: an update on the empirical evidence». Dialogues in Clinical Neuroscience(Review) 17 (3): 337-346. PMID 26487814. doi:10.31887/DCNS.2015.17.3/akaczkurkin. 
  49. Graham, MC (2014). Facts of Life: ten issues of contentment. Outskirts Press. ISBN 978-1-4787-2259-5. 
  50. a b c Rudd, MD (2012). «Brief cognitive behavioral therapy (BCBT) for suicidality in military populations». Military Psychology 24 (6): 592-603. doi:10.1080/08995605.2012.736325. 
  51. Choudhury, K (2013). Managing workplace stress: the cognitive behavioural way. Nueva York, NY: Springer India. ISBN 9788132206835. 
  52. a b de Wildt, van den Brink; WAJM, W. «Effectiveness of Manual-Based Cognitive Behavioral Therapy in Routine Outpatient Alcohol Treatment». Research Gate. 
  53. Ferguson, LM; Wormith, JS (Septiembre 2013). «A meta-analysis of moral reconation therapy». International Journal of Offender Therapy and Comparative Criminology 57 (9): 1076-1106. PMID 22744908. doi:10.1177/0306624x12447771. 
  54. a b c d e Meichenbaum, D (1996). «Stress Inoculation Training for Coping with Stressors». The Clinical Psychologist 69: 4-7. 
  55. Corkhill, B.; Hemmings, J.; Maddock, A.; Riley, J. (2014). «Knitting and Well-being». Textile 12 (1): 34-57. 
  56. Dugas, M. J.; Ladouceur, R.; et al (2003). «Group cognitive-behavioral therapy for generalized anxiety disorder: treatment outcome and long-term follow-up». Journal of consulting and clinical psychology 71 (4): 821. 
  57. Tencl, J (25 de julio de 2017). Perception from a multicultural perspective. Londrés: Create Space. p. 83. ISBN 9781537639000. 
  58. Unified Protocol Institute. «Rationale for the Development of the UP». Consultado el 22 de abril de 2018. 
  59. Shpancer, N (9 de enero de 2011). «The Future of Therapy: A Unified Treatment Approach». Psychology Today. 
  60. Barlow, DH; Farchione, TJ; et al (Septiembre 2017). «The Unified Protocol for Transdiagnostic Treatment of Emotional Disorders Compared With Diagnosis-Specific Protocols for Anxiety Disorders: A Randomized Clinical Trial». JAMA Psychiatry 74 (9): 875-884. 
  61. Pinto, Carmen (trad.); Philip, Timms (ed.) (2009). La terapia cognitivo‐conductual (tcc). Londres y España: Sociedad española de psiquiatría y Royal College of Psychiatrists. Consultado el 27 de abril de 2013. 
  62. Otte, C (2011). «Cognitive behavioral therapy in anxiety disorders: current state of the evidence». Dialogues in Clinical Neuroscience 13 (4): 413–421. PMID 22275847. doi:10.31887/DCNS.2011.13.4/cotte. 
  63. a b Robinson, E; Titov, N; et al (Junio 2010). «Internet treatment for generalized anxiety disorder: a randomized controlled trial comparing clinician vs. technician assistance». PLOS ONE 5 (6). PMID 20532167. doi:10.1371/journal.pone.0010942. 
  64. Harrison A, A; Fernández de la Cruz, L; et al (Agosto 2016). «Cognitive-behavioral therapy for body dysmorphic disorder: A systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials». Clinical Psychology Review 48: 43–51. PMID 27393916. doi:10.1016/j.cpr.2016.05.007. 
  65. a b Driessen, E; Hollon, SD (Septiembre 2010). «Cognitive behavioral therapy for mood disorders: efficacy, moderators and mediators». The Psychiatric Clinics of North America 30 (3): 537–555. PMID 20599132. doi:10.1016/j.psc.2010.04.005. 
  66. a b Foroushani, PS; Schneider, J; Assareh, N (Agosto 2011). «Meta-review of the effectiveness of computerised CBT in treating depression». BMC Psychiatry 11 (1): 131. PMID 21838902. doi:10.1186/1471-244X-11-131. 
  67. a b Murphy, R; Straebler, S; Cooper, Z; Fairburn, CG (Septiembre 2010). «Cognitive behavioral therapy for eating disorders». The Psychiatric Clinics of North America 33 (3): 611–627. PMID 20599136. doi:10.1016/j.psc.2010.04.004. 
  68. Matusiewicz, AK; Hopwood, CJ; Banducci, AN; Lejuez, CW (Septiembre 2010). «The effectiveness of cognitive behavioral therapy for personality disorders». The Psychiatric Clinics of North America 33 (3): 657–685. PMID 20599139. doi:10.1016/j.psc.2010.04.007. 
  69. a b Gutiérrez, M; Trujillo, A; Sánchez, L; Sánchez, M (2009). «Cognitive-behavioral therapy for chronic psychosis». Actas Espanolas de Psiquiatria 37 (2): 106–114. PMID 19401859. 
  70. Rathod, S; Phiri, P; Kingdon, D (Septiembre 2010). «Cognitive behavioral therapy for schizophrenia». The Psychiatric Clinics of North America 33 (3): 527–536. PMID 20599131. doi:10.1016/j.psc.2010.04.009. 
  71. McHugh, RK; Hearon, BA; Otto, MW (Septiembre 2010). «Cognitive behavioral therapy for substance use disorders». he Psychiatric Clinics of North America 33 (3): 511–525. PMID 20599130. doi:10.1016/j.psc.2010.04.012. 
  72. Seligman, LD; Ollendick, TH (Abril 2011). «Cognitive-behavioral therapy for anxiety disorders in youth». Child and Adolescent Psychiatric Clinics of North America 20 (2): 217–238. PMID 21440852. doi:10.1016/j.chc.2011.01.003. 
  73. Phillips, KA; Rogers, J (Abril 2011). «Cognitive-behavioral therapy for youth with body dysmorphic disorder: current status and future directions». Child and Adolescent Psychiatric Clinics of North America 20 (2): 287–304. PMID 21440856. doi:10.1016/j.chc.2011.01.004. 
  74. Spirito, A; Esposito-Smythers, C; Wolff, J; Uhl, K (Abril 2011). «Cognitive-behavioral therapy for adolescent depression and suicidality». Child and Adolescent Psychiatric Clinics of North America 20 (2): 191–204. PMID 21440850. doi:10.1016/j.chc.2011.01.012. 
  75. Wilfley, DE; Kolko, RP; Kass, AE (Abril 2011). «Cognitive-behavioral therapy for weight management and eating disorders in children and adolescents». Child and Adolescent Psychiatric Clinics of North America 20 (2): 271-285. PMID 21440855. doi:10.1016/j.chc.2011.01.002. 
  76. Boileau, B (2011). «A review of obsessive-compulsive disorder in children and adolescents». Dialogues in Clinical Neuroscience 13 (4): 401–411. PMID 22275846. doi:10.31887/DCNS.2011.13.4/bboileau. 
  77. Kowalik, J; Weller, J; Venter, J; Drachman, D (Septiembre 2011). «Cognitive behavioral therapy for the treatment of pediatric posttraumatic stress disorder: a review and meta-analysis». Journal of Behavior Therapy and Experimental Psychiatry 42 (3): 405–413. PMID 21458405. doi:10.1016/j.jbtep.2011.02.002. 
  78. Flessner, CA (Abril 2011). «Cognitive-behavioral therapy for childhood repetitive behavior disorders: tic disorders and trichotillomania». Child and Adolescent Psychiatric Clinics of North America 20 (2): 319–328. PMID 21440858. doi:10.1016/j.chc.2011.01.007. 
  79. Robertson, J (Julio 2007). «Review: distraction, hypnosis, and combined cognitive-behavioural interventions reduce needle related pain and distress in children and adolescents». Evidence-Based Nursing 10 (3): 75. PMID 17596380. doi:10.1136/ebn.10.3.75. 
  80. Campbell Collaboration (2017). «Efectos de las intervenciones psicosociales dirigidas al rechazo a ir a la escuela de estudiantes de primaria y secundaria». Oslo: Campbell Collaboration. Consultado el 15 de enero de 2020. 
  81. Hirschfeld, Robert M.A. (2006). «Guideline Watch: Practice Guideline for the Treatment of Patients With Bipolar Disorder». APA Practice Guidelines for the Treatment of Psychiatric Disorders: Comprehensive Guidelines and Guideline Watches (2 edición). ISBN 978-0-89042-336-3. 
  82. Stanley, B; Brown, G; Brent, DA; et al (Octubre 2009). «Cognitive-behavioral therapy for suicide prevention (CBT-SP): treatment model, feasibility, and acceptability». Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry 48 (10): 1005–1013. PMID 19730273. doi:10.1097/chi.0b013e3181b5dbfe. 
  83. a b c Neale, JM; Davison, GC (2001). Abnormal psychology (8 edición). Nueva York, NY: John Wiley & Sons. p. 247. ISBN 978-0-471-31811-8. 
  84. Leichsenring, F (2001). «Comparative effects of short-term psychodynamic psychotherapy and cognitive-behavioral therapy in depression: a meta-analytic approach». Clinical Psychology Review 21 (3): 401–419. PMID 11288607. doi:10.1016/S0272-7358(99)00057-4. 
  85. a b Barth, J; Munder, T; et al (2013). «"Comparative efficacy of seven psychotherapeutic interventions for patients with depression: a network meta-analysis». PLOS Medicine 10 (5). PMID 23723742. doi:10.1371/journal.pmed.1001454. 
  86. Hofmann, SG; Smits, JA (Abril 2008). «Cognitive-behavioral therapy for adult anxiety disorders: a meta-analysis of randomized placebo-controlled trials». The Journal of Clinical Psychiatry 69 (4): 621–632. PMID 18363421. doi:10.4088/JCP.v69n0415. 
  87. Forman-Hoffman, Valerie; Middleton, Cook; et al (Mayo 2018). [DOI: 10.23970/ahrqepccer207 Psychological and Pharmacological Treatments for Adults With Posttraumatic Stress Disorder: A Systematic Review Update]. 
  88. «What is Exposure Therapy?». American Psychological Association. 
  89. PTSD (9 de junio de 2014). «Definition of In Vivo Exposure"». Consultado el 14 de agosto de 2014. 
  90. Mowrer, OH (1960). Learning theory and behavior. Nueva York, NY. ISBN 978-0-88275-127-6. 
  91. Bentz, D; Michael, T; de Quervain, DJ; Wilhelm, FH (Marzo 2010). «Enhancing exposure therapy for anxiety disorders with glucocorticoids: from basic mechanisms of emotional learning to clinical applications». Journal of Anxiety Disorders 24 (2): 223–230. PMID 19962269. doi:10.1016/j.janxdis.2009.10.011. 
  92. Scheeringa, MS; Weems, CF; et al (Agosto 2011). «Trauma-focused cognitive-behavioral therapy for posttraumatic stress disorder in three-through six year-old children: a randomized clinical trial». Journal of Child Psychology and Psychiatry, and Allied Disciplines 52 (8): 853–860. PMID 21155776. doi:10.1111/j.1469-7610.2010.02354.x. 
  93. Gillies, Donna; Maiocchi, Licia; et al (Octubre 2016). «Psychological therapies for children and adolescents exposed to trauma». Cochrane Database of Systematic Reviews 10. PMID 27726123. doi:10.1002/14651858.CD012371. 
  94. da Costa, RT; Rangé, BP; et al (Julio 2010). «Cognitive-behavioral therapy for bipolar disorder». Expert Review of Neurotherapeutics 10 (7): 1089–1099. PMID 20586690. doi:10.1586/ern.10.75. 
  95. Chiang, KJ; Tsai, JC; Liu, D; Chou, KR; Lin, CH; Chiu, HL (4 de mayo de 2017). «Efficacy of cognitive-behavioral therapy in patients with bipolar disorder: A meta-analysis of randomized controlled trials». PLOS ONE 12 (5). PMID 28472082. doi:10.1371/journal.pone.0176849. 
  96. Kingdon, D; Price, J (17 de abril de 2009). «Cognitive-behavioral Therapy in Severe Mental Illness». Psychiatric Times 26 (5). 
  97. Liu, Yu‐Chen; Hung, Tsai‐Tzu; Tang, Chia‐Chun; Tsai, Pei‐Ching; Lin, Mei‐Feng. «The Efficacy of Metacognitive Training for Delusions in Patients With Schizophrenia: A Meta‐Analysis of Randomized Controlled Trials Informs Evidence‐Based Practice». Worldviews on Evidence-Based Nursing 15 (2): 130–139. doi:10.1111/wvn.12282. 
  98. Philipp, Rebecca; Kriston, Levente (2019). «Effectiveness of metacognitive interventions for mental disorders in adults—A systematic review and meta‐analysis (METACOG)». Clinical Psychology & Psychotherapy 26 (2): 227-240. doi:10.1002/cpp.2345. 
  99. Sauvé, Geneviève; Lavigne, Katie M; et al (2020). «Efficacy of psychological interventions targeting cognitive biases in schizophrenia: A systematic review and meta-analysis». Clinical Psychology Review 78. doi:10.1016/j.cpr.2020.101854. 
  100. Jones, C; Hacker, D; et al (Diciembre 2018). «Cognitive behavioural therapy plus standard care versus standard care for people with schizophrenia». The Cochrane Database of Systematic Reviews 12. PMID 30572373. doi:10.1002/14651858.CD007964.pub2. 
  101. Jones, Christopher; Hacker, David; et al (Noviembre 2018). «Cognitive behavioural therapy plus standard care versus standard care plus other psychosocial treatments for people with schizophrenia». The Cochrane Database of Systematic Reviews 11. PMID 30480760. doi:10.1002/14651858.CD008712.pub3. 
  102. a b Titov, N; Andrews, G; Sachdev, P (Julio 2010). «Computer-delivered cognitive behavioural therapy: effective and getting ready for dissemination». F1000 Medicine Reports 2 (49). PMID 20948835. doi:10.3410/M2-49. 
  103. Seligman, ME; Schulman, P; Derubeis, RJ; Hollon, SD (1999). «The prevention of depression and anxiety». Prevention & Treatment 2 (1): 1111-1126. doi:10.1037/1522-3736.2.1.28a. 
  104. Schmidt, NB; Eggleston, AM; et al (2007). «Anxiety Sensitivity Amelioration Training (ASAT): a longitudinal primary prevention program targeting cognitive vulnerability». Journal of Anxiety Disorders 21 (3): 302-319. PMID 16889931. doi:10.1016/j.janxdis.2006.06.002. 
  105. Meulenbeek, P; Willemse, G; et al (Abril 2010). «Early intervention in panic: pragmatic randomised controlled trial». The British Journal of Psychiatry 196 (4): 326-331. PMID 20357312. doi:10.1192/bjp.bp.109.072504. 
  106. Gardenswartz, CA; Craske, MG (2001). «Prevention of panic disorder». Behavior Therapy 32 (4): 725-737. doi:10.1016/S0005-7894(01)80017-4. 
  107. Aune, T; Stiles, TC (Octubre 2009). «Universal-based prevention of syndromal and subsyndromal social anxiety: A randomized controlled study». Journal of Consulting and Clinical Psychology 77 (5): 867-879. PMID 19803567. doi:10.1037/a0015813. 
  108. Cuijpers, P; Clarke, GN; Lewinsohn, PM; Muñoz, RF (Julio 2009). «Psychoeducational treatment and prevention of depression: the "Coping with Depression». Clinical Psychology Review 29 (5): 449-458. PMID 19450912. doi:10.1016/j.cpr.2009.04.005. 
  109. «Psychosis and schizophrenia in adults: updated NICE guidance for 2014"». National Elf Service. 19 de febrero de 2014. 
  110. «Psychosis and schizophrenia». 
  111. Okuda, M; Balán, I; Petry, NM; Oquendo, M; Blanco, C (Diciembre 2009). «Cognitive-behavioral therapy for pathological gambling: cultural considerations». The American Journal of Psychiatry 166 (12): 1325-1330. PMID 19952084. doi:10.1176/appi.ajp.2009.08081235. 
  112. Cognitive–Behavioral Therapy for Pathological Gamblers. 
  113. Cowlishaw, S; Merkouris, S; et al (Noviembre 2012). «Psychological therapies for pathological and problem gambling». The Cochrane Database of Systematic Reviews 11. PMID 23152266. doi:10.1002/14651858.CD008937. 
  114. a b «Association for Behavioral and Cognitive Therapies; Tobacco Dependence». Association for Behavioral and Cognitive Therapies. 
  115. Killen, JD; Fortmann, SP; et al (Agosto 2008). «Extended cognitive behavior therapy for cigarette smoking cessation». Addiction 103 (8): 1381-1390. PMID 18855829. doi:10.1111/j.1360-0443.2008.02273.x. 
  116. Hitsman, B; Borrelli, B; McChargue, DE; Spring, B; Niaura, R (Agosto 2003). «History of depression and smoking cessation outcome: a meta-analysis». Journal of Consulting and Clinical Psychology 71 (4): 657-663. PMID 12924670. doi:10.1037/0022-006X.71.4.657. 
  117. Barnes, J; McRobbie, H; Dong, CY; Walker, N; Hartmann-Boyce, J (Junio 2019). «Hypnotherapy for smoking cessation». The Cochrane Database of Systematic Reviews 6. PMID 31198991. doi:10.1002/14651858.CD001008.pub3. 
  118. McHugh, R. Kathryn; Hearon, Bridget A; Otto, Michael W (Septiembre 2010). «Cognitive-Behavioral Therapy for Substance Use Disorders». The Psychiatric Clinics of North America 33 (3): 511-525. PMID 20599130. doi:10.1016/j.psc.2010.04.012. 
  119. Magill, Molly; Ray, Lara A (Julio 2009). «Cognitive-Behavioral Treatment With Adult Alcohol and Illicit Drug Users: A Meta-Analysis of Randomized Controlled Trials». Journal of Studies on Alcohol and Drugs 70 (4): 516-527. PMID 19515291. doi:10.15288/jsad.2009.70.516. 
  120. Perry, Amanda E.; Martyn-St James, Marrissa; et al (Diciembre 2019). «Interventions for female drug-using offenders». The Cochrane Database of Systematic Reviews 12. PMID 31834635. doi:10.1002/14651858.CD010910.pub3. 
  121. «What Is Cognitive Behavioral Therapy? Expert Dr. Mendonsa Explains». Sprout Health Group 21. Octubre 2019. Consultado el 15 de noviembre de 2019. 
  122. Abuse National Institute on Drug. «Cognitive-Behavioral Therapy (Alcohol, Marijuana, Cocaine, Methamphetamine, Nicotine)".». Consultado el 15 de noviembre de 2019. 
  123. Linardon, J.; Wade, T.D.; de la Piedad Garcia, X.; Brennan, L. (Noviembre 2017). «The efficacy of cognitive-behavioral therapy for eating disorders: A systematic review and meta-analysis». Journal of Consulting and Clinical Psychology 85 (11): 1080-1094. PMID 29083223. doi:10.1037/ccp0000245. 
  124. Hay, Phillipa PJ; Bacaltchuk, Josué; et al (7 de octubre de 2009). «Psychological treatments for bulimia nervosa and binging». Cochrane Database of Systematic Reviews 4. PMID 19821271. doi:10.1002/14651858.CD000562.pub3. 
  125. Young, K. (2011). «CBT-IA: The First Treatment Model for Internet Addiction». ournal of Cognitive Psychotherapy 25 (4): 304-310. doi:10.1891/0889-8391.25.4.304. 
  126. Ruotsalainen, JH; Verbeek, JH; et al (Abril 2015). «Preventing occupational stress in healthcare workers». The Cochrane Database of Systematic Reviews (4). PMID 25847433. doi:10.1002/14651858.CD002892.pub5. 
  127. Bienenfeld, D. (2009). «Cognitive therapy with older adults». Psychiatric Annals 39 (9): 828-832. doi:10.3928/00485713-20090821-02. 
  128. Wilson, Kenneth; Mottram, Patricia G.; Vassilas, Christopher; et al (23 de enero de 2008). «Psychotherapeutic treatments for older depressed people"». Cochrane Database of Systematic Reviews (1). PMID 18254062. doi:10.1002/14651858.CD004853.pub2. 
  129. Benevides, Teal W; Shore, Stephen M; et al (11 de mayo de 2020). «Interventions to address health outcomes among autistic adults: A systematic review». Autism 24 (6): 1345-1359. PMID 32390461. doi:10.1177/1362361320913664. 
  130. Wood, Jeffrey J.; Drahota, Amy (Marzo 2009). «Cognitive behavioral therapy for anxiety in children with autism spectrum disorders: a randomized, controlled trial». Journal of Child Psychology and Psychiatry, and Allied Disciplines 50 (3): 224-234. PMID 19309326. doi:10.1111/j.1469-7610.2008.01948.x. 
  131. National Institute for Health and Care Excellence (Abril 2008). Cognitive behavioural therapy for the management of common mental health problems. Consultado el 4 de noviembre de 2013. 
  132. Kessler, D; Lewis, G; et al (Agosto 2009). «Therapist-delivered Internet psychotherapy for depression in primary care: a randomised controlled trial». Lancet 374 (9690): 628-634. PMID 19700005. doi:10.1016/S0140-6736(09)61257-5. 
  133. Hollinghurst, S; Peters, TJ; Wiles, N; Lewis, G; Kessler, D; Kaur, S (Octubre 2010). «Cost-effectiveness of therapist-delivered online cognitive-behavioural therapy for depression: randomised controlled trial». The British Journal of Psychiatry 197 (4): 297-304. PMID 20884953. doi:10.1192/bjp.bp.109.073080. 
  134. a b c d e f Martin, Ben. In-Depth: Cognitive Behavioral Therapy. PsychCentral. Consultado el 15 de marzo de 2012. 
  135. Bender, S; Messner, E (2003). Becoming a therapist: What do I say, and why?. New York, NY: he Guilford Press. pp. 24, 34-35. 
  136. a b Heeren, A (2018). «Commentary: The Impact of Digital Technology on Psychological Treatments and Their Dissemination». Frontiers in Psychology: 1571. PMID 30210401. doi:10.3389/fpsyg.2018.01571. 
  137. Nordgren, LB; Hedman, E; et al (Agosto 2014). «Effectiveness and cost-effectiveness of individually tailored Internet-delivered cognitive behavior therapy for anxiety disorders in a primary care population: a randomized controlled trial». Behaviour Research and Therapy 59: 1-11. PMID 24933451. doi:10.1016/j.brat.2014.05.007. 
  138. a b National Institute for Health and Care Excellence (12 de enero de 2012). «Depression and anxiety – computerised cognitive behavioural therapy (CCBT)». 
  139. Marks, IM; Mataix-Cols, D; et al (Julio 2003). «Pragmatic evaluation of computer-aided self-help for anxiety and depression». The British Journal of Psychiatry 183: 57-65. PMID 12835245. doi:10.1192/bjp.183.1.57. 
  140. a b Musiat, P; Tarrier, N (Noviembre 2014). «Collateral outcomes in e-mental health: a systematic review of the evidence for added benefits of computerized cognitive behavior therapy interventions for mental health». Psychological Medicine 44 (15): 3137-3150. PMID 25065947. doi:10.1017/S0033291714000245. 
  141. Adelman, CB; Panza, KE; Bartley, CA; Bontempo, A; Bloch, MH (Julio 2014). «A meta-analysis of computerized cognitive-behavioral therapy for the treatment of DSM-5 anxiety disorders». The Journal of Clinical Psychiatry 75 (7). PMID 25093485. doi:10.4088/JCP.13r08894. 
  142. Høifødt, RS; Strøm, C; Kolstrup, N; Eisemann, M; Waterloo, K (Octubre 2011). «Effectiveness of cognitive behavioural therapy in primary health care: a review». Family Practice 28 (5): 489-504. PMID 21555339. doi:10.1093/fampra/cmr017. 
  143. Australian National University. «MoodGYM». Consultado el 22 de noviembre de 2012. 
  144. Williams, AD; Andrews, G (2013). «The effectiveness of Internet cognitive behavioural therapy (iCBT) for depression in primary care: a quality assurance study». En Andersson, G, ed. PLOS ONE 8 (2). PMID 23451231. doi:10.1371/journal.pone.0057447. 
  145. Khanna, Muniya S.; Kendall, Philip C. «Computer-Assisted Cognitive Behavioral Therapy for Child Anxiety: Results of a Randomized Clinical Trial». Consultado el 1 de diciembre de 2013. 
  146. a b Espie, CA; Kyle, SD; et al (Junio 2012). «A randomized, placebo-controlled trial of online cognitive behavioral therapy for chronic insomnia disorder delivered via an automated media-rich web application». Sleep 35 (6): 769-781. PMID 22654196. doi:10.5665/sleep.1872. 
  147. Schneider, Justine (Septiembre 2012). COMPUTERISED!CBT FOR!COMMON!MENTAL! DISORDERS: RCT OF!A!WORKPLACE! INTERVENTION. Consultado el 29 de Enero 2013.. 
  148. The mental elf. «MoodGym no better than informational websites, according to new workplace RCT». Consultado el 29 de enero de 2013. 
  149. Spence, SH; Donovan, CL; et al, Journal of Consulting and Clinical Psychology (Octubre 2011). «A randomized controlled trial of online versus clinic-based CBT for adolescent anxiety». 79 (5): 629-642. 
  150. a b Freeman, J; Garcia, A; et al (2014). «Evidence base update for psychosocial treatments for pediatric obsessive-compulsive disorder». Journal of Clinical Child and Adolescent Psychology 43 (1): 7-26. PMID 23746138. doi:10.1080/15374416.2013.804386. 
  151. a b Rozbroj, T; Lyons, A; et al (Julio 2014). «Assessing the applicability of e-therapies for depression, anxiety, and other mood disorders among lesbians and gay men: analysis of 24 web- and mobile phone-based self-help interventions». Journal of Medical Internet Research 16 (7). PMID 24996000. doi:10.2196/jmir.3529. 
  152. Twomey, C; O'Reilly, G; et al, The British Journal of Clinical Psychology (Noviembre 2014). «A randomized controlled trial of the computerized CBT programme, MoodGYM, for public mental health service users waiting for interventions». 53 (4): 433-450. PMID 24831119. doi:10.1111/bjc.12055. 
  153. Musiat, P; Goldstone, P; Tarrier, N (Abril 2014). «Understanding the acceptability of e-mental health--attitudes and expectations towards computerised self-help treatments for mental health problems». BMC Psychiatry 14: 109. PMID 24725765. doi:10.1186/1471-244X-14-109. 
  154. Spurgeon, JA; Wright, JH (Diciembre 2010). «Computer-assisted cognitive-behavioral therapy». Current Psychiatry Reports 12 (6): 547-552. PMID 20872100. doi:10.1007/s11920-010-0152-4. 
  155. Duggan, GB (2016). «Applying psychology to understand relationships with technology: from ELIZA to interactive healthcare». Behaviour and Information Technology 35 (7): 536-547. doi:10.1080/0144929X.2016.1141320. 
  156. NHS UK. «Devon Partnership NHS Trust: Home». 
  157. National Institute for Health and Care Excellence (28 de octubre de 2009). «CG91 Depression with a chronic physical health problem». 
  158. Helgadóttir, FD; Menzies, RG; et al (2009). «Online CBT I: Bridging the Gap Between Eliza and Modern Online CBT Treatment Packages». Behaviour Change 26 (4): 245-253. doi:10.1375/bech.26.4.245. 
  159. Helgadóttir, FD; Menzies, RG; et al (2009). «Online CBT II: A Phase I Trial of a Standalone, Online CBT Treatment Program for Social Anxiety in Stuttering». Behaviour Change 26 (4): 254-270. doi:10.1375/bech.26.4.254. 
  160. Inkster, B; Sarda, S; Subramanian, V (Noviembre 2018). «An Empathy-Driven, Conversational Artificial Intelligence Agent (Wysa) for Digital Mental Well-Being: Real-World Data Evaluation Mixed-Methods Study». JMIR mHealth and uHealth 6 (11). PMID 30470676. doi:10.2196/12106. 
  161. Palmer, David; Pittaway, Sarah; et al (Julio 2008). A Step By Step Guide to Delivering Guided Self Help CBT. Consultado el 9 de abril de 2013. 
  162. Williams, C; Wilson, P; et al (2013). «Guided self-help cognitive behavioural therapy for depression in primary care: a randomised controlled trial». En Andersson, G, ed. PLOS ONE 8 (1). PMID 23326352. doi:10.1371/journal.pone.0052735. 
  163. Williams, C (2001). «Use of written cognitive-behavioural therapy self-help materials to treat depression». Advances in Psychiatric Treatment 7 (3): 233-240. doi:10.1192/apt.7.3.233. 
  164. Haeffel, GJ (Febrero 2010). «When self-help is no help: traditional cognitive skills training does not prevent depressive symptoms in people who ruminate». Behaviour Research and Therapy 48 (2): 152-157. doi:10.1016/j.brat.2009.09.016. 
  165. Gellatly, J; Bower, P; et al (Septiembre 2007). «What makes self-help interventions effective in the management of depressive symptoms? Meta-analysis and meta-regression"». Psychological Medicine 37 (9): 1217-1228. PMID 17306044. doi:10.1017/S0033291707000062. 
  166. Houghton, S; Saxon, D (Septiembre 2007). «An evaluation of large group CBT psycho-education for anxiety disorders delivered in routine practice». Patient Education and Counseling 68 (1): 107-110. PMID 17582724. doi:10.1016/j.pec.2007.05.010. 
  167. a b Tolin, DF (Agosto 2010). «Is cognitive-behavioral therapy more effective than other therapies? A meta-analytic review"». Clinical Psychology Review 30 (6): 710-720. PMID 20547435. doi:10.1016/j.cpr.2010.05.003. 
  168. a b c >Baardseth, TP; Goldberg, SB; et al (Abril 2013). «Cognitive-behavioral therapy versus other therapies: redux». Clinical Psychology Review 33 (3): 395-405. PMID 23416876. doi:10.1016/j.cpr.2013.01.004. 
  169. a b c Cuijpers, P; van Straten, A; Andersson, G; van Oppen, P (Diciembre 2008). «Psychotherapy for depression in adults: a meta-analysis of comparative outcome studies». Journal of Consulting and Clinical Psychology 76 (6): 909-922. PMID 19045960. doi:10.1037/a0013075. 
  170. Wampold, BE; Flückiger, C; et al (Enero 2017). «In pursuit of truth: A critical examination of meta-analyses of cognitive behavior therapy». Psychotherapy Research 27 (1): 14-32. PMID 27884095. doi:10.1080/10503307.2016.1249433. 
  171. a b c >Glenn, CR; Franklin, JC; Nock, MK (2014). «Evidence-based psychosocial treatments for self-injurious thoughts and behaviors in youth». Journal of Clinical Child and Adolescent Psychology 44 (1): 1-29. PMID 25256034. doi:10.1080/15374416.2014.945211. 
  172. a b Slife, BD; William, RN (1995). What's behind the research? Discovering hidden assumptions in the behavioral sciences. Thousand Oaks, CA: Sage. 
  173. a b Fancher, RT (1995). Cultures of healing: Correcting the image of American mental health care. Nueva York, NY: W. H. Freeman and Company.  Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; el nombre «FancherR» está definido varias veces con contenidos diferentes
  174. Marcus, DK; O'Connell, D; Norris, AL; Sawaqdeh, A (Noviembre 2014). «Is the Dodo bird endangered in the 21st century? A meta-analysis of treatment comparison studies». Clinical Psychology Review 34 (7): 519-530. PMID 25238455. doi:10.1016/j.cpr.2014.08.001. 
  175. Martinez-Devesa, P; Perera, R; Theodoulou, M; Waddell, A (Septiembre 2010). «Cognitive behavioural therapy for tinnitus». En Martinez-Devesa, P, ed. The Cochrane Database of Systematic Reviews (Submitted manuscript) (9). 
  176. Turner, W; Macdonald, GM; Dennis, JA (Enero 2007). «Cognitive-behavioural training interventions for assisting foster carers in the management of difficult behaviour». En Turner, W, ed. The Cochrane Database of Systematic Reviews (1). PMID 17253496. doi:10.1002/14651858.CD003760.pub3. 
  177. Smedslund, G; Dalsbø, TK; Steiro, AK; Winsvold, A; Clench-Aas, J (Julio 2007). «Cognitive behavioural therapy for men who physically abuse their female partner». En Smedslund, G, ed. The Cochrane Database of Systematic Reviews (3). PMID 17636823. doi:10.1002/14651858.CD006048.pub2. 
  178. a b Berger, D (30 de julio de 2013). Cognitive Behavioral Therapy: Escape From the Binds of Tight Methodology - Psychiatric Times. 
  179. Lynch, D; Laws, KR; McKenna, PJ (Enero 2010). «Cognitive behavioural therapy for major psychiatric disorder: does it really work? A meta-analytical review of well-controlled trials». Psychological Medicine (Cambridge University Press) 40 (1): 9-24. PMID 19476688. doi:10.1017/S003329170900590X. 
  180. Lincoln, TM (Mayo 2010). «Letter to the editor: a comment on Lynch et al. (2009)». Psychological Medicine 40 (5): 877-880. PMID 19917145. doi:10.1017/S0033291709991838. 
  181. Kingdon, D (Enero 2010). «Over-simplification and exclusion of non-conforming studies can demonstrate absence of effect: a lynching party?». Psychological Medicine 40 (1): 25-27. PMID 19570315. doi:10.1017/S0033291709990201. 
  182. Wood, AM; Joseph, S (Junio 2010). «Letter to the Editor: An agenda for the next decade of psychotherapy research and practice». Psychological Medicine 40 (6): 1055-1056. PMID 20158935. doi:10.1017/S0033291710000243. 
  183. a b Johnsen, TJ; Friborg, O (Julio 2015). «The effects of cognitive behavioral therapy as an anti-depressive treatment is falling: A meta-analysis». Psychological Bulletin 141 (6): 747-768. PMID 25961373. doi:10.1037/bul0000015. 
  184. Nolen-Hoeksema, S (2014). Abnormal Psychology (6 edición). McGraw-Hill Education. p. 357. ISBN 9781259060724. 
  185. «Cognitive behavioral therapy». Mayo Clinic. 
  186. Penzel, Fred. «Ten Things You Need To Know To Overcome OCD». Beyond OCD. Consultado el 2 de agosto de 2020. 
  187. Langford, Alex; Laws, Keith (30 de abril de 2014). «Psychotherapy trials should report on the side effects of treatment». The mental elf. 
  188. Jonsson, Ulf; Alaie, Iman; Parling, Thomas; Arnberg, Filip K (Mayo 2014). «Reporting of harms in randomized controlled trials of psychological interventions for mental and behavioral disorders: a review of current practice». Contemporary Clinical Trials 38 (1): 1-8. PMID 24607768. doi:10.1016/j.cct.2014.02.005. 
  189. Vaughan, Barney; Goldstein, Michael H; Alikakos, Maria; Cohen, Lisa J; Serby, Michael J (Mayo 2014). «Frequency of reporting of adverse events in randomized controlled trials of psychotherapy vs. psychopharmacotherapy». Comprehensive Psychiatry 55 (4): 849-855. PMID 24630200. doi:10.1016/j.comppsych.2014.01.001. 
  190. Wang, Zhen; Whiteside, Stephen P. H; et al, JAMA Pediatrics (Noviembre 2017). «Comparative Effectiveness and Safety of Cognitive Behavioral Therapy and Pharmacotherapy for Childhood Anxiety Disorders». 171 (11): 1049-1056. PMID 28859190. doi:10.1001/jamapediatrics.2017.3036. 
  191. Schermuly-Haupt, Marie-Luise; Linden, Michael; Rush, A. John (1 de junio de 2018). «Unwanted Events and Side Effects in Cognitive Behavior Therapy». Cognitive Therapy and Research 42 (3): 219-229. doi:10.1007/s10608-018-9904-y. 
  192. Ferraro, David (18 de diciembre de 2018). «Review of CBT: The Cognitive Behavioural Tsunami». 
  193. Dalal, Farhad (17 de septiembre de 2018). CBT: The Cognitive Behavioural Tsunami Managerialism, Politics and the Corruptions of Science (1 edición). Routledge. ISBN 9781782206644. 
  194. a b Laurance, J (16 de diciembre de 2008). «The big question: can cognitive behavioral therapy help people with eating disorders?». The Independent. Consultado el 22 de abril de 2012. 
  195. Leader, D (8 de septiembre de 2008). «A quick fix for the soul». The G. Consultado el 22 de abril de 2012. 
  196. Leyva, Juan (15 de marzo de 2021). «Belonefobia o miedo a las agujas, un obstáculo para la vacunación contra Covid-19». El Heraldo. 
  197. Arzola, Vania (14 de marzo de 2021). «Exámenes post Covid-19». El Heraldo. 

Enlaces externos[editar]