Asentamiento israelí

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Asentamientos israelíes»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Mapa de Cisjordania (diciembre de 2012) con los asentamientos israelíes en magenta oscuro, sus términos municipales en magenta claro, y en magenta punteado las áreas cultivadas por israelíes. En amarillo oscuro las zonas urbanas palestinas, en amarillo claro el Área A (control exclusivo palestino) y el Área B (control civil palestino y militar israelí). En malva, el Área C (control exclusivo israelí). Las líneas amarillas indican las carreteras de acceso prohibido a los palestinos: unen entre sí los asentamientos israelíes, y éstos a Israel.
Asentamientos israelíes en los Altos del Golán (febrero de 1992).
Asentamiento israelí de Modi'in Illit.

Los asentamientos israelíes son colonias construidas por Israel a partir de 1967 en territorios conquistados durante la Guerra de los Seis Días. Se levantaron colonias en tierras pertenecientes, antes de la guerra, a Egipto, Jordania y Siria. Si bien Israel se retiró de algunos de estos territorios en 1981 y en 2005, la realidad es que las colonias han incrementado su número y su población, muchas veces con desplazamiento de los habitantes originales y con demoliciones y expropiaciones sin indemnización de las tierras de éstos.[1] [2]

Actualmente, los asentamientos se encuentran ubicados en tres áreas:

  • Cisjordania, territorio parcialmente bajo control de la Autoridad Nacional Palestina y parcialmente bajo administración militar israelí. No obstante, hay que tener en cuenta que el 60% de Cisjordania es zona C, es decir, está bajo control israelí total, y que, a finales de 2010, todavía había 99 puestos de control israelíes y 505 obstrucciones de varios tipos, que dificultan la libre circulación de los palestinos.[3]
  • Jerusalén Este, formalmente anexionada en 1980 a la capital israelí mediante la llamada Ley de Jerusalén y gobernada desde entonces según la legislación civil israelí. La comunidad internacional y las Naciones Unidas consideran Jerusalén Este como ocupada militarmente por Israel y no reconocen la anexión.[4] [5]
  • Los Altos del Golán, pertenecientes a Siria antes de la guerra de 1967, e integrados en el sistema administrativo israelí en 1981 (Distrito Norte), aunque formalmente no anexionados y pendientes de un futuro tratado de paz con Siria.[6]

Junto a los actuales asentamientos, también existieron otros 18 en la península del Sinaí (desmantelados en 1981, tras los acuerdos de Camp David con Egipto) y 21 en la Franja de Gaza y 4 en el norte de Cisjordania (desmantelados en 2005 tras el Plan de retirada unilateral israelí).

Según datos estadísticos israelíes de finales de 2011, unos 325.456 colonos viven en los 125 asentamientos existentes en Cisjordania, a los que hay que sumar los 190.423 colonos de Jerusalén Este, no reflejados en las estadísticas israelíes. Los tres mayores (Modi'in Illit, Ma'ale Adumim y Beitar Illit) poseen el estatus de ciudad y tienen entre 36.000 y 52.000 habitantes. Existen también unos 100 pequeños asentamientos, denominados outpost ("puesto avanzado" en inglés), que fueron establecidos con ayuda del gobierno israelí, pero que no son reconocidos oficialmente.[7]

La posición de Israel respecto a los asentamientos ha variado a lo largo del tiempo, desde su promoción activa pasando por la supresión de algunos y la evacuación de sus habitantes, hasta el incremento y ampliación de los asentamientos de Cisjordania. Según datos publicados a primeros de marzo de 2014 por la Oficina Central de Estadísticas israelí, en 2013 aumentó en un 123,7 % el número de «residencias que comenzaron» a construirse en Cisjordania, con respecto a 2012.[8] A ojos de la comunidad internacional, los asentamientos israelíes suponen uno de los principales escollos del conflicto árabe-israelí. Numerosos tratados internacionales y resoluciones de Naciones Unidas prohíben la construcción de dichos asentamientos.

Demografía[editar]

Según datos de la Oficina Central de Estadísticas de Israel, en 2006 la población judía era la siguiente: 241.500 en Cisjordania y 16.500 en los Altos del Golán; no hay datos por separado para Jerusalén Este.[9]

Según estimaciones publicadas en el CIA World Factbook, el número total de colonos israelíes era de aproximadamente 556.700 personas en 2011-2012, alrededor del 9,5% de la población judía de Israel: 341.400 en Cisjordania (2012), 18.900 en los Altos del Golán (2012) y 196.400 en Jerusalén Este (2011).[10] [11]

Según la Fundación por la Paz en Oriente Medio, en 2010 el número total de colonos era de 534.224, repartidos como sigue: 314.132 en Cisjordania (328.423 en 2011), 198.629 en Jerusalén Este y 19.797 en los Altos del Golán.[12]

Según B'Tselem, el Centro de Información Israelí para los Derechos Humanos en los Territorios Ocupados, a finales de 2011 se estimaba que había 515.000 colonos que vivían en Cisjordania: unos 190.423 en Jerusalén Este, según el Instituto Jerusalén para Estudios Israelíes, y unos 325.456 en el resto de Cisjordania, según la Oficina Central de Estadística de Israel. De acuerdo con este último organismo, en 2011 la tasa de crecimiento de la población de colonos (excluyendo Jerusalén Este) triplicó con creces la de la población en general de Israel: un 6 % y 1,8 %, respectivamente. Un 25 % del incremento de población en los asentamientos corresponde al traslado de israelíes desde el interior de Israel y a nuevos inmigrantes a Israel que se asentaron allí.[7]

Según Naciones Unidas, la población estimada en 2012 de los asentamientos de Cisjordania, incluida Jerusalén Oriental, oscilaba entre 500.000 y 650.000 colonos. La población de colonos (excluida la de Jerusalén Oriental) ha crecido entre 1993 y 2012 a una tasa anual media del 5,3%, frente al 1,8% del conjunto de la población israelí. El número de colonos tanto en Cisjordania como en Jerusalén Oriental aumentó aproximadamente un tercio entre 1993 y 2012, pasando de 111.600 a 341.418 y de 150.000 a 200.000, respectivamente. Desde que se firmaron los Acuerdos de Oslo en 1993 había en 2012 en Cisjordania, incluida Jerusalén Oriental, unos 270.000 colonos más.[13] [14]

Opiniones desfavorables a los asentamientos[editar]

Construcción[editar]

Israel ha utilizado distintos métodos para apoderarse de tierras para la construcción de asentamientos; esas tierras representan aproximadamente el 43% de Cisjordania.[15]

Entre 1967 y 1979 se recurrió principalmente a requisar tierras de propiedad palestina por motivos militares, alegando que “se requerían para satisfacer necesidades militares esenciales y urgentes”, algo plenamente posible con arreglo al derecho internacional en determinadas circunstancias, que no cubren a los asentamientos. Tras el fallo del Tribunal Superior de Justicia de Israel en la causa Elon Moreh de 1979, en la que el Tribunal ordenó la devolución a sus propietarios de las propiedades privadas confiscadas, el recurso a la requisición militar disminuyó.[15]

En las décadas de 1980 y 1990 se recurrió principalmente a declarar las propiedades palestinas como tierras del Estado. Esas declaraciones se basan en la legislación civil vigente antes de la ocupación, en particular la Ley de tierras otomana de 1858. Según la interpretación que hace Israel de esas leyes, la Potencia ocupante puede tomar posesión de las tierras que no estén cultivadas. Una vez emitida la declaración, se dispone de un plazo de 45 días para recurrirla. Sin embargo, es frecuente que los propietarios palestinos no sean informados debidamente de la declaración, lo que les impide presentar un recurso. Los miembros del Comité Militar de Apelaciones, que conoce de los recursos presentados y que forma parte de la Administración Civil israelí, son nombrados por las Fuerzas de Defensa de Israel, lo que plantea serias dudas sobre la independencia y la imparcialidad del órgano en cuestión, cuyas decisiones no son vinculantes. Aproximadamente el 16% de Cisjordania ha sido declarado propiedad del Estado de Israel y se utiliza para establecer asentamientos, en particular alrededor de áreas palestinas ya edificadas.[15]

Tras la firma de los Acuerdos de Oslo, Israel empleó un método alternativo para expropiar tierras palestinas basándose en la legislación jordana de tenencia de tierras, que permite las expropiaciones en “beneficio de la población”. Israel modificó esa legislación mediante órdenes militares, otorgando la autoridad para expropiar a la Administración Civil, la autoridad militar israelí de ocupación en Cisjordania, cuyas decisiones pueden apelarse ante el Comité Militar de Apelaciones.[15] Además, Israel ha ayudado a los ciudadanos en la compra de tierras en el "mercado abierto". Al mismo tiempo, en muchos casos, los colonos tomaron el control de tierras privadas palestinas de forma independiente, mientras que las autoridades israelíes, en casi todos los casos, no hicieron cumplir la ley y no devolvieron las tierras a sus legítimos propietarios.[16]

Con arreglo a los Acuerdos de Oslo, aproximadamente el 61% de Cisjordania está clasificada como zona C, y en ella habitan unos 150.000 palestinos. En esa Zona viven también alrededor de 325.000 colonos israelíes en unos 135 asentamientos y 100 asentamientos de avanzada. Los palestinos tienen prohibido el acceso a cerca del 70% de la zona C porque ese territorio se encuentra dentro de los límites jurisdiccionales de los consejos regionales y locales de asentamientos. Los palestinos no están autorizados a construir en las tierras del Estado, las zonas de tiro militares, las reservas naturales ni la zona de amortiguación situada a lo largo del muro y de las principales carreteras, lo que significa que, en principio, solo están autorizados a construir en el 30% de la zona C. Sin embargo, existen múltiples restricciones que hacen virtualmente imposible que los palestinos puedan obtener un permiso para construir en ese 30% restante viviendas o infraestructuras, como cañerías de agua o tendido eléctrico. En la práctica, las autoridades israelíes solo permiten que los palestinos construyan dentro de los límites previstos en un plan aprobado por la Administración Civil israelí, que abarca menos del 1% de la zona C, superficie que en su mayor parte ya está construida. Como consecuencia, los palestinos se ven obligados a construir sin los permisos israelíes, arriesgándose a ver cómo destruyen sus estructuras. De 1998 a 2009, las autoridades israelíes derribaron aproximadamente 2.450 estructuras palestinas de la zona C por falta de permisos de construcción.[17]

Para poder obtener un permiso de obra, las construcciones tienen que estar en conformidad con un plan previamente aprobado. No obstante, en la práctica solo se permite a los palestinos construir dentro de los límites que se establecen en los planes detallados o especiales de la Administración Civil, y esos planes abarcan menos del 1% de la zona C. En las zonas para las que no existen planes de la Administración Civil se permite a los palestinos construir siempre y cuando se adapten a las rígidas especificaciones de construcción estipuladas en los planes aprobados durante el Mandato británico en la década de 1940, en los que la mayor parte de la zona C se calificaba de zona agrícola. Las modificaciones introducidas por Israel en la legislación jordana que estaba en vigor al inicio de la ocupación han eliminado la participación de los palestinos en el proceso de planificación. Las restricciones impuestas a las actividades palestinas de construcción se aplican también a las infraestructuras y los servicios. Por ejemplo, más del 70% de las comunidades palestinas de la Zona C no están conectadas a ninguna red de suministro de agua. Además, la Administración Civil solo concede permisos para construir escuelas, hospitales, carreteras e infraestructuras en las pocas poblaciones para las que ha aprobado un plan maestro. En la actualidad solo existen planes maestros para 16 de las 180 poblaciones palestinas situadas por entero dentro de la zona C.[17] [18] En Jerusalén Oriental las autoridades israelíes han planificado y zonificado solo el 13% de la ciudad, ya construida en su mayor parte, para las actividades palestinas de construcción. Además, los palestinos siguen un proceso largo y costoso para obtener una licencia de obra en esa zona. Aunque los requisitos para obtener una licencia de obra en Jerusalén Occidental son similares, la falta de inversión municipal en infraestructura pública y la desigual distribución de los recursos presupuestarios en Jerusalén Oriental hacen que sea muy difícil para los palestinos cumplir todos los requisitos para obtener una licencia. Como resultado de ello, al menos el 33% de los hogares palestinos en Jerusalén Oriental carecen de licencias de obra israelíes, por lo que 93.100 residentes, como mínimo, corren el riesgo de ser desalojados y desplazados y de que sus viviendas sean demolidas.[19]

En contraste con la política de planificación urbanística restrictiva seguida para las comunidades palestinas, los asentamientos israelíes en Cisjordania disfrutan de asignaciones de tierras, planificación urbanística detallada, conexión a infraestructura avanzada y vista gorda con respecto a la construcción ilegal (hay cerca de 100 asentamientos construidos sin autorización oficial, pero con apoyo y asistencia de los ministerios del gobierno israelí). Los colonos están representados en todas las etapas del proceso de planificación urbanística. Además, es frecuente que no se les apliquen las leyes relativas a la planificación y la construcción. En 2013 el Contralor del Estado señaló que ello era atribuible a la posición adoptada por la policía de Israel de que no era de su competencia investigar esas infracciones, mientras que la Administración Civil se negaba a investigarlas por temor a la reacción de los colonos. Dado que las violaciones de las leyes de planificación y construcción en Cisjordania por parte de los colonos no se tratan como delitos penales, las autoridades solo pueden dictar órdenes administrativas de demolición, que rara vez se ejecutan.[20] [21]

En beneficio de los asentamientos, la Administración Civil israelí cambió la clasificación de la tierra en los planes urbanísticos de la época del Mandato británico, de forma que casi todos los asentamientos de Cisjordania fueron erigidos sobre extensiones de tierras designadas como agrícolas en los planes de edificación. No obstante, en los últimos años, la Administración Civil ha aprobado cientos de nuevos planes directores que cambiaron la clasificación de la tierra, lo que permite el establecimiento de asentamientos. En la mayoría de los casos, la construcción en los asentamientos fue aprobado con carácter retroactivo o bien por orden militar. La Administración Civil también aprobó la creación de pequeños asentamientos que suman sólo unas pocas docenas o cientos de colonos, como también nuevos asentamientos localizados a pocos kilómetros de distancia de los ya existentes. De acuerdo con datos de la Administración Civil, en alrededor del 75% de los asentamientos la construcción se llevó a cabo sin los permisos apropiados.[20]

De acuerdo con datos de la Administración Civil correspondientes a 2000-2012, y teniendo en cuenta el tamaño de la población, 3,5 más órdenes de demolición fueron emitidas y demoliciones llevadas a cabo para viviendas palestinas en la zona C que órdenes de demolición y derribos ejecutados de viviendas de colonos. Entre 2002 y 2010 176 permisos de construcción fueron concedidos a los palestinos, mientras que al menos 15.000 unidades residenciales fueron construidas en los asentamientos durante ese mismo período, con o sin permiso. En contraste con el planeamiento parcial y restrictiva para las comunidades palestinas en la zona C, para los asentamientos en esa misma área, se elaboraron planes detallados modernos que contaron con espacios públicos, parques o bienes comunes, y en muchos casos con baja densidad de viviendas. A diferencia de los planes que limitan las zonas urbanizadas de los pocos pueblos palestinos para que los planes urbanísticos se redactaron, los límites jurisdiccionales de los asentamientos israelíes abarcan grandes extensiones de tierra, incluida tierra agrícola para el desarrollo futuro de la comunidad. Además de los asentamientos sancionados por el Estado de Israel y por la Administración Civil, más de un centenar de los llamados outpost ("puesto avanzado" en inglés) o asentamientos avanzados no reconocidos oficialmente se establecieron en la zona C sin planes maestros ni sanción estatal. No obstante, el establecimiento de la mayor parte de los outpost se llevó a cabo en coordinación con diversos organismos gubernamentales y de seguridad (incluyendo la Administración Civil) y con su apoyo. Las autoridades hicieron la vista gorda a la ilegalidad de estos asentamientos avanzados y, en su mayor parte, no tomaron medidas para demolerlos.[20]

A los asentamientos se han destinado grandes áreas de terreno, muy por encima de sus secciones construidas. Estas áreas han sido declaradas zonas militares cerradas y están fuera del alcance de los palestinos, excepto con un permiso especial. Por el contrario, los ciudadanos israelíes, los judios desde cualquier parte del mundo y los turistas pueden entrar libremente. En total, los asentamientos y las zonas bajo jurisdicción de los consejos regionales cubren el 63% de la zona C (bajo el control total de Israel) y a los palestinos se les prohíbe la construcción o el desarrollo en esas áreas. Aunque Cisjordania no es parte del territorio soberano de Israel, los asentamientos y los colonos están generalmente sujetos a la ley israelí. Como resultado, los pobladores disfrutan de todos los derechos de los ciudadanos en un Estado democrático, al igual que los ciudadanos israelíes que viven al oeste de la Línea Verde. Mientras tanto, los palestinos de la zona C viven bajo la ley marcial y la autoridad de la Administración Civil.[22]

Fomento gubernamental de la colonización[editar]

Los diferentes gobiernos israelíes han aplicado una coherente y sistemática política destinada a favorecer la emigración de los ciudadanos judíos a Cisjordania. Una de las herramientas utilizadas para este fin es conceder beneficios financieros e incentivos a los colonos y a otros ciudadanos israelíes que trabajen o inviertan en los asentamientos, ya sea directamente o a través de las autoridades locales. Estos beneficios son proporcionados por ocho ministerios: el Ministerio de Construcción y Vivienda (reducción del precio de la tierra y generosos préstamos para la compra de apartamentos, parte de los cuales se convierten en una ayuda económica); la Administración de Tierras de Israel (significativas reducciones de precios en el arrendamiento de tierras); el Ministerio de Educación (incentivos para los maestros y transporte escolar subvencionado); los ministerios de Industria y Comercio, Turismo y Agricultura (subvenciones para los inversores, desarrollo de infraestructura para zonas industriales, indemnización por pérdida de ingresos resultante de derechos de aduana impuestos por los países de la Unión Europea); el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales (incentivos para los trabajadores sociales); y el Ministerio de Finanzas (reducciones en los impuestos sobre la renta para las personas y empresas, aunque en 2003 este Ministerio canceló la reducción del impuesto sobre la renta que los residentes de los asentamientos previamente recibieron). El Ministerio del Interior ofrece subvenciones mayores para las entidades locales en los territorios ocupados a aquellas previstas para las comunidades de dentro de Israel.[23]

En los años 2000 a 2006, el promedio de subvención per cápita en los asentamientos en Cisjordania fue aproximadamente un 57 por ciento superior a la media de subvención per cápita de las entidades del interior de Israel. Uno de los mecanismos utilizados por el gobierno para favorecer a las autoridades locales judías en Cisjordania, en comparación con las autoridades locales dentro de Israel, es canalizar los fondos a través de la División de Asentamientos de la Organización Sionista Mundial. Aunque todo el presupuesto de la División de Asentamientos proviene de fondos del Estado, como organismo no gubernamental no está sujeto a las normas aplicables a los ministerios del gobierno de Israel.[23] [24]

Según una nota de prensa de 2012 del Comité de las Naciones Unidas sobre los Derechos Inalienables del Pueblo Palestino, en el área C los palestinos solo pueden construir casas y otras estructuras en 1% del territorio y tienen prohibición expresa de construir en el 70% de las tierras. Mientras que los asentamientos israelíes ocupan 24,5 kilometros en Jerusalén Este las construcciones palestinas abarcan sólo 9,5 kilómetros.[25]

Desde 1998 el gobierno israelí ha declarado muchos asentamientos de Cisjordania como Áreas Prioritarias Nacionales, lo que les otorga beneficios tales como reducciones fiscales, rebajas del precio de la tierra y de los costes de construcción, subvenciones para hipotecas e incentivos en el campo de la educación, la industria, la agricultura y el turismo. Así, por ejemplo, los asentamientos clasificados como zonas de prioridad nacional A pueden obtener descuentos de hasta el 69% del precio de los terrenos, reducciones de hasta el 50% de los costos de construcción así como hipotecas automáticas subvencionadas. En 2013, 91 asentamientos de Cisjordania fueron declarados Áreas Prioritarias Nacionales, además de 9 asentamientos recientes que incluyen tres outposts o asentamientos avanzados no reconocidos oficialmente, que fueron legalizados en 2012.[26] [23] La inversión del gobierno israelí en los asentamientos, que no incluye el gasto militar, ha oscilado a lo largo de los años y se estima que alcanzó el nivel máximo de 795,8 millones de dólares en 2005. En 2011, Israel gastó en los asentamientos un 38% más que en 2010. El 14 de noviembre de 2012, el Ministro de Finanzas, Yuval Steinitz, afirmó "hemos duplicado el presupuesto para Judea y Samaria [Cisjordania]. Lo hemos hecho discretamente, porque no queríamos que las partes en Israel o en el extranjero frustraran la medida".[27]

Situación jurídica[editar]

La permanencia y el estatus de los asentamientos es, desde la década de 1970, uno de los contenciosos más importantes del conflicto palestino-israelí.

La creación de asentamientos es una forma de colonización que viola el artículo 49, último párrafo, de la IV Convención de Ginebra de 12 de agosto de 1949 relativa a la protección debida a las personas civiles en tiempo de guerra,[28] ratificada por Israel (6 de julio de 1951), Jordania (29 de mayo de 1951) y Siria (2 de noviembre de 1953).[29] Según este artículo, "la Potencia ocupante no podrá efectuar la evacuación o el traslado de una parte de la propia población civil al territorio por ella ocupado". La Corte Internacional de Justicia, en su Opinión consultiva sobre las consecuencias jurídicas de la construcción de un muro en el territorio palestino ocupado, de 9 de julio de 2004, ha establecido que la IV Convención de Ginebra es "aplicable en los territorios palestinos que antes del conflicto estaban situados al este de la Línea Verde y que, durante dicho conflicto, fueron ocupados por Israel", y que, en consecuencia, "los asentamientos israelíes en el territorio palestino ocupado (incluida Jerusalén oriental) se han establecido en contravención del derecho internacional".[30]

Esta actividad de colonización israelí es susceptible de ser calificada jurídicamente como crimen de guerra, según el artículo 8, 2, b), viii del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, que no ha sido ratificado por Israel.[31] [29] Según este artículo, "a los efectos del presente Estatuto, se entiende por 'crímenes de guerra' : (...) b) Otras violaciones graves de las leyes y usos aplicables en los conflictos armados internacionales dentro del marco del derecho internacional, a saber, cualquiera de los actos siguientes: (...) El traslado, directa o indirectamente, por la Potencia ocupante de parte de su población civil al territorio que ocupa (...)". Así lo ha interpretado Palestina en cartas dirigidas el 3 de diciembre de 2012 al Secretario General y al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.[32] [33]

Diversas resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU han condenado los asentamientos. Entre otras, la resolución 446[34] o la resolución 465 (aprobada esta última por unanimidad),[35] que condenan los asentamientos en general, los declaran nulos e instan a su desmantelamiento; también la resolución 298, referida específicamente a Jerusalén Este.[36] [37] Estas resoluciones se han dictado en virtud del Capítulo VI de la Carta de las Naciones Unidas, siendo el Capítulo VII el único que permite la adopción de resoluciones vinculantes, en interpretación literal de la Carta. La Corte Internacional de Justicia, en una opinión consultiva no vinculante acerca de Namibia, de 21 de junio de 1971, interpretó que, en base a los artículos 24.2 y 25 de la Carta, el Consejo de Seguridad tiene poderes generales, por lo que éste puede adoptar decisiones obligatorias al margen del Capítulo VII.[38]

La política de ordenación territorial israelí discrimina a los palestinos con respecto a los colonos israelíes. Aun cuando las leyes de ordenación territorial no establecen en principio requisitos distintos a palestinos y colonos israelíes, imponen a los palestinos condiciones imposibles para edificar. En cambio, los colonos israelíes no tienen tantos problemas, por ejemplo con respecto a la asignación de licencias de obra y a la participación en el proceso de ordenación territorial. Esto contraviene claramente las obligaciones internacionales contraídas por Israel en materia de derechos humanos, en particular el principio de no discriminación en relación con el derecho a una vivienda adecuada que figura en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, ratificado por Israel. Al no respetar ese principio, Israel incumple una obligación internacional de efecto inmediato. Además, infringe el Estado de Derecho al aplicar discriminatoriamente la ley a los palestinos, en este caso el régimen de ordenación territorial. A este respecto, Israel conculca los artículos 2 (no discriminación e igualdad ante la ley) y 26 (igual protección de la ley) del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, del que también es parte.[39]

Violencia de los colonos[editar]

Soldados israelíes y colonos frente a una manifestación en el pueblo de Iraq Burin (Naplusa).

Un informe de finales de 2010 de la organización no gubernamental Defence for Children International señala 38 casos de ataques de colonos contra menores, con un saldo de tres adolescentes muertos y otros 42 jóvenes heridos.[40]

La organización israelí B'Tselem informa en 2011-2012 que existen varias formas de violencia perpetrada por civiles israelíes en los Territorios Ocupados, con daños contra personas, propiedades y tierras. Han documentado actos como bloqueos de carreteras, arrojar piedras a coches y a casas, incursiones en pueblos, prender fuego a los campos y arrancar árboles.[41] Entre 1967 y 2013, 800.000 olivos fueron arrancados en Cisjordania, y solo en los 10 primeros días de junio de 2013, 2.500 olivos fueron arrancados y quemados por los colonos israelíes en los alrededores de Naplusa, destruyendo así la principal fuente de ingresos de los campesinos palestinos.[42]

La violencia de los colonos se dirige también contra las fuerzas de seguridad israelíes, cuando consideran que ciertas acciones de las autoridades puedan perjudicar la actividad de sus asentamientos. Por otro lado, si bien hay casos en los que las fuerzas de seguridad israelíes son desplegadas a fin de prevenir actos de violencia, no siempre protegen a los palestinos de la violencias de los colonos aunque esta sea previsible. Y en algunos casos, la policía opta por imponer restricciones a los palestinos en vez de reprimir a los colonos violentos.[41]

Como potencia ocupante, y en virtud del artículo 43 del Reglamento de La Haya y de los artículos 4 y 27 del Cuarto Convenio de Ginebra, Israel tiene la obligación de mantener el orden público y la seguridad en el territorio palestino ocupado y de otorgar a los palestinos todas las garantías que corresponden a las personas protegidas al amparo del derecho internacional humanitario.[43] Además, un dictamen de la Corte Suprema israelí dictó que «la protección de la seguridad y de la propiedad de los residentes era una de las obligaciones más básicas del mando militar del área», y que éste «tenía que destinar fuerzas de seguridad para proteger las propiedades de los residentes palestinos».[41]

Esta obligación de mantener el orden y velar por la seguridad de los palestinos en Cisjordania ha sido constantemente incumplida y, en 2013, la violencia de los colonos ha persistido incólume e incluso, en ocasiones, se ha recrudecido con respecto a la de 2012, con una ausencia sistemática de una verdadera rendición de cuentas por los ataques de los colonos. Así, por ejemplo, el 97,9% de los casos de daños causados a árboles y cultivos de los palestinos entre 2005 y 2013 se cerró sin acusación formal, en 2 casos se perdió el sumario y en otros 4 casos se presentó una acusación formal, de un total de 197 casos.[44] Entre 2005 y 2013 solo el 8,5% de las investigaciones abiertas en relación con casos de violencia a manos de los colonos en Cisjordania ha dado lugar a la condena de los autores. Alrededor del 84% de las investigaciones se cerraron, principalmente por fallos de la investigación, como la imposibilidad de identificar a los sospechosos o de reunir pruebas para procesarlos. Según el Contralor del Estado de Israel, los soldados israelíes suelen llegar al lugar de los hechos antes que la policía y no toman medidas adecuadas para proteger a los palestinos ni preservar el lugar del crimen. El Contralor ha señalado también que los soldados no están entrenados para hacerse cargo del lugar del crimen y no envían las pruebas a la policía a tiempo, en caso de que lleguen a hacerlo.[45] De las 781 investigaciones respecto de las que se hizo un seguimiento entre 2005 y 2011, solo se presentaron cargos en 59 casos, el 9% del número total de investigaciones. La mayoría de las investigaciones archivadas sin imputación de cargos se habían cerrado por “desconocerse el autor” en 401 casos, o por “falta de pruebas” en 138 casos; en las demás ocasiones, por “ausencia de culpabilidad penal”.[46] [47]

Esta impunidad viene de antiguo, ya que el informe Karp de mayo de 1982 ya señalaba que, de 70 casos analizados, sólo en 15 (el 20%) se transmitió el expediente a la fiscalía con la recomendación de encausar a los sospechosos. En general, el equipo de investigación tuvo la impresión de que las investigaciones policiales relacionadas con delitos cometidos por civiles israelíes contra los palestinos "se llevaron a cabo de manera ambivalente", en parte porque los policías no consideraban que los sospechosos fueran delincuentes "en el sentido ordinario" del término y debido al hecho de que fuentes dentro del gobierno militar involucradas en las investigaciones apoyaban a los sospechosos. Informes posteriores indican que la situación no ha mejorado.[48] [49]

Opiniones favorables a los asentamientos[editar]

Referencias[editar]

  1. Land Expropriation and Settlements, B'Tselem - Centro de Información Israelí para los Derechos Humanos en los Territorios Ocupados (en inglés).
  2. Planning and construction policy for Palestinians in Area C, B'Tselem - Centro de Información Israelí para los Derechos Humanos en los Territorios Ocupados (en inglés).
  3. Background on the restriction of movement, B'Tselem - Centro de Información Israelí para los Derechos Humanos en los Territorios Ocupados (en inglés).
  4. Véase la Resolución 446: Naciones Unidas - Resoluciones del Consejo de Seguridad en 1979
  5. Véase la Resolución 478: Naciones Unidas - Resoluciones del Consejo de Seguridad en 1980
  6. El Artículo I, Sección 9, de la Basic Policy Guidelines of the Government of Israel afirma: "El gobierno ve a los Altos del Golán como esenciales para la seguridad del Estado y de sus recursos hídricos. Retener la soberanía de Israel sobre el Golán será la base para un acuerdo con Siria." Netanyahu.org
  7. a b Land Expropriation and Statistics, B'Tselem - Centro de Información Israelí para los Derechos Humanos en los Territorios Ocupados. Acceso 3 de marzo de 2014. (en inglés)
  8. Agencia Efe, Jerusalén. Las colonias judías ilegales en territorio palestino aumentaron un 123% en 2013. Público, 3 de marzo de 2014.
  9. Oficina Central de Estadísticas de Israel (en inglés y hebreo).
  10. CIA World Factbook - Israel - People and Society. Acceso 3 de marzo de 2014 (en inglés).
  11. Según publica CIA World Factbook - Israel - People, la población de Israel en estimaciones de julio de 2014 era de 7.821.850 personas. Según una estimación de 2012, el 75,1% de los habitantes del país era de confesión judía, es decir, unas 5.866.387 personas.
  12. Comprehensive Settlement Population 1972-2010. Foundation for Middle East Peace. Acceso 3 de marzo de 2014. (en inglés)
  13. Los asentamientos israelíes en el Territorio Palestino Ocupado, incluida Jerusalén Oriental, y en el Golán sirio ocupado, A/68/513, Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, 9 de octubre de 2013, párrafo 10.
  14. Los asentamientos israelíes en el territorio palestino ocupado, incluida Jerusalén Oriental, y en el Golán sirio ocupado, A/67/375, Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, 18 de septiembre de 2012, párrafo 7.
  15. a b c d Los asentamientos israelíes en el Territorio Palestino Ocupado, incluida Jerusalén Oriental, y en el Golán sirio ocupado, A/68/513, Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, 9 de octubre de 2013, párrafos 17 y ss.
  16. Taking control of land and designating areas off-limits to Palestinian use, B'Tselem - Centro de Información Israelí para los Derechos Humanos en los Territorios Ocupados (en inglés).
  17. a b Los asentamientos israelíes en el Territorio Palestino Ocupado, incluida Jerusalén Oriental, y en el Golán sirio ocupado, A/68/513, Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, 9 de octubre de 2013, párrafos 30 y ss.
  18. Los asentamientos israelíes en el territorio palestino ocupado, incluida Jerusalén Oriental, y en el Golán sirio ocupado, A/66/364, Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, 16 de septiembre de 2011, párrafos 19 y ss.
  19. Asentamientos israelíes en el territorio palestino ocupado, incluida Jerusalén Oriental, y en el Golán sirio ocupado, A/HRC/25/38, Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, 12 de febrero de 2014, párrafo 11.
  20. a b c Planning and construction policy in the settlements, B'Tselem - Centro de Información Israelí para los Derechos Humanos en los Territorios Ocupados (en inglés).
  21. Los asentamientos israelíes en el Territorio Palestino Ocupado, incluida Jerusalén Oriental, y en el Golán sirio ocupado, A/68/513, Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, 9 de octubre de 2013, párrafo 34.
  22. Land Expropriation and Settlements, B'Tselem - Centro de Información Israelí para los Derechos Humanos en los Territorios Ocupados (en inglés).
  23. a b c Encouragement of migration to the settlements, B'Tselem - Centro de Información Israelí para los Derechos Humanos en los Territorios Ocupados (en inglés).
  24. Israeli gov't offers incentives to settlers, CBS News, 21 de enero de 2012.
  25. Committee on the Inalienable Rights of the Palestinian People 344th Meeting (PM), GA/PAL/1245, 13 de agosto de 2012.
  26. Los asentamientos israelíes en el Territorio Palestino Ocupado, incluida Jerusalén Oriental, y en el Golán sirio ocupado, A/68/513, Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, 9 de octubre de 2013, párrafos 23 y ss.
  27. Informe de la misión internacional independiente de investigación de las repercusiones de los asentamientos israelíes en los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales del pueblo palestino en todo el territorio palestino ocupado, incluida Jerusalén Oriental, A/HRC/22/63, Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, 7 de febrero de 2013, párrafos 21 y 30.
  28. IV Convenio de Ginebra relativo a la protección debida a las personas civiles en tiempo de guerra - Comité Internacional de la Cruz Roja.
  29. a b Cuadro del estado de ratificación de los principales tratados de Derecho Internacional Humanitario - Comité Internacional de la Cruz Roja (en inglés).
  30. Opinión consultiva de la Corte Internacional de Justicia sobre las consecuencias jurídicas de la construcción de un muro en el territorio palestino ocupado de 9 de julio de 2004, párrafos 90-101 y 120, pp. 35-38 y 44.
  31. Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional - Comité Internacional de la Cruz Roja.
  32. Informe de la misión internacional independiente de investigación de las repercusiones de los asentamientos israelíes en los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales del pueblo palestino en todo el territorio palestino ocupado, incluida Jerusalén Oriental, A/HRC/22/63, Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, 7 de febrero de 2013, párrafo 17.
  33. Cartas idénticas de fecha 3 de diciembre de 2012 dirigidas al Secretario General y al Presidente del Consejo de Seguridad por el Observador Permanente de Palestina ante las Naciones Unidas, A/ES-10/573–S/2012/899, Riyad Mansour, Observador Permanente del Estado de Palestina ante las Naciones Unidas, 4 de diciembre de 2012.
  34. Naciones Unidas - Resolución 446 (1979) del Consejo de Seguridad de 22 de marzo de 1979.
  35. Naciones Unidas - Resolución 465 (1980) del Consejo de Seguridad de 1 de marzo de 1980.
  36. Naciones Unidas - Resolución 298 (1971) del Consejo de Seguridad de 25 de septiembre de 1971.
  37. Véase, para más información sobre estas resoluciones y otras, el párrafo 120 de la Opinión consultiva de la Corte Internacional de Justicia sobre las consecuencias jurídicas de la construcción de un muro en el territorio palestino ocupado de 9 de julio de 2004.
  38. Legal Consequences for States of the Continued Presence of South Africa in Namibia (South West Africa) notwithstanding Security Council Resolution 276 (1970), 21 de junio de 1971, párrafos 108 y ss., especialmente el 113 (en inglés).
  39. Asentamientos israelíes en el territorio palestino ocupado, incluida Jerusalén Oriental, y en el Golán sirio ocupado, A/HRC/25/38, Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, 12 de febrero de 2014, párrafo 14.
  40. Under Attack: Settler Violence against Palestinian Children (2010), Defence for Children International, 1 de noviembre de 2010.
  41. a b c Background on violence by settlers, B'Tselem - Centro de Información Israelí para los Derechos Humanos en los Territorios Ocupados, publicado 1-01-2011, actualizado 3-06-2012. Consultado 10-09-2012 (en inglés).
  42. Ma'an News Agency (9 de junio de 2013). «PA official: Settlers destroy 2,500 olive trees in June» (en inglés). Consultado el 10 de junio de 2013.
  43. Los asentamientos israelíes en el Territorio Palestino Ocupado, incluida Jerusalén Oriental, y en el Golán sirio ocupado, A/68/513, Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, 9 de octubre de 2013, párrafos 42 y ss.
  44. Asentamientos israelíes en el territorio palestino ocupado, incluida Jerusalén Oriental, y en el Golán sirio ocupado, A/HRC/25/38, Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, 12 de febrero de 2014, párrafos 37 y ss, párrafo 44.
  45. Los asentamientos israelíes en el Territorio Palestino Ocupado, incluida Jerusalén Oriental, y en el Golán sirio ocupado, A/68/513, Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, 9 de octubre de 2013, párrafo 52.
  46. Los asentamientos israelíes en el territorio palestino ocupado, incluida Jerusalén Oriental, y en el Golán sirio ocupado, A/67/375, Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, 18 de septiembre de 2012, párrafo 38.
  47. A Semblance of Law - Law Enforcement upon Israeli Civilians in the West Bank, Yesh Din - Volunteers for Human Rights, junio de 2006, pp. 89 y ss.
  48. Los asentamientos israelíes en el territorio palestino ocupado, incluida Jerusalén Oriental, y en el Golán sirio ocupado, A/66/364, Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, 16 de septiembre de 2011, párrafo 22.
  49. A Semblance of Law - Law Enforcement upon Israeli Civilians in the West Bank, Yesh Din - Volunteers for Human Rights, junio de 2006, pp. 30-31.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]