Ejercicio físico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Infante de marina de Estados Unidos saliendo del agua durante un triatlón.

Se llama ejercicio físico a cualquier actividad física que mejora y mantiene la aptitud física, la salud y el bienestar de la persona. Se lleva a cabo por diferentes razones como el fortalecimiento muscular, mejora del sistema cardiovascular, desarrollar habilidades atléticas, deporte, pérdida de grasa o mantenimiento, así como actividad recreativa. Las acciones motoras pueden ser agrupadas por la necesidad de desarrollar alguna cualidad física como la fuerza, la velocidad, la resistencia, la coordinación, la elasticidad o la flexibilidad. El ejercicio físico puede estar dirigido a resolver un problema motor concreto. El ejercicio físico mejora la función mental, la autonomía, la memoria, la rapidez, la “imagen corporal” y la sensación de bienestar, se produce una estabilidad en la personalidad caracterizada por el optimismo, la euforia y la flexibilidad mental, La actividad física aumentada puede darle una vida más larga y una mejoría en su salud. El ejercicio ayuda a prevenir las enfermedades del corazón, y muchos otros problemas. Además el ejercicio aumenta la fuerza, le da más energía y puede ayudar a reducir la ansiedad y tensión. También es una buena manera de cambiar el rumbo de su apetito y quemar calorías.

Los programas de actividad física deben proporcionar relajación, resistencia, fortaleza muscular y flexibilidad. En la interacción del cuerpo con el espacio y el tiempo a través del movimiento, se construyen numerosos aprendizajes del ser humano. Esta construcción se realiza a través de una sucesión de experiencias educativas que se promueven mediante la exploración, la práctica y la interiorización, estructurando así el llamado esquema corporal

En el V Congreso de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria se ha destacado la importancia de la realización de actividades deportivas para el desarrollo físico, psíquico y social. Además, el deporte tiene una gran influencia en la prevención de muchas enfermedades como la obesidad, la hipertensión y la diabetes.

Se estima que entre un 9 y un 16 % de las muertes producidas en los países desarrollados, pueden ser atribuidas a un estilo de vida sedentario. En el estado de salud de una persona este es un factor fundamental que se combina con otros determinantes importantes como la dotación genética, la edad, la situación nutricional, la higiene, salubridad, estrés y tabaco.

La práctica de ejercicio físico consume energía y requiere por tanto el aporte de oxígeno y nutrientes a los tejidos.

El ejercicio físico practicado de forma regular y frecuente estimula el sistema inmunológico ayudando a prevenir las llamadas enfermedades de la civilización, como la enfermedad coronaria, cardiovascular, diabetes tipo 2 y obesidad.[1] [2] También mejora la salud mental, ayuda a prevenir estados depresivos, desarrolla y mantiene la autoestima, e incluso aumentar la libido y mejorar la imagen corporal.[3]

La obesidad infantil es un problema de salud creciente,[4] y el ejercicio físico es uno de los remedios de primera línea para tratar algunos de los efectos de la obesidad infantil y adulta.

Los médicos se refieren a la actividad física como la droga milagro, en alusión a la gran variedad de beneficios probados que proporciona.[5] [6]

Efectos del ejercicio físico en la salud[editar]

Las personas que tienen como estilo de vida la gimnasia, generalmente duermen mejor, y muestran menor ansiedad y tensión. Están prácticamente inmunizados contra el estrés.

El ejercicio físico es útil para mantener la condición física, y puede contribuir positivamente al mantenimiento de un peso saludable, al desarrollo y mantenimiento de la densidad ósea, fuerza muscular y movilidad articular; promueve numerosos procesos biológicos (ej. metabolismo, sistema inmune) proporcionando un sistema fisiológico saludable, lo que reduce los riesgos quirúrgicos; reduce los niveles de cortisol,[7] causantes de numerosos problemas de salud tanto físicos como mentales.[8]

Realizar actividad física moderada con regularidad (150 minutos de ejercicio a la semana o 3 veces en semana) es uno de los factores clave en la mejora de salud. Según el especialista en Medicina Interna John Duperly «las personas físicamente activas reducen en un 50 % la incidencia de enfermedades cardiovasculares, diabetes y tumores relacionados con las hormonas comparadas con las sedentarias». La práctica de ejercicio de moderado a vigoroso activaría cerca de 800 genes, entre ellos algunos capaces de suprimir el crecimiento de tumores, como el de próstata, ovarios, mamas y colón, y reparar el ADN.[9] [10]

Una actividad física frecuente y regular ha demostrado ser eficaz para prevenir o tratar enfermedades crónicas graves y potencialmente mortales como la hipertensión, obesidad, enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, insomnio y depresión.[11] Según la OMS la falta de actividad física contribuye al 17 % de las enfermedades del corazón y diabetes, el 12 % de las caídas de los ancianos, y el 10 % de los casos de cáncer de mama y colon.[12]

Existe evidencia que el ejercicio vigoroso (90-95 % del VO2 máx) induce un mayor grado de hipertrofia cardíaca respecto al ejercicio moderado (40 a 70 % del VO2 máx), pero se desconoce si esto tiene algún efecto sobre la morbilidad o mortalidad general.[13] Algunos estudios han demostrado que el ejercicio intenso ejecutado por individuos sanos secreta péptidos opioides, conocidos como endorfinas, que en conjunción con otros neurotransmisores son responsables de inducir estados de euforia y bienestar, con características adictivas. También estimulan la secreción de testosterona y hormona del crecimiento.[14] Estos efectos son menos intensos realizando ejercicio moderado.

Tanto el trabajo aeróbico como el anaeróbico aumentan la eficiencia mecánica del corazón mediante el aumento del volumen cardíaco (entrenamiento aeróbico) o el espesor del miocardio (entrenamiento de fuerza). Estos cambios son en general beneficiosos y saludables si se producen en respuesta al ejercicio.

No todos se benefician por igual del ejercicio. Hay una gran variación en la respuesta individual al entrenamiento, condicionada por factores genéticos, donde la mayoría de la población verá un aumento moderado de la resistencia aeróbica —algunos individuos hasta el doble de su consumo de oxígeno—, mientras que otros nunca podrán aumentarla.[15] [16] Sin embargo el entrenamiento hipertrófico muscular de resistencia está determinado, al menos en gran parte, por la dieta y los niveles de testosterona. Esta variación genética que provoca distintas respuestas en diferentes individuos explica las diferencias fisiológicas entre los atletas de élite y la población general.[17] [18] Los estudios demuestran que el ejercicio en jóvenes y adultos conduce a una mejor habilidad y condición física y fisiológica en posteriores etapas de la vida.[19]

El ejercicio:

  1. Mejora y fortalece el sistema osteomuscular (huesos, cartílagos, ligamentos, tendones) contribuyendo al aumento de la calidad de vida y grado de independencia especialmente entre las personas con más edad.
  2. Prolonga el tiempo socialmente útil de la persona; al mejorar su capacidad física, cardio-vascular, ósea y muscular eleva sus niveles productivos, por lo que retarda los cambios propios de la vejez. Asegura una mayor capacidad de trabajo y asegura la longevidad al favorecer la eliminación de toxinas y oxidantes.
  3. Mejora el aspecto físico de la persona.
  4. Mejora el sistema inmune.
  5. Regula todos los índices relacionados con hipertensión, glucemia y grasas en la sangre.
  6. Genera sensación de placer o bienestar, debido a que el cuerpo produce hormonas llamadas endorfinas.
  7. Mejora la calidad del sueño.
  8. El ejercicio físico reduce factores de riesgo cardiovascular, como la hipertensión arterial, la hipercoleterolemia, la obesidad o la diabetes.
  9. Además, disminuye el riesgo de lesiones degenerativas del aparato locomotor y reduce la incidencia la depresión o la ansiedad.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/1125677/0/ejercicio-fisico/beneficios/salud/#xtor=AD-15&xts=467263

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/1125677/0/ejercicio-fisico/beneficios/salud/#xtor=AD-15&xts=467263 Las alteraciones o enfermedades en las que se ha demostrado que el ejercicio físico es beneficioso, entre otras son: asma, estrés de embarazo, infarto, diabetes mellitus y diabetes gestacional; obesidad, hipertensión arterial, osteoporosis y distintos tipos de cáncer, como el cáncer de próstata y el cáncer colorrectal.

Los estudios demuestran una relación fuerte entre la práctica del deporte y el mejoramiento de aspectos emocionales como la autoestima (Escala Rosenberg) y aspectos físicos como reducción de peso, optimización de destrezas motoras y de movilidad articular.[20] Existe una relación muy estrecha entre el cuerpo y la mente;

Ejemplo de ejercicio físico para niños: saltar.

Salud mental[editar]

La actividad física opera cambios en la mente de la persona hacia direcciones más positivas independientemente de cualquier efecto curativo. Un programa de ejercicio adecuado fortalece la psiquis humana, produciendo efectos moderados pero positivos y continuados sobre ciertos estados depresivos, ansiedad y estrés y promueve el bienestar psicológico. Una persona que se ejercita mediante alguna práctica deportiva afectará positivamente a su salud mental.[21]

La investigación sugiere que el entrenamiento de la aptitud física mejora el estado de ánimo, el autoconcepto, autoestima, habilidades sociales, funcionamiento cognitivo, actitud en el trabajo; mejora la calidad del sueño; reduce la ansiedad y el estrés, alivia los síntomas depresivos; complemento de utilidad para programas de rehabilitación de alcoholismo y abuso de sustancias.[22] [23] [24]

El ejercicio regular se asocia a una menor prevalencia de trastornos de ansiedad y depresión.[25]

Efectos en el cerebro y las funciones cognitivas[editar]

En una revisión en 2008 de estrategias de enriquecimiento para frenar o revertir el deterioro cognitivo concluyó que «la actividad física y el ejercicio aeróbico en particular, mejora las funciones cognitivas en adultos mayores».[26]

La práctica regular de un programa de ejercicio genera nuevas redes neuronales y mejora las funciones cognitivas al incrementar la plasticidad sináptica, el metabolismo y la circulación sanguínea cerebral.[27] Mejora la capacidad intelectual y el rendimiento escolar en niños y adolescentes. En experimentos con ratones, el ejercicio promueve la función cognitiva a través de la desarrollo del hipocampo que dependen de aprendizaje espacial, y la mejora de la plasticidad sináptica y la neurogénesis.[28] Además, la actividad física tiene efectos neuroprotectores en muchas enfermedades neurodegenerativas y neuromusculares.[29] Por ejemplo, reduciría el riesgo de desarrollar demencia.[30] Por otra parte, la evidencia anecdótica sugiere que el ejercicio regular puede revertir el daño cerebral inducida por el alcohol.[31]

Las posibilidades de por qué el ejercicio es beneficioso para el cerebro son los siguientes:

La actividad física se cree que tiene otros efectos beneficiosos relacionados con la cognición ya que aumenta los niveles de factores de crecimiento nervioso, que soportan la supervivencia y el crecimiento de un número de células neuronales.[36]

Ejercicio y bienestar[editar]

Valor positivo del ejercicio físico en la esbeltez del cuerpo de un anciano.

Atenúa la sensación de fatiga, disminuye los niveles de colesterolemia, y refuerza la capacidad de la sangre para disolver los coágulos que pueden conducir a una trombosis. Es, asimismo, sumamente eficaz en trastornos psicológicos ligados con emociones depresivas.

Libera endorfinas, secreciones semejantes a la morfina, producidas por el cerebro; las endorfinas amortiguan dolores en el plano corporal y facilitan sentimientos de placer y hasta de euforia.

El ejercicio es un factor de longevidad que contribuye a mejorar la calidad de vida en la vejez.[cita requerida]

Para mejorar el sistema cardio-respiratorio se recomienda el ejercicio aeróbico. Para el refuerzo de articulaciones y musculatura, está prescrita la calistenia y, de modo más avanzado, para el incremento de la fuerza, los ejercicios con aparatos y pesas. Para un buen ejercicio no se recomienda realizar más de 20 minutos las primeras semanas. A medida de que el cuerpo tome como hábito el ejercicio físico, podrá irse agregando más tiempo de ejercicio.

Ejercicio y salud en el ámbito laboral[editar]

En un estudio pionero publicado en 2012 por el Consejo Superior de Deportes (CSD) para comprobar los beneficios de la práctica de un plan de promoción de la actividad deportiva de los trabajadores de la empresa Mahou-San Miguel, se apreció que el 94 % notó una mejoría en su salud y condición física, el 86 % en su estado de salud psicosocial, el 71 % está más motivado y con una actitud más positiva en su trabajo, el 93 % notó mayor satisfacción personal, individual y autoestima, el 42 % redujo el consumo de medicamentos y el 91 % relato una mejora general en su salud, considerándola buena o muy buena. También disminuyo el absentismo, se incrementó la productividad, y cohesión social entre los trabajadores. Mejoró el perfil cardiovascular de los participantes con menores cifras en los niveles de colesterol, aumento del HDL, mejora del índice glucémico basal, cifras de presión arterial más bajas y un perfil de triglicéridos mejor.[37]

Contraindicaciones del ejercicio físico[editar]

Aunque al ejercicio físico se le considera un fenómeno positivo y saludable, hay que plantearse cuánto ejercicio físico es sano para la salud y cuál es el ejercicio que se debe practicar. Una idea generalizada bastante incorrecta que se tiene de la práctica del ejercicio físico, que parece desprenderse a veces de forma implícita de los beneficios que se proclaman a nivel popular sobre la salud, es la de que dichos efectos positivos se producen meramente por su práctica, sin explicar con precisión cuáles deben ser los contenidos, volumen e intensidad de dicha práctica, de acuerdo a las características y circunstancias del individuo, que son los factores que deben ser concretados en una prescripción. De forma simplista, existe la creencia de que cuanto más ejercicio físico se realice mayores serán los beneficios en cuanto a salud e imagen corporal. Se han creado por tanto unos tópicos incorrectos como deporte. Así el ejercicio físico puede tener como contrapartida una serie de efectos negativos, sobre todo cuando es realizado de forma inadecuada por la imprecisión en cuanto al tipo de ejercicio físico, volumen, frecuencia e intensidad de su realización y los objetivos que vamos a alcanzar.

Insomnio[editar]

No se aconseja realizar ejercicio físico en las 2-4 horas antes de irse a dormir, pues la producción de hormonas excitantes como las endorfinas pueden interferir en la conciliación del sueño.

Sobreejercitación[editar]

La punzante presión que ejercen los medios y la publicidad en el aspecto físico ideal no solo se refleja en trastornos alimenticios en la mujer, como la bulimia y anorexia, sino que también está afectando a los hombres por medio de una variedad de trastornos denominados «TANE» (trastorno alimenticio no específico). A estas patologías se asocia un exceso de ejercitación.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Stampfer, M. J.; Hu, F. B.; Manson, J. E.; Rimm, E. B.; Willett, W. C. (2000). «Primary Prevention of Coronary Heart Disease in Women through Diet and Lifestyle» (en inglés). New England Journal of Medicine 343 (1):  pp. 16–22. doi:10.1056/NEJM200007063430103. PMID 10882764. 
  2. Hu., F., Manson, J., Stampfer, M., Graham, C., et al. (2001). Diet, lifestyle, and the risk of type 2 diabetes mellitus in women. The New England Journal of Medicine, 345(11), 790–797. Retrieved October 5, 2006, from ProQuest database.
  3. «Exercise». medical-dictionary.thefreedictionary.com. In turn citing: Gale Encyclopedia of Medicine. Copyright 2008. Citation: Strengthening exercise increases muscle strength and mass, bone strength, and the body's metabolism. It can help attain and maintain proper weight and improve body image and self esteem.
  4. «WHO: Obesity and overweight». who.int. Archivado desde el original el 2004-06-04.
  5. American Association of Kidney Patients, Physical Activity and Exercise: The Wonder Drug.
  6. National Center for Biotechnology Information, The miracle drug.
  7. A. Cornil, A. De Coster, G. Copinschi, J. R. M. Franckson (1965). «Effect of muscular exercise on the plasma level of cortisol in man». European Journal of Endocrinology. http://www.eje-online.org/content/48/1/163.abstract. 
  8. Cohen S., Williamson G. M. (1991). «Stress and infectious disease in humans». Psychological Bulletin 109:  pp. 5–24. doi:10.1037/0033-2909.109.1.5. PMID 2006229. 
  9. «Una dieta equilibrada y actividad física, factores clave en mejora de salud». Consultado el 18 de agosto de 2012. 
  10. «Ejercicio intenso activa 184 genes que protegen contra cáncer de próstata». Consultado el 19 de agosto de 2012. 
  11. «Physical Activity and Health». Nasm Pro. 2008. 
  12. Silberner, Joanne (June 7, 2010). «100 Years Ago, Exercise Was Blended Into Daily Life». npr.org. Consultado el 23 November 2010.
  13. «High=Intensity Interval Training to Maximize Cardiac Benefit of Exercise Taining?». Exercise and Sports Sciences Reviews 37 (3):  pp. 139–146. July 2009. doi:10.1097/JES.0b013e3181aa65fc. PMID 19550205. 
  14. Hanc, J. 1987. Your Health Behind the Runner\'s Euphoria. \'\'Newsday, April 21, 1987,\'\' 11. Retrieved October 5, 2006, from ProQuest database.
  15. «Familial aggregation of VO(2max) response to exercise training: results from the HERITAGE Family Study». Journal of Applied Physiology 87 (3):  pp. 1003–1008. September 1, 1999. PMID 10484570. http://jap.physiology.org/cgi/content/abstract/87/3/1003?ijkey=189eebcbc5a461258da582b4aef41ebcf7bec51f&keytype2=tf_ipsecsha. Consultado el 2007-07-17. 
  16. Kolata, Gina (12 de febrero de 2002). «Why Some People Won't Be Fit Despite Exercise». The New York Times. Consultado el 17-07-2007. 
  17. «What makes a champion? Explaining variation in human athletic performance» (PDF). Respiratory Physiology & Neurobiology 151 (2–3):  pp. 109–123. 2006. doi:10.1016/j.resp.2005.12.013. PMID 16448865. Archivado del original el 2007-08-10. http://web.archive.org/web/20070810081848/http://www.erin.utoronto.ca/~eparra/profile/PDF+files/Brutsaert+and+Parra,+2006.pdf. Consultado el 2007-07-17. 
  18. Geddes, Linda (28-07-2007). «Superhuman». New Scientist. pp. 35–41. 
  19. «Being active combats risk of functional problems». 
  20. Gallego Antonio, J. & Aguilar Parra, J. & Cangas Diaz, A. & Torecillas, J. & Justo, C. & Mañas, I. Programa de Natación Adaptada para personas mayores dependientes: Beneficios Psicológicos, Físicos y Fisiológicos (19 de diciembre de 2011). Revista de Psicología del Deporte, 2012. Vol. 21, num. 1, pp. 125-133. ISSN: 1132-239X. Recuperado el 10 de marzo de 2012.
  21. Marquez Sara, (1995). «Beneficios Psicológicos de la Actividad Física.». Rev. De Psicol. Gral. y Aplic., 48 (1):  p. 185-206. «Existe mucha literatura acerca de los beneficios de la practica de la actividad física vigorosa tales como por ejemplo: mejora la autoconfianza, sensación de bienestar, satisfacción sexual, disminución de la ansiedad, disminución de la depresión o la mejora del funcionamiento intelectual». 
  22. Folkins, Carlyle H.; Sime, Wesley E. (1981). «Physical fitness training and mental health». American Psychologist 36 (4):  p. 373-389. doi:10.1037/0003-066X.36.4.373. 
  23. C B Taylor, J F Sallis, and R Needle (1985). «The relation of physical activity and exercise to mental health». Public Health Rep. 100 (2):  p. 195–202. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1424736/. 
  24. Kenneth R Fox (1999). «The influence of physical activity on mental well­being». Public Health Nutrition:  p. 411­-418. doi:10.1017/S1368980099000567. 
  25. Renee D Goodwin, Ph.D.a (junio 2003). «Association between physical activity and mental disorders among adults in the United States». Preventive Medicine 36 (6):  pp. 698–703. doi:10.1016/S0091-7435(03)00042-2. 
  26. Hertzog C, Kramer AF, Wilson S, Lindenberger U. (2008). «Enrichment Effects on Adult Cognitive Development: Can the Functional Capacity of Older Adults Be» (PDF). Psychological Science in the Public Interest 9 (1):  pp. 1–65. doi:10.1111/j.1539-6053.2009.01034.x. http://www.psychologicalscience.org/journals/pspi/pdf/PSPI_9_1%20main_text.pdf. Consultado el 2009-07-07. 
  27. «El ejercicio activa genes que actúan sobre el ánimo». El Mundo. Suplementos. Consultado el 19 de agosto de 2012. 
  28. van Praag H, Kempermann G, Gage FH., H; Kempermann, G; Gage, FH (1999). «Ontogeny Running increases cell proliferation and neurogenesis in the adult mouse dentate gyrus» (Abstract). Nature Neuroscience. 2 (3):  pp. 266–70. doi:10.1038/6368. PMID 10195220. 
  29. Clément Grondard, C et ál. (2005). «Regular Exercise Prolongs Survival in a Type 2 Spinal Muscular Atrophy Model Mouse» (Abstract). The Journal of Neuroscience. 25 (33):  pp. 7615–7622. doi:10.1523/JNEUROSCI.1245-05.2005. PMID 16107648. 
  30. West Virginia Department of Health and Human Resources.
  31. Could Exercise Regenerate Alcohol-Damaged Neurons? - Levin 41 (23): 20 - Psychiatr News.
  32. van Praag H, Kempermann G, Gage FH (March 1999). «Running increases cell proliferation and neurogenesis in the adult mouse dentate gyrus». Nat. Neurosci. 2 (3):  pp. 266–70. doi:10.1038/6368. PMID 10195220. 
  33. Hunsberger JG, Newton SS, Bennett AH, Duman CH, Russell DS, Salton SR, Duman RS (2007). «Antidepressant actions of the exercise-regulated gene VGF». Nat. Med. 13 (12):  pp. 1476–82. doi:10.1038/nm1669. PMID 18059283. 
  34. Europa Press (ed.). «Una molécula producida durante el ejercicio aumenta la salud del cerebro». Consultado el 18 de octubre de 2013. 
  35. Parker-Pope, T. (2001). For a Healthy Brain You Really Need to Use Your Head -- Physical and Mental Exercise Can Stave Off Mental Decline. The Wall Street Journal Europe, November 26, 2001, 8. Retrieved October 5, 2006, from ProQuest database.
  36. Edward McAuley,* Arthur F. Kramer, and Stanley J. Colcombe, E; Kramer, Arthur F; Colcombe, Stanley J (2004). «Cardiovascular fitness and neurocognitive function in older Adults: a brief review» (PDF). BRAIN, BEHAVIOR, and IMMUNITY. 18 (2004):  pp. 214–220. doi:10.1016/j.bbi.2003.12.007. Archivado del original el 2007-06-16. http://web.archive.org/web/20070616225929/http://www.kch.uiuc.edu/labs/exercise-psychology/Library/pubs/McAuley_Brain_Behavior_Immunity_2004.pdf. 
  37. José Luis Terreros. Consejo Superior de Deportes (mayo 2012). Valoración Socioeconómica del Programa de Actividad Física para los trabajadores de la empresa Mahou-San Miguel. http://www.csd.gob.es/csd/estaticos/dep-salud/valoracion-socioeconomica-progr-actv-fisca-mahou-san-miguel-CSD-amad-2012.pdf. Consultado el 19 de julio de 2012. 

Enlaces externos[editar]