Accidente cerebrovascular

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Evento cerebrovascular (ECV).
Head MRI stroke.JPG
RMN de cráneo mostrando hemorragia intracerebral profunda (cerebelo): zona oscura, 30 horas desde el inicio de la enfermedad actual.
Clasificación y recursos externos
CIE-10 I61-I64
CIE-9 434.91
CIAP-2 K90
OMIM 601367
MedlinePlus 000726
PubMed Buscar en Medline mediante PubMed (en inglés)
eMedicine neuro/9 emerg/558 emerg/557 pmr/187
MeSH D020521
Sinónimos
  • ictus
  • infarto cerebral
  • apoplejía
  • accidente cerebrovascular (ACV)
  • enfermedad cerebrovascular (ECV)
  • ataque cerebrovascular (ACV)[1]
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata ]

Los términos ataque cerebrovascular (ACV) o accidente cerebrovascular (ACV),[2] [3] enfermedad cerebrovascular (ECV), infarto cerebral, derrame cerebral o, menos frecuentemente, apoplejía son utilizados como sinónimos del término ictus.

El ataque cerebrovascular tiene dos formas bien diferenciadas:

  • ictus isquémico o infarto cerebral: una isquemia (disminución importante del flujo sanguíneo) en el cerebro, de manera anormalmente brusca;
  • ictus hemorrágico, derrame cerebral o hemorragia cerebral: la hemorragia originada por la rotura de un vaso cerebral.

Las enfermedades cerebrovasculares constituyen, en la actualidad, uno de los más importantes problemas de salud pública. Son la tercera causa de muerte en el mundo occidental, la primera causa de invalidez permanente entre las personas adultas y una de las principales causas de déficit neurológico en el anciano. No obstante, se ha demostrado que los ataques cerebrovasculares (ACV) en niños de 0 a 14 años son los que tienen más facilidad de recuperación, debido a que tienen un cerebro flexible y joven.

El daño cerebral supone una rotura en la trayectoria vital del paciente y, por su elevado coste sociosanitario, condiciona las situaciones familiares, sociales e institucionales.

Epidemiología[editar]

Prevalencia:

  • El 3.5 % en la población mayor de 64 años.
  • En España hay de 150 a 250 casos anuales por cada 100 000 habitantes.

Incidencia por edad y sexo:

  • De 65 a 74 años la presencia es mayor en hombres.
  • A partir de los 75, la prevalencia asciende significativamente entre mujeres.

Mortalidad:

  • En Europa es la tercera causa de muerte. Por sexos, es la primera causa de mortalidad en la mujer.
  • En España, cada año el ictus provoca 90 muertes cada 100 000 habitantes.
  • Durante el primer mes tras el ictus, la mortalidad es mayor del 25 %.

Morbilidad:

  • El 32.3 % requiere rehabilitación.
  • El 27.4 % presenta discapacidad para alguna actividad básica de la vida diaria.
  • El 17.7 % de los pacientes que han sufrido un ictus son dependientes a los seis meses.
  • El 12.5 % sufre depresión en los tres primeros meses.
  • El 10 % evoluciona a demencia en los tres meses siguientes.

Otros problemas que presentan derivados del ictus se refieren a: epilepsia, espasticidad, incontinencia urinaria, problemas intestinales, úlceras de decúbito, etc.

El número de personas afectadas, la duración, gravedad y variedad de las secuelas, su repercusión en la calidad de vida de los afectados y sus familias, sus consecuencias económicas y productivas convierten al daño cerebral adquirido en un problema sociosanitario de primera magnitud.[2]

Clasificación[editar]

Sección de cerebro procedente de un difunto que sufrió un ataque cerebrovascular (ACV) a nivel de la arteria cerebral media.

Según su etiología, un ataque cerebrovascular (ACV) tiene dos variantes, isquémicos y hemorrágicos.[3] El cuadro clínico es variado y depende del área encefálica afectada.

Ictus isquémico[editar]

Ilustración de un ataque cerebrovascular (ACV) embólico, mostrando el obstáculo atascado en una arteria.

Un ataque cerebrovascular isquémico o ataque cerebrovascular oclusivo, también llamado infarto cerebral, se presenta cuando la estructura pierde la irrigación sanguínea debido a la interrupción súbita e inmediata del flujo sanguíneo, lo que genera la aparición de una zona infartada y es en ese momento en el cual ocurre el verdadero "infarto cerebral" y se debe sólo a la oclusión de alguna de las arterias que irrigan la masa encefálica, ya sea por acumulación de fibrina, o de calcio o por alguna anormalidad en los eritrocitos, pero generalmente es por arteroesclerosis o bien por un émbolo (embolia cerebral) que procede de otra localización, fundamentalmente el corazón u otras arterias (como la bifurcación de la carótidas o del arco aórtico). La isquemia de las células cerebrales puede producirse por los siguientes mecanismos y procesos:

  1. De origen vascular o hemodinámico: Estenosis de las arterias (vasoconstricción) reactiva a multitud de procesos ("vasoespasmo cerebral"). Con frecuencia se debe a una disminución del gasto cardíaco o de la tensión arterial grave y mantenida, produciendo una estenosis y su consecuente bajo flujo cerebral.
  2. De origen intravascular:
    1. Trombótico o aterotrómbico: Se forma un coágulo en una de las arterias que irrigan el cerebro (trombo), provocando la isquemia. Este fenómeno se ve favorecido por la presencia de placas de aterosclerosis en las arterias cerebrales.
    2. Embólico: Consecuencia de un coágulo formado en una vena de otra parte del cuerpo (émbolo) y que, tras desprenderse total o parcialmente, viaja hacia el cerebro a través del torrente sanguíneo, o bien otro material llegado al torrente circulatorio por diferentes motivos: normalmente coágulo formado en el corazón y también fracturas (embolismo graso), tumores (embolismo metastásico), fármacos o incluso una burbuja de aire. Al llegar a las pequeñas arterias cerebrales el émbolo queda encallado cuando su tamaño supera el calibre de las mismas, dando lugar al fenómeno isquémico.
  3. De origen extravascular:
    1. Estenosis por fenómenos compresivos sobre la pared vascular: Abcesos, quistes, tumores, etc...

Ictus hemorrágico[editar]

Un sangrado intracerebral (flecha inferior) con edema circundante (flecha superior).

Se deben a la rotura de un vaso sanguíneo encefálico debido a un pico hipertensivo o a un aneurisma congénito. Pueden clasificarse en: intraparenquimatosos y hemorragia subaracnoidea.

La hemorragia conduce al ataque cerebrovascular (ACV) por dos mecanismos. Por una parte, priva de riego al área cerebral dependiente de esa arteria, pero por otra parte la sangre extravasada ejerce compresión sobre las estructuras cerebrales, incluidos otros vasos sanguíneos, lo que aumenta el área afectada. Ulteriormente, debido a las diferencias de presión osmótica, el hematoma producido atrae líquido plasmático con lo que aumenta nuevamente el efecto compresivo local. Es por este mecanismo por lo que la valoración de la gravedad y el pronóstico médico de una hemorragia cerebral se demora 24 a 48 horas hasta la total definición del área afectada. Las causas más frecuentes de hemorragia cerebral son la hipertensión arterial y los aneurismas cerebrales.

Cuadro clínico[editar]

Los síntomas de un ataque cerebrovascular son muy variados en función del área cerebral afectada. Desde síntomas puramente sensoriales a los puramente motores, pasando por los síntomas sensitivomotores. Los más frecuentemente diagnosticados son los siguientes:

  • Pérdida de fuerza en un brazo o una pierna, o parálisis en la cara (hemiparesia/hemiplejía).
  • Dificultad para expresarse, entender lo que se le dice o lenguaje ininteligible (Disartria).
  • Dificultad al caminar, pérdida de equilibrio o de coordinación.
  • Mareos, dolor de cabeza brusco, intenso e inusual, casi siempre acompañado de otros síntomas.
  • Pérdida de la visión en uno o ambos ojos.
  • Además de las manifestaciones físicas, hasta un 50% de las personas que sobreviven a su ataque cerebral sufren depresión durante los primeros años. A pesar de esto, en la mayoría de los casos se omite el diagnóstico, lo que repercute negativamente en el paciente.

No obstante, numerosos cuadros de ataque cerebrovascular (ACV) de baja intensidad y duración pasan inadvertidos por lo anodino de la sintomatología: parestesias, debilidad de un grupo muscular poco específico (su actividad es suplida por otros grupos musculares), episodios amnésicos breves, pequeña desorientación, etc. Son estos síntomas menores los más frecuentes, teniendo una gran importancia, porque ponen sobreaviso de la patología subyacente de una forma precoz.

Primeros auxilios[editar]

En realidad los primeros auxilios que corresponden a un ataque cerebrovascular (ACV), una hemorragia cerebral o ictus deben ser llevados a cabo lo más pronto posible por personal médico manteniendo mientras tanto al afectado en la mayor calma e inmovilidad (sin esfuerzos ni violencias) posible hasta la llegada del personal médico (sin administrarle al afectado ningún fármaco no prescrito por autoridad médica).
Las cuatro primeras horas son cruciales para la atención de quien sufre un ACV y por ese tiempo es necesaria la participación de médicos.

Para considerar la existencia de un ACV, por leve que este sea ―recordar que un ataque cerebrovascular (ACV) leve puede transformarse en grave― se debe tener en cuenta el siguiente cuadro sintomático, llamado en inglés FAST (‘rápido’ en inglés, ya que ante estos síntomas la atención médica debe ser urgente), que es la sigla de face arm speech test: test de rostro (face), brazos (arms) y habla (speech).

  • Face (rostro): asimetría muscular involuntaria de las facciones
  • Arms (brazos): cuando no puede mover voluntariamente uno o ambos brazos o cuando se siente una especial parestesia en uno o en ambos brazos o un "hormigueo"
  • Speech (habla): cuesta hablar, y la voz del afectado se escucha como la de alguien embriagado o alcoholizado aunque la persona afectada no haya tomado una bebida alcohólica.[4]

Rehabilitación[editar]

Se requiere de un programa de rehabilitación interdisciplinaria que provea una asistencia integrada para las personas que han sobrevivido a un ataque cerebral. Que atienda tanto los aspectos motores como los relacionados con el habla, los trastornos visuales, las actividades de la vida diaria y las secuelas incapacitantes como la espasticidad, para que el sobreviviente del ACV puedan alcanzar un grado de independencia suficiente como para retomar, al menos parcialmente, sus actividades habituales. Este equipo interdisciplinario debe estar formado por fisioterapeutas, neuropsicólogos, fonoaudiólogos, logopedas, terapeutas ocupacionales, y los relacionados con la medicina, como el médico fisiatra, el psiquiatra y el neurólogo.

Otro grupo que se ve afectado luego de un ACV son los familiares y amigos de la persona quienes requieren de orientación sobre la mejor manera de acompañar a la persona que se está recuperando de su ataque cerebral. Esto fundamentalmente porque, ante la incertidumbre y angustia en la que se encuentran, pueden actuar obstaculizando el proceso de rehabilitación.

Prevención[5] [editar]

  • Lo fundamental es controlar los factores de riesgo asociados; fundamentalmente, son la hipertensión arterial, el colesterol malo elevado (incluyendo elevados triglicéridos) debido a la ingesta de grasas saturadas animales y aceites hidrogenados y la diabetes.
  • Evitar tabaco, drogas psicotrópicas o estupefacientes y alcohol.
  • Llevar una vida sana: evitar el sedentarismo y en cambio practicar ejercicio físico, y consumir dieta saludable rica en verduras, frutas, proteínas, colesterol bueno y grasas polinsaturadas (EPA, DPA, DHA), consumir poca sal y evitando elevadas cantidades de carbohidratos (azúcares y harinas) y grasas saturadas.
  • Evitar la ansiedad y aún más el angor (la angina de pecho) ya que entre otros problemas vasculares aumenta la hipertensión arterial .
  • Evitar la depresión ya que los estados anímicos depresivos tienden a espesar la sangre haciéndola más trombogénica.
  • Seguir las recomendaciones del médico de cabecera, quien tiene acceso a la información pertinente relacionada con la salud de cada individuo.
  • Evitar el sobrepeso.
  • Evitar deportes de contacto o sobreesfuerzos.
  • Evitar el distrés o estrés negativo (especialmente si es crónico) el estrés negativo o distrés hacen trombolítica a la sangre (véase embolia).

Referencias[editar]

  1. «Accidente cerebrovascular», artículo en español en el sitio web Christopher Reeve.

    Con el uso del término «ataque cerebral», el accidente cerebrovascular tiene un nombre definitivo y descriptivo.

  2. a b Ramírez Moreno, Dr. José María: «Conceptos básicos en las enfermedades cerebrovasculares», artículo en PPT en el sitio web Neurodidacta, del Hospital Universitario Infanta Cristina, en Badajoz (España).
  3. a b «¿Qué es el ictus?, ¿cuáles son sus causas?», artículo en el sitio web Ictus SEN, del Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la SEN.
  4. «Guía resumida para pacientes de ictus en atención primaria», artículo en español en el sitio web Madrid.org.
  5. «Prevención de la apoplejía», artículo en español en el sitio web NINDS (National Institute of Neurological Disorders and Stroke). Publicado bajo dominio público.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]