Gela

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Gela
Comuna de Italia
Bandera de Gela
Bandera
Escudo de Gela
Escudo
Gela
Gela
Localización de Gela en Italia
País Bandera de Italia Italia
• Región Coat of arms of Sicily.svg Sicilia
• Provincia Caltanissetta
Ubicación 37°4′0″N 14°15′0″E / 37.06667, 14.25000


Coordenadas: 37°4′0″N 14°15′0″E / 37.06667, 14.25000
• Altitud 46 msnm
Superficie 276 km²
Fracciones Manfria
Municipios limítrofes Butera (CL), Mazzarino (CL), Niscemi (CL), Acate (RG), Caltagirone (CT)
Población 77.260 hab. (31-12-04)
• Densidad 262 hab./km²
Gentilicio gelesi
Código postal 93012
Pref. telefónico 0933
Fiestas mayores 8 de septiembre
Patrón SS. Maria dell'Alemanna
Código ISTAT 085007
Cód. catastral D960
Sitio web Página web oficial
[editar datos en Wikidata]

Gela es un municipio siciliano de 72.444 habitantes de la provincia de Caltanissetta. Su superficie es de 276 km². Su densidad es de 262 hab/km². Las comunas limítrofes son Acate (RG), Caltagirone (CT), Butera, Mazzarino, y Niscemi (CL).

Historia[editar]

Historia antigua[editar]

La catedral de Gela en 1900.

Gela fue una antigua ciudad griega de Sicilia en la costa sur de la isla, entre Agrigento y Camarina, en la desembocadura del río Gela.

Tucídides dice que fue fundada en 690 a. C. por una colonia de cretenses y rodios dirigida por Antífemo de Rodas y Éntimo de Creta. Los rodios venían de Lindos y la ciudad se llamó inicialmente Lindis (latín Lindii) pero con el tiempo tomó el nombre del río.

Poco se conoce de su historia en los primeros siglos. Luchó con los habitantes nativos del interior y hubo algunas luchas de facciones, en una de ellas participó Telines, ancestro de Gelón. En 582 a. C. fundaron la colonia de Agrigento que pronto se hizo más poderosa que la metrópoli, especialmente bajo el tirano Falaris.

La constitución era oligárquica y así siguió hasta que Cleandro de Gela asumió el poder absoluto (505 a. C.-498 a. C.), que transmitió a su hermano Hipócrates de Gela (498 a. C.-491 a. C.), bajo el que Gela volvió a tener una especie de hegemonía y extendíó su poder a una buena parte de la isla, sometiendo las ciudades de Leontino, Calípolis y Naxos. Ocupó Zancle que cedió a los colonos de Samos e hizo la guerra a Siracusa, que hubo de ceder Camarina a cambio de la paz.

A la muerte de Hipócrates le sucedió Gelón, que siguió la política expansionista y en 485 a. C. se apoderó de Siracusa. Gelón dirigió todos sus esfuerzos a engrandecer su nueva capital e hizo emigrar a la mitad de la población de Gela a Siracusa. Su sucesor Hierón I condenó al exilio a muchos ciudadanos de Gela, pero después de la expulsión de Trasíbulo de Siracusa (466 a. C.) los exiliados regresaron a su ciudad y la repoblaron, restableciendo su libertad, y enviaron un grupo de colonos a Camarina que había estado despoblada por orden de Gelón.

De 466 a. C. a 406 a. C. fueron años de gran prosperidad para Gela y en general para Sicilia. Gela siguió la línea política que seguían casi todas las ciudades dóricas de la isla y que estaban al lado de Siracusa en contra de la expedición de Atenas (415 a. C.) y enviaron un cuerpo de ejército, al que después de las primeras victorias añadieron 600 hombres más y cinco barcos.

En 406 a. C. los cartagineses invadieron la isla y ocuparon y destruyeron Hímera, Selinunte y Agrigento. Después de la destrucción de Agrigento sus habitantes se refugiaron en Gela, y esta ciudad pidió ayuda a Dionisio I de Siracusa, pero pese a que este visitó la ciudad e instaló un gobierno democrático, no tomó las medidas adecuadas para su defensa.

En 405 a. C., los cartagineses se presentaron delante de la ciudad y la asediaron. Gela no tenía una posición defensiva fuerte y sus murallas no eran muy buenas, pero los habitantes resistieron y pudieron rechazar el primer ataque, dando tiempo a la llegada de Dionisio con un ejército. El siracusano atacó el campo cartaginés, pero fue derrotado y entonces aconsejó a los habitantes que se rindiesen y abandonaran la ciudad. Así Gela quedó vacía y sus habitantes se retiraron a Leontino. Los cartagineses la ocuparon y saquearon.

Poco tiempo después, Dionisio I y Cartago acordaron la paz y se permitió a los habitantes de Gela regresar a su ciudad con la condición de no restaurar las fortificaciones y de pagar un tributo. Gela cumplió con el pacto, pero ya rencontró su antiguo esplendor.

En 379 a. C., Gela proclamó su abandono del bando cartaginés y se unió a Dionisio en la expedición contra las ciudades occidentales de Sicilia y pese a las diferentes vicisitudes de la guerra consiguieron permanecer independientes, libertad que les fue reconocida por el tratado de 363 a. C.

En 357 a. C., se unió a Dión cuando desembarcó en Sicilia. En 338 a. C., después de la victoria de Timoleón, Gela, que estaba en una fuerte decadencia, fue repoblada por un grupo de colonos, algunos, antiguos pobladores, que vivían en otros lugares y otros procedentes de la isla de Ceos. Eso permitió a Gela aumentar su prosperidad a un nivel no demasiado alto pero sí aceptable.

Durante las guerras de Agatocles figura como una ciudad-estado independiente. Cuando en el año 311 a. C., Gela, se rebeló contra Agatocles, el tirano fue a la isla desde África y ocupó la ciudad matando a cuatro mil de sus habitantes. Derrotado Agatocles en el río Economos, se refugió con su ejército en Gela, donde se pudo defender de los cartagineses. Pero en el año 309 a. C. los agrigentinos, dirigidos por Jenódico, se rebelaron y proclamaron la independencia de las ciudades griegas, entre ellas Gela, que fue la primera en asumir el nuevo estatus y unirse a Jenódico.

Como ciudad independiente volvió a ser próspera. Nada más se sabe de su política interior de aquellos años y cuando vuelve a ser mencionada estaba en manos de Fintias, déspota de Agrigento, que fundó una nueva ciudad que llamó Fintias en la desembocadura del río Hímera, y para poblarla hizo salir de allí a los ciudadanos de Gela, y para que no pudieran volver la hizo demoler.

Años después algunos antiguos habitantes de Gela se establecieron en el lugar de la antigua ciudad. Se sabe que fue devastada por los mamertinos, pero no aparece en la Primera Guerra Púnica (en la que sólo se menciona a los gelanos en conexión con la ciudad de Fintias), pero después de la conquista romana la ciudad volvió a existir como entidad separada de segundo orden. Cicerón dice que Escipión devolvió a la ciudad las estatuas que le habían sido arrebatadas por Verres; pero Estrabón dice que en su tiempo estaba deshabitada y la menciona junto con Naxos y Calípolis entre las ciudades famosas desaparecidas. Pero probablemente no hay que tomar las palabras de Estrabón en sentido literal, sino más bien que era una ciudad con muy pocos habitantes, pues Plinio el Viejo y Claudio Ptolomeo la mencionan aún como una pequeña ciudad, pero después ya no vuelve a aparecer y debió acabar por despoblarse totalmente.

Su situación ha sido objeto de controversia: la moderna Alicata, en la desembocadura del río Salso, fue la primera ubicación propuesta (se halló una inscripción, pero se piensa que las ruinas de la ciudad que se encuentra en este lugar corresponden a Fintias), pero en general se ha admitido que estaba en la moderna Terranova, a unos 30 km más al este, en la desembocadura del Fiume di Terranova. Esta ciudad fue fundada por el emperador Federico II en el siglo XIII y aún se encuentran algunas ruinas de una antigua ciudad, entre ellas los restos de un templo y una parte de las murallas, y en las excavaciones se han hallado numerosos objetos (monedas, vasos, etc.).

El nombre de Gela derivaría de la palabra sícula psela (frío o helado) conectada con la palabra latina gelu (hielo). El río Gela era considerado un dios y aparece en las monedas de la ciudad con cabeza humana con el título de Sosipoais. El campo de Gela (el territorio) se extendía hacia el oeste, y era muy fértil. Producía además, sal, que era un producto muy apreciado. El límite con Agrigento por el oeste era el río Hímera. Hacia el interior se extendía unos 35 km donde los Itinerarios aún mencionan una estación de nombre Gelasium Philosophianis (actual Piazza) que se cree que marcaba el límite del territorio.

En la ciudad nació Apolodoro de Gela, un poeta cómico (que no hay que confundir con Apolodoro de Caristo). Fue el lugar de residencia de Esquilo cuando fue expulsado de Atenas, y murió de accidente en la ciudad (456 a. C.), siendo su tumba visible durante mucho tiempo. Pausanias dice que la ciudad tenía su tesoro en Olimpia y menciona algunas estatuas hechas por Dédalo que estaban en la ciudad, pero que después desaparecieron. Una estatua colosal de Apolo, que estaba en los alrededores de la ciudad, se la llevaron los cartagineses en 405 a. C. y la enviaron a Tiro, donde aún estaba cuando Alejandro Magno entró en la ciudad fenicia.

Evolución demográfica[editar]

Gráfica de evolución demográfica de Gela entre 1861 y 2001
Fuente ISTAT - elaboración gráfica de Wikipedia


Enlaces externos[editar]