Segunda lengua

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Se denomina segunda lengua de un individuo a cualquier idioma aprendido por el individuo, después de haber adquirido su lengua materna o lengua primera. Esta segunda lengua se adquiere con fines de conveniencia, por necesidad (en el caso de inmigrantes) o, más comúnmente, para utilizarla como lengua franca. En algunos países tradicionalmente se llama lengua extranjera a las materias escolares relacionadas con la adquisición de una segunda lengua.

Hay que distinguir el concepto de segunda lengua del de «bilingüismo», pues un mismo individuo puede tener más de un idioma como nativo o materno y en tal caso no es de aplicación la denominación de segunda lengua.

Adquisición de segunda lengua[editar]

Se llama adquisición de segunda lengua al proceso de aprendizaje de una lengua por parte de un individuo que ya domina una lengua materna o lengua propia. La adquisición de segunda lengua por tanto no incluye la adquisición por parte de niños pequeños bilingües cuyos padres o familia hablan dos o más lenguas. Es un hecho reconocido de la lingüística aplicada que el proceso de adquisición de segunda lengua difiere en sus etapas del proceso de adquisición de la primera lengua, ya que requiere en parte habilidades cognitivas diferentes. En parte esta es la razón por la cual la adquisición de segunda lengua es un proceso más difícil y que requiere más tiempo que el aprendizaje de la lengua materna. Especialmente cuando estructuralmente la lengua materna y la segunda lengua son muy diferentes.


La investigación actual ha probado que cuando un niño empieza a hacer sus primeras emisiones en la lengua materna ya ha realizado un importante trabajo cognitivo de tipo fonológico. Eso permite al niño agrupar los sonidos de diferentes emisiones como representantes del mismo tipo de unidad segmental o fonema. Esa es una de las razones por las cuales en la adquisición de una segunda lengua muchos de los hablantes siempre conservan un «acento» característico debido a la primera, ya que en ambas lenguas las características fonéticas relevantes y secundarias para agrupar los sonidos en fonemas pueden diferir. Sin embargo, algunas personas pueden llegar a lograr una fluidez y comprensión de la segunda lengua, prácticamente indistinguible de la que tienen en su lengua materna. Esto es especialmente cierto cuanto más similares sean las dos lenguas. Por otra parte los niños bilingües que adquieren dos lenguas simultáneamente en general llegan a dominarlas igualmente bien, porque el proceso de aprendizaje que siguen es diferente al proceso de adquisición de una segunda lengua cuando ya se domina una primera.

La dificultad de aprender una segunda lengua en la edad adulta, en especial si pertenece a otra familia lingüística y su aprendizaje no es voluntario, suele ser causa de la aparición de «acentos» extranjeros y lenguas criollas, como el francés criollo, el japrish, el spanglish y el inglés vernacular afroamericano.

Formas de adquisición[editar]

Durante siglos se ha estudiado la forma en la que las segundas lenguas se aprenden, tarea que a día de hoy sigue en progreso, ya que no se sabe con total certeza cuales son los procesos cognitivos que intervienen. No obstante, se han podido identificar tres formas principales que explicarían cómo un individuo es capaz de comunicarse en otra lengua diferente a su lengua materna.

Exposición[editar]

Esta forma de adquisición consiste en la mera inmersión de quien está aprendiendo en el contexto de la lengua extranjera, dejando que ésta penetre en él. El aprendizaje por exposición requiere que el individuo practique la escucha y lectura del idioma en cuestión en la mayor medida posible. En este aspecto, la riqueza y variedad de los textos tendrán gran influencia, así como el nivel de dificultad de los mismos, que estará en todo momento un pequeño paso por delante del nivel real del individuo, ya que de otra forma, si el nivel es demasiado alto, el no entender el contenido del texto frustraría al alumno y a su vez, si el nivel es demasiado bajo estaríamos frente a una exposición carente de interés para el aprendizaje de la lengua. Durante una primera fase llamada periodo silencioso, el individuo tan solo utiliza el idioma de manera pasiva, es decir, recibiendo mensajes orales y escritos. Cuando nos encontramos en esta fase del aprendizaje, de forma inconsciente estamos acumulando palabras, estructuras y expresiones que más tarde podremos llegar a producir en nuestros diálogos y mensajes escritos.

Interacción[editar]

Los expertos aseguran que para aprender un idioma de forma satisfactoria, es preciso ponerla en práctica en interacciones reales y directas con otras personas, expresando nuestros mensajes de forma clara y asegurándonos de que quien nos escucha nos entiende. Al mismo tiempo, el interlocutor o interlocutores nos hacen saber de forma directa o indirecta si nos están entendiendo o no. En el caso de que no se entienda nuestro mensaje, es preciso recurrir al parafraseo y probar otra construcción distinta. El aspecto más positivo de esta fórmula es que los individuos se ven en la necesidad de experimentar con el idioma, probar estructuras nuevas, expresiones y palabras, ayudando a automatizarlas y a producirlas de manera más natural en el futuro.

Estudio de la forma[editar]

Esta forma de aprendizaje supone que el individuo necesita prestar atención no solo a los significados de las palabras sino también a los rasgos formales del idioma, como pueden ser las estructuras gramaticales, el orden de las palabras dentro de las oraciones, la ortografía, la pronunciación, etc.

Historia de las lenguas francas[editar]

Actualmente, el inglés es la lengua que se presenta con mayor frecuencia como segunda lengua entre los hablantes multilingües, tras el final de la Segunda Guerra Mundial en septiembre de 1945. Esto se debe a factores socio-económicos y geopolíticos, tanto por la influencia histórica de los países anglosajones como por el hecho de que el inglés, especialmente desde el siglo XX, ha sido la principal lengua de la diplomacia y la publicación de trabajos científicos. Eso ha hecho que exista una mayor cantidad de información recientemente publicada (física y digitalmente) en este idioma que en cualquier otro.

Históricamente, la segunda lengua más extendida en Europa (la lingua franca) había sido hasta el siglo XIV el latín. Este ha sido utilizado por la Iglesia católica (en el Vaticano es idioma oficial), en Derecho (se sigue utilizando hoy en día), en Medicina y en la clasificación biológica de los animales, plantas, frutos, etc. (nombre científico). El latín tuvo un uso tan extendido que fue conocido como la lengua vulgar (del vulgo, del pueblo). Por esta razón, a la traducción que Jerónimo de Estridón (San Jerónimo) hizo al latín de la Biblia en el siglo V se la conoce como Vulgata.

Entre finales del siglo XVII y XIX, el francés fue por un tiempo la segunda lengua de gran parte de Europa . Más tarde, la influencia de este idioma fue extendiéndose con la colonización del Imperio francés hasta el continente asiático, africano y americano.

En otras regiones del planeta han existido otras segundas lenguas importantes. En los primeros estados de Mesopotamia y Oriente medio, aproximadamente entre los siglos XX aC y XV aC, el idioma akkadio fue ampliamente usado en las relaciones diplomáticas, mientras que el sumario por un período similar fue estudiado como lengua de cultura en ciertas áreas del conocimiento. Posteriormente, el arameo reemplazó a ambas lenguas como segunda lengua en la zona. En el lejano oriente, el sánscrito fue una segunda lengua importante tanto en India como en el sudeste asiático e Indonesia. Y más al norte el chino clásico fue una segunda lengua estudiada por los eruditos de Vietnam, Corea y Japón como segunda lengua. En América del Norte se usó una lengua de señas como medio de comunicación intergrupal entre los pueblos de las grandes praderas, principalmente. En Mesoamérica, poco antes de la llegada de los europeos y durante un tiempo tras la llegada de estos, el náhuatl fue usado extensamente como lingua franca. Y en América del Sur el quechua se expandió básicamente como segunda lengua de entendimiento en el imperio inca, ya que la lengua original de los primeros incas parece haber sido el pukina.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  • Nicholas Ostler: Empires of the Word: A Language History of the World, HarperCollins, 2005, ISBN 978-0066210865.
  • Pulverness, A., Spratt, M., Williams, M. (2011)The TKT Course Modules 1, 2 and 3, Cambridge Unversity Press, ISBN 978-0-521-12565-9