Etnografía de Colombia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Inmigración en Colombia»)
Saltar a: navegación, búsqueda
La diversidad étnica del país.

La etnografia de Colombia se caracteriza por ser el resultado de la mezcla de tres grupos principales: indígenas, españoles y africanos. La población colombiana está formada por el mestizaje directo de estos tres grupos principales y por ellos mismos, a los que se sumaron importantes grupos de inmigrantes provenientes de otros países europeos y del Oriente Medio. El censo general de población de 2005, se identificó como afrocolombiano el 10,6% de la población, como indígena el 1,2%.[1] y sin pertenencia étnica al 86%.[1]

Inmigración en Colombia[editar]

La inmigración en el territorio colombiano tiene sus orígenes en la época de la colonia a partir de 1499, donde las costas de Colombia fueron la puerta de entrada de los conquistadores europeos hacía América del Sur; el alto volumen de europeos que llegó a colonizar y poblar áreas lejanas y deshabitadas de su geografía a causa de la diezmada y casi extinguida población originaria, consecuencia de la conquista española, impactó de tal manera, que el mestizaje y los nuevos habitantes europeos, criollos y africanos cambiarían sus costumbres, tradiciones e idiosincrasia de la naciente sociedad.

En el siglo XX no fue tan numerosa con respecto a Brasil, Argentina Uruguay o Venezuela, situación que se debió a las políticas heredadas desde el tiempo de la Colonia española, con leyes que siempre desestimulaban el ingreso de extranjeros al territorio, primero del Virreinato de la Nueva Granada y después de lo que sería Colombia; y a la inestabilidad social, política y económica del país luego de su independencia del Imperio español debido a constantes conflictos internos, guerras civiles, dictaduras y golpes de estado. Esto desmotivó el atractivo del país a grupos inmigrantes, pero, aún así entraron en el país numerosos grupos y comunidades provenientes de Europa y Oriente Medio que tuvieron un profundo impacto en el desarrollo económico, social y cultural en determinadas áreas del territorio nacional colombiano. Los inmigrantes entraron a través del puerto de Barranquilla, aumentando considerablemente la población de la ciudad y convirtiéndola en una de las ciudades más cosmopolitas, desarrolladas y urbanizadas de Colombia.

Entre los flujos migratorios más numerosos e importantes después del español, se destaca la inmigración árabe, proveniente de países como Líbano, Siria, Jordania y Palestina, de diferentes religiones (principalmente cristianos), que se instalaron en las zonas del norte, como la ciudad de Maicao, donde se encuentra la comunidad musulmana más numerosa del país y la segunda mezquita más grande de América Latina. Se estima que en Colombia hay una población de 1 500 000 ciudadanos de origen árabe.[2] También llegaron a Colombia inmigrantes judíos, procedentes principalmente de Polonia, Lituania, Ucrania y Alemania. Debe mencionarse también la inmigración europea, principalmente de españoles, seguidos de grupos pequeños de italianos y escasos de alemanes y de otros países europeos; y finalmente, inmigración poco o casi nada documentada de chinos. También fue importante, aunque cuantitativamente reducida, la llegada de inmigrantes políticos de otros países latinoamericanos en tiempos en que había dictaduras o represiones políticas en sus países, como Argentina, Uruguay, Brasil , Chile y países del Caribe.

La presencia de extranjeros europeos en el país tiene una relación directa con los procesos de modernización en los aspectos económico y social. Los inmigrantes aportaron una serie de innovaciones en tecnología, ideas, usos y costumbres que propiciaron el desarrollo del país, por lo que representaron una ruptura con el pasado colonial. Por tal razón, el momento de su llegada empieza con la independencia del país, en la cual también participaron, respondiendo a los intereses comerciales de sus países de origen. Antes de ese momento, la inmensa mayoría de los inmigrantes que llegaban a estas tierras eran españoles. Esto implicó que las nuevas ideas llegaran a nuestro territorio teniendo por censores e intermediarios a los españoles, o que ingresaran por vías ilegales. Existe en la actualidad una tendencia migratoria importante de venezolanos "con dinero y bien preparados"[3] [4] en el país, principalmente por los drásticos cambios económicos y políticos en su país.[5] [6]

Grupos étnicos[editar]

Mestizos[editar]

Constituyen el principal grupo étnico del país con un porcentaje del 49%[7] al 58%[8] del total del país. El mestizaje en Colombia comenzó poco después de que se establecieran los primeros colonizadores en el territorio. Es resultado directo de la escasez de mujeres europeas en algunos sectores del reino durante la conquista, debido a que durante todo el período colonial la mayoría de los inmigrantes europeos eran varones. Los españoles entonces se unían principalmente con mujeres nativas de los distintos grupos étnicos, indígenas o africanos. Los mestizos se hallan prácticamente en todo el territorio del país y su población es la más grande en Colombia,[8] siendo el aporte europeo casi exclusivo por parte paterna, pues más del 80% de los colombianos descienden de un europeo por vía paterna, mientras que el 85 % de los colombianos provienen de una indígena por vía materna.[9]

Blancos[editar]

La ascendencia europea de los blancos colombianos es casi única y exclusivamente española. Según fuentes externas, la cantidad de blancos en Colombia varía entre el 25%[10] y el 37%[11] [12] de la población.

En lo que era la Nueva Granada se presentaron un importante número de españoles que comenzaron a llegar al territorio como colonos poco después de la conquista en grandes números (en comparación con la población del territorio por aquellos tiempos), pero eran principalmente varones solteros. El mayor ejemplo lo proporciona la región Andina,[13] [1] por ejemplo, en Antioquia las investigaciones genéticas encontraron que los haplogrupos del cromosoma Y muestran una ascendencia vía masculina 94% española, 5% africana y 1% indígena y por el contrario, los haplogrupos del ADN mitocondrial revelan una ascendencia por vía materna 90% indígena, 8% africana y 2% europea.[14] [15]

Tras la independencia del país se abrieron las puertas a inmigrantes europeos, a pesar que el gobierno no la motivó ni la incentivó. Para entonces el país era política, social y económicamente muy inestable, produciéndose poco después de la independencia una serie de conflictos internos, guerras civiles y golpes de estado que lo desestabilizaron casi por completo; suponiendo una desmotivación para los inmigrantes europeos. A pesar de todo, pequeños y escasos grupos de españoles, italianos, alemanes rusos (entre otros), llegaron al país principalmente a través del puerto de Barranquilla, estableciéndose mayormente en las principales ciudades. Una excepción importante a esta tendencia es el departamento de San Andrés y Providencia, el cuál fue colonia inglesa y la población blanca desciende de colonos escoceses e ingleses principalmente.

Históricamente, la población blanca ha desempeñado un papel influyente en la historia de Colombia, como lo es en la creación de las instituciones gubernamentales, la constitución, el ejército, el himno nacional,la construcción de infraestructura, creaciones en el arte, la arquitectura y las ciencias.

Hoy día las personas blancas se distribuyen por todo el territorio nacional, aunque en los departamentos de Boyacá, Quindío, Cundinamarca, Tolima, Risaralda, Antioquia, Caldas y Santander (región Andina) son los lugares en donde se concentran los mayores números.[16]

Según datos del Departamento Administrativo Nacional de Estadística de Colombia (DANE) los datos arrojados en el último censo general de la nación correspondientes a la distribución de la población censada sin pertenencia étnica (blancos y mestizos), presentados en los informes finales de consolidación de resultados, según departamento, son:[1]

Población censada sin pertenencia étnica, según departamento
Departamento Porcentaje (%)
Bogotá, D.C 98,27
Boyacá 98,12
Huila 97,78
Norte de Santander 97,53
Quindío 97,12
Casanare 97,08
Santander 96,72
Cundinamarca 96,29
Meta 96,16
Caquetá 94,65
Tolima 94,45
Arauca 93,71
Caldas 93,16
Risaralda 92,01
Guaviare 89,85
Magdalena 89,37
Atlántico 87,73
Cesar 82,73
Córdoba 76,39
Antioquia 74,59
Putumayo 73,59
Sucre 72,95
Bolívar 72,22
Valle del Cauca 72,22
Nariño 70,41
Cauca 56,25
Amazonas 54,58
Vichada 52,82
San Andrés 42,91
La Guajira 40,24
Gauainía 34,06
Vaupés 31,79
Chocó 5,21

Afrocolombianos[17] [editar]

Danza tradicional en San Basilio de Palenque

Según diversas fuentes constituyen el 10,6%,[1] en el censo realizado en el 2005, Dentro de la población de los afrocolombianos se pueden diferenciar cuatro grupos importantes: Los que se ubican en el corredor del Pacífico colombiano, los raizales del Archipiélago de San Andrés Providencia y Santa Catalina, la comunidad de San Basilio de Palenque y otros palenques y la población que reside en las cabeceras municipales o en las ciudades capitales como Cali. Así pues, desde la llegada de los primeros esclavos en 1504, los negros constituyen una parte de la población colombiana. Este grupo étnico ha realizado grandes aportes a la música y los deportes del país. Colombia tiene la tercera población negra más grande del continente americano, tras Estados Unidos y Brasil. Los departamentos con mayor porcentaje de afrocolombianos son Chocó (82%), San Andrés y Providencia (57%), Valle del Cauca (27%), Bolívar (28%) y Cauca (22%).[1] El 29,2% del total del país se concentra en las ciudades de Cartagena, Barranquilla, Cali, Medellín y Bogotá, dada la migración interna hacia las grandes ciudades por parte de algunas comunidades negras.

La constitución colombiana reconoce los derechos, cultura, costumbres, tradiciones y territorios de la población afrocolombiana que constituyen 4 717 269 hectáreas que corresponde al 4,13% de las tierras del país, titulado en Colectivos de Comunidades Negras.[18] La población afrocolombiana es mayoritariamente joven, pero está experimentando un progresivo envejecimiento, traduciéndose en un mayor aumento de adultos, aunque relativamente "jóvenes". Además, presenta en su estructura y distribución de género el comportamiento más similar al del total de la población del país. El 86% de la población afrocolombiana está alfabetizada, siendo ligeramente mayor el porcentaje en mujeres (88%) que en hombres (86%). En cuánto a educación, el 41% posee estudios básicos primarios, un 21% no posee estudios en ningún grado y un 16% posee estudios básicos secundarios. El 47% de la población es soltera. La población afrocolombiana posee la tasa de natalidad más alta del país, siendo la media de hijos por mujer de 2.7, estando por encima de la media nacional (2,1), siendo 2.4 en entornos urbanos y 3.5 en entornos rurales, en ambos casos por encima de la media nacional (1,9 y 3,1 respectivamente). No obstante, también posee la tasa de mortalidad más alta.

En Cartagena de Indias

Según datos del Departamento Administrativo Nacional de Estadística de Colombia (DANE) los datos arrojados del último censo general de la nación correspondientes a la distribución de la Población censada afrocolombiana por Departamento es la siguiente:[19]

Distribución de la Población Censada Afrocolombiana por Departamento
Departamento Porcentaje (%)
Guainía 1
Huila 1,2
Tolima 1,2
Boyacá 1,4
Casanare 1,4
Bogotá, D.C 1,4
Vaupés 1,6
Norte de Santander 1,8
Amazonas 2
Quindío 2,5
Caldas 2,5
Meta 2,6
Vichada 3
Santander 3,2
Cundinamarca 3,4
Caquetá 3,7
Arauca 4
Risaralda 5,1
Putumayo 5,5
Guaviare 5,9
Magdalena 9,8
Atlántico 10,8
Antioquia 11,9
Cesar 12,1
Córdoba 13,2
La Guajira 14,8
Sucre 16,1
Nariño 18,8
Cauca 22,2
Valle del Cauca 27,2
Bolívar 27,6
San Andrés 57
Chocó 82,1

En Bogotá, la ciudad del país con más personas que n o declaran pertenencia étnica, residen 100 mil afrocolombianos, que representan el 1,5% de la población del Distrito. El 29% de esta población nació en la Ciudad, el 17% llegó desde el Chocó.[20]

Indígenas[editar]

Mujer wayúu, del pueblo aborigen más numeroso de Colombia, que habita en la península de La Guajira desde tiempos precolombinos.

A pesar de haber constituido un segmento importantísimo en el pasado (a finales del S.XIX los indígenas eran el 25 % de la población total), la Población indígena de Colombia actual constituye apenas el 3,43% del total.[1] Tras haber sido víctimas de abusos, semiesclavitud, duras condiciones de vida y trabajos forzados durante siglos, la Constitución de 1991 reconoció los derechos fundamentales de los pueblos indígenas de Colombia, que además ratificó el Convenio 169 de la OIT que regula internacionalmente los derechos indígenas. Existen aproximadamente 87 etnias indígenas diferentes en todo el territorio nacional de Colombia, siendo las principales los Achagua, Andakí, Andoque, Arhuaco, Awá, Bara, Barasana, Barí, Camsá, Carijona, Cocama, Cofán, Coreguaje, Cubeo, Cuiba, Chimila, Desano, Emberá, Chimila, Guambiano, Guanano, Guayabero, Huitoto, Inga, Jupda, Karapana, Kogui, Kurripako, Macuna, Macaguane, Mocaná, Muisca, Nasa, Nukak, Pastos, Piapoco, Pijao, Piratapuyo, Puinave, Saliba, Sikuani, Siona, Tatuyo, Tinigua, Tucano, Umbrá, U'wa, Wayúu, Wiwa, Wounaan, Yagua, Yanacona, Yucuna Yukpa y Zenú. Los departamentos con mayor porcentaje de indígenas son Guainía, Vaupés, La Guajira, Amazonas, Vichada, Cauca y Nariño. Los departamentos de La Guajira, Cauca, y Nariño concentran aproximadamente la mitad de los indígenas del país. De acuerdo con la Constitución Nacional, las lenguas indígenas son también oficiales en sus territorios, aparte del castellano. En el país, se hablan 64 lenguas amerindias y una diversidad de dialectos que se agrupan en 13 familias lingüísticas.

Según datos del Departamento Administrativo Nacional de Estadística de Colombia (DANE) los datos arrojados del último censo general de la nación correspondientes a la distribución de la población indígena censada por departamento es la siguiente:[19]

Mayor indígena embera
Distribución de la población indígena censada por departamento
Departamento Porcentaje (%)
San Andrés 0,1
Bolívar 0,1
Santander 0,1
Bogotá, D.C 0,2
Cundinamarca 0,3
Quindío 0,4
Boyacá 0,5
Antioquia 0,5
Valle del Cauca 0,6
Norte de Santander 0,6
Magdalena 0,8
Huila 1
Meta 1,3
Atlántico 1,3
Casanare 1,5
Caquetá 1,6
Arauca 2,2
Risaralda 2,9
Caldas 4,3
Guaviare 4,3
Tolima 4,3
Cesar 5,2
Córdoba 10,4
Nariño 10,8
Sucre 11
Chocó 12,7
Putumayo 20,9
Cauca 21,5
Amazonas 43,4
Vichada 44,4
La Guajira 44,9
Guainía 64,9
Vaupés 66,6

Otros Grupos[editar]

Mezquita de Omar Ibn Al-Jattab, muestra de la presencia árabe en Maicao, Guajira
  • Árabes: La inmigración árabe ha sido la más importante en Colombia. Los primeros árabes llegaron al país a finales del S.XIX (1880), principios del Siglo XX. La mayoría de los inmigrantes eran al principio cristianos u ortodoxos que vivían en territorio ocupado por el Imperio otomano, del Líbano, Siria y Palestina, principalmente, y debido a eso entraban con documentos de ese país, por lo tanto fueron llamados erróneamente "turcos". Las causas de emigración fueron principalmente económicas, siendo los emigrantes al principio jóvenes solteros en busca de oportunidades en América. La situación del país por aquel entonces era la de un país con guerras civiles y problemas económicos y administrativos a medida que crecía el descontento y la oposición en contra del gobierno reformista y dictatorial del general Rafael Reyes, lo que lo convertía en un destino muy poco atractivo para los emigrantes; aún así, comenzaron a llegar grupos que se instalaron en el norte del país, en la zona circundante a la costa atlántica-caribeña, inicialmente en la ciudad de Barranquilla, al igual que muchos otros grupos de emigrantes que llegaban al país. Muchos llegaron al país por error, al confundirlo con el destino de su viaje, quedándose en él. Los inmigrantes árabes encontraron similitudes de su cultura con la cultura colombiana, con lo cual se adaptaron fácilmente a la sociedad. A partir de 1930, el flujo migratorio árabe se reduce, debido a las restricciones impuestas por el gobierno colombiano de la época y la Gran Depresión de 1929 en todo el continente americano. Actualmente se pueden encontrar sirio-libaneses en casi todas las ciudades colombianas, estando la mayor concentración de musulmanes en la ciudad de Maicao, donde se encuentra la segunda mayor mezquita de América Latina. Se calcula que hay 15 mil musulmanes en Colombia[21] y 1'500.000 ciudadanos de origen árabe.[2]
  • Judíos: La presencia judía en Colombia data desde tiempos coloniales, como lo demuestran las actas de la Inquisición de Cartagena del S.XVII, aunque de manera muy reducida y discreta, debido a la persecución que sufrían éstos por parte de las autoridades españolas. Algunas hipótesis hablan de la ascendencia judía de parte de la población antioqueña, lo cual resultó ser un mito; por unos estudios serios a nivel del ADN mitocondrial, trasmitido por las mujeres, y el Cromosoma Y, dado por vía paterna, realizados por el genetista Emilio Yunis Turbay; que demostraron lo contrario, estos hablan de una doble ascendencia en la población antioqueña; por el lado materno descienden de mujeres emberás y por línea paterna de europeos-españoles, sin olvidar el aporte negro que es relativamente alto, es decir, los "paisas" son triétnicos. Pero es a partir de la independencia del país en el S.XIX cuando queda clara la presencia de una comunidad judía organizada, principalmente judíos sefardíes, estableciéndose en la ciudad de Barranquilla, a la cual contribuyeron notablemente en su desarrollo económico, social y cultural al dedicarse principalmente a actividades comerciales. Al principio, los judíos establecidos en Barranquilla provenían en su mayor parte de Curazao,[22] pero a partir de la década de 1920 comienzan a llegar judíos askenazíes de Europa Oriental, quiénes comenzaron a fundar instituciones hebreas como el Centro Israelita Filantrópico en 1927 y el Colegio Hebreo Unión en 1935. No obstante, diversas olas de antisemitismo se apropiaron del país y difilcutó la llegada de los inmigrantes, que a partir de 1940 sus números comenzaron a ser muy reducidos y ya a partir de 1950 nulos. A partir de ese período los judíos comienzan a emigrar de Colombia, y actualmente hay más colombianos en Israel (unos 15.000) que judíos en Colombia.
  • Gitanos: Los Gitanos (también conocidos como Rom) fueron reconocidos recientemente como grupo étnico colombiano mediante la Resolución No. 022 del 2 de septiembre de 1999 expedida por la Dirección General de Etnias del Ministerio el Interior y de Justicia y luego, por el decreto 2957 de 2010 que concretó el reconocimiento de sus derechos.[23] Son una población principalmente urbana, se encuentran distribuidos en kumpanias, que son “unidades variables de corresidencia y cocirculación que se asientan en barrios o se dispersan por familias entre las casas de los habitantes no gitanos en los sectores populares de las ciudades, y en segundo lugar en grupos familiares de tamaño variable que de todas maneras mantienen vínculos culturales y sociales con alguna de las kumpanias”. Se localizan principalmente en los departamentos de Atlántico, Bolívar, Norte de Santander, Santander, Valle del Cauca, Nariño y Bogotá. La presencia gitana en Colombia ha pasado prácticamente casi desapercibida, debido a lo reducidos de sus números: son el 0,001 % de la población colombiana,[1] pero se cree que los primeros en llegar al territorio lo hicieron en tiempos coloniales, siendo conocidos como "egipcios".

Historia de los grupos étnicos[editar]

A pesar de varios trabajos en etnohistoria, se desconoce exactamente cuántos indígenas habitaban el actual territorio de Colombia a la llegada de los españoles, debido a que la información prehispánica era de tradición oral, y por tanto se carece de documentos escritos que sirvan para calcular la población de la época. No obstante, si se sabe que tras la llegada de los españoles hubo una gran mortandad de la población indígena (el 90 %) propiciada por las enfermedades traídas por los europeos, las guerras y combates esporádicos que mantuvieron con éstos últimos y los trabajos forzados y semiesclavitud a que fueron sometidos los pueblos indígenas por los colonizadores españoles. No obstante, la población indígena del territorio colombiano era ya de por sí escasa, lo que explica en parte la necesidad de los españoles de importar de esclavos africanos para utilizarlos como mano de obra, aunque la razón principal fue el exterminio de la mayor parte de los indígenas.

Una representación de mestizos en una "Pintura de Castas" de la era colonial. "De español e india produce mestizo". Durante la época colonial se impuso una sociedad de castas raciales.

Los primeros esclavos africanos llegaron en el año 1504, pero la necesidad era tal que a partir de 1520 entraban en el país aproximadamente 4000 esclavos africanos al año. Desde finales del s.XVI, muchos esclavos negros lograban huir (cimarrones) y fundaban y establecían pueblos libres negros (Palenques), como el famoso Palenque de San Basilio. El punto de entrada de los esclavos era Cartagena, que junto con Mompox era el principal punto de compra-venta de éstos. Desde allí eran desplazados por los ríos Cauca y Magdalena hasta otros centros secundarios de comercio esclavista, como Popayán, Honda (Tolima), Anserma (Caldas) y Cali.Durante las primeras décadas se importaban principalmente esclavos varones jóvenes, pero luego se comenzó a introducir mujeres jóvenes para autoabastecer de nuevos esclavos al territorio. Los esclavos realizaban todo tipo de labores, principalmente en minería, agricultura, ganadería y servicio doméstico. Los principales grupos lingüísticos de los esclavos eran el bantú y el sudanés.[24] Además los esclavos debían ser instruidos en la fe católica para ser reconocidos en la nueva sociedad. Recibir el sacramento del bautismo era una condición indispensable para entrar a la América hispánica, según las normas de la corona española, que prohibía la entrada a judíos, herejes y paganos.[24]

Las primeras exploraciones europeas fueron realizadas por Alonso de Ojeda, Juan de la Cosa y Américo Vespucio, llegando hasta la Península de la Guajira. En 1501 Rodrigo de Bastidas descubrió las bocas del río Magdalena y la bahía de Cartagena, acompañado del propio Juan de la Cosa. La primera carta del litoral fue levantada por Juan de la Cosa entre 1492 y 1510. En 1511 Vasco Núñez de Balboa descubrió el río Atrato y contempló las aguas del Pacífico desde la sierra panameña de Darién. En 1522 Pascual de Andagoya, descubridor del Perú, llegó por el Pacífico hasta las bocas del río San Juan. Los españoles invirtieron unos veinte años en explorar las costas colombianas, fundaron varias ciudades y factorías y después avanzaron hacia el interior del país. Los primeros colonos españoles comenzaron a establecerse en el territorio inmediatamente después de su conquista por parte de Gonzalo Jiménez de Quesada, alrededor del año 1540.[25]

En 1528, la familia de banqueros Welser consiguió de Carlos V la exclusividad para la conquista y colonización del territorio comprendido entre el Cabo de la Vela (actual Colombia) y Maracapana (actual Venezuela), siendo los primeros europeos no latinos que iniciaron el proceso colonizador en América latina. Algunos de los exploradores más importantes fueron Ambrosius Ehinger, Nikolaus Federmann, Georg Hohermut von Speyer o Philipp von Hutten, pero su presencia finalizó en 1546, tras ser retirada la concesión por el Consejo de Indias luego de los reiterados intentos poco exitosos de los gobernadores enviados por los Welser para establecer un gobierno estable en sus territorios, el descontento de los castellanos que habitaban Coro y acusaciones de diversa índole. Las razones para la retirada del contrato fue el incumplimiento del contrato de arrendamiento, donde se incluía la fundación de varias ciudades y varios fuertes, y también falló en la parte del contrato donde se estipulaba la obligatoriedad de extender el cristianismo entre los indígenas. Durante este corto período, pequeños grupos de colonos alemanes se establecieron en el territorio, pero el clima, el calor y las enfermedades acabaron con la vida de muchos de ellos y otros regresaron a Alemania, quedándose muy pocos.

Durante el S.XVI y principios del S.XVII, los colonos españoles no eran más que soldados varones al servicio de los conquistadores que después se asentaban en el territorio. Las mujeres españolas tardarían en llegar y cuando lo hicieron sus números siempre fueron relativamente escasos. Esto unido a que los españoles varones eran jóvenes y generalmente habían llegado a América en busca de aventuras, riquezas y por los relatos acerca de que las mujeres indígenas iban desnudas, tenían grandes cantidades de hijos con las mujeres nativas y las esclavas africanas, a las cuales con frecuencia abandonaban. De este modo comenzó el mestizaje racial y en parte de los casos cultural, y en pocos años la población mestiza se alzó como la mayoría de la población, y conforme siguieron mezclándose europeos (sobre todo españoles), americanos y africanos, surgieron diversas variedades de razas, siendo denominadas las más importantes, como: mestizo (blanco-cobrizo), castizo (blanco-mestizo), moreno (blanco-negro), zambo (negro-cobrizo).


La sociedad colonial se caracterizó por dividirse en clases sociales étnicas. Así pues, la clase gobernante eran los criollos (denominación a los españoles y descendientes sin mezcla de éstos establecidos en América) y algunas variedades (castizos y mestizos de aspecto blanco), la clase media la formaban los mestizos y algunas variedades (algunos castizos y mestizos de pocos o medios rasgos indígenas), la clase baja la formaban los indígenas y algunas variedades (mestizos de aspecto predominante indígena) y en lo más bajo se hallaban los esclavos negros y algunas variedades (mulatos de aspecto predominante negro).

Desde tiempos de la colonia hasta tiempos incluso actuales, la población blanca generalmente ha alcanzado los principales y más importantes puestos, cargos y trabajos de la sociedad, teniendo un estatus económico y un nivel de bienestar social medio-alto, en contraste con las personas de otras etnias. Por ejemplo, la gran mayoría de presidentes del país han sido de raza blanca, las ciudades más grandes y desarrolladas del país actualmente Bogotá, D.C. y Medellín tienen una mayor porcentaje de habitantes blancos, mientras que las zonas más atrasadas son aquellas donde la presencia cobriza o negra es mayor; como la costa pacífica o la región amazónica. Esto ha generado controversias internas sobre el papel de la raza blanca y su responsabilidad en ese atraso; desembocando en la "ley antidiscriminación" del 2011, en donde se establece: "El que arbitrariamente impida, obstruya o restrinja el pleno ejercicio de los derechos de las personas por razones de su raza, etnia, religión, nacionalidad, ideología política o filosófica, sexo u orientación sexual, incurrirá en prisión de 12 a 36 meses"

A partir de la independencia del país, se sumaron a la mezcla pequeños grupos de inmigrantes europeos no españoles (italianos, alemanes...), judíos, asiáticos y árabes, aunque no tuvieron un impacto significativo en la composición étnica y la cultura del país.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g h DANE (2007) "La población étnica y el Censo General 2005"; Colombia: una nación multicultural. Su diversidad étnica, p. 38.
  2. a b http://www.portafolio.co/portafolio-plus/bienvenidas-las-diferencias-celebrar-la-multiculturalidad
  3. http://www.semana.com/nacion/llegaron-venezolanos/157924-3.aspx
  4. http://m.dinero.com/actualidad/economia/articulo/llegada-venezolanos-colombia-crecio-22/147313
  5. http://revistas.utadeo.edu.co/index.php/RAI/article/view/84/88
  6. http://www.todacolombia.com/conquista.html
  7. Colombia a country study, 2010 (pag 86,87). Consultado el 6 de junio de 2010.
  8. a b «Colombia», en The World Factbook. Estados Unidos: Agencia Central de Inteligencia. Consultado el 6 de junio de 2010
  9. Yunis, Emilio y Juan José Yunis (2006) citado por Bejarano, Bernardo El 85,5 por ciento de las madres colombianas tiene origen indígena.
  10. Genetica en Colombia.
  11. Bushnell, David & Rex A. Hudson (2010) "The Society and Its Environment"; Colombia: a country study: 87. Washingtion D.C.: Federal Research Division, Library of Congress.
  12. http://www.schwartzman.org.br/simon/coesion_etnia.pdf
  13. DANE (2007) "La visibilización estadística de los grupos étnicos colombianos"; [1], p. 30.
  14. Carvajal-Carmona, Luis Guillermo; Soto ID, Pineda N, Ortiz-Barrientos D, Duque C, Ospina-Duque JH, Montoya P, Álvarez V, Bedoya G. and Ruiz-Linares A. 2000. "Strong Amerind/Caucasoid Gender Bioa and Evidence of a Sepharadic Contribution among the Founders of a Population in North West Colombia"; The American Journal of Human Genetics 67: 1287-1295.
  15. Bedoya, G., Montoya, P., García, J., Soto, I., Bourgeois, S., Carvajal, L., Labuda, D., Alvarez, V., Ospina, J., Hedrick, P. W. and Ruiz-Linares, A. 2006. "Admixture dynamics in Hispanics: A shift in the nuclear genetic ancestry of a South American population isolate". PNAS, 103 (19): 7234-7239.
  16. Etnográfica de Colombia; ColombiaYA.
  17. Se aprobó ley que penaliza racismo y discriminación en Colombia [2].
  18. http://www.todacolombia.com/etnias/afrocolombianos/poblacion.html
  19. a b DANE (2007) "La visibilización estadística de los grupos étnicos colombianos"; [3]
  20. Bogotá tiene 100.000 afrocolombianos; El Nuevo Siglo.
  21. «Apuntes sobre la inmigración sirio-libanesa en Colombia».
  22. «Intermitencia, ambivalencia y discrepancia: historia de la presencia judía en Colombia».
  23. García, María Isabel 2010. Colombia: Gitanos con derechos Radio Nederland, 5 de septiembre de 2010.
  24. a b PEREA H, Fabio Teolindo. «Diccionario Afrocolomniano, publicado por el Centro Experimental Piloto - CEP (Chocó) y Codechocó, p.16» (en castellano).
  25. «Conquista y Colonización española de Colombia. (Resumen)» (en castellano).