Hemorragia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Hemorragia
(nombre de signo clínico)
Bleeding finger.jpg
Hemorragia en un dedo humano.
Clasificación y recursos externos
CIE-10 R58
PubMed Buscar en Medline mediante PubMed (en inglés)
MeSH D006470
Sinónimos
  • Sangrado
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

La hemorragia es la salida de la sangre desde el sistema cardiovascular, provocada por la ruptura de vasos sanguíneos como venas, arterias y capilares. Es una situación que provoca una pérdida de sangre, y puede ser interna o externa.

Clasificación[editar]

Según su origen[editar]

Según el tipo de vaso sanguíneo roto[editar]

Hemorragia en un ojo.
  • Hemorragia capilar: Es la más frecuente y la menos grave pues los capilares sanguíneos son los vasos más abundantes y que menos presión de sangre tienen. La sangre fluye en sábana.
  • Hemorragia venosa: El sangrado procede de alguna vena lesionada y la sangre sale de forma continua pero sin fuerza, es de color rojo oscuro.
  • Hemorragia arterial: Es la más grave si no se trata a tiempo, el sangrado procede de alguna arteria lesionada y la sangre sale en forma de chorro intermitente, es de color rojo rutilante.

Según su etiología[editar]

Según la causa que la provoque, puede ser por:

  • rexis: solución de continuidad o rotura de un vaso (lesión por arma blanca por ejemplo, se refiere a daño intencionado).
  • diéresis: lesión por incisión quirúrgica o accidental.
  • diabrosis: corrosión de la pared vascular con bordes mal definidos.
  • diapédesis: aumento de la permeabilidad de los vasos sin perder su integridad anatómica con la consiguiente salida de elementos formes.

Consecuencias[editar]

Hemorragia capilar.

Cuando el sangrado es importante e implica una pérdida de volumen de sangre que se aproxima al 70%, suele ocurrir un "Choque hipovolémico" La gravedad de una hemorragia depende de:

  1. La velocidad con que se pierde la sangre.
  2. El volumen de sangre perdido.
  3. Edad de la persona.

Tratamiento[editar]

La principal medida a realizar ante una hemorragia externa es la presión directa para cohibir la hemorragia, con posterior vendaje y desinfección de la herida. El empleo de torniquetes debe estar restringido a hemorragias masivas por el riesgo de necrosis del miembro sangrante.

La pérdida de un volumen cuantioso de sangre se suple con transfusión de sangre.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]