Quintos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

En España, se llamaba quintos a los jóvenes que al cumplir la mayoría de edad se iban a hacer el servicio militar. Aunque el servicio militar ha desaparecido en España, en muchos lugares los quintos se han convertido en una tradición festiva, por la que los jóvenes, al cumplir la mayoría de edad, hacen una especie de fiesta para recordar a los antiguos quintos.

Se puede considerar también como un “Rito de paso” que abunda en las culturas indígenas al cumplir la mayoría de edad.

El nombre proviene de la contribución de sangre u obligación de servicio militar que Juan II de Castilla (1406-1454) impuso durante su reinado, según la cual uno de cada cinco varones debía servir en el ejército,[1] disposición que Felipe V retomó en 1705.[2]

En ambas Castillas[editar]

Fiesta de Quintos en Campaspero, Valladolid, Castilla.

Aunque desde años ya no van a la mili, en la localidad se sigue manteniendo la tradición de medir y pesar a los quintos. Es lo que se llama "tallar". Castilla y León y Castilla-La Mancha, tienen como tradición los quintos talar un árbol verde y sin desbrozarlo colocar el Mayo (así se llama el árbol talado para esta tradición) en la plaza del pueblo o delante de las casas de las jóvenes solteras.

Castilla-La Mancha[editar]

Provincia de Cuenca[editar]

  • En la provincia de Cuenca, eran costumbre las rondas por parte de los Quintos o mozos que eran llamados a filas. Las rondas se celebran recorriendo todas las calles del pueblo acompañados de la orquestina y de los instrumentos más insólitos. Actualmente apenas se dan estas rondas debido a la ausencia de gente joven o “moza” en el lugar. En su recorrido invitan a los transeúntes a beber del botillo, mientras corean el acto de la liberación con estos versos, cantados a grito pelado:
Mientras el cuerpo aguante
No pares de beber
¡Que beba! ¡Que beba!
¡Que vuelva a beber!
¡Arriba cachipurriana!

Al final de las rondas, en que recogían de todo por las casas (dinero y especie), mataban un cordero y con lo recogido estaban de “zangona” varios días.

Provincia de Ciudad Real[editar]

En la provincia de Ciudad Real se celebra en escasos pueblos, ya que, desde que el servicio militar no es obligatorio, los jóvenes han dejado de celebrarlo. Es tradición, en los pueblos donde se celebra, la reunión de todos los quintos de ese año y celebrar una fiesta durante un fin de semana.

Castilla y León[editar]

Provincia de Ávila[editar]

Al cumplir la mayoría de edad, cada uno de los quintos disfruta de todo un fin de semana esta tradición, que generalmente se celebra a principios del mes de marzo. Los quintos suelen estar viernes y sábado en un local propiedad del Ayuntamiento de Madrigal, donde se celebra una fiesta con música y bebida (invitación de los quintos), para todo aquel que quiera asistir. Aunque hace años que no se va a la mili, en la localidad se sigue manteniendo la tradición de medir y pesar a los quintos. Se celebra el domingo a primera hora, en el salón del ayuntamiento, donde se procede a tallar a todos los jovenes, y posteriormente, acompañados de una charanga y como manda la tradición, recorren las casas de cada uno de los quintos, donde tienen preparado comida y bebida para todos los acompañantes.

Provincia de León[editar]

En este pueblo de la montaña de Riaño, el tema de los quintos cambia un poco. Desde los 15 años de edad hasta los 20 se organiza la gente por “quintadas”. El 16 de agosto se juntan estas quintadas y van a “tomar las copas” a casa de cada quinta, donde se les convida para finalmente acudir todos a la “era”, donde se hace la verbena el día 16 de agosto. La celebración de los quintos concluye cuando se cumple 20 años, entonces la quintada que corresponda a ese año es la protagonista y esto se celebra todo el mes de julio y agosto.

Desde el 1 de julio se juntan los quintos en una casa (que se les deja para la ocasión) y se dedican a hacer flores de papel (para más tarde colocar el ramo de cada quinta) y escarapelas para poner en el hombro de los quintos y quintas; cada día echan la ronda por el pueblo y tiran cohetes. El 24 de julio de este mes los quintos cortan un pequeño ramo para cada quinta y lo adornan quedándose toda la noche vigilándolos, ya que la tradición es que la quintada veterana del año anterior se los intente quitar y esconder.

Antes de amanecer, van con un carro a colocar los ramos en los tejados de cada quinta. El día 25, día de Santiago Apóstol y de los quintos, éstos van a misa con la escarapela en el hombro y el nombre que han decidido para la quintada. Se celebra la misa en la que ellos mismos participan cantando y se le coloca una corona de flores a “Santiago”. Seguidamente se van “a tomar las copas” haciendo el recorrido de rigor. Al final del copeo se firman las escarapelas y se ponen frases para el recuerdo.

Provincia de Salamanca[editar]

La fiesta de los quintos en Alaraz es el “Lunes de Aguas” (el lunes que sigue al domingo siguiente al de Resurrección), y es la fiesta más importante de la primavera, con una romería consistente en bajar desde la ermita situada en el monte, hasta la iglesia del pueblo, al Cristo del Monte (patrón del pueblo), al son de una jota tradicional. Los quintos y quintas cruzan el río Gamo a pie. Las marzas, en Alaraz, las celebran los quintos en navidades.

Los quintos macoteranos protagonizan las fiestas a lo largo del año. Se “presentan” durante las navidades, recorriendo el día 27 las calles del pueblo con la banda de dulzaineros, ofreciendo pastas de té y pacharán a los vecinos, que les dan la voluntad. Van vestidos de militares, recordando los inicios, cuando los quintos se despedían antes de entrar al servicio militar. Durante el verano, para las fiestas de San Roque, se escoge entre las quintas de cada año a la corte de honor: una reina y cuatro damas, que presidirán los actos oficiales, desde la entrega de sus bandas el día 14. Entre estos actos se encuentran las misas, las corridas de toros y la lectura de la Loa a San Roque.

Provincia de Valladolid[editar]

Provincia de Zamora[editar]

Cataluña[editar]

Provincia de Tarragona[editar]

Extremadura[editar]

Provincia de Cáceres[editar]

  • La fiesta se hace el último fin de semana de febrero que coincide con los carnavales.
  • Los chicos y chicas que cumplen en ese mismo año los 18 años de edad, son los quintos y cada día hacen algo diferente.
  • El viernes sobre las siete de la tarde se dirigen los quintos a la carretera en la entrada del pueblo. Allí hacen una hoguera, un poco retirada de la carretera, y se para a los coches para pedirles dinero a cambio de un trago de vino a los acompañantes, o unas pastas y un refresco para el conductor. Allí se juntan los amigos de los quintos para acompañarlos y cenan con ellos, todos juntos en la hoguera.
  • Al día siguiente, durante todo el día se sigue haciendo lo mismo. Por la noche, los quintos y los amigos cenan juntos y después los quintos se van por todo el pueblo a hacer trastadas y a pintar a la puerta de cada quinto en el suelo su nombre y la fecha en la que ha sido quinto.
  • El último día se corren los gallos, que consiste en que los quintos y quintas se visten con una camisa blanca, un pantalón negro, un fajín rojo, un chaleco bordado y un sombrero, y van a caballo. En una calle del pueblo se tienen colgados de una soga a unos gallos muertos, y los quintos tienen que pasar con el caballo y arrancarles la cabeza. Después los quintos y quintas invitan a comer, con el dinero que han sacado de estar pidiendo a los coches los días anteriores, a la familia y amigos, y allí están hasta por la tarde.
  • En otros pueblos cacereños, como en Peraleda de San Román, hay dos tipos de quintos: los de 18 años y los de 19 años. Los que tienen 18 años corren las cintas que se hacen el fin de semana de carnaval; consiste en que en un camino se pone una cuerda de un lado a otro y de ella se cuelgan cintas de colores con una anilla y los quintos pasan por debajo de un caballo y deben de tomarlas con un varilla. Esos mismos quintos, el día de Nochevieja por la madrugada, sacan un carnero por las calles y lo emborrachan, también van a casa de las quintas para que les den algo de comer y si no se lo dan les meten el carnero en casa. Por la noche matan el carnero y hacen una cena a la que van los familiares y amigos de los quintos y quintas. Ese mismo año pasan a correr los gallos en carnaval también; en el mismo camino ponen la cuerda y cuelgan los gallos y los quintos tienen que pasar en el caballo y arrancarles la cabeza.
  • Tradiciones parecidas hacen los quintos de Albalá: corren los gallos, bailan las Tablas y encienden la Hoguera.

Comunidad de Madrid[editar]

En el madrileño municipio de Robledo de Chavela, existen dos tradiciones relacionadas con los quintos:

  • La Hoguera de los Quintos: Antigua tradición, que se remonta al año 1345, en la que, en la madrugada del 31 de diciembre, los quintos queman una gigantesca hoguera en el centro de la Plaza para recibir el año nuevo.

La Rioja[editar]

Grupo de quintos en Camprovín, en 2007.

País Vasco[editar]

Comunidad Valenciana[editar]

Provincia de Alicante[editar]

-Beniarres (provincia de Alicante )

Provincia de Castellón[editar]

Provincia de Valencia[editar]

Tradiciones abandonadas[editar]

Además de la baja población juvenil actual en el medio rural, que hace que se pierdan bastantes tradiciones, otras, sin embargo, se han abandonado por motivos racionales porque suponían el maltrato a los animales, como:

  • En ciertas localidades de Castilla y León, los quintos pasaban al galope a lomos de un caballo para agarrar unos gallos o pollos que colgaban atados de las patas en la plaza del pueblo. Sin embargo, se abandonó en la década de los 70 y 80 por su crueldad, ya que morían porque se les arrancaba el cuerpo de la cabeza atada, aunque la tradición en vez de perderse fue sustituida en unos casos por sacos colgados rellenos de plumas. Este rito aún se conserva en ciertas zonas de Toledo.

Otra de las celebraciones abandonada y una de las más famosas, por su repercusión mediática en la década de los 90, era el lanzamiento de una cabra desde un campanario. Al caer la cabra era recogida mediante una manta. Esta tradición era realizada en Manganeses de la Polvorosa (Zamora).

Referencias[editar]

  1. José Canga Argüelles: Diccionario de hacienda, pag. 190, (1827).
  2. Real orden de 7 de marzo de 1705.

Bibliografía[editar]

  • LOS QUINTOS. José Martín Barrigós (2008) ISBN 978-94-612-956-1

Véase también[editar]