Esfinge (mitología)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Esfinge funeraria arcaica (560–550 a. C.) llevando una banda y una corona de hojas en la cabeza, hallada como elemento reutilizado en el Muro de Temístocles en el Cerámico (Museo Arqueológico del Cerámico de Atenas, Inv. P1050. Alt. 63 cm).

En la mitología griega, la Esfinge (en griego antiguo Σφίγξ, quizá de σφίγγω, ‘estrangular’) era un demonio de destrucción y mala suerte, que se representaba con rostro de mujer, cuerpo de león y alas de ave.

Origen[editar]

Hesíodo, quien en su Teogonía es el primero que la menciona, la hace hija de la Quimera y de Ortro, el terrible perro hermano de Cerberos.[1] Opinión que no comparte Laso de Hermíone, quien la estima nacida de Equidna, la bella ninfa con cola de serpiente, y del poderoso Tifón;[2] siendo de la misma opinión Higino[3] y Apolodoro.[4] Otros la señalan como el fruto de los amores entre Tifón y la Quimera.[5]

Para la mayoría de los escritores de la antigüedad, la Esfinge era única y de ascendencia divina. Sin embargo, hay algunos que dan a entender que se trataría de una especie de animal. Así, Plinio el Viejo señala que las esfinges habitan las zonas más remotas de Etiopía y tienen un pelaje pardo rojizo.[6]

Características[editar]

Según Apolodoro, la Esfinge era un monstruo con rostro y busto de mujer, patas de león, cuerpo de perro, cola de dragón y alas de pájaro.[4] Estacio precisa que tenía el rostro pálido, la boca llena de veneno, ojos como brasas encendidas y las alas siempre manchadas de sangre.[7] Heródoto llamó a las esfinges egipcias, que tienen rostro de hombre y carecen de alas, androesfinges, para distinguirlas de la Esfinge griega.[8]

La Esfinge en Tebas[editar]

Estatua de la Esfinge.

Hesíodo llama a la Esfinge «ruina de los cadmeos»,[9] aludiendo a los tiempos en que «llegó desde la parte más lejana de Etiopía»[10] para causar el terror en los campos que circundaban la ciudad de Tebas.

Fue enviada por un dios, pero no hay acuerdo sobre cuál. La mayoría de los autores señala que fue la vengativa Hera, opinión que sostienen, entre otros, Apolodoro[11] y el autor del escolio a las Fenicias. Señala este último que el motivo de la diosa habría sido la impunidad en que los tebanos quedaron tras el rapto y la seducción que Layo, rey de Tebas, cometiera en la persona del joven Crisipo.[10] También se menciona como que fue enviada por Dioniso[12] y Ares, vinculando las razones de este último al episodio en el que su hijo Dragón fue muerto a manos de Cadmo, el fundador de Tebas.[13] Eurípides, por su parte, señala que la envió Hades.[14]

La Esfinge se instaló en uno de los montes del oeste de la ciudad de Tebas, el Ficio o el Antedón.[11] [15] Desde ahí se dedicó a asolar la campiña tebana destruyendo las siembras y matando a todos los que no fueran capaces de resolver sus enigmas. Mataba estrangulando, y algunas opiniones refieren que de ahí viene su nombre, ya que cerraba (sphíggein, ‘cerrar’) el paso del aire a los desafortunados que caían en sus garras.

Higino refiere que la Esfinge propuso a Creonte, rey de Tebas, que si alguien era capaz de resolver uno de sus enigmas se iría para siempre; pero si no, mataría a quienes fallasen y seguiría destruyendo.[16] Apolodoro no cree que el monstruo haya sido capaz de compromiso alguno, y propone que debió haber sido un oráculo el que revelara a los tebanos la forma de librarse de la Esfinge.[11]

El acertijo[editar]

Según Apolodoro, la Esfinge había aprendido el arte de formular enigmas de las Musas.[11] Cuenta Aristófanes el gramático que Edipo mismo la llamó musa,[17] ya que era propio de las Musas el manejar las palabras con belleza, esto es, a través del canto. La Esfinge cantaba sus enigmas, así lo afirma Pausanias.[15] Sófocles la llama «cruel cantora».[18]

El acertijo, en la sencilla formulación de Apolodoro, habría sido: «¿Qué ser provisto de voz es de cuatro patas, de dos y de tres?»[11] Semejante enunciación la encontramos en Diodoro Sículo, a saber: «¿Cuál es el que al mismo tiempo es un bípedo, un trípedo y un cuadrúpedo?»[19] Una versión más elaborada es la que presenta Aristófanes el gramático:

Existe sobre la tierra un ser bípedo y cuadrúpedo, que tiene sólo una voz, y es también trípode. Es el único que cambia su aspecto de cuantos seres se mueven por tierra, aire o mar. Pero, cuando anda apoyado en más pies, entonces la movilidad de sus miembros es mucho más débil.[17]

Edipo y la muerte de la Esfinge[editar]

Edipo y la Esfinge. Reconstrucción del tondo de un kylix ático de figuras rojas, 480–470 BC. de Vulci

Varios trataron de resolver el enigma de la Esfinge y fallaron, siendo muertos; entre ellos Hemón, hijo de Creonte.[20] Ante tan angustiosa situación, el rey hizo una proclama a toda Grecia prometiendo que daría el reino, y a su hermana Yocasta en matrimonio, a quien resolviera el enigma de la Esfinge.[16] [21] [11] Muchos vinieron de remotos lugares y fallaron en dar la solución, pero Edipo, el hijo perdido de Layo y Yocasta, lo interpretó correctamente. Según Aristófanes el gramático, estas habrían sido las palabras con que Edipo respondió a la Esfinge:

Escucha, aun cuando no quieras, Musa de mal agüero de los muertos, mi voz, que es el fin de tu locura. Te has referido al hombre, que cuando se arrastra por tierra, al principio, nace del vientre de la madre como indefenso cuadrúpedo y, al ser viejo, apoya su bastón como un tercer pie, cargando el cuello doblado por la vejez.[17]

Según Higino, al escuchar la respuesta de Edipo, la Esfinge saltó desde el monte, que era su guarida, en busca de la muerte.[16] [22] Apolodoro afirma que no saltó desde un monte, sino desde la acrópolis de Tebas.[20] Hay otros, como Eurípides, que señalan que no saltó, sino que fue el propio Edipo quien le arrojó montaña abajo.[23] Otra versión afirma que la Esfinge espantada huyó hacia el desierto de Egipto donde quedó petrificada y desde allí Momo el dios del sarcasmo se burla de ella.

Como recompensa, Edipo se casó con la reina (su verdadera madre) y se convirtió en el regente de Tebas.

Explicación del origen del mito de la Esfinge, según Pausanias[editar]

La Esfinge por Franz von Stuck.

Una tradición, referida por Pausanias, dice que la Esfinge no era un monstruo, sino una hija del rey Layo, a quien se le había confiado un secreto sólo conocido por los monarcas de Tebas. Al morir Layo, cuando varios de sus hijos llegaron a reclamar el trono, la Esfinge se enfrentó a ellos declarando que sólo reconocería como sucesor legítimo a quien fuera capaz de señalar con precisión el secreto de los reyes tebanos, y que condenaría a muerte a todo el que fallare. Sólo Edipo, nos dice esta tradición, desentrañó correctamente el secreto, ya que le fue revelado en un sueño.[24]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Hesíodo, Teogonía 325.
  2. Laso, frag. 706 A.
  3. Higino, Fábulas 151.
  4. a b Apolodoro, Biblioteca mitológica iii.5.7
  5. Escolio a la Teogonía de Hesíodo 325.
  6. Plinio, Historia Natural viii.
  7. Estacio, Tebaida ii.156.
  8. Heródoto, Historia ii.175.
  9. Hesíodo, Teogonía 328.
  10. a b Escolio a las Fenicias de Eurípides 1760.
  11. a b c d e f Apolodoro, Biblioteca mitológica iii.5.8.
  12. Escolio a la Teogonía de Hesíodo 326.
  13. Argumento sobre las Fenicias.
  14. Eurípides, Fenicias 810.
  15. a b Pausanias ix.26.2.
  16. a b c Higino, Fábulas 67.
  17. a b c Aristófanes el gramático, Argumento sobre Edipo Rey.
  18. Sófocles, Edipo Rey 35.
  19. Diodoro Sículo, Biblioteca histórica iv.64.3-5.
  20. a b Apolodoro, Biblioteca mitológica iii.5.9.
  21. Eurípides, Fenicias 10.
  22. Estacio, Tebaida ii.159.
  23. Eurípides, Fenicias 1504 y sig.
  24. Pausanias ix.26.2-4.

Enlaces externos[editar]

29°58′31″N 31°08′15″E / 29.97528, 31.13750