Autoridad Nacional Palestina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
السلطة الوطنية الفلسطينية
Al-Sulṭa al-Waṭaniyya al-Filasṭīniyya
Autoridad Nacional Palestina
Palestinian National Authority COA.svg
Escudo
Zones A and B in the occupied palestinian territories.svg
Territorios sobre los que tiene jurisdicción la Autoridad Nacional Palestina
Información
Acrónimo ANP
Sistema Organización gubernamental
Tipo Autoridad Nacional
Fundación 4 de mayo de 1994
(Acuerdos de Oslo)
Disolución 5 de enero de 2013
Jurisdicción Cisjordania, Franja de Gaza1
Ámbito Flag of Palestine.svg Palestina
Sede Muqataa, Ramala
31°54′44″N 35°12′30″E / 31.91222, 35.20833
Empleados s/d
Presupuesto anual s/d
Presidente Mahmud Abbas
Presidente en la Franja de Gaza Aziz Duwaik
Primer Ministro Rami Hamdallah
Primer Ministro en la Franja de Gaza Ismail Haniya
Dependencias Consejo Legislativo Palestino
Gobernaciones de Palestina
Relacionados Gobierno de Israel
Cronología
Organización para la Liberación de Palestina ◄ Actual ► Estado de Palestina
Sitio web
http://www.sis.gov.ps/
Notas
1: La Autoridad Nacional Palestina (controlada por Al Fatah) gobierna en Cisjordania, mientras que en la Franja de Gaza es la organización Hamás la que ejerce el control y mantiene el gobierno del anterior primer ministro Ismail Haniya.

La Autoridad Palestina o Autoridad Nacional Palestina (ANP), cuyo nombre oficial es Autoridad Palestina de Cisjordania y Franja de Gaza, es una organización administrativa autónoma que gobierna transitoriamente desde 1994 en la Franja de Gaza y parte de Cisjordania. En enero de 2013, adoptó oficialmente el nombre de Estado de Palestina.[1] [2]

La Autoridad Nacional Palestina fue establecida en 1994, conforme a los acuerdos de Oslo entre la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y el Gobierno de Israel, como una entidad transitoria durante un periodo de 5 años tras el cual tendrían lugar las negociaciones finales entre las dos partes. Con base en estos acuerdos, la Autoridad Palestina fue designada para controlar tanto la seguridad como la administración civil en las áreas urbanas palestinas (designadas como "Área A"), y sólo control civil sobre las áreas rurales palestinas ("Área B"). Los territorios restantes, incluyendo los asentamientos israelíes, la región del valle del Jordán, y las conexiones por carretera entre comunidades palestinas, permanecen bajo control exclusivo israelí ("Área C"). Jerusalén Este (la parte de Jerusalén controlada por Jordania desde 1948 hasta 1967), que es reivindicada como futura capital por la ANP, fue excluida de los acuerdos de Oslo hasta la fase final de las negociaciones, por lo cual los ministerios y órganos de gobierno de la Autoridad Palestina se situaron entre Gaza y la pequeña ciudad de Ramala, próxima a Jerusalén.

El 31 de octubre de 2011, fue elegida miembro número 195 de la UNESCO, que admite a Palestina como miembro de pleno derecho.[3] Posteriormente, el 29 de noviembre de 2012, la Asamblea General de la ONU pasó, a través de la Resolución 67/19 a considerar a Palestina como "estado", frente a la anterior consideración de "entidad".[4] [5]

Geografía[editar]

Vista del río Jordán.

Palestina, región histórica cuya extensión ha variado en gran medida desde la antigüedad, situada en la costa oriental del mar Mediterráneo, al suroeste de Asia, y actualmente dividida en su mayor parte entre Israel, Jordania (con anterioridad denominada Transjordania) y los territorios autónomos palestinos de Cisjordania y la franja de Gaza que son los controlados por la Autoridad Nacional Palestina. La región tiene un terreno muy diverso que se divide generalmente en cuatro zonas paralelas. De oeste a este son: la llanura costera; las colinas y montañas de Galilea, Samaria y Judea; el valle del río Jordán, que separa Cisjordania y Transjordania, y la meseta oriental. En el extremo sur se halla el Néguev, un accidentado desierto. La altitud de las elevaciones oscila entre los 395 m bajo el nivel del mar en las costas del mar Muerto, el punto más bajo de la superficie terrestre, y los 1.020 m de la cumbre del monte Hebrón. La región tiene varias zonas fértiles que constituyen su principal recurso natural. Las más notables de todas ellas son la llanura de Sharon, a lo largo del sector septentrional de la costa mediterránea, y la llanura de Esdrelón (o Yizreel), un valle situado al norte de las colinas de Samaria. Sin embargo, el abastecimiento de agua de la región no es abundante; casi todas las precipitaciones anuales se producen durante los meses invernales y son modestas. El río Jordán, el único cauce ininterrumpido de la región, fluye hacia el sur a través del lago Tiberíades (el único lago de agua dulce de la zona) hasta el mar Muerto, de gran salinidad.

Historia[editar]

Antigüedad[editar]

Los cananeos fueron los primeros habitantes conocidos de la región Palestina. Durante el III milenio a. C. se establecieron en diversas ciudades-estado, una de las cuales fue Jericó. Desarrollaron un alfabeto a partir del cual se derivaron otros sistemas de escritura; por otro lado, su religión tuvo una importante influencia en las creencias y prácticas del judaísmo, y, más tarde, en el cristianismo y el islamismo.

También habitaron estos territorios los Filisteos, pueblos del mediterraneo que se instalaron en la franja de Gaza a partir del siglo XII a.c y que terminaron por mezclarse con los judios y cananeos. El establecimiento de los filisteos en el suroeste de Canaán está bien testimoniado por sus cerámicas, así como por los textos egipcios y asirios. Posteriormente y tras la diápora judía del 70 d.c, los romanos pasarían a rebautizar el sur del Levante Mediterraneo con el nombre de Palestina (Philistina), que es un término latín para decir Filistea.

Según el Antiguo Testamento de La Biblia, las tribus hebreas emigraron a la región siglos antes de que el profeta Moisés liberara a su pueblo de la servidumbre en Egipto (1270 a. C.), y su sucesor Josué conquistara la mayor parte de Palestina (hacia el 1230 a. C.). Estas tribus hebreas, que tenían el mismo origen que los amorreos y hablaban un dialecto de la misma lengua semítica que ya se hablaba en Canaán, cruzaron el río Jordán alrededor del año 1240 a. C. y conquistaron Jericó, desde donde se extendieron por las regiones montañosas de la zona, adoptando el alfabeto semítico y muchos otros aspectos de la cultura cananea a quienes terminarían por asimilar por largos años.

Los israelitas, una confederación de tribus hebreas, derrotaron finalmente a los cananeos alrededor del año 1125 a. C. pero no ocurrió lo mismo con los filisteos. Éstos habían establecido un Estado propio en la costa meridional de Palestina y controlaban varias ciudades al norte y al este. Con una organización militar superior y gracias al uso de armas de hierro, derrotaron severamente a los israelitas en torno al 1050 a. C. La amenaza filistea obligó a los israelitas a unirse y a establecer una monarquía. David, el gran rey de Judá e Israel, derrotó a los filisteos poco después del año 1000 a. C., con lo que estos últimos y los cananeos fueron finalmente asimilados.

La unidad de Israel y la debilidad de los imperios adyacentes permitió a David establecer un gran reino independiente, cuya capital fue Jerusalén. Bajo su hijo y sucesor, Salomón, Israel disfrutó de paz y prosperidad, pero a su muerte en el año 922 a. C. el reino fue dividido en dos: Israel, al norte, y Judá, al sur. Cuando los imperios cercanos reanudaron su expansión, los israelitas, divididos, no pudieron mantener durante más tiempo su independencia. Israel cayó ante Asiria en los años 722 y 721 a. C., y Judá fue conquistado en el año 586 a. C. por Babilonia, que destruyó Jerusalén y exilió a gran parte de los judíos que la habitaban.

Se permitió a los judíos mantener su identidad nacional y religiosa en el exilio; algunos de sus mejores escritos teológicos y muchos libros históricos del Antiguo Testamento fueron escritos durante este periodo. El recuerdo de la tierra de Israel estaba patente en sus escritos. Cuando Ciro II el Grande de Persia conquistó Babilonia en el año 539 a. C. les permitió regresar a Judea, un distrito al sur de Palestina. Bajo el dominio persa los judíos recibieron una considerable autonomía. Reconstruyeron las murallas de Jerusalén y codificaron la ley mosaica, la Torá, que se convirtió en el código de la vida social y la práctica religiosa. Los judíos creían que estaban vinculados a un dios universal, Yahvé, por un pacto; de hecho, su concepto de un dios ético es quizás su contribución más grande a la civilización mundial.

A la dominación persa de Palestina le siguió el gobierno griego cuando Alejandro Magno (de Macedonia) conquistó la región en el 333 a. C. Los sucesores de Alejandro, miembros de la dinastía Tolemaica de Egipto y de la Seléucida de Siria, continuaron gobernando la zona. Estos últimos intentaron imponer la cultura y religión helenística (griega) a la población. En el siglo II a. C., sin embargo, los judíos, dirigidos por la familia de los Macabeos, se rebelaron y organizaron un estado independiente (entre el 141 y el 63 a. C.) hasta que Cneo Pompeyo Magno conquistó Palestina para Roma y la convirtió en una provincia gobernada por dirigentes judíos. Durante el reinado del rey Herodes el Grande (desde el 37 hasta el 4 a. C.), nació Jesucristo, la figura principal de la religión a la que da nombre.

Estallaron dos revueltas judías contra la dominación romana (del 66 al 73 d. C. y del año 132 al 135), pero fueron reprimidas. Después de la segunda, la destrucción de Jerusalén y la dura represión sobre los judíos provocó su diáspora hacia otros territorios. Judea pasó a llamarse Palestina (Philestina) que es un término latin para referirse a Filistea.

Palestina recibió una atención especial cuando el emperador romano Constantino I el Grande legalizó la actividad de la hasta entonces perseguida Iglesia cristiana en el año 313 a través del denominado Edicto de Milán. Su madre, Elena, visitó Jerusalén. Palestina, en tanto que el núcleo principal de Tierra Santa, se convirtió en el centro de las peregrinaciones cristianas. La consecuencia de esto fue una época dorada de prosperidad, seguridad y desarrollo de la actividad cultural. La mayor parte de la población se helenizó y cristianizó. No obstante, el gobierno bizantino fue interrumpido durante una breve ocupación persa (614-629) y finalizó por completo cuando los ejércitos musulmanes conquistaron Jerusalén en el año 638.

La llegada de los árabes[editar]

Jerusalén es ciudad santa para los judíos pero también para los musulmanes ya que la tradición sitúa aquí el punto donde Mahoma ascendió al cielo. En la imagen la Mezquita de la Roca que alberga el punto exacto.

La conquista árabe inició 1300 años de presencia musulmana en Palestina, un territorio sagrado para los musulmanes porque el profeta Mahoma había designado Jerusalén como la primera qibla (o quibla, dirección hacia la que los musulmanes dirigen sus plegarias; con posterioridad y hasta la actualidad, la oración debe efectuarse con los fieles orientados hacia la ciudad de La Meca) y porque se creía que había ascendido al cielo en un viaje nocturno desde el lugar donde se alzó el templo de Salomón, en el que más tarde se construyó la cúpula o Mezquita de la Roca. Jerusalén se convirtió así en la tercera ciudad sagrada del islam.

Los gobernantes musulmanes no obligaron a los palestinos a adoptar su religión; de hecho, pasó más de un siglo antes de que se convirtiera la mayoría al islamismo. Los cristianos y judíos eran considerados ‘pueblos del Libro’. Se les concedió el control autónomo de sus comunidades y se les garantizó seguridad y libertad de culto. Tal tolerancia (con raras excepciones) no ha sido habitual a lo largo de la historia de las religiones. La mayor parte de los palestinos adoptaron la cultura árabe e islámica. Palestina se benefició del comercio entre los territorios musulmanes y de su trascendencia religiosa durante el gobierno de la primera dinastía musulmana, los Omeyas de Damasco. Cuando el califato pasó a manos de los Abasíes de Bagdad en el año 750, Palestina quedó olvidada. Sufrió desórdenes y la dominación sucesiva de los selyúcidas, los fatimíes y los cruzados europeos (véase Califato; Cruzadas). Con todo, participó del esplendor de la civilización musulmana del momento, en concreto, en lo relativo a la ciencia, el arte, la filosofía y la literatura. Con posterioridad, Palestina decayó bajo el reinado de los mamelucos y comenzó su decadencia.

Tras el Imperio otomano[editar]

El Mar Muerto en los tiempos de dominación británica.

Los turcos otomanos de Asia Menor derrotaron a los mamelucos en 1517 y, con pocas interrupciones, gobernaron Palestina hasta 1917. El país quedó dividido en varios distritos (denominados sanjaks o sanjacados), como el de Jerusalén. La administración de estos distritos se confió en su mayor parte a los palestinos arabizados, descendientes de los cananeos y de los colonizadores posteriores. No obstante, las comunidades cristiana y judía recibieron una amplia autonomía. Palestina participó del esplendor del Imperio otomano durante el siglo XVI, pero perdió toda importancia con la decadencia de éste en el siglo XVII —lo que afectó a la actividad económica en el territorio y provocó el consiguiente descenso demográfico—, que continuó hasta el siglo XIX. En esa época, las potencias europeas, en busca de materias primas y mercados, y llevadas también por intereses estratégicos, llegaron a Oriente Próximo, estimulando el desarrollo social y económico. Entre 1831 y 1840, Mehmet Alí, el virrey (pachá) de Egipto, partidario de la modernización, expandió su área de influencia hasta Palestina. Sus reformas políticas supusieron la eliminación del orden feudal, el incremento de la agricultura y la mejora de la educación. El Imperio otomano reafirmó su autoridad en 1840 e instituyó sus propias reformas. A partir de 1880 colonos alemanes e inmigrantes judíos llevaron a la zona la maquinaria moderna y el capital que la región necesitaba urgentemente.

El auge del nacionalismo europeo durante el siglo XIX, y especialmente la intensificación del antisemitismo a partir de 1880, estimuló a los judíos europeos a buscar refugio en su “tierra prometida”, Palestina. El escritor y periodista Theodor Herzl, autor de El estado judío (1896), fundó la Organización Sionista Mundial en 1897 para resolver el “problema judío” en Europa (véase Sionismo). Como resultado, la emigración judía a Palestina se incrementó de manera espectacular. En 1880, los árabes palestinos constituían alrededor del 95 % de una población total de 450.000 habitantes. No obstante, algunos dirigentes palestinos reaccionaron con alarma ante la emigración, la compra de terreno y las reivindicaciones judías, y desde entonces se convirtieron en inexorables opositores al sionismo.

Mandato Británico[editar]

Frontera egipto-palestina durante el dominio británico
Bandera del Mandato Británico de Palestina (1927 - 1948).

La promesa que los británicos hicieron a los dirigentes árabes, en especial a través de la correspondencia mantenida (1915-1916) con Husein ibn Alí —gran jerife (perteneciente a la familia de Mahoma) de La Meca—, de conceder la independencia de sus territorios tras la conclusión de la Primera Guerra Mundial, permitió la expulsión de los turcos de Palestina entre 1917 y 1918. Los británicos, sin embargo, no mantuvieron sus promesas a los árabes. Así, en el tratado secreto Sykes-Picot firmado con Francia y Rusia en 1916, Gran Bretaña se comprometía a dividir y gobernar la región con sus aliados. Posteriormente, a través de la Declaración Balfour (1917), Gran Bretaña declaró que

El Gobierno de Su Majestad contempla favorablemente el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío y hará uso de sus mejores esfuerzos para facilitar la realización de este objetivo, quedando bien entendido que no se hará nada que pueda perjudicar los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina...

Esta declaración se incorporó posteriormente como promesa al mandato conferido a Gran Bretaña por la Sociedad de Naciones en 1922.

Durante su mandato (1922-1948) los británicos encontraron difícil reconciliar las promesas hechas a ambas comunidades. Las organizaciones sionistas mantuvieron la emigración judía a gran escala y algunos hablaron de la constitución de un Estado judío en toda Palestina. Esta actitud provocó el rechazo de los palestinos, temerosos de ser desposeídos de sus territorios por los sionistas; hubo ataques antisionistas en Jerusalén (1920) y Yafo (1921). En 1922, una declaración británica rechazó las reivindicaciones sionistas sobre toda Palestina y limitó la inmigración judía, pero reafirmó el apoyo al “hogar nacional judío”. Los británicos propusieron establecer un consejo legislativo, pero los palestinos rechazaron este consejo por considerarlo discriminatorio.

Después de 1928, cuando la inmigración judía se incrementó ligeramente, la política británica a este respecto osciló bajo las conflictivas presiones árabe-judías. La afluencia de judíos procedentes de Europa central aumentó bruscamente tras la llegada del régimen nazi a Alemania en 1933; así, en 1935 casi 62.000 judíos entraron en Palestina. El temor a la dominación judía fue la principal causa de la revuelta árabe que estalló en 1936 y continuó intermitentemente hasta 1939. En esa época Gran Bretaña había restringido de nuevo la inmigración y la adquisición de tierras por parte de los judíos.

Después de la Segunda Guerra Mundial[editar]

La lucha por el control de Palestina, que se mitigó durante la Segunda Guerra Mundial, se reanudó en 1945. Los horrores del Holocausto despertaron la simpatía mundial por los judíos europeos y por el sionismo, y, a pesar de que el Reino Unido aún rechazaba admitir a 100.000 judíos supervivientes en Palestina, muchas víctimas de los campos de concentración nazis consiguieron entrar ilegalmente. Varios planes para resolver el problema palestino fueron repudiados por ambas partes. Finalmente, los británicos declararon el Mandato impracticable y traspasaron el problema a la recién creada Organización de las Naciones Unidas en abril de 1947. Judíos y árabes se prepararon para un enfrentamiento.

Aunque los árabes superaban a los judíos en número (1.259.000 frente a 579.000 respectivamente),[6] éstos últimos estaban mejor preparados, habiendo desarrollado en los años precedentes las estructuras necesarias para alcanzar el umbral estatal. Tenían un gobierno semiautónomo, dirigido por David Ben Gurión, y una milicia bien entrenada y experimentada, la Haganá. Los árabes, por otra parte, nunca se habían recobrado de la fallida revuelta, y la mayoría de sus dirigentes se hallaban en el exilio. El muftí de Jerusalén, su principal portavoz, se negó a aceptar el plan de la ONU elaborado en noviembre de 1947 y que establecía la división de la zona en dos estados, uno árabe y otro judío, mientras que los judíos lo aceptaron. En la lucha militar posterior, fueron derrotados los palestinos.

Vista de Nablus.
Muro israelí cerca de Ramala.

El Estado de Israel fue establecido el 14 de mayo de 1948. Cinco ejércitos árabes, que acudían en ayuda de los árabes palestinos, atacaron Israel inmediatamente. Las fuerzas israelíes derrotaron a los contingentes militares árabes, e Israel amplió su territorio. Jordania, por su parte, se anexionó Cisjordania y Egipto ocupó la Franja de Gaza.

La guerra condujo al exilio a 780.000 árabes palestinos, que buscaron refugio en los países árabes vecinos, como Líbano o Jordania principalmente, donde mantuvieron su identidad nacional y el deseo de regresar a su patria. En 1967, durante la Guerra de los Seis Días librada entre Israel y los países árabes vecinos, Israel conquistó Cisjordania y la Franja de Gaza, además de otras áreas.

En 1993, tras décadas de conflictos violentos entre palestinos e israelíes, los dirigentes de cada bando aceptaron la firma de un histórico acuerdo de paz. Yasir Arafat, dirigente de la Organización para la Liberación de Palestina, y el primer ministro israelí Isaac Rabin se reunieron en los Estados Unidos el 13 de septiembre de 1993, para firmar el acuerdo de paz para la región. El plan contemplaba la autonomía de los territorios ocupados por Israel, que debía iniciarse en la Franja de Gaza y Jericó. La administración palestina sobre parte de estas áreas comenzó en mayo de 1994.

Las elecciones celebradas en los territorios autónomos palestinos reafirmaron la dirección de Yasir Arafat y de la OLP, pero las actitudes intransigentes de extremistas judíos (asesinato del primer ministro israelí Isaac Rabin en noviembre de 1995) y del grupo palestino Hamas (que ha llevado a cabo atentados terroristas indiscriminados en las principales ciudades de Israel) han puesto varias veces en peligro todo lo acordado en ese primer tratado de paz global y todos los que le siguieron.

Sello postal de la Autoridad Nacional Palestina.

En ese contexto de avance hacia la plena pacificación de la región, a finales de octubre de 1999 (con cinco años de retraso) los territorios palestinos de Gaza y Cisjordania bajo control de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) quedaron unidos a través de una carretera de 44 kilómetros de longitud que atraviesa territorio israelí desde el puesto de Erez (al norte de la Franja de Gaza) hasta la ciudad autónoma de Tarqumiyah (en Cisjordania). Su apertura supuso el fin de la incomunicación que habían sufrido durante años tres millones de palestinos de ambos sectores ocupados por Israel en 1967. Entre agosto y septiembre de 2005, en virtud del denominado Plan de Desconexión promovido por el gobierno de Ariel Sharón, Israel desmanteló los asentamientos de la Franja de Gaza y procedió a la retirada de todos sus efectivos militares; se ponía así fin a una situación que perduraba desde la Guerra de los Seis Días. La Franja de Gaza pasó a depender de la ANP (aunque Israel conservó el control de las aguas jurisdiccionales, del espacio aéreo y de las fronteras).

Estatus internacional[editar]

Desde su creación en 1994 la Autoridad Nacional Palestina ha tenido representación en las Naciones Unidas, representación que ya ostentaba la «Organización para la Liberación de Palestina» (OLP) desde 1974 –y desde 1988 con el nombre oficial de «Palestina»— dentro de las "Entidades y organizaciones intergubernamentales que han recibido invitación permanente para participar en calidad de observadores en los períodos de sesiones, y en los trabajos de la Asamblea General, manteniendo oficinas permanentes en la sede de las Naciones Unidas".[7] El estatus de observador en las Naciones Unidas da derecho a voz pero no a voto.

Los Estados están compuestos por territorio y nación. La nación palestina existe, pero le falta a la ANP tener un territorio demarcado oficialmente y reconocido internacionalmente por la comunidad de naciones.

La principal tarea que se le atribuye a la Autoridad Palestina es la de conseguir el reconocimiento internacional de un territorio perfectamente delimitado.

Para obtener este objetivo, la Autoridad Palestina despliega (en primera prioridad) intensas actividades diplomáticas con aquellos países que considera sus aliados, además de otros países que simpatizan con su causa.

Países que reconocen a Palestina como un Estado[editar]

Mapa mostrando los países que han reconocido al Estado Palestino y aquellos que sólo mantienen un estatus diplomático especial con la ANP.

La Autoridad Nacional Palestina, y su predecesora la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), a lo largo de los años han ido obteniendo diversos estatus de reconocimiento para la nación palestina.

Entre las principales potencias mundiales, los Estados Unidos no reconocen aún a Palestina como un Estado independiente, pero sí afirman que dicho reconocimiento deberá ser la consecuencia final de las conversaciones de paz que, bajo su patrocinio, vienen sosteniéndose desde hace muchos años con el Estado de Israel. Sin perjuicio de ello, consideran a la Autoridad Nacional Palestina como un interlocutor válido que representa los intereses de la Nación Palestina, y otorgan a sus representantes un estatus diplomático especial. La Unión Europea por su parte, manifiesta que reconocerá al Estado Palestino cuando sea "el momento oportuno",[8] adoptando de esta manera una posición similar a la estadounidense. Las Naciones Unidas, desde el 29 de noviembre del 2012 reconoce a Palestina como un estado asociado.

Al margen de estas posiciones intermedias, la mayor parte de naciones del orbe sí han reconocido oficialmente a Palestina como un Estado independiente, como ocurre con gran parte de los países árabes y africanos, así como algunos de Europa del este y de Asia.[9]

Desde diciembre de 2010, diversos gobiernos latinoamericanos han emitido una serie de pronunciamientos reconociendo oficialmente a Palestina como un Estado. Así, los gobiernos de Argentina, Costa Rica, Brasil, Paraguay, Surinam, Uruguay y Honduras,[10] han reconocido a Palestina como Estado libre e independiente incluso dentro de las fronteras definidas antes de la Guerra de 1967.,[11] [12] [13] [14] [15] [16] como lo han hecho los países que integran el ALBA (Antigua y Barbuda, Bolivia, Cuba, Dominica, Ecuador, Nicaragua, San Vicente y las Granadinas, Venezuela).[17] [18] [19] [20] Por su parte, los gobiernos de Chile; Perú y El Salvador[21] también han efectuado este reconocimiento, aunque sin realizar precisión alguna sobre las fronteras que deberían regir al nuevo Estado.[22] .[23] [24] Adicionalmente, México mantiene relaciones “ de representación” con Palestina.[25]

En octubre de 2011 la Unesco aprobó la adhesión de Palestina como miembro de pleno derecho con los votos en contra, entre otros, de Israel y Estados Unidos, además de Canadá y Alemania.[26] Este hecho podría tener como consecuencia la reducción del presupuesto de la organización en un 22 %, al retirar su contribución los países contrarios a su adhesión.[27]

El 29 de noviembre de 2012 la Asamblea General de la ONU aprobó el ingreso de Palestina como estado observador no miembro, y otorgarle el estatus de Estado con las fronteras de 1967 con 138 votos a favor, 41 abstenciones y 9 en contra.[28] Los 9 votantes en contra fueron Estados Unidos, Canadá, Israel, República Checa, Panamá, Palaos, Micronesia, Nauru, y las islas Marshall. Casi la totalidad de América Latina excepto Panamá,[29] África, Asia, además de algunos países europeos como España, Francia, Italia y Rusia votaron a favor;[30] Al igual que el Reino Unido y Australia, Alemania se abstuvo en la votación pero su gobierno afirmó apoyar la solución de dos estados.[31] La resolución, copatrocinada por 60 países, se pronunció «a favor de los derechos inalienables del pueblo palestino y pugna por el fin de la ocupación israelí iniciada en 1967 y por un Estado palestino independiente, soberano, democrático y contiguo con las fronteras definidas antes de 1967». La resolución también expresó «esperanza de que el Consejo de Seguridad considere favorable la solicitud presentada el 23 de septiembre de 2011 por Palestina para su admisión a la ONU como Estado de pleno derecho». [32]

Gobierno y política[editar]

Poder ejecutivo[editar]

El Presidente de la Autoridad Nacional Palestina es el cargo político de más alto rango (equivalente a jefe de Estado) en la Autoridad Nacional Palestina. El Presidente es elegido por medio de elecciones populares por un período de cuatro años. El Presidente designa al Primer Ministro, quien, por tanto, no es directamente elegido ni por el Parlamento ni por los electores palestinos. Desde 2007 por los conflictos políticos existe un Primer Ministro en Cisjordania y otro en el territorio de Gaza. Con el acuerdo de reconciliación en 2011 se espera que exista un solo primer ministro tras la celebración de nuevas elecciones en el plazo de 1 año.[33]

Poder legislativo[editar]

Edificio sede del Consejo Legislativo Palestino en 2007

El poder legislativo está representado por el Consejo Legislativo Palestino de 132 miembros. Sus 88 integrantes originales aumentaron a 132 por una ley aprobada en 2005. Su sede está en la Franja de Gaza.

Partidos políticos palestinos[editar]

En las elecciones parlamentarias de 2006 se presentaron las siguientes listas, ordenadas de mayor a menor por cantidad de votos obtenidos:

  • Cambio y renovación (lista oficial del movimiento Hamás).
  • Movimiento Fatah
  • Mártir Abu 'Ali Mustafa
  • Alternativa
  • Palestina Independiente
  • Tercera vía
  • Libertad y Justicia Social
  • Libertad e Independencia
  • Mártir Abu al Abbás
  • Acuerdo Nacional para la Justicia y la Democracia
  • Justicia Palestina
  • Sistema Político-liberal

Divisiones administrativas[editar]

Áreas bajo el control de la ANP.

Después de la firma de los acuerdos de Oslo, la Franja de Gaza y Cisjordania fueron divididas en áreas (A, B y C) y en gobernaciones. Las Áreas A se refieren a territorios bajo control de la Autoridad Nacional Palestina; las B se refieren a territorios bajo control civil palestino y manejo de la seguridad a cargo de Israel; y las Áreas C que se tratan de territorios controlados totalmente por los israelíes.

La Autoridad Nacional Palestina divide los territorios palestinos en 16 gobernaciones, comprendidos entre el territorio de Cisjordania de 5.640 km² (sin incluir la parte palestina del Mar Muerto de 220 km²) y la Franja de Gaza de 360 km².

Nombre Población
(2007)
[34] Área (km2).
Cisjordania 2.517.047 5.640
Franja de Gaza 1.499.369 360
Total 4.016.416 6.000

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Europa Press (6 de enero de 2013). «La Autoridad Nacional Palestina será el Estado de Palestina, tras un decreto de Abbas». elEconomista.es. Consultado el 6 de enero de 2013.
  2. «PA officially changes name to State of Palestine» (en inglés). Jerusalem Post (5 de enero de 2013). Consultado el 6 de enero de 2013.
  3. «Izan bandera palestina en la UNESCO». Servicio de NOticias de las Naciones Unidas (2010). Consultado el 31 de enero de 2012.
  4. «Palestinians win implicit U.N. recognition of sovereign state». Reuters. 29 de noviembre de 2012. Consultado el 29 de noviembre de 2012. 
  5. «UN makes Palestine nonmember state». 3 News NZ. 30 de noviembre de 2012. 
  6. Culla, Joan B. (2005). La tierra más disputada: El sionismo, Israel y el conflicto de Palestina. Madrid: Alianza Editorial. p. 137. ISBN 978-84-206-4728-9. 
  7. Asamblea General de las Naciones Unidas. 63º período de sesiones. A. Mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales. Cuestión de Palestina. Naciones Unidas. 2008/2009. Consultado el 31 de octubre de 2014.Plantilla:Es
  8. «Unión Europea no reconoce Estado Palestino». Radiojai.com.ar (14 de diciembre de 2010). Consultado el 23 de septiembre de 2011.
  9. «Brasil y Argentina se suman a más de un centenar de países que reconocen al Estado Palestino». BBC Mundo (2010). Consultado el 24 de diciembre de 2010.
  10. «Comunicado de la Cancillería de Honduras sobre el reconocimiento del Estado palestino». El Heraldo.hn (26 de agosto de 2011). Consultado el 23 de septiembre de 2011.
  11. «Argentina y Brasil reconocen Estado Palestino». Diario La Nación (2010). Consultado el 20 de diciembre de 2010.
  12. Diario El País (Costa Rica) (ed.): «Costa Rica y Palestina: De una histórica decisión a una excesiva prudencia» (2011). Consultado el 5 de noviembre de 2011.
  13. «Argentina, Brasil y Uruguay reconocen Estado Palestino». Tercera información (2010). Consultado el 20 de diciembre de 2010.
  14. «Paraguay reconoce a Palestina como Estado libre». El Diario 24 (2011). Consultado el 21 de febrero de 2011.
  15. «Ampliación Ppal2». Mrree.gub.uy. Consultado el 23 de septiembre de 2011.
  16. RIA Novosti (ed.): «Surinam reconoce a Palestina como Estado soberano» (2011). Consultado el 5 de noviembre de 2011.
  17. «Los países del ALBA reconocen el Estado palestino». Diario Página 12 (2011). Consultado el 5 de noviembre de 2011.
  18. «Details for 090911 Declaración del Alba Palestina». MPPRE (2011). Consultado el 5 de noviembre de 2011.
  19. «Ecuador sigue los pasos de la región y reconoce a Palestina como Estado libre». Diario 24 (2010). Consultado el 25 de diciembre de 2010.
  20. «Bolivia se sumó al reconocimiento a Palestina». Diario Página 12 (2010). Consultado el 22 de diciembre de 2010.
  21. «Perú reconoce al Estado Palestino. Comunicado de Prensa Nº 001-11 del Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú». Rree.gob.pe (24 de enero de 2011). Consultado el 23 de septiembre de 2011.
  22. «Chile reconoce a Palestina como Estado Libre, independiente y soberano». Diario El mercurio (2011). Consultado el 24 de enero de 2011.
  23. Diario El Comercio (ed.): «Perú reconoce a Palestina como Estado Soberano e Independiente» (2011). Consultado el 24 de enero de 2011.
  24. Univision.com (ed.): «El Salvador reconoce a Palestina como Estado» (2011). Consultado el 5 de noviembre de 2011.
  25. SECRETARÍA DE RELACIONES EXTERIORES, MÉXICO Oficina de Representación de México en Palestina
  26. La Unesco aprueba que Palestina se sume como miembro de pleno derecho
  27. EE UU cortará la financiación de la Unesco tras el ingreso pleno de la Autoridad Nacional Palestina
  28. http://internacional.elpais.com/internacional/2012/11/29/actualidad/1354211937_218747.html
  29. http://es-us.noticias.yahoo.com/panam-defiende-voto-contra-palestinos-en-la-onu-022438257.html
  30. http://internacional.elpais.com/internacional/2012/11/27/actualidad/1354027320_326946.html
  31. http://www.elperiodico.com/es/noticias/internacional/alemania-abstendra-votacion-onu-palestina-2261772?utm_source=rss-noticias&utm_medium=feed&utm_campaign=portada
  32. Centro de noticias de la ONU (29 de noviembre de 2012). «Asamblea General acepta a Palestina como Estado observador no miembro de la ONU» (en español). Consultado el 30 de noviembre de 2012.
  33. Daniel Iriarte / Corresponsal En Estambul. «Todas las facciones palestinas firman un acuerdo de «unidad nacional». ABC.es. Consultado el 23 de septiembre de 2011.
  34. http://www.passia.org/palestine_facts/pdf/pdf2008/Population.pdf

Enlaces externos[editar]

Gobierno