Heraclea Minoa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Templo de Heraclea Minoa.

Heraclea Minoa fue una ciudad griega de Sicilia en la costa sur de la isla, en la desembocadura del río Halikos (Halycus) entre Agrigento y Selinunte, de la que distaba unos 50 km. La mitología dice que Heracles ganó en combate singular al héroe siciliano Érice y obtuvo el derecho a la mitad occidental de la isla para él y sus descendientes. Pero Heracles no llegó a fundar ninguna ciudad en la región y el rey Minos de Creta, cuando fue a Sicilia en persecución de Dédalo, desembarcó en la boca del Halycus y fundó la ciudad a la que llamó Minoa (otra versión de la misma historia dice que fueron sus seguidores los que fundaron la ciudad después de la muerte de Minos). Heráclides Póntico informa de que antes de la fundación de la ciudad griega había allí una ciudad de los sículos llamada Macara.

Posiblemente Minoa ocupó el lugar de un antiguo establecimiento fenicio denominado Makara por estar bajo la protección del dios Melkart. Como ésta divinidad fue identificada por los griegos con Heracles, la ciudad acabó siendo denominada Heraclea Minoa.

Las primeras noticias históricas la presentan como una colonia de Selinunte con el nombre de Minoa. Entonces llegó a la ciudad Dorieo, hermano del rey de Esparta Cleómenes I, con un numeroso grupo de seguidores, con el objetivo exclusivo de reclamar el territorio que había pertenecido a su ancestro Heracles; Dorieo se enfrentó con los segestanos y cartagineses y fue derrotado y muerto juntamente con la mayoría de sus compañeros. El único jefe espartano que se libró de la muerte fue Eurileón, que se apoderó de Minoa a la que llamó Heraclea, cosa que si bien Heródoto no menciona en su relato de los hechos, se desprende de que Diodoro Sículo considera a Eurileón el fundador de Heraclea. Para distinguirla de otras ciudades con el nombre de Minoa se la nombraba a menudo con su nuevo nombre.

Diodoro dice que la ciudad prosperó, pero fue destruida al cabo de unos años por los cartagineses, pero no menciona las fechas en que estos hechos tuvieron lugar. Diodoro no hace mención de esta destrucción durante la gran expedición de Amílcar en 480 a. C.

Heraclea Minoa no aparece en las fuentes clásicas durante el resto del siglo V a. C.; la siguiente noticia sobre ella es del 357 a. C. cuando Dión desembarcó en su puerto (volvía a llevar el nombre de Minoa) y era una pequeña ciudad dedicada a la agricultura en el territorio de Agrigento, bajo la soberanía de Cartago. El tratado entre cartagineses y Dionisio I de Siracusa fijó el río Halycus como límite entre ambas, pero Heraclea Minoa, que estaba en la margen izquierda del río, tenía que permanecer, probablemente como excepción, en manos de los cartagineses. Un tratado similar entre los cartagineses y Agatocles confirmó el río como un límite y la excepción de Heraclea Minoa (y de Hímera) como "había estado antes" según dice literalmente el tratado.

Desde esta época la ciudad recuperó importancia; pronto se unió al movimiento revolucionario de Jenódico en Agrigento el 307 a. C. y se declaró independiente de los cartagineses y de Agatocles. Este último la conquistó a su vuelta de África.

En tiempos de la expedición de Pirro de Epiro la ciudad estaba otra vez bajo dominio cartaginés y fue la primera ciudad conquistada por el epirota cuando avanzó hacia el oeste desde Agrigento.

Durante la Primera Guerra Púnica fue ocupada por el general cartaginés Hannón cuando marchó hacia Agrigento, que estaba asediada por los romanos (260 a. C.) y se convirtió en una de les principales bases navales cartaginesas en Sicilia. En 256 a. C., una flota cartaginesa de 350 barcos se estableció en Heraclea Minoa para prevenir el paso a África de la flota romana, pero fue derrotada por los cónsules Marco Atilio Régulo y Lucio Manlio Vulso Longo. En 249 a. C. el almirante Cartal tenía en la ciudad sus posiciones cuando la flota romana se acercó para levantar el bloqueo de Lilibaeum. Al final de la guerra, la ciudad pasó al control, con el resto de Sicilia, de Roma.

En la Segunda Guerra Púnica fue ocupada por los cartagineses y resistió a los romanos dirigidos por el cónsul romano Marcelo, incluso después de la caída de Siracusa (212 a. C.).

Desde entonces, bajo dominio romano, no se produjeron hechos destacados. Sufrió destrucciones en la guerra de los esclavos (134 a. C. a 132 a. C.) y el pretor romano P. Rupilius envió allí un grupo de colonos para compensar las bajas. Las relaciones entre los antiguos ciudadanos y los colonos fueron reguladas por una ley local que aún existía en tiempos de Cicerón (mitad del siglo I a. C.) cuando la ciudad aún es descrita como próspera; pero después cayó en decadencia como les pasó a otras ciudades de la costa sur de Sicilia.

Estrabón no la menciona, pero Pomponio Mela dice que era una de las tres ciudades que subsistían en la costa sur. Su continuidad está acreditada por Plinio el Viejo y Claudio Ptolomeo que también la mencionan. Ptolomeo es el último en nombrarla, pues después debió desaparecer, ya que no aparece en los Itinerarios del siglo IV.

Algunas ruinas aún se conservan y permiten fijar la posición de la ciudad del río Platani (Halycus) hasta el Capo Bianco (que Estrabón menciona como promontorio de Heraclea). Un acueducto que llevaba el agua del río aún existía en parte en el siglo XVI (según informa Tomaso Fazello) pero en el siglo XIX había desaparecido.




Coordenadas: 37°23′38.23″N 13°16′50.69″E / 37.3939528, 13.2807472

Enlaces externos[editar]