Sociolingüística

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La sociolingüística es la disciplina que estudia los distintos aspectos de la sociedad que influyen en el uso de la lengua, como las normas culturales y el contexto en que se desenvuelven los hablantes; la sociolingüística se ocupa de la lengua como sistema de signos en un contexto social. Se distingue de la sociología del lenguaje en que esta examina el modo en que la lengua influye en la sociedad.

La sociolingüística también tiene puntos en común con la antropología lingüística y con la pragmática.

Lenguaje y sociedad[editar]

Sociolingüística[editar]

La sociolingüística cuantitativa urbana o variacionismo se ocupa principalmente del estudio de la variación lingüística y del cambio lingüístico. Estudia las distintas variantes lingüísticas que se dan en grupos humanos separados por ciertas variables sociales como la religión, el nivel educativo, el nivel socioeconómico, la profesión, la procedencia, la edad, el sexo, etc. Del mismo modo que una lengua presenta variedades conocidas como dialectos en las distintas regiones en que se utiliza, también el uso de la lengua cambia de un grupo social a otro; estos sociolectos son objeto de estudio de la sociolingüística. Cuando la variedad va unida a una cultura determinada se denomina etnolecto. La utilización de esas variedades lingüísticas puede servir para categorizar a los individuos en clases sociales o socioeconómicas, aunque un mismo individuo puede utilizar diferentes variedades de la lengua de acuerdo con la situación social y el contexto en que tenga lugar la interacción.

La sociolingüística sincrónica se centra en la estructura sociolingüística y en las variaciones lingüísticas que dependen de las situaciones y de las actitudes de los hablantes; la sociolingüística histórica o diacrónica, por su parte, se ocupa del cambio lingüístico y de la adquisición y difusión de las lenguas.

Sociología del lenguaje[editar]

En otro nivel de análisis, la sociología del lenguaje se interesa por fenómenos sociológicos como el bilingüismo, la diglosia, la elección, sustitución y mantenimiento de lenguas y el contacto entre distintos idiomas. La sociología de la lengua se centra en el efecto del uso del lenguaje en las sociedades, mientras que la sociolingüística estudia el efecto de la estructura y la organización social en el uso del lenguaje.

Un sociólogo del lenguaje estudia en qué manera la dinámica social es alterada o afectada por el uso individual o colectivo de la lengua. Este estudio buscaría averiguar quien está "autorizado" a usar qué lengua, con quién y bajo qué condiciones. Igualmente la sociología del lenguaje examinaría cómo la lengua afecta a la identidad individual y de grupo, y cómo se establece esta identidad.

Etnografía de la comunicación[editar]

Por otro lado, la etnografía de la comunicación es una corriente interdisciplinaria que estudia la interacción comunicativa en comunidades pequeñas y la manera en que la lengua influye en la visión del mundo de los miembros de la comunidad.

Reflexividad sociolingüística[editar]

La reflexividad sociolingüística se concibe como un mecanismo constitutivo, intencional y regulativo de la comunicación lingüística, que se expresa a través de representaciones cognitivas, razonamientos, normatividades, evaluaciones y descripciones de los recursos lingüísticos y socioculturales de los hablantes. La reflexividad en el campo de la sociolingüística se puede considerar como la continuación de los debates sobre la conciencia lingüística, las actitudes sobre el lenguaje y la valoración social de las lenguas, las culturas y las identidades en contextos interculturales. La importancia de este enfoque de investigación cualitativa muestra que los razonamientos sociolingüísticos, los patrones de interacción comunicativa y las preferencias lingüísticas poseen gran flexibilidad y un amplio rango de adaptabilidad y de transformación. Por eso, cada colectivo etnolingüístico adopta mecanismos simbólicos para transmitir los significados y rasgos distintivos de la cultura de una generación a otra, y también de una comunidad a otras externas (Muñoz, 2010).

Sociolingüística crítica[editar]

La sociolingüística crítica se encarga de recoger, analizar e integrar en un mismo discurso las teorías de aquellos investigadores que, desde la sociolingüística, el análisis del discurso, la antropología, la sociología o la psicología, comparten una visión socialmente crítica de los fenómenos lingüísticos. Asimismo, la sociolingüística crítica se diferencia de otras orientaciones sociolingüísticas por el hecho de intentar establecer de qué manera los usos lingüísticos contribuyen a reproducir y a transformar las relaciones sociales y, especialmente, las relaciones de desigualdad entre grupos sociales definidos por criterios de repertorio lingüístico, clase social, género, edad, religión, raza o etnicidad. De esta manera, mientras que la sociolingüística tradicional ha intentado identificar los fenómenos lingüísticos como resultado de los procesos sociales, la sociolingüística crítica baraja la hipótesis de que las categorías sociales y los significados son una producción discursiva y, por lo tanto, no establece una relación causa-efecto entre sociedad y lenguaje, sino que entiende que la sociedad se constituye sobre la base de las prácticas lingüísticas (A.K. Halliday, 1978).[1]

Hay que tener en cuenta que, a partir de la segunda mitad del siglo XX, el postestructuralismo marcó un punto de inflexión en las ciencias sociales, afectando prácticamente a todas las disciplinas, desde los estudios literarios a la arqueología. En sociolingüística, la ruptura surge cuando el concepto de discurso pasa a sustituir el concepto de lenguaje. El discurso se refiere a cualquier práctica social caracterizada por su naturaleza simbólica, es decir, por el hecho de constituirse como significante y, a la vez, significado, a diferencia de la sociolingüística tradicional que nos remite a un sistema cerrado de signos y de significados independientes de la práctica social (Foucault, 1969).[2]

Así pues, la sociolingüística tradicional trabaja con la noción de lenguaje como sistema independiente de signos y define a la sociedad como una estructura interrelacionada donde los individuos actúan en función de la reflexión racional basada en las normas y valores del sistema cultural. La sociolingüística crítica, en cambio, considera que las producciones discursivas son el proceso mismo de la estructuración de la sociedad —no establece, pues, una diferencia entre los aspectos lingüísticos y los aspectos sociales— y adopta la idea del lenguaje de la lucha social en la que los individuos actúan para legitimar sus ideologías o bien para acceder a los recursos (Bourdieu, 1982).[3]

Es por eso que el campo de estudio de la sociolingüística crítica se interesa especialmente por aquellos temas que tienen que ver con las desigualdades sociales de cualquier tipo —lengua y etnicidad, interseccionalidad y feminismo, ideologías lingüísticas y globalización, etc.— o bien con las pugnas ideológicas entre los diferentes grupos de una misma sociedad.

Sociolingüística y dialectología[editar]

Tanto la sociología como la dialectología estudian la lengua oral y las relaciones existentes entre determinados grupos humanos y los rasgos lingüísticos que les son propios, pero mientras que la sociolingüística trata de delimitar las fronteras sociales de los usos lingüísticos en núcleos urbanos, la dialectología explora los límites geográficos entre dialectos en áreas rurales.

Por ejemplo, un sociolingüista puede determinar, a través del análisis de las actitudes sociales, que el uso de una jerga como el lunfardo se considera inapropiado en ciertos contextos profesionales de Argentina; también puede estudiar la gramática, la fonética, el vocabulario y otros aspectos de este sociolecto, mientras que un dialectólogo estudia la variación geográfica de la lengua, las fronteras entre los distintos dialectos.

La variación lingüística[editar]

Una variación lingüística se define como el uso de un elemento lingüístico en lugar de otro sin que esto implique ningún cambio de significado. El elemento que posee diversas expresiones es una variable lingüística, y cada una de las expresiones de una variable se denomina variante lingüística.

Existen cuatro tipos de variación: la variación fonético-fonológica, la variación sintáctica, la variación léxica y la variación en el discurso.

Variación fonético-fonológica: Dado que ésta no se ve afectada por culpa de problemas de significado, la variación fonológica fue la primera en analizarse. Esto es muy importante porque la convierte en la más fácil de estudiar, siendo la más estudiada. Labov inicia una metodología aplicando el estudio de cinco variables fonológicas en Nueva York, y ésta será imitada más adelante por otros investigadores. Más tarde, Bailey, insiste en la simplicidad del concepto de variante de Labov. Un ejemplo eran los estudios llevados a cabo sobre algunos dialectos ingleses en los que se analizaba la variación de (r) al final de una sílaba, en los que no se tenía en cuenta una diferencia importante de éstos: si [r] influye o no sobre la vocal silábica. Esto provoca una pérdida de información a nivel lingüístico. Diversos autores llegaron a la conclusión de que la posición inicial de palabra es más importante que la posterior. En cuanto a factores sociales, se hace la hipótesis de que la variante tensa (imitación del sonido correcto) es más frecuente cuanto más alto es el nivel sociocultural. Existen tres grupos de factores lingüísticos que pueden determinar la variación fonológica: -Contextuales: los conforman los elementos que siguen o anteceden a la variable. -Distribucionales: se refieren al lugar en que aparece el fonema. -Funcionales: tiene que ver con la naturaleza de las categorías gramaticales en las que se incluye la variable.

Variación sintáctica: Silva-Corvalan (Sociolingüística. Teoría y análisis, Madrid, Alhambra, 1988, p.98) establece que la naturaleza de la variación sintáctica no es análoga de la fonológica por estas razones: •Es menos la variación sintáctica que la fonológica en las lenguas. •La escasa frecuencia con la que se puede contar con un contexto de ocurrencia y la dificultad de la obtención de ejemplos del uso de una y otra variante, convierten a la sintáctica en más difícil de medir o cuantificar. •En la variación sintáctica los contextos de ocurrencia son más difíciles de identificar o definir. •Las posibles diferencias de significado entre variantes son un problema en la variación sintáctica. •La variación sintáctica normalmente no está estratificada estilística o socialmente, ésta viene determinada por factores completamente lingüísticos.

Hay varios tipos de variables que también se incluyen en este grupo: - De tipo morfológico: aquellas que afectan a la morfología, sobre todo la gramatical, cuya variación no suele implicar a los niveles pragmático y sintáctico. - De tipo categoríal: Se trata de las que afectan algunas veces a elementos morfológicos y, casi siempre, a sintácticos, cuya variación suele implicar a los niveles semántico y pragmático. - De tipo funcional: Se trata de las que influyen en la sintaxis y, parcialmente, en la morfología. Éstas no suelen estar relacionadas con otros factores semánticos, suelen estar determinadas por factores geográficos, sociolingüísticos, históricos y estilísticos. -De tipo posicional: la entonación suele estar envuelta en todas ellas, y aquí reside su importancia.

Variación léxica: Su estudio se enfrenta a iguales problemas que la sintáctica. Entre ellos destaca el establecimiento de equivalencias entre variantes, que nos lleva a la antigua discusión sobre la existencia o no de la sinonimia. Las unidades léxicas pueden verse semánticamente neutralizadas, pero es muy complicado demostrar que dos o más variantes son equivalentes. Esto se complica más cuando el uso de cierta forma está influido por connotaciones, impresiones propias, usos comunicativos, es decir, cuando el emisor aplica a su selección léxica criterios que pueden pasar desapercibidos para los oyentes. El estudio de la variación léxica busca explicar la alternancia en el uso de las formas léxicas en unas determinadas condiciones lingüísticas y extralingüísticas.

Variación en el discurso: Es complicado establecer dónde acaba la variación léxica o morfológica y empieza la variación en el discurso. El cambio de referente, de turno o el énfasis son algunas variables de tipo discursivo. Estos ejemplos quizás sugieren la poca conveniencia de un análisis variacionista de tipo discursivo independiente de la variación sintáctica. Debemos mantener aparte este tipo de variación dado que también hay casos de variación discursiva de tipo fónico o léxico.

Principales teóricos[editar]

Entre los sociolingüistas internacionales se puede mencionar a William Labov y Charles A. Ferguson (considerados por diversos especialistas como los padres de la disciplina), Joshua Fishman, Dell Hymes, Basil Bernstein y Deborah Tannen. En español, cabe destacar al profesor de la Universidad de Alcalá de Henares, Francisco Moreno Fernández y al sociolingüista contemporáneo, el chileno Héctor Muñoz Cruz[1] adscrito a la Universidad Autónoma Metropolitana[2] de México.

Véase también[editar]

Referencia[editar]

  1. A.K. Halliday, Michael (1978). Language as social semiotic: the social interpretation of language and meaning. Londres: Hodder Arnold.
  2. Foucault, Michel (1969). L'Archéologie du savoir. París: Gallimard.
  3. Bourdieu, Pierre (1982). Ce que parler veut dire. París: Fayard.

Bibliografía[editar]

  • Almeida, Manuel (1999), Sociolingüística, editorial Servicio de publicaciones Universidad de la Laguna.
  • Bastardas Boada, Albert (2004). Sociolingüística versus política y planificación lingüísticas: distinciones entre los campos y nociones integradoras. Barcelona: Revista de llengua i dret 41. pp. 175–194. 
  • – (1996). Ecologia de les llengües. Medi, contactes i dinámica sociolingüística. Barcelona: Editorial Proa. ISBN 84-8256-601-6. 
  • Conde Silvestre, Juan Camilo (2007). Sociolingüística histórica. Madrid: Editorial Gredos. ISBN 978-84-249-2863-6. 
  • Moreno Fernández, Francisco (1998). Principios de sociolingüística y sociología del lenguaje. Barcelona: Ariel lingüística. ISBN 978-84-344-8264-7. 
  • Muñoz, Cruz Héctor (1998). Los objetivos políticos y socioeconómicos de la educación intercultural bilingüe y los cambios que se necesitan en el currículo, en la enseñanza y en las escuelas indígenas. Revista Iberoamericana de Educación, Madrid, Organización de Estados Iberoamericanos, núm. 17. Pp. 31 – 50. ISSN 1022-6508. 
  • Muñoz, Cruz Héctor (2010). Reflexividad sociolingüística de hablantes de lenguas indígena: concepciones y cambio sociocultural. Universidad Autónoma Metropolitana Unidad-Iztapalapa, Biblioteca de Signos-Ediciones del Lirio. ISSN 978-607-477-007-0. 
  • Reyes, Román (Dir.) (2007). Diccionario Crítico de Ciencias Sociales. Sociolingüística. Madrid y México: Ed. Plaza & Valdés, Ts. I - IV. Coedición: Universidad Complutense de Madrid. ISBN 978-84-96780-14-9. 
  • Silva-Corvalán, Carmen (2001). Sociolingüística y pragmática del español. Washington D.F.: Georgetown University Press. 
  • Tolmach Lakoff, Robin (2000). The Language War. Berkeley, California: University of California Press. ISBN 0-520-21666-0. 
  • Trudgill, Peter (2007). Diccionario de sociolingüística. traducción a cargo de Juan Manuel Hernández Campoy. Madrid: Editorial Gredos. ISBN 978-84-249-2869-8. 

Enlaces externos[editar]