Astenia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Astenia
(nombre de síntoma)
Beautiful dreamer.jpg
Clasificación y recursos externos
CIE-10 R53
CIE-9 780.7
CIAP-2 A04
MeSH D001247
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata]

La astenia (del griego α [a] —alfa privativo—: "carecer", y σθένος [sthénos]: "fuerza", "poder")[1] es un síntoma presente en varios trastornos, caracterizado por una sensación generalizada de cansancio, fatiga, debilidad física y psíquica; con principal incidencia entre las personas de 20 a 50 años, y mayor preponderancia en las mujeres que en los hombres.[2]

La «astenia prolongada» puede derivar al diagnóstico del síndrome de fatiga crónica.[3]

Etiología[editar]

Causa funcional[editar]

Por lo general aparece al amanecer, es decir, predomina por la mañana y resulta variable al transcurrir el tiempo. No mejora o incluso se agrava con el reposo y suele estar asociado a un trastorno del sueño. Cuando es por causas reactivas es porque aparece después de un exceso de actividad física o mental. Cuando es por causas psiquiátricas es por asociación al síndrome depresivo.

Causa orgánica[editar]

Se caracteriza por ser máxima por la tarde, en horas del atardecer, es fija y sin variaciones o fluctuaciones. Se agrava con la actividad y mejora después del sueño.[3] La presunta causa es orgánica por:

Cuadro clínico[editar]

La astenia se caracteriza por fatiga como sensación de falta de energía y motivación, de agotamiento o cansancio. La astenia puede afectar las funciones intelectuales: pérdida de la memoria, menor atención, concentración y vigilancia. Con frecuencia se evidencian otros trastornos psicológicos incluyendo una percepción alterada del mundo externo, trastornos de la personalidad y ansiedad.

La astenia también afecta las funciones sexuales produciendo una disminución del deseo sexual y una disfunción eréctil. Los trastornos físicos más comunes son la pérdida del apetito, fatiga muscular y trastornos del sueño.

La astenia no es sinónimo de somnolencia. Somnolencia y apatía (entendida como indiferencia) pueden ser síntomas de la fatiga normal tras el esfuerzo físico o la falta de sueño. Si no se alivia durmiendo bien, y con poco estrés, debe ser valorada médicamente.[4]

Otras causas frecuentes de astenia son las causas cardíacas y oncológicas por su gravedad, la ingesta de drogas y alcohol, la depresión y el embarazo en adolescentes, el síndrome de apnea obstructiva del sueño y el maltrato tanto a nivel escolar como familiar.[4]

Diagnóstico diferencial[editar]

Es necesario diferenciar la astenia de la fatiga: los síntomas no mejoran con el descanso. Tampoco se debe confundir con la fatiga crónica. Si los síntomas se presentan durante más de 6 meses, y no se deben a un estado de depresión es posible estar ante el síndrome de fatiga crónica.

Un caso particular de astenia es la astenia primaveral,[5] trastorno de origen incierto que se presenta con la llegada de esta estación.

La astenia puede aparecer en múltiples infecciones y enfermedades, tanto orgánicas como funcionales. Por ejemplo:

Referencias[editar]

  1. Lidell, Henry George; Scott, Robert (1996). A Greek-English Lexicon (en inglés). Oxford: Clarendon Press. . p. 1595.
  2. Marx, John (2010). Rosen's emergency medicine: concepts and clinical practice 7th edition. Philadelphia, PA: Mosby/Elsevier. p. Chapter 11. ISBN 9780323054720. 
  3. a b BARBADO HERNANDEZ, F. J.; GOMEZ CEREZO, J.; LOPEZ RODRIGUEZ, M. y VAZQUEZ RODRIGUEZ, J. J.. El síndrome de fatiga crónica y su diagnóstico en Medicina Interna. An. Med. Interna (Madrid) [online]. 2006, vol.23, n.5 [citado el 13 de abril de 2010], pp. 239-244. ISSN 0212-7199. doi: 10.4321/S0212-71992006000500009.
  4. a b CASANOVAS GORDO, J.M.. Del síntoma a la enfermedad: astenia. Rev Pediatr Aten Primaria [online]. 2009, vol.11, suppl.17 [citado el 13 de abril de 2010], pp. 425-431. ISSN 1139-7632.
  5. «La astenia primaveral - Canal Salud Mapfre». www.mapfre.es. Consultado el 12 de noviembre de 2015. 

Enlaces externos[editar]