Relaciones franco-alemanas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Relaciones franco-alemanas
Flag of France.svg Flag of Germany.svg
France Germany Locator.png
     Francia      Alemania

Las relaciones franco-alemanas han sido de gran importancia en el desarrollo de varios de los principales acontecimientos mundiales durante los últimos dos siglos. Así, los grandes conflictos bélicos europeos y mundiales entre 1870 y 1945 enfrentaron a Francia y Alemania.

A pesar de ello, ambos países han construido desde los años 1950 un entramado de relaciones: institutos de investigación y universidades comunes, un intenso intercambio juvenil, más de 2.000 ciudades hermanadas e innumerables contactos personales. Esta situación puso el fundamento de la integración política de Europa. Los dos países son recíprocamente su principal socio comercial y juntos constituyen el motor económico de la Unión Europea (UE).

Ambos países impulsan una política exterior común e incluso comparten los edificios para sus representaciones diplomáticas en Banja Luka (Bosnia-Herzegovina), Podgorica (Montenegro) y Lilongwe (Malaui).

Historia[editar]

Cronología

1806: como consecuencia de la derrota germánica en las guerras Napoleónicas, el Tratado de París establece la Confederación del Rin, con lo que el Sacro Imperio Romano Germánico queda disuelto. El emperador Francisco II adopta el título de Francisco I, emperador de Austria y rey de Hungría.

1815: En el Congreso de Viena, las monarquías que han vencido al imperio francés (Prusia, Austria y Rusia) crean la Santa Alianza para defenderse de posibles insurrecciones republicanas y nacionalistas. Al año siguiente, se les une Gran Bretaña.

1830 y 1848: Las revoluciones francesas que derrocan a los reyes Carlos X y Luis Felipe I se extienden al resto de Europa, en un intento de acabar con las monarquías absolutas. Las monarquías prusianas y austriacas se ven afectadas.

1871: tras la victoria de Prusia en la Guerra franco-prusiana, Francia tiene que ceder su provincia de Alsacia y parte de la de Lorena, que quedan anexionadas. Se crea el Imperio alemán con lo que se logra la unificación de los diferentes Estados alemanes en torno a Prusia y excluyendo a Austria.

1914: Al inicio de la Primera Guerra Mundial, Alemania integra la coalición de las Potencias Centrales, procedente de la Triple Alianza, mientras que Francia forma parte de la Triple Entente. Al resultar los imperios alemán y austrohúngaro derrotados por los Aliados en 1918, el Reich es disuelto y Alemania se ve forzada a aceptar el Tratado de Versalles.

1939: Durante la Segunda Guerra Mundial, Francia y Alemania pertenecen de nuevo a coaliciones enfrentadas: la primera es parte de las potencias aliadas y la segunda integra las potencias del Eje. En junio de 1940, las tropas de Hitler vencen al ejército francés y ocupan la mitad norte del país. En 1942, invaden la zona sur. A final de la contienda, la Alemania vencida es ocupada por los ejércitos de la Unión Sovietica, Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña, lo que dará lugar a dos zonas de influencia y a la consecuente partición del país entre la República Federal de Alemania y la República Democrática Alemana.

1950: el 9 de mayo Robert Schuman pronunció un discurso, preparado junto con Jean Monnet, en el que buscaba un acercamiento entre los dos países y que es considerado como la primera propuesta oficial para la construcción de una Europa integrada. Este texto se conoce a partir de esa fecha como la Declaración Schuman.

1951: el Tratado de París, firmado el 18 de abril, crea la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA) entre Alemania, Francia, Bélgica, Italia, Luxemburgo y los Países Bajos.

1963: el canciller alemán Konrad Adenauer y el presidente francés Charles de Gaulle firman el 22 de enero en el Palacio del Elíseo el Tratado Germano-Francés de Amistad. Este convenio pasó a la historia con el nombre de Tratado del Elíseo.

Nuevo impulso en el siglo XXI[editar]

Proceso Blaesheim
Aachen Rathaus.JPG
Reunión de Aquisgrán
2001
2002
2003
2004
2005

Las consultas informales conocidas como Proceso Blaesheim fueron establecidas en febrero de 2001 para impulsar el eje París-Berlín en la construcción de la UE, siendo iniciadas en la localidad de Blaesheim (Alsacia), entre el entonces canciller alemán Gerhard Schröder y el Presidente francés Jacques Chirac. Además de las reuniones sostenidas entre los dos mandatarios, también se establecieron reuniones periódicas entre los respectivos ministros de Asuntos Exteriores.

Adicionalmente y de manera menos frecuente, se llevan a cabo cumbres franco-alemanas de sus respectivos consejos de Ministros.

El 26 de octubre de 2004 se celebró en Berlín la 4ª de estas cumbres, que fue aprovechada por los jefes de Gobierno para respaldar una vez más los planes turcos de entrar en la UE.

Desde que Angela Merkel asumiera el cargo de Canciller alemana a finales del 2005, las relaciones bilaterales han mantenido la misma intensidad, dándose continuidad al Proceso Blaesheim y las cumbres de ministros.

Desde 2003 y en gran parte como consecuencia de su posición común en contra de la invasión de Irak, el eje franco-alemán ha iniciado un paulatino acercamiento con Rusia, adoptando posturas conjuntas en varios aspectos de la política internacional y fortaleciendo el desarrollo de las relaciones económicas, principalmente en los sensibles temas del suministro de hidrocarburos rusos a la Unión Europea y la participación del Estado ruso en el consorcio EADS.

En 2013, ambos países emitieron conjuntamente una moneda conmemorativa de 2€ para celebrar el 50 Aniversario de la firma del Tratado del Elíseo.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]