Santiago Ramón y Cajal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Ramón y Cajal»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Santiago Ramón y Cajal
Cajal-Restored.jpg
Santiago Ramón y Cajal
Nacimiento 1 de mayo de 1852
Bandera de España Petilla de Aragón, Navarra, España
Fallecimiento 17 de octubre de 1934 (82 años)
Madrid, Bandera de España España
Residencia Flag of Spain.svg España
Campo Medicina (histología y neuroanatomía)
Instituciones Universidad de Valencia, Universidad de Barcelona, Universidad Complutense de Madrid, Junta para la Ampliación de Estudios.
Alma máter Universidad de Zaragoza
Conocido por Sus aportaciones en el campo de la neurohistología (doctrina de la neurona)
Premios
destacados
Nobel prize medal.svg Nobel de Medicina (1906)
Firma
Firma de Santiago Ramón y Cajal.svg

Santiago Ramón y Cajal (Petilla de Aragón, Navarra, 1 de mayo de 1852-Madrid, 17 de octubre de 1934) fue un médico español, especializado en histología y anatomía patológica. Compartió el premio Nobel de Medicina en 1906 por sus investigaciones sobre los mecanismos que gobiernan la morfología y los procesos conectivos de las células nerviosas, una nueva y revolucionaria teoría que empezó a ser llamada la «doctrina de la neurona», basada en que el tejido cerebral está compuesto por células individuales.[nota 1] Humanista, además de científico, está considerado como cabeza de la llamada Generación de Sabios.

Infancia y juventud[editar]

Ramón y Cajal con alrededor de un año de edad. Colgado al cuello un "mordedor", precedente del chupete.

Nació en Petilla de Aragón (Navarra), hijo de Antonia Cajal y Justo Ramón Casasús, ambos procedentes de Larrés.[1] Vivió su infancia entre continuos cambios de residencia por distintas poblaciones aragonesas, acompañando a su padre, que era médico cirujano; así, con apenas dos años la familia dejó Petilla de Aragón para mudarse a Larrés, el pueblo del padre, y de allí a Luna (1855), a Valpalmas (1856) y a Ayerbe (1860).

Realizó los estudios primarios con los escolapios de Jaca y los de bachillerato en el instituto de Huesca en una época marcada por la agitación social, el destierro de Isabel II y la Primera República, proclamada justo cuando finalizaba sus estudios de bachillerato en Huesca. Según sus propios relatos biográficos, Cajal mostró, desde pequeño, vocación por las artes plásticas, en especial por el dibujo. De su vida como estudiante, deja noticia de su espíritu travieso y su negativa a memorizar de carrerilla, dos circunstancias que le granjearon la enemistad de los frailes que le impartían clase, en una tradición de métodos violentos y autoritarios (la letra con sangre entra).

Vida adulta y carrera profesional[editar]

Cursó la carrera de medicina en Zaragoza, a donde toda su familia se trasladó en 1870. Cajal se centró en sus estudios universitarios con éxito y, tras licenciarse en medicina en junio de 1873, a los 21 años, fue llamado a filas en la llamada Quinta de Castelar, el servicio militar obligatorio ordenado por el célebre político, a la sazón presidente en aquel momento de la efímera Primera República.

Médico en la guerra de Cuba (1873-1875)[editar]

Ramón y Cajal, capitán médico en Cuba, retratado por Izquierdo Vives en 1874. Museo del Ejército. Toledo (España).

Los primeros meses en la milicia transcurrieron en Zaragoza, y al poco se convocaron oposiciones para el Cuerpo de Sanidad Militar, en las que, entre 100 candidatos para 32 plazas, obtiene el nº 6. Es destinado como 'médico segundo' (teniente) al regimiento de Burgos, acuartelado en Lérida, con la misión de defender los Llanos de Urgel de los ataques de los carlistas.

Durante esa época, Cuba, aún provincia española, libraba una guerra por su independencia, conocida como Guerra de los Diez Años. En 1874 Santiago marcha destinado a Cuba con el grado de capitán, ya que el paso a Ultramar conllevaba el ascenso al empleo militar inmediato.

Ramón y Cajal se sintió atraído por los maravillosos parques y jardines de La Habana, así como por la flora tropical en general, pues se había fascinado por ella en sus lecturas. Tarda poco tiempo en comprobar, sin embargo, que la admirada y soñada manigua resultaba insoportable para los europeos. La ausencia de la exuberante fauna y flora que se había imaginado, más los omnipresentes mosquitos, propagadores del temido paludismo, consiguieron deshacer por completo el ideal romántico y aventurero de la isla que Ramón y Cajal se había formado.

Su padre le había conseguido, para que tuviera un destino más favorable, algunas cartas de recomendación, pero él rehusó utilizarlas, lo que causó que le enviaran al peor destino médico posible: la enfermería de Vistahermosa, en el centro de la provincia de Camagüey, una de las más peligrosas de la isla. Esta labor, en medio de la manigua pantanosa, con soldados enfermos a rebosar de paludismo y disentería, le llevó al agotamiento físico y a padecer las mismas dolencias que sus soldados. Ramón y Cajal sintió la enfermedad en carne propia y, tras una primera convalecencia en Puerto Príncipe, acabó recalando en la enfermería de San Isidro, aún más insalubre que la de Vistahermosa.[2]

Las experiencias con el sistema administrativo y militar vividas por Ramón y Cajal en esta estancia ultramarina fueron para él tan amargas como las enfermedades allí contraídas. Cajal tuvo que enfrentarse al caos administrativo, a la incapacidad e inmoralidad de ciertos gobernantes y algunos mandos del ejército, desde el comandante del puesto hasta los cocineros y parte de la oficialidad del destacamento, que tenían la costumbre de sustraer para sí la comida y los recursos que faltaban a los enfermos y heridos. Experiencias amargas que le llevaron a solicitar la licencia para abandonar Cuba, atendida el 30 de mayo de 1875 tras ser diagnosticado de "caquexia palúdica grave" y declarado "inutilizado en campaña". "Llegó a España en junio de 1875 por el puerto de Santander, Cantabria, convertido en una ruina humana, que en nada recordaba al vigoroso y atlético joven que arribara un año antes a Cuba".[3]

Para conseguir recuperar la mitad de sus pagas atrasadas tuvo que sobornar al funcionario de turno pues, de lo contrario, amenazaban con dilatarse indefinidamente. Sin embargo, "vale aquí señalar que parte de los ahorros de su estancia en Cuba fueron las bases financieras que le permitieron a Cajal adquirir el microscopio, un microtomo, reactivos químicos y colorantes con que a su regreso habilitó un modesto laboratorio en el que iniciaría las investigaciones histológicas". El regreso a España y los cuidados que le prodigaron su madre y sus hermanas devolvieron progresivamente a Santiago Ramón y Cajal la salud y le permitieron retomar su carrera académica, camino ya de la docencia (1876) y el doctorado (1876-1877).[4]

Inicios de su vocación investigadora[editar]

Santiago Ramón y Cajal, estudiante de medicina en Zaragoza (hacia 1876).

El año 1875 marcó también el inicio de su doctorado y de su vocación científica. Se doctoró en junio de 1877, a la edad de 25 años con la tesis titulada: "Patogenia de la inflamación".[nota 2]

Santiago se costeó su primer microscopio antes de ganar, en 1876, una plaza de ayudante de guardias; llevaba también los enfermos privados de cirugía de su padre, en el Hospital Nuestra Señora de Gracia de Zaragoza. Allí comenzó para Ramón y Cajal una época de altibajos, con un 1878 terrible, marcado por la enfermedad de la tuberculosis, y un 1879 de logros, con la obtención de la plaza de Director de Museos Anatómicos de Zaragoza y su boda el 19 de julio, por amor y contra la opinión de sus padres y amigos, con Silveria Fañanás García, con la que a lo largo de 51 años de tranquila y colaboradora convivencia tendría siete hijos: Santiago, Felina (Fe), Pabla Vicenta, Jorge,[5] Enriqueta, Pilar y Luis, de los que dos (Santiago y Enriqueta) fallecieron antes que él.

Ganó la cátedra de Anatomía Descriptiva de la Facultad de Medicina de Valencia en 1882, donde pudo estudiar la epidemia de cólera que azotó la ciudad el año 1885.[6] En 1887 se trasladó a Barcelona para ocupar la cátedra de Histología creada en la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona. Fue en 1888, definido por el propio Ramón y Cajal como su "año cumbre", cuando descubrió los mecanismos que gobiernan la morfología y los procesos conectivos de las células nerviosas de la materia gris del sistema nervioso cerebroespinal.

Su teoría fue aceptada en 1889 en el Congreso de la Sociedad Anatómica Alemana, celebrado en Berlín. Su esquema estructural del sistema nervioso como un aglomerado de unidades independientes y definidas pasó a conocerse con el nombre de «doctrina de la neurona», y en ella destaca la ley de la polarización dinámica, modelo capaz de explicar la transmisión unidireccional del impulso nervioso.

En 1892 ocupó la cátedra de Histología e Histoquímica Normal y Anatomía Patológica de la Universidad Central de Madrid. Logró que el gobierno creara en 1901 un moderno Laboratorio de Investigaciones Biológicas,[7] en el que trabajó hasta 1922, año de su jubilación y momento en el que pasa a prolongar su labor en el Instituto Cajal, llamado ya así en su honor, en donde mantendría su labor científica hasta su muerte.

Entre 1897 y 1904 publicó, en forma de fascículos, su obra magna Histología del sistema nervioso del hombre y de los vertebrados.

Premios y distinciones en vida[editar]

Retrato de Santiago Ramón y Cajal, por Joaquín Sorolla en 1906. 91 x 127.5 cm. Óleo sobre lienzo. Museo Provincial de Zaragoza.

Tras su regreso del congreso de Berlín le fueron llegando otros tantos triunfos e invitaciones, desde el Premio Internacional Moscú (en París, 1900) hasta la Medalla Helmholtz (1905),[8] pasando por los nombramientos de doctor honoris causa de las universidades de Clark, Boston, la Sorbona y Cambridge en 1899, el mismo año en el que publicó el tercer fascículo de su Textura del sistema nervioso del hombre y los vertebrados, que se completaría en 1900 y 1901 y cuya traducción francesa contribuyó mucho a su conocimiento internacional.[9] A partir de la concesión del Premio de Moscú, y respondiendo en parte a un clamor generalizado entre la ciudadanía y la prensa, el gobierno español, como ya se dijo, crearía para él el Laboratorio de Investigaciones Biológicas,[10] que dio origen a la Escuela Española de Neurohistología, uno de los centros científicos más importantes del país.

Entre sus medallas y premios figuran además, cronológicamente: el Premio Fauvelle (18 de abril de 1896), concedido por la Société de Biologie de París; Premio Rubio (1897), concedido por la Real Academia de Madrid por su Manual de Histología, la Gran Cruz de Alfonso XII (20 de junio de 1900) y la Gran Cruz de Isabel la Católica (28 febrero de 1901), el Premio Martínez y Molina (25 de enero de 1902, de 4000 ptas., concedido junto a su hermano Pedro por el trabajo Centros sensoriales en el hombre y animales), la Gran Cruz de la Legión de Honor francesa con el grado de Comendador (1914), la Cruz de la orden imperial alemana "Pour le mérite" (1915),[11] la Medalla Echegaray, concedida por la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de Madrid (7 de mayo de 1922) y la Medalla Plus Ultra (abril de 1926).[12] [13]

El Nobel de Cajal[editar]

Sus trabajos y aportaciones a la neurociencia (difundido en Europa por su amigo el anatomista suizo Rudolph Albert von Kölliker) fueron reconocidos en 1906 con la concesión del Premio Nobel en Fisiología o Medicina, galardón que compartió con el investigador italiano Camillo Golgi, cuyo método de tinción aplicó Cajal durante años, pero con cuyas tesis, curiosamente, no estaba ni estuvo nunca de acuerdo.[nota 3]

Sobre lo que significó aquel primer premio Nobel español en Ciencias, pueden compararse dos opiniones, la de Ortega y Gasset que opinó que el caso de Cajal era una vergüenza para España, en lugar de un orgullo, porque constituía una excepción. Años después, otro Nobel, Severo Ochoa concluyó que la investigación en Biología y Medicina en España era pobre, pero sin Cajal hubiera sido nula.

Dibujo del corte axial de la retina, por Cajal, publicado en su manual Histologie du Système Nerveux de l'Homme et des Vertébrés, en la edición francesa de 1911.

Tras el Nobel, Cajal publicó algunas obras biográficas, además de sus Estudios sobre la degeneración y regeneración del sistema nervioso (Madrid, 1913-1914). Su último artículo científico, una suma de sus ideas, fue ¿Neuronismo o reticularismo?: Las pruebas objetivas de la unidad anatómica de las células nerviosas.[15] Había sido encargado por una revista alemana, pero los cuatro años de retraso en recibir las pruebas de Alemania hicieron temer a Cajal que moriría antes de corregirlo y verlo impreso, como así fue. Sin esperar la respuesta de los germanos, Cajal procedió a aligerar su texto y publicarlo en España.[16] Esta suma científica apareció también en francés,[17] y ya póstumo, en Alemania (1935). Más tarde, en 1954, y con motivo del primer centenario de su fundador, hubo una edición preparada por el Instituto Cajal.

Últimos años[editar]

Monumento a Santiago Ramón y Cajal en el Retiro de Madrid, obra del escultor Victorio Macho (1926). De él dijo con ironía el propio Cajal: "...yo nunca me he desnudado ante ningún hombre".[18]

En 1926, recién jubilado, fue inaugurado por Alfonso XIII el Monumento a Santiago Ramón y Cajal, obra de Victorio Macho, en el Paseo de Venezuela del Parque del Retiro de Madrid.[nota 4]

En agosto de 1930, el fallecimiento de su mujer supuso para él un importante golpe. A pesar de ello, en sus últimos años continuó trabajando, preparando publicaciones y reediciones, y se consagró a sus alumnos. Varios de ellos (en especial su discípulo predilecto desde 1905, Jorge Francisco Tello, que le había sucedido en su cátedra y en la dirección del Instituto), por expreso deseo del propio Ramón y Cajal, le acompañaron en su muerte, el 17 de octubre de 1934, tras el agravamiento de una dolencia intestinal que debilitó su corazón. Muy poco después se publicaría autobiografía El mundo visto a los ochenta años, que había terminado y corregido poco antes. Sus restos reposan, junto a los de su esposa, en el Cementerio de la Almudena de Madrid.[19] [20] [nota 5]

"Sobre la mesilla, junto a la cama, había un calendario abierto por la fecha del día: 17 de octubre 1934. Fe Ramón Fañanás tomo la pluma allí abandonada por su padre y escribió: Este día, a las once menos cuarto de la noche, murió mi padre".[21]

Legados[editar]

Cajal y su esposa dejaron dispuestos cuatro legados de 25.000 pesetas cada uno, con cuyas rentas se concederían cuatro premios anuales o bianuales, destinados a premiar a los mejores alumnos de Zaragoza y Madrid, y los mejores trabajos de investigación en Histología y Psicología comparada.[22]

La honestidad de Cajal[editar]

"Amemos a la patria, aunque no sea más que por sus merecidas desgracias".[23]

Además de sus virtudes como científico y personalidad humana, Cajal fue un insólito ejemplo de honestidad y de patriotismo bien entendido. Valgan estos tres ejemplos:

  • Nombrado director del "Laboratorio de Investigaciones Biológicas", el Gobierno le asignó un sueldo de diez mil pesetas anuales. Cajal pidió que se lo rebajaran a seis mil.
  • Rechazó el cargo de Ministro de Salud e Instrucción Pública, y si aceptó el nombramiento de senador vitalicio que propuso Canalejas, fue porque era gratuito (no tenía asignación económica).
  • Siendo presidente de la JAE, envió al extranjero a su hijo Jorge, investigador como él, pagando los gastos de su bolsillo. Preguntado sobre por qué no le había pensionado con una beca, como era habitual, y más siendo su hijo, Cajal respondió: "por eso mismo, por ser mi hijo".[24]

Reconocimientos póstumos[editar]

En 1954 los histólogos de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de La Habana, descubrieron una lápida en los laboratorios de Histología del ICBP "Victoria de Girón", junto con otras actividades con motivo del centenario de Cajal.[nota 6]

Escultura de Eduardo Carretero (1977), en memoria de Cajal en el Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid.

En 1952, coincidiendo con los homenajes por el primer centenario de su nacimiento, el gobierno de Franco (haciendo abstracción del hecho de que fuera masón declarado), le concedió, a título póstumo, el título de marqués de Ramón y Cajal.[25]

En octubre de 1977 se inauguró el Hospital Universitario Ramón y Cajal en Madrid, en cuyos jardines se instaló una monumental cabeza, obra de Eduardo Carretero.[nota 7]

El 22 de octubre de 1984, en presencia de su hija María de los Ángeles y siendo alcalde de Madrid Enrique Tierno Galván, se descubrió una placa conmemorativa del cincuentenario del fallecimiento de Cajal, en la fachada de la casa de la calle Alfonso XII, 64, donde el científico había residido los últimos 22 años de su vida en Madrid, desde 1909.[26] [nota 8]

En 2002 la Diputación General de Aragón celebró el 150 aniversario de su nacimiento con distintos actos, conferencias, rutas, una exposición itinerante, etc.[27] El suceso quizá más importante del llamado "Año Cajal" fue el Gran Congreso Cajal celebrado en Zaragoza del 1 al 3 de octubre del año siguiente, 2003, con asistencia de reconocidos científicos, nacionales e internacionales. También en Zaragoza se le puso su nombre al Centro Médico de Especialidades Ramón y Cajal.[nota 9]

En 2009, en el 75 aniversario de su fallecimiento, Radio Nacional de España reunió varios minutos de grabaciones sonoras de Ramón y Cajal; en una de ellas habla de las neuronas y de su incapacidad para multiplicarse.[28]

El 10 de diciembre del 2011 se creó en la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana la Cátedra Honorífica y Multidisciplinaria “Santiago Ramón y Cajal”.[29]

Cronología[editar]

Cajal en 1906.
Billete de 50 pesetas, emitido por el Banco de España, el 22 de julio de 1935, durante la Segunda República en homenaje a Ramón y Cajal.

Cajal maestro[editar]

Sus libros autobiográficos y las biografías de los que le conocieron coinciden en que sólo hubo quizá una labor pareja a su voluntad de investigador, la de maestro. Sus alumnos, que con su cariño y guía se convirtieron en nuevos sabios y sucesores de su obra, fueron la segunda familia de Cajal. Fue la suya una ideología mixta de pedagogía, patriotismo y tesón:

"España no alcanzará su pleno florecimiento cultural y político mientras los docentes de todos los grados no acierten a fabricar, en cantidad suficiente, el español que nos hace mucha falta, es decir, un tipo humano tan impersonal por abnegado, tan firme y entero de carácter, tan tolerante y abierto a todas las ideas, tan esforzado y constante en su empeño, tan agudamente sensible a nuestros infortunios que, reaccionando pujantemente contra las causas de nuestro atraso y de nuestros errores, consagre, lo mejor de sus energías y de sus luces a la prosperidad del país, al servicio del Estado y al enaltecimiento de la Nación".[31] [32]

Cajal escritor[editar]

  • Reglas y consejos sobre investigación científica, publicada en 1897 y una de las más difundidas de Cajal. Subtitulada Los tónicos de la voluntad, fue traducida al alemán (1933), al japonés (1958), al húngaro, portugués e inglés (1951) y al rumano (1967). En ella pueden leerse desde consejos para la elección de esposa adecuada a un joven investigador hasta sentencias como esta: "Para la obra científica los medios son casi nada y el hombre es casi todo".
  • Recuerdos de mi vida, autobiografía literaria, que se publicó en capítulos sueltos en la Revista de Aragón, entre 1901-1904, y le sirvió de base para las posteriores ediciones de su colección de textos autobiográficos.[33]
  • Cuentos de vacaciones, subtitulados Narraciones pseudocientíficas y publicados por primera vez en 1905. El libro esta compuesto por cinco cuentos titulados: "A secreto agravio, secreta venganza", "El fabricante de honradez", "La casa maldita", "El pesimista corregido" y "El hombre natural y el hombre artificial".
  • Psicología de Don Quijote y el quijotismo, breve ensayo literario que escribió como discurso en la Facultad de Medicina de San Carlos el 9 de marzo de 1905.
  • Charlas de café (pensamientos, anécdotas y confidencias), publicado en 1920 como Chácharas de café, un libro de máximas y aforismos, muy popular como demuestran las diez ediciones que ya había alcanzado en 1978.
  • El mundo visto a los ochenta años (subtitulado Impresiones de un arterioesclerótico), la última obra literaria de Cajal, conclusa en 1934, poco antes de su muerte. Está distribuída en tres partes: "Delirio de la velocidad", "Degeneración del arte" y "Consuelos de la senectud".

Cajal fotógrafo[editar]

Cajal con sus hijos: Fe, Santiago, Jorge y Paula, en Barcelona (1889).

Cajal tenía 18 años la primera vez que fue testigo del milagro del [bromuro de plata|bromuro argéntico]]; ocurrió en Huesca, viendo a unos fotógrafos ambulantes retratando las bóvedas de la iglesia de Santa Teresa. Su afición y sus investigaciones sobre técnicas fotográficas innovadoras le llevaron a fabricar en 1878 unas placas que solo necesitaban tres segundo (en vez de los habituales tres minutos de las placas de colodión húmedo) y mejoraban la sensibilidad de las instantáneas. Su reportaje de ensayo en una corrida de toros fue todo un éxito en los medio profesionales de Zaragoza; pero no surgió ningún socio que capitalizase el invento y su industria y cuando se decidió a desarrollarlo él mismo, le llegó noticia de que Edisón acababa de patentar un aparato basado en los mismos principios.

Otro invento de Cajal, a partir de las técnicas de emulsión fotográfica, fue la mejora del gramófono (o fonógrafo) de Edison, que a pesar de las mejoras de italiano Bettini, no reproducía bien la voz. El inquieto investigador español, ideó la grabación de las ondas sonoras en un sentido plano, trazando sobre un disco de cristal o metálico, cubierto de cera, una raya concéntrica que mejoraba el timbre de la voz y la amplificaba. Pero no pudo encontrar un mecánico de precisión que entendiese su idea y construyera el disco de metal, por lo que Cajal abandonó el proyecto.[34]

En 1890, Cajal fue nombrado presidente de honor de la "Real Sociedad Fotográfica de Madrid", y en 1912 publicó el libro Fotografía de los colores, bases científicas y reglas prácticas, advirtiendo sobre el futuro de la fotografía cromática (en color). Se conservan cientos de fotografías estereoscópicas impresionadas en placas de cristal.

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. La academia sueca concedió aquel año este premio ex-aequo al citólogo italiano Camillo Golgi, que revolucionó el estudio en laboratorio de los tejidos nerviosos con su método de tinción mediante cromato de plata, que le permitió identificar una clase de célula nerviosa dotada de unas extensiones (o dendritas) mediante las cuales se conectan entre sí otras células nerviosas. Este descubrimiento fue recogido por Wilhelm von Waldeyer-Hartz para formular la hipótesis de que las células nerviosas son las unidades estructurales básicas del sistema nervioso, hipótesis que demostró Cajal, con su desarrollo de la teoría neuronal.
  2. Hay que anotar el dato de que su padre, Justo Ramón Casasús, modelo de tesón para Cajal, se doctoró al año siguiente, en 1878, con la tesis: "Consideraciones sobre la doctrina organicista".
  3. Santiago Loren dedica un capítulo de su biografía de Cajal al desarrollo de la entrega del Nobel que compartió con Camillo Golgi, y reproduciendo fragmentos del discurso de Cajal, en el que el científico español trató con exquisita etiqueta y respeto al italiano, actitud que en ningún momento fue correspondida por Golgi que hizo una vergonzosa exhibición de soberbia muy poco científica y de una escasa categoría humana.[14]
  4. Se ha escrito que, una vez inaugurado el monumento, Cajal no volvió a entrar en el que había sido su parque favorito. La obra escultórica fue el motivo elegido para el reverso de los billetes de 50 pesetas emitidos por el Banco de España en 1935, el año que siguió a su muerte (J. Fernández Santarén et al., 2006, pág. 82 e imagen).
  5. Cajal, en uno de sus testamento había dejado escrito: "Mis testos descansarán en la fosa común, satisfecho de diluirme en esta amada tierra de España, confundido entre los más humildes conciudadanos." Pero al morir primero Silveria, su esposa, modificó el testamento de esta manera: "Mi entierro será modesto y laico, junto a mi esposa y, si no, en el cementerio civil junto a Azcárate". (en Junquera, ref. p. 248)
  6. Referido en el libro de Manuel Monteros Valdivieso. Asimismo, el 17 de octubre del 2007, con motivo del 73 aniversario de su muerte, fue inaugurado el sitio web de los histólogos cubanos, en la red de salud de Cuba.[1]
  7. Hay otra similar en la sede central del Consejo Superior de Investigaciones Científicas en Madrid.
  8. El 25 de octubre de 1906, cuando le llegó el telegrama comunicándole la concesión del Premio Nobel, vivía en la calle del Príncipe esquina a Huertas, en el llamado Barrio de las Musas. Desde su llegada a Madrid desde Barcelona había vivido en varios pisos de la calle Atocha, hasta que en 1898 ganó lo suficiente para adquirir una pequeña huerta en la calle Almansa, en la zona baja de Cuatro Caminos, por entonces casi un despoblado (hoy más o menos en la confluencia con la Avda. de Pablo Iglesias), y construirse una "modesta quinta", en la que él mismo recuerda en sus memorias que pudo curarse de sus dolencias cardíacas. Debido al calor y a las distancias, apenas la habitó dos años, mudándose al citado piso de la calle de las Huertas, y por fin en 1912 a la casa-palacete de su propiedad en la calle Alfonso XII, en cuyo fresco sótano tenía sus libros y su laboratorio personal. Esta casa conserva también en su fachada las iniciales "R.C."."Santiago Ramón y Cajal en Cuatro Caminos".
  9. Santiago Ramón y Cajal Junquera, nieto suyo de igual nombre, es catedrático de Anatomía Patológica de la Universidad de Zaragoza y autor de varios estudios sobre la obra y la persona de su abuelo.

Referencias[editar]

  1. Solsona, Fernando. «Justo Ramón Casasús». Revista Serrablo. http://www.serrablo.org/boletin/s117/s117a5.html. 
  2. Sin embargo, sobre su estancia en Camagüey, v. ahora J. E. Abr eu Ugarte, "Camagüey: estancia de Santiago F. Ramón y Cajal", Archivo Médico de Camagüey. Revista electrónica 13/6, 2009, págs. 1-11: "De esta etapa de su vida, el propio Cajal atestiguó: “...fue la época más agradable de mi estancia en Cuba” (en M.I. Monteros­-Valdivieso, Vida de Cajal, ed. Lex, La Habana, 1955, pág. 114).
  3. Id., ibid., pág. 5.
  4. Id., ibid., pág. 6.
  5. Cuya hija María heredaría de forma efectiva en 1955 el marquesado concedido póstumamente a su abuelo en 1952, cf. S. Córdoba, "Ramón y Cajal visto por la marquesa de Ramón y Cajal", diario ABC, 4-5-1952, p. 27.
  6. Cajal en Valencia. Consultado en mayo de 2014
  7. Ángel González de Pablo, «El Noventayocho y las nuevas instituciones científicas. La creación del Laboratorio de Investigaciones Biológicas de Ramón y Cajal» en DYNAMIS Acta Hisp. Med. Sci. Hist. Illus. 1998, 18, 51-79.
  8. (en inglés) Referencias en la página Premio Nobel Santiago Ramón y Cajal, galardonado en 1906 Fundación Nobel. Consultado el 3 de febrero de 2012
  9. [https://archive.org/details/histologiedusyst01ram Histologie du système nerveux de l'homme & des vertébrés, t. 1, París, 1909.
  10. Las diferencias entre las decisiones en papel, las subvenciones concedidas y el funcionamiento real pueden verse, por ejemplo, en el artículo de A. González de Pablo "El Noventayocho y las nuevas instituciones científicas. La creación del Laboratorio de Investigaciones Biológicas de Ramón y Cajal", DYNAMIS. Acta Hisp. Med. Sci. Hist. illus. 18, 1998, págs. 51-79.
  11. Ramón y Cajal, 1852-1934: Expediente administrativo y otros documentos (editado por el Ministerio de Educación y Ciencia (España). Consultado en julio de 2014
  12. «Premios y medallas.» Consultado el 25 de mayo de 2014.
  13. En general, puede verse un listado completo en el apartado "Premios y distinciones honoríficas nacionales y extranjeras" de la importante obra documental Ramón y Cajal, 1852-1934: Expediente administrativo y otros documentos, Ministerio de Educación, colección "Expedientes administrativos de grandes españoles", nº 2, Madrid, 1978, págs. 335 y ss., incluso con ilustraciones de algunas de ellas, aunque se aclara a su vez que sólo se recogen las principales.
  14. Loren, 1980, p. 276-284.
  15. Archivos de Neurobiología 13, 1933, págs. 217-291 y 579-646.
  16. J.M. López Piñero, 2006, pág. 340
  17. Artículo en francés
  18. Santiago Ramón y Cajal Junquera, "Ramón y Cajal, la voluntad de un sabio", p. 241
  19. Tumba de Cajal (imagen)
  20. Santiago Ramón y Cajal Junquera, "Ramón y Cajal, la voluntad de un sabio", p. 249
  21. Ramón y Cajal, biografía de Santiago Loren. Barcelona, Editorial Noguer, 1982; p. 308; ISBN 8427938683
  22. "España está de duelo", diario ABC, 18 de octubre de 1934, pág. 17 (consultado el 15-2-2014)
  23. Santiago Ramón y Cajal Junquera, "Ramón y Cajal, la voluntad de un sabio", p. 290
  24. Santiago Ramón y Cajal Junquera, "Ramón y Cajal, la voluntad de un sabio", p. 289-290
  25. Peñafiel, Jaime (16 de octubre de 1994). «Nobles por decreto». El Mundo. 
  26. "Madrid rindió homenaje a Ramón y Cajal" (diario ABC, 23-10-1984, pág. 49).
  27. "Ramón y Cajal, Santiago, Ciento cincuenta aniversario: 1852-2002" (GEA, actualizado en 2006; consultado el 15-2-2014).
  28. RNE - Archivo sonoro - Santiago Ramón y Cajal - 26/10/09 (consultado el 15-2-2014).
  29. Se dio a conocer en el marco de la III Plenaria de la Sociedad Cubana de Ciencias Morfológicas. En 2012 tuvieron lugar las primeras "Conferencias de la Jornada Científica de la Cátedra", a las que fueron invitados cuatro expertos españoles en Cajal. La Cátedra mantiene un sitio web con abundante documentación y referencias, y un repositorio de publicaciones recientes (consultado el 16-2-2014). Convocatoria de la 2ª edición del concurso “Tras las huellas de Cajal” (el plazo de recepción de obras es del 1/2 al 1/9 de 2014).
  30. Ramón y Cajal, Santiago. «Recuerdos de mi vida». Centro Virtual Cervantes.
  31. Palabras de Cajal tras el discurso de Ignacio Bolívar en la entrega del Premio Echegaray de la Real Academia de Ciencias, el siete de mayo de 1922.
  32. Santiago Ramón y Cajal Junquera, "Ramón y Cajal, la voluntad de un sabio", p. 240
  33. Edición completa de los Recuerdos de mi vida (Tomo I. «Mi infancia y juventud». Tomo II, «Historia de mí labor científica», 2 volúmenes en 4.0, con numerosos grabados. Madrid, 1901-1917).
  34. Santiago Ramón y Cajal Junquera, "Ramón y Cajal, la voluntad de un sabio", pp. 266-277

Bibliografía[editar]

  • Laín Entralgo, Pedro (1952). Cajal y el problema del saber. Ateneo de Madrid (conferencia pronunciada el 30-10-1951). ISBN 978-84-321-0397-1. 
  • Ramón y Cajal Junquera, Santiago (2006). Ramón y Cajal, la voluntad de un sabio. Editorial Just in Time S.L. ISBN 8469021656. 
  • Loren, Santiago (1982). Noguer, ed. Ramón y Cajal. Barcelona: Editorial Just in Time S.L. p. 308. ISBN 8427938683. 
  • Ramón y Cajal, Santiago (2006). Trabajos escogidos. Antoni Bosch Editor. ISBN 978-84-95348-26-5. 
  • Ramón y Cajal, Santiago (2008). Recuerdos de mi vida. Historia de mi labor científica. Alianza Editorial. ISBN 978-84-206-2418-1. 

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Robert Koch
Nobel prize medal.svg
Premio Nobel de Fisiología o Medicina
1906
Sucesor:
Charles Louis Alphonse Laveran