Secuenciador

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Un secuenciador es un dispositivo electrónico físico o una aplicación informática que permite programar y reproducir eventos musicales de forma secuencial mediante una interfaz de control físico o lógico conectado a uno o más instrumentos musicales electrónicos. La interfaz de control más extendido es el estándar MIDI.

El secuenciador es la herramienta principal de composición, programación y control sobre los equipos de instrumentación electrónica musical (sintetizadores, samplers, cajas de ritmo, procesadores de señal, etc).

Orígenes[editar]

Aunque el origen del secuenciador es eminentemente electrónico se puede decir que uno de los secuenciadores más básicos y antiguos que se conocen es la caja de música. A partir de los pequeños dientes que sobresalen de un rodillo giratorio se hacen sonar una serie de lengüetas metálicas afinadas según la escala musical. La secuencia, pues, se encuentra "grabada" en el rodillo giratorio, que realmente es una transcripción de la partitura en forma de datos (cada diente correspondería a un evento). Análogamente al funcionamiento de la caja de música encontramos la pianola, sólo que en este caso la secuencia se encuentra en el cartón perforado.

Los primeros secuenciadores electrónicos aparecieron en los años 1970 y eran analógicos, al igual que los primeros sintetizadores. La interfaz que utilizaban era el llamado CV/Gate o control por voltaje y consistía en enviar impulsos de corriente continua con un nivel de tensión en función de la altura de la nota. Eran muy limitados y arduos de programar; sólo permitían controlar un aparato a la vez y tenían pocos compases disponibles. La aparición del sistema MIDI en 1983 y el avance de la tecnología digital en materia musical supusieron una verdadera revolución al permitir controlar varios dispositivos a la vez, así como los parámetros que afectan a la reproducción del sonido (volumen, aftertouch, panorama, modulación, portamento, reverb, chorus, etc). Fue en este punto cuando comenzaron a comercializarse los primeros secuenciadores digitales (físicos) y programas secuenciadores para ordenadores, que han ido ganando complejidad y prestaciones con el paso de los años.

Funcionamiento[editar]

El funcionamiento básico de un secuenciador en forma de aplicación informática pasa por una sección principal donde se visualizan todas las pistas, donde cada pista corresponde a un sonido o a una fuente sonora externa y los parámetros que las afectan de forma global como el volumen, la entonación, el panorama, o el canal MIDI, así como los controles de reproducción (play, stop, loop, tempo, etc) y las funciones básicas de copiar y pegar, mute (silenciar), solo, mover partes, fusionar partes, etc. En lo tocante a la edición encontramos varias secciones, siendo las más relevantes el rodillo de piano, la partitura y la lista de eventos.

  • Rodillo de piano: Es la forma de edición más extendida. Consiste en un teclado virtual adjunto a una cuadrícula donde se representan los compases, al mismo tiempo están subdivididos en una cantidad preestablecida (blancas, negras, corcheas, semicorcheas, etc). La forma de componer es dibujando literalmente las notas, variando la altura y la duración sobre la cuadrícula. Como se aprecia el funcionamiento es muy parecido al de una pianola.
  • Partitura: Más extendida en usuarios de formación clásica y académica. Como el nombre indica, su forma de edición es sobre un pentagrama con la simbología propia del solfeo. Es preciso decir que mientras se va componiendo, independientemente de la forma de edición, el programa crea automáticamente la partitura correspondiente.
  • Lista de eventos: Es el propio código fuente de programación. Es útil a la hora de modificar puntualmente algún tipo de evento en concreto, sobre todo, los que no afectan a la altura o a la duración de la nota (aftertouch, modulación, portamento, niveles de efecto, etc.)

Véase también[editar]

Enlace externo[editar]