Justo Rufino Barrios

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Justo Rufino Barrios
Barriosretrato.jpg
General Justo Rufino Barrios
Museo Nacional de Historia de Guatemala

Coat of arms of Guatemala.svg
Presidente de Guatemala
4 de diciembre de 1873-2 de abril de 1885
Canciller
Predecesor Miguel García Granados
Sucesor Alejandro M. Sinibaldi

Datos personales
Nacimiento 19 de julio de 1835
San Lorenzo, Flag of Guatemala.svg Guatemala
Fallecimiento 2 de abril de 1885
Chalchuapa, El Salvador Civil Flag of El Salvador.png
Cónyuge Francisca Aparicio
Profesión Militar
Tratamiento Su Excelencia
Religión católica
[editar datos en Wikidata]
General
Años de servicio 1871-1885
Apodo «Tata Rufo»;
«El Patrón»[1]
Lealtad Ejército de Guatemala, 1871 - 1885
Unidad Infantería y caballería
Participó en
[editar datos en Wikidata]

Justo Rufino Barrios Auyón (San Lorenzo (San Marcos), Guatemala, 19 de julio de 1835 - Chalchuapa, El Salvador, 2 de abril de 1885) fue un militar y político guatemalteco, presidente de la República entre 1873 y 1885.

Revolución Liberal de 1871[editar]

A mediados de 1871, Justo Rufino Barrios, junto a Miguel García Granados y otros generales y disidentes, organizó una revolución para derrocar al gobierno conservador del Mariscal Vicente Cerna. El 30 de junio de 1871, las fuerzas liberales entraron en la Ciudad de Guatemala y Miguel García Granados se convirtió en presidente provisional, gobernando hasta el 4 de junio de 1873. Su gobierno puso en marcha la llamada Reforma Liberal de 1871, decretando entre otras cosas la libertad de prensa y la libertad de cultos, la supresión de los diezmos y de las órdenes religiosas y expulsando a los jesuitas, además de impulsar la educación laica.[Nota 2]

Gobierno[editar]

Poeta y coronel Ismael Cerna.

El poeta Ismael Cerna, sobrino del Mariscal Cerna,
fue hecho prisionero cuando ayudó a su tío a exilarse en Honduras.
Desde prisión, escribió el siguiente poema En la cárcel dedicado a Barrios y los liberales:

Soy joven, fuerte soy, soy inocente
Y ni el suplicio ni la lucha esquivo;
Me ha dado Dios un alma independiente,
Pecho viril y pensamiento altivo.
Que tiemblen ante ti los que han nacido
Para vivir de infamia y servidumbre,
Los que nunca en su espíritu han sentido
Ningún rayo de luz que los alumbre:
Los que al infame yugo acostumbrados
Cobardemente tu piedad imploran;
los que no temen verse deshonrados
porque hasta el nombre del honor ignoran.

Yo llevo entre mi espíritu encendida
La hermosa luz del entusiasmo ardiente;
Amo la libertad más que la vida
Y no nací para doblar la frente.
Por eso estoy aquí do altivo y fuerte
Tu fallo espero con serena calma;
Porque si puedes decretar mi muerte,
jamás podrás envilecerme el alma.
¡Hiere! Yo tengo en la prisión impía
La honradez de mi nombre por consuelo;
¿qué me importa no ver la luz del día
Si tengo en mi conciencia la del cielo?

Nada me importas tú, furia impotente,
Víctima del placer, señor de un día;
Si todos ante ti doblan la frente
Yo siento orgullo en levantar la mía.
Quiero que veas que tu furia arrostro
Y sin temblar que agonizar me veas,
Para lanzarte una escupida al rostro
Y decirte al morir: ¡maldito seas!

—Ismael Cerna
Tomado de: Monroy Mejía, Eleazar. «Ismael Cerna: poeta de pluma y fusil». COFAHCA. Consultado el 9 de septiembre de 2014.[2]

Durante su gestión continuó la política iniciada en la anterior presidencia, emprendiendo un vasto programa de reformas que abarcaron, entre otros aspectos, a la Iglesia, la economía y la educación. Los siguientes fueron los postulados liberales del gobierno de Barrios:[3]

  • Separación definitiva de la Iglesia y del Estado: a las órdenes regulares se les expropió lo siguiente:
Congregación Escudo Clero Propiedades expropiadas
Dominicos miniaturaimagen Regular
  • Conventos
  • Haciendas
  • Ingenios azucareros
  • Doctrinas y tierras de indios
Mercedarios miniaturaimagen Regular
  • Conventos
  • Haciendas
  • Ingenios azucareros
  • Doctrinas
Jesuitas miniaturaimagen Regular Los jesuitas habían sido expulsados de Guatemala por el rey de España Carlos III en 1765, pero regresaron durante el gobierno de Rafael Carrera para encargarse de la educación. Para 1872 no tenían mayores posesiones en Guatemala.
Recoletos miniaturaimagen Regular
  • Conventos
Concepcionistas miniaturaimagen Regular
  • Conventos
  • Haciendas
Arquidiócesis de Guatemala Secular Colegio y Seminario Tridentino de Nuestra Señora de la Asunción
  • Supresión de diezmos y primicias obligatorios[Nota 3]
  • Extinción de las cofradías
  • Instauración del matrimonio civil
  • Secularización de cementerios
  • Creación del registro civil
  • Instauración de la enseñanza laica en todos los colegios de la república
  • Instauración de la escuela primaria gratuita y obligatoria
  • Reorganización de la universidad, para elminar los cursos de teología.[3]

En base a sus postulados, fundó el Banco Hipotecario, el llamado hospital de Oriente, la Escuela Politécnica y mandó construir el Cementerio General de Guatemala. Además, durante su presidencia, en Guatemala se tendieron las primeras líneas telegráficas y ferroviarias, firmándose el contrato para la construcción del ferrocarril del Sur.

En el orden administrativo y legal, se promulgaron el Código Penal, el Militar y el Código Fiscal. Algunas de estas leyes aún siguen vigentes. Asimismo fueron creados los departamentos de Retalhuleu y Baja Verapaz. Se estableció la educación pública gratuita, a través de escuelas en todo el país, suprimiéndose paralelamente las hermandades y órdenes religiosas, que habían sido pilar fundamental del gobierno conservador de Rafael Carrera.[Nota 4] [4]

Barrios, con la ayuda de una Asamblea Constituyente plegada a sus designios, promulgó la Constitución de 1879 y, al año siguiente, fue reelegido Presidente para un mandato de seis años.

Asimismo, persiguió enconadamente a la oposición, obligando a huir a muchos guatemaltecos al exilio de las tierras guatemaltecas, y construyendo la célebre Penitenciaría Central de Guatemala en la que hizo recluir a muchos presos políticos.[5]

División política de Guatemala durante su gobierno[editar]

En la siguiente tabla, tomada de la guía Appleton para México y Guatemala de 1884,[6] se muestran los veinte departamentos en que estaba dividida Guatemala durante el gobierno de Barrios, sus áreas, cabeceras y la población estimada de los departamentos:[7]

Departamento Área en millas cuadradas Polbación Cabecera Población
Guatemala 700 100,000 Guatemala 50,000
Sacatepéquez 250 48,000 Antigua 15,000
Amatitlán 200 38,000 Amatitlan 14,000
Escuintla 1,950 30,000 Escuintla 10,000
Chimaltenango 800 60,000 Chimaltenango 6,300
Sololá 700 80,000 Sololá 15,000
Totonicapán 700 114,000 Totonicapan 25,000
Quiché 1,300 75,000 Santa Cruz del Quiché 6,300
Quezaltenango 450 94,000 Quezaltenango 22,000
Suchitepéquez 2,500 69,000 Suchitpéquez 11,500
Huehuetenango 4,550 90,000 Huehuetenango 16,000
San Márcos 750 100,000 San Márcos 12,600
Petén 13,200 14,000 Flores 2,200
Verapaz 11,200 100,000 Salamá 8,000
Izabal 1,500 3,400 Izabal 750
Chiquimula 2,200 70,000 Chiquimula 12,000
Zacapa 4,400 28,000 Zacapa 4,000
Jalapa 450 8,600 Jalapa 4,000
Jutiapa 1,700 38,000 Jutiapa 7,000
Santa Rosa 1,100 38,500 Cuajiniquilapa 5,000
Total 50,600 1,198,500

Ciudad de Guatemala[editar]

La guía Appleton para México y Guatemala proporciona la siguiente descripción de cómo se encontraba la ciudad de Guatemala en 1884, basada en información que les fuera proporcionada por el entonces embajador de Guatemala en los Estados Unidos, el licenciado Antonio Batres Jáuregui:[8] «Ciudad de Guatemala: El más importante de los edificios públicos es la catedral, construida en 1780, de diseño elegante y simple, y que ocupa un espacio de 450 pies cuadrados. En las decoraciones del interior, se observa una sobria variedad. Hay esculturas en madera, y algunas finas pinturas de artistas nacionales. Hay otras veinticuatro iglesias, un hospital, una universidad, una escuela de medicina, y una prisión. Guatemala tiene el mayor número de instituciones educativas de cualquier ciudad en Centroamérica. Muchas de las personas de altos recursos de otros países centroamericanos envían a sus hijos aquí para que se instruyan. La capital puede vanagloriarse de tener una excelente fuerza policial, cuyo jefe es un antiguo miembro de la policía municipal de la ciudad de Nueva York; los uniformes en ambos lugares son iguales. Hay veinticinco tanques públicos y muchas fuentes. El agua es traída a la ciudad por medio de dos acueductos que costaron dos millones de pesos.»[9]

Educación[editar]

Instituto Nacional Central para Varones en 1884; al fondo, la Catedral Metropolitana.[10]
Exposición Universal de París (1878); sección de la República de Guatemala en el pabellón de la América Central y meridional.[11]

En base a los preceptos liberales, se expropiaron numerosos bienes a las órdenes del clero regular de la Iglesia Católica, ya que ésta era uno de los principales terratenientes y encomenderos conservadores; de esta forma, se eliminaba el poder del clero regular con la expulsión de las órdenes monásticas, se restringía el poder del clero secular y los arzobispos con la eliminación del diezmo obligatorio y los bienes se traspasaban a los líderes liberales.[12] Expropió numerosos bienes a las órdenes del clero regular de la Iglesia Católica:

Asimismo, en 1877 fundó la Universidad de Occidente, la cual contaba con la Escuela Facultativa de Derecho y Notario de Occidente.[13] y en 1879 fundó la Biblioteca Nacional de Guatemala.[14] [15]

El despacho de Educación estuvo en manos de los primos intelectuales hondureños Marco Aurelio Soto y Ramón Rosa Soto, quienes alternaban sus funciones entre éste y el despacho de Relaciones Exteriores.[16] El pensamiento de ambos intelectuales liberales, fuertemente anticlerical, quedó reflejado en las reformas liberales en educación y religión en Guatemala, y se resume en estas líneas escritas por Rosa en 1882:

«En América, en donde la instrucción popular se difunde con la celeridad de la luz, y en donde no existen, como en Europa, muy arraigados y tradicionales intereses religiosos, que dan poder y privilegios a numerosas clases sociales; en nuestra América, en donde la libertad de conciencia es ya una conquista definitiva: todas, todas las religiones positivas tienen que desaparecer, en no remoto día, con sus artificiosos y contradictorios dogmas, con sus litúrgicos aparatos teatrales, con sus sangrientas historias, con sus egoístas y mal disfrazados intereses mundanos, con sus hipócritas santidades, con sus privilegiadas y ensoberbecidas castas, y con sus execrables tiranías [...]».[17]
En 1876, ambos serían instalados por Barrios en Honduras como Presidente y Secretario General de Gobierno, respectivamente, y gobernaron hasta 1883 cuando el mismo Barrios atacó a Honduras.[3]

Economía[editar]

Billete de cinco quetzales, con la efigie del general Barrios.
Decreto Número 177

Reglamento de Jornaleros
(NOTA: Secciones principales únicamente)

Obligaciones de los patronos: Están obligados a llevar un registro o matrícula de cuentas corrientes, en donde asentarán semanalmente el debe y el haber de cada jornalero, haciéndoselo saber cada semana y anotándolo en el libreto del mismo jornalero.
El tiempo por el cual puede concertarse un colono será convencional, pero no podrá exceder de cuatro años. Sin embargo, no se retirará de la finca sin estar solvente con su patrón aunque haya pasado el término.
Cuando un particular desee para sus trabajos un mandamiento de jornaleros, deberá solicitarlo al jefe político del departamento, cuya autoridad designará el pueblo que deba proporcionarlo. En ningún caso excederá de 60 el número de jornaleros.
Tomado de: Martínez Peláez, S. La Patria del Criollo, Ensayo de interpretación de la realidad colonial guatemalteca Ediciones en Marcha, México. 1990[4]

Durante el gobierno de Barrios se despojó a los indígenas de las «tierras de indios», las cuales se repartió entre los oficiales que lo ayudaron durante la Reforma Liberal.[12] El Decreto 170 (o Decreto de Redención de Censos) facilitó la expropiación de las tierras a los indígenas en favor de los oficiales, y de personas alemanas en las Verapaces, al propiciar la venta en pública subasta de las tierras comunales.[18] La propiedad comunal, dedicada a cultivos de subsistencia, se convirtió en propiedad privada dirigida al cultivo y comercialización a gran escala de productos agrarios. Por tanto, las características fundamentales del sistema productivo, fueron desde la época de Barrios la acumulación de la propiedad en pocas manos[19] y una especie de «servidumbre de finca», basada en la explotación de los «mozos colonos».[18]

Territorio de Guatemala durante el gobierno de Rafael Carrera y Vicente Cerna. Los territorios de Soconusco fueron entregados a México por su cooperación en la Reforma Liberal en 1882, durante el gobierno de Barrios, por medio del tratado Herrera-Mariscal.
Museo Nacional de Historia de Guatemala

Para garantizar el suministro de «mozos colonos» para las fincas cafetaleras, las que a diferencia de las fincas de grana necesitaban una cantidad considerable de mano de obra, se decreta el «Reglamento de Jornaleros», legislación laboral que colocó a la población indígena prácticamente a la disposición de los intereses de los nuevos latifundistas cafetaleros, y los tradicionales conservadores, exceptuando entre estos últimos a la Iglesia Católica.[4] El decreto establecía lo siguiente para los indígenas:

  1. Quedaron obligados a trabajar en las fincas cuando los dueños de éstas los necesitaran y sin importar en donde se encontraran.
  2. Quedaron bajo la tutela de las autoridades locales, quienes se encargaban de velar porque los contingentes de indígenas fueran enviados a las fincas.
  3. Quedaron sujetos a la habilitación: paga forzada anticipada, endeudadora del trabajador y justificadora de su envío a las fincas y de su retención en ellas.
  4. Creación del libreto de jornaleros: documento probatorio de la solvencia del trabajador frente a su patrono, y sin la cual el trabajador estaba sujeto al rigos de las autoridades y de los dueños de fincas.[4]

Como resultado de este reglamento, hubo un notable aumento de las exportaciones, y se activó el intercambio con los países capitalistas; tanto los antiguos conservadores aristócratas como los nuevos terratenientes cafetaleros se vieron beneficiados con estas medidas. Ahora bien, sí hubo un terrateniente conservador que fue atacado y despojado de los privilegios que había gozado durante el gobierno de los 30 años: la Iglesia Católica. Los liberales cafetaleros se vieron obligados a atacar a la Iglesia por el poder que ésta tenía y por la fuerte oposición que hacía a compartir el poder con los liberales.[4]

Gobernación[editar]

La Penitenciaría Central fue construida durante el gobierno del general Barrios, e inaugurada el 27 de febrero de 1877. Numerosas historias se cuentan sobre el destino de los presos que fueron encarcelados en sus celdas durante su gobierno.[20]

Relaciones exteriores[editar]

El 9 de diciembre de 1868, el presidente de la República de Cuba en Armas, Carlos Manuel de Céspedes, apeló a la solidaridad hemisférica desde su Cuartel General de Guáimaro. El gobierno de Perú reconoció la independencia cubana, el 13 de agosto de 1869, mientras que el régimen de Barrios decretó, el 6 de abril de 1875, su reconocimiento de la República cubana como «libre, soberana e independiente».

El texto del instrumento que estableció relaciones oficiales con Cuba es el siguiente:

DECRETO NÚMERO 138
J. Rufino Barrios, Jeneral[Nota 5] de División y Presidente de la República de Guatemala;
Considerando:

Que desde el 10 de octubre de 1868, el pueblo de Cuba declaró su independencia de la Metrópoli española y se constituyó en República soberana
Que desde esa fecha hasta la presente, ha demostrado tener sobrados elementos para luchar contra el poder español que en vano se empeña en sojuzgarlo
Que la causa de la independencia de Cuba es evidentemente justa, porque todo pueblo tiene el derecho de constituirse en una nacionalidad, siempre que posea los medios de mantener su autonomía
Que en esta virtud, el pueblo Cubano ejercita hoy los mismos derechos que las colonias de América cuando se declararon independientes, lo que hace que la noble causa de aquel pueblo sea vista por las Repúblicas del Nuevo-Mundo como propia y de un carácter evidentemente americano
Y que por lo tanto, el Gobierno de Guatemala, desea dar una prueba de simpatía que abriga por Cuba y de que reconoce la justicia y el derecho que asisten á ese pueblo heróico que tiene su mismo orígen, y cuyo Gobierno, legítimamente constituido, le ha abierto sus amistosas relaciones,

DECRETA

Art. 1º. La República de Guatemala, reconoce á la República Cubana, como nación libre,soberana e independiente.
Art. 2º. En consecuencia, el Gobierno de Guatemala abrirá y cultivará con el de Cuba relaciones oficiales.

Dado en el Palacio Nacional de Guatemala, á seis de abril de mil ochocientos setenta y cinco.

J. Rufino Barrios
El secretario de Relaciones Exteriores e instrucción pública,
Marco A. Soto

Y por disposición del Jeneral Presidente, se imprime y publica.

Tomado de: El Guatemalteco, Periódico Oficial de la República de Guatemala Serie V, número 48. Guatemala, 9 de abril de 1875.[21]

Esta declaración permitió la llegada de cubanos eminentes a Guatemala, como José María Izaguirre, Juan García Purón, Hildebrando Martí, José Joaquín Palma y José Martí.[22]

José Martí y la Niña de Guatemala[editar]

José Martí en 1875. En 1877 llegó a Guatemala proveniente de México el poeta y político cubano José Martí, quien cortejó a María García Granandos, hija del general. Martí se casó con otra dama, y María murió poco después, en 1878; en 1891, Martí la inmortalizó en su poema conocido como La Niña de Guatemala.

Durante su estadía en Guatemala, José Martí cortejó a la dama María García Granados y Saborío, hija del general Miguel García Granados, y quien fue la inspiración del famoso poema IX (también conocido como La Niña de Guatemala); Martí tenía 24 años y venía de México decepcionado del régimen del general Porfirio Díaz y con la esperanza de encontrar uno mejor en el de Barrios. Estando ya comprometido con otra dama, Martí se casó en 1878 y a los pocos meses murió María de una enfermedad pulmonar agravada por haber nadado con unas amigas. Martí le dedicó en 1891 el Poema IX que es conocido como el famoso poema La Niña de Guatemala. Devastado por la muerte de María, y decepcionado del gobierno de Barrios, Martí se fue de Guatemala.

Conflicto con El Salvador y Honduras[editar]

En 1876 el gobierno conservador de José María Medina en Honduras se estaba desmoronando, principalmente con el escándalo de los empréstitos para la construcción del Ferrocarril Nacional de Honduras y el desaparecimiento de la política y representantes de Honduras en el extranjero. Los liberales hondureños solicitaban cambios en la administración pública del Estado. El presidente guatemalteco, viendo aquí la oportunidad de establecer un régimen liberal y afín a sus intereses de Unión Centroamericana en Honduras, propició la llegada de Marco Aurelio Soto como presidente, junto con su primo, el licenciado Ramón Rosa.

A principios de 1876, tras las elecciones en El Salvador en que resultó electo Andrés del Valle, Barrios se reunió con éste en El Chingo, donde acordaron apoyar la invasión de Honduras para instalar al licenciado Marco Aurelio Soto, quien hasta entonces había fungido como Ministro de Relaciones Exteriores y de Educación en Guatemala. Barrios y del Valle se comprometieron a poner mil hombres para dicha causa, pero los hechos políticos se precipitaron en contra de Valle, debido a la desconfianza de Barrios Guatemala por la permanencia en el Gobierno del mariscal González, que fungía como vicepresidente luego de haber sido presidente antes que Valle.[23]

Alegando que El Salvador había invadido Guatemala, se rompieron las relaciones diplomáticas;[23] las acciones dieron inicio el 1°. de abril de 1876, por medio de un bloqueo naval por parte del vapor «El General Barrios». Posteriormente, la invasión terrestre ingresó por el oriente donde el general guatemalteco Gregorio Solares derrotó en Pasaquina al ejército salvadoreño, tomando control de San Miguel y La Unión;[23] en el frente occidental, tras varios enfrentamientos durante la Semana Santa, el Ejército guatemalteco debilitó a las fuerzas salvadoreñas al mando del mariscal González. Al verse en esta la situación el mariscal Santiago González envió al presidente Valle, a Jacinto Castellanos y a E. Mejía para negociar con Barrios, con quien llegaron a un Acuerdo de Paz en Chalchuapa el 25 de abril, bajo condición de que Valle dejara la presidencia y de que el mariscal González la dirección del ejército, dejando las plazas de Santa Ana y San Salvador a las fuerzas guatemaltecas.[24] y Como uno de los compromisos adquiridos en Chalchuapa, Valle antes de abandonar la presidencia convocó a una Junta de Notables en Santa Ana para que ratificaran el acuerdo del 25 de abril y eligieran, de acuerdo con Barrios, quien asumiría la presidencia, debiendo el nuevo gobierno convocar a elecciones;[24] en dicha Junta de Santa Ana se reunieron alrededor de doscientos salvadoreños incipientes cafetaleros, terratenientes, comerciantes, políticos, militares y juristas, quienes de acuerdo con Barrios eligieron como presidente al doctor Rafael Zaldívar.[24]

Soto ingresó a Honduras con la ayuda de Barrios y se proclamó como el Vigésimo Presidente de Honduras para el periodo de 1876 a 1880. Su ideólogo y Ministro General fue Ramón Rosa, con quien emprenderían una ardua labor de transformar a la nación hondureña siguiendo los preceptos liberales que ya habían utilizado en Guatemala.[25] [26] La transformación se basó en los mismos principios que utilizó Barrios en Guatemala; la reoganización administrativa y jurídica de Honduras estuvo de la mano de una creciente apertura al capital extranjero, especialmente el de los Estados Unidos; el presidente Soto -dueño ya de una considerable fortuna- fundó junto con el empresario neoyorquino S. Valentine, la «Rosario Mining Company» en diciembre de 1879.[27]

La cuestión de Chiapas y el interinato de José María Orantes[editar]

Mapa de la frontera de México y Guatemala, antes de los tratados de Herrera-Mariscal de 1882.[28]

Barrios fue objeto de críticas tras la firma, en 1882, del Tratado Herrera-Mariscal de límites con México, mediante el cual Guatemala renunciaba a toda pretensión sobre la región de Soconusco y a sus créditos contra México, sin recibir compensación alguna por ello.

José María Orantes fue nombrado Presidente Interino el 23 de junio de 1882, a causa del viaje de Justo Rufino Barrios y de su amigo y consejero Angel María Arroyo[Nota 6] a Nueva York para firmar el tratado de límites con México el 12 de agosto de ese año.

A causa de la firma de este tratado, Barrios y Arroyo se enemistaron con el doctor Lorenzo Montúfar y Rivera, quien había sido uno de sus principales colaboradores desde la Reforma Liberal y quien se opuso enérgicamente a la entrega de los territorios de Soconusto a México.[29]

Guerra para la Reunificación Centroamericana[editar]

Retrato a lápiz del Presidente Justo Rufino Barrios

A principios de la década de 1880, el presidente guatemalteco intentó restablecer las Provincias Unidas de Centroamérica y, en principio, contó con el apoyo de El Salvador y Honduras, pero el presidente salvadoreño Rafael Zaldívar decidió luego abandonar la unión, con el respaldo de México. El presidente mexicano, Porfirio Díaz, temía las reformas liberales de Barrios y la competencia de un Estado fuerte en América Central, donde el plan de Barrios había dado sus frutos. También los Estados Unidos se opusieron a la unión.

Barrios emprendió entonces una campaña militar para restablecer por la fuerza la unidad centroamericana. Primero, obligó a renunciar como presidente de la República de Honduras a su antigua aliado y ministro de relaciones exteriores Marco Aurelio Soto, en mayo de 1883; luego, obtuvo el respaldo del nuevo Presidente de Honduras, Luis Bográn. Pero Costa Rica, El Salvador y Nicaragua se aliaron para oponerse a las pretensiones de Barrios.

Para poner en práctica sus planes, Barrios invadió El Salvador en marzo de 1885, mientras tropas de Costa Rica y Nicaragua se aprestaban a enfrentarse con las de Honduras. Sin embargo, la Intentona de Barrios terminó súbitamente, ya que el Presidente guatemalteco murió en la Batalla de Chalchuapa, poco después de que sus tropas invadieran territorio salvadoreño.

Muerte[editar]

Muerte del general Barrios en la Batalla de Chalchuapa el 2 de abril de 1885.
La Torre del Reformador fue inaugurada el 19 de julio de 1935 por el gobierno liberal del general Jorge Ubico Castañeda con motivo del centenario del nacimiento de Barrios.

Justo Rufino Barrios murió durante la Batalla de Chalchuapa en El Salvador, junto a su hijo, el también general Venancio Barrios el 2 de abril de 1885. La versión oficial de los liberales fue que Barrios murió en combate, junto con el oficial Adolfo V. Hall. Sin embargo, existen versiones de que un soldado guatemalteco erró la puntería y dió muerte al presidente por la espalda[3] o de que hubo un complot para asesinarlo.[cita requerida]

Tras su muerte, las tropas guatemaltecas entraron en pánico; el oficial José María Reyna Barrios, sobrino del fallecido presidente, recogió el cuerpo sin vida de Venancio Barrios y se hizo cargo de organizar la retirada de todos los batallones, a la vez que preparó la defensa de los mismos contra un posible ataque de los salvadoreños. El propio general Reyna Barrios, relató, firmando con el pseudónimo Rosario Yerjabens[Nota 7] como fueron los hechos, los cuales no coinciden con la versión oficial: «El General en Jefe, Justo Rufino Barrios, dispuso, a eso de las 8 a.m. dirigir personalmente el ataque sobre el lado N.E. de "Casa Blanca" y al efecto se puso en marcha hacia aquel lugar con la Brigada Jirón, compuesta por los jalapas. Estos soldados se comportaron de la manera más cobarde e infame. Se cree que estaban ganados y aleccionados por miserables traidores, por esos hombres sin corazón y sin conciencia, por esos ingratos que durante mucho tiempo lamieron la mano de su bienhechor y explotaron su buen corazón y bolsa. Desgraciadamente, un momento después de comenzar el ataque , y como a las 9 a.m. una bala enemiga le hirió mortalmente y fue retirado en el acto del campo de combate. Este lamentable acontecimiento dio lugar para que algunos cobardes soldados de Jalapa que vieron caer al benemérito General Barrios, se retiraran del lugar del combate y divulgasen ante algunas tropas tan triste suceso.»[30]

El 4 de abril llegaron los vencidos a la Ciudad de Guatemala, en donde a Reyna Barrios se le ascendió a general por sus acciones en campaña.

Tumba del general Barrios
Tumbabarrios1 2014-06-30 05-07.jpg
Tumbabarrios2 2014-06-30 05-10.jpg
Tumbabarrios3 2014-06-30 05-12.jpg
La tumba del general Justo Rufino Barrios y el monumento erigido por su esposa e hijos se encuentran en el Cementerio General de la Ciudad de Guatemala.

Siendo sobrino del Mariscal Cerna, el coronel Ismael Cerna Sandoval escribió un segundo poema que refleja la opinión de los conservadores guatemaltecos ante la política de los liberales liderados por Barrios:

Ante la tumba de Barrios

No vengo a tu sepulcro a escarnecerte,
no llega mi palabra vengadora
ni a la viuda, ni al huérfano que llora
ni a los fríos despojos de la muerte.

Ya no puedes herir ni defenderte,
ya tu saña pasó, pasó tu hora;
solamente la historia tiene ahora
derecho a condenarte o absolverte.

Yo que de tu implacable tiranía
una víctima fui, yo que en mi encono
quisiera maldecirte todavía.

No olvido que en un instante en tu abandono
quisiste engrandecer la Patria mía,
¡y en nombre de esa Patria te perdono...!

—Ismael Cerna
Tomado de: Cerna, Ismael (julio de 2012). «Ante la tumba de Barrios». Un poema para cada ocasión. Consultado el 9 de septiembre de 2014.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Revoluciones para la exportación: el general ecuatoriano Plutarco Bowen y su final en Guatemala». Universidad Francisco Marroquín. Consultado el 24 de agosto de 2014.
  2. Monroy Mejía, Eleazar. «Ismael Cerna: poeta de pluma y fusil». COFAHCA. Consultado el 9 de septiembre de 2014.
  3. a b c d Barrientos, 1948, p. 108.
  4. a b c d e Martínez Peláez, 1990, p. 854.
  5. De los Ríos, 1948, p. 34.
  6. Conkling, 1884, p. 334.
  7. Conkling, 1884, p. 335.
  8. Conkling, 1884, p. 340.
  9. Conkling, 1884, p. 341.
  10. Conkling, 1884, p. 350.
  11. La Ilustración Española y Americana, 1878, p. 145.
  12. a b Martínez Peláez, 1990, p. 842.
  13. Arévalo Martínez, 1945, p. 12.
  14. Ministerio de Cultura y Deportes. «Biblioteca Nacional». Consultado el 26 de julio de 2014.
  15. Ministerio de Cultura y Deportes (18 de marzo de 2009). «Biblioteca Nacional de Guatemala "Luis Cardoza y Aragón"». Archivado desde el original el 30 de junio de 2012. Consultado el 27 de julio de 2014.
  16. Barrientos, 1948, p. 107.
  17. Palma, 1882, p. xxviii.
  18. a b Castellanos Cambranes, 1992, p. 316.
  19. Mendizábal, A.B. Estado y políticas de desarrollo agrario: la masacre campesina de Panzós. Guatemala. 
  20. De los Ríos, 1948.
  21. . V. Guatemala. 9 de abril de 1875. 
  22. «Guatemala en José Martí». Academia. Consultado el 1 de agosto de 2014.
  23. a b c Cardenal, 1980, p. 137.
  24. a b c Cardenal, 1980, p. 138.
  25. Barrientos, 1948, p. 107-108.
  26. Molina Jiménez y 2001, 156.
  27. Molina Jiménez, 2001, p. 156.
  28. Conkling, 1884, p. 339.
  29. Hernández De León, F. (1959). «El Capítulo de las Efemérides». Diario La Hora. 
  30. Coronado Aguilar, 1968, p. 15.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Miguel García Granados
Coat of arms of Guatemala.svg
Presidente de Guatemala
1873 - 1885
Sucesor:
Alejandro M. Sinibaldi

Notas[editar]

  1. Soto y Rosa Soto se altenaban en la Cancillería en el Ministerio de Educación.
  2. No debe caerse en el error de pensar que Barrios atacó a la Iglesia Católica por sus creencias religiosas; Barrios atacó sus rivales políticos del Partido Conservador: el Clero mayor, que estaba conformado por los obispos, arzobispos y órdenes religiosas, y que había sido pilar del gobierno de Rafael Carrera
  3. Para restarle poder económico al clero secular, el cual dependía de los diezmos y no fue expulsado del país.
  4. Las órdenes religiosas pertenecían al denominado Clero Mayor, que junto a los aristócratas criollos de Guatemala, pertenecían al Partido Conservador, y habían sido principales actores durante el gobierno conserador de los 30 años con Rafael Carrera y Vicente Cerna.
  5. Se respetó la ortografía de la época
  6. Conocido en su tiempo como «Padre Arroyo»
  7. Que es un anagrama de su nombre: J. Reyna Barrios.