Selinunte

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Mapa de la Sicilia arcaica con la ubicación de Selinunte, al oeste de la isla.

Selinunte (Selinus, griego (Σελινοῦς) en Torre dei Pulci; Silinunti en siciliano) es una antigua ciudad griega del sur de Sicilia, en la actual provincia de Trapani, en la costa sudoeste, en la desembocadura del río Selinunte, a unos 6 km al oeste de Hipsas. Selinunte es el nombre que dieron los romanos a la antigua Selinus griega.

El sitio arqueológico actual comprende cinco templos centrados en la Acrópolis.

Historia[editar]

Vista de la entrada oriental del Templo E

Según el historiador ateniense Tucídides, Selinunte fue fundada, bajo la dirección de Pammilos, por colonos de Megara Hiblea, una ciudad en la costa oriental de Sicilia, en el siglo VII a. C., unos cien años después de la fundación de la ciudad madre. La ciudad tuvo una corta vida (sobre 200 años). La fecha se fija hacia el 628 a. C., pero Diodoro Sículo la sitúa hacia el 650 a. C. y Jerónimo de Cardia hacia el 654 a. C. La primera es la fecha más probable. Su nombre deriva de una planta endémica de la zona, el Selinon (σελινον) o apio,[1] que figura en las monedas de la ciudad.[2] Por entonces era la colonia más occidental.

Durante este tiempo, la población creció hasta los 25.000 habitantes. Fue un rico centro comercial de la Magna Grecia, por lo que fue codiciado por los cartagineses.

Selinunte tuvo un conflicto permanente con Segesta, ciudad aliada de Atenas. Sin embargo, los atenienses fueron vencidos por los siracusanos y Segesta pidió ayuda a Cartago. Diodoro Sículo cuenta que el comandante cartaginense Aníbal (no confundir con el famoso general cartaginés del mismo nombre), en el 409 a. C., destruyó Selinunte después de un asedio que se saldó con 16.000 muertos y 5.000 prisioneros. La ciudad fue asediada durante nueve días por un ejército de 100.000 cartagineses.

En 580 a. C. aparece la ciudad en guerra contra la vecina Segesta, que no era ciudad griega, la cual obtuvo la victoria gracias al apoyo de emigrantes de Rodas y Cnido, que después fundaron Lípari. Las guerras con Segesta continuaron durante mucho tiempo.

En 454 a. C. estaban otra vez probablemente en guerra (Diodoro Sículo dice que Segesta estaba en guerra con Lilibea, que aún no existía). El río Mazaros, a unos 20 km al oeste, era la frontera entre Segesta y Selinunte, y esta última tenía un emporio en su desembocadura. Por el otro lado se extendía hasta el Halycos (Salso), en la desembocadura del cual se fundó Heraclea Minoa.

De su historia interior se conoce poca cosa. Primero gobernada por oligarquías, pasó después a ser gobernada por tiranos y hacia el 510 a. C. estaba bajo el gobierno del tirano Pitágoras, que fue derrocado por el espartano Eurileón que asumió el poder, pero fue derrocado a su vez por una revuelta popular.

En 480 a. C. la ciudad abrazó el partido cartaginés durante la gran expedición de Amílcar. El contingente de Selinunte ofrecido a los cartagineses llegó tarde. Vuelve a ser mencionada la ciudad en 466 a. C. ayudando a los siracusanos a derrocar a Trasíbulo.

El siguiente período fue de prosperidad y opulencia. Tucídides la describe en el 415 a. C. como una ciudad opulenta y rica con muchas riquezas acumuladas en sus templos. Diodoro también habla de un largo período de tranquilidad y de una numerosa población en esta época.

En 416 a. C. la disputa entre Segesta y Selinunte originó la expedición ateniense del 415 a. C.: Selinunte pidió ayuda a Siracusa y bloqueó a Segesta por tierra y mar. Los segestanos solicitaron apoyo a Atenas. Seguramente los asediadores se retiraron a la llegada de los atenienses, ya que no se vuelve a hablar del asedio. Los atenienses obligaron a Selinunte a someterse en términos moderados, y dirigieron su principal esfuerzo contra Siracusa. Selinunte es mencionada como aliada de Siracusa, a la que proveyó de auxiliares, y las fuerzas espartanas enviadas en auxilio de Gilipo desembarcaron en la primavera del 413 a. C. en la ciudad.

Vista de la acrópolis de Selinunte con el llamado Templo C.

La derrota de los atenienses dejó a Segesta en manos de Selinunte y sus aliados. Segesta cedió sin condiciones el distrito fronterizo objeto de disputa, pero Selinunte pronto se consideró insatisfecha e hizo nuevos ataques a Segesta, que hubo de recabar ayuda a Cartago. Los segestanos y la fuerza expedicionaria cartaginesa derrotaron a Selinunte en una batalla (410 a. C.), y a la primavera siguiente un gran ejército cartaginés dirigido por Aníbal Magón (nieto de Amílcar que había muerto en Hímera) desembarcó en Lilibea y de allí pasó a Selinunte. La ciudad no estaba bien preparada para la defensa, con las fortificaciones en mal estado, y no recibió ayuda a tiempo de Siracusa, Agrigento y Gela como esperaba. Selinunte hizo una defensa desesperada, primero en las murallas y después casa por casa, pero los cartagineses, después de 10 días de lucha, ocuparon la ciudad y buena parte de los defensores fueron ejecutados (unos 16.000 habitantes murieron, unos 5.000 fueron hechos prisioneros y sólo 2.600 pudieron escapar hacia Agrigento bajo la dirección de Empedión).

Aníbal destruyó las murallas, pero permitió a los habitantes sobrevivientes que continuasen en la ciudad como tributarios de Cartago. Unos pocos miles de sobrevivientes se establecieron en la ciudad bajo la dirección de Hermócrates. En 405 a. C. el tratado entre Cartago y Dionisio I de Siracusa confirmó a Selinunte como posesión cartaginesa, pero la ciudad ya no recuperó su antiguo poder. Se fijó el río Halicos como límite oriental.

En 397 a. C. Selinunte se declaró a favor de Dionisio I durante la guerra contra Cartago, pero por el tratado de paz del 383 a. C. la ciudad volvió a Cartago y el Halicos fue confirmado como frontera oriental. Poco antes de morir Dionisio la recuperó por las armas, pero fue una dominación efímera.

Aún en 314 a. C. el río Halicos fue confirmado como frontera en el tratado con Cartago. Selinunte, Heraclea Minoa e Hímera fueron confirmadas como posesiones cartaginesas "como antes".

En 276 a. C. durante la expedición de Pirro de Epiro a Sicilia, Selinunte se le sometió voluntariamente después de la conquista de Heraclea Minoa por el rey epirota, pero a su salida, dos años después, Selinunte volvió a Cartago.

Era posesión cartaginesa al comenzar la primera guerra púnica y su territorio fue teatro de operaciones militares. Hacia el 250 a. C., cuando los cartagineses decidieron concentrar la defensa en algunos puntos concretos, los habitantes fueron llevados a Lilibea, y Selinunte fue destruida. Probablemente nunca fue reconstruida.

Plinio el Viejo no menciona el nombre y Estrabón dice que era una ciudad extinguida. Claudio Ptolomeo menciona el río sin nombrar a la ciudad. Las Thermae Selinuntiae mencionadas en tiempos de los romanos (más tarde, bajo el imperio citadas como Aquae Labodes o Labores), estaban a una gran distancia de la antigua ciudad (a unos 30 km al este) y corresponden a la moderna Sciacca.

Referencias[editar]

  1. Selinunte en www.lasicilia.es
  2. Monedas de Selinunte mostrando la hoja de apio.

Enlaces externos[editar]

Coordenadas: 37°35′N 12°49′E / 37.583, 12.817