Dance pop

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Dance-pop
Orígenes musicales:
Orígenes culturales: Inicios de los 1980 (primera ola), Mediados o finales de los 1980 (segunda ola), en Flag of the United States.svg Estados Unidos
Instrumentos comunes: Sintetizador, caja de ritmos, teclado, voz, computadora
Popularidad: Muy alta, desde finales de los 80s, principalmente influido por los movimientos de música electrónica con popularidad en ascenso
Derivados: New jack swing, eurodance, freestyle, europop, j-pop, k-pop, bubblegum pop
Fusiones
Temas relacionados
Electronica - Boy band - Girl group - Electropop - EDM - Música popular - Artistas de dance pop - hi-NRG

El Dance-pop es un estilo de música pop orientada al dance que se originó a principios de los años 1980. Desarrollándose a partir de la música electrónica de baile, post-disco, new wave y synthpop[1] y house, es una música de ritmo animado idónea para discotecas con la intención de ser bailables, aunque es también apta para radiofórmulas. La música dance pop se caracteriza generalmente por poseer un ritmo o beat fuerte y una estructura sencilla, más similar a la canción pop que las que pueden tener otras formas de música dance, con un énfasis en las melodías y en los estribillos pegadizos.[2] En cuanto a los sonidos, utiliza mayoritaria o totalmente instrumentos electrónicos (sintetizador, caja de ritmos, etc.) El género es normalmente impulsado desde el lado del productor, aunque hay notables excepciones.[2]

Algunos artistas y grupos exponentes destacados de dance pop son Madonna, Michael Jackson, Britney Spears, Christina Aguilera, Kylie Minogue, Justin Timberlake, Robbie Williams, Bananarama, Rick Astley, Backstreet Boys, Spice Girls, Cascada, George Michael, Rihanna, Lady Gaga, Katy Perry, entre otros.

Un estilo muy próximo al dance pop es el eurodance, producido inicialmente en Europa y con artistas como Culture Beat, La Bouche, Real McCoy, Pandora Fun Factory, Gala y otros. En España han destacado en el dance pop cantantes como Alaska, Marta Sánchez, Mónica Naranjo o Soraya Arnelas.

Historia[editar]

Como el término "disco" comenzó a pasar de moda a finales de los años 1970 hasta principios de los 80s, otros términos se utilizaron comúnmente para describir la música basada en el disco, como "post-disco", "club", "dance" o "dance pop".[2] Estos géneros fueron, en esencia, una variante más moderna de la música disco conocida como post-disco, que tendía a ser más experimental, electrónica e impulsada por el productor o DJ, a menudo utilizando secuenciadores y sintetizadores. La música dance pop surgió en la década de 1980 como una forma de dance o post-disco, que era uptempo, de carácter de club, impulsada por el productor y pegadizo. El dance pop fue más up-tempo y bailable que el pop regular, sin embargo, más estructurada y de menos forma libre de la música dance, usualmente combinando una estructura fácil de pop y melodías pegadizas con un fuerte ritmo de dance y naturaleza up-tempo. La música dance pop fue creada, por lo general, compuesta y producida por los productores discográficos que luego contratarían a cantantes para interpretar las canciones. En la década de 1980, el dance pop estaba estrechamente alineado con otros géneros electrónicos uptempo, como Hi-NRG. Los productores prominentes en la década de 1980 incluyeron a Stock, Aitken & Waterman, quienes crearon artistas de Hi-NRG/dance pop como Kylie Minogue, Dead or Alive y Bananarama.

Artistas y grupos de dance pop prominentes de la década de 1980 incluyen a Madonna, Pet Shop Boys, Whitney Houston, Paula Abdul, Mel and Kim, Samantha Fox, Tiffany, Janet Jackson y Michael Jackson.

Para la década de 1990, el dance pop se había convertido en un género importante en la música popular. El dance pop tomó prestado influencias de otros géneros, que variaban por el productor, el artista y el período. Tales incluyen R&B contemporáneo, house, techno y synth pop. Siendo principalmente una corriente principal de género influenciado por el pop, el sonido de dance pop a menudo era influenciado por el período. Varios grupos y artistas de dance pop surgieron durante la década de 1990, como Spice Girls, Britney Spears y Christina Aguilera. A finales de los años 1990, las influencias electrónicas se hicieron evidentes en la música dance pop; El álbum críticamente aclamado y comercialmente exitoso, Ray of Light (1998) de Madonna, incorporó techno, trance y otras formas de música electrónica de baile, trayendo a la electrónica en la corriente principal de dance pop. Además, también en 1998, Cher lanzó una canción dance pop llamada «Believe», que hizo uso de una innovación tecnológica de la época, Auto-Tune. Céline Dion también lanzó una canción dance pop, «That's the Way It Is» a finales de 1999. Cuenta con un tempo moderadamente lento, pero una canción up-beat. Un procesador de audio y una forma de software de modificación de tono, se utilizó comúnmente como una forma de corregir el tono, así como para crear un efecto especial. Desde la década de 1990, el Auto-Tune se convirtió en una característica común de la música dance pop.

A principios de la década de 2000, la música dance pop todavía era prominente y altamente electrónica en estilo, influenciado por géneros como el trance, house, techno y electro. Sin embargo, como el R&B y el hip hop se hicieron muy populares desde la primera parte de la década en adelante, el dance pop a menudo tomaba prestado una gran cantidad de sus influencias de la música urbana. Estrellas de dance pop de los años 1980 y 1990, como Britney Spears, Christina Aguilera, Madonna, Janet Jackson y Kylie Minogue siguieron logrando éxito a principios de la década. Mientras que una gran cantidad de dance pop en ese momento era influenciado por el R&B, muchas grabaciones comenzaron a regresar a sus raíces de disco. Álbumes de Kylie Minogue como Light Years (2000) y Fever (2001) contenían influencias de la música disco, o una nueva versión del siglo XXI del género conocido como nu-disco; sencillos exitosos como «Spinning Around» (2000) y «Can't Get You Out of My Head» (2001) también contenían rastros de disco.[2] En el caso de Madonna, su álbum Music (2000) contenía elementos de la música eurodisco, en especial el exitoso primer sencillo del mismo nombre.[3] Sin embargo, no fue sino hasta la parte media y final de la década en que la música dance pop volvió en gran medida a sus raíces de disco; esto se puede ver con el álbum Confessions on a Dance Floor (2005) de Madonna, que tomó prestado fuertes influencias del género, sobre todo de artistas y bandas de los años 1970, como ABBA, Giorgio Moroder, Bee Gees y Donna Summer. El álbum Blackout (2007) de Britney Spears contenía influencias de eurodisco.

Desde mediados hasta finales de la década de 2000, se vio la llegada de varios nuevos artistas dance pop, incluyendo a Rihanna, Kesha, Lady Gaga y Katy Perry. Este período de tiempo también vio el regreso del dance pop a sus raíces más electrónicas además de los de disco, con fuertes influencias de synth pop y electropop. Sencillos de Rihanna en el género dance pop, incluyendo a «Don't Stop the Music» (2007) y «Disturbia» (2008), contenían influencias electrónicas, el primero de los cuales tiene elementos de la música house,[4] el segundo, electropop. Los sencillos de Lady Gaga, «Just Dance» (2008) y «Poker Face» (2008) también estuvieron fuertemente influenciados por el synth pop y electropop. El sencillo debut de Kesha, «Tik Tok», (2009) también fue altamente electrónico en estilo y emplea un ritmo de videojuego. Los sencillos «Hot n Cold» (2008), «California Gurls» (2010), y «Firework» (2010) de Katy Perry, que fueron grandes éxitos comerciales, también presentaron influencias de electropop y música house.

Características[editar]

El dance pop generalmente contiene varias características notables, que se enlistan aquí:

  • Uptempo, música animada para discotecas, con una naturaleza bailable.
  • Canciones pegadizas con una estructura fácil basada en el pop.
  • Un fuerte énfasis en pulsos y ritmos.
  • Ganchos prominentes.
  • Letras simples.
  • Producciones pulidas.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Glenn Appell, David Hemphill (2006). American popular music: a multicultural history. Belmont, CA: Thomson Wadsworth. p. 423. ISBN 0155062298. Consultado el 12 de mayo de 2012. «The 1980s brought the dawning age of the synthesizer in rock. Synthpop, a spare, synthesizer-based dance pop sound, was its first embodiment.» 
  2. a b c d «Dance-Pop - Significant Albums, Artists and Songs - AllMusic». Allmusic (en inglés). Consultado el 27 de julio de 2015. 
  3. «100 Best Songs of the 2000s: Madonna, 'Music'». Rolling Stone (en inglés). Consultado el 28 de julio de 2015. 
  4. Lamb, Bill. «Rihanna - Don't Stop the Music». Top 40 / Pop (en inglés). Consultado el 28 de julio de 2015.