Segunda lengua

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Se denomina Segunda Lengua al idioma el cual pertenece a la comunidad nativa del individuo que desea aprender otro idioma. Es necesario hacer una distinción entre el término segunda lengua y lengua extranjera. Se denomina lengua extranjera a un idioma el cual no pertenece a la comunidad nativa del individuo que desea aprender otro idioma.

Por ejemplo, en Canadá el francés es considerado una segunda lengua, debido a que el país cuenta con dos lenguas oficiales, el inglés y el francés. No obstante, en Camerún el español es considerado una lengua extranjera, ya que este no hace parte de las lenguas oficiales del país y se aprende mediante medios académicos.

También se debe distinguir el concepto segunda lengua del de «bilingüismo», pues un mismo individuo puede tener más de un idioma nativo o materno aprendido y en tal caso no es de aplicación la denominación segunda lengua para dichos idiomas. Dado que en los dos casos la intención es aprender una lengua diferente, el término más común e implementado es aprendizaje de una segunda lengua.

Desde el momento en el cual el hombre sentía la necesidad del aprendizaje de una segunda lengua, ya sea por motivos culturales, económicos, investigativos o científicos, han surgido estudios sobre qué procesos o métodos deberían implementarse para el aprendizaje de una segunda lengua. De acuerdo a esto, se han identificado dos de los métodos más comunes y principales los cuales explican cómo un individuo aprende una segunda lengua. Adquisición y aprendizaje.

Adquisición de segunda lengua[editar]

Se denomina adquisición de segunda lengua al proceso gradual de desarrollo e incorporación de las características propias de la segunda lengua, que lleva a cabo un individuo mediante técnicas naturales (no académicas) y el cual ya domina una lengua materna o lengua propia.

Dentro del proceso de adquisición de una segunda lengua, tenemos:

Exposición[editar]

Mediante la exposición el individuo, el cual adquirirá la segunda lengua, lleva a cabo un proceso cognitivo menos consiente que de quienes la aprenden. Este individuo adquiere la segunda lengua mediante una exposición física y constante en el entorno que lo rodea.

Por ejemplo, los niños pequeños los cuales presencian el uso de la segunda lengua son más propensos a adquirirla de una manera mucho más rápida, un buen ejemplo son los hijos de padres hispanohablantes los cuales viven en el extranjero; estos niños estarán, al igual que los mismos padres, en un alto nivel de exposición de la segunda lengua. De igual manera, los adultos que terminan aprendiendo la segunda lengua por el constante contacto social en el cual se ven envueltos.

Interacción[editar]

Los expertos aseguran que para aprender un idioma de forma satisfactoria, es preciso ponerla en práctica en interacciones reales y directas con otras personas, expresando nuestros mensajes de forma clara y asegurándonos de que quien nos escucha nos entiende. Al mismo tiempo, el interlocutor o interlocutores nos hacen saber de forma directa o indirecta si nos están entendiendo o no. En el caso de que no se entienda nuestro mensaje, es preciso recurrir a la paráfrasis y probar otra construcción distinta. El aspecto más positivo de esta fórmula es que los individuos se ven en la necesidad de experimentar con el idioma, probar estructuras nuevas, expresiones y palabras, ayudando a automatizarlas y a producirlas de manera más natural en el futuro.

Aprendizaje de una segunda lengua[editar]

Se denomina aprendizaje al proceso consiente de acumulación y estudio sobre las características gramaticales, sintácticas y memorización de vocabulario de aquella lengua que se quiere aprender. Donde se debe recalcar la diferencia entre aprendizaje y adquisición desde el punto de vista lingüístico. El termino aprendizaje se implementa más comúnmente para describir de manera general el proceso de estudio de una segunda lengua.

Estudio de la forma[editar]

Como se menciona anteriormente, el estudio de la forma consiste en un estudio formal de las características principales de la segunda lengua. En la gran mayoría de los casos este estudio se realiza en establecimientos públicos o privados como guarderías, colegios, liceos, institutos, universidades, etc. De acuerdo al establecimiento y su normatividad, estos cumplen ciertos criterios al momento de la enseñanza de la segunda lengua. Objetivos como el desarrollo de cinco habilidades competentes en el manejo de la segunda lengua: Comprensión lectora, comprensión de escucha, producción oral, producción escrita y pronunciación.

Barreras[editar]

Dentro del éxito del proceso de aprendizaje o adquisición de una segunda lengua podría darse el caso de que el individuo presente algunos inconvenientes o barreras. Algunas de estas barreras que influyen en el proceso son de carácter natural, tales como: la edad, problemas de aprendizaje, fosilización, interés del individuo, problemas de salud, frustraciones, etc.

Así como barreras de carácter externo, los cuales suceden en torno al individuo y que de alguna manera afectan el proceso de aprendizaje del mismo: Factores como la calidad de la enseñanza impartida por parte del ente encargado donde se reciben los conocimientos sobre la lengua que se quiere aprender, el individuo puede estar sometido a una presión u obligación para aprender dicha lengua, no contar con tiempo necesario o suficiente debido a otras ocupaciones con un nivel de importancia mayor (trabajo o hijos), problemas familiares o personales, etc. A continuación se presentarán algunos de los casos más comunes:

Factores afectivos[editar]

El termino factor afectivo se relaciona con el conjunto de experiencias, ya sean buenas o malas, y los sentimientos relacionados con su proceso de aprendizaje mediante el cual experimenta dichas experiencias; en cuanto a la interferencia con el proceso de aprendizaje. Casos especiales donde los factores mencionados anteriormente crean obstáculos entre el estudiante, el medio que lo rodea y su docente. Este punto ha sido considerado como tema de investigación en las últimas décadas, ya que dentro de este se encuentran posibles soluciones a problemas de aprendizaje o de convivencia que pueda experimentar un estudiante.

Fosilización[editar]

Es un fenómeno lingüístico el cual consta en que el estudiante que aprende una segunda lengua fosilice características principales de la dicha lengua, como la pronunciación, aspectos gramaticales o vocabulario. En la mayoría de los casos esas características experimentan un bloqueo (un estancamiento) por parte del estudiante; el cual no permite que dicha persona avance en su proceso de mejoramiento progresivo y no permite también, que alcance las mismas capacidades o competencias que un hablante nativo posee por naturaleza.

Efecto de la edad[editar]

La edad juega un rol importante dentro del proceso de aprendizaje de una segunda lengua. Como se ha mencionado anteriormente, un niño de seis años no posee las mismas capacidades intelectuales y de aprendizaje que un adolescente de 16 o 17 años (dentro de esta etapa el estudiante se encuentra aun dentro de sus capacidades cognitivas flexibles y optimas para el aprendizaje de la segunda lengua) o un adulto, el cual en su mayoría posee responsabilidades de carácter más importante o posee un empleo de tiempo completo, no poseerá las mismas capacidades que un joven, el cual cuenta con más tiempo disponible para sus estudios.

Enfoques comunicativos[editar]

Los enfoques comunicativos consisten en las finalidades con las cuales se aprende una segunda lengua. En muchos casos se aprende dicha lengua con un fin puramente laboral; el sujeto necesita hablar el otro idioma para poder hacer un viaje al extranjero de negocios, o para simplemente obtener un empleo determinado.

Por otra parte, se aprende una lengua extranjera por motivos de viaje; por ejemplo, una familia que se mudará al extranjero y antes de eso, deciden tomar cursos prácticos para aprender algo base sobre el idioma nuevo.

Finalmente, tenemos el motivo académico, donde el sujeto aprende el idioma porque es parte de su malla curricular o parte de sus materias escolares de núcleo.

Historia de las lenguas francas[editar]

Actualmente, el inglés es la lengua que se presenta con mayor frecuencia como segunda lengua entre los hablantes multilingües, tras el final de la Segunda Guerra Mundial en septiembre de 1945. Esto se debe a factores socio-económicos y geopolíticos, tanto por la influencia histórica de los países anglosajones como por el hecho de que el inglés, especialmente desde el siglo XX, ha sido la principal lengua de la diplomacia y la publicación de trabajos científicos. Eso ha hecho que exista una mayor cantidad de información recientemente publicada (física y digitalmente) en este idioma que en cualquier otro.

Históricamente, la segunda lengua más extendida en Europa (la lingua franca) había sido hasta el siglo XIV el latín. Este ha sido utilizado por la Iglesia católica (en el Vaticano es idioma oficial), en Derecho (se sigue utilizando hoy en día), en Medicina y en la clasificación biológica de los animales, plantas, frutos, etc. (nombre científico). El latín tuvo un uso tan extendido que fue conocido como la lengua vulgar (del vulgo, del pueblo). Por esta razón, a la traducción que Jerónimo de Estridón (San Jerónimo) hizo al latín de la Biblia en el siglo V se la conoce como Vulgata.

Entre finales del siglo XVII y XIX, el francés fue por un tiempo la segunda lengua de gran parte de Europa . Más tarde, la influencia de este idioma fue extendiéndose con la colonización del Imperio francés hasta el continente asiático, africano y americano.

En otras regiones del planeta han existido otras segundas lenguas importantes. En los primeros estados de Mesopotamia y Oriente medio, aproximadamente entre los siglos XX aC y XV aC, el idioma akkadio fue ampliamente usado en las relaciones diplomáticas, mientras que el sumario por un período similar fue estudiado como lengua de cultura en ciertas áreas del conocimiento. Posteriormente, el arameo reemplazó a ambas lenguas como segunda lengua en la zona. En el lejano oriente, el sánscrito fue una segunda lengua importante tanto en India como en el sudeste asiático e Indonesia. Y más al norte el chino clásico fue una segunda lengua estudiada por los eruditos de Vietnam, Corea y Japón como segunda lengua. En América del Norte se usó una lengua de señas como medio de comunicación intergrupal entre los pueblos de las grandes praderas, principalmente. En Mesoamérica, poco antes de la llegada de los europeos y durante un tiempo tras la llegada de estos, el náhuatl fue usado extensamente como lingua franca. Y en América del Sur el quechua se expandió básicamente como segunda lengua de entendimiento en el imperio inca, ya que la lengua original de los primeros incas parece haber sido el pukina.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  • Nicholas Ostler: Empires of the Word: A Language History of the World, HarperCollins, 2005, ISBN 978-0066210865.
  • Pulverness, A., Spratt, M., Williams, M. (2011)The TKT Course Modules 1, 2 and 3, Cambridge Unversity Press, ISBN 978-0-521-12565-9