Anticoagulante

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

En medicina y farmacia, un anticoagulante es una sustancia endógena o exógena que interfiere o inhibe la coagulación de la sangre, creando un estado antitrombótico o prohemorrágico. Se distinguen sustancias endógenas, producidas por el propio organismo y sustancias exógenas (fármacos):

Anticoagulantes endógenos[editar]

Fármacos anticoagulantes[editar]

Heparinas[editar]

Heparina no fraccionada (heparina sódica)[editar]

Acelera la acción de la antitrombina III e inactiva el factor Xa de la cascada de coagulación. Se administra de forma intravenosa. Requiere monitorización del tiempo de tromboplastina parcial activada (TTPA). Su acción se revierte con sulfato de protamina.

Heparinas de bajo peso molecular (HBPM)[editar]

La heparina de bajo peso molecular inactiva el factor Xa. Se administra de forma subcutánea, y tiene una vida media más larga.

Inhibidores selectivos del factor Xa[editar]

Fármacos como fondaparinux.

Anticoagulantes orales[editar]

Inhibidores de la vitamina K: cumarinas[editar]

Son fármacos como el acenocumarol o la warfarina. Inhiben la síntesis hepática de los factores de coagulación dependientes de vitamina K. Están contraindicados en el embarazo por producir efectos teratogénicos.

Anticoagulantes inhibidores directos de trombina.

El dabigatran es un inhibidor directo de la trobmina, es un profármaco que se transforma rápidamente en dabigatran de forma directa y reversible a la trombina, eliminación vía renal. Vida media de 14 horas. Su actividad anticoagulante es predecible y no necesita monitorización. No se metaboliza por las isoenzimas del citocromo p450, escasas interacciones farmacológicas.

Nuevos anticoagulantes orales[editar]

Son fármacos como dabigatrán, rivaroxaban o apixaban.

Enlaces externos[editar]