Carlos Antonio López

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Carlos Antonio López
Carlos Antonio López
Grabado de Carlos Antonio López.

13 de marzo de 1844-10 de septiembre de 1862
Vicepresidente   Mariano González (1844–1845)
Francisco Solano López (1862)
Predecesor Él mismo junto a Mariano Roque Alonso (ambos como cónsules)
Sucesor Francisco Solano López

12 de marzo de 1841-13 de marzo de 1844
Junto a Mariano Roque Alonso
Predecesor Mariano Roque Alonso (como Comandante General de Armas)
Sucesor Él mismo (como presidente)

Datos personales
Nacimiento 4 de noviembre de 1792
Asunción, Virreinato del Río de la Plata, Bandera de España Imperio español
Fallecimiento 10 de septiembre de 1862
(69 años)
Asunción, Bandera de Paraguay Paraguay
Cónyuge Juana Pabla Carrillo
Profesión Político y periodista
Religión Católico

Carlos Antonio López Insfrán (Asunción, 4 de noviembre de 1792Ibídem, 10 de septiembre de 1862) fue un político paraguayo. Fue Cónsul y Presidente del Paraguay. Electo cónsul junto a Mariano Roque Alonso por el quinto Congreso Nacional en 1841. Al término del Consulado se llamó a congreso en 1844, en ésta se aprobó la constitución redactada por López, de tinte aristocrático republicano, y fue elegido como primer presidente de Paraguay.[1]

Está considerado como el padre de la primera modernidad (1840-1870), el que procuró acercar al Paraguay a los bienes de la cultura universal sin descuidar por ello el ejercicio de la soberanía. Su gobierno se destacó por las varias reformas que contribuyeron al progreso del país en los aspectos políticos, económicos y sobre todo culturales.[2] Mediante estos logros fue reelecto en el cargo en 1854 y 1857.

Trayectoria[editar]

López nació en Manorá, Asunción, el 4 de noviembre de 1792, hijo de Miguel Cirilo López y Melchora Ynsfrán (o Insfran), matrimonio que tuvo seis hijos y dos hijas. Miguel Cirilo era un sastre de origen español y Melchora provenía de una antigua estirpe asuncena. Aconsejado por sus padres cursó sus estudios de filosofía y teología en el Real Seminario de San Carlos de dicha ciudad, pero luego abandonó dicha carrera para estudiar derecho. Tras doctorarse en jurisprudencia, fue catedrático de dicha institución. Debido a las hostiles relaciones con su tío, el dictador José Gaspar Rodríguez de Francia, se vio obligado a mantenerse oculto de manera clandestina por varios años.[3] Adquirió de todas formas un gran conocimiento de las leyes y asuntos gubernamentales.

Cónsul de la República del Paraguay[editar]

El mismo día de la muerte de Francia, asumió el mando una Junta de los comandantes de los cuatro cuarteles de la capital, bajo la presidencia del alcalde del cabildo, Manuel Antonio Ortiz. Se asignó a sí misma la misión de convocar un Congreso (una mision top secret), pero las semanas pasaban sin que éste fuera anunciado. De modo que el 22 de enero de 1841, un golpe de estado dirigido por un cabo de ejército terminó con la Junta. En su lugar asumió un Triunvirato, formado por Juan José Medina, José Gabriel Benítez y José Domingo Campos, que convocó al Congreso; éstos fueron a su vez derrocados el 19 de febrero por un segundo golpe de estado. El jefe de este golpe de estado, coronel Mariano Roque Alonso, asumió el gobierno con el título de Comandante General de Armas. Ejercía como secretario el doctor Carlos Antonio López, sobrino del dictador Francia.[4]

El 12 de marzo se reunió el Congreso. Su primera preocupación fue formar un gobierno, al que dieron el nombre de Consulado. Se regiría por los mismos principios del Consulado de 1813, y lo formarían Alonso y López, y durarían tres años en su mandato. El cónsul Alonso se concentró en la seguridad y defensa del país, mientras todo el resto de la administración pública era llevada adelante por López.[5]

Fuera de esta elección, el Congreso decidió la apertura comercial y diplomática con los países vecinos; lo hizo en forma bastante moderada, ya que se habilitaron solamente los puertos de Pilar e Itapúa. Pese a que los más letrados de los paraguayos esperaban la sanción de una Constitución, el tema no fue siquiera considerado.[6]

Primer Presidente Constitucional de la República del Paraguay[editar]

El 13 de marzo de 1844 se reunió un nuevo Congreso de trescientos diputados. Bajo la dirección de López se dictó una "Ley que establece la Administración Política de la República del Paraguay", que es considerada a veces la segunda constitución del país:[7] se establecía una división de poderes, aunque muy favorable al poder casi ilimitado del Poder Ejecutivo. Éste sería ejercido por un Presidente de la República, que gobernaría durante diez años. La Constitución excluía toda mención a garantía alguna de los derechos civiles.[8] Para el cargo de presidente fue elegido Carlos Antonio López.[9]

Promulgada la Ley se dio por terminado el gobierno Consular y se decidió elegir un Presidente siendo elegido Don Carlos Antonio López. Fue el primer Presidente Constitucional de la República por el período 1844-1854. Al término de dicho periodo, fue reelegido dos veces, una por tres (1854-1857) y otra por diez años (1857-1867), no pudiendo completarse esta tercera etapa debido a su fallecimiento, el 10 de septiembre de 1862. Aunque nominalmente era un presidente actuando bajo una constitución republicana, gobernó despóticamente. Su gobierno dotó al país de una nueva constitución y un ejército moderno.

Entre los más importantes aportes de su gestión se pueden citar:

  • El primer tramo del Ferrocarril Nacional.
  • La creación de la Flota Nacional.
  • Las fundiciones de Hierro de Ybycuí.
  • El desarrollo del Arsenal.
  • El incremento de la producción y el comercio. Se firmaron tratados comerciales con Francia, Estados Unidos y el Reino Unido.
  • La creación del Himno Nacional.
  • La reforma de la agricultura.
  • La concesión de la ciudadanía a los indígenas en 1848 aunque las tierras y otros bienes de estos pasan a propiedad del Estado.[10]
  • La fundación del periódico El Paraguayo Independiente
  • La reorganización completa de la Administración pública, con un mayor presupuesto.
  • La instalación de imprentas.
  • El resurgimiento de la vida social.
  • El afianzamiento de las fronteras paraguayas, así como el reconocimiento de su independencia por parte de muchos países.

El celo que guardaba a los acercamientos extranjeros varias veces lo envolvieron en disputas diplomáticas con Brasil, Inglaterra, y Estados Unidos, que muchas veces lo llevaron al borde de la guerra, pero cada vez que esto sucedía se redimía por medio de audaces evasiones.

Política interior.[editar]

Concedió a los indígenas la ciudadanía y, con el fin de paliar el desempleo, dio un nuevo impulso a las obras públicas y otorgó a la administración un mayor presupuesto para la contratación de personal.El Congreso de 1842 también sancionó la libertad de vientres.[11]

En la política exterior[editar]

trató con los países vecinos para afianzar las fronteras paraguayas y logró que varios países reconocieran la independencia del Paraguay, al tiempo que renovó las relaciones diplomáticas con varios Estados, rotas durante los años de la dictadura. En el plano cultural, se crearon el Himno Nacional y piezas populares como: Mamá cumandá, Londón carapé, la Palomita, el Cielito chopí o Santa fe y el Campamento Cerro León. Apoyó la formación de artistas, permitió la venida de compañías extranjeras de arte escénico, etc. Además, otorgó becas a alumnos del interior para estudiar en la capital y Europa. Creó el periodismo paraguayo con El Paraguayo Independiente, que tuvo como fin exponer circunstancias de hechos y derecho que justificaban la independencia del Paraguay; más tarde, este diario fue reemplazado por El Semanario.

Aspecto socioeconómico[editar]

Alentó la constitución de las familias sobre la base del matrimonio dándoles propiedades, criaderos de ganado y herramientas. Así mismo, desarrolló la ganadería y la agricultura. En cuanto a la industria, se basó en la explotación de minerales, de yerba mate, de madera, la fundición de hierro, la producción de pólvora y sal.

A su muerte[editar]

A su muerte, dejó el camino marcado para que su primogénito hijo Francisco Solano López (1826-1870), a quien anteriormente había confiado cargos de responsabilidad, lo sucediera en la presidencia del país.

Véase también[editar]

Fuentes[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Cargo creado
Cónsul de Paraguay
18411844
Sucesor:
Cargo suprimido
Predecesor:
Cargo creado
Coat of arms of Paraguay.svg
Presidente de Paraguay
18441862
Sucesor:
Francisco Solano López